DE DÓNDE VENIMOS y EN DÓNDE ESTAMOS

Descargar (0)

Texto completo

(1)

ÍNDICE

PRÓLOGO: De dónde venimos y en dónde estamos ...7 PRIMERA PARTE: LA REDACCIÓN EN LA WEB

Capítulo 1: Publicaciones digitales ...13 Capítulo 2: Adaptación, convergencia y reorganización de los productos

editoriales impresos y digitales ... 19 Capítulo 3: Manuales de estilo para internet ...25

SEGUNDA PARTE: LA REDACCIÓN EN LAS REDES SOCIALES Capítulo 4: Mensajes en píldoras: la redacción en Instagram ... 31 Capítulo 5: Redacción de reportes de crisis en redes sociales ...37 Capítulo 6: Redacción de noticias en Twitter: propuesta del manual

de estilo de los diarios regionales venezolanos

La Voz y La Región, y su implementación ...41 Capítulo 7: Inquietudes surgidas en el 4CICTE sobre los manuales

de estilo para las redes sociales ... 51 Capítulo 8: Citar redes sociales y Wikipedia: un desafío de la sociedad

de la información y del conocimiento ...55 TERCERA PARTE: LA REDACCIÓN EN LOS WIKIS

Capítulo 9: La confiabilidad en los materiales didácticos elaborados

de forma colaborativa: caso los wikilibros ...67 Capítulo 10: El wiki como recurso educativo para la enseñanza y

evaluación de la escritura: tres estudios ...77 EPÍLOGO: Las brechas digitales y la libertad de expresión en las sociedades

del conocimiento: su incidencia en la educación ...87 BIBLIOGRAFÍA ...91

(2)

DE DÓNDE VENIMOS y

EN DÓNDE ESTAMOS

La escritura ha marcado un antes y un después en la historia de la humanidad. Su aparición ha sido tomada como hito para separar la prehistoria de la historia, esto porque la sociedad entendió el poder de la palabra para trascender en el espacio y el tiempo. Al tener esto en cuenta, comenzó a dejar por escrito aquellos mensajes que no solo tenían un fin meramente informativo y utilitario, sino aquellos que formaran a la ciudadanía, como las leyes, los textos sagrados, la literatura o los textos instructivos. Al tener en cuenta esto, durante siglos se fue perfeccionando el modo de escribir, en especial desde la aparición de los rollos de papiro, los códices de pergamino y los libros impresos en papel. Esto se evidencia mediante la fijación de criterios para segmentar las palabras, emplear los signos de puntuación, definir la ortografía de los vocablos, seleccionar la tipografía más adecuada, estructurar párrafos, entre otros aspectos. El propósito: garantizar la correcta transmisión del mensaje a los lectores sin importar el lugar y el espacio donde se encuentren, y tomando en cuenta el género discursivo empleado para tal fin.

En nuestros días, somos testigos de cómo la aparición de la computadora vuelve a marcar un antes y un después en la evolución de la escritura, equiparable a la aparición de la imprenta de Gutenberg en el siglo XV, y más aún con internet como plataforma para difundir, leer y, sobre todo, para interactuar con los contenidos. Si bien en sus comienzos los textos se componían con los mismos criterios del mundo del papel, hoy sabemos que la plataforma digital en constante evolución nos ha cambiado la manera de leer y de redactar contenidos. Ya el mensaje no es unidireccional, es multidireccional; la lectura no es lineal, sino hipertextual; y tenemos conciencia de que nuestros escritos tienen cobertura global y en tiempo real.

Por tales razones debemos ser breves y concisos. Al respecto, La Comisión Europea (2011) brinda 10 consejos para redactar con claridad, los cuales son perfectamente aplicables para escribir en internet. A continuación, los enumeramos:

(3)

1) Piense antes de escribir. 2) Piense en el lector.

3) Dé forma a su documento. 4) Breve y sencillo.

5) Redacte con sentido. Organice sus frases.

6) Elimine los sustantivos superfluos. Las formas verbales tienen más vida. 7) Sea concreto y no abstracto.

8) Mejor activa que pasiva.

9) Atención a los falsos amigos, la jerga y las siglas. 10) Revise y compruebe.

El otro elemento clave en este cambio de paradigma en la escritura es que la producción y difusión de contenidos es mucho más democrática. Antes, quienes escribían libros o artículos en publicaciones periódicas tenían un conjunto de intermediarios que ejecutaban unos controles de calidad de los escritos en términos de fondo y de forma (editores, árbitros, correctores, diagramadores…) hasta su materialización en la imprenta, sin contar con un equipo de mercadeo que posicione el producto editorial para que pueda ser adquirido. Esta cadena implica una cuantiosa inversión económica que un autor de forma autónoma no siempre puede afrontar. Ahora, basta que un autor acabe de escribir su mensaje y pulse la tecla «Enviar» para que el lector de inmediato lo lea en cualquier lugar del mundo. Y esto es posible sin intermediarios, de forma gratuita y sin otro requisito que tener un dispositivo electrónico conectado a internet.

Esta democratización, con todo, ha generado no pocas controversias en torno a la composición de los textos, pues proliferan los errores ortográficos y gramaticales, se difunden informaciones falsas o distorsionadas y muchas veces se escribe sin considerar las necesidades del lector en términos del tipo de información que espera recibir. Luego de varios años de redacción intuitiva por parte de los internautas, además de numerosos estudios al respecto, en este momento surgen manuales de estilo, recomendaciones y píldoras informativas que buscan adiestrar a la ciudadanía para producir mensajes mejor estructurados y más eficaces. La estandarización es cada vez más una realidad, porque es una demanda propiciada ya no por expertos de la palabra, como ocurrió en su momento con la imprenta, sino por la sociedad de la información

(4)

y del conocimiento. No podemos perder de vista esto. Si bien en una primera fase —en especial con los mensajitos de texto (SMS) y el extinto Messenger— proliferó una suerte de paraortografía en la composición de los mensajes, en este momento la tendencia es a consolidar la norma tradicional; de hecho, redactar con evidentes faltas de ortografía es cada vez menos tolerado por los internautas, más aún en redes sociales, donde existen usuarios que vigilan la correcta escritura.

Así como en el siglo XX los periódicos llegaron a ser el referente de la escritura cotidiana, tal como lo advirtiera María Moliner en una entrevista («porque allí viene el idioma vivo, el que se está usando»), en el siglo XXI lo es el mundo digital. Según mediciones de Lori Lewis y Chadd Callahan, de Cumulus Media, hechas en 2017, en un minuto los usuarios envían 156 millones de correos y 16 millones de SMS, se crean 120 perfiles profesionales en Linkedin, se envían 452.000 tuits, se suben 46.200 fotos a Instagram y 900.000 personas se conectan a Facebook. «Casi la mitad de la población mundial utiliza internet, es decir, que, cada día, unos 3.700 millones de personas se conectan a la red para comunicarse, informarse o entretenerse» (Alegre, 2017). Con semejante caudal de información circulando en un minuto entre tantísimas personas, es evidente que el mundo digital influye decisivamente en la manera de escribir y de crear palabras nuevas. No por casualidad abundan cada vez más recomendaciones para escribir bien transmitidos a modo de píldoras, incluso por entidades cuya razón de ser no está relacionada con el uso del lenguaje1.

Por todo lo expuesto, el presente libro busca explorar y analizar estas tendencias, normativas y desafíos emergentes para la redacción en internet en tres vertientes: 1) las páginas web, 2) las redes sociales y 3) los wikis. Primero se analizará la anatomía de las páginas web (incluidos los blogs), por ser las pioneras en este fenómeno, por reflejar ese tránsito del mundo del papel al mundo digital y por ser el espacio de la escritura preferida por las instituciones, medios de comunicación y expertos en diversos campos del saber. Luego exploraremos la redacción en redes sociales, por ser la plataforma más utilizada por la ciudadanía en este momento no solo para informarse, sino también para informar sobre todo aquello que ocurre a su alrededor, además de emitir opiniones y sentimientos acerca de cualquier asunto de su interés. Finalmente, revisaremos el wiki

1 El Banco Mercantil, una de las entidades financieras más grandes de Venezuela, tiene en Twitter una campaña de buen uso de la escritura denominada #BienDicho, en el que enseña reglas puntuales de la ortografía y la gramática. Esto es una demostración de que la reputación de una institución pasa incluso por una buena redacción de sus mensajes. Mercantil Banco (29 de septiembre de 2017). Los signos de interrogación y exclamación son dobles, recuerde colocar siempre los signos de apertura y cierre. #BienDicho. [Tuit]. Recuperado de https://twitter.com/MercantilBanco/status/913574086277771265.

(5)

como plataforma de redacción colaborativa y cómo incide, incluso, en la producción de materiales educativos. La redacción en wikis implica un cambio de paradigma que, a nuestro entender, ha sido un poco subestimado, pero que ciertamente refleja cómo la difusión del conocimiento no puede ser monopolizada. Wikipedia, en ese sentido, ha sido la punta de lanza de esto, no por casualidad recibió en 2015 el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional.

Varios capítulos de este libro fueron redactados originalmente como textos independientes en momentos distintos y para diferentes propósitos y audiencias: materiales de estudio para clases de Redacción y Procesos Editoriales a estudiantes de pregrado y de extensión académica; artículos y ponencias presentados para expertos en edición, corrección de textos y periodismo; y avances de investigación doctoral. Otros capítulos son materiales inéditos pensados para esta obra. Reunirlos en un mismo volumen permite apreciar un panorama sobre el estado del arte de la redacción en internet y brindarle al lector una información actualizada y orientadora que le permita saber lo que debe considerar para la redacción de blogs, tuits, posts, wikis, entre otros espacios.

Advertimos que lo que hoy digamos sobre este apasionante tema es una historia inacabada. El tiempo nos dirá si estas tendencias y normas que hoy recopilamos seguirán vigentes o, por el contrario, si la tecnología y las necesidades comunicativas de los internautas exijirán nuevas maneras de escribir.

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :