l Pensamiento Positivo[1] - Enfoque Tibetano

247  Descargar (0)

Texto completo

(1)
(2)
(3)

Christopher Hansard

El Enfoque Tibetano del

Pensamiento Positivo

Cómo lograr una existencia

más completa y equilibrada

(4)
(5)

Este libro está dedicado a todas aquellas personas que han descubierto que los pensamientos son los que crean su mundo y a aquellas personas que han emprendido el camino hacia el autoconocimiento. Asimismo me gustaría dedicárselo a la Escuela del Tesoro del Norte de la tradición tibetana bön. A título personal, está dedicado a mi esposa, Silvia, y a mi hija, Flavia.

(6)
(7)

Indice

Introducción:: Corazón ardiente... 9 1. El poder del pensamiento         ...             17    2. Los nueve momentos clave en la vida         ...             43    3.  Su trabajo cotidiano      ...             65    4.  El verdadero valor del dinero      ...         ...             89    5. Reforzar las relaciones         ...           111    6.  El poder del amor      ...           139    7. Bienestar total          ...           167    8.  El goce de la libertad      ...           197    9. Ayudar a los demás         ...           219    10. El mundo como pensamiento único         ...          235   

(8)
(9)

Introducción

Corazón ardiente

Para   los   antiguos   practicantes   tibetanos   de   la   disciplina   espiritual   y   religiosa conocida   como   «bön»,   el   pensamiento   positivo   era   una   capacidad   que   ha­ bía que  aprender  y practicar a  diario   para  poder crear una  vida más  plena y próspera.

Las   enseñanzas   bön   explican   que   el   uso   adecuado   de   la   energía   de   pen­ samiento   es   la   clave   para   dotarse   de   fuerza,   para   poder   entender   y   transfor­ mar   la   naturaleza   de   la   energía   que   crea   nuestro   propio   pensamiento   y convertirla   en   lo   que   denominan   «corazón   ardiente».   Este   fuego   es   la   esen­ cia   transformada   de   energía   de   pensamiento   que   espera   ser   utilizada   ade­ cuadamente   a   través   de   nuestras   emociones,   intenciones   y   acciones   y   que gracias a su poder puede hacer milagros cotidianos en nuestras vidas.

Los   practicantes   de   bön   creían   que   su   sabiduría   debía   ser   accesible   a todo   el   mundo   y,   sin   duda,   los   principios   que   desarrollaron   hace   miles   de años   son   tan   válidos   y   efectivos   en   la   actualidad   como   lo   eran   entonces.   Por esta   razón   he   decidido   escribir   este   libro.   Tras   recibir   formación   durante 27   años   para   conocer   y   entender   la   sabiduría   guiadora   de   esta   gran   ense­ ñanza,   he   decidido   transmitir   el   conocimiento   que   puede   ayudar   a   los   de­ más a transformar también sus vidas.

La   mayoría   de   este   conocimiento   es   sencillo   y   directo.   Todos,   seamos como   seamos,   vivamos   donde   vivamos   o   hagamos   lo   que   hagamos,   pode­ mos   aprovechar  la  información  de   este   libro   y  utilizarla  para  dar   un   giro   po­ sitivo   en   nuestras   vidas.   Los   principios   del   pensamiento   positivo   de   bön pueden   aplicarse   a   las   principales   áreas   de   la   vida   para   aportar   claridad,   vi­ sión, éxito, abundancia y felicidad.

A   lo   largo   del   libro   ofrezco   ejercicios   prácticos   y   sencillos   basados   en   an­ tiguos  rituales  bön   que   le   ayudarán   a  transformar   cualquier   área   de   su   vida.

(10)

personas   occidentales,   todas   son   formas   efectivas   para   dar   un   giro   en   la vida, tanto interior como exterior.

A   medida   que   avance   en   la   lectura   del   libro   irá   cobrando   mayor   entendi­ miento   sobre   los   procesos   de   pensamiento,   la   naturaleza   del   pensamiento adecuado   y   cómo   utilizar   el   «corazón   ardiente»   en   su   vida   a   diario.   Apren­ derá   a   valorar   la   inmensidad   que   posee   su   propia   energía   de   pensamiento   y cómo   lograr   el   equilibrio   entre   las   reacciones   viscerales   y   el   pensamiento intelectual que respalda todas sus acciones y deseos.

Los   antiguos   tibetanos   supieron   entender   que   la   forma   de   pensar   afecta a   todo   lo   que   hacemos.   Por   eso   al   aprender   cómo   pensar   adecuadamente somos   capaces   de   crear   nuevas   formas   de   vida   mucho   más   ricas   emocional y espiritualmente, además del éxito material.

ENTONCES, ¿QUÉ SON LAS ENSEÑANZAS BÖN?

Durante   1.200   años,   hasta   la   invasión   del   Tíbet   por   parte   de   China   en 1959,   el   budismo   fue   la   religión   predominante   en   el   Tíbet.   En   la   actualidad sigue siendo la religión que la mayoría del mundo asocia con el Tíbet.

Sin embargo, mucho antes de que el budismo se asentase, había otro sistema cultural   y   espiritual   que   se   impartía   en   la   región.   El   bön   es   una   tradición que   empezó   hace   1.000   años   y   que   era   predominante   en   Asia   Central y   en   el   Tíbet   durante   toda   esa   época.   Las   enseñanzas   bön   son   menos   cono­ cidas   que   las   budistas,   pero   incluso   en   el   Tíbet   de   hoy   en   día   hay   miles   de personas   que   practican   bön   y   también   hay   muchos   otros   seguidores   repar­ tidos por todo el mundo.

El   budismo   suplantó   al   bön   durante   un   tiempo   de   inquietudes   y   cam­ bios   sociales   en   el   Tíbet   y   ambas   religiones   coexistieron   pacíficamente   du­ rante   algunos   años.   Sin   embargo,   al   cabo   de   un   tiempo   algunos   budistas empezaron   a   perseguir   a   los   practicantes   de   la   religión   bön   de   modo   que los   miembros   de   esta   comunidad,   para   evitar   un   mayor   derrame   de   sangre, cayeron   en   algunas   de   las   trampas   del   budismo.   De   esta   forma   se   desarrolló lo   que   se   denomina   el   «bön   reformado»,   y   sus   seguidores   se   conocen   como «bön­pos».

La   búsqueda   de   la   virtud,   la   compasión   y   la   sabiduría   es   la   misma   para budistas   y   Bön­pos;   no   hay   grandes   diferencias   entre   ellos   y   su   santidad,   el Dalai Lama, ha reconocido el papel crucial e irreemplazable de la religión

(11)

bön   en   la   creación,   definición   e   influencia   de   la   cultura   tibetana.   De   he­ cho,   el   quinto   Dalai   Lama   una   vez   dijo   que   era   budista   por   naturaleza,   pero bön en el corazón.

A   pesar   de   la   emergencia   de   bön­pos,   las   enseñanzas   originarias   de   la   re­ ligión   bön   siguieron   estando   vivas   y   pasaron   a   conocerse   como   el   bön   de los   Ngagpas.   En   esta   tradición   es   en   la   que   he   recibido   enseñanzas.   Mi   pro­ fesor,   Urgyen   Nam   Chuk,   era   un   Ngagpa,   una   persona   de   alto   calibre   espi­ ritual.   Era   un   experto   en   yoga   tántrico   y   un   lama,   o   profesor   religioso,   ade­ más   de   un   doctor   especializado   en   medicina   bön.   También   era   un   chamán y   un   mago.   No   se   trataba   de   uno   de   los   chamanes   del   Himalaya   que   gana­ ron   su   reconocimiento   al   «superar»   a   los   dioses   en   trance,   sino   de   un   cha­ mán   que   se   formó   en   un   tipo   de   conocimiento   especializado   y   que,   por consiguiente,   fue   capaz   de   practicar   magia.   Los   hombres   como   él   eran   los Merlines del Tíbet: curadores místicos, mágicos y señores de milagros.

Los   Ngagpas,   que   eran   identificados   por   llevar   el   pelo   largo,   a   menudo en trenzas apelmazadas, cuidaban de sus comunidades. Llevaban a cabo rituales de   nacimiento,   de   enlaces,   funerales,   divinidades   y   rituales   también para   la   protección   y   el   beneficio   de   la   comunidad,   incluyendo   el   control   de la cosecha y el tiempo. También ejercían justicia.

Urgyen   Nam   Chuk   provenía   del   clan   Nam   o   «cielo»,   originario   del   lago Baikal,   en   Siberia,   población   asentada   en   el   Tíbet   desde   hacía   1.000   años. No   obstante,   antes   de   su   emigración   definitiva,   habían   migrado   regularmente entre   el   lago   Baikal   y   el   Tíbet   y   se   habían   integrado   en   la   mitología tibetana y en la estructura social.

Los   miembros   del   clan   Nam   eran   famosos   por   sus   dotes   médicas,   por   sus enseñanzas   espirituales   y   sus   poderes   psíquicos   y   además   habían   conseguido gran   influencia   en   reyes   y   jefes   tribales   de   Asia   Central   y   del   Himalaya. Casi   30   años   antes   de   la   invasión   del   Tíbet   por   parte   de   China   un   anciano miembro   del  clan  Nam   ya   anticipó   la  invasión  y  el   clan,   que   había   advertido a  los dirigentes del  Tíbet  de  lo   que   podría ocurrir,  abandonó  el  país.  Después se   asentaron   en   ciudades   indias,   adaptándose   a   aspectos   característicos de la cultura india y occidental.

Para   mantener   vivas   sus   enseñanzas,   algunos   Ngagpas   del   clan   fueron elegidos para viajar a partes lejanas del mundo en busca de algunas personas que   pudiesen   ser   formadas   para   continuar   su   sabiduría   y   sus   tradiciones. Con   la   práctica   del   bön,   gente   de   otras   razas   y   culturas   no   quedaron excluidas de estas enseñanzas si eran consideradas aptas espiritual e inte­

(12)

lectualmente.   Para   encontrar   a   esos   candidatos,   los   Ngagpas   utilizaron   un complejo y profundo sistema astrológico que les indicaba hacia dónde debían dirigirse y a quién debían buscar.

* * *

Un   día,   cuando   tenía   cuatro   años,   mis   padres   me   llevaron   a   la   playa. Cuando   consideraron   que   ya   debíamos   volver   a   casa   me   llamaron,   pero   yo no   quería   salir   del   agua.   Todo   el   día   había   tenido   la   impresión   de   que   me iba   a   ocurrir   algo   importante   y   que   iba   a   conocer   a   alguien.   Estuve   mirando las gaviotas y a la gente que buscaba mejillones en las rocas y me hacía el re­ molón cuando mis padres me pedían que volviese hasta la toalla.

«Tengo que quedarme para conocer a mi maestro», les dije.

Cuando   arrastraba   los   pies   con   resignación   obedeciendo   a   mis   padres, levanté   la  mirada  y  allí  estaba el  maestro.  Me   sonrió   y  detrás  de  él  apareció un   arcoiris.   Urgyen   Nam   Chuk   se   presentó   a   mis   padres   y   les   explicó   que representaba   a   una   tradición   espiritual   y   médica   tibetana   que,   utilizando un   sistema   astrológico,   había   sugerido   que   yo   podría   ser   un   candidato   para sus enseñanzas.

Mis   padres,   claramente   sorprendidos,   se   quedaron   sin   habla,   pero   escucha­ ron al maestro y estuvieron de acuerdo en que se reuniese conmigo otra vez.

Mis   padres   estaban   al   corriente   de   las   enseñanzas   y   creencias   tibetanas sobre   la   reencarnación   de   los   maestros   espirituales,   pero   Urgyen   les   expli­ có   que   no   me   veía   como   uno   de   esos   maestros,   sino   como   una   persona   con capacidades   especiales   que   podría   estar   relacionada   con   la   medicina,   la   cu­ ración   y   la   espiritualidad   de   la   tradición   bön.   Desde   esa   perspectiva   yo   po­ seía   una   extraña   conciencia   que   necesitaba   recibir   formación.   No   tenía que   ser   considerado   como   alguien   perfecto   o   especial   ni   tenían   que   hacer­ me creer que lo era.

Después   de   varios   encuentros,   mis   padres   estuvieron   de   acuerdo   en   que Urgyen   me   enseñase,   siempre   y   cuando   yo   quisiese.   Primero   tenía   que   pa­ sar   una   serie   de   pruebas   para   determinar   si   el   proceso   astrológico   era   co­ rrecto   y   si   era   realmente   apto.   Después,   Urgyen   empezó   sus   enseñanzas, que continuarían durante los siguientes 23 años.

Aunque   sólo   tenía   cuatro   años   cuando   empecé,   estaba   muy   contento   de que   fuese   mi   maestro.   Sus   enseñanzas   eran   agradables,   hacía   que   las   leccio­ nes fuesen divertidas y que yo las entendiese.

(13)

Fui   a   un   colegio   normal,   pero   antes   y   después   del   colegio,   los   fines   de   se­ mana y las vacaciones iba a casa de Urgyen para recibir lecciones. Los Ngagpas son   libres   de   casarse   y   de   hecho   se   casan   por   amor.   La   mujer   de   Urgyen, Tamdin,   pertenecía   a   una   famosa   familia   de   maestros   budistas   y   el   hecho de   que   Urgyen   y   Tamdin   fuesen   capaces   de   practicar   sus   religiones   uno   al lado   del   otro   con   armonía   durante   muchos   años   es   la   confirmación   de   los lazos   que   unen   el   budismo   y   el   bön.   Urgyen   contaba   con   medios   financie­ ros   independientes,   proporcionados   por   su   clan,   y   cuando   no   me   enseñaba a   mí   impartía   tratamientos   médicos   a   cualquier   persona   que   lo   necesitase   y también   trabajaba   para   ayudar   a   los   refugiados   tibetanos   en   otras   partes   del mundo.

En muchos aspectos yo era un chico normal. Jugaba con mis amigos, trepaba por los   árboles   y   me   magullaba   las   rodillas.   De   vez   en   cuando   me   harta­ ba   de   las   lecciones   y   decidía   saltármelas.   Urgyen   nunca   se   enfadaba   por   eso y esperaba pacientemente a que decidiese volver, algo que siempre ocurría.

El   maestro   siempre   me   enseñaba   oralmente.   Nunca   escribía   nada,   sino que   me   explicaba   cosas   que   después   yo   aprendía   y   repetía.   Cuando   era muy   pequeño   me   enseñaba   principios   y   ejercicios   muy   sencillos.   Después, cuando   ya   pasé   la   pubertad,   me   inició   en   caminos   más   profundos   de   cono­ cimiento basados en el poder del pensamiento adecuado.

Me   hacía   pruebas   sobre   ese   conocimiento   con   exámenes   orales,   pero también   esperaba   a   que   yo   experimentase   físicamente   lo   que   él   me   enseña­ ba,   para   que   conociese   las   enseñanzas   en   cuerpo   y   mente.   Me   trataba   con ternura  y  cariño,  y  nunca  recurría  al  enfado   o  a  la  disciplina  dura.  La  tradi­ ción   de   la   que   provenía   prohibía   pegar   a   los   niños,   así   que   él   me   trataba con respeto.

Las   enseñanzas   básicas   de   Urgyen   fueron   las   Doce   Enseñanzas   del   Bön, la   primera   y   más   antigua   clasificación   del   bön.   En   esas   Doce   Enseñanzas   se aprende   a   lograr   el   equilibrio   espiritual   y   el   conocimiento   al   trabajar   con las   fuerzas   primarias   y   las   energías   de   pensamiento   de   la   naturaleza.   Cada una   de   las   Doce   Enseñanzas   está   basada   en   el   uso   apropiado   del   pensa­ miento   y   en   la   energía   de   pensamiento   para   transformar   tanto   el   mundo interior como el exterior, la mente, los pensamientos y la conciencia.

Estas   enseñanzas,   que   sólo   pueden   ser   impartidas   por   un   maestro,   lle­ van   al   pupilo   a   experimentar   profundos   sentimientos   de   cariño   y   de   inte­ gración   personal.   Muchas   más   enseñanzas   sucedieron   a   estas   doce   y   así llegué a conocer la base del conocimiento llamado «Gozhi Dzonga». El eje

(14)

de   todas   estas   enseñanzas   era   el   principio   de   la   energía   de   pensamiento que se produce dentro de nosotros y en el mundo que nos rodea, y del gran

poder que tiene para cambiar, para originar creatividad y curación.

