EL CONSOLADOR Juan 14:16

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

EL CONSOLADOR

Juan 14:16

“Yo rogaré al Padre y os dará otro consolador, para que esté con vosotros para siempre”

Consolador: sign. “Un Dios que está siempre al alcance de la mano”, “alquien que se encuentra a nuestro lado, a quien podemos apelar en cualquier momento que le necesite”

Jesucristo presenta al Espíritu Santo; Juan 7.37-39. En el Evangelio de Juan hay un desenvolvimiento progresivo de la doctrina del Espíritu Santo.

• Primeramente en abstractas declaraciones de la verdad • Y luego ilustrándola por medio de un milagro muy

significativo y precioso.

En Juan 1: 34 vemos descender al Espíritu Santo en forma de paloma y asentar sobre Jesús.

En Juan 3:34 se nos dice que Dios no le da el Espíritu por medida. Debemos interpretar que antes de Jesucristo el Espíritu de Dios a los hombres lo habian recibido por medida; recibido algunos donesy algo de su influencia y poder. Pero Cristo recibió en persona al Espíritu Santo en toda su plenitud y desde entonces el Espíritu Santo ha residido en el

mundo con sus ilimitados e infinitos atributos. Se mostró en su totalidad al hombre.

Jesucristo en la Cruz del Calvario deja a la disposición del hombre: • La autoridad sobre todas las cosas

• como si fuera un legado desprendido desde su propio corazón e interior, el Espíritu Santo en todas sus

manifestaciones.

a. En mi nombre seran hechas todas las cosas b. El tomará de lo mio, para mostrarselo

c. Da testimonio de Cristo

Juan el Bautista, el precursor decia “el es el que bautiza con el Espíritu Santo y Fuego”. El apostol Pedro declaró “Jesús es el poder de lo alto y el Espíritu de Pentecostés”. El Espíritu Santo es:

• El Dios que está a nuestro lado bajo cualquier circunstancia • Nos proporsiona Consuelo

• No solamente para alcanzar gozo espiritual, sino contra con su auxilio eficiente en cualquier emergencia que se nos presente

(2)

I. LA MANERA COMO SE PRESENTA

a. Como el Espíritu regenerador: 3:5-6 “El que no naciere de

agua y del Espíritu, no puede entrrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”.

¿Qué es nacido del agua y el espíritu? - No basta con un cambio de estado ni con una reforma de la vida, sino que se necesita un cambio de espíritu; es preciso nacer de Nuevo o nacer de arriba. Cambio en el corazón: Efesios 2.1-6; 5:26; 1Pedro 1:22-23. Este cambio radical es un don de Dios; Efesios 2:8, esta generosa y llbre iniciativa divina de salvar al hombre, toma cuerpo en una persona. De acuerdo a Marcos 1:15, las condiciones

indispensables para que ese reino de Dios sea realidad en

nuestras vidas son el arrepentimiento o cambio de mentalidad y la fe en la buena noticia que es el evangelio.

Cristo da su palabra de amén (amén proviene del verbo habreo “amán” –sign. asegurar, sostener, nutrir, asi sea.

I. Primero, el autor de ese cambio radical: “nacer de arriba o de nuevo” es obra del Espíritu Santo; agente ejecutivo de la Trina Deidad, vers. 5-8. Este cambio no es producto de la sabiduria ni del poder humano, sino del poder y de la gracia del Espírtu de Dios. El hombre espiritual, hijo de Dios, nace del Espíritu, que es Dios y de Dios, que es Espíritu. 4:24; 2Cor. 3:17.

II. Segundo, la naturaleza de este cambio y ¿qué es lo que

produce?: es espíritu, vers. 6.; Juan 1:12-13

a. Los hombres espirituales son los que son injertados en Cristo; Rom. 6.5, hechos un solo espíritu con él: 1Cor. 6.17,

b. Entra a formar parte de la familia divina; Rom. 8.14-17; 2Pedro 1:4.

c. Desde ahora el pecado y la carne no jan de dominarles: Rom. 6:12, sino que andarán en el espíritu y no satisfacer los deseos de la carne; Galatas 5.16.

d. Nacer de Nuevo es experimentar un cambio total que solo se ñpuede describir como re-creación.

i. El hombre se descompuso al dejar que el pecado entrara en el, provocando muerte espiritual la cual lleva a la muerte fisica del alma

ii. Al dejar entrar a Jesús en nuestro corazón provoca que el perdona el pasado y el Espíritu nos capacita para el futuro;

(3)

III. Tercero: El Señor ilustra esta regeneración espriritual con dos similes:

La obra de nuestra regeneración espiritual es

comparada al agua. Comparar Juan 3.5 con 15:3 y 17:17; Efesios 5:26; Tito 2:5; 1Pedro 1:23. El agua es la palabra de Dios, la gracia o el don de Dios: Ez. 36:25-27; Jn 4:10-14; Apoc.22:1. Entonces se

compara el agua a la operación del Espíritu Santo en la tarea de la espiritual regeneración puesto que el agua, por una parte, limpia y purifica de la suciedad y por otra parte refresca y conforta.

La obra de nuestra regeneración espiritual es

comparada a la acción del viento; vers. 8. Su

comparanza con el viento la pone al relieve para que Nicodemos pueda entender el efecto del Espíritu Santo en el corazón del hombre. La acción del Espíritu es soberana, misteriosa e incomprensible, con su libre gracia y sus dones inmerecidos no tiene más medida que su beneplácido; Efesios 1:11; 4:7 y todos los que son nacidos por el Espíritu poseen la misma libertad verdadera que es la que proporciona el verdadero amor a Dios y al projimo: Rom. 5:5; 8:14-21; 2Cor. 3:17; Galatas 3:17; 5:1; Santiago 1.25; 2:12. Los efectos que fluyen el hombre no los puede controlar, manipular o monopolizar.

b. Como agua en la vida interior del hombre: Juan 7:37 “si

alguno tiene sed, venga a mí y beba”. Beber el Espíritu es más que recibirlo simplemente. Pablo en 1Cor. 12:13 “Porque por un Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo …. Y a todos se nos dio a beber de un mismo espíritu”. Juan 7:38-39. “El que cree en mi como dice la Escritura, de su interior

correrán rios de agua viva. Esa es la efusion o derrame de la vida espiritual. Debemos compararnos al río que describe el Profeta Ezequiel, cuyas agues no corren para dentro sino para afuera y llevan bendiciones a las áridas tierras de los lugares desiertos de la vida. El río da la idea de algo abundante, llenol y rebosante, algo que corre espontánea y libremente: no requiere que se le extaiga con una bomba, sino que brota por si solo. Realmente el verdadero servicio brota del corazón lleno y gozoso y corre como un río de abundosas agues.

c. Como vino, simboliza fruto – Juan 2:8. El agua simboliza

limpieza, pero el vino representa el gozo, el amor y la vida

divina. El vino son los frutos que brotan del interior del hombre nuevo. Cuando recibimos el Espíritu Santo somo únicamente cristianos de agua, pero al servir y dar su plenitud bebemos vino celestial y participamos del gozo divino. Cuando estamos en el proceso de ser vino, nos convertimos en una boda y en

(4)

reconoce que nuestro nuevo estado es mejor. Debemos siempre escuchar su voz que nos dice “llenad esas tinajas”

II. DURACIÓN DE ESA PERMANENCIA

“Para que esté con vosotros para siempre” : Juan 14:16. El sella el corazón para el día de la redención. El se apodera del alma para no dejarla jamás.

III. LA RELACIÓN DEL ESPIRITU SANTO CON JESUCRISTO

“Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuere, el

Consolador no vendría a vosotros, más si me fuere, os lo enviaré” Juan 16:7. El Espíritu Santo es para nosotros como lo era Jesús para sus discipulos. El Espíritu esta presente en todos los lugares a la misma vez, supliendo la ayuda a todo aquel que la pida. La obra del Espíritu Santo es hacer que la persona del Señor Jesús sea más real y comprensiva en su totalidad. “El dará testimonio de mí , no hablará de sí mismo” “ No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”. “ En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros” Juan 1:21-23

IV. EL ESPÍRITU SANTO COMO MAESTRO

“El os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho. Juan 14:26, comparar con Juan 16:12-13

V. EL ESPIRITU SANTO RECORDADOR DE LA VERDAD

“El Espíritu Santo … os recordará todo lo que os he dicho” Juan 14:26. El nos traerá a nuesto interior el recuerdo de las promesas dada por nuestro Dios y el saber decir la palabra precisa como espada para defendernos ante el adversario.

VI. EL ESPIRITU SANTO ES EL QUE IMPARTE LAS FUERZAS

NECESARIAS PARA EL SERVICIO

“El convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” Juan 16:8-11. Nosotros podemos acusar al mundo de su pecado, pero únicamente el Espíritu Santo puede redarguirlo de él.

VII. EL ESPIRITU SANTO NOS HACE VER LO QUE HA DE VENIR

Es el revelador de las promesas y de la realización del futuro. Este momento es dado cuando Dios le muestra a su iglesia las

manifestaciones futures dada a los profetas y declaradas en el libro de Apocalipsis. Levantado en un mundo terrenal y atraido por el mundo espiritual

El hombre Nuevo es retirado del mundo, para luego ser enviados de regreso, con el objetivo de bendicir a otros y ser bendicido. Cristo venció porque el supo vivir en el mundo sabiendo que su morada no era esa, porque su morada era en el cielo.

(5)

El Padre lo había enviado del cielo y nosotros también debemos ser enviados del cielo, para que trabajemos en la tierra como hombres que moramos en el cielo.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :