S a n t a M a r í a La M a y o r ( S o r i a ) ZONA LIBRE

Texto completo

(1)

E C O

P A R R O Q U I A L

25 marzo 2018 Nº323

S a n t a M a r í a L a M a y o r ( S o r i a )

ZONA LIBRE

“Quien pertenece a la verdad, jamás será esclavo de ningún poder, sino

que siempre sabrá servir libremente a los hermanos”.

Benedicto XVI

CELEBRACIÓN

+MISAS: diaria 19.30 h, domingos y festivos 12.30 h. y 19.30 h. A las 19.00h, rezo del Santo Rosario. Tras la Misa de 19.30, Exposición

del Santísimo y Vísperas, excepto los viernes.

+Los Martes a las 10h. Misa y Laudes. Adoración del Santísimo

hasta las 13.30h.

CÁRITAS

Atención y entrega de alimentos: martes, 17.30 h. Salones.

Grupo de madres: lunes, 18.30 h. Salones.

FORMACIÓN

Reflexión sobre la Palabra del Domingo: miércoles de 20 a 21h en el Coro.

‘P

ALABRA DE

V

IDA

D

OMINGO

1

DE ABRIL

,

D

OMINGO DE

R

ESURRECCIÓN

H

CH

10,

34

A

.37-43;

S

AL

117;

C

OL

3,

1-4;

J

N

20,

1-9

OREMOS:

Por todos nosotros, para que sepamos vivir los misterios de la Pasión del Señor, acompañándole en Getsemaní y en el Calvario y celebrando con él su triunfo sobre el pecado y la muerte en nuestras vidas.

(2)

Audiencia General del Papa Francisco

21 de marzo de 2018

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Y hoy es el primer día de primavera: ¡buena primavera! Pero, ¿qué sucede en primavera? Florecen las plantas, florecen los árboles. Yo os haré una pregunta. ¿Un árbol o una planta enfermos, pueden florecen bien? ¡No! Un árbol, una planta que no tiene raíces, ¿pueden florecer? No. Este es el mensaje: la vida cristiana debe ser una vida que florezca en las obras de caridad, al hacer el bien. Pero si tú no tienes raíces, no podrás

florecer. La raíz, ¿quién es? ¡Jesús! Si no estás con Jesús, allí, en la raíz, no florecerás. Si no riegas tu vida con la oración y los sacramentos, ¿tendrás flores cristianas? ¡No! Porque la oración y los sacramentos riegan las raíces y nuestra vida florece. Os deseo que esta primavera sea una primavera florida, como será la Pascua florida.

Florida de buenas obras, de virtud, de hacer el bien a los demás. Recordad esto, este es un verso muy hermoso de mi patria: «Lo que el árbol tiene de florecido, viene de lo que tiene de enterrado». Nunca cortéis las raíces con Jesús.

Y continuamos ahora con la catequesis sobre la santa misa. La celebración de la misa está encaminada a la Comunión, es decir, a unirnos con Jesús. La comunión sacramental: no la comunión espiritual, que puedes hacerla en tu casa diciendo: «Jesús, yo quisiera recibirte espiritualmente». No, la comunión sacramental, con el cuerpo y la sangre de Cristo. Celebramos la eucaristía para nutrirnos de Cristo, que se nos da a sí mismo, tanto en la Palabra como en el Sacramento del altar, para conformarnos a Él. Lo dice el Señor mismo: «El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él» (Juan 6, 56). De hecho, el gesto de Jesús que dona a sus discípulos su Cuerpo y Sangre en la última Cena, continúa todavía hoy a través del ministerio del sacerdote y del diácono, ministros ordinarios de la distribución a los hermanos del Pan de la vida y del Cáliz de la salvación.

En la misa, después de haber partido el Pan consagrado, es decir, el cuerpo de Jesús, el sacerdote lo muestra a los fieles invitándoles a participar en el banquete eucarístico. Conocemos las palabras que resuenan desde el santo altar: «Dichosos los invitados a la Cena del Señor: he aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo». Esta invitación nos llama a experimentar la íntima unión con Cristo, fuente de alegría y de santidad. Es una invitación que

(3)

alegra y juntos empuja hacia un examen de conciencia iluminado por la fe. Si por una parte, de hecho, vemos la distancia que nos separa de la santidad de Cristo, por la otra creemos que su Sangre viene «esparcida para la remisión de los pecados». Todos nosotros fuimos perdonados en el bautismo y todos nosotros somos perdonados cada vez que nos acercamos al sacramento de la

penitencia. Jesús perdona siempre, no se cansa de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón. Precisamente pensando en el valor salvador de esa Sangre, san Ambrosio exclama: «Yo que peco siempre, debo siempre disponer de la medicina». En esta fe, también nosotros queremos la mirada al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo y lo invocamos: «oh, Señor, no soy digno de que entres en mi casa: pero una palabra bastará para sanarme». Esto lo decimos en cada Misa.

Si somos nosotros los que nos movemos en procesión para hacer la comunión, en realidad es Cristo quien viene a nuestro encuentro para asimilarnos a él. ¡Hay un encuentro con Jesús! Nutrirse de la eucaristía significa dejarse mutar en lo que recibimos. Nos ayuda san Agustín a comprenderlo, cuando habla de la luz recibida al escuchar decir de Cristo: «Manjar soy de grandes: crece y me comerás. Y tú no me transformarás en ti como al manjar de tu carne, sino tú te transformarás en mí». Cada vez que nosotros hacemos la comunión, nos parecemos más a Jesús, nos transformamos más en Jesús. Como el pan y el vino se convierten en Cuerpo y Sangre del Señor, así cuantos le reciben con fe son transformados en eucaristía viviente. Al sacerdote que, distribuyendo la eucaristía, te dice: «El Cuerpo de Cristo», tú respondes: «Amén», o sea reconoces la gracia y el compromiso que conlleva convertirse en Cuerpo de Cristo. Porque cuando tú recibes la eucaristía te conviertes en cuerpo de Cristo. Es bonito, esto; es muy bonito. ¡Nos convertimos en lo que recibimos!

Después de la comunión, para custodiar en el corazón el don recibido nos ayuda el silencio, la oración silenciosa. Prologar un poco ese momento de silencio, hablando con Jesús en el corazón nos ayuda mucho, como también cantar un salmo o un himno de alabanza que nos ayuda a estar con el Señor. La Liturgia eucarística se concluye con la oración después de la comunión. En esta, en nombre de todos, el sacerdote se dirige a Dios para darle las gracias por habernos hecho sus comensales y pedir que lo que hemos recibido transforme nuestra vida. La eucaristía nos hace fuertes para dar frutos de buenas obras para vivir como cristianos. Acerquémonos a la eucaristía: recibir a Jesús que nos trasforma en Él, nos hace más fuertes. ¡Es muy bueno y muy grande el Señor!

(4)

Representación

de La Pasión

En la fotografía un

momento de la hermosa

representación de la

Pasión que ha

escenificado el grupo de

jóvenes de la parroquia la

tarde del viernes 23 de

marzo en el coro de la

iglesia, como hacen cada

año previo a la Semana

Santa.

Aniversario del

Martirio de Monseñor

Romero

El 24 de marzo ha sido el

aniversario del martirio de

Monseñor Romero.

Para recordar este aniversario se

ha proyectado un documental, y

realizado una oración en el coro

de Santa María La Mayor.

Murió asesinado mientras celebraba

la Santa Misa en la capilla del

Hospital Divina Providencia en la

capital salvadoreña, el lunes 24 de

marzo de 1980. Un disparo hecho

por un francotirador desde un coche

impactó en su corazón momentos antes de la Consagración. Tenía 62 años.

Sus restos descansan en la cripta de la Catedral Metropolitana de San

Salvador.

(5)

Familia y Vida

En el mes de abril Soria acogerá dos momentos para proclamar “la

alegría del Evangelio de la familia y de la vida”, promovidos por la

delegación episcopal de Familia y Vida:

Lunes 9 de abril

Solemnidad de la Anunciación

y Jornada de la vida.

Bendición para las madres

embarazadas y sus familias y

Eucaristía.

En Santa María La Mayor

A las 19.30h.

Sábado 14 de abril

JORNADA DIOCESANA DE LA FAMILIA

En el Colegio de los PP. Escolapios

A partir de las 10 de la mañana

Toda la mañana estará dedicada

a reflexionar sobre el tema “La

ideología de género en el

sistema educativo” con la ayuda

de Fernando López Luengos y

Marisa Pérez Toribio, expertos

en el tema.

A las 14h. Comida.

A las 16.30h. Santa Misa

en la

que serán homenajeados los

matrimonios que celebran sus

Bodas de oro, plata o el primer

aniversario.

(6)

Visita del Cardenal Blázquez a las HH. Clarisas

Martes 10 de abril

Con motivo del Año Jubilar que

el Papa ha concedido a las HH.

Clarisas, el Arzobispo de

Valladolid y Presidente de la

Conferencia

Episcopal

Española, el Cardenal Ricardo

Blázquez viene a visitar el Monasterio de Santo Domingo. Allí

dará una conferencia y después presidirá la Santa Misa:

A las 6 de la tarde: Conferencia, con el título

“La Adoración Eucarística y la santidad del cristiano”.

A las 19.30h: Santa Misa.

OPERACIÓN BOCATA

SÁBADO 14 ABRIL

Con nuestro BOCATA

colaboramos a que MANOS

UNIDAS, la ONG de la Iglesia

para la cooperación al

desarrollo, pueda llevar a

cabo los proyectos que

tiene en los países del

mundo más necesitados.

La Operación Bocata va a

sufragar un proyecto en

MOZAMBIQUE, un Refuerzo

para capacitación

profesional de jóvenes en

situación de necesidad.

(7)

Imagen de la semana

Oración

También hoy te alabamos con palmas y ramos de olivo, y acto seguido te

acusamos cuando nos reprochas nuestras hipocresías e infidelidades. Nos

estorbas y te volvemos la cara cuando te encontramos sucio y miserable en

el banco de la calle o en un cajero automático, bloqueado sin futuro en un

campo de refugiados o decrépito en una residencia de ancianos. Será difícil,

Señor, lo que se lleva hoy es la superficialidad. Pero tenemos que

atrevernos a seguirte hasta el final y no renunciar a acompañarte en estos

días cruciales. Sólo así podremos participar del gran misterio de la vida sin

límites, del amor mezclado con sangre que brota de tu cuerpo y que

empapa y fecunda las vidas de los que se atreven a quedarse a tu lado.

(8)

Cuentas parroq.: Banco Santander ES88 0049 0024 34 24 1111 3385 Caja Duero ES55 2108 2900 1300 1003 1955 Caja Rural ES17 3017 0100 5422 8056 5918

Dirección: Arco del Cuerno 4, 42002 Soria. Tf. 975213596

Figure

Actualización...

Related subjects :