* * *

Cuando   cumplí   27   años,   mi   educación   con   Urgyen   ya   había   finalizado. Me   había   enseñado   todo   lo   que   necesitaba   saber   y   poco   después   falleció. Estuve   profundamente   afectado   por   su   pérdida   y   llevé   a   cabo   los   rituales apropiados   para   el   fallecimiento   de   un   maestro   en   un   lugar   consagrado   en lo alto de la montaña Pihanga en Nueva Zelanda.

Cuando   acabaron   los   rituales,   que   duraron   49   días,   me   sentí   muy   solo hasta  que   vi  a  Jamma,  la  Madre   Afectuosa  bailando   ante  mí.   Ella  es  una  de las   grandes   divinidades   femeninas   de   la   compasión   en   la   tradición   bön   y transforma   todo   tipo   de   obstrucciones   para   encontrar   un   camino   indivi­ dual   que   guíe   a   la   persona   a   unos   estados   más   elevados   de   desarrollo   men­ tal.   Cuando   la   vi,   todas   las   enseñanzas   de   Urgyen   se   movieron   dentro   de   mí y   me   dieron   la   fuerza   suficiente   para   recordar   que   me   había   convertido   en un Ngagpa.

El   acto   final   de   despedida   hacia   Urgyen   fue   poner   su   timbal   dentro   de un   ritual   especial   de   fuego,   viendo   cómo   se   quemaba,   cubierto   en   enebro, una   planta   con   poderosas   propiedades   purificantes.   Cuando   una   ráfaga   de viento repentina se llevó con fuerza la esencia del timbal vi a mi maestro vo­ lando   con   su   timbal   alrededor   de   la   montaña   sagrada   Bon­ri   en   el   sureste del Tíbet, rindiendo sus respetos. El arcoiris irrumpió en el cielo y el sol y la luna iluminaron con sus rayos el paisaje.

En la mitología tibetana los Ngagpas a menudo  vuelan por el aire  con sus timbales. Cuando contemplé  la  escena  supe  que  todo  iría bien.  Empecé  a des­ cender la montaña, mostrándole mis respetos por última vez.

* * *

Era   libre   para   hacer   lo   que   quisiese   con   el   conocimiento   que   había   ad­ quirido.   Urgyen   no   me   había   impuesto   norma   alguna   y   sencillamente   me pidió   que   utilizase   mi   conocimiento   de   la   forma   que   me   pareciese   correcta. Durante   los   siguientes   años   a   su   muerte,   viajé,   practiqué   la   medicina   tibeta­ na y esperé a que surgiese un camino adecuado en mi vida.

Por   último   llegué   a   Gran   Bretaña   y   me   establecí   en   el   Centro   Médico Eden en la calle KIng's Road de Londres, donde practiqué medicina tibeta­

(15)

na   junto   con   un   grupo   de   practicantes   tanto   ortodoxos   como   complemen­ tarios que se fueron uniendo al equipo a lo largo de los años.

Estaba   encantado   de   haber   creado   un   centro   de   curación   al   que   la   gen­ te   pudiese   acudir   en   busca   de   sanación   física,   espiritual   y   emocional.   Sin embargo,   sentía   que   había   algo   más   que   tenía   que   hacer,   así   que   empecé   a escribir   el   conocimiento   que   había   ido   adquiriendo   durante   mis   años   de formación   para   que   pudiese   ser   utilizado   por   cualquier   persona   que   desea­ se beneficiarse.

Esta   obra, El enfoque tibetano del pensamiento positivo,  examina   en   profun­ didad los aspectos de las enseñanzas y creencias bön. El uso  de la curación y medicina   tibetana   se   ve   reforzado   por   el   uso   de   la   energía   de   pensamiento positiva.   El   uso   de   estos   antiguos   principios   efectivos   y   sabios   puede   provo­ car   un   giro   en   la   vida   de   las   personas.   El   arte   tibetano   del   pensamiento   po­ sitivo   es   una   gran   fuerza   para   hacer   el   bien   en   el   mundo   que   puede   com­ prenderse, disfrutarse y compartirse.

(16)
(17)

1

El poder del pensamiento

Cada   gota   de   lluvia   que   cae   contiene   un   pensamiento   en   su   interior   listo para   romper   su   estado   aletargado.   Cada   hoja   que   cae   en   el   invierno   o   cada flor   que   se   abre   en   primavera   también   alberga   el   nacimiento   de   innumera­ bles   pensamientos.   El   poder   infinito   del   pensamiento   está   en   cada   criatura, en   cada   planta   y   objeto   del   mundo   que   nos   rodea.   Desde   el   primer   latido de   nuestro   corazón   en   el   momento   de   nacer   hasta   nuestro   último   suspiro con   la   muerte,   se   forman   todos   nuestros   deseos   y   se   dirigen   nuestras   accio­ nes inconscientes, guiándonos hacia un mayor conocimiento personal.

El   poder   del   pensamiento   es   inmenso.   Con   un   sencillo   esfuerzo   y   direc­ ción   mental   se   puede   abrir   la   mente   a   unos   recursos   infinitos   de   energía   de pensamiento.   Tener   conexión   con   esta   energía   de   pensamiento   abre   un   ca­ mino   hacia   una   profunda   realidad   espiritual   y   material   que   puede   reportar éxito   financiero,   emocional   y   espiritual.   El   verdadero   pensamiento   cambia la vida, la de usted y la de los demás.

Aun así, mucha gente no tiene ni idea de que este gran recurso está a su dis­ posición.   Muchas   veces   se   sienten   inútiles   y   frustrados   y   buscan   significado en   un   mundo   externo   a   ellos   mismos,   sin   ser   conscientes   del   enorme   poten­ cial que hay en su interior. No se dan cuenta de que gran parte de lo que creen que son sus pensamientos no son nada más que ecos de reacciones instintivas hacia su entorno y el resto de la gente. Existe una diferencia abismal entre los pensamientos   reactivos,   que   pueden   ocupar   fácilmente   la   mente   la   mayoría del tiempo, y los pensamientos originales, que están llenos de energía.

La   vida   se   ve   afectada   por   el   pensamiento   inadecuado.   Su   futuro   puede verse   alterado   por   pensamientos   informales   o   por   poderosas   emociones.   Al ver  y   entender  qué   cursos   de   pensamientos   fluyen  en  su   interior  y   al  contro­ lar   su   pensamiento,   será   capaz   de   empezar   a   eliminar   aquellos   que   le   atra­ pan o  que   le   hacen  sufrir y  elegirá  pensamientos  que  le  hagan feliz   y que   le aporten bienestar a su cuerpo, mente y vida.

(18)

Saber   cómo   pensar   crea   gran   poder   personal.   Proporciona   una   visión compasiva ante el mundo y despierta la energía interior y exterior. También le   permite   descubrir   el   significado   más   profundo   de   la   vida   de   forma que pueda vivir del modo que siempre ha deseado.

La   capacidad   para   dominar   el   poder   de   pensamiento   fue   desarrollada por   los   antiguos   tibetanos   en   tiempos   previos   al   budismo.   Ellos   tenían   la mayoría   de   los   problemas   que   tenemos   hoy   en   día   y,   gracias   a   la   cultura bön,   descubrieron   técnicas   con   las   que   crear   una   vida   mucho   más   plena   y gratificante al transformar su pensamiento. Forma parte de un sistema llamado  "el

Camino   del   Shen   del   Cha»   y   a   partir   de   ahí   se   desarrolló   el   arte   tibetano del pensamiento positivo, una mezcla de sabiduría práctica y conocimiento 

espiritual diseñado para fomentar la felicidad.

      Este arte del pensamiento positivo está vivo en todo el mundo en la actualidad  y   sigue   surtiendo   el   efecto   que   tenía   hace   miles   de   años.   A   través   de una serie de sencillas meditaciones y ejercicios intentaré explicar a los lectores  cómo   iniciarse   en   esta   experiencia   y   dominar   las   olas   de   pensamiento que apenan al mundo para transformarlas en energía y conseguir una plenitud personal, material y espiritual. Gracias al poder del pensamiento adecuado podrá eliminar las pautas de pensamiento negativas, transformar sus emociones y desa­ rrollar formas efectivas y distintas de pensamiento. * * * «Uno es lo que piensa.»

Las   palabras   de   mi   maestro   estaban   suspendidas   en   el   aire   del   atardecer. Estábamos   sentados   sobre   el   monte   Pihanga,   en   el   centro   de   la   Isla   Norte de   Nueva   Zelanda   mirando   al   lago   Rotoponamu   a   medida   que   el   cielo   iba pasando de un tono bronce a un tono más oscuro.

«El   pensamiento   lo   dirige   todo»,   dijo.   «La   gente   se   enorgullece   de   la forma   de   pensar,   pero   en   realidad   es   el   pensamiento   el   que   mueve   a   la   gen­ te.   Nuestros   pensamientos   crean   nuestra   vida,   nos   hacen   estar   tristes,   feli­ ces   o   tener   éxito.   Nuestros   pensamientos   pueden   influir   en   el   planeta   a   tra­ vés   de   las   acciones   que   llevemos   a   cabo.   Los   pensamientos   libres   se   unen como   las   nubes   en   el   cielo,   juntándose   los   buenos   con   los   buenos   y   los   ma­ los con los malos.»

Escuché sus palabras con atención. Durante años había estado aprendiendo sobre el camino bön que conduce al desarrollo y sobre cómo utilizar la energía del pensamiento para curar, proteger y superar obstáculos. Esa tarde estaba

(19)

preparándome para un antiguo ritual bön de renacimiento. Tenía 14 años y es­ taba ilusionado porque el maestro hubiese considerado que ya estaba listo para el ritual, pero también estaba nervioso porque no sabía qué me esperaba.

Me   metí   en  un  agujero   a  unos   metros  bajo   tierra   con  un  tubo   para   respi­ rar   y   después   me   echó   tierra   encima.   Enterrado   en   vida,   permanecí   en   la oscuridad   12   horas   mientras   mi   maestro   llevaba   a   cabo   ceremonias   especia­ les para transformar mi mente y mi cuerpo.

Mientras   estaba   tumbado,   quieto   y   pasando   frío   en   la   oscuridad   vi   y   me enfrenté a la naturaleza de mi propia negatividad. En esas 12 horas mi men­ te   y   mi   cuerpo   experimentaron   una   especie   de   muerte.   En   ese   estado   sentí las sombras y la luz, la bondad y la maldad, la corrupción y la inspiración de la   naturaleza   humana   que   provenían   de   la   energía   de   pensamiento.   A   me­ dida   que   me   enfrentaba   a   mis   pensamientos   negativos,   iba   viendo   una   luz cada vez más clara, más impoluta y pura.

Desde   lo   más   profundo   de   mi   interior   sentí   el   poder   del   pensamiento   y   el poder de la vida. Allí, enterrado con los gusanos, estaba superando la antigua ceremonia   bön,   descubriendo   que   el   pensamiento   verdadero   crea   y   rehace cada parte de nosotros, segundo a segundo  y que nuestros cuerpos y persona­ lidades son sólo los envoltorios de una conciencia mucho más profunda.

Después   de   desenterrarme,   el   maestro   esparció   sobre   mí   una   mezcla   de cerveza tibetana, agua y leche y la extendió con ramas de enebro. Cuando me senté a su lado, cansado y helado, sentí y vi una gran pluma hecha de humo que   salía   de   mí   y   que   entraba   en   el   fuego   ceremonial   que   habíamos   hecho enfrente   de   nosotros.   Urgyen   había   dirigido   con   su   psique   mi   vieja   concien­ cia hacia el fuego. Yo había ganado una nueva vida. Una vida en la que el pen­ samiento   en   toda   su   magnitud   florecía   en   mí.   A   partir   de   entonces   podría empezar a conectar conscientemente con mi vida y a participar en ella.

La   montaña   en   la   que   me   senté,   el   lago   y   el   resto   de   grandes   montañas que   la   rodeaban   cantaron   una   honda   cantinela   sobre   las   poderosas   co­ rrientes subyacentes de energía de pensamiento de la tierra.

«Ahora   puedes   oírla;   eso   está   bien»,   susurró   el   maestro   y   después   se echó a dormir.

Yo   contemplaba   el   paisaje   y   allí,   entre   la   cordillera   de   impresionantes montañas, sentía latir la energía del pensamiento, como si las inmensas mon­ tañas   sólo   fuesen   olas   hechas   de   rocas   en   medio   de   un   inabarcable   océano. Desde el pequeño pueblo de los alrededores podía sentir los pensamientos de

(20)

sus habitantes,  flotando  como  el olor de la  comida preparada  en esa  tarde  de domingo.   Algunos   pensamientos   eran   cariñosos,   agradables   y   felices,   mien­ tras que otros eran tristes, desesperantes y rabiosos. Todos tenían olores y so­ nidos distintos; todos tenían una historia de vida que esperaba ser mejor. Es­ cuché   todos  aquellos   pensamientos,   uno   a   uno,   y  les   envié   energía   curativa  y el   poder   para   superar   las   dificultades.   Cuando   terminé,   las   estrellas   forma­ ban un corro sobre las cimas de las montañas y el aire era espeso y frío.

«Todo   el   mundo   quiere   tener   una   vida   mejor,   ésta   empieza   y   termina   en el corazón.»

Las   palabras   de   Urgyen   llenaban   el   silencio.   Su   cuerpo   estaba   dormido pero   sus   pensamientos   estaban   despiertos.   De   repente   todo   se   dobló   sobre sí   mismo   y   lo   único   que   quedó   fue   el   pulso   continuo   del   pensamiento.   En­ tonces llegó una luz brillante y se hizo el silencio.

El   silencio   llenó   mi   corazón   y,   mientras   contemplaba   la   tierra,   supe   que el   mundo   entero   es   sólo   un   pensamiento   y   que   nosotros   formamos   todos los pequeños pensamientos que lo habitan.

Lo   que   aprendí  en   la   montaña  aquella   noche   hace   ya  bastantes  años,   gra­ cias   a   aquel   hondo   y   antiguo   ritual   tibetano,   cambió   mi   entendimiento   de   la naturaleza   del   pensamiento   para   siempre   y   creó   en   mí   un   puente   hacia   to­ das las demás enseñanzas. Por favor, no  intenten hacer ese  ritual, ya que  re­ quiere   que   un   experto   maestro   lo   haga   con   cautela.   No   obstante,   gracias   a los   ejercicios   y   las   meditaciones   que   expondré   en   la   obra,   usted   también   po­ drá ganar un profundo entendimiento de la energía de pensamiento.

PENSAMIENTOS NEGATIVOS

El   primer   paso   para   dominar   la   energía   de   pensamiento   es   entender   el poder de los pensamientos negativos y aprender a eliminarlos.

Nadie   en   la   tierra   está   solo.   Sólo   estamos   solos   si   creemos,   de   forma   in­ consciente,   que   estamos   separados   de   la   energía   de   pensamiento   de   la   tie­ rra y de las personas con las que nos conecta. Esta creencia de separación es tierra   fértil   para   los   pensamientos   negativos.   Puede   empezar   ya   en   el   vien­ tre   de   la  madre.  El  embarazo   es  una  gran  expresión  de   pensamiento   y  de   su energía   en   el   mundo   material.   Podemos   ir   tomando   pensamientos   negati­ vos   a   medida   que   crecemos   dentro   del   útero   y   esos   primeros   pensamientos pueden influir en nuestra conducta a lo largo de la vida.

(21)

Si usted piensa constantemente desde un ángulo negativo acortará su vida. Las   relaciones   serán   turbulentas   y   los   problemas   mayores.   Acabará   perdiendo la capacidad para descubrir la alegría en las cosas cotidianas. Este hecho hará que aún haya más negatividad y la vida será más complicada si cabe. La negati­ vidad   adora   todo   lo   que   es   extremadamente   complicado,   ya   que   la   complica­ ción   conlleva   negatividad.   Uno   acaba   atrapado   en   complicaciones   y   pierde   la visión de que es la negatividad subyacente la que crea los problemas.

Eliminar los obstáculos en 28 días

Este   ejercicio   puede   utilizarse   para   superar   cualquier   tipo   de   obstáculo o   problema   y   sus   resultados   son   excelentes.   Acaba   con   las   pautas   de   pensa­ miento negativo y las sustituye por pensamientos fuertes y positivos.

Haga   el   ejercicio   cada   mañana   y   cada   noche,   siempre   a   la   misma   hora. Siéntese   cómodamente   en   una   silla   o   en   el   suelo   y   destine   25   minutos   a   la realización del ejercicio (opcionalmente puede dedicarle más tiempo).

La   mañana   es   el   mejor   momento   para   empezar   y   los   jueves,   ya   que   es   el día   de   la   prosperidad,   es   el   mejor   día   de   la   semana   para   empezar   el   ejerci­ cio,   según   las   creencias   bön   para   superar   los   obstáculos.   Lo   ideal   es   que acabe   un   miércoles,   que   es   el   día   de   la   acción.   Debe   continuar   durante   28 días   ya   que   es   el   período   de   tiempo   apropiado   para   desarrollar   energía mental a un nivel fuerte y crear la intensidad que propicie el cambio.

Empiece   cada   sesión   centrando   su   mente   en   sus   problemas   u   obstáculos. A medida que se concentre piense que los problemas se queman y se eva­ poran   gracias   al   fuego   o   que   quedan   hechos   añicos   por   la   acción   de   un martillo. Al destruirse, los pensamientos negativos que hay detrás del pro­ blema   quedarán   al   descubierto.   No   indague,   sino   deje   que   vayan   salien­ do por sí mismos, a medida que se concentra en quemar el problema.

Al   continuar   realizando   esta   operación   con   todos   los   sentimientos   negati­ vos  su  problema  se   purificará,  creando   poderosas  ráfagas  de   energía posi­ tiva de pensamiento que resolverán su problema y curarán la situación. Cuando   haya   terminado,   se   haya   sentado   en   silencio   y   haya   dado   gra­ cias   por   los   momentos   duros   del   pasado   y   por   todo   lo   bueno,   esta   prác­ tica le ayudará a afrontar el futuro.

(22)

Recuerde   que   el   mundo,   usted   y   su   mente   están   sostenidos   por   pensa­ mientos. Cuanto  más lleve  a  cabo  esta práctica,  más fuerte  será su capacidad para   crear   cambios   y   más   fuerte   será   su   mente.   Debe   tener   en   cuenta   que conviene  dejar  al menos siete  días de  descanso  antes de  empezar  de  nuevo   el ejercicio de 28 días de duración. Así, el cambio será más evidente.

Louis   era  un   músico   que   nunca   obtuvo   las  recompensas   financieras  que se merecía por su trabajo. Escribía partituras y letras para grupos y cantan­ tes   muy   conocidos,   pero   a   pesar   de   todo   casi   nunca   le   pagaban   o   recono­ cían su trabajo. Tenía hijos a quien alimentar, un alquiler al que hacer fren­ te  y  un matrimonio  en crisis  debido  a la fuerte   presión  financiera,  así  que estaba desesperado.

Cuando Louis acudió a mí en busca de ayuda le enseñé a descartar toda la negatividad, a eliminar la sensación de mala suerte y a crear una energía positiva y buena suerte mediante la realización de una práctica de 28 días para centrarse en la superación del obstáculo. Así que, durante 28 días Louis se   sentó   cada   mañana   y   cada   noche   concentrándose   en   un   pensamiento, destruyendo la negatividad y creando la vitalidad que atraería todo el dinero que le debían y crearía oportunidades de futuro.

Poco después de terminar el ejercicio de 28 días la vida de Louis empezó a dar un  giro  radical.  El dinero  de  esfuerzos  pasados  comenzó a entrar, la gente empezó a pensar en él para proyectos y él supo establecer su presen­ cia. Pasó de ser un don nadie para los demás a ser una persona merecedora de respeto por haber escrito canciones con gran éxito.

Louis   sigue   realizando   el   ejercicio   de   28   días   siempre   que   desea   clarifi­ car su mente, darle una perspectiva más agradable a la situación o resolver los  problemas   que   surgen.   Su  sentido   de   frustración   se   ha  evaporado   y  ha sido sustituido por un fuerte sentido de valía y capacidad.

En   la   época   antigua   y   durante   los   reinados   de   los   Dalai   Lamas,   el   Tíbet era   un   lugar   violento.   Era   común   que   los   maestros   espirituales   pensasen   en guerras,   sobre   todo   si   les   pedían   que   defendiesen   un   reino   frente   a   otro.   La gente   del   Tíbet   era   propensa   a   la   guerra,   a   pesar   de   su   espiritualidad   y   de su   influencia   religiosa.   Mientras   los   ejércitos   luchaban,   las   personas   se   en­ viaban   pensamientos   de   misiles   los   unos   a   los   otros,   matando   a   la   gente, provocando   retiradas   o   haciendo   que   la   gente   abandonase   el   deseo   de   lu­ char.   La   capacidad   de   saber   cómo   utilizar   la   energía   del   pensamiento   fue una   habilidad   de   supervivencia   vital   para   cualquier   persona,   independien­ temente   de   su   situación.   Cuanto   mayor   sea   la   energía   de   pensamiento,   ma­ yor será la vitalidad y mayor el potencial de crecimiento espiritual.

(23)

Del   mismo   modo   se   producía   la   curación   psíquica   y   espiritual,   a   menu­ do   a   distancia.   Al   igual   que   estos   grandes   maestros   del   pasado   lograban esos   inmensos   efectos   gracias   al   poder   de   su   mente,   la   gente   hoy   en   día también puede beneficiarse.

Gracias   a   mi   maestro   una   vez   fui   testigo   de   la   aplicación   práctica   del gran   poder   de   la   energía   de   pensamiento   de   un   modo   sorprendente.   «Los pensamientos   pueden   matar,   crear,   curar   y   proteger»,   me   enseñó   una   vez   el maestro.   Al   cabo   de   unos   días,   cuando   estábamos   en   un   pueblecito   de   Nue­ va  Zelanda,  vimos  a  un  hombre   y  a  una  mujer  discutir.   El  hombre   empezó   a ponerse   violento   y   a   golpear   a   la   mujer.   Desde   donde   estábamos   sentados, bastante   cerca,   el   maestro   proyectó   energía   de   pensamiento   no   violento   y consiguió que el hombre cesase sus ataques.

El   hombre   se   giró   sorprendido   por   no   poder   proseguir   con   su   violencia. Sabía   lo   que   el   maestro   había   hecho,   pero   no   tenía   ni   idea   de   cómo   ni   de qué   podía   hacer   ahora.   Mientras   estaba   paralizado   se   asustó   de   su   propia violencia y sintió el miedo y el dolor que le había causado a la mujer.

Ambos   se   acercaron   a   Urgyen   y   le   preguntaron   qué   había   ocurrido.   Les explicó   cómo   los   pensamientos   de   cualquier   tipo   unen   a   la   gente   y   cómo   los violentos crean acciones violentas que a su vez perjudican las vidas y el equili­ brio   mental   y   emocional  de   las  personas.   La   pareja   nos  contó   que   habían  ex­ perimentado   un   sentimiento   de   paz,   calma   y   un   deseo   de   dejar   de   pelearse. Al   sentir   el   sufrimiento   del   otro   encontraron   otra   vía   para   comunicarse   y aprendieron   a   tratarse   con   más   amor.   Urgyen   había   utilizado   la   energía   del pensamiento de una forma agradable para impedir que se hiciesen daño.

Yo   también   empleé   en   una   ocasión   la   energía   del   pensamiento   de   esa forma   para   poner   fin   a   una   situación   extremadamente   violenta.   Vi   a   un hombre   coger   una   navaja   en   un   ataque   de   celos   cuando   su   novia   se   paró   a hablar   con   un   amigo.   Sabía   que   él   podía   hacerle   daño   a   ella   o   a   alguien más,   así   que   utilicé   el   poder   de   la   energía   positiva   para   evitarlo.   Perplejo,   el chico   dejó   caer   la   navaja,   incapaz   de   entender   por   qué   de   repente   se   ha­ bían disipado sus ansias de violencia.

La   energía   del   pensamiento   sólo   debería   utilizarse   de   esta   forma   en   si­ tuaciones   excepcionales   en   las   que   uno   siente   que   será   beneficiosa   la   actua­ ción. No vale  la pena interferir en la vida de los demás a menos que  sea ab­ solutamente necesario para evitar un gran daño.

Para   empezar   a   entender   el   arte   tibetano   del   pensamiento   positivo,   tene­ mos   que   observar   primero   nuestras   emociones   y   cómo   influyen   en   la   forma en que pensamos. Los antiguos tibetanos creían que la mayoría de la gente

(24)

sólo   reaccionaba   debido   a   las   emociones   o   deseos   a   pesar   de   creer   que   no actuaban   así.   Por   lo   tanto,   el   verdadero   pensamiento,   y   por   consiguiente   el control   y   el   rumbo   de   su   vida,   sólo   puede   empezar   cuando   uno   descubre   los orígenes y aprende las lecciones de las emociones y deseos.

LA NATURALEZA DE LAS EMOCIONES

Para   la   mayoría   de   las   personas,   la   felicidad   es   el   resultado   de   un   curso de   acción   que,   a   su   vez,   proviene   de   un   deseo   de   algún   tipo.   Este   deseo   es un   pensamiento,   ya   que   todos   los   deseos   y   emociones   son   una   forma   de pensamiento.   Los   deseos   y   las   emociones   tienen   distintos   niveles   de   intensi­ dad   o  duración,   al   igual   que   el   viento   o   las  olas,   o   la  luz   de   la   mañana  o   la tarde. Ambos dejan rastros de energía una vez se marchan.

Cada   emoción   o   deseo   deja   una   marca   o   un   efecto   en   la   persona   y,   al aprender   a   identificarlos,   puede   aunarlos   mentalmente   en   una   madeja   y empezar   a   desliarlos   para   que,   como   si   fuesen   las   riendas   de   un   caballo,   le sirvan   para   algún   propósito.   Cada   una   de   esas   marcas   contiene   información esencial   sobre   todas   las   experiencias   que   ha   tenido,   lo   que   ha   aprendido   de ellas   y   lo   que   ha   ignorado.   Saber   cómo   utilizar   y   armonizar   estas   huellas emocionales es el principio del conocimiento del poder del pensamiento.

Cómo descubrir los orígenes de sus emociones

Siéntese   cómodamente   y   estire   el   cuerpo   lo   máximo   que   pueda.   Cierre los   ojos   y   concentre   su   mente   en   su   corazón   físico.   Imagínese   que   su corazón   empieza   a   ablandarse   y   a   emitir   energía   emocional.   Al   princi­ pio   muchas   emociones   pueden   llamar   su   atención,   así   que   intente identificar  las  que   sean  más   intensas   y  hágalas   suyas.   Nombre   cada   una de las emociones y después dé las gracias por sentirlas.

Después   de   haber   realizado   este   ejercicio,   ofrezca   esa   emoción   a   cam­ bio   de   una   con   energía   más   beneficiosa,   un   pensamiento   que   pueda eliminar   un   obstáculo.   Por   ejemplo,   podría   intercambiar   la   pena   por la   aceptación   o   la   comprensión,   o   el   resentimiento   por   la   humildad   o la   risa.   Tiene   que   buscar   los   orígenes   de   sus   emociones   para   captar   la energía que llevan dentro.

(25)

La   idea   de   intercambiar   emociones   por   energía   es   un   antiguo   concepto bön   y   tiene   efectos   seguros,   inmediatos   y   útiles.   El   concepto   del   intercam­ bio   se   entiende   con   facilidad   si   se   reconoce   que   todos   tomamos   elecciones e   intercambiamos   una   experiencia   por   otra   muchas   veces   al   día.   Al   elegir intercambiar   emociones   por   energía   uno   puede   hacer   esta   misma   opera­ ción   con   gran   poder   de   discreción.   Cuanto   más   lo   practique,   más   claros tendrá   los   orígenes   de   las   emociones   reveladas   y   mayor   será   su   conoci­ miento.   Intercambiar   las   emociones   hace   que   el   ego   goce   de   humildad, permitiendo   que   quede   apartado   y   que   se   pueda   ganar   más   autoconoci­ miento.

En   el   centro   de   cada   emoción   intercambiada   encontrará   el   amor   y   el   hu­ mor.   ¿Por   qué?   Porque   todo   ser   humano   nace   con   la   capacidad   innata   de amar y reír, así que no se sorprenda si acaba riéndose de usted mismo y que­ riéndose un poco más.

* * *

Era   de   noche   y   las   aguas   del   lago   Rotoponamu   me   bañaban   los   pies.   Ha­ bían   pasado   ya   dos   meses   desde   el   ritual   del   enterramiento.   Las   aguas   iban cobrando   la   calma   a   media   que   Urgyen   empezaba   a   despertar   los   poderes naturales   del   lago.   Según   la   tradición   bön,   los   lagos   guardan   información sobre   la   tierra   que   les   rodea,   al   igual   que   el   agua   guarda   la   energía.   Todos los   lagos   tienen   una   larga   historia   a   su   espalda,   ya   que   recogen   los   pensa­ mientos   de   todos   cuantos   pasan   por   él.   Un   lago   puede   utilizarse   como   una ventana   para   indagar   en   la   mente   del   mundo.   Mientras   los   dos   lo   contem­ plábamos   el  viento   se   iba   alejando,   el   cielo   se   oscurecía   y  el  lago   se  amansa­ ba.   Urgyen   empezó   a   cantarle   al   lago,   utilizando   un   sonido   sagrado   para despertar   la   energía   del   pensamiento   que   poseía   el   lago.   Al   mirarlo,   el   lago cambió y se convirtió en una ventana del mundo.

Sentí   que   me   tocaban   el   hombro.   Uno   de   los   ancianos   maori,   que   le   ha­ bía dado a mi maestro permiso para utilizar el lago y la montaña para inten­ tar formarme, me sonrió y me preguntó: «¿Qué es lo que ves?»

«Lo veo todo», le dije.

Mi   maestro   y   el   anciano   maori   se   rieron   y   dejaron   que   siguiese   contem­ plando   el   lago   junto   con   mis   pensamientos   sobre   el   planeta.   Primero   vino el   pasado   lejano,   después   el   presente   y   después   los   muchos   futuros   abiertos a   la   humanidad.   Hubo   momentos   en   los   que   no   pude   contener   las   lágri­ mas. Después vi que el lago y yo nos habíamos convertido en un mismo ser.

(26)

Me desperté y me vi flotando en un agua plateada y a través de la neblina vi al   maestro   y   a   su   amigo   maori   mirándome.   Era   como   si   se   hubiese   corrido una   cortina   que   dividiese   el   mundo   en   el   que   yo   estaba   y   el   mundo   que ellos ocupaban.

Todos   mis   pensamientos   empezaron   a   tomar   formas   e   identidades.   Al­ gunos   eran   placenteros,   algunos   eran   aterradores   y   sentí   que   otra   vez   me estaba   muriendo.   El   lago   se   había   convertido   en   la   energía   de   un   pensa­ miento   universal   y   el   planeta   Tierra   se   había   transformado   en   una   isla   dis­ tante.   Ríos   de   sonidos   atravesaban   a   mi   lado,   como   cometas   en   su   camino hacia   el   renacimiento   y   estaba   siendo   transportado   a   una   nueva   existencia gracias a la energía de pensamiento dentro de la que estaba.

Una   mano   alcanzó   la   cortina   y   la   corrió,   cogiéndome   y   transportándo­ me de nuevo a la orilla. Vi las estrellas, pero esta vez no había puntos distan­ tes   de   fría   luz:   todas   tenían   una   identidad,   una   voz   y   eran   un   pensamiento en acción que seguía su propio curso.

De   repente,   noté   cómo   el   café   instantáneo   bajaba   por   mi   garganta   y   un puré   de   patata   me   llenaba   la   boca.   «No   contemples   el   universo   con   el   estó­ mago   vacío»,   dijo   el   maori,   confirmando   lo   que   yo   ya   había   descubierto;   es imposible concentrarse plenamente cuando se tiene hambre.

El maestro asintió.

El lago Rotoponamu me miró. Yo también lo miré.

Llevo   y   siempre   llevaré   ese   lago   conmigo   dondequiera   que   vaya,   ya   que todos los lagos y montañas son una y son la misma y nos enseñan la intermi­ nable naturaleza del pensamiento y su energía.

CONTAMINACIÓN DE PENSAMIENTO

¿Alguna   vez   ha   tenido   la   experiencia   de   entrar   en   una   sala   y   sentirse   in­ cómodo   o   abrumado   o   tener   el   sentimiento   de   conocer   bien   un   sitio   a   pe­ sar de ser la primera vez  que  lo  ve? Eso se debe a que  su energía de pensa­ miento   está   tomando   todos   los   demás   pensamientos   acumulados   en   el lugar   en   el   pasado.   Esos   pensamientos   son   similares   a   la   suciedad   que   se acumula   en   una   cocina   que   nunca   se   limpia.   Antes   de   que   podamos   tener mayor conocimiento y estar dotados con energía tenemos que empezar a

(27)

evitar   contaminarnos   con   la   energía   indeseada   de   los   demás.   La   atmósfera que nos rodea está repleta de contaminación de pensamiento.

La   contaminación   de   pensamiento   es   el   resultado   del   uso   poco   adecua­ do   de   las   emociones,   el   elemento   básico   de   la   energía   de   pensamiento.   Mu­ chas   veces,   cuando   estamos   deprimidos   o   enfermos   se   debe   a   que   estamos adoptando   esa   contaminación   de   pensamiento   que   podemos   absorber   con gran   facilidad.   No   obstante,   también   podemos   aprender   a   eliminar   esos pensamientos   de   nuestra   mente   y   cuerpo   y   a   extraer   la   energía   de   pensa­ miento positivo que contienen.

Hay   ocho   tipos   principales   de   contaminación   de   pensamiento   que,   se­ gún las antiguas enseñanzas bön, nos afectan a todos. Estos son: • La envidia • Los celos • La avaricia • El enfado • La lujuria • La arrogancia • Las acciones y pensamientos descuidados • El egoísmo

Las   enseñanzas   bön   sugieren   que   si   experimentamos   esta   contamina­ ción   de   pensamiento   de   forma   muy   intensa   podemos   dañar   la   forma   en   que funciona   nuestro   cerebro,   desembocando   en   distintos   grados   de   depresión que pueden influir en nuestra salud física, emocional y espiritual.

La   espiritualidad   está   directamente   conectada   con   la   capacidad   cerebral de   funcionar   y   con   la   forma   en   que   el   cerebro   se   comunica   con   el   cuerpo. Por   ello,   una   pobre   salud   espiritual   puede   conducir   a   la   enfermedad   física. El   cerebro   y   el   cuerpo   son   catalizadores   de   una   energía   de   pensamiento   al­ tamente   desarrollada.   Por   ello   es   importante   desarrollar   vías   de   energía   en­ tre   el   cerebro   y   el   cuerpo   por   donde   el   pensamiento   pueda   fluir   e   inspirar   y reforzar  ambos   extremos.   Estas   vías  son   creadas   al  dirigir   la  energía  de   pen­ samiento desde la mente hasta el cuerpo y después hacia el mundo.

Los   ocho   tipos   de   contaminación   de   pensamiento   van   labrando   las   vías que   creamos   entre   el   cerebro   y   el   cuerpo,   causando   un   gran   daño.   Estas vías   pueden   crear   sufrimiento,   infortunios   y   enfermedad   física   y   emocio­ nal.   Para   llegar   hasta   los   orígenes   de   cualquier   enfermedad   mental   o   física que experimentemos tenemos que analizar la contaminación de pensa­

(28)

miento.   Si   uno   es   capaz   de   identificar   la   fuerza   emocional   subyacente   a algo   negativo   que   ocurre   en   la   vida   entonces   ya   se   puede   cambiar.   Ahora bien,   es   importante   recordar   que   las   emociones   son   las   maestras   de   la   expe­ riencia   humana   y   siempre   tenemos   que   darles   las   gracias   por   ello.   No   tie­ nen que ser rechazadas, sino entendidas, queridas y transformadas.

La   energía   emocional   es   el   punto   de   partida   del   aprendizaje   sobre cómo   pensamos   porque   las   sensaciones   son   la   marca   de   las   necesidades fundamentales   de   la   humanidad.   Todos   somos   seres   emocionales,   pero   hay sensaciones   que   nos   dirigen   más   que   otras   y   éstas   pueden   contaminarnos internamente   si   permitimos   que   las   emociones   poco   adecuadas   sean   habi­ tuales.   En   realidad,   todos   lo   hacemos   a   diario,   en   mayor   o   en   menor   medi­ da.   Incorporamos   esas   energías   en   nuestra   forma   de   vida   y   después   se transforman   en   contaminación,   obstruyendo   nuestro   potencial   para   pen­ sar con claridad y tener éxito.

Según   la   sabiduría   tibetana   bön,   las   ocho   categorías   de   contaminación de   pensamiento   se   relacionan   con   todo   ser   humano,   si   bien   hay   algunas que   ejercen   mayor   influencia   que   otras.   Estas   contaminaciones   son   una   es­ pecie   de   deshechos   tóxicos   generados   por   las   emociones   cuando   no   saben aplicarse con adecuación.

A   continuación   presentaré   una   descripción   de   cada   una   de   las   ocho   ca­ tegorías   y   del   efecto   que   ejercen   sobre   nosotros   cuando   se   engendran   en nuestro   interior.   Utilice   estas   pautas   para   descubrir   qué   tipos   de   contami­ nación   de   pensamiento   le   influyen   más   a   usted   y   qué   tipo   de   persona   emo­ cional   es.   Cabe   mencionar   que   conviene   tener   en   cuenta   que   no   hay   nin­ gún   sentido   negativo   de   error   asociado   con   estas   contaminaciones   de pensamiento   como   ocurre   en   la   religión   occidental.   Nadie   debería   sentir culpabilidad   al   respecto,   sino   que   se   producen   por   ignorancia   y   falta   de   en­ tendimiento   de   la   naturaleza   del   pensamiento.   Así   que   sea   benévolo   con usted   mismo   al   explorarlos   y   a   la   vez   honesto   para   poder   cosechar   buenos frutos y beneficios.

* * *

Al   final   de   cada   descripción   hay   un   ejercicio   mental   que   puede   ayudarle a   transformar   cada   contaminación   concreta   en   una   energía   de   pensamien­ to   positivo.   Utilice   los   ejercicios   para   las   emociones   que   le   influyen   más para   así   poder   clarificar   la   contaminación   de   pensamiento,   acabar   con   su influencia   negativa   y   transformarla   en   energía   positiva.   Estos   ejercicios   le parecerán muy sencillos, pero son profundos y poderosos y constituyen

(29)

fuertes   bloqueos   emocionales   que   pueden   hacerle   retroceder   muchos años.   Salvo   que   se   especifique   lo   contrario,   no   hay   límite   temporal   para realizar los ejercicios. Sencillamente llévelos a cabo según su propio ritmo.

LAS OCHO CATEGORÍAS DE CONTAMINACIÓN Envidia

La   envidia   puede   esconderse   tras   la   sonrisa,   las   promesas,   la   amistad   y muchas   otras   interacciones   humanas.   Limita   la   felicidad   y   provoca   enfer­ medad   tanto   en   la   persona   envidiosa   como   en   la   persona   contra   la   que   se dirige   la   envidia.   Cuando   uno   siente   envidia   pierde   el   sentido   de   diver­ sión   y   vinculación   con   los   demás.   La   envidia   no   es   productiva   y   crea   infeli­ cidad.

A   las   personas   dominadas   por   esta   emoción   les   resulta   muy   difícil   seguir los consejos de los demás o aprender de sus errores.

;

Ejercicio de pensamiento para transformar la envidia

Siéntese   y   póngase   cómodo.   Imagínese   que   se   está   lavando   la   cara,   las manos   y   la   cabeza.   A   medida   que   va   echándose   agua   fresca,   su   corazón se tranquiliza. El agua se lleva la impureza de la envidia y la transforma en   agua   amarronada.   Cuando   acaba   de   lavarse,   su   corazón   está   abierto y   libre   de   toda   envidia.   En   ese   momento   mira   el   agua   sucia   que   se   ha acumulado   en   la   palangana   y   se   imagina   imágenes   y   situaciones   que   re­ sultan de su envidia. Empieza a ver cuál era la naturaleza de su envidia pasada y el daño que causó a los demás. Al verlo más claro, se responsa­ biliza de todas las situaciones y después tira el agua sucia.

Celos

Los   celos   no   son   como   la   envidia,   que   es   calculada   y   meditada.   Los   celos ocurren   en   un   momento   de   pasión   en   el   que   se   despierta   el   deseo   primiti­ vo   de   que   alguien   posee   algo,   sea   lo   que   sea,   que   usted   no   tiene.   Ser   celoso es   como   padecer   una   ceguera   temporal,   ya   que   la   persona   sólo   ve   el   objeto de sus celos y el mundo parece quedar sumido en las tinieblas.

(30)

Ejercicio de pensamiento para transformar los celos

Aunque   se   trata   de   un   ejercicio   muy   sencillo,   es   muy   eficaz.   Siéntese solo  en un lugar tranquilo y en voz alta ­muy alta­ pídale a su ser inte­ rior   que   le   muestre   los   celos   en   su   vida   cotidiana   e   interior   con   todo detalle. Aleje los celos gritándoles que se marchen de su cuerpo.

Dé gracias por ello.

Avaricia

La   avaricia   es   premeditada   ya   que   sigue   un   plan   estratégico.   Este   senti­ miento   no   sólo   se   da   con   la   comida   o   la   riqueza,   sino   también   con   la   ambi­ ción,   el   poder   e   incluso   la   felicidad.   Es   una   emoción   inadecuada   que   busca la   acumulación   de   algo   para   sentirse   a   salvo   y   seguro.   La   avaricia   crea   una salud   enferma   y   problemas   de   inseguridad,   dinero   y   relaciones.   La   avari­ cia es similar a la erosión de la tierra debido a la acción del mar o del vien­ to; invisible, pero real y muy destructiva.

Ejercicio de pensamiento para transformar la avaricia

Diríjase   a  un   lugar   de   gran   belleza   natural,   cerca   del   mar   o   del   agua   y cierre   los   ojos.   Escuche   el   viento,   el   mar   o   los   sonidos   del   agua.   Céntre­ se   en   uno   de   esos   sonidos   de   modo   que   nada   interrumpa   su   mente. Ahora   dirija   ese   sonido   para   empezar   a   erosionar   su   avaricia   y   reempla­ zarla   por   la   apreciación   del   orden   natural   de   las   cosas   y   por   un   enten­ dimiento de que todo es fruto de su debido tiempo.

Enfado

El   enfado   surge   cuando   una   persona   se   ve   abrumada   por   el   mundo   y   se siente   incapaz   de   cambiarlo.   Este   sentido   de   frustración   crece   en   intensi­ dad   y   crea   enfado,   una   reacción   individual   ante   el   mundo,   a   nivel   externo   e interno.   El   enfado   es   un   autorreconocimiento   inadecuado   de   intensa   ener­ gía que crea un sentido de concienciación.

(31)

La   gente   influenciada   por   el   enfado   busca   la   perfección   en   todo   y   se   ven como   líderes   y   guías   para   otras   personas.   El   enfado   crea   una   experiencia imperfecta   de   divinidad   en   quien   lo   padece   y   hace   que   esas   personas,   que podrían ser muy perceptivas espiritualmente, dejen de serlo.

Ejercicio de pensamiento para transformar el enfado

Para   transformar   el   enfado   primero   debe   pensar   en   cómo   puede   ayu­ dar a otras personas. Piense en por qué surge su enfado. Céntrese en la energía   de   pensamiento   que   posee   para   tener   mayores   experiencias de amor y mayor espiritualidad en su vida cotidiana.

Lujuria

La   lujuria   pretende   que   todo   salga   bien.   Es   la   necesidad   de   controlar   el mundo   y   la   personalidad.   La   lujuria   busca   identificarlo   todo   con   la   propia experiencia;   no   cree   en   nada,   sólo   en   sus   propias   acciones.   La   lujuria   y   la arrogancia   están   relacionadas,   como   ocurría   con   las   dos   hermanastras   del cuento de Cenicienta.

La   gente   influenciada   por   la   lujuria   busca   la   compañía   de   los   demás   y suele valorar las relaciones humanas. La gente les importa mucho, pero a la vez suelen querer ser el centro de cualquier interacción. Ejercicio de pensamiento para transformar la lujuria Siéntese tranquilo. Escuche a los demás sin incluir sus opiniones o pro­ yectar su personalidad. No tiene que hacer que los demás sean como usted quiere. Experimente la sabiduría y la belleza de los demás y así ellos también le descubrirán a usted. Arrogancia

La   arrogancia   es   falta   de   seguridad.   La   arrogancia   se   produce   al   sentirse inseguro sobre qué hacer, de modo que crea un sistema defensivo de emo­

(32)

ciones.   La   arrogancia   se   asienta   en   el   centro   de   todas   las   emociones   que   he­ mos   enumerado.   A   una   persona   arrogante   no   le   gustaría   ser   así,   pero   tiene miedo a actuar de otra forma y además no sabe cómo cambiar.

Las   personas   influenciadas   por   la   arrogancia   consideran   que   las   cosas no   son   duraderas   y   que   sólo   pueden   confiar   en   ellas   mismas.   Muchas   veces parecen   apartadas   de   los   demás   porque   no   cuentan   con   la   capacidad   para crear amistades.

Ejercicio de pensamiento para transformar la arrogancia

Siéntese   en   un   lugar   tranquilo.   Considere   todo   lo   que   ha   conseguido en   la   vida.   ¿Qué   es   lo   que   realmente   tiene   valor?   ¿Es   feliz?   ¿Se   conoce bien   a   usted   mismo?   ¿Le   conocen   bien   los   demás?   ¿Comparte   cosas con   los   demás?   ¿Tiene   verdaderos   amigos?   Considere   estas   pregun­ tas   con   honestidad.   Después,   cuando   ya   haya   respondido,   cultive   la amistad   que   tiene   con   esas   personas   para   ser   capaz   de   reconocer   opor­ tunidades de cambio positivo.

Acciones y pensamientos descuidados

Las   acciones   y   pensamientos   descuidados   son   actos   emocionales   y   mate­ riales   que   se   realizan   de   forma   espontánea,   sin   ser   meditados,   y   que   tienen efectos   y   repercusiones   a   largo   plazo.   Algunos   ejemplos   son   ser   duro   con una   persona,   hacer  daño   a  los   demás  o   pasar   cotilleos.   Las   acciones  y   pensa­ mientos   descuidados   muchas   veces   ocurren   cuando   estamos   fuertemente influenciados por otras contaminaciones emocionales.

La   gente   influenciada   por   esta   energía   emocional   todavía   no   ha   apren­ dido   a   calmarse   y   a   utilizar   los   recursos   emocionales   de   los   que   dispone para actuar con mayor cautela y evitar acciones torpes.

(33)

Ejercicio de pensamiento para transformar acciones y pensamientos descuidados

Dedique   30   minutos   todas   las   mañanas   a   hacer   esta   meditación.   Sién­ tese   en   una   silla,   con   los   brazos   reposando   sobre   las   piernas.   Céntrese en   el   día   que   le   espera.   Contemple   el   día   como   un   acontecimiento   per­ fecto, que pueda controlar y que se produzca con equilibrio y armonía.

Egoísmo

El   egoísmo   nace   cuando   una   persona   no   tiene   conciencia   de   su   ser   de forma   física   o   emocional.   Esta   falta   de   autoconciencia   conduce   a   la   sole­ dad, que  a su vez afecta a la química cerebral y al funcionamiento  de las ex­ tremidades, sistemas muy relacionados con nuestras emociones.

El   egoísmo   es   adictivo.   Cuanto   más   egoísmo   experimente   una   persona, más   propensa   será   a   ser   dependiente   de   la   energía   del   egoísmo.   Ser   egoísta acaba  con  la  vitalidad   de  una  persona  y  deja  muy   poco   tiempo   y  energía  res­ tantes para lo demás.

Ejercicio de pensamiento para transformar el egoísmo

Túmbese   boca   arriba   con   los   brazos   y   las   piernas   cómodamente   estira­ dos.   Imagínese   que   su   cuerpo   empieza   a   disolverse   y   que   poco   a   poco se   convierte   en   cenizas.   Lo   único   que   queda   es   el   corazón   físico,   latien­ do, y  su mente,  que  habita en su corazón.  A  partir de  ahí  su mente  em­ pieza   a   regenerar   nuevos   pensamientos   que   crean   nuevas   emocio­ nes,   que   a   su   vez   hacen   que   tenga   un   cuerpo   físico   completo   y   libre   de egoísmo.

Ahora   que   ya   ha   entendido   el   papel   y   la   importancia   de   sus   emociones   y de   la   contaminación   de   pensamiento   que   puede   impedir   el   correcto   desa­ rrollo   del   pensamiento,   es   hora   de   indagar   con   mayor   precisión   en   la   for­ ma en que puede usarse esa energía para crear felicidad.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...