Predicción de sexo y de peso fetal mediante ecografía obstétrica = Prediction of fetal weight and sex by obstetric ultrasound

11 

(1)Investigación. Predicción de sexo y de peso fetal mediante ecografía obstétrica. PREDICCIÓN DE SEXO Y DE PESO FETAL MEDIANTE ECOGRAFÍA OBSTÉTRICA* PREDICTION OF FETAL WEIGHT AND SEX BY OBSTETRIC ULTRASOUND Juan Pablo Márquez** Médico, Servicio de Salud del Reloncaví, Chile. Artículo recibido el 12 de abril, 2010. Aceptado en versión corregida el 22 de octubre, 2010. RESUMEN La ecografía obstétrica se ha posicionado como un apoyo importante al control prenatal, incluso por matronas y médicos generales que controlan pacientes en atención primaria. Sin embargo, la disponibilidad de ecografía realizada por médico obstetra en el sistema público es relativamente escasa, lo que ha llevado a médicos y matronas a capacitarse en ecografía obstétrica. El objetivo de este trabajo es evaluar la utilidad de realizar ecografías obstétricas de rutina en etapas posteriores al primer trimestre, basándose en la capacidad de predicción de peso y sexo fetales. Para ello, se revisaron 1.703 ecografías obstétricas realizadas en el Hospital de Calbuco entre los años 2005 y 2008. Los resultados muestran buena capacidad para predecir sexo fetal, no así en el caso del peso fetal, donde las diferencias entre los pesos estimados y reales superan los estándares aceptados. Estos datos nos pueden ayudar a dimensionar de mejor manera los alcances de las ecografías obstétricas que realizamos a nivel primario. Palabras clave: ecografía, predicción peso fetal, predicción de sexo. ABSTRACT Obstetric ultrasound has emerged as an important support to prenatal care, including its use by midwives and general practitioners in primary health care. However, the availability of ultrasound performed by obstetric physician in the public health system is relatively low, which has led to the training of general doctors and midwives in obstetric ultrasound. The objective of this study is to evaluate the usefulness of routine obstetric ultrasound after the first trimester, based on its predictability of fetal weight and sex. With this aim, 1703 obstetric ultrasounds performed in Calbuco Hospital between 2005 and 2008 were reviewed. The results show good capacity of predicting fetal sex, but not in the case of fetal weight, where the differences between estimated and actual weights exceed accepted standards. This data can help us to better dimension the scope of obstetric ultrasound performed at the primary health level. Key words: ultrasound, fetal weight prediction, prediction of sex.. * **. Proyecto de investigación autofinanciado. correspondencia e-mail: jpmarquezd@gmail.com. 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 31-35. 31.

(2) Investigación INTRODUCCIÓN A partir de la década de los 70, la ecografía obstétrica ha presentado importantes avances y se ha generalizado su uso en todo el mundo (Berkowitz, 1993). A pesar de que los primeros estudios no lograron demostrar beneficios en la morbilidad o en la mortalidad fetal (Ewigman et al., 1993), es bastante aceptado el uso de la ecografía obstétrica como una herramienta adicional para el control de pacientes con embarazo fisiológico. Una realidad a la que se enfrentan matronas y médicos generales de muchos establecimientos de baja complejidad de nuestro país, es la dificultad de disponer de controles ecográficos por especialistas para las mujeres embarazadas en control. Esto ha llevado a fomentar la capacitación en ecografía obstétrica de matronas y, en menor medida, de médicos generales, principalmente para la realización de ecografías obstétricas del primer trimestre, basándose fundamentalmente en la necesidad de contar con una edad gestacional segura, diagnóstico de vitalidad fetal, número de fetos, placentación, entre otros. La disponibilidad de ecografías del segundo y tercer trimestre no es uniforme. En el caso del Hospital de Calbuco, esta era escasa en la época en que se realizó este estudio, reservándose la misma para casos seleccionados. Lo anterior se acentúa aún más en el caso de la ecografía obstétrica del tercer trimestre, siendo prácticamente impracticable el realizar una ecografía de rutina por especialista durante ese período en dicho establecimiento, tanto por la escasez de horas disponibles como por la imposibilidad de costear un examen particular por parte de la mayoría de las pacientes. Esto llevó a que se materializara un control ecográfico del tercer trimestre de rutina por parte de los médicos generales del Hospital de Calbuco, orientado fundamentalmente: – a satisfacer las necesidades de médicos y matronas de complementar el control clínico con un control ecográ-. 32. Márquez J. fico que entregue mayor información respecto del bienestar fetal (principalmente evaluación de líquido amniótico y estimación de peso fetal), posición, evolución de la placentación, etc. – a satisfacer las necesidades de los padres de complementar el control habitual del tercer trimestre con un control ecográfico, principalmente por razones afectivas y muy frecuentemente, el deseo de conocer el sexo del feto. OBJETIVO Entregar información preliminar respecto de los resultados de este enfoque, basado principalmente en dos parámetros: la capacidad de predecir el sexo fetal (elemento muy importante para los padres) y la capacidad de predecir el peso fetal, información muy requerida por médicos y matronas. METODOLOGÍA Todas las ecografías se realizaron utilizando un ecógrafo modelo Aloka 210, usando la vía transabdominal, con transductor lineal de 3.5 MHz Entre el 3 de enero de 2005 y el 3 de mayo de 2007, se realizaron 1.703 ecografías obstétricas, por médico o matrón, en el Hospital de Calbuco, las cuales fueron registradas en un libro especialmente dispuesto para ello. Esta muestra incluye a 846 pacientes, con un promedio de 2.01 ecografías por paciente. Del total de ecografías obstétricas realizadas, 1.633 tienen registro de edad gestacional, donde 612 (37.5%) corresponden a ecografías del tercer trimestre, 484 (29.6%) a ecografías del segundo trimestre y 537 (32.9%) a ecografías del primer trimestre. En el libro de registro se consignaba, entre otros datos, nombre de la paciente, edad gestacional por fecha de última menstruación [FUM], edad gestacional ecográfica, diámetro biparietal [DBP], diámetro fronto-occipital [DFO], longitud femoral [LF], circunferencia abdominal [CA; calculada mediante la fórmula: DAAP x DAT x 1.57; donde DAP:. 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 31-35.

(3) Predicción de sexo y de peso fetal mediante ecografía obstétrica diámetro abdominal antero-posterior y DT: diámetro abdominal transverso] y estimación de sexo fetal. La determinación de sexo del feto se realizó mediante la visualización directa de los genitales externos. El examinador debía consignar cinco alternativas. – Sexo indeterminado: No se logran visualizar genitales. – Sexo Femenino: Diagnóstico de mayor certeza de sexo femenino. – Sexo Masculino: Diagnóstico de mayor certeza de sexo masculino. – Probablemente masculino: Diagnóstico dudoso de sexo masculino. – Probablemente femenino: Diagnóstico dudoso de sexo femenino. La estimación de peso fetal se realizó utilizando las cuatro medidas antropométricas registradas: – DBP : Diámetro biparietal en cm. – DFO : Diámetro fronto-occipital en cm. – CA : Circunferencia abdominal en cm. – LF : Longitud femoral en cm. Se utilizó la formula de Hadlock para la estimación de peso fetal: 10^ (1.326 – 0.00326 * CA * LF + 0.0107 * CC + 0.0438 * CA + 0.158 * LF) (Lagos, Espinoza, & Orellana, 2001; 2002). Se compararon los resultados obtenidos con la información existente en el libro de control de puerperio, donde se consigna el sexo del recién nacido y su peso al nacer, además de la fecha de parto. Hubo una importante pérdida de casos. De 1.703 ecografías realizadas, solo en 794 se pudo acceder a los datos del puerperio (peso del recién nacido y sexo). Esto debido a la inasistencia a control puerperal por parte de las pacientes, control en otro centro asistencial o imposibilidad de certificar la identidad de las madres (nombre incompleto, Rol Único Nacional [RUN] ausente o incorrecto, etc.) RESULTADOS Determinación de sexo fetal: De las 1.703 de ecografías realizadas, en 496 se consigna la búsqueda activa de. 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 31-35. sexo fetal por parte del examinador. En 248 de ellas se logró corroborar el sexo del recién nacido. Al analizar con detalle este grupo se encuentra lo siguiente: – En 57 ecografías se aventuró el diagnóstico de “sexo masculino”, siendo correcto en 56 casos, e incorrecto en uno, en que el recién nacido resultó ser femenino. – En 10 casos se consignó el diagnóstico de “probablemente masculino”; en todos ellos el recién nacido resultó ser masculino. – La edad gestacional mínima en la que se logró un diagnóstico correcto de sexo masculino fue a las 21 semanas. – Se realizaron 94 diagnósticos de “sexo femenino”, siendo confirmados 92 de ellos y dos casos resultaron ser finalmente masculinos. – Se produjeron 22 diagnósticos de “probablemente femenino”, siendo 20 femeninos y dos masculinos al momento del nacimiento. – La edad gestacional mínima en la que se logró un diagnóstico correcto de sexo femenino fue a las 23 semanas. – En 65 oportunidades se consignó “sexo indeterminado”. De ellos, 26 resultaron ser masculinos y 39 femeninos. Del total de ecografías donde se consignó la búsqueda activa de sexo (alguna de las cinco alternativas), en el 73.7% de ellas se pudo aventurar un diagnóstico, ya fuera de certeza o probable, siendo correcto dicho diagnóstico en el 97.3% de los casos (178 aciertos y 5 errores). El Valor Predictivo Positivo [VPP] para el diagnóstico de sexo masculino es del 98.5% (98.2% para el diagnóstico de certeza y 100% para el diagnóstico probable), mientras que para el diagnóstico de sexo femenino es de 96.6% (97.9% para el diagnóstico de certeza y 90.9% para el diagnóstico probable). Esto coincide con estudios previos que demuestran una menor precisión en el diagnóstico de sexo femenino (Tablas 1 y 2) (Meagher & Davison, 1996).. 33.

(4) Investigación Estimación de Peso Fetal Fueron 354 las ecografías con biometría completa para realizar estimación de peso fetal y que además contaban con peso de recién nacido disponible. Se seleccionaron aquellas que fueron realizadas con una diferencia menor a ocho días con respecto a la fecha del parto y se compararon los pesos obtenidos en la ecografía, versus el peso real del recién nacido. En 29 ecografías (8.2%) se logró esta condición. Al comparar los pesos obtenidos en las ecografías versus el peso real del recién nacido, se constata que, en promedio, la diferencia entre ambos pesos es de 13.7%, con una dispersión que va entre el 0.5 y el 35%. En nueve casos se produjo una diferencia mayor al 15% (31%). DISCUSIÓN La ecografía obstétrica ha presentado un aumento exponencial desde sus inicios hasta nuestros días. En manos expertas, se acepta que el peso fetal puede predecirse con un error menor al 10% en la mayoría de los casos, presentando un 20% de los fetos una variación mayor al 