El comentario de textos comienza obviamente con la LECTURA del TEXTO.

Texto completo

(1)

UNIDAD CERO. EL COMENTARIO DE TEXTOS

El esquema de comentario de textos que vamos a seguir es el señalado por la normativa de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), vigente hasta el pasado curso, y que se supone que regirá para las pruebas de reválida del presente: 1.- Organización de las ideas contenidas en el texto (Estructura); 2.- Determinación del tema y resumen del texto y 3.- Comentario Crítico del mismo. Estas tres preguntas suponen el 60% de la calificación de la prueba.

La importancia del comentario de textos no se agota en lo académico. Saber comprender el sentido general de cualquier acto comunicativo, determinar su idea principal e inferir la intencionalidad comunicativa, incluirlo en una u otra categoría conceptual (época, escuela, movimiento, tipología, género...), interpretarlo, quizá rebatirlo, son saberes que trascienden el ámbito de esta asignatura, adquiriendo la máxima importancia en la Sociedad de la Comunicación.

ANTES DEL COMENTARIO

Antes de abordar el comentario de un texto cualquiera, debemos tener muy en cuenta las siguientes consideraciones: leer atenta y repetidamente el texto hasta que lo hayamos comprendido en su totalidad, utilizar un estilo preciso, neutro y apropiado, y no alejarse de las ideas contenidas en el propio texto.

1.- Lectura atenta y rigurosa del texto

El comentario de textos comienza obviamente con la LECTURA del TEXTO. No una lectura rutinaria, distraída, superficial, sino activa, dialogada, inteligente. Hay que saber extraer del fragmento propuesto toda su potencialidad comunicativa, siguiendo las pistas que nos da el propio texto para de ese modo resolver su misterio. Nada mejor para eso que ir apuntando en un borrador todas las ideas que te vaya suscitando la lectura del texto.

Se hace por tanto necesaria una LECTURA ATENTA Y DETENIDA del mismo. Pretender realizar un comentario de textos sin antes haber aclarado todas las dudas que nos plantea y descubierto las claves que lo soportan es una lamentable

(2)

expresión de la respuesta, sino en la correcta comprensión de la pregunta.

2.- Expresión apropiada y precisa. Modalidad expositivo-argumentativa El estilo a utilizar en la redacción del comentario es el propio de la MODALIDAD EXPOSITIVO-ARGUMENTATIVA.

En líneas generales cualquier examen académico pertenece a la tipología de los textos expositivos, pero se hace necesario extremar estas características en un comentario como este.

Evita todo coloquialismo e impropiedad, abandona la primera persona (yo, yo, yo), y nunca te dirijas a un imaginario interlocutor (¿sabes?).Hay que marcar una respetuosa distancia. Utiliza en cambio la 3ª persona o el plural de modestia. Las construcciones pasivas, reflejas e impersonales son tus amigas. Echa mano de fórmulas atenuadoras (“Probablemente, quizá, podría pensarse”,etc...).

No caigas en el error de repetir constantemente las mismas palabras. Para evitar estas repeticiones que causan un efecto muy negativo se inventaron los sinónimos, las elipsis, las perífrasis, los pronombres.

Y por supuesto esmérate en el vocabulario. Que sea amplio y a la vez preciso. Especializado y apropiado. Don Quijote no estaba chalado, sino enajenado, y Sancho Panza no era un cateto, sino su rústico y fiel escudero.

3.- El objeto del comentario de texto es el propio texto

No olvides que el objeto de un comentario es analizar el texto que te propongan, no demostrar tus saberes teóricos acerca del autor o de su obra. Evidentemente, un buen comentario pondrá en relación el texto con su autor, su época, etc; pero siempre ciñéndote al máximo al texto.

Una vez hayas demostrado la comprensión del texto y explicado su tema y estructura, podrás ampliar la visión en el apartado del Comentario Crítico, que tiene como principal finalidad relacionar el texto con los contenidos estudiados en clase, e incluso con la sociedad actual y tu propia experiencia, como veremos después.

Después de este recordatorio imprescindible, comenzamos con el comentario de texto propiamente dicho:

(3)

1ª parte: Organización de las Ideas contenidas en el texto.

En este apartado se deben mencionar:

– las ideas del texto

– su jerarquía y organización (idea principal y secundarias) y

– la explicación del tipo de estructura textual y/o la determinación de la diferente función que realiza cada una de las partes de un texto (siguiendo con el ejemplo de un texto expositivo-argumentativo, como un ensayo o un artículo de opinión, distinguiremos partes como la introducción al problema, la hipótesis, argumentaciones a favor y en contra, propuesta de solución al problema, conclusión, etc...)

En este apartado HAY QUE DETERMINAR LA IDEA CENTRAL (TEMA, O TESIS), Y LA RELACIÓN QUE MANTIENEN LAS IDEAS SECUNDARIAS CON RESPECTO A ELLA.

Cuando nos quede claro cuál es la idea principal y cuáles las secundarias, Y EN QUÉ PARTE DEL TEXTO SE ENCUENTRAN, SEÑALAREMOS LA ESTRUCTURA DEL TEXTO, LA INTERNA Y LA EXTERNA.

Estructura Externa: Tiene que ver con la forma que adopta el texto. Aquí habrá que indicar la TIPOLOGÍA DEL TEXTO, EL SUB-GÉNERO Y MODALIDAD TEXTUAL UTILIZADA. (Por ejemplo, la Rima LII de Bécquer:

Olas gigantes que os rompéis bramando en las playas desiertas y remotas,

envuelto entre la sábana de espumas, ¡llevadme con vosotras!

Ráfagas de huracán que arrebatáis del alto bosque las marchitas hojas, arrastrado en el ciego torbellino, ¡llevadme con vosotras!

Nubes de tempestad que rompe el rayo y en fuego ornáis las sangrientas orlas, arrebatado entre la niebla oscura, ¡llevadme con vosotras!

Llevadme, por piedad, a donde el vértigo con la razón me arranque la memoria. ¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme con mi dolor a solas!

(4)

pertenece por supuesto a la lírica, y dentro de ella al sub-género de la oda o canción (paralelismos, simetría, invocación a una segunda persona, verso repetido a final de estrofa a modo de estribillo, etc...)

Si se trata de un poema, señalar el número de estrofas y la métrica utilizada (En el ejemplo indicado, se trata de cuatro estrofas de tres versos endecasílabos y el último, heptasílabo) . Si un fragmento en prosa, clasificarlo y fijar el número de párrafos. Señalar y numerar la cantidad de párrafos y estrofas es muy útil además a la hora de ubicar las ideas. (“La idea central o tema aparece en la IV estrofa”; “La primera estrofa es ocupada enteramente por el motivo de las “olas gigantes” etc). Alguno aconseja incluso numerar de cinco en cinco las líneas del fragmento para así indicar sin error los puntos importantes del comentario, y no es una mala práctica.

Estructura Interna. Tras clasificar el texto dentro de una tipología o modalidad, y describirlo en su estructura más superficial o externa, fijaremos nuestra atención en la estructura interna u organización de las ideas.

Describir correctamente cuál es la idea principal y en qué parte del texto se encuentra, y cuál es la situación de las ideas secundarias con respecto a ella es nuestro objetivo ahora. Según la posición que mantengan nos podremos encontrar con tres tipos de estructuras básicas:

DEDUCTIVA O ANALÍTICA TESIS ideas secundar. ideas secundar. INDUCTIVA O SINTÉTICA ideas secundar. ideas secundar. TESIS CIRCULAR O ENMARCADA TESIS ideas secundar. TESIS

Las siguientes son asimismo estructuras propias de diferentes tipos de textos: Un texto expositivo-argumentativo puede presentar un esquema tipo: Planteamiento de la tesis, Cuerpo de la argumentación (argumentos, pseudo-argumentos a favor y en contra), y conclusión.

Por su parte un texto narrativo también suele cumplir la “regla de las tres partes” Presentación, Nudo y Desenlace.

Por último, no olvides la diferente naturaleza de las ideas según sea el tipo de texto al que nos enfrentemos:

(5)

IDEA CENTRAL II. SECUNDARIAS T. EXPOS. ARGUM. TESIS Ejemplos, argumentos...

T. NARRATIVO ACCIÓN PRINCIPAL ACCIONES

SECUNDARIAS T. POÉTICO TEMA (deseo de fuga) MOTIVOS

olas, ráfagas,nubes

2ª parte: Tema y Resumen

Para determinar el tema del texto (que deberá corresponderse grosso modo con la idea principal de la pregunta anterior) debemos actuar con RIGOR Y PRECISIÓN, como si fuéramos archiveros catalogando un texto. NO NOS VALE decir que el Amor es el tema de La Celestina; debemos de llegar hasta el núcleo de la obra y perfilar y concretarlo al máximo: “El final trágico de dos amantes unidos por una vulgar bruja” sería una formulación más correcta del mismo. En el ejemplo de la rima LII de Bécquer, el tema podría ser “Deseo de evasión de la realidad”.

Es importante destacar que se nos pide el tema del fragmento, no de la obra en conjunto. Si hubiera que extraer el tema de “A un olmo seco”, perteneciente al libro de poemas Campos de Castilla, de Antonio Machado, el tema correcto será el del propio poema, en este caso “La esperanza de un renacimiento vital” o así; sería incorrecto por tanto afirmar que el tema es “La celebración del alma de Castilla”, por más que este se corresponda más o menos con la idea central del libro en su conjunto. TAN IMPORTANTE COMO DETECTAR EL TEMA O IDEA CENTRAL ES SABER FORMULARLO; LA EXPRESIÓN DEL MISMO.

La formulación del tema debe ser BREVE Y PRECISA, nada de divagaciones. Una estructura sintáctica recomendada por Lázaro Carreter en su Manual del Comentario de Textos es la de un SINTAGMA NOMINAL formado por Núcleo + Complemento del nombre, algo así como “La insoportable levedad + del ser” o “Pasión y Muerte + de Max Estrella”.

Además de consignar cuál es el tema o idea central del texto, en ese apartado también podremos comentar si el tema es característico o no del autor, si sigue las convenciones de la época, si su tratamiento es serio, irónico, lírico, etc.

En cuanto al resumen, reseñaremos que este ha de ser BREVE, REDACTADO CORRECTAMENTE, (nunca en forma de esquema), y que no debe

(6)

una idea con peso específico. Es importante evitar el parafraseo o la reproducción de frases textuales. Si por algun motivo quieres destacar alguna frase del texto de manera literal, cítala entre comillas. Por supuesto no incluyas opiniones personales, pues esto entra en el siguiente y último apartado.

3ª parte: Comentario Crítico

Este apartado del comentario tiene una calificación máxima de 3 puntos en el PAU, vigente hasta el pasado curso. Sin embargo, es el más ambiguo y menos explicitado de todos ellos, constituyendo una dificultad relativa para aquellos alumnos que han trabajado con provecho durante el curso, pero insalvable para esos otros que comienzan a despertar con las calores de mayo. Por decirlo pronto, el comentario crítico es una síntesis o diálogo que mantiene el comentarista (tú) con el texto.

Aquí es el momento de demostrar la plena comprensión del texto, realizar la pertinente interpretación, tener capacidad de relacionar forma e ideas con su época (la del autor) y la tuya, formular tu personal opinión de manera razonada (y prudente) y finalizar airosamente con una conclusión. Pego ahora lo que las Directrices y Orientaciones Generales de las Universidades Públicas de Andalucía dicen al respecto y posteriormente concluiremos con nuestras propias recomendaciones.

“Para alcanzar la máxima calificación, el alumno deberá plantear el conjunto más pertinente de consideraciones que muestren que ha entendido no solo el mensaje superficial y explícito del texto, sino que ha situado el tema del texto como una visión de los problemas que la realidad ofrece, ha interpretado con solvencia las principales tesis o incitaciones que sustenta el texto, ha adoptado posiciones razonadas sobre las propuestas que se sugieren y ha valorado su reflexión como un diálogo con el texto. Todo ello, finalmente, ha debido conducir a una toma de postura ante el mundo y la sociedad. Debe excluirse cualquier tipo de comentario técnico, ya sea gramatical, textual o literario, que sustituya el específico fin del comentario crítico del contenido del texto. En todo caso, el añadido de estos aspectos no deberá ser motivo de sanción, sino que solo implicará el que tales reflexiones, por sí solas, no sean tenidas en cuenta “.

(7)

Reformulemos estas orientaciones.

De lo que se trata es, como dijimos antes, de

-a) realizar una SÍNTESIS o diálogo con el texto, -b) demostrar su COMPRENSIÓN,

-c) realizar su INTERPRETACIÓN,

-d) ASOCIAR Y RELACIONAR con cierta libertad la idea central o tema o tesis del centro con cualquier aspecto de la literatura (época, movimiento, escuela, generación, género literario) o de la realidad cultural y social de la época del autor y la tuya, la actual, la de ahora,

-e) dejar escrita alguna OPINIÓN tuya personal (de manera razonada y correctamente argumentada)

-f) y valorar el texto a modo de CONCLUSIÓN.

Se trata de redactar una interpretación del texto ingeniosa o por lo menos coherente, de un ejercicio de comprensión y de expresión. Si has trabajado y comprendido el texto correcta y detenidamente, ahora es el momento de demostrar tu agudeza en la comprensión, tu amplio bagaje de conocimientos, tu elegancia en la expresión . Despliega todas las potencialidades significativas del texto, sé capaz de relacionarlo con otros saberes y otras facetas de la realidad, formula una opinión (distanciada, respetuosa, argumentada) y el triunfo será tuyo.

No pierdas de vista en este momento del comentario a los elementos y funciones de la comunicación. El EMISOR nos dará información sobre el autor, su extracción social, su ideología o línea editorial (en el caso de un periódico). El RECEPTOR , sobre la sociedad (urbana, rural, culta, popular,etc). El CONTEXTO, las ideas y sucesos que imperaban entonces y ahora. El CANAL y el CÓDIGO, el grado de divulgación y/o especialización del acto comunicativo, etc...

Es aconsejable, en cualquier caso, y antes de comenzar a responder, hacer una tormenta de ideas, apuntar en sucio todas y cada una de las ideas que te susciten la lectura activa del texto, para después seleccionar las que consideres pertinentes, y ordenarlas dentro del gran texto expositivo-argumentativo que será tu comentario de textos.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...