Distribución de los alisales de Tessaria integrifolia (Compositae) en los grandes ríos de la cuenca del Plata - Sociedad Argentina de Botánica

Texto completo

(1)

DISTRIBUCION DE LOS

ALISALES DE TESSARIA

IXTEGRIFOLIA

(COMPOSITAE)

EN

LOS

GRANDES

RIOS

DE

LA

CUENCA DEL PLATA

PorH. J.

REBORATTI1

yJ. J.

NEIFF2

SUMMARY

Thedistribution of the pioneer gallery forest of Tessaria integrifolia Ruiz & Pavónin the main riversof La Platabasin wasanalysed.

The coverage and spatial development of this fluvial forest weremadein

airphotos (scale 1:65000 & 1:20000) with a complementary approximation

(1:2000) in typicalareas.Inthefieldsurveysomestructural parameters (densi¬ ty,coverage,height)wererecorded.

The geographical dispersion, abundance and size of stands was mainly

related withthe hydrosedimentological regime of the rivers.

T integrifolia isvery-tolerant to extremesof low and high waters; it can

surviveto flooding periodslonger than six monthsand stand successive floods but it is strongly conditioned by the velocity of running waters.These trees

could not be foundinlatosolsofthe higherParanáand Uruguay rivers.

The areaoccupied byspontaneousforestofTessaria(morethan 30000 ha),

its rapid growth, good quality and fast regeneration,determineattractive pos¬

sibilitiesforareasonable utilization.

Los bosques hidrófilos de Tessaria integrifolia Ruiz & Pavón (“aliso de

río”,

“buibé”) ocupan

terrenos

inundablesy anegablesen

América Neotropical, desde Colombia hasta la desembocadura del

río de la Plata, en la cuenca de los ríos andinos de la vertiente del

Atlántico(Hueck,1972, Cabrera, 1976).

Como señala Cabrera (1939), Tessaria integrifolia esfrecuente en Colombia, Perú, Bolivia, Paraguay, oeste de Brasil y

norte

de

Argentina (Jujuy, Salta, Formosa, Chaco, Santa Fe, Corrientes,

Entre

Ríos

y nortede BuenosAires),alcanzando el Deltadel

Paraná.

Becario del Consejo Nacional de Investigaciones CientíficasyTécnicas

(CONICET)en elCentrodeEcología Aplicadadel Litoral(CECOAL).Docente de la Facultad de Recursos Naturales RenovablesdelaUNNE.

2 Miembro de la Carrera,del Investigador Científico y Tecnológico del CONICET (CECOAL). Profesor Titularde lacátedrade Ecología y Ambiente Humano, FacultaddeRecursosNaturales RenovablesdelaUNNE.

(2)

Según

este autor,

hay 4

ó

5especiessudamericanas;

tres

de las cuales en Argentina: Tessaria absinthioides, T.

dodonaefolia

y

T.

integrifolia)

.

Las dosúltimassuelen convivir

en

las partesmáseleva¬ das del gradiente topográfico.

En una contribución más reciente , Ariza (1979)agrega unaes¬

pecie (T. ambigua) y amplía el áreade T. integrifolia a los países de

Panamá

y Venezuela, y en Argentina: a laprovinciade Misiones (Dpto.Candelaria, adyacente al

río

Paraná).

Las características más salientes de los “alisales” y su posición

en el

contexto

de los bosques fluviales, han sido tratadas

en

otra

contribución(Neiff, 1985).

Diversos trabajos (Guida y Rotberg, 1983;Lossada etal., 1969;

Tinto, 1977) ponen de manifiesto la versatilidad de la madera de

aliso para distintos

usos,

a la vez que coinciden en la necesidad de

contar

con un relevamiento que permita

conocer

la disponibilidad

del

recurso.

En

nuestro

criterio

este

aspecto involucra

tres

escalasdiferentes de problemas:

1) El conocimiento del área de dispersión geográfica (a nivel

continental) loque

nos

permitiráestablecerglobalmente las

caracte¬

rísticas del habitat (sitio) y colegir sobre los principales factores

ambientales que hanoperado sobrela

distribución

de

estos

bosques.

2) La localización espacial y el

área

ocupada por losalisales a

nivel de

cuencas,

subcuencas y de unidades de paisaje dentro de de¬

terminada

cuenca.

Este

análisis permitirá evaluar, a nivel de unida¬

des de manejo, las perspectivas de aprovechamiento del recurso y

los puntos

más

adecuados para las operaciones de transformación

primaria ysecundaria.

3) La distribución delas poblacionesen losgradientesdetermi¬

nantes

del paisaje.Esteestudio compromete el conocimiento simul¬

táneo

de las variables espacio-temporales que condicionanlapersis¬

tencia ylocalizacióndel

recurso.

En

esta contribución

se abordaráel tratamiento delas tres

esca¬

lasreferidas,sibien

con

énfasis en lasdosúltimas,porladeficiencia

deinformación existente.

METODOLOGIA

Para

el conocimiento del

área

de dispersión geográficadeT. in¬

tegrifolia en América Neotropical (cf.punto 1

antes

mencionado),

se

utilizó

—ademásde la información propia— los registrosde her¬ bario y citasbibliográficasquese

comentan

luego.

Para abordar el conocimiento de la localización espacial de los

(3)

H. J.REBORATTIy col.,TessariaintegrifoliaenlacuencadelPlata 27

amplio

sector

del río Pilcomayo; del tramo argentino de la

cuenca

del río Bermejo; y del Bajo Paraguay (desde aguasabajo del Pilco-mayo). A

este

fin se utilizaron aerofotografías verticales tomadas

porelInstitutoGeográficoMilitarde la Argentina,enescala 1:65000

y1:20000.

Complementariamente, se sobrevoló el

área

de estudio en un

avión Pilatus Porter de la provincia de Formosa,tomando transpa¬

rencias (diapositivas) verticales y oblicuas en escala aproximadaa

1:2000. En

esta

operación se utilizaron sendas cámarasde 35

mm

dotadas

de película rápida (sensibilidad: 400 ASA) de colory

pan-cromática, según el procedimiento usado en bosques tropicales

(Myers y Benson,1981) y que mostrara,su utilidad en bosques flu¬ viales (Neiff etal., 1985).

Estas fotografías de mayorescala permitieron corregir los

bios introducidos en la localización de

los

bosques por la hidrodi¬

námica fluvial, con posterioridad a la producción de los

fotomosai-cos del IGM. Al mismo tiempo, permitieron valorar la variabilidad

espacial de los rodales (cobertura, densidad,etc.),localizarsitios de

muestreo

y reconocimiento

terrestre

y relacionar cualitativamente

la fase decrecimiento delos alisales (brinzales, formaciones madu¬

ras)

con

su posición espacial.

Mediante exploración de campo se obtuvieron las principales

características

estructuralesde las

masas

(Reborattiet al.,1985) y

se

estableció la frecuencia de losrodales (según clases diamétricas)

en el gradiente topográfico insular y en los valles fluviales estudia¬ dos.

cam-Los datos de densidad, altura y diámetro fueron

tomados

con-,

vencionalmente por el método de los cuartos (Cottam y Curtis,

1956).

El nivel topográficoen que

crecen

los bosques deTessaria in

te-grifolia fue hallado indirectamente en cadapuntode reconocimien¬

to.

Para ello debió utilizarse dos técnicas diferentes según que los

muéstreos fueran realizados en períodosde. aguas altaso en aguas

bajasdel

río.

En el primer

caso,

con el suelo delalisal cubierto por agua, me¬

diante un escandallose acotó la posición del piso respecto de lalá¬

mina deagua; en elsegundo,con los árboles totalmenteemergidos,

se utilizó un nivel de Abney paraobtenerlaposición de la horizon¬

tal que pasaba por el piso del bosque, respecto del nivel ocupado

en

ese momento

porlalámina de agua.

Dado quese dispone de registros hidrorrtétricos parasecuencias

prolongadas de tiempo en las proximidadésdel

área

de estudio, es

factible estimar el período depermanenciadel suelo anegado duran¬

te

la vida de las plantas (Neiff,

en

prensa; Neiff,1986; Neiff etai,

(4)

FRECUENCIA ABSOLUTA

20% 0

0

%10

9,4

9,0

8,6

8,2

7,8 RIO

RIO PARANA PARAGUAY

7,4

7,0

6,6

6,2

5,8

5,4

5,0

4,6

4,2

3,8

3.4

3,0

NIVEL TOPOGRAFICO

Fig.1— Distribución de Tessaria integrifolia en los ríosParanáy BajoPara¬ guay. Los nivelestopográficosfueron tomadosrespectodel cerodel hidróme¬

tromáspróximo.1981-1984.

(5)

H.J.EEBORATTIy col.,Tessariaintegrifoliaenlacuenca delPlata 29

v.

9

RIO PARANA

DIAMETRO

Q

Entre 5 y 10cm >de 10cm.

0<

de 5cm. 6

-2

¡5

g

QC r

3

-

f-rS

IT-I

I”

ll

4.2

I

7.4 6.6 5.8 5.0 3.0

NIVELESTOPOGRAFICOS

Fig. 2.

Distribución de bosques de Tessaria integrifolia(por clases

diamétri-cas)eneláreadeestudio.1981-1984.

Por ser

este

factor uno de los principales determinantes de la persistencia de los alisos en el paisaje fluvial, este procedimiento resulta de utilidad para estimar la posibilidad de colonizar, persistir y producir en bancos, islas y

áreas

marginalesdel valle de los ríos,

sometidas a diferentes períodos de suelo inundado. Con esa infor¬

maciónse elaboraron las figuras 1a3.

RESULTADOSY DISCUSION

1)Dispersión geográfica

En Argentina,

nuestras

observaciones sobre la distribución de

T. integrifolia son

concordanfes

con las de Leonardis (1975), ha¬

llándosela en el valle de inundación de los

ríos

Pilcomayo (aguas

arriba del Patiño), Bermejo, Bajo Paraguay, arroyos del Oriente Chaqueño y Bajo

Paraná.

(6)

RIO PARAGUAY

6 7

DIAMETRO

jj

Entre5y10cm.

>

de 10cm.

n

de 5cm.

<

o

ÜJ

-a

3

n

K

l

:

7-i

I I

i

7.0 6,2 5,4 4,6 4,4

NIVELES TOPOGRAFICOS

Fig, 3.— Distribución de bosquesde Tessaria integrifoiia (porclases

diamerri-cas)en el áreadeestudio.1981-1984.

Durante nueve años de observaciones y muéstreos, no hemos

encontrado a

T.

integrifolia creciendo espontánea en islas del Alto

Paraná, aguasarriba desu confluencia conel Paraguay.

No es fácil explicar la razónporla cual el alisosóloprosperaen

el Bajo Paraná y Bajo Paraguay y no

así

en el Alto Paraná,siendo

que no existen barreras aparentesquelimiten su dispersión yque la capacidad de traslación de sus propágulos no justifica esta tajante discontinuidad.

Los análisisde suelo (Patiño,

1985a)3

realizados en islas deam¬

bos

ríos

permiten asumir que elfactor diferencial pareceserelcon¬ tenido de compuestos de hierro y aluminio integrados a arcillas y

(7)

H.J. REBORATTIycol.,TessariaintegrifoliaenlacuencadelPlata 31 4.00p I 400 ?. (m)

i

3.00 ?

tso

i

!

i

1

300/ /

I

U.

7

Confluencia

__

, ~*/

PuertoBermejo0

____

<,

2.00

jÿL&ÉRh

350 ...Qi.yj

l n

200

õ° 3 00

£

I250

3

1.00

Formosa

I

in

n in iv * vi'vn vm’ix'

x'

xi

'

xn

Rio Paraguayinferior: movimiento medio anual. 5

RíoParaná:movimiento medioanual.

m3/s

4.00 600

JL¡ÜXSLmedí0_1,85m.

400

2.00

k

_

Modulo 175m3/s

_

200

•í

“ÿ

0

I M IM IV V VI Vil VIII IX X XI XII

RíoBermejo: movimiento medio anual. 0

ni vi VIII

RíoPilcomayo:curvadecaudales medios en Villa Montes.

Fig. 4.—Comportamientohidrológico de ríoscon Tessariaintegrifolia.Modifi

cado de : Soldano(1947).

mayor porcentaje de limo. En las islas del Alto Paraná los bosques

pioneros de aliso

encuentran

su equivalente en los bosquecillos de

Salix humboldtiana,“sauce”.

Deberá comprobarse si efectivamente la mayor abundancia de

Fe y Al en las islas constituye el factor limitante de mayor peso,

en comparación con las escasas diferenciasen el contenido de nu¬

trientes.

Otra discontinuidad en la distribución del aliso o “buibé” se genera en la cuenca del Pilcomayo, donde

estos

bosqueseran fre¬

cuentes en el tramo superior hasta los esteros del Patiño. Cordini

(1947) menciona que

esta

discontinuidad en la distribución podría relacionarse con la mayor salinidad en el tramo bajo del

río

Pilco-mayo.

Nuestros reconocimientos permiten señalar que la salinidad en

el tramo bajo no alcanza valores limitantes para lasupervivenciadel

aliso, especialmente si seconsidera que en canales laterales y baña¬ deros del

río

Bermejose encontraron brinzales, en suelos cuyasali¬

(8)

Cabe recordar que elPilcomayosehalla enun proceso desenes¬

cencia acelerada, verificándose una

retracción

de su curso por dese¬

cación, que en la actualidad se expandeen el bañado La Estrella,

bastante más arriba de los

esteros

del Patiño, que fuera el límite

inferior del curso efectivo del Pilcomayo señalado por Cordini

(1947) hace apenas

cuarenta

años.

Pensamos que el desarrollo de los alisalesen la baja cuencadel

Pilcomayo está fuertemente controlado por la permanencia espo¬

rádica de la lámina de agua (sólo presente durante períodos

hiper-húmedos) y .por la intensa actividad de

ramoneo

ejercida por las cabras y otros animales en los brinzales de aliso. La presencia de rodales naturales

está

circunscripta a masas de escasa significación

areal ysin unpatróndefinidode ocupación del espacio.

En el Bermejo T. integrifolia es encontradaen toda la

cuenca,

desde los faldeos andinos hasta su desembocadura en el Paraguay.

Es aquídondeseencuentralamayorcobertura de bosquesde aliso,

que llegan a las

28.000

ha en condiciones de crecimiento espon¬

táneo.

líP®**''

ijjjl

-Fig. 5

“Espolón” de banco en meandro del rioBermejo(Pto. Lavalle).Se

(9)

H.J.REBORATTI ycol.,Tessariaintegrifoliaen la cuenca del Plata 33

Tabla 1: RfoBermejo

-

Area ocupada por bosques deTessaria integrifolia en relación a algunos parámetros morfométrieos.

Superficie de

"alisales" acumuD i s tanci as1adas Ancho más Indice de

sinuosidad

Long i tud (km).

Zona frecuente

(m) (ha) (km)

Corral i San Agu

to-stin 200-800 1,5- 1,8 2076 103,8 1015,8 San

Agustin-E1 Naranjo 80-1260 1,3

-

1,8 3852 96,8 912,0

El

Naranjo-Pto. EspiniI lo 200-700 1,3

-

1,6 1732 86,8 817,2

Pto. Espini1lo

Ea. Maravi1 1as 200-1200 1,3

-

1,8 6585 126,2 732,6 Ea. Haravl 1

las-Pto. Laval le 160-660 1,3

-

1,7 6665 162,6 608,2

Pto. Laval

le-Pcia. Roca 100-600 1,6

-

1,7 2556 200,6 665,6 Pc i a.

Roca-E1 Colorado 100-380 1,6

-

1,7 569 56,2 265,2

El Col

km 100orado- 90-260 1,1

-

1,7 1332 90,8 191

km 100

-Desembocadura 90-380 1,1 -1,3 6905 100,2 100,2

-

0

En el río Paraguay, los alisales selocalizan aguasabajo dela de¬ sembocadura del Bermejo. Hasta la confluencia Paraná-Paraguay la superficie ocupada por

estos

bosques en aguas medias fue esti¬ mada en

2.400

ha.

En el

Paraná

—en el

área

próxima a su confluencia con el Pa¬

raguay— los alisales se ubican en las islas próximas a la margen de¬

recha, es decir, en el área influenciada por el Paraguay. En la tran¬

sección

Paraná-Santa

Fe ya no es posible encontrar asimetría en

la distribucióndelos bosquecillosentreambas costas.

No hemos completado aún la estimación del área cubierta por

T. integrifolia en el Bajo Paraná (esdecir, aguas abajo de Confluen¬ cia), si bien es probable obtener valores próximos al mencionado para el Bermejo enaguas medias.

Sin duda, la disponibilidad areal del

recurso

es muy superior a

las10.000 o

12.000

ha estimadas para -laArgentinaenelríoParaná

por el Consorcio Consultor COARA Stadler y Hurter en 1971

(Guida, 1980).

2)Localizaciónespacialde losalisales en unidades de

paisajede distintascuencas

La confrontación de fotografías aéreasde escala1:20000o ma¬

(10)

manifiesto distintos patrones dedistribuciónespacialde los bosques de

“buibé”.

Cuandosecompara la posición delosrodalesenel valle de inun¬

dación, la extensión que ocupan individualmenteoendeterminado

tramo de cada uno deestos ríos,la homogeneidad y formade las

masas,yotros atributosde los bosques,es fácil advertir:

que existe una clara relaciónde

estos

patronesde distribución

con

la dinámica hidrosedimentológica delrío;

que hay

una

correlación estrecha de los mismos con la

geomor-fología dela

cuenca

(Patiño, 1985b);

que la conformación de

estos

bosques (extensión, densidad,

etc.) ejercen

una

acción modificadora del escurrimiento

(De-pettris et al., 1985) de diferente magnitud e importanciaenlos

distintos

sistemas fluviales mencionados.

Así

puede observarse que la mayor concentración arealde los

alisales se halla en el Bermejo,

río

este

de régimen hidrológicorela¬

tivamente predecible (por la gradualidad de las crecientes ysu dura¬

ción, Fig. 4),que

escurre

con extenso recorridode llanura —de muy baja pendiente— y

con.

una

morfogénesis de

cauce

yvallemuydiná¬

mica (Patiño, 1985b).

Como sedesprende del estudio geomorfológico yédáfico(Pati¬

ño,1985a,1985b) y de la estimación de las

áreas

ocupadas por

T.

integri

folia

enel Bermejo,puedeseñalarse

una

bajacorrespondencia

entre loSvalores de sinuosidad y de ancho del

cauce,

con

la

exten¬

sión ocupada porlos bosquesen los distintos

tramos

(tabla 1).

Los segmentos de mayor tortuosidad del Bermejo facilitan la

formación de

enormes

desplayadosque pueden medir

tres

kilóme¬

trosde largo y hasta 300-500 m de ancho enlosdenominados “es¬

polones” (Fig. 5). En

estos sectores,

al igual que en losderrames

laterales originados durante lascrecientes y en el cono aluvial pró¬

ximo a la desembocadura (Patiño, 1985b), los alisales adquieren

gran desarrollo espacial yunanotable homogeneidad de los rodales,

como se desprende del análisisde los fotogramas verticalesen

esca¬

la 1:2000 que

se

presentaen la tabla2.

Dos causales convergen en laelevada homogeneidad de las ma¬

sas: la baja variabilidad del medio

físico

en

estos

lugares (escasas

diferencias de pendiente, ausencia de microrrelievé, uniformidad

espacial del soporteedáfico) y la plasticidad propiadelaspoblacio¬

nes de T. integri

folia

que le permite absorber las fluctuacionesdel

medio.

No menosimportante resultan la altadisponibilidad de semillas

en todoel manto sedimentariosuperficial de los bancosy la

tardía

y gradual reducción de la densidad de los alisales (Neiff, 1985;

Reboratti et al., 1985), lo que acuerda gran estabilidad de las

(11)

H. J.REBORATTIycol., TessariaintegrifoliaenlacuencadelPlata 35

Tabla 2: Rio Bermejo

-

Variabilidad espacial de poblaciones de Tessaria inteqri-fol ia.(Anilisis mediante fotos aéreas verticales, escala = 1:2.000)

Diámetro de copa Densidad

Número de Cobertura

Zona

recuentos X (ha) C.V. (%) X(m2) C.V. {%) (%)

1-63 Desembocadura

km 000 (*) 9-81*5 27,8 0,60 17,7 59

El Colorado km 191

64-270 10.197 35,0 0,73 15,7 75

Pto. Lavalle

km 446 9-948 0,61 16,9

271-495 29,1 61

Sumayen km 843

496-531 7.249 41,1 0,92 19,1 66

El Pretérito km 897

532-657 14.936 24,0 0,62 16,4 93

Promedio

total 9.980

0,66 65

29,0 17,1

(*) Desembocadura en el río Paraguay.

En el Bermejo-Teuco existen excelentes posibilidades para la

implantación del aliso en las barrancas marginales,en

tanto se

dis¬

ponga de provisión adicional de agua en las primerasfasesde creci¬

miento, yseejercitenciertas prácticassilviculturales.

A la forma de “espolones” o semilunas(Fig. 5) muy

caracterís¬

tica de los alisales del Bermejo

se

contraponela disposición en ba¬

rras alargadas yangostasque resultan muy

comunes

enel Bajo

Para¬

guay y Bajo

Paraná

enislasdebancoy

aún

en lasmárgenes.

Este

di¬

ferente patrón de organización

se vincula

estrechamente a la

diná¬

mica hidrosedimentológica de

estos ríos

yalas

características

cuali-cuantitativas de la carga sólida que transportan (Patiño, 1985a,

1985b).

Las barras de alisopresentan mayor heterogeneidad poblacional (menor

selección

diamétrica, por procesos consecutivos de coloni¬

zación y recolonización que adquieren mayor relevancia en islas

donde la pendientees

más

pronunciada).Lasuperficieindividualde

estas

barrasesmuy inferiora la queocupan los “espolones” delBer¬

(12)

3)Distribucióndelaspoblacionesenlos

principalesgradientes depaisaje

Tessaria integrifolia es

una

delasespeciesde mayor

anfitoleran-ciaque

crecen

enlos bosquesfluviales.

Respecto de la altitud, se lo encuentra desde algo por encima del nivel delmar, hasta los

2.800

m de

altura4

.

En relación alatem¬

peratura, es tolerante a un amplio rangode fluctuaciones diarias y

estacionales,

aun

cuando el óptimo desu distribución se localizaen

el clima subtropical.

Vive en suelos de

textura

fina (Patiño, 1985a), si bien puede

prosperar en un amplio rango decondiciones texturalesque vades¬ de las

arenas

medianas a lossuelosque poseen horizontes arcillosos

dedistintapotencia.

Por el rango de salinidad en que se„desarrollan los alisales

(Patiño, 1985a) pueden ser calificadosdeeurihalinos,

aun

cuando

esta

condición

está

necesariamente asociada a la

estructura

del per¬

fil edáficoyala disponibilidad deagua (Patiño, 1985a).

Probablemente

una

condición infranqueable para el desarrollo

de los alisales se

encuentre

en los latosoles del Alto Paraná,cuyas

arcillas poseen elevados contenidos de hierro y aluminio, y en la

pobre disponibilidad de luz que impide su afianzamiento en islas

cubiertas de “monte negro”’ denso en el Bajo Paraguay (Neiff,

1985).

Aun cuando resulta difícil jerarquizar losfactores q.uelimitan o

regulan la distribución delosalisales, parece ciertoquela disponibi¬

lidad de agua enel perfil yladinámicadelas inundacionesconstitu¬

yen el macrofactor

más

poderoso como condicionante de la distri¬

bución de

estos

bosques. Loexpresado se confirma

en

losdrásticos

fenómenosdeavanceyretracción que seoperan

como

consecuencia

de estiajes yriadas alternantes

en

losgrandes

ríos.

Seconsideróquela

manera

másobjetiva de evaluar laincidencia

deeste macrofactor, consistía enobtener la

curva

dedistribuciónde

T.

integrifolia a

través

de su frecuencia en distintas posiciones del gradiente topográfico de las islas, y para distintosestadiosde creci¬ miento.

En la figura1 se ha separadola informaciónen sendos bloques,

correspondientes al Bajo Paraguay y al Paraná, aguas abajo desu

confluencia

con

aquél. Se advierte que las curvas de distribución

4 Comunicación personaldel Dr.S. Beck, quienla registró en variasopor¬

tunidades en Bolivia.

5 “Montenegro”;llámase localmente así al bosque pluriespecífico,

(13)

H.J.REBORATTI y col., Tessariaintegrifoliaen lacuencadelPlata 37

TABLA 3

Permanencia delsueloinundado en islasy márgenes

delBajoParaguay 1978-1984.

Posición* Número de días %

1959

1435

76,11 56,12 25,92 12,04 4,4

5,5

663

6,5

308

7,5

8,5 116 4,53

48

9,4 1,87

Nivel

(km1 ideo

respectodelcerodelhidrómetrodePuertoBermejo

topogra

307,4).

difieren en su amplitud y también en su posición respecto del gra¬

dientetopográfico.

En la columna que representa ladistribución de los alisos

en

el

río

Paraguay la posibilidad es semejante

en

islas cuyo piso se en¬

cuentre entre

4,4 y 9,4

m

(como posición respecto del

hidrómetro

más

próximo); aunque con ligero incremento de la frecuencia en

aquellasislascuyo piso sehalla

entre

4,8y6,9m.

Esta

notoria amplitud de ladistribuciónen el gradientetopográ¬

fico, representa para un período de siete

años6

(1978-1984) tiem¬

posde permanencia de suelo inundado del76,11al1,87% (tabla 3).

La posibilidad de supervivencia de losalisales en el Paraguayes alta

sólo

en las posiciones

más

elevadas del gradienteinsular(Neiff

et al.

,

1985)como se

comenta

más

adelante.

En las islas del

Paraná,

próximas a la confluencia con el

Para¬

guay (Fig.1)la distribucióndefrecuenciasresulta

más

heterogénea,

según

estos

datos obtenidos

entre

1979y

1984.

Si bien la moda de ladistribucióncorrespondeaalisalesquecre¬

cen

en islas cuyo pisose

encuentra entre

5,2 y 6,6

m

respecto del

hidrómetro

de Corrientes, aparecen marcadas irregularidadesenlos

valores

relativos. Esta

circunstancia refleja-

una

gama

más

amplia dé

condiciones de hábitat (amplitud de relieve,grado de exposición

a

la corriente,

características

edáficas,etc.)en las islasdel

Paraná.

Estos alisales

están

expuestos a mayoresfluctuaciones hidroló¬

gicas como resultado de la superposición de la variabilidad propia

(14)

del eje fluvial del

Paraná

y del Paraguay.Ambos ríostienendistinto

comportamiento hidrológico (Fig. 4), loqueexplicaen gran medida

lasdiferencias enladistribución representadaen lafigura 1.

Así, en las islas del Paraná

estos

bosques aparecen fuertemente

desplazados a las islas más bajas y bancos dearenadeformación

re¬

ciente, por

tratarse

de “espaciosvacíos quepuedensercolonizados

por especiespioneras de rápidocrecimiento” (Neiff, 1985).

En las figuras 2 y 3se presentan las curvas de distribución de

T. integrifolia según clases diamétricas y de acuerdo asu posición

en el gradiente topográfico.De ellas

se

puede inferir la posibilidad de persistencia de los alisosen islas con distintasusceptibilidada la

inundación.

En el Bajo Paraná,los individuos menores de 5 cm de

diámetro (como clase modal de la población) y quegeneralmente

corresponden a plantas menores de 2

años

de edad, fueron encon¬

trados en todo el gradiente topográfico.

En la figura2

se

aprecia quelosalisos cuyo diámetro esde5a 10

cm,

sólo fueron encontradosen islas del Paraná cuyo piso

está

entre

los 4 y

7 m.

Sise compara estádistribuciónconlos histogra¬

mas de frecuencia de alturas hidrométricas para los últimos

años

(Fig. 6),se puede colegir que los brinzales jóvenesson muy vulne¬ rables a los períodos de inmersión prolongada, espécialmente por

tratarse

de plantas de baja talla que quedancubiertas íntegramente durante las crecidas.

En la misma figurase advierte quela amplitud dela distribución

de los alisales es

aún

menor para las plantas mayores de10 cm de diámetro, y que sólo pueden alcanzar su madurez las situadas en

islas cuyo piso se halla

entre

6,2 y 7,2 m respecto del hidrómetro

de Corrientes. Esta clase

diamétrica

correspondea individuos meno¬

res

de 15 años; sin embargo

este

período de tiempo essuficiente¬

mente

amplio para que las plantas deban sufrir —al menos

una-crecidaextraordinaria(Fig.6).

Si se comparan los valores relativos de frecuencias correspon¬

dientes a las clases diamétricas consideradas en la figura 2, puede asumirse que el óptimo de la

distribución

en el gradiente topográ¬

fico

está

en islas cuyo nivel topográfico oscila en torno alos 6 m.

Sin embargo,

este

punto de “equilibrio”

entre

crecidas y estiajes, podrá desplazarsehacia arribao abajo segúnquela

cuenca

de aporte

del

río

atraviese por una fase hiperhúmeda o hiperseca.En islasdel

Bajo Paraguay la

distribución

de los bosques de T. integrifolia se

aparta considerablementede locomentado(Fig. 3).

Los individuos menores de 5 cm de diámetro sólo fueron en¬

contrados en islas cuyo pisosehallaba

entre 6,3

y6,5m. Este

estre¬

cho rango y la

escasez

de brinzales se relaciona con el estado de

aguas excepcionalmente altas durante el período deestudio. Los in¬

(15)

H.J.REBORATTI ycol.,Tessariaintegrifoliaen lacuencadelPlata 39

1980

1970 1975

1960 1965

0.00

5 i

0.20

0,40

1t, 0.60

0.80

1,00 1.20

1.40

1,60

1.80

2,00 2.20

2.40

2.60

2.80

3.00'

$

3.20

3.40

I

3.60

3.80

4.00

4.20

4,40 4.60

4.80

5.00

5.20

5.40

5,60 5,80 6,00 6.20

6,40 6.60

Í

6.80

7.00

7.20

I

7,40 7,60

£

7,80 8.00

8,20

8.40

8.60

8,80 9,00 I

Fig.6.—Histogramade frecuencia de alturas hidrométricas.RíoParaná(Puerto

Corrientes: 1960-1984). Elaborado sobre datos de la Dirección Nacional de.

(16)

rango de condiciones de

inundación,

aun

cuando los rodales

más

desarrolladosfueran registrados generalmente

entre

los 4,4y6,5

m

en

el gradiente topográfico insular.

Esta

amplituden la distribución

(significativamente superiora la encontrada en los alisales maduros del Paraná),

se

explica en la mayor gradualidad delas

fluctuaciones

hidrométricas anualesy plurianuales (Soldano, 1947).

La gradualidad en el movimiento hidrológico anual y la recu¬

rrencia plurianual de

esta

tendencia, resulta altamente favorable

para el desarrollo dealisales. Ello parece confirmarse

en

la tenden¬

cia Gaussiana registradaen seriesestadísticas paralos

ríos

BajoPa¬

raguay, Bermejo, y para el

tramo

llano del Pilcomayo, aguasarriba

de los

esteros

delPatiño (Soldano, 1947).

Comentarios

finales

Aun cuando no se

trata

de

una

planta ubicua, elaliso tiene una

amplia dispersión geográfica,queexluye a losríos conislas cubier¬

tasde suelos rojos (arcillasférricas)dela vertientedelAlto

Paraná.

La distribución

está

fuertemente condicionada por la

dinámica

geomorfológica de las cuencas y porel régimen

hidrosedimentoló-gico de los ríosestudiados (Fig. 4). Ello implicaqueelconocimien¬

to

de estas variables (en el tiempo y en el espacio) permiten diag¬

nosticarla posibilidad de prosperar de

T.

integrifoliaquesin duda

es

mayorenaquellosríosde régimen máspredecible.

Obviamente, la colonización y afianzamiento de T. integrifolia y la posibilidad de

crecer

en rodales densos

está

condicionada

a la

ocurrenciade pulsos periódicos deinundación delos

ríos.

El aprovechamiento del aliso de

río

tiene mejores perspectivas

para aquellos proyectos o alternativas que réquieran bosques de

diámetros

menoresde10 cm(celulosa, cajonería, etc.).

La superficie ocupada por alisales en bancoseislasaltas

es

sufi¬

ciente para proveer madera a aquellas alternativas de aprovecha¬

miento que requieran diámetros mayores (cajonería, por ej.). A

título ilustrativo,

más

del 20% de los alisalesdefBermejo (cerca de

6.000

ha) responden a

estos

requerimientos, con dimensiones su¬

perioresa los 10 cmdediámetro modal.

Por la variedad de condiciones ambientales en que

crece

la

planta, y por

tratarse

de una especie anfitolerantede rápido creci¬

miento,

se

le asigna buenas posibilidades para su implantación

en

tierrafirme, bajotratamientos silviculturales.

AGRADECIMIENTO

(17)

H. J.REBORATTIy col.,Tessariaintegrifoliaenlacuenca delPlata 41

Bertoni, por su excelente disposición personal ycolaboraciónen los trabajosde campo.

BIBLIOGRAFIA

ARIZA ESPINAR, L. 1979. Contribución al conocimiento del géneroTessaria

(Compositae). Kurtziana12-13: 47-62.

CABRERA, A. L. 1939. Las especies argentinas del género Tessaria Ruiz et

Pavón.Lilloa4(2):188.

CABRERA, A. L., 1976.Regiones fitogeográficas argentinas. EnciclopediaAr¬

gentina deAgriculturayJardinería.Ed.2,2(1):1-85.Ed.ACME.

CORDINI, R. 1947. Los ríos Pilcomayo en la región del Patiño. Publ. Dir Minas y Geol. deBuenosAires 1(22):1-83.

COTTAM, G. yJ.T.CURTIS.1956.The useof distancemeasuresin phyto-sociological sampling. Ecology 37: 451-460.

DEPETTRIS,C.; O. ORFEO y J.J.NEIFF. 1985. Atenuacióndel

escurrimien-to fluvial durante lascrecidas, por bosques deTessariaintegrifolia. En:

el aliso de río(Tessaria integrifolia):bases para el manejo ecológico y aprovechamiento.Informeinédito deC.R. FAO.11 pp.

GUIDA, G. 1980. Producción leñosade poblacionesnaturalesdealisode río

(Tessaria integrifolia). Trabajode intensificación. Fac.Agr. Univ.Bue¬

nosAires, Argentina;15 pp.

GUIDA,G. y C. ROTBERG. 1983. Contribución al conocimiento forestal y

de la tecnologíadel leño del aliso derío(Tessaria integrifolia). V Con¬

gresoForestalArgentino.TrabajosTécnicos1(2):45-49.

HUECK, K. 1972.As florestasda América do Sul. Trad. Bras. Ed. Polígono, S.Pablo, Brasil, 466pp.

LEONARDIS, R. F.J. 1975. Libro del árbol. Ed. Celulosa Argentina.Buenos Aires. 144pp.

LOSSADA,A.A.;H. GAUTO y J. KOWALKOWSKI. 1969. Evaluaciónde ap¬ titud papelera en aliso de río (Tessaria integrifolia). Rea. Fac. Ing. Quim.Univ.Nac.Lit.38: 49.

MYERS, B. J.y M. L. BENSON.1981. Rainforestspeciesonlargescale color

photos. Photogram.Eng. RemoteSensing 47(4):505-513.

NEIFF, J. J. 1985. Los alisales de Tessaria integrifolia en elcontextode los bosques fluviales. En: Elalisode río(Tessaria integrifolia)-..bases para el manejoecológicoyaprovechamiento. InformeinéditodeC.R.FAO.

12pp.

NEIFF, J. J.1986. Lasgrandes unidadesde vegetación y ambienteinsulardel ríoParaná enel tramo Candelaria-Itá Ibaté.Rea.Cieñe.Nat. Lit.17(2). (Enprensa).

NEIFF, J.J. Relaciones entre la distribucióndelavegetación insularyalgunos

parámetroshidrológicosen elAltoParaná.ActasdelXCongresoNacio¬ naldel Agua. (En prensa).

NEIFF, J.J.;H.J. REBORATTI; M. C. GORLERIyM. BASUALDO.1985. Impacto de las crecientes extraordinariassobre los bosquesfluvialesdel BajoParaguay. Bol. Com.EspecialRioBermejo 4:13-31.

PATIÑO,C.A.1985a.Sinopsisedáfica de los bosquesde Tessaria integrifolia

en labajacuenca delBermejo ydel Paraguay.En:Elalisode río(Tessa¬ ria integrifolia): bases parael manejo ecológicoyaprovechamiento.In¬ forme inédito de C.R. FAO. 9 pp.

PATIÑO,C.A. 1985b.Sinopsis geomorfológicadelos bosquesde Tessariainte¬ grifolia en la baja cuencadel Bermejo y Paraguay. En: El alisoderío

(18)

(Tessaria integrifolia ): bases para el manejo ecológico y aprovechamien¬ to.Informe inédito deC.R. FAO. 10pp.

REBORATTI, H. J. y J.J. NEIFF. 1983.Los alisalesdeTessaria integrifolia

enel vallede los ríosParaná y Paraguay.I: Distribuciónyabundancia. Resúmenes de la XI Reunión Argentina de Ecología, Villa Giardino. Córdoba,Argentina:38.

REBORATTI, H.J.;J.J. NEIFF y M. ROMANO. 1985. Estructuray dinámi¬

ca delos alisalesdeTessariaintegrifolia. I:Análisispoblacionaideroda¬ lestípicos.En: Elalisode río (Tessaria integrifolia):bases para elmane¬ joecológicoyaprovechamiento.InformeinéditodeC.R.FAO.14 pp.

SOLDANO, F.1947.Régimen y aprovechamientode la red fluvial argentina.

Parte I: elrio Paranáysus tributarios Ed.Cimera, BuenosAires, 277 PP

TINTO, J.C. 1977. Utilizaciónde los recursos forestalesargentinos.¡FOSA

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...