15% (Cafici, Mejides, & Sepúlveda, 2003; Gull, Fait, & Har-Toov, 2002). En este estudio destaca una variabilidad en la predicción del peso fetal mayor al 10%, con una gran dispersión. Esto parece indicar que la capacidad de la ecografía obstétrica en nuestro establecimiento para predecir el peso fetal es limitada, y posiblemente inferior a la que se obtiene del control clínico, mediante la medición de altura uterina. En el caso de la predicción del sexo fetal, la situación mejora, especialmente para los diagnósticos de sexo masculino, sin embargo hay que tener presente la posibilidad no despreciable de errar a pesar de tener algún grado de seguridad del diagnóstico. Esto es importante al momento de explicarles a los padres el alcance real de los diagnósticos para la ecografía básica que se realiza en el establecimiento.. 34. Márquez J. Creemos que este estudio reafirma la realidad de que la ecografía obstétrica del tercer trimestre es de resorte del especialista, sobre todo en lo que respecta a la biometría fetal. No obstante lo anterior, muchos médicos consideran a la ecografía como un complemento útil a la evaluación clínica, del cual se puede sacar provecho si se realiza de manera juiciosa y teniendo claras las limitaciones de la misma. En este caso particular, se piensa que es importante seguir realizando estas ecografías para apoyar en el diagnóstico de placentación, presentación fetal, medición de líquido amniótico, entre otros; además de efectos más difíciles de medir como son los beneficios afectivos para los padres y el feto. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Berkowitz, M. (1993). Should every pregnant woman undergo ultrasonography? New England Journal of Medicine, 329, 874-875. Cafici, D., Mejides, A., & Sepúlveda, W. (2003). Ultrasonografía en Obstetricia y Diagnóstico Prenatal. Buenos Aires: Journal. Ewigman, B. G., Crane, J. P., Frigoletto, F. D., LeFevre, M. L., Bain, R. P., & McNellis, D. (1993). Effect of prenatal ultrasound screening on perinatal outcome. New England Journal of Medicine, 329, 821-827. Gull, I., Fait, G., & Har-Toov, J. (2002). Prediction of fetal weight by ultrasound: The contribution of additional examiners. Ultrasound in Obstetrics and Gynecology, 20, 57-60. Lagos, R., Espinoza, R., & Orellana, J. (2001). Nueva fórmula para estimación del peso fetal por examen ultrasonográfico. Revista Chilena de Ultrasonografía 4(1), 7-12. Lagos, R., Espinoza, R., & Orellana, J. (2002). Curva de crecimiento fetal: ¿Buscando el estándar de oro? Revista Chilena de Ultrasonografía, 5, 83-89. Meagher, S., & Davison, G. (1996). Early second-trimester determination of fetal gender by ultrasound. Ultrasound in Obstetrics and Gynecology, 8(5), 322324.. 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 31-35.

(5) Predicción de sexo y de peso fetal mediante ecografía obstétrica Tabla 1 Tipo de diagnóstico según predicción de sexo Dg. ecográfico. RN masculino. RN Femenino. Total. VPP. Dg. “Sexo masculino”. 56. 1. 57. 98.2%. Dg. “probablemente masculino”. 10. 0. 10. 100%. Dg. “Sexo femenino”. 2. 92. 94. 97.9%. Dg. “probablemente femenino”. 2. 20. 22. 90.9%. “Sexo indeterminado”. 23. 42. 65. -. Total. 93. 155. 248. -. Tabla 2 Tipo de diagnóstico por sexo según precisión Nº casos. EG Mínima (por biometría). EG Máxima (por biometría). Promedio EG. 2T. 3T. Dg masculino correcto. 66. 21 sem.. 39 sem.. 31 sem.. 15%. 85%. Dg femenino correcto. 102. 23 sem.. 39 sem.. 31 sem.. 23.2%. 76.8%. Dg masculino incorrecto. 1. 35 sem.. 35 sem.. 35 sem.. 0%. 100%. Dg femenino incorrecto. 4. 24 sem.. 36 sem.. 29 sem.. 75%. 25%. 67. 14 sem.. 40 sem.. 30 sem.. 33.8%. 66.2%. Diagnóstico. Sexo indeterminado. 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 31-35. 35.

(6) Investigación. La enfermera pediátrica y desarrollo de la profesión. LA ENFERMERA PEDIÁTRICA Y DESARROLLO DE LA PROFESIÓN* PEDIATRIC NURSE AND DEVELOPMENT OF THE PROFESSION Julia Morales** MSc. en Enfermería, Profesora Auxiliar, Profesora Principal de Enfermería Pediátrica y Enfermería Ginecobstétrica, Cuba Miriam Rivero Auxiliar Técnico, Docente Informática, Cuba Ana Morales MSc. Lengua Inglesa, Profesora Asistente, Investigadora Titular, Cuba Alibeth Llerena MSc. Enfermería, Profesora Instructora, Cuba Cira Estenóz Lic. Enfermería, MSc. en Atención Materno Infantil, Cuba Caridad Vega MSc. Enfermería, Prof. Auxiliar, Cuba Yaité Hernández MSc. Enfermería, Prof. Auxiliar, Cuba Artículo recibido el 9 de junio, 2010. Aceptado en versión corregida el 22 de octubre, 2010. RESUMEN Se presenta una investigación descriptiva, prospectiva que tiene como finalidad conocer la labor que desempeña el profesional de enfermería en pediatría y su desarrollo en el país desde la propia perspectiva de enfermería y de otros profesionales. El universo del estudio considera veinticuatro Licenciados que se desempeñan en un Hospital Pediátrico Docente del Municipio Arroyo Naranjo. La muestra queda conformada por veinte profesionales. Para la recolección de la información se utiliza análisis documental y entrevistas a expertos e informantes claves así como encuestas dirigidas al personal de Enfermería. La información se somete a análisis valorativo con procedimientos lógicos que incluyen la inducción, la deducción, la abstracción y generalización. Se obtiene información sobre el desarrollo de la enfermería pediátrica y la actuación de sus profesionales, se identifican fortalezas y debilidades de la enfermería pediátrica dentro de su profesión. Palabras clave: enfermería, pediatría, desarrollo de la enfermería. ABSTRACT A descriptive, prospective research is presented; its purpose is to examine the work that the nursing professional carries out in pediatrics, and its development in the country according to their own, and other professionals’ perspective. The universe considered 24 Graduates that work in the Pediatric Educational Hospital from Municipio Arroyo Naranjo. The sample is comprised of 20 professionals. To collect information, documentary analysis and interviews with experts and key informants, and surveys conducted by nursing staff were used. The information underwent analysis with logical procedures that include induction, deduction, abstraction, and generalization. Information on the development of pediatric nursing, and their professional performance was obtained, strengths and weaknesses of pediatric nursing within the profession were identified. Key words: nursing, pediatrics, nursing development.. * **. Proyecto de investigación autofinanciado. correspondencia e-mail: mrivero@fcmjtrigo.sld.cu. 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 37-42. 37.

(7) Investigación INTRODUCCIÓN En las primeras etapas de la historia, los niños se consideran no como sujetos sino más bien como cosas. La aparición del cristianismo es muy posible que implique la introducción de una mirada un poco menos dura hacia el trato con los niños y preocupación por ellos. Esto supone cierta mejoría en las condiciones que se les trata, los que empiezan a ser valorados, reconociéndosele la posesión de un alma y la necesidad de respeto especial. Dentro del cristianismo se destaca San Agustín (369-427 DC), quien sostiene que deben desaparecer las viejas costumbres de hacerles daño a los niños (Ruiz, Martínez, & González, 2000). Por otra parte, en las antiguas civilizaciones de China, India y Judea se hacen referencias a las enfermedades de los niños en un texto tan antiguo como el papiro de Ebers, en el que se encuentran capítulos que tratan sobre el nacimiento del niño, las enfermedades, la lactancia y los parásitos intestinales entre otras. Así es como se observa que médicos prestigiosos de la antigüedad como Hipócrates, Oribasio, Soranus, Rhazes y Avicena se preocupan y escriben sobre esta materia (Cruz, 1983). La Pediatría es la rama de las ciencias médicas que estudia integralmente la salud en el período de la vida que abarca desde la concepción hasta la adolescencia (Cruz, 1994). La necesidad de instruir de manera especial a las enfermeras en el cuidado de los niños(as) es paralela al desarrollo de unidades pediátricas (Ruiz et al., 2000). La relación madre-hijo constituye el germen del conjunto de actividades que conforman la base de los cuidados de enfermería en general y de la infancia en particular. Acciones de seguridad, bienestar, alimentación, educación, se refieren a la prestación adecuada de esos cuidados que hoy en día conforman el objeto fundamental de la enfermería. En 1960 se implementan planes de estudios de seis meses en Cuba, para formar 38. Morales J., et al. auxiliares de Enfermería y al año siguiente se organizan los cursos posbásicos de terreno e instructores en la especialidad, con el propósito de especializar a los enfermeros(as) graduados en esta área de atención. En el año 1963 se inician los posbásicos de administración y docencia (Bello, Fenton, & Yera, 1988). Aunque se conoce que desde el año 1960 se forman Auxiliares en Enfermería General, no sucede así con las Auxiliares Pediátricas quienes comienzan su formación en 1962, donde se admiten las que oscilan entre las edades de 18 a 30 años en cursillo intensivo de seis meses, basado en Salud Pública, asistencia dietética y pediatría, enfermedades trasmisibles y vacunación, así como toda clase de medidas preventivas encaminadas a evitar las enfermedades en individuos sanos (Ministerio de Salud Pública de Cuba [MINSAP], 2006). En 1964 comienza a convertirse las Auxiliares en Pediatría, en Enfermeras Pediátricas, con un período de duración de dos años, culminando el primer curso en 1966. Es válido señalar que para ese entonces ya existían 26 enfermeras especializadas en neonatología, desde el año 1961 hasta 1974 se graduaron 400 enfermeras de posbásicos de Enfermería General, Pediátrica y Ginecobstétrica (Delgado & Pichardo, 2002). Sin embargo, no es hasta el año 1977, en que se aprueba la Resolución No. 230/77 del Ministerio de Educación que ampara los Planes de Estudios de las especialidades de Enfermería y Técnico del Subsistema de Docencia Médica Media del Ministerio de Salud Pública (Fernández, 1999). En 1980, se crean dos Planes de Estudios: Enfermería General Plan III, Enfermería Pediátrica Plan III para Auxiliares de Enfermería General y Pediátrica y se aprueban otras resoluciones para la especialidad de la Enfermería Pediátrica, siendo la última aprobada por el Ministerio de Educación la Resolución No. 196/84, vigente desde el curso escolar de su aprobación hasta el curso 1985 - 1986 (Fernández, 1999). 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 37-42.

(8) La enfermera pediátrica y desarrollo de la profesión A consideración de la autora el mejorar la calidad del servicio que se brinda en la especialidad de Pediatría es esencialmente una respuesta o solución a las demandas actuales. Para hacer realidad los postulados de la Organización Mundial de la Salud [OMS] la cual ha apostado por los enfermeros(a) en muchos documentos, considerando a estos pilares de la reforma profesional capaz de poner en marcha acciones para el cuidado de la salud (Expósito, 2004), la autora considera que el desafío ha estado siempre en el ejercicio y más aún en la preparación para dicha acción. A criterio de la autora los profesionales de Enfermería que brindan o prestan sus servicios en la especialidad en nuestro país tienen ante sí el gran reto de ser un profesional egresado con un perfil amplio, que le permita laborar en cualquiera de los niveles donde se brinda atención de salud. Debe verticalizarse en Pediatría y a su vez debe apropiarse de las herramientas que le permitan desarrollar dentro de la misma, habilidades y destrezas, para brindar atención a nuestros pequeños. Estos elementos fundamentales no se completan en su formación preprofesional, a diferencia de las formaciones previas a partir del año 1977 y hasta 1988 en las que sus planes de estudios contemplaban asignaturas de formación general, básica, específica y las asignaturas correspondientes al ejercicio de la profesión. Como resultado de esta formación pediátrica, el egresado llegaba a los servicios donde se brinda atención a los infantes con aptitudes que le permitían desempeñar su función con un mayor grado de habilidad y destreza, con razón en múltiples ocasiones se ha expresado “a amar se aprende amando”. La relación mantenida con el niño(a), el manejo de este, durante las distintas rotaciones dentro de los diferentes servicios de la especialidad, alejaba el temor y la sensación de incapacidad que experimenta en la actualidad el profesional de enfermería (Delgado & Pichardo, 2002). Aunque comprendemos la necesidad de un Profesional de Enfermería egresado 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 37-42. con un perfil amplio, por nuestra experiencia dentro de la profesión también conocemos que debido a múltiples factores como son el poco tiempo en áreas de rotación, la escasez de pacientes dentro algunas especialidades y el número excesivo de estudiantes dentro de la misma, dificultan la adquisición de habilidades que favorece el buen desarrollo del enfermero dentro de la Pediatría. Así, apunta a la necesidad de alcanzar el conocimiento necesario en la Educación de Postgrado, respondiendo al Programa de Desarrollo de Recursos Humanos de la Organización Panamericana de la Salud, compensando la necesidad de suplir las herramientas que no fueron reguladas en el Plan de Estudio establecido (Barco, 2003; Unión de Universidades de América Latina [UDUAL], 1999). OBJETIVO Conocer la labor que desempeña el profesional de enfermería en pediatría y su desarrollo en el país desde la propia perspectiva y la de otros profesionales. METODOLOGÍA Investigación descriptiva, prospectiva, donde se utilizó un sistema de métodos y procedimientos teóricos y empíricos. Se analizaron los datos cualitativos a partir de procedimientos lógicos como son: Inducción, deducción, abstracción y generalización. Como sistema de procesamiento se utilizó una base de datos con el programa estadísticos SPSS versión 8.0 para Windows. Métodos teóricos Se aplicó el método analítico sintético en el análisis documental: – Plan de estudio de la carrera de Licenciatura en Enfermería en extinción y actuales. – Programas de las asignaturas Enfermería Ginecobstétrica y Pediátrica. – Literatura especializada en pediatría, teoría curricular y superación postgraduada. 39.

(9) Investigación – Documentos, resoluciones y programas sobre enfermería pediátrica. Métodos empíricos Entrevista semiestructurada dirigida a expertos en pediatría: – Profesionales de la enfermería vinculados a la docencia, la gerencia y la asistencia, que abarcó diferentes áreas. – Docencia (profesores principales del Instituto, Facultades, otros que imparten la asignatura Enfermería Pediátrica y Comunitaria). – Asistencia y Gerencia (Dirigentes a niveles ministerial, provincial e institucional del Hospital A. A. Aballí) – Otros miembros del equipo de salud. – Especialistas en Pediatría docentes y/o asistenciales con más de 20 años de experiencia. – Enfermera pediátrica con más de 10 años laborando en la especialidad, otros enfermeros, con más de 10 años en instituciones pediátricas. – Psicólogos con más de 15 años de experiencia en la atención al niño. La entrevista se sustenta en una guía general que responde a los objetivos del estudio, buscando cuál es la percepción de los entrevistados, partiendo de sus diferentes ópticas: – Características profesionales que deben distinguir a un Licenciado en Enfermería que brinda cuidados al paciente pediátrico. – Dificultades observadas que presentan los profesionales de enfermería en su área de trabajo. – Sugerencia ofrecida para contribuir al buen desempeño profesional del Licenciado en Enfermería. La Encuesta se elaboró teniendo en cuenta los objetivos del estudio, el resultado de las entrevistas y del análisis documental. El universo abarcó veinticuatro Licenciados que se desempeñan en el Hospital Pediátrico Docente A. A. Aballí del Municipio Arroyo Naranjo. La muestra queda constituida por un total de veinte profesionales. 40. Morales J., et al. RESULTADOS Del análisis documental: en los últimos años, las universidades cubanas han venido aplicando la tercera generación de Planes de Estudio, los llamados Planes ‘’C’’, vigentes desde el curso académico 1990-91; los cuales se concibieron para formar profesionales de perfil amplio en el pregrado mediante una mayor integración de los componentes académico, investigativo y laboral (Leonard, 2003; MINSAP, 1987; 2006; Niebla & Padilla, 2005). De la entrevista semiestructurada a expertos: se realizaron veinte entrevistas a expertos en la Especialidad de Pediatría, Enfermeras, Médicos pediatras y Psicólogos, así como directivos de la Gerencia de los diferentes niveles (central, provincial e institucional) y directivos de la docencia como Profesores Principales de la asignatura Enfermería Pediátrica y Comunitaria de las Facultades de Ciencias Medicas de la Habana, teniendo como resultados, los siguientes: – Como características profesionales que deben distinguir a un Licenciado en Enfermería que brinda cuidados al paciente pediátrico, los entrevistados refieren que los profesionales se deben distinguir o poseer una sólida formación teórico-práctica, ser amantes del trabajo con los niños, capaces de usar herramientas comunicativas con el paciente, familia, comunidad y equipo de trabajo. – Como dificultades que observadas que presentan los profesionales de enfermería en su área de trabajo, los entrevistados consideