CISARRO: condenado por la familia?

Texto completo

(1)

CISARRO: ¿ condenado por la familia ?

Nombre: Marjorie Quilobrán Garrido Ramo: Psicología social

Carrera: Psicología Docente: Claudio Acuña

Universidad: Cardenal Raúl Silva Henríquez Resumen

En el presente ensayo se encuentra basado en la historia de un menor de edad apodado Cisarro, al cual se le aluden alrededor de 16 detenciones y un sin numero de delitos. El tema será abordado mediante los enfoques teóricos que nos puede brindar la psicología social principalmente a través de: Tarde (leyes de la imitación), Vygotski y Mead (teoría de la construcción del self), para quienes las relaciones interpersonales son altamente trascendentales para el desarrollo en el ámbito social, pretendiendo de esta manera intuir su historia delictual.

__________________________________

En la actualidad la problemática de la delincuencia es transversal ante la sociedad no dejando indiferente a los individuos que la conforman, es quizás por esto, que se ha convertido en un hecho tan mediático el caso de un menor de edad llamado Cristóbal apodado “Cisarro”, quien a sus actuales 10 años de edad ya tiene un significativo numero de delitos y detenciones. Pertenece a una pandilla en la cual ningún integrante supera los 15 años, cometiendo atracos a tiendas, centros comerciales e incluso la conducción de autos robados, sacudiendo así, a la agenda publica provocando en algunos, sentimientos de conmoción por los acontecimientos vivenciados por el menor y en otros, sentimiento de furia frente a este menor que es inimputable por su menoría de edad. No obstante a esto, no solo existen distintos sentimientos individuales hacia esta problemática, sino que también existen distintas disciplinas que permiten entregar de alguna medida explicación a esta dificultosa situación de un menor de edad insertado en la delincuencia. Es por eso que tanto la psiquiatría como la psicología social entre otras, mediante sus bases teóricas, pueden de alguna forma entregar una visión de el problema anterior mente mencionado. Será en la última disciplina aludida de donde será abordado el tema. Ya que La psicología social en sus términos mas generales puede ser entendida como “la ciencia del conflicto entre el individuo y la sociedad” (Moscovici) teniendo gran interés por las interacciones humanas y los grupos humanos. Mediante esta definición resulta altamente pertinente abordar mediante esta perspectiva el tema Cisarro, ya que como podremos apreciar, se presenta un conflicto entre ambas partes abordando la problemática desde la construcción del self mencionada por Mead hasta llegar a las leyes de imitación planteadas por Tarde

Cisarro es el octavo de 10 hijos de Jacqueline de 43 años quien se encuentra fichada como drogadicta y micro-traficante, su padre es un guardia de seguridad el cual prácticamente no conoce, ya que no lo ve desde que tenía un año de vida y su padrastro hace poco cumplió una condena por asalto. Dos de sus hermanos

(2)

mayores cumplen condena por robo y otras dos hermanas viven en un hogar de acogida luego de denunciar maltrato intrafamiliar. Una, de 18 años fue expulsada de la casa cuando quedó embarazada. Ya no siendo un misterio la compleja vida en el entorno intimo del menor, cabe cuestionar si Cisarro ¿en cierta medida esta condenado a desarrollar problemas conductuales, sobrepasando lo normativo que estos suelen ocurrir a su edad, por el prontuario delictual llevado por su familia y/ o entrono?

Mead junto a Vygotski se han interesado por la construcción del self mediante la comunicación interpersonal, siendo la interacción con otros individuos una pieza clave para el desarrollo de este si mismo, debiendo quedar en claro que no puede ser construido en la completa individualidad. La construcción del si mismo necesita de otro si mismo para existir. Por lo que cabe mencionar que Cisarro, no es mera construcción divina, existe en el y en sus acritudes una relación clara entre su interacción con quienes se rodea, provocando de alguna forma gatillar en sus mencionados problemas delictuales, existiendo un concepto propio a medida que se que otros me ven ” La realidad no tiene sentido, si no tiene sentido para alguien” (Mead, Vygotski), y es mediante la interacción de la comunicación como va surgiendo el self, por lo que a medida que vamos construyendo el lenguaje vamos construyendo el self.

Mediante las ideas de los autores mencionados, nos permite dar cuenta de lo significativo y delicado que resulta la construcción del self mediante esta constante interacción, el menor Cisarro desde pequeño que fue enfrentado a una dificultosa vida, en donde con quienes se relacionaba quizás ni imaginaron que estaban formando parte de la creación de la conciencia del menor. Es también la conciencia de las propias actitudes la que ayuda a controlar la conducta de otros. Esto nos deja entre ver que la conciencia de sus mayores pudieron ser significativas para manejar las de este menor, y que quizá con posterioridad permitieron a este, controlar las de otros.

La teoría del self plantea que “en la experiencia con los demás, puedo conocerme a mí mismo” (Vygotski 1931) dejando nuevamente entrever que el entorno es claramente influyente en lo que conlleva a la construcción de una persona en su ámbito mas interno, desplazando cualquier idea que quisiera comprender a la formación de este muchacho como un mero acto de rebeldía, sin motivos aparentes. Por el contrario encontramos que la construcción de una persona de alguna y otra forma siempre será una parte creada en la interacción con otro y por ende no aislado a la sociedad.

Como ya se ha mencionad es la interacción con otros en donde el self se construye y constantemente va variando el propio. “Siendo el proceso de internalización el que permite construir la propia estructura, relacionándose junto a esto el intercambio de roles propio de la interacción” (Mead, 1910)

Cisarro y su entorno, se basan en similares patrones de conducta delictual, por tanto a sido determinando de alguna forma la construcción del si mismo de Cisarro con el si mismos de quienes lo rodean mas íntimamente, el cual como todos, esta en constante contacto con otros, y por este mismo motivo en constante reajuste como lo menciona Meed:

(3)

«…la conducta social a de ser continuamente reajustada porque los individuos a cuya conducta responde a la nuestra varían continuamente su conducta en cuanto nuestras respuestas se tornan evidentes (…) somos conscientes de nuestras actitudes por que son responsables de los cambios en la conducta de otros individuos…» (Meed, 1910)

La interacción entre individuos resulta indispensable para la construcción del self, ya que es en esta interacción en donde se dan los cambios de roles, y la conciencia de que existo y soy influyente de una u otra manera en otros individuos, ya que otros se están construyendo gracias a que se dan cuenta de este otro si mismo, para dar paso a la estructura propia.

Meed mediante su concepto de self y la construcción de este, resulta relevante para acreditar que no somos seres individuales, que siempre nos que relacionarnos con otros, siendo esta interacción mas profunda e influyente en uno mismo de lo que se pudiera creer.

Para algunos la conducta de Cisarro es producto de una enfermedad psiquiatrita, el diagnóstico médico acusa que el niño tiene “un síndrome de desregulación emocional severa”. Y la receta son “medicamentos para regular sus emociones” (clozapina, usado en el tratamiento de la esquizofrenia infantil) no siendo esto un ingrato azar, ¿podría ser estos delitos, un acto de imitación? Es por esto que resulta imprescindible hacer alusión a Gabriel Tarde quien en sus escritos de “Las leyes de la imitación” platea que el proceso de socialización se lleva a efecto mediante la imitación de forma innata (Tarde, 1890), Entendiendo la imitación como un modo de interactuar con el otro, pudiendo entender que el menor mas aya, de si las acciones de los más cercanos resultara favorable o no, el no realizaba mas que una acción de interacción innata con quienes se relacionaba, pudiendo entender esto como “la acción a distancia de un espíritu sobre otro”(Tarde, 1890, pp 4) dejando entre ver, que la conducta individual puede llegar a ser influyente en otro individuo, sin ni siquiera querer serlo. Permitiéndonos de algún modo poder argumentar que la imagen entregada por quienes en su infancia mas temprana cuidaron de el, fueron altamente influyentes en la construcción en su desarrollo psicosocial. Haciendo alusión a su madre y hermanos mayores, los cuales presentan tanto en el pasado como en la actualidad, problemas delictuales, no es menor que el apodo por el cual se le denomina a Cristóbal, aya sido producto de que alrededor de los 6 años no pudiera pronunciar correctamente cigarro al pedirlos en la calle, nombrándolo como cisarro, quedando con dicho apodo. Un niño de 6 años ¿podrá tener verdadera noción de lo que es un cigarrillo?¿habrá sido mera imitación?.

Además el mismo autor destaca que “la imitación es el lazo social” (Tarde, 1890, pp 7), se quiere decir con esto, “que quienes se imitan además de compartir ciertas conductas, apariencias, etc. existe una unión por esta imitación, quien los hace unirse por semejanza” (Tarde, 1890) en el caso de Cisarro además de adquirir comportamientos no adecuados de sus figuras a imitar, también existían hacia estos mismos, lazos familiares quien los mantenían constantemente unidos y que con el pasar del tiempo, la madre fue perdiendo el control sobre Cisarro, pudiendo ver claramente que se unió a quienes le resultaran aun mas semejantes, como lo son quienes pertenecen a esta pandilla, conformada por menores de edad y con una similitud en sus experiencias vividas. Entre algunas podemos encontrar familias

(4)

disfuncionales, económicamente deficientes, alejados de la educación e insertados en la droga. Quizás no sean todos estos fruto de la imitación, pero debemos tomar en cuenta que como si fuera por decisión propia de la sociedad, aparece la curiosidad como la fuerza de imitación mas contagiosa, la que hace que uno se asome donde el otro se asoma (Tarde, 1890). Esto llevado a la realidad de Cisarro resulta preocupante, por el grado de vulnerabilidad que esto se significa para el, y pudiendo ser en algunas ocasiones que llevarlo a cometer algún delito y mas concretamente al consumo de drogas, por el simple hecho de la curiosidad, citándonos en el contexto familiar y social habitualmente vivenciado por el menor.

Por tanto se puede concluir que el menor Cisarro, actual protagonista noticioso, es producto de unas malas condiciones familiares, no podemos dejar de recalcar que la interacción entre sujetos es decisiva para la construcción propia de un individuo, ambas perspectivas abarcadas en este ensayo permitieron dar cuenta de esto. Meed y Vygotski con la interacción y cambio de roles sociales, permitiendo de esta forma la construcción del si mismo (self). Y por otro ámbito, Tarde quien en base a las leyes de imitación, nos permitió poder dar a conocer que la acción de imitar es algo total mente social, propio de la sociedad y que se realiza de forma instintiva e innata, así como jóvenes imitan modas, que por lo general no traen mayor conflicto, en el caso del menor Cisarro la imitación resulto ser algo problemático tanto como individuo como para la sociedad.

No se puede ver esta problemática como un caso aislado, que solo me provoca sensaciones de nostalgia o ira, sin ser necesario comprometerse socialmente, quizás de forma directa no es mucho lo que como sociedad se pueda realizar en beneficio del pequeño Cisarro, pero ¿si la interacción con la sociedad es decisivo para la formación de un individuo? debemos hacer que estas interacciones resulten mas beneficiosas.

Sin duda en el ensayo cabe la mayor parte de las responsabilidades sobre la familia del menor quienes no presentan una enseñanza básica a un menor de tan solo 10 años.

Resultaría importante que esto pudiese cambiar, para que así de esta forma, no existiesen mas actos de desesperación, provocando la interacción de un menor en un centro psiquiátrico vigilado día y noche por dos carabineros y cámaras de seguridad, para evitar su huida.

Universidad Católica Raúl Silva Henríquez Jueves 03 de septiembre de 2009

(5)

Bibliografía

Moscovici, S. (1986). Psicología Social; Introducción: el campo de la psicología social. Barcelona: Editorial Paidós

Paez, D., Blanco,A. (1996). La teoría sociocultural y la psicología social actual. Madrid: Fundación Infancia y Aprendizaje.

Tarde, G. (1890). Las leyes de lo imitativo. Paris: Alcan.

Bibliografía electrónica

Sánchez, C. En CNN Chile (Fecha de acceso: 2009, 2 de septiembre). La dolorosa historia del ''Cisarro''. [En red]. (Fecha de trabajo original: Agosto 4,200 9) Disponible en:

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :