m e d i c r i t r e v i s t a de m e d i c i n a i n t e r n a y c r í t i c a

Texto completo

(1)

RESUMEN—Objetivo. Analizar los pasos necesarios para conseguir una dona-ción efectiva de órganos, describir nuestra experiencia y desarrollar una serie de propuestas para mejorar las tasas de donación. Método. Estudio de serie de casos, de forma retrospectiva fueron recogidas un grupo de variables demográficas y las características que permitían definir a los pacientes en: posibles donantes, donantes potenciales, donantes reales y donantes efectivos. También fueron recogidas las causas de ME y de pérdidas de donantes. Resultados. Durante los años 1998 al 2004 fueron evaluados 248 pacientes con una edad media de 40.9±13.5 años, sien-do el 70.2% hombres (174), a 86 de estos pacientes se les diagnóstico ME (34.7%) llegando a ser donantes reales 29 (33.7%) y de estos donantes efectivos 20 (68.9%), en los donantes sólo fueron extraídos los riñones. La tasa de donantes de órganos por millón de población en los primeros cinco años fue muy irregular, estabilizándose en los años 2003 y 2004 muy cercana a la obtenida por el país. La causa de ME pre-dominante fue la enfermedad cerebrovascular hemorrágica. Las causas de pérdidas de donantes de órganos más frecuentes fueron el fallo del mantenimiento y la nega-tiva familiar. Tanto por falla del mantenimiento como por las neganega-tivas familiares se observó una disminución progresiva con el transcurso de los años. Conclusión. El estudio de siete años de trabajo en la donación de órganos permitió conocer las áreas de mejora quedando resumidas en: incremento de la detección de posi-bles donantes, mejorar el acercamiento familiar y el mantenimiento del donante, lograr donaciones multiorgánicas e iniciar la obtención de tejidos.

PALABRAS CLAVE—Donante, Donación de órganos, Procuración de órganos y tejidos (MeSH).

MEDICRIT 2008; 5(2):54-62 Medicrit © 2008. Derechos Reservados.

Evolución de la Donación de Órganos y

Ca-racterísticas de los Donantes en un Hospital

Universitario Cubano

Argelio Santana Cano, M.D., Marcos D. Iraola Ferrer, M.D., Roberto Travieso Peña, M.D., Julio Cortizo Hernández, M.D., Belkys Rodríguez

Llerena, M.D., Aleyda Hernández Lara, M.D., Daniel Olivera Fajardo, M.D., Reinaldo Jiménez Prendes, M.D., Alberto Noalla Paret, L.C.E.

m e d i c r i t r e v i s t a de m e d i c i n a i n t e r n a y c r í t i c a

Correspondencia: Dr. Marcos D. Iraola Ferrer. Avenida 52, Número 6501-B, Entre 65 y 67. CP: 55200. Cienfuegos 2. Cuba. Tel: 053 432 519202, Fax: 053 432 517387. Correo electrónico: mif@gal.sld.cu.

Para información sobre los autores, ver apéndice al final del artículo.

Como citar este artículo: Santana A, Iraola MD, Travieso R, Cortizo J, Rodríguez B, Hernández A, Olivera D, Jiménez

R, Noalla A. Evolución de la Donación de Órganos y Características de los Donantes en un Hospital Universitario Cubano. Medicrit 2008; 5(2):54-62.

NLMID: 101253595 Incluida en el Catálogo de National Library of Medicine, USA. Indexada en la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal REDALYC, IMBIOMED y en PERIÓDICA, Base de datos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Para comentarios sobre este artículo, favor dirigirse a: ediciones@medicrit.com

(2)

Evolution of Organ Donation and

Characte-ristic of Donners in a Cuban University

Hos-pital

Argelio Santana Cano, M.D., Marcos D. Iraola Ferrer, M.D., Roberto Travieso Peña, M.D., Julio Cortizo Hernández, M.D., Belkys Rodríguez

Llerena, M.D., Aleyda Hernández Lara, M.D., Daniel Olivera Fajardo, M.D., Reinaldo Jiménez Prendes, M.D., Alberto Noalla Paret, L.C.E.

