LAS-OPERACIONES-NAVALES-DE-LA-GUERRA-DE-LAS-MALVINAS

128  15  Descargar (0)

Texto completo

(1)
(2)

“LAS OPERACIONES NAVALES DE LA

GUERRA DE LAS MALVINAS”

(3)
(4)

LAS OPERACIONES NAVALES DE LA GUERRA DE

LAS MALVINAS

(5)

LEONARDO INNAMORATO

LAS OPERACIONES NAVALES DE LA GUERRA DE

LAS MALVINAS

(6)
(7)

Leonardo Innamorato nació un 13 de abril de 1976 En la ciudad de Santiago del Estero.

Es licenciado en sociología por la Universidad Nacional de Santiago del Estero. Aficionado, autodidacta, escritor e investigador en temas castrenses.

(8)
(9)

Índice

El desembarco argentino en las islas………..……….11

La Task Force………..………15

La Royan Navy y su restructuración……….………..………22

La partida de la flota crea problemas en Europa……….…………..………..30

¿Cuál era la estrategia naval británica?...31

El Sheffield………..………37

Como opera una armada moderna………….……….………44

Escudos de buques de guerra……….…….…………47

El Sea Cat y su versión moderna…...………...…………..51

Sea Cay, Sea Dart y Sea Slug……….……..…………..56

El día mas negro de la flota……….58

La explosión de la HMS Antelope……….……..…..……60

El final de la fragata Ardent……….……….…………...62

¿Que es un CNA?……….…..………67

Características de los principales buques de la flota……….……….………69

Las limitaciones de la flota argentina……….……….…….………..71

Testimonios……….……….……..78

Los buques de la armada argentina en la actualidad……….……….…………80

El hundimiento del HMS Coventry……….………..………83

La guerra submarina……….……….………88

El misterio del Salta……….……….……….…………92

Daños de la Task Force……….……….………..…………..97

El ataque al HMS Invencible……….……..110

(10)

PALABRAS INTRODUCTORIAS

Quizás parezca un trabajo más sobre Malvinas lo cual no refleja mi propósito. Pero seguro también resulte un poco más interesante al tratar de exponer sobre cual es la temática de dicho trabajo de investigación. Sobre el tema de la “Guerra de las Malvinas” se ha escrito mucho, sobre todo si tenemos en cuenta también los aspectos geopolíticos de la cuestión. De eso no se trata este libro. No es el propósito de este libro caer en implicancias leguleyas y o ideológicas sobre la temática. En primer lugar me propuse presentar las operaciones navales de la guerra, es decir describir la suerte de cada buque, analizar la fuerza naval de los ingleses como la de los argentinos tratando de utilizar un lenguaje sencillo sin muchos condimentos técnicos y haciendo esfuerzos de aclarar lo más objetivamente posible sobre el accionar de ambas marinas de guerra durante el conflicto. Representa también un esfuerzo para sacar a la luz el accionar secreto de la guerra submarina como así también las tácticas empleadas.

Seguro sobre Malvinas hay mucho que escribir si nos enfocamos también en los combates en tierra, los ataques aéreos y las cuestiones diplomáticas (aun cuando me lo hubiese propuesto también hacerlo) como así también la cronología diaria. Sobre eso hay otros trabajos realizados. Casi seguro, hay mucho que quedó en el tintero todavía. El propósito de este trabajo tampoco tiene por objetivo reflotar cuestiones de suma ideología “patriótica”, ni tampoco caer en la desidia sobre lo que realmente pasó en las islas. La temática naval me fue revelada hace casi diez años atrás, haciendo uso de investigaciones y escritos diversos; y desde el momento he tratado de investigar y nutrirme de los conocimientos sobre la guerra de las Malvinas, en este caso, y reunir toda la información necesaria para volcarlos en este libro. Con respecto a las operaciones navales, hay cierto hermetismo, mitos e incongruencias e informaciones que no salieron del todo a la luz de la opinión pública. Lo cierto es que la flota inglesa fue puesta a prueba de una manera intensa por nuestros valientes pilotos y hasta en muchos momentos, parecía ser forzada hacia la retirada en más de una oportunidad.

Hoy, a más de veinte años de Malvinas, todavía se recuerda con gran fervor cívico y nacional las acciones realizadas por nuestros combatientes, demostrando así una alta entrega y espíritu del “Ser Nacional”, hasta en muchos casos, dar la vida por la patria. Y hoy más que nunca donde se confunden muchos valores de la identidad nacional, de los verdaderos héroes y los prohombres que realmente hicieron historia entregando todo para la libertad de esta gloriosa nación. Malvinas no escapa a ello y quizás sea la guerra olvidada por muchos, y que hasta hoy en la actualidad, las secuelas todavía perduran. Las decisiones políticas mueven a los hombres de armas, en su diadema y honor, hoy más que nunca

(11)

debemos admiración y gratitud a los héroes de Malvinas. Sea entonces también una contribución a la causa Malvinas.

Pues a ellos, a los héroes de Malvinas, como todos los que de alguna u otra forma no olvidan la gesta de Malvinas, está dedicado este trabajo.

(12)

EL DESEMBARCO ARGENTINO EN LAS ISLAS

LA OPERACIÓN “ROSARIO”

¿Hola Londres? ... “Aquí tenemos nuevos amigos”...

Así empieza el contacto con Londres que daba el jefe de los Royal Marines, vía télex, al ser capturado luego de la rendición por parte de tropas argentinas.

Conocidas son las imágenes del pueblo en la Plaza de Mayo, ese día glorioso de abril de 1982. La noticia causaba alegría, júbilo entre la ciudadanía argentina al informarse que las primeras naves argentinas había desembarcado en las islas del Atlántico Sur, y terminándose así, la ocupación de ese reducto colonial, que por más de 150 años había estado en poder de los ingleses. Esa operación, que fue planificada por los comandantes, previas directivas de Galtieri, que se conoció como la “Operación Rosario”. Dicha operación preveía recuperar las islas Malvinas y Georgias con una fuerza integrada por los buques de comando anfibio de la armada, dirigida por el Almirante Busser. Ya en Londres previamente se había tomado conocimientos de movimientos de naves de la armada argentina en el Atlántico Sur, información que fue tomada en cuenta pero que después fue desechada la importancia de esta. En el día 2 de abril, más precisamente a las 04:30 de la mañana desembarcaban los primeros 150 hombres de Infantería de Marina, luego a éstos se le sumarian alrededor de las 9:30 un refuerzo de más hombres del ejército1, provocando así la rendición de unos 80 Royal marines al mando del Mayor Mike Norman. El plan estaba a cargo del Almirante Carlos Busser, jefe de la unidad anfibia de la armada y los buques ARA “Santísima Trinidad”, el buque de desembarco anfibio ARA “Cabo San Antonio” y las corbetas ARA Guerrico y ARA Drumond.

Las tropas de elite de la infantería de marina acababan de desembarcar y estaban prestos a la reconquista de Puerto Argentino, (Port Stanley) su capital de unos 2000 habitantes aproximadamente. Inmediatamente las calles coparon con vehículos de desembarco anfibios, camiones, tropas con ametralladoras, fusiles y demás armamentos. Previamente el Almirante Busser, jefe del operativo, había aconsejado a las tropas en tratar bien a los Kelpers (isleños), y así no atemorizar a la población civil y ocupar las islas con total tranquilidad. Pero no resultó un tanto fácil la recaptura, ya que las fuerzas inglesas que había, se batieron con las argentinas por el honor, obligando unos instantes después a entregar sus armas y rendirse a la agrupación “Buzos Tácticos” de la armada argentina. En dicha

1 Formaba parte de esa fuerza también, el por entonces jefe del regimiento de infantería Nº 25, teniente coronel “Mohamed Alí Seineldín”

(13)

operación resultó herido en primera instancia, y muerto cuando se lo llevaba al hospital, el Capitán de la armada Carlos Giachino, siendo este el primer muerto del conflicto por las Malvinas. Las fotos de los Royal Marines hechos prisioneros humillados por los soldados argentinos, no tardaron en llegar a Londres, hecho éste que enfureció y se dispuso el envío inmediatamente de una Task Force. Ya para el mediodía en las islas, el panorama estaba bajo total control de las tropas argentinas.

Foto: tropas de infantería de marina desembarcan en las islas Malvinas.

Durante las tomas de posiciones de material bélico, las tropas de infantería de marina de elite, posteriormente fueron reemplazadas días después por el grueso del ejército argentino, en su mayoría de ellos jóvenes reclutas de la clase 63. El 2 de abril, la operación fue ejecutada por el 5° Batallón de Infantería de Marina. A estos se le sumaron refuerzos por el segundo regimiento de infantería aerotransportada; los regimientos de infantería 8° y 25° y por la 9° compañía de ingenieros. Ya para el 12 de abril desembarcaron los regimientos 3°, 6° y 7° reforzados por la compañía 10° de ingenieros de la 10° brigada de infantería motorizada; los 3 regimientos de infantería (regimientos 4°, 5°, y 12 y de la 3° brigada de infantería mecanizada) reforzados por el 3° grupo de artillería de la recién creada 11° brigada de infantería motorizada como así también elementos de un grupo de artillería antiaérea. En total se puso en tierra cerca de unos 12.000 hombres de todo el país siendo la mayoría de ellos de los regimientos de Corrientes, Misiones y el NOA argentino. La autoridad de las islas la tomó el General Mario Benjamín Menéndez como gobernador. De esta manera se dispuso el 70% de los hombres en cercanías de Puerto Argentino, sobre todo en las alturas de los montes London, Dos Hermanas, Pradera del Ganso, y Monte Kent.

(14)

Foto: las tropas inglesas rendidas a los argentinos.

Con el transcurrir de los días, se hizo notorio el transporte de tropas, material bélico, de artillería, suministros de comida, y logística del ejército argentino en las islas. La guarnición de Puerto Argentino comprendía 5 regimientos de infantería, los 3 regimientos de la 10° brigada (a cargo del Gral. Jofre), el 4° regimiento de la 3° brigada, el 25° regimiento de la 9° brigada y el BIM (batallón de infantería de marina) Nº 5 como así también las unidades de comando, la 601 y 602. Mientras tanto la Task Force emprendía el trayecto en dirección a las islas. Se tomó el control total del aeródromo de Las islas movilizando los aviones de la Fuerza Aérea, los IA 58 Pucará y algunos Helicópteros. Fueron puestos en el teatro de operaciones 12 aviones Pucará, 4 Aermacchi 339 de la primera escuadrilla de la Aviación Naval, 4 Beechacarft T-34 de la 4° escuadrilla, 1 helicóptero para tropas Chinoocks, 3 helicópteros Puma del ejército y unos 16 Bell UH1H. Mientras tanto en Peble Island (isla de Borbón) se puso 6 Pucará, 1 Skyman de transporte y 2 helicópteros Puma. La “Operación Rosario”, fue un muy buen plan de recaptura de las islas, lo cual se lo realizó a cabo de forma eficaz y expedita.

Sobre la táctica a emplearse se dispuso la llamada “defensa estática”, es decir de tener todo el tiempo necesario de construir trincheras, búnkeres, emplazamiento estático de artillería, organización de compañías y o secciones de soldados a la espera del avance y el ataque por parte del enemigo. El grueso de las tropas argentinas estaba en la isla oriental, es decir la isla Soledad, poniendo una minúscula guarnición de comandos en la isla Gran Malvina. Eso en cuanto a las tropas movilizadas desde el continente a las islas. Pero paralelamente se peleaba en la ONU, otra batalla. La batalla diplomática por el cese de la ocupación argentina de las Islas y llegar a un acuerdo y poner fin a la disputa de la soberanía de las islas. Pero no es mi propósito poner en evidencias cuales fueron las tratativas diplomáticas de ambos países ni la cronología del conflicto.

De esta manera el poder de las Malvinas estaban otra vez en nuestro país poniendo fin a una larga ocupación inglesa. Las primeras acciones de combate y repliegue en los puestos de combates se produjo el

(15)

1° de mayo cuando bombarderos Vulcan V2 y Harriers de la RAF bombardearon Puerto Argentino, tratando de inutilizar la pista y desmoralizando a las tropas argentinas que ahí se encontraban; pero dichos bombardeos fueron rápidamente contestados por artillería antiaérea que estaba emplazada alrededor de la pista. Quedaba entonces por soportar las inclemencias del tiempo, que por cierto en nada ayudaba, al tener temperaturas inferiores a los 5 ° grados y el viento que soplaba de una manera incesante en Malvinas. Todo ello a la tensa espera por parte de las jóvenes y casi inexpertas tropas argentinas sometidas a las presiones psicológicas del no saber por su futura suerte.

La llegada completa de la flota al teatro de operaciones, se hizo efectiva después del 25 de abril tomando el completo control y estableciendo un bloqueo naval alrededor de las Malvinas, quedando aisladas por completo por suministro las tropas argentinas que allí se encontraban. En efecto, Galtieri había previsto según sus cálculos que los ingleses tomarían mucho tiempo en la recuperación de las islas y quedando así luego de la ocupación, a un posterior “arreglo” diplomático y el posterior retiro de tropas. Eso fue la primera operación de guerra por parte del enemigo, un ataque sin una formal declaración de guerra. Inmediatamente el próximo capítulo sería apuntar sus armas a un blanco estratégico y grande lo que representaría una pérdida enorme de vidas, el crucero ARA “General Belgrano”. Lo que vino después, es todo historia y a continuación se relatan las principales maniobras de la guerra en materia naval que muchos desconocen como se llevaron a cabo.

(16)

LA TASK FORCE

*

Por Leonardo Innamorato

esde la Segunda Guerra Mundial que no se habían registrado en las tácticas navales una guerra naval moderna. La última fue en Midway en 1942, batalla madre que enfrentó los poderes de la armada de los EE.UU. y sus aliados con la armada imperial japonesa al mando de Yamamoto y Kurita. Pasaron 40 años para el desarrollo de la maquinaria bélica más poderosa y adelantada de Europa: La Royal Navy. Es así que las configuraciones de las principales marinas habían cambiado sustancialmente y ya no había entre sus filas los grandes y pesados acorazados, que más bien fueron reemplazados por los cruceros livianos, es decir con menos tonelaje (menos de 13.000 toneladas).

En la estructura de la flota se dio gran importancia al poder de los portaaviones, como buque más importante de la flota y que es capaz de movilizar una fuerza aérea a donde sea necesaria su presencia intimidatoria. Luego para proteger al portaaviones están sus escoltas, los destroyers que se encargan de la defensa aérea y de atacar otros navíos con sus mísiles como también de realizar cañoneos con su artillería. Otro componente importante de una flota lo constituyen las fragatas, que principalmente se encargan de apoyo y tienen además el rol, entre varias de ellas, de la lucha antisubmarina. Las fragatas en sí, por ejemplo en la flota de Inglaterra, son muy numerosas y de diversos tipo. Además una flota moderna posee buques de asalto, buques comandos anfibios, pero además faltaba algo por ver todavía.

El estreno en una guerra de los submarinos a propulsión nuclear y dotados de torpedos “MARK 8” y 24 (SSN). La importancia de un submarino a propulsión nuclear, además de ser muy rápidos, tienen la ventaja de poder permanecer sumergido el tiempo que se considere necesario. No tienen limites de permanencia bajo el agua como sí lo poseen los sumergibles del tercer mundo (entre los cuales todavía nos incluimos) a propulsión diesel –eléctrica, de tamaño más reducido y penalizado a la hora de permanecer sumergido. Es necesario cargar baterías y así volver al fondo del mar. Eso entre los componentes físicos y operativos de una flota moderna. Pero también con el transcurso del tiempo, se modernizaron las estrategias de combate naval, como así también las tácticas y los medios.

*

Fuerza de Tareas.

(17)

La tecnología vino así a facilitar y solucionar muchas cosas que todavía faltaba dominar como ser el uso de radares más potentes de detección de blancos, mejores sistemas de sonares, se automatizó la artillería de los buques y se los dotó de medios electrónicos y computarizados para su operación. Entre los oficiales, se encontraba ya una generación que era capaz de operar en forma manual y automática, los diferentes sistemas de armas de los modernos buques. Se hizo más seguro los medios de combate a bordo contra los incendios, y se mejoró la protección de los oficiales encargados de dirigir los ataques en la llamada “sala de operaciones navales”, que se encuentra en las entrañas mismas del buque, a diferencia del puente del mando donde el capitán imparte directivas del buque. Un detalle a tener en cuenta, si comparamos el porte y el tonelaje con otras armadas como ser la US Navy, la francesa o la de Rusia, éstos navíos son mucho más chicos pero no dejan de ser temerosos ante cualquier amenaza aérea o naval.

Foto: la fragata tipo Leander, HMS Minerva emprende dirección rumbo a las Malvinas.

De esta manera la Royal Navy se perfilaba como una de las 3 mejores armadas del mundo, catalogada como “invulnerable” a los ataques aéreos y amenazas de otros buques. Para 1982, la armada de su majestad era una de las más numerosas del globo, hecho también que le valió la reputación de fabricar sus propios modelos y de ser la industria naval inglesa una de las más competitivas, junto con la armada de los EEUU y Francia. No hay que olvidar el contexto del mundo en ese momento, la guerra fría, que asomaba a Rusia también con una poderosa fuerza naval extendida a lo largo de su extenso territorio, lo que significaba una amenaza para la OTAN. Cabe destacar que Rusia1 poseía también naves a propulsión nuclear, y además, poseía submarinos balísticos capaces de desatar un infierno en cualquier punto del planeta con sus mísiles de largo alcance.

1 La URSS en ese entonces asomaba como la segunda potencia naval del mundo capaz de competir con el mismo EE.UU. e incluso Inglaterra.

(18)

La pregunta sería: ¿Quién se atrevería a burlar las defensas y sus sistemas de armas tan sostificados que poseía la Royal Navy por ese entonces? ¿Qué hecho o acontecimiento que forzara a cualquier marina del mundo a vérselas con el monstruo y la intimidante capacidad de lucha de dicha fuerza? Hay que destacar también la coordinación y el pasado histórico común con otra potencia, los Estados Unidos; además de pertenecer a un bloque común con otras marinas también de primer nivel, el hecho de integrar la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) y de actualizar permanentemente los sistemas operativos de ultima generación, ya sea en armamentos, radares, sistemas de electrónica y propulsión de los navíos de combate como así también, el alto grado de profesionalización y entrega por parte de sus oficiales y de sus tripulaciones. La marina inglesa, por ese entonces, a marzo- abril de 1982, todavía se encontraba probando nuevos tipos de armamentos, más precisamente en misil de corto alcance “Sea Wolf”, además de renovar permanentemente la actualización de sus fragatas y destructores. Si se observa detenidamente, en Porstmouth, principal base naval, el panorama de una base naval del Reino Unido es muy dinámica y activa. Permanentemente hay movimientos de buques, reparaciones en dique seco, traslado de materiales bélicos, etc. Y es sabido que Inglaterra es proveedor buques a distintos países. Su tradición naval es de excelencia.

En cuanto al panorama de sus buques, estaban siendo modernizadas las fragatas del lote uno de las tipo “Leander” modificándolas, quitándoles la torreta de su artillería de proa y sustituyéndolas por misiles mas refinados como el Sea Cat, y hasta algunas se las modernizó con los Sea Wolf, como es el caso de la HMS2 Andrómeda, Penélope y Minerva2. La novedad era también la pronta entrega de su flamante portaaviones clase “Invincible”, el “HMS Illustriors”. Nada hizo pensar un traspié a unos 13.000 Km. de la isla, la toma de las Malvinas por parte de las fuerzas de desembarco Argentina, a pesar que la Royal Navy era víctima últimamente de reducciones de su presupuesto y la cancelación de nuevos diseños de buques, como el mal logrado diseño del escolta tipo 82, HMS “Bristol”. El orgullo de sus componentes representaba el destructor misilístico de la clase “Sheffield”, tipo 42, que se encontraban más de 7 unidades entre sus filas, y los siempre amenazantes y temibles submarinos de propulsión nuclear como el HMS “Conqueror” o el “Courageous”, ambos de la clase “Churchill”.

2 H.M.S, siglas que se antepone al nombrar un buque de la Royal Navy, significa “AL SERVICIO DE SU MAJESTAD”. 3 Los ingleses hacen honor al nombre de sus buques. En este caso a las fragatas de las denominadas “Leander”, que tomaron los nombres de las deidades griegas y romanas.

(19)

Foto: una fragata del tipo 21, HMS Ardent.

Es así que al momento del desembarco argentino en las islas, la Royal Navy contaba con un total de 44 fragatas, dentro de las cuales muchas de ellas se encontraban en reparación en dique seco, 16 destructores de tres clases, 2 portaaviones, 2 buques de desembarco tipo comando y 31 submarinos de los cuales, 11 de ellos de propulsión nuclear.

(20)

Estos son los buques que participaron del conflicto

Unidades combatientes Nombre Tipo y armamento Fecha de arribo PORTAAVIONES 2 HMS INVINCIBLE Comisionado en 1980 20 de Abril

HMS HERMES Modificado.

Comisionado en 1959

20 de Abril

DESTRUCTORES 8 HMS COVENTRY Tipo 42. Misiles Sea Dart

20 de Abril HMS SHEFFIELD T. 42. misiles Sea Dart 20 de Abril HMS GLASGOW T.42. misiles Sea Dart. 20 de Abril HMS CARDIFF T.42. misiles Sea Dart 23 de Mayo HMS EXETER T.42. misiles Sea Dart 18 de Abril HMS GLAMORGAN Clase County m. Sea

Slug

25 de Abril HMS ANTRIM Clase County m. Sea

Slug

17 de Abril HMS BRISTOL Tipo 82 misiles Sea Dart 23 de Mayo

FRAGATAS 16 HMS ACTIVE Tipo 21. Sea Cat 23 de Mayo HMS ARROW Tipo 21. Sea Cat 25 de Abril HMS ALACRITY Tipo 21. Sea Cat 25 de Abril HMS AVENGER Tipo 21. Sea Cat 23 de Mayo HMS AMBUSCADE Tipo 21. Sea Cat 18 de Mayo HMS ANTELOPE Tipo 21. Sea Cat 18 de Mayo HMS ARDENT Tipo 21. Sea Cat 13 de Mayo HMS BRILLIANT Tipo 22. Sea Wolf 20 de Abril HMS BROADSWORD Tipo 22. Sea Wolf 20 de Abril HMS PENELOPE Leander modificada 23 de Mayo HMS MINERVA Leander modificada 23 de Mayo HMS ARGONAUT Tipo Leander. Ikara.

Exocet

HMS BACCHANTE Tipo Leander. Ikara. Exocet

HMS ANDROMEDA Leander. Sea Wolf

HMS PLYMOUTH Tipo Rothesay 12 20 de Abril HMS YARMOUTH Tipo Rothesay 12 20 de Abril

SUBMARINOS 6 HMS COURAGEOUS SSN Nuclear 19 de Abril HMS VALIANT SSN Nuclear 30 de Mayo HMS CONQUEROR SSN Nuclear 16 de Abril HMS SPLENDID SSN Nuclear 16 de Mayo HMS SPARTAN SSN Nuclear 12 de Abril HMS ONIX SSK diesel -eléctrica

ANFIBIOS COMANDO 2 HMS INTREPID Transporte anfibio, tropas y helicópteros HMS FEARLESS Transporte anfibio,

tropas y helicópteros

BUQUES DE TROPAS 6 RFA SIR LANCELOT De tropas, logístico RFA SIR GALAHAD De tropas, logístico RFA SIR TRISTAM De tropas, logístico RFA SIR GERAINT De tropas

RFA SIR BEDIVERE De tropas RFA SIR PERCIVALE De tropas

(21)

Las pérdidas Británicas

*

Buques hundidos Sheffield Alcanzado por un Exocet MM 39.

Coventry Hundido por bombas.

Ardent Hundida por bombas en la popa.

Antelope Hundida. Su caso se patio en dos

Atlantic Convenyor Alcanzado por un misil Exocet mm 39. Fuera de combate Plymouth Alcanzada por bombas en el casco.

Sir Galahad Averiado seriamente por bombas.

Broadsword Bomba en la popa que no exploto.

Brilliant Fue ametrallada.

Avenger Por impacto de cañón de 30 mm.

Glasgow Por una bomba alojada en su casco.

Glamorgan Por un misil Exocet en el hangar.

Argonaut Por impactos de cañón y cohetes.

Alacrity Por explosiones próximas a su casco

Fearless Por impactos de cañón sobre la popa.

Sir Lancelot Por impactos de bombas, fue quemado. Con problemas Exeter Sufrió impactos de bala.

Onix Averiado en la proa.

Para estimar las pérdidas sufridas por el enemigo en las islas, se realizó una estimación según fuentes confiables y por lo que ellos mismos reconocen haber perdido. Por ejemplo hay buques que figuran como puesto fuera de combate que no es lo mismo que el buque sea hundido; al igual que otra categoría de buques que tuvieron problemas con la propulsión como el Argonaut y su turbina “Olimpus” estaba inutilizada; el Avenger estaba descompuesto.

La fragata Brilliant fue duramente ametrallada y tenía una gran variedad de defectos operativos, el Antrim fue puesto fuera de combate por una bomba al igual que el Glasgow. Los buques RFA Sir Lancelot y Sir Tristam fueron atacados por bombas y el Sir Galahad fue incendiado, pero luego reparado al igual que lanchones de desembarco que también sufrieron impactos de bala. Con el transcurso de los días la flota se iba desgastando más y más hasta llegar casi al límite operacional -como el mismísimo contralmirante Woodward -lo reconocía en un informe de sus naves que estaban en el Teatro de Operaciones. Pero no solamente fueron hundidos y averiados buques sino también entre el enemigo hubo gran pérdidas de helicópteros “Gazelle” y los “Sea King”.

Entre los aviones derribados sólo reconocen tres bajas, pero hay que reconocer que hubo mucha preocupación por un avión que no regresó al Hermes (de los GR3) y fue dado por perdido; pero

* Sólo tres buques se salvaron de las explosiones de bombas cohetes y misiles de las incursiones aéreas de la Fuerza Aérea Argentina.

(22)

seguramente entre las pérdida más considerable fue el hundimiento del Atlantic Convenyor, un buque mercante que servia como tercer portaaviones y que llevaba en su cubierta tres helicópteros de tropas “Chinoocks” y en su interior tres Harriers, que para su fortuna ya habían despegado para reacomodarse en el Invincible. Además dicho buque transportaba cerca de 4.000 carpas y equipos de campaña para los comandos, lo que significó un verdadero “desastre logístico” y retraso el avance hacia Puerto Argentino de una manera más rápida y eficaz, como lo reconoció el brigadier Julián Thompson, durante el mismo conflicto, lo que a él y sus hombres los obligó a tomar otra estrategia en la avanzada final. Pero seguramente las pérdidas, y las que no son recuperables y quedan como heridas en el tiempo fueron las pérdidas humanas. De ambos lados.

El sabor fue amargo para las tropas argentinas, de más está por decirlo el peso que soportaron los conscriptos, al ver como amigos suyos caían en cumplimiento del deber y del lado británico en cumplir con la obligación mercenaria y más profesional en avanzar barriendo posiciones argentinas. Al final de la guerra las bajas del el lado argentino fueron de 649 hombres,- detalle que no dejo escapar – la mitad de las bajas fue en el crucero ARA “Gral. Belgrano” hundido por un submarino nuclear SSN “Conqueror”. Las bajas británicas fueron 255 hombres, de los cuales un buen número murió en el ataque al RFA Sir Galahad y Sir Tristam.

Seguramente no le vamos a exigir a nuestros pilotos de la Fuerza Aérea Argentina a rendir cuentas sobre que barcos hundió, demasiado mérito dieron el solo hecho de emprender sus misiones contra la poderosa flota inglesa aún cuando las posibilidades de regreso al continente eran mínimas.

Elaboración propia.

(23)

La Royal Navy y su reestructuración

La Marina Real entró en guerra en el Atlántico Sur poco menos después de un año después de la publicación de un plan de “reestructuración, profunda y controvertida”, que decidió el gobierno. Ese plan denominado “el camino hacia delante”, redistribuía las misiones y los medios entre las Fuerzas Armadas para el decenio siguiente.

Teóricamente el shock más duro deberían soportar las fuerzas de superficies de la Marina Real. Pero a pesar del cambio de organización, se reconoció como necesario, a la luz del conflicto de Malvinas el mantenimiento del servicio del Invincible, por ejemplo aunque la tendencia a la restricción continúo siendo inamovible.

Se preveía una reducción del veinte por ciento de las unidades de superficie y la potencia de disuasión naval debía pasar, en adelante a medios que operarían muy por encima o muy por debajo de ellas. Los constantes recortes presupuestarios y la nueva configuración del mundo, la desintegración de la Unión Soviética y la caída del muro hicieron configurar la nueva “Royal Navy”. Se decidió aumentar el rol del arma submarina como cambio principal, anunciando un programa de construcción de cuatro submarinos balísticos “Polaris” como así también el pase al retiro de los SSN Conqueror y Corageous para 1990. En 1990 entonces ya estaban en condiciones de operar 19 SSN armados con misiles antibuques Sub-Harpoon y con torpedos antisubmarinos (ASM), de un tipo muy avanzado. En total una fuerza muy poderosa que seria respaldada en 1988, también una nueva clase de submarinos, a propulsión clásica; el primero de los cuatro submarinos nucleares capaces de lanzar misiles balísticos “Trident”, de los que cada uno es dos veces más grandes que los SSN lanzadores de Polaris de la clase “Resolution”, que debía entrar en servicio operativo en 1990. Algunos expertos británicos en estrategia naval discutieron ese giro, que se traduce en una adaptación optimistas de las fuerzas a su misión en la OTAN, y que implican su concentración en el Atlántico nordeste. En ese escenario las misiones de la Marina Real son:

1) El apoyo ASM a la flota norteamericana del Atlántico, en el seno de la cual los portaaviones británicos de la clase “Invincible” operarían en parte bajo la “sombrilla de la defensa aérea norteamericana”.

2) La protección de los convoyes trasatlántico.

3) La búsqueda de submarinos y misiones de disuasión en los sectores donde la marina soviética está en posición de superioridad de los SSN.

(24)

4) Las operaciones ASM y de minado/ desminado en aguas pocos profundas. A propósito de este ultimo tipo de misión, la marina concentra actualmente sus esfuerzos en una nueva generación de pequeñas fragatas, y sus resultados fueron los actuales tipo 22, y luego las actuales fragatas tipo 23.

La defensa antiaérea de las unidades de superficies quedara asegurada mediante el sistema norteamericano de cañones AA Phalanx que fue instalado en el portaaviones Illustriors en prevención del relevo del Invincible, en las aguas de las Malvinas por los misiles Sea Wolf y el complejo de artillería AA Sea Guard. (La Guerra de las Malvinas. ED. Fernández Reguera, año 1.986.)

(25)

Además de los tres portaaviones, la flota en la actualidad presenta siguiente estructura:

PORTAAVIONES (3) HMS INVINCIBLE Con aviones Harriers HMS ARK ROYAL

HMS ILLUSTRIORS

DESTRUCTORES (10) HMS GLASGOW Sea Dart HMS GLOUCESTER HMS LIVERPOOL HMS SOUTHAMPONT HMS YORK HMS NOTTINGAM HMS NEWCASTLE HMS ENDIMBURG HMS BIRMINGHAM HMS MANCHESTER

FRAGATAS TIPO 23 (16) HMS IRON DUKE Misiles Harpoon HMS LANCASTER HMS KENT HMS ALBAN HMS MONTMOUTH NORTHUMBERLAND HMS GRAFTON HMS ARGYL HMS PORTALND HMS RICHMOND HMS SOMERSET HMS SUTHERLAND HMS MARLBOROUGH HMS MONTROSE HMS NORFOLK HMS WESTMISTER

FRAGATAS TIPO 22 (5) HMS CUMBERLAND Con misiles Sea Wolf HMS CHATHAM

HMS CAMPBELDOWN HMS CORNWALL

ANFIBIOS DE APOYO (2) HMS OCEAN HMS ALBAN HMS COVENTRY

SUBMARINOS (13) HMS VICTORIOUS Con misiles balísticos HMS VENGEANCE

HMS VANGUARD HMS VIGILANT

SUBMARINOS SSN HMS SOVERSEIN A propulsion Nuclear SSN HMS SUPERB

HMS SCEPTRE HMS SPARTAN

CLASE “TRAFALGAR” HMS TURBULENT Propulsión convencional HMS TRENCHANT

HMS TORBAY HMS TIRELESS HMS TRIUMP

(26)

Luego de la guerra se preveía retirar al Fearless y al Intrepid, pero se los mantuvo unos años más en servicio debido a su gran utilidad de buque comando. Al lote I de fragatas del tipo 22 HMS Brilliant, Battleaxe y Broadsword fueron vendidas al Brasil en 1995.

A los destructores de la clase County HMS Glamorgan, Antrim y Norlfok fueron vendidos a la armada de Chile en 1984, igual que una fragata clase Leander. El HMS Hermes fue decomisionado y desguazado al igual que otros submarinos. Algunas fragatas de clase Leander modificadas fueron vendidas a Ecuador, como las HMS Danae y Minerva, y ya para el 2005 se prevé retirar de servicio a los destructores de tipo 42 HMS Glasgow, Exeter y Cardiff antes que entren en servicio la nueva generación de destructores de tipo 45.

De esta configuración, la Royal Navy ocupa el privilegiado tercer lugar en las marinas más poderosas del mundo, luego de EEUU y Rusia. No obstante, mantiene el poder de contar con tres portaaviones más dos buques anfibios lo que le confiere un poder intimidante y llevar una fuerza embarcada con aviones Harriers a donde sea necesaria su presencia. En la actualidad (2005) son solo unos pocos países que tienen portaaviones- menos de nueve- entre ellos: Brasil, España, Francia, Italia, Tailandia e India, este último adquirió un viejo portaaviones Ruso. En la actualidad, y con la nueva configuración del mundo y siendo la marina de EEUU la más poderosa al contar con 12 portaaviones, con la entrada en servicio en el 2003 del portaaviones de la clase Nimitz “USS Reagan”, y nada hace pensar que alguna marina pase a la vanguardia en el dominio de las aguas del mundo.

Es notorio que la flota británica disminuyó el número de naves en superficie, es decir los destructores y fragatas, pero mejoró sustancialmente en cuanto a los portaaviones y el número de submarinos a pesar de sus recortes presupuestarios. Pero la Royal Navy cuenta aun con su mejor aliado y amigo, los EEUU al participar en las guerras del Golfo, en 1991 mandando en apoyo los destructores HMS Cardiff y Gloucester y en tomar parte también en la llamada “Guerra contra el Terrorismo” en Afganistán, en noviembre de 2001 y luego en la invasión de Irak, en marzo de 2003. En cuanto al armamento, no cambió demasiado; en la actualidad, la marina británica usa las versiones de misiles “Harpoon”, los Sea Dart ( versiones mejoradas), como los Sea Wolf y demás gamas de misiles de la clase Sea, como también diversas clases de “señuelos” y una muy potente artillería en sus buques. En materia de radares se mejoraron de manera muy eficaz los radares de los destructores tipo 42 como así también adicionarle más armamento como ser las ametralladoras. Para el uso de transportes de tropas y municiones, siguen en servicio algunos de los buques de la clase “Sir” como el Sir Galahad y Sir Lancelot.

(27)

Durante las tareas de inteligencias realizadas se visualizaban el número de naves, que a ciencia cierta no se sabe muy bien cuantos fueron, pero se estima unos 121 buques de toda clase: dentro de los cuales se encontraban 33 naves de combates, incluidos los portaaviones más los dos buques comando anfibios, todos ellos con capacidad para derribar aviones. Debo mencionar que también entre esas naves de combate están las de apoyo logístico, los buques multipropósito, los tanqueros, los buques hospital, los barreminas como también los buques talleres, remolcadores y ferrys. Además se alistaron los paquebotes “Mary Queen” y los buques porta contenedores “Atlantic Convenyor” y su gemelo, el “Atlantic Causeway” (buques que sirvieron como tercer portaaviones ya que en ellos iban embarcados unos 6 harriers y 5 helicópteros de transporte de tropas “Chinnoks”). Toda la logística al servicio de su majestad en dirección hacia el Atlántico sur, con el único objetivo de que las fuerzas argentinas abandonen lo antes posibles las islas.

Al momento de la recuperación de las islas, se debatían en la plana mayor del almirantazgo y demás jefes de las otras armas cuál iba a ser la estrategia para llegar hasta las Malvinas, ya que debían establecer una especie de “puente aéreo” de unos 13.000 Km. hasta el Atlántico Sur y llevar a cabo las tareas. ¿Pero qué fuerza aérea se debía movilizar?

¿Cuántos aviones y de que tipo estaban disponibles? ¿Dónde embarcarían? ¿El portaaviones Hermes, se encontraba realmente en condiciones operativas? ¿Qué medios se emplearían en la isla Ascensión? ¿Qué buques estaban en condiciones de zarpar? Hay que tener en cuenta que varios destructores se encontraban en operaciones conjuntas con la OTAN y otros se encontraban fuera de la base naval de Porstmouth, más precisamente en Gibraltar, como el caso del Exeter. Las circunstancias justificaban la prisa y era necesario reunir cuanto antes una “Task Force”(o grupo de trabajo) y emprender dirección rumbo al sur, mientras tanto, paralelamente la batalla diplomática seguía su curso, y donde más bien fracasaba cada propuesta de una negociación que deseche el uso de la fuerza entre ambos países. Pero la decisión inclaudicable de la primera ministra Margareth Thatcher, denotaba un interés de recuperar si o si sus islas Falklands por parte del Reino Unido. Fue una decisión política en Argentina el hecho del desembarco del 2 de abril y por consiguiente la tan ansiada recuperación de las islas.

El grueso de la flota partió tres días después del 2 de abril desde la base naval de Porstmouth, al sur de Inglaterra. Al frente de ella iba el portaaviones Hermes, como buque insignia de la flota, embarcados en el unos pocos aviones Harriers GR3 de la RAF, buque este que ya se encontraba al fin de su vida operacional y entraba ya en desguace para convertirlo en chatarra, pero las circunstancias se lo impidieron y tuvo que ser parte de la vanguardia de la flota, en dirección hacia las tormentosas y frías aguas del

(28)

Atlántico Sur. Luego le seguía el HMS Sheffield, que acababa de realizar los ejercicios de primavera de la OTAN, y fue unos de los primeros en unírsele garantizando así la protección aérea a los portaaviones. Junto a éste iba también el destructor Glasgow y Coventry, sus gemelos, también buques novísimos que representaban una amenaza para cualquier marina o ejército que se le pongan frente a ellos. Esos buques se los empleó en primera línea de combate y cuidando a los de mayor prioridad, claro está, los portaaviones Hermes e Invincible. El Invincible se le unió un poco después; en el llevaba los Sea Harriers de la marina y unos tantos otros helicópteros Sea King; también en la fila iban las fragatas Broadsword y Brilliant, armadas con misiles Sea Wolf, estaban también los viejos cruceros, (pero modernizados) Glamorgan, que sirvió de buque insignia en primera instancia del Contralmirante Woodward, y su gemelo el Antrim de la clase County, que por su eslora bien podían ser considerados cruceros al medir ambos más de 155 metros.

Formaban parte de la flota las fragatas de la clase “Amazón”, las fragatas Ambuscade, Antelope, Ardent entre otras; las fragatas de la clase 12, Yarmouth y Plymouth, como así también las bien concebidas fragatas del tipo Leander del lote de las modificadas, con sus misiles Sea Wolf y Sea Cat, que tuvieron un activo papel en la lucha contra los aviones de la Fuerza Aérea Argentina, sobre todo en el estrecho de San Carlos. Cerca de ellas iban los tanqueros Resourse y Olna, los buques multipropósitos Apeleaf, Brambreleaf, Blue Robert, Regent, iba también transportando el grueso de la infantería el paquebote “Mary Queen”1 con su impresionante eslora de más de 200 metros. Desde Escocia se le unió el submarino nuclear (SSN) Conqueror con sus gemelos Courageous y Splendid, todos ellos ansiosos de entrar en combate mientras en el trayecto practicaban sus ejercicios bélicos utilizando ballenas como blanco de sus armas. Mientras en los demás buques las tripulaciones y los soldados realizaban simulacros de combate y ejercicios de tiro con cañones embarcados. Esas prácticas se llevaban a cabo sobre todo en el Intrepid.

1 El paquebote de lujo debió ser modificado con urgencia para el transporte de tropas. No fue prioridad en sus ataques a los estrategas militares el apetecible blanco que este representaba; hubiera sido un desastre si este buque fuera alcanzado por algún misil o bomba por parte de los argentinos.

(29)

Foto: la fragata Minerva y a su lado el Contralmirante Sandy Woodward, jefe de la T. Force

Durante el trayecto, según reportes, tamaña empresa tuvo que soportar la flota expedicionaria, del servicio de su Majestad cuando se encontraron con fuertes vientos soplando en barlovento, a la altura de las islas Azores; no obstante no era un obstáculo mayor para torcerle el rumbo en pos de su objetivo de recuperar las islas. Durante ese trayecto, hubo capitanes, sobre todo de las fragatas que temían por el casco de sus buques; había buques que parecían que se partían por la mitad al ver como azotaban las olas frente a sus proas. En cuanto a la autonomía de su trayecto estaba garantizada por llevar más de 6 tanqueros y barcos de reaprovisionamiento. El temor era - según informes que se manejaban en Londres- una pequeña flota de sumergibles por parte de la armada argentina, lo que se compensaría con el resguardo de llevar también sus medios que son repelentes para esto, como las fragatas del tipo 22, que son aptas para combatir sumergibles, además de llevar 5 o 6 sumergibles de alta tecnología en la flota. Presentada la flota como vimos a grandes rasgos, toda ella era de características convencionales, con un alto grado tecnológico y milicia de avanzada. Estaba en sí, dentro de las convenciones de guerra internacional y en consonancia del tratado de Ginebra. Es preciso aclarar esto, porque rumores vertido hace años atrás, sobre todo en medios de comunicaciones argentinos, y por declaraciones de algunos oficiales ingleses sobre informes que sostenían que en algunos de sus buques, la flota llevaba armamento nuclear.

Por ejemplo se dijo que el Sheffield lo llevaba, y si embargo el buque se fue a pique en el fondo del mar el 10 de mayo cuando fue alcanzado por un misil “Exocet”, de los argentinos. El argumento este queda en el terreno más bien de las especulaciones y todavía no se demostró a ciencia cierta si realmente algunos buques llevaban armamento nuclear. La falacia está a la vista, según mi consideración, por lo tanto desecho esa hipótesis del armamento nuclear por dos razones: la primera, y como es lógico, es el de seguridad. Sería una descabellada idea aceptar, por ejemplo que el D 80, Sheffield, o cualquier otro buque

(30)

llevara armamento no convencional, debido a que los buques en altamar están expuestos a ataques por parte del enemigo – en el peor de los casos- y sin entrar a subestimar la capacidad de ataque por parte del enemigo, siempre se corre riesgos. Y así lo demostraría nuestra fuerza aérea, con sus valerosos pilotos, a traspasar esa barrera de protección de los buques y facilitar la llegada de sus bombas, coheteras o misiles. El ejemplo de la pérdida del Sheffield, lo hubiera demostrado. Entonces... ¿se hubieran imaginado el posible infierno que hubiese sido si este navío llevaba armas nucleares? ¿Cuál sería la reacción del mundo civilizado? El otro motivo, y a punto de vista personal, es el culto a la “caballerosidad” y alta formación de los oficiales ingleses; aparte sería mas razonable y lógico que segunda potencia naval tomara solo lo necesario para la recuperación de ese antiguo reducto colonial. En todo caso, hipotéticamente el empleo de armas nucleares se emplearía ante una eventual humillación militar.

O bien si el enemigo en si, es una potencia militar semejante a sus fuerzas, caso Rusia o Francia. Pero siempre se piensa, ante un caso de humillación, el empleo de este tipo de armas contra el enemigo. Ya tenemos el precedente de las terroríficas dos bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, por parte de una potencia hacia otro país, y lo que es aún peor, contra toda una ciudad sin discriminar a la población civil de la militar. Hasta lo que se sabe, por el momento queda descartada esa hipótesis de las armas nucleares entre sus buques, para ser posiblemente empleadas.

Todo estas acciones como era lógico de pensar, ante la incredulidad de algunos países, era el constante monitoreo por parte de los EEUU, a través del Pentágono, y los estrategas militares veían con expectativa el posible uso de estas nuevas armas que entraban a pertenecer a la generación de la electrónica, ya que los destructores tipo 42, estaban provistos de misiles guiados por radar y coordinados por radares de detección de blancos a grandes distancias, entonces una vez detectado por el radar, se disponía de comandos específicos y automáticos a la torreta de proa de lanzamiento automático de los temibles misiles. Es así que EEUU, antes de declara su apoyo de aliado incondicional ante Gran Bretaña y declarar país agresor a la Argentina, tuvo oportunidad de facilitar imágenes satelitales a la Royal Navy sobre cuales estaban las posiciones de la flota argentina y las ubicaciones de los despliegues de las tropas en las islas. Igualmente al acecho, vigilando todo estaba unos de sus portaaviones de EEUU como reserva, ante la posible pérdida de unos de los dos portaaviones de los ingleses, y hasta el ofrecimiento por parte del secretario de defensa norteamericano, del buque de asalto “Guam” y hasta el USS “Forrestal”.

Como vemos el poder disuasivo, intimidante y amenazante de la flota inglesa, hizo de antemano que la flota argentina se abstuviera de participar activamente en la guerra, quedando sólo así, fuera del ámbito de la zona de exclusión impuesta por los mismos ingleses. Durante los días que van del 2 de abril a

(31)

la llegada al teatro de operaciones, la flota argentina, solo sirvió de reabastecimiento de víveres y municiones a las tropas que se apostaban en las islas. Es más, me atrevo a decir que la flota argentina en su momento sirvió de logística de las fuerzas argentinas, sobre todo del ejército en las islas a la espera de la flota inglesa.

La partida de la flota crea problemas en Europa

“Es necesario que la flota británica no se ausente por mucho tiempo”, declaró el Secretario de Defensa norteamericano Caspar Weinberg, a un diario alemán, pues en caso contrario, dijo, el Pacto Atlántico deberá “proceder a reestructuraciones”. Esto es admitido, desde un primer momento por parte de EEUU, al evaluar repercusiones sobre la Organización del Tratado del Atlántico Norte, (OTAN), del conflicto anglo-argentino por las islas Malvinas. No obstante dijo “nadie piensa que la flota británica se

quedara mucho tiempo en la Argentina”, además dijo que la OTAN puede soportar la ausencia temporaria

de la flota británica y detener eventuales dificultades”. Es entonces preocupante que una parte del poder del Atlántico Norte se alejara por un tiempo ya que, en esta área se tiene en cuenta un posible conflicto por parte de la Unión Soviética. En ese sentido que este país buscara sacar provecho de dicho conflicto, y hasta de ponerse a favor por parte de los argentinos y crear una posible confrontación armada aun más grande e involucrando a más países.

Foto: una de las pocas fotos del submarino nuclear Conqueror, y a su lado la fragata Penélope

(32)

¿Cuál era la estrategia naval británica?

♣♣♣♣

Ante lo actuado antes del 4 de mayo de 1982, y señalo esa fecha porque es a partir de esa fecha clave, donde los argentinos hunden el destructor Sheffield, y se desecha entonces por completo un acuerdo de paz por parte de los desesperados trámites ante las Naciones Unidas de diplomáticos de ambos países. Ese hecho, significaba que quedábamos a mano; claro habíamos perdido viejo crucero Gral. Belgrano, cuando un submarino nuclear tiró sus torpedos contra el crucero, que navegaba fuera de la zona de exclusión de 200 millas y en dirección hacia el continente. Viéndolo entonces de esta manera; ¿que táctica se le cruzó por la mente del Contralmirante Woodward? ¿Sería poco ortodoxo al llegar a las islas y poner en situación de bloqueo naval, llevando el grueso de sus unidades cerca de la playa y estableciendo un bloqueo marítimo que tienda a desgastar a los argentinos, invocando a la mejor manera a Nelson? ¿Respetarían, la zona de exclusión, que crearon ellos mismos, al establecer las 200 millas el TOAS? (Teatro de Operaciones del Atlántico Sur). Creo que la operación ya tenia un nombre, además de la llamada operación “CORPORATE”, esta estrategia era ni nada más y nada menos: el “bloqueo naval abierto”.

Recordando así, entre sus antepasados al genial táctico, el almirante Nelson, como lo había demostrado en Gibraltar. Nelson no gustaba de llamar bloqueo a la vigilancia de la flota enemiga refugiada en puerto. En correspondencia, Nelson, en puerto de Tolon, decía: “mi sistema es todo lo

contrario al bloqueo. Se ha dado toda oportunidad al enemigo para hacerse a la mar”. Imitándolo,

Woodward pretende desafiar a nuestra flota para que zarpe hacia la zona patrullada por los submarinos británicos de propulsión nuclear, en la vigilada zona de exclusión, entonces siendo así el comandante británico ¡adopta una estrategia escapista lateral! Reza entonces un clásico aforismo militar, que dice que triunfa siempre el mando que comete menos errores. El comandante de la escuadra británica y sus subordinados, al cometer tantos errores y ofender hasta el limite de los principios morales de la guerra, erigieron el mástil en el cual flameara, por siempre jamás, la bandera argentina en los archipiélagos del Atlántico del Sur. Es evidente del accionar, escapando toda convención de guerra racional, civilizada, dentro del derecho internacional, que la sombra de Nuremberg le pesara a muchos de los que efectivizaron los cobardes ataque ya sea al crucero Gral. Belgrano y los buques rescatistas como así también al indefenso pesquero argentino “Narwall” ametrallado cobardemente por aviones Harriers. Entonces, en pocas palabras, aquí parece no importar a la Task Force detectar, perseguir y destruir la flota argentina,

De Fernando A. Milia para La Nación. Hay que recordar que la marina argentina, había cedido su lugar para el dominio completo del Toas (Teatro de operaciones Atlántico Sur.) ¿Hubiese sido oportuno iniciar movimientos de naves, para ocasionarle el mayor daño posible a su flota, sobre todo después del 25 de Mayo? La ARA disponía de dos buques misilísticos, los ARA Santísima Trinidad y Hércules, ya que la Royal Navy había perdido 2 destroyers tipo 42 y dos fragatas.

(33)

sino que más bien apuesta por el bloqueo naval rodeando a las islas y esperar el desgaste, la escasez de suministros comida y de municiones por parte de las tropas argentinas.

Foto: La Task Force emprende dirección al Atlántico Sur. En la fila se ve las fragatas Brilliant escoltada más atrás por la Broadsword.

En la conformada Fuerza de Intervención, se le sumaron buques de distintas latitudes del planeta. El Exeter lo hizo desde Gibraltar, por ejemplo; El Sheffield, desde la zona del Atlántico (OTAN) y el Conqueror desde Escocia. La llegada de los buques se produjo en distintos días, como así también los refuerzos a medida que se hacia dificultosa la cobertura aérea de los portaaviones con la pérdidas de los dos escoltas tipo 42, a éstos se le sumaron los refuerzos HMS Cardiff y HMS Andrómeda posteriormente. Los primeros buques que arribarían al Teatro de Operaciones eran los submarinos Courageous, Conqueror y Spartan. De esta manera poco más de un cuarto de la Royal Navy partía en dirección al sur, a ella se le uniría en la isla Ascensión algunos escuadrones de aviones Harriers y material bélico. Se establecía así una especie de “puente aéreo” de unos 13.000 kilómetros. En el aire se encontraban volando y apoyando la operación, de forma permanente aviones tanques y aviones “Vulcan” de la Royal Air Force. Es aquí donde se demuestra la gran utilidad de la isla Ascensión, de suma importancia estratégica, al posibilitar una escala en medio del inmenso océano Atlántico. Esta isla sirvió como una escala intermedia del puente aéreo de más de 13.00 Km.

Al mando de la Fuerza Naval que partió desde Porstmouth y Plymouth, el 5 de abril iba el HMS Hermes con su grupo de combate, los escoltas conformados por las fragatas Broadsword y Yarmouth al igual que la Ardent que se encontraba en Gibraltar; días después las fragatas Antelope y Alacrity del tipo 21. A éstos se le unieron otros equipamientos y unidades de apoyo en la isla Ascensión. Apoyados este primer grupo de combate por los petroleros Resourse, Pearleaf y Olna. El martes 6, zarpaba el buque de

(34)

asalto “Fearless” con el brigadier Julián Thompson y el escuadrón N° 846 de helicópteros Sea King. Los buques de tropas Sir Galahad y Sir Geraint lo hicieron desde Davenport, al día siguiente el Stromness. El viernes 9 se le sumaria el 3° comando de brigada y algunos aviones Harriers que se ubicarían en los portaaviones Hermes (comandado por el Capitán j. Black) en el cual se encontraban la mayoría de los helicópteros Sea King como los Gazelle. Se embarcaron los siguientes escuadrones:

• Sea King, escuadrón N° 825 en el Hermes.

• N° 824 de la RAF, desde Gibraltar.

• N° 826, en el Hermes.

• N° 846, de asalto en el Hermes, 3 en el Fearless y 1 en el Intrepid.

• Helicópteros Wessex, N° 737, 2 uno cada uno en los destructores Glamorgan y Antrim.

• N° 845 y 848 (reformados) en el Atlantic Convenyor y en el Intrepid.

• Helicópteros Lynx, N° 815 en los destructores y fragatas.

• N° 829 en las fragatas mas pequeñas, del tipo 12 Rothesay.

En cuanto al número de aviones Harriers, en un primer momento se embarcaron 26 aviones tanto en el Hermes e Invincible y unos otros en el Atlantic Convenyor. Había inferioridad numérica de aviones por parte de los ingleses. Se los embarcaron de la siguiente manera : 12 en el Hermes de la RAF, los escuadrones N° 855 y 8 en el Invincible N° 851, en sus versiones de “Sea Harriers”, de la marina y los Harriers GR3 de la Real Fuerza Aérea.

Royal Air Force

Nimrod MR.1's of 42 (TB) escuadron RAF, Wing Cmdr D L Baugh (OBE) RAF Escuadrones Navales Embarcados

No.800 - 12 Sea Harriers, Hermes No.801 - 8 Sea Harriers, Invincible No.820 - 11 Sea King HAS.5's, Invincible No.826 - 9 Sea King HAS.5's, Hermes

No.846 - 9 Sea King HC.4's on Hermes y 3 en el Fearless No.824 A Flt - 2 Sea King HAS.2A's, Olmeda

No.845 A Flt - 2 Wessex HU.5's, Resource

No.845 B Flt - 2 Wessex HU.5's, Fort Austin desde la isla Ascensión No.845 D Flt, 2 Wessex HU.5's, en la Isla Ascensión

3 Commando Brigade Air Squadron

9 Gazelles (3 each) en el Sir Galahad, Sir Geraint y Sir Percivale 6 Scouts (3 each) en el Fearless y Sir Lancelot.

(Aproximadamente de norte a sur)

3º Comando brigada de transportes

Assault ship Fearless Transports Canberra, Elk

LSL's Sir Percivale, Sir Lancelot, Sir Galahad, Sir Geraint, RFA Stromness

FR Antelope Fran’s at Sea

(35)

Apple leaf, Pearleaf

Grupo de Portaaviones CV Hermes e Invincible. Fr Alacrity

RFA Olmeda, Resource Joined by:

Fr Broadsword, Yarmouth

Otras unidades auxiliares en el Atlántico Sur LSL Sir Tristam

SSN's Conqueror, Splendid, Spartan RFA Fort Austin

RFA Brambreleaf

Barcos y aviones en el área de la isla Ascensión

RAF Aircraft

Nimrod MR.1's of 42(TB) Hércules, VC.10's,

Grupo en fila de destructores y fragatas

DD Glamorgan, Coventry, Glasgow, Sheffield, Fr Arrow, Brilliant South Georgia, Task Group

DD Antrim, Fr Plymouth, RFA Tidespring M Coy 42 Cdo, SBS, D Sqn SAS

Departing Falkland's Area Buque antártico: Endurance

Los buques y sus capitanes

Royal Navy Exeter: Capt HM Balfour, MVO, RN Alacrity: Cmdr C J S Craig (DSC) RN Ambuscade: CDR PJ Mosse, RN Antelope: Cmdr N J Tobin (DSC) RN Cardiff: Capt MGT Harris, RN Broadsword: Capt W R Canning ADC Bristol: Capt A Grose, RN Fearless: Capt E S J Larken (DSO) RN Sheffield: Capt JFTG Sait, RN

Hermes: Capt L E Middleton (DSO) RN Coventry: Capt D Hart Dyke, MVO, RN Invincible: Capt J J Black (DSO), RN Glasgow: Capt AP Hoddinott, OBE, RN Yarmouth: Cmdr A Morton (DSC) RN Glamorgan: Capt Me Barrow, DSO, AC, RN

Royal Fleet Auxiliary Ardent: CDR AWJ West, DSC, RN

Brambreleaf, Capt M S J Farley RFA Penelope: Cdr NJ Tobm, RN Olmeda, Capt G P Overbury (OBE) RFA Minerva: CDR SHG Johnson, RN Pearleaf, Capt J McCulloch RFA Yarmouth: CDR A. Morton, DSC, RN Resource, Capt B A Seymour RFA Argonaut: Capt CH Layman, DSC, MVO, RN Sir Galahad, Capt P J G Roberts (DSO) RFA Arrow: CDR AWJ Boo Therstone, DSC, RN Sir Geraint, Capt D E Lawrence (DSC) RFA Submarinos

Sir Lancelot, Capt C A Purtcher-Wydenbruck , RFA Courageous: CDR RT Best, RN Sir Percivale, Capt A F Pitt (DSC) RFA Conqueror: CDR CL Wreford - Brown Stromness, Capt J B Dickinson (OBE) RFA Spartan: CDR JB Taylor, RN

Barcos Mercantes Valiant: CDR TM Le Marchand, RN British Esk, Capt G Barber and Naval Party (NP) 1740 Splendid: CDR RC Lane – Noit, RN British Tay, Capt P T Morris Onix: LT – CDR Johnson

(36)

Foto: en el mapa, según los ingleses, se observa los grupos de batallas y las disposiciones de los buques en el área del Atlántico Sur.

(37)

Esquema del puente aéreo

Mapa: (tomado desde la página de Internet de la Fuerza Aérea Argentina.)

Incluso el gobierno de Panamá, se quejó formalmente ante los EEUU, al conceder el paso de manera expedita de dos unidades auxiliares, entre ellas, la Tidepool, para unirse a la flota inglesa en su campaña hacia la recuperación de las islas. La presencia de su flota “auxiliar” fue notable en cuanto al componente de diversos tipos de buques. No faltaron los buques de apoyo, los multipropósitos, los de municiones, los buques talleres y los buques multipropósitos. Entre los buques hospitales se alistaron el “Uganda”, como principal buque de atención médica y los buques “Herald”, “Hecla” e “Hidra”. Para el inmenso dispositivo de reconquista de las islas, todos los caminos de los mares del globo llevaban al Atlántico Sur. Fue alistado con suma prisa el paquebote de más de 60.000 toneladas para transportar tropas el “Mary Queen” y se le sumaría el “Canberra”.

(38)

EL SHEFFIELD

El último capitulo de la historia del HMS “Sheffield” había comenzado seguramente en marzo de

1982, cuando este navío había tomado parte de los ejercicios de primavera de la OTAN, ya que este era un buque de primera línea de avanzada tecnológica de punta con sus innovadores sistemas de misiles guiados, además de ser el orgullo de la Royal Navy.

De esta manera y antes de relatar el día de su agonía, el Sheffield era un barco que acababa de ser modernizado en 1980, y se encontraba antes del conflicto, fuera de Gran Bretaña. El destructor era el primer prototipo de una serie de 15 de sus mismas características técnicas – en los cuales se incluyen los ARA Hércules y Santísima Trinidad para la armada argentina-. Además de su nombre, el de una ciudad pujante e industrial como lo es Sheffield, se lo bautizó con ese nombre en honor a los maestros “cuchilleros” de esa metrópoli (era majestuosa e su interior su sala de oficiales) Era catalogado como destructor de tipo 42, a pesar de sus 125 metros de eslora, sus 14 metros de manga, sus 3.600 toneladas de desplazamiento (4.100 a plena carga) y sus 6 metros de calado representaba para los especialistas en construcción de barcos más bien una fragata; a pesar que en la actualidad la diferencia entre un destructor y una fragata no es muy evidente. Normalmente un destructor es más grande que una fragata, pero así lo catalogaba la configuración de la Royal Navy a sus naves. Más bien diría, la diferencia entre ambos es de misión. El nuevo buque tenía una cocina en vez de dos, una ancla en lugar de dos, una sola sala para oficiales, e incluso un solo hangar para llevar un helicóptero y llevaba un radar de vigilancia tipo 965.

El diseño del tipo de este destructor nace por finales de la década de los 60 al tomar la decisión en el ministerio de defensa, junto con el presupuesto un poco más reducido que adoptaría la futura armada inglesa al rediseñar a sus portaaviones y sus escoltas. Ya para bien entrada la década del 70 no estarían los grandes portaaviones de la clase Ark Royal y el Heagle, como así también los escoltas de más de 8.000 toneladas. Había que ingeniarse y hacer un escolta que fuera más eficaz en sus sistemas de defensa antiaéreo, como así también una potente artillería, con su respectiva cubierta de popa para el uso de un helicóptero y que representara un gasto menos oneroso. Para ese entonces los sistemas de radar, sonar, misiles, y navegación eran innovadores en el sentido que se había entrado en la era de la electrónica y la robótica. Este navío era capaz, si así se lo requería, de detectar un blanco con gran facilidad y así disponer

(39)

de su radar – misil, y en cuestión de segundos abatir el blanco de forma automática. Pero seguramente lo que marcaba la diferencia con las demás marinas del mundo, era su misil autoguiado Sea Dart de un alcance de unos 45 kilómetros de radio.

Representaba la más mortífera amenaza a cualquier avión que amenace sus dominios en el mar. Visto desde afuera parecía un elegante y compacto destructor, pero no faltaron críticas de especialistas al evidenciar el poco armamento que se le veía a simple vista; y con razón las lecciones en Malvinas así lo demostraron. Llevaba en su proa la más pequeña torreta doble de misiles Sea Dart, un cañón Mark VIII de 114 mm, los señuelos Corvus y una ametralladora Oerlikon en uno de sus laterales, además de su helicóptero LYNX de popa que estaba armado con misiles Sea Skua.

Además del Sheffield2 estaban sus gemelos, los HMS Exeter, HMS Glasgow, HMS Coventry, HMS Southamptom, HMS Cardiff, y HMS Liverpool2. Todos con misiles SEA DART.

El final del primer tipo 42: HMS Sheffield (D 80)

Cuando el gobierno inglés tomó conocimiento de la invasión de las islas por parte de tropas argentinas, el 2 de abril de 1982, no se vaciló ni un instante en la plana mayor del almirantazgo en reclutar una poderosa Task Force en dirección al Atlántico Sur, a 12.000 kilómetros. De inmediato el HMS Sheffield fue llamado sin dudar un instante puesto que era el navío más representativo (claro después de la importancia de los 2 portaaviones) y mejor dotado tecnológicamente, junto a sus idénticos, el Glasgow y Exeter. Nada ni nadie, incluso los más capacitados oficiales y estrategas de EEUU, que monitoreaban permanentemente la situación, hiciera pensar que dicho navío quedara fuera de combate, ese 4 de mayo, victima de un misil Exocet lanzado a unos 35 kilómetros de distancia. Comenzaba un capitulo más que novedoso en las tácticas navales modernas de las marinas modernas, como lo es la armada del servicio de su majestad (HMS) y la rezagada, pero respetada armada de nuestro país. El profesionalismo, la entrega, el coraje y el factor humano volcaron la balanza de nuestro lado, al escribir ese 4 de mayo como una de las más gloriosas páginas de la armada argentina. ¿Y porqué señalo esto? Muy simple. Debido al relativo atraso tecnológico de nuestros aviones, pero no por eso nuestros oficiales se quedarían de brazos cruzados a la espera de lo imposible. Había que vengar el hundimiento del crucero Gral. Belgrano hundido por un

2 La armada argentina también contaba entre sus filas con 2 destructores; los ARA Hércules y Santísima Trinidad, de tipo 42 armados con misiles SEA DART. Ya para 1980 la ARA se perfilaba como una de las más modernas de Latinoamérica. 2 Para los nombres de los destroyers del tipo 42, la Royal Navy adoptó los nombres de las principales ciudades de Inglaterra.

(40)

submarino nuclear, fuera, aparentemente de la zona de exclusión dispuesta por el Reino Unido. El Sheffield era uno de los primeros en arribar a la zona del conflicto, ese día 20 de abril junto a los portaaviones y sus escoltas de su mismo tipo.

Previamente, este buque fue atacado el 1 de mayo en el bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Argentina, en las circunstancias que junto a dos fragatas del tipo 21 y su gemelo el HMS Exeter, se encontraban realizando intensos cañoneos a Puerto Argentino bajando la moral de las tropas argentinas apostadas en tierra. No fue así hasta que durante esa misma jornada del 1 de mayo el estreno de los aviones y el profesionalismo de los pilotos, más precisamente la sección “Torno” tomaron participación en la disuasión de los buques que se encontraban en las costas cercanas a la capital de las islas. El Dagger del entonces Capitán Rubén Dimeglio logró meterle una bomba de 500 libras en la zona de la popa del Sheffield causándole averías en su planta motriz y en el hangar de los “helos”3. Se logró alejar al Exeter, dispersar las dos fragatas del tipo 21 y el Sheffield tuvo que abandonar la zona casi “arrastrándose” mar adentro hacia una zona más segura de los ataques por parte de los argentinos, y para cubrir a sus buques nodrizas, los portaviones.

En la jornada del día 4 de mayo, un avión Neptune de la Marina argentina divisó en sus radares dos apetecibles blancos; uno grande y otro chico, que podría ser uno de los portaaviones y un buque escolta. Se detectó la posición de dichos blancos a 52 °48´ Sur y 57° 31 Oeste.

Es así que de inmediato dos novísimos aviones de fabricación francesa Super Etendard cada uno con un misil Exocet3 bajo sus alas al mando del el capitán de corbeta Augusto Cesar Bedacarratz y el teniente de fragata Armando Raúl Mayora, se dirigieron a sus blanco y volando al ras del mar para no ser detectado por potentes radares Ingleses, lanzaron sus correspondientes misiles a una considerable distancia, sin saber a que blanco darían impacto. Una vez lanzados los misiles, los aviones con rapidez emprendieron el regreso a la base de Río Grande, en el continente por el temor a ser detectados por las patrullas de los Harriers, que tan temibles eran puesto que estos aviones llevaban consigo sus temidos misiles Sidewinder. No hubo tiempo alguno para el desvío del misil ni para poner al buque en una posición más segura, ni siquiera el uso de sus señuelos Corvus.

3 Dato aportado por Oscar Héctor Filippi.

3 El nombre de “Exocet” llamado así por el nombre del pez volador “Exocoetus”, que se desliza rozando la superficie de las olas. Su gran potencia fue demostrada en varios conflictos bélicos como en la guerra Iran – Irak.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...