ABSTRACT—Objective. To analyze the necessary steps to get an effective or-gan donation, to describe our experience, and to develop a series of proposal to improve the donations rate. Method. It is a study of series of cases. In a retrospec-tive way, some demographic variables were analyzed, as well as the characteristics that allowed us to define the patients into: possible donners, potential donners, real donners and effective donners. The causes of brain death (neurological death) and the loss of donners were also analyzed. Results. From 1998 to 2004, 248 patients were evaluated with an average age of 40.9±13.5. Out this total 70.2% were males (174 patients). From this group of male patients, 86 were diagnosed with brain dea-th (34.7%) only 29 of dea-them (33.7%) were real donner. From dea-this real donners, 20 patients (68.9%) were effective donners. In all these donners, the kidneys were the only one organs used. The organ donner’s rate per million inhabitants in the first 5 years was very irregular, audit was steady in the years 2003 and 2004 which was very closed to the one obtained in the country. The most predominant cause of brain death was the hemorrhagic cerebrovascular disease. The most frequent causes of organ donner’s loss were the damage in the human body and the family refusal. These two elements have diminished progressively within the pass of the time. Con-clusion. A seven year study of the organ’s donation allowed us to know the areas of improvement which are summarized in aspects such as: an increment in the better conditions of the donner; and also to achieve multi-organic donation and to start with the attainment of tissue.

KEY WORDS—Donor, Organ Donation, Tissue and Organ Procurement (MeSH). MEDICRIT 2008; 5(2):54-62

Medicrit © 2008. Derechos Reservados.

Correspondencia: Dr. Marcos D. Iraola Ferrer. Avenida 52, Número 6501-B, Entre 65 y 67. CP: 55200. Cienfuegos 2. Cuba. Tel: 053 432 519202, Fax: 053 432 517387. Correo electrónico: mif@gal.sld.cu.

Para información sobre los autores, ver apéndice al final del artículo.

Como citar este artículo: Santana A, Iraola MD, Travieso R, Cortizo J, Rodríguez B, Hernández A, Olivera D, Jiménez

R, Noalla A. Evolución de la Donación de Órganos y Características de los Donantes en un Hospital Universitario Cubano. Medicrit 2008; 5(2):54-62.

NLMID: 101253595 Incluida en el Catálogo de National Library of Medicine, USA. Indexada en la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal REDALYC, IMBIOMED y en PERIÓDICA, Base de datos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Para comentarios sobre este artículo, favor dirigirse a: ediciones@medicrit.com

(3)

en el siguiente año se comenzaron a realizar las primeras extracciones de órganos. El objetivo de este trabajo es ofrecer un análisis científico de todos los pasos necesarios para conseguir una donación efectiva de órganos, describir nuestra experiencia y contrastarla con las experiencias nacionales e internacionales más relevantes en este terreno y desarrollar una serie de propues-tas para mejorar las propues-tasas de donación.

Lugar

El estudio fue realizado en el Hospital Universi-tario “Dr. Gustavo Aldereguía Lima” de Cienfue-gos, único hospital de referencia de la provincia que cuenta con una población aproximada de unos 400.000 habitantes, el hospital está confor-mado por 640 camas y todas las especialidades médicas, excepto cirugía cardiaca y trasplante. El hospital es clasificado como centro extractor al poseer la capacidad para el diagnóstico de muer-te encefálica (ME) y correcto manmuer-tenimiento del donante, así como los equipos medico-quirúrgi-cos necesarios para llevar a cabo la extracción y preservación de los órganos (riñones). Esta ads-crito a un centro trasplantador de referencia a donde se envían los órganos obtenidos.

Pacientes

En el estudio entraron todos los pacientes que fueron evaluados como posibles donantes entre los años 1998 y el 2004, llegando a un total de 248.

Diseño de estudio

Estudio de serie de casos, de forma retrospectiva fueron recogidas un grupo de variables demo-gráficas (edad y sexo) y las características que permitían definir a los pacientes en: posibles donantes, donantes potenciales, donantes reales y donantes efectivos (Tabla 1). Para el diagnós-tico de muerte encefálica (ME) se utilizó se uti-lizaron los criterios sugeridos por la Comisión Nacional de ME hasta el año 2001 que apareció la Resolución Ministerial No. 90 y que en su anexo II, apartado E) Diagnóstico de la perdida irreversible de las funciones encefálicas plantea “Ante un coma de origen conocido, y una vez excluida la existencia de situaciones que pudie-ran dificultar el diagnóstico clínico, un paciente “Cuando es tarde para prevenir, cuando ni la medicina ni

la cirugía son capaces de sanar el órgano o el tejido lesio-nados, sólo hay una esperanza, cambiar la parte dañada por otra en mejor estado”.

D

espues de cuatro décadas de

experiencia, los progresos en el campo de los trasplantes han sido impresio-nantes. Los avances técnicos y el desarrollo de nuevos fármacos inmunosupresores han hecho posible que un gran número de pacientes pue-dan beneficiarse de estas terapéuticas en todo el mundo. Sin embargo, la escasez de donantes de órganos para trasplante constituye hoy día el mayor obstáculo para conseguir su desarro-llo completo, a la vez que supone una barrera infranqueable para la generalización de estos tratamientos. Aunque los trasplantes salvan mi-les de vida y transforman la calidad de vida de miles de pacientes, muchos enfermos mueren o deben continuar recibiendo tratamiento susti-tutivo para su insuficiencia renal crónica (IRC) porque la oferta de órganos para trasplante no cubre las necesidades actuales.1,2 Actualmente

en nuestra provincia tenemos 72 pacientes con IRC que reciben tratamiento sustitutivo y 38 de ellos esperan por un trasplante.

El binomio donación/trasplante es indivi-sible. Sin embargo, históricamente la segunda parte ha recibido mucha más atención por parte de la comunidad científica, tanto por lo que se refiere a la investigación como a los recursos invertidos. Hasta hace poco, tan sólo un peque-ño porcentaje (no más del 2-3%) de los trabajos que se remitían a los congresos internacionales de trasplantes estaban relacionados con la do-nación de órganos, su extracción o su preser-vación, pese a que está claro que sin donación de órganos no hay ninguna posibilidad de tras-plante.

Afortunadamente, esta situación está empe-zando a cambiar. Todos los profesionales del trasplante manifiestan su preocupación por la escasez de órganos disponibles, y podemos ver en las más prestigiosas revistas científicas al-gunos editoriales dedicados a este problema y cómo podría ser afrontado. Sin embargo, son aún muy escasos los trabajos de investigación en este campo.3-5

En nuestro hospital se organizó el proceso de donación de órganos a finales del año 1997 y

m e d i c r i t r e v i s t a dem e d i c i n a i n t e r n ay c r í t i c a

(4)

que presenta una exploración clínica de ME y una prueba instrumental de soporte diagnóstico concluyente, puede ser diagnosticado de ME sin ser necesario esperar el periodo de observación ...”.6 Las pruebas utilizadas por nuestro grupo

son: electroencefalografía (evaluación de la fun-ción neuronal) y sonografía Doppler transcra-neal (evaluación del flujo sanguíneo cerebral). También fueron recogidas las causas de ME y de pérdidas de donantes.

Análisis de datos

Se utilizaron números absolutos y porcentajes para comparar las variables entre los años que conformaron el estudio, en el caso de la edad fue calculada la media en años y la desviación estándar. La tasa de donantes por millón de po-blación (pmp) se calculó a partir de la pobla-ción de la provincia de Cienfuegos y que fue de 388.937 (1998), 391.503 (1999), 392.841 (2000), 394.500 (2001), 396.103 (2002), 398.053 (2003), 399.403 (2004) habitantes.

Características generales

Durante los años 1998 al 2004 fueron evaluados 248 pacientes con una edad media de 40.9 ±13.5 años, siendo el 70.2% hombres (174), a 86 de estos pacientes se les diagnosticó ME (34.7%) llegando a ser donantes reales 29 (33.7%) y de

Tabla 1. Definiciones. Posible donante de órganos:

Toda persona que es admitida en el hospital con 8 puntos o menos en la Escala de Coma de Glasgow independien-temente de la causa que origina el coma.

Donante potencial de órganos:

Toda persona diagnosticada de muerte encefálica por examen clínico una vez descartadas por el equipo de coordina-ción en una primera valoracoordina-ción las contraindicaciones médicas que implican un riesgo para el receptor.

Donante real de órganos:

Todo donante potencial que entre al quirófano para proceder a la extracción de al menos un órgano con objeto de ser trasplantado a un receptor (aunque ningún órgano fuese después trasplantado, el donante merecería la califica-ción de real, una vez que ha entrado al quirófano).

Donante efectivo de órganos:

Todo donante real del que al menos se ha obtenido y trasplantado un órgano a un receptor. Donante multiorgánico:

a) Donante real del que se genera, o

b) Donante efectivo del que se extraen e implantan, al menos uno o dos riñones más un órgano extrarrenal o bien al menos dos órganos extrarrenales.

estos donantes efectivos 20 (68.9%), en los donantes sólo fueron extraídos los riñones. Los donantes reales tenían una edad media de 41.6±10.1 años y el 68.9% eran hombres (20). Como aparece en la figura 1 la edad media se fue incrementando progresivamente en los do-nantes reales hasta obtener el valor más elevado en el año 2004, 43.9 años.

También en los últimos dos años se incre-mentó el porcentaje de donantes reales del total de ME, 50 y 62.5%, respectivamente (Figura 2). Tasa de donantes reales de órganos

La tasa de donantes de órganos por millón de población en los primeros cinco años fue muy irregular, estabilizándose en los años 2003 y 2004 muy cercana a la obtenida por el país (Fi-gura 3). El número máximo de donantes fue de 6 y se obtuvieron en los años 2000 y 2003. Causas de ME

La causa de ME predominante fue la enfermedad cerebrovascular hemorrágica (hemorragia cere-bral y subaracnoidea)(Figura 4).

Pérdidas de donantes de órganos

El número de pérdidas de donantes por año se fue reduciendo progresivamente hasta llegar a solo tres pérdidas en el último año (Figura 5). En los siete años que comprendió el estudio las causas de pérdidas de donantes de órganos más RESULTADOS

(5)

0 40 50 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 38,2 39,2 39 40,1 43,8 43,2 43,9 Edad (años) Año Edad (media) 0 10 20 30 40 50 60 70 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 45,5 23,1 30 23,1 11,1 50 62,5 Porcentaje (%) Año Donantes 0 20 40 60 80 100 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 60 33,3 66,7 66,7 33,3 20 Porcentaje (%) Año Trauma de cráneo 40 66,7 33,3 33,3 100 66,7 80 Enfermedad cerebrovascular 0 3 6 9 12 15 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 10 8 3 Donantes (n) Año 6 14 10 6 0 5 10 15 20 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 12,8 7,7 15,3 7,6 2,5 15,1 2,5 Porcentaje (%) Año Cienfuegos 8,7 8,5 8,7 12,6 19,9 17,3 16,2 Cuba 0 5 10 15 20 Fallo de mantenimiento Negativa familiar Disfunción orgánica Alteraciones US Tumores Edad 15 7 1 Donantes (n) 18 13 3 1 2 3 4 5 6 m e d i c r i t r e v i s t a dem e d i c i n a i n t e r n a yc r í t i c a

(6)

frecuentes fueron el fallo del mantenimiento, 18 casos y la negativa familiar, 15 casos (Figura 6). Tanto por falla del mantenimiento como por las negativas familiares se observó una disminución progresiva con el transcurso de los años (Figura 7).

Al hablar del proceso de donación de órganos, es necesario hablar del coordinador hospitala-rio, el que lleva a cabo la tarea del día a día, la parte más dura y a la vez más delicada del proceso. Esta tarea no está bien definida como lo pueda estar la de un profesional común de nuestros hospitales. Es algo que los coordinado-res han ido aprendiendo con el quehacer diario. En nuestro caso el trabajo del coordinador es compaginado con las tareas asistenciales coti-dianas, de forma que permanece de forma que permanece en contacto con la vida hospitalaria real y en principio no ha de constituir un lastre sanitario en el hospital si algún día quiere dejar las funciones de coordinador. Por varias razones

nosotros no hemos logrado estabilidad en los coordinadores hospitalarios, en siete años han sido tres, lo que probablemente explique las irregularidades observadas en los resultados de manera que constituye un punto de mejora a te-ner en cuenta para alcanzar mejores resultados.

El acercamiento a los familiares de los do-nantes potenciales representa un punto clave en el proceso donación/trasplante y es proba-blemente el más delicado, ya que se basa en la relación con el drama humano que representa la muerte de un ser cercano. La negativa familiar a la donación de órganos, representa uno de los dos obstáculos más serio para alcanzar una me-joría real en las tasas de donación de órganos.

En este punto, los medios de comunicación pueden ser una herramienta útil para la pro-moción de la donación. La población general es mayoritariamente favorable a la donación o al menos no está en contra. Sin embargo, en nuestro medio no contamos con datos reales. De esta forma nuestro éxito se debería basar en ofrecer al público en general una información exhaustiva y transparente sin que ello signifique realizar campañas publicitarias directas de las que no existen evidencias de tener impacto en la población en general. No existe ningún dato convincente en la literatura médica que apoye la idea de que este tipo de acciones pueden real-mente mejorar la predisposición del público a donar sus órganos. Por el contrario, resulta más evidente la falta de efectos prácticos de este tipo de campañas y de su elevada relación coste/be-neficio. En 1987 se llevó a cabo una encuesta en Australia para determinar el grado de infor-mación que la población general tenia sobre los trasplantes. Dos años más tarde, se realizó una campaña publicitaria televisiva sobre la necesi-dad de la donación de órganos, que fue man-tenida en antena durante 6-12 meses. En 1990 se llevó a cabo una nueva encuesta nacional que demostró que la opinión del público no se había modificado significativamente.7

Cuando hemos llegado al diagnóstico de la ME debemos intensificar el acercamiento fami-liar. En este momento particularmente sensible el primer problema aparece cuando los familia-res no tienen información sobre los deseos del fallecido. En esta situación, sólo el 50% de los ciudadanos donaría los órganos de sus familia-res.8,9 La inmediata conclusión de este dato es 0 5 10 15 20 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 12 11,5 13,3 7,9 6,9 5,4 3,4 Porcentaje (%) Año Negativa familiar 8 19,2 1,7 5,3 3 3,3 Fallo del mantenimiento

7

Figuras 1 a la 7. 1. Edad media de los donantes reales de órga-nos. Cienfuegos 1998-2004. 2. Porcentaje de donantes reales del total de ME. Cienfuegos 1998-2004. 3.Tasa de donantes de órganos en Cienfuegos y Cuba. 1998-2004. 4. Causas de muerte encefálica. Cienfuegos 1998-2004. 5. Número de pérdidas de donantes por año. Cienfuegos 1998-2004. 6. Causas de pérdidas de donantes. Cienfuegos 1998-2004. 7. Porcentaje de pérdidas de donantes por negativa familiar y fallo del mantenimiento. Cienfuegos 1998-2004.

(7)

que se debe animar a las personas a que ha-blen en familia sobre la donación de órganos y el trasplante y que transmitan su opinión a sus familiares más cercanos. Esta actitud pue-de cambiar completamente el panorama, en los mismos trabajos se demuestra que el 93-94% de las personas darían una respuesta positiva al requerimiento para la donación de órganos si conoce que su familia era favorable a esta donación. Sin embargo, este dato no siempre está disponible, y entonces la respuesta no va a depender sólo de la actitud de la persona que presenta esta opción. Los datos de esta misma organización americana10 demuestran que hasta

en un 20% de los casos no se realiza un acer-camiento a las familias de los potenciales do-nantes. Esto ocurre fundamentalmente porque el personal sanitario piensa que la donación va a afectar negativamente a la familia y a su due-lo, porque piensan que la familia va a percibir que hay un conflicto de intereses, porque no se encuentran a gusto con la idea de la donación o de presentar la opción de la donación, o simple-mente por una falta de conocimiento de cómo se lleva a cabo el proceso. Cuanto menos a gusto se encuentra uno presentando la opción de la do-nación, menos eficaz es uno y menores serán las posibilidades de hacerlo apropiadamente y, por tanto, de tener éxito. Por el contrario, si estamos convencidos de estar haciendo algo beneficioso y necesario, mayores serán las posibilidades de obtener una respuesta positiva. Las causas de las negativas no varían mucho de un país a otro,11-13

y cuando estas causas son analizadas en profun-didad, vemos que en algunos casos la decisión inicial de la familia se puede modificar con la forma en la cual estas personas son entrevista-das e informaentrevista-das. Un estudio multicéntrico de-mostró que una respuesta inicial negativa puede ser transformada en una respuesta positiva utili-zando los argumentos y acercamientos apropia-dos, si las dudas se refieren al concepto de ME, o la integridad del cuerpo o causas religiosas, sin embargo, no es tan fácil revertir una negativa cuando es la actitud general de la familia la que se opone a la donación o cuando ha existido problemas previos con los profesionales hospi-talarios.12

En estos años hemos tenido respuestas ini-ciales negativas que después se han transforma-do en positivas, por el contrario, hemos tenitransforma-do

respuestas iniciales positivas que después se han transformado en negativas. En esta última expe-riencia se pretendía realizar extracción multior-gánica, además de riñones, hígado y pulmones, la demora en la llegada de los equipos de cirugía de hígado y pulmón fue el factor que transfor-mo la respuesta inicial. La detransfor-mora para llegar a nuestro hospital fue de unas seis horas y no pudo ser revertida la respuesta. En el siguiente paciente también se pretendía realizar extrac-ción multiorgánica después de haber obtenido el consentimiento familiar, sin embargo, después de tres horas de espera se decidió por el grupo de nuestro hospital proceder a la extracción re-nal. En todos estos años no hemos logrado ex-tracciones multiorgánicas debilidad que debería ser corregida y que está muy relacionada con la rapidez en acudir los equipos de extracción no dependientes del hospital. Las extracciones mul-tiorgánicas son comunes reportándose cifras de más del 80% del total de donaciones.14

De esta forma un punto de mejora sería el inicio de la extracciones multiorgánicas (ri-ñones, hígado, corazón, pulmones, páncreas [glándula o islotes]), pero también debemos iniciar las extracciones de tejidos (córneas, piel, huesos) ya sea en el grupo de donantes en ME o en donantes a corazón parado (en asistolia o sin sostén), Sin embargo, la demanda de tejidos, al menos en nuestro hospital es baja, casi nula, a no ser que el desconocimiento influya en la mo-tivación y esto a su vez a no crear la necesidad. De cualquier manera constituye un reto para el grupo de coordinación de trasplante.

En Cuba existe el consentimiento presunto teórico, pero consentimiento informado en la práctica, la decisión del ciudadano previamen-te puede ayudar a la familia en el momento de emitir su consentimiento. Teniendo en cuenta la importancia que tienen las negativas familiares a la hora de evaluar las tasas reales de donación, existe un considerable debate entre los autores que defienden la absoluta necesidad de instau-rar leyes de consentimiento presunto estrictas y aquellos que defienden la idea de seguir con-sultando a los familiares. Las leyes de consen-timiento presunto, cuando se aplican estricta-mente parecen ser eficaces a la hora de mejorar las tasas de donación,15 pero resulta difícil su

aplicación, principalmente por el rechazo que existe hacia esta práctica, tanto en la comunidad

(8)

médica, judicial y en la población general.16

El segundo obstáculo para poder incremen-tar las tasas de donantes potenciales es mejorar la tasa de donantes no detectados.17 Este hecho

tiene importantes implicaciones, incluso en el campo de la comunicación. El primer y más im-portante grupo que necesita recibir la adecuada información está constituido por los profesio-nales sanitarios, responsables de identificar los potenciales donantes y en algunos casos incluso de realizar el primer acercamiento a los fami-liares de los fallecidos. Este grupo es particu-larmente vulnerable a los efectos que tienen las noticias negativas que aparecen en los medios de comunicación. Por el contrario, cuanto más sientan que lo que están haciendo es necesa-rio y beneficioso, mayor estímulo tienen para afrontar los problemas y, por lo tanto, mayo-res posibilidades de éxito. Es muy importante que estos profesionales se sientan apoyados, y esto trasladado al campo de la comunicación, se debe traducir en que las estrategias de mejora incluyan este grupo.

Tanto los profesionales del trasplante como los responsables sanitarios necesitan moverse en un modelo que goce de la confianza del pú-blico. Esto sólo puede conseguirse cuando los

mensajes son claros, bien definidos, positivos y cuando son transmitidos por las personas que están directamente involucradas en el proceso de donación y trasplante.

Después de analizar el proceso de detección / donación de órganos podemos sugerir un grupo de puntos de mejora que aparecen en la Tabla 2. Mejorando estos puntos se podrían lograr resul-tados cercanos a los mejores reporresul-tados (Tabla 3).

El estudio de siete años de trabajo en la do-nación de órganos permitió conocer las áreas de mejora quedando resumidas en: incremento de la detección de posibles donantes, mejorar el acercamiento familiar y el mantenimiento del donante, lograr donaciones multiorgánicas e iniciar la obtención de tejidos.

Agradecimientos: Este trabajo no podría haberse realiza-do sin la comprensión de los familiares de los realiza-donantes que dieron su consentimiento para la extracción de órga-nos y por que no, de los propios donantes que expresaron su consentimiento estando en vida. En el proceso de do-nación numerosos profesionales laboran incansablemente e incondicionalmente durante días y noches para la ob-tención de órganos, para ellos también nuestro agrade-cimiento.

Tabla 2. Áreas de mejora para la donación de órganos.

Mantener la estabilidad del coordinador hospitalario de trasplante

Completamiento del Servicio de Coordinación de Trasplantes (un intensivista, un licenciado en enfermería, un psicó-logo [Resolución Ministerial No. 46, 2003] o trabajadora social).

El Servicio de Coordinación de Trasplante debe contar como mínimo con: Local adecuado para las entrevistas con los familiares.

Equipo de refrigeración. Teléfono.

Iniciar las extracciones multiorgánicas, logrando trasplantar 3 órganos o más de cada donante (en estrecha colabora-ción con el CCNT).

Iniciar extracciones de tejidos (córnea, hueso). Disminuir el número de negativas familiares:

Mejorar el acercamiento familiar por personal entrenado (psicólogo) y en local adecuado. Estudiar causas de negativa familiar.

Promoción de la donación en la población general y profesionales sanitarios. Mejorar el mantenimiento del donante:

Admitir precozmente al donante potencial en la Unidad de Cuidados Intensivos. Construir vía clínica para la el proceso detección/donación de órganos.

(9)

m e d i c r i t r e v i s t a dem e d i c i n a i n t e r n ay c r í t i c a

Tabla 3. Objetivos a alcanzar mejorando el proceso de donación de órganos.

Años Tasa de donantes Porcentaje de donaciones multiorgánicas

2005 20 pmp (8) 12.5% (1) 2006 25 pmp (10) 20.0% (2) 2007 30 pmp (12) 25.0% (3) 2008 35 pmp (14) 50.0% (7) 2009 35 pmp (14) 70.0% (10) 2010 >35 pmp (>14) >80.0% (>11)

Los cálculos están basados en los mejores resultados obtenidos en países como España que reporta las mayores tasas del mundo. Población estimada para la provincia de Cienfuegos: 400.000.

APÉNDICE: INFORMACIÓN SOBRE LOS AUTORES

Argelio Santana Cano, M.D., Especialista de Primer Grado en Medicina Interna. Especialista de Segundo Grado en Medicina Intensiva y Emergencias. Coordinador de Trasplante. Unidad de Cuidados Intensivos — Marcos D. Iraola Ferrer, M.D., Espe-cialista de Primer Grado en Medicina Interna. EspeEspe-cialista de Segundo Grado en Medicina Intensiva y Emergencias. Unidad de Cuidados Intensivos. Vicedirector de Urgencias y Críticos — Roberto Travieso Peña, M.D., Especialista de Primer Grado en Medicina Interna. Diplomado en Medicina Intensiva. Ex-coordinador de Trasplante. Unidad de Cuidados Intensivos — Julio Cortizo Hernández, M.D., Especialista de Primer Grado en Medicina Interna. Diplomado en Medicina Intensiva. Ex-coordinador de Trasplante. Unidad de Cuidados Intermedios — Belkys Rodríguez Llerena, M.D., Especialista de Primer Grado en Medicina Interna. Especialista de Segundo Grado en Medicina Intensiva y Emergencias. Jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos — Aleyda Hernández Lara, M.D., Especialista de Primer Grado en Medicina Interna. Diplomado en Medicina Intensiva. Jefa de la Unidad de Cuidados Intermedios — Daniel Olivera Fajardo, M.D., Especialista de Primer Grado Cirugía General. Diplomado en Medicina Intensiva. Servicio de Cirugía General — Reinaldo Jiménez Prendes, M.D., Especialista de Primer Grado Cirugía General. Jefe del Servicio de Cirugía General — Alberto Noalla Paret, L.C.E., Licenciado en Enfermería. Especialista en Medicina Intensiva. Centro Provincial de Emergencias Médicas — Hospital Universitario “Dr. Gustavo Aldereguía Lima”. Cienfuegos. Cuba.

referencias

Transplant 1994 (vol. 7). Official report

1.

on transplant activities of the council of Europe. Ed. by F.M. Merieux. Lyon, Fran-ce, 1996.

1994 Annual Report of the US

Scienti-2.

fic Registry of Transplants Recipients, the Organ Procurement and Transplantation Network.

Sheehy E, Conrad SL, Brigham LE.

Es-3.

timating the number of potential organ donors in the United States. N Engl J Med 2003;349:667-74.

López-Navidad A, Caballero F.

Exten-4.

ded criteria for organ acceptance: strate-gies for achieving organ safety and increa-sing organ pool. Clin Transplant 2003; 17:308-24.

Wood KE, Becker BN, McCartney JG,

5.

et al. Care of the potential organ donor. N Engl J Med 2004;351:2730-9.

Resolución Ministerial No. 90.

Minis-6.

terio de Salud Pública de la República de Cuba (agosto 27, 2001).

Cuzin G, Dubernard JM. The media 7.

and organ shortage. In: Organ shorta-ge: the solutions. Ed. Touraine JL, et al. Kluwer Academic Publisher. Dordrecht, 1995, p. 287.

Martín A, Martínez JM, López JS. La 8.

donación en España: un estudio sobre los aspectos psicosociales. En: Coordina-ción y Trasplante. El modelo español. Ed. Matesanz R, Miranda B. Ed. Aula Médica. Madrid 19, 1995, p.143-4.

The Gallup Survey. The American pu-9.

blic attitudes towards organ donation. Boston MA. S Princeton, New Jersey: Ga-llup Organization.

Beasley C. Organ donation at the hos-10.

pital environment. Transplantation Be-yond 2000. Basel. Switzerland. Dec. 5,6, 1995.

Navarro A. Brain death epidemiology. 11.

The Madrid study. Transp Proc 1996;28: 103-104.

Gómez P, Santiago C. La negativa fa-12.

miliar, causas y estrategias. Rev Esp Tras-plantes 1995;4:334-7.

Potlecher T, Jacob F, Pain I, et al. 13.

Information des familles des donnaurs d,organs facteurs d,acceptation on de re-fus du don. Ann Fr Anesth Reanim 1993; 12:478-82.

Organización Nacional de Trasplante. 14.

http://www.msc.es/ont/estadisticas/orga-no.esp.

Roels L, Vrenterghem Y, Waerm MR, 15.

et al. Three years of experience with o “presumed consen law” leg Belgium: its impact on multiorgan donation? Transp Proc 1991;23:903-4.

Kllier DS, Hogan MN, Thurkay KJ, et 16.

al. Incentives for organ donation? Lancet 1991;338:1441-3.

Gridelli B, Remuzzi G. Strategies for 17.

making more organs avaible for transplan-tation. N Engl J Med 2000;343:404-10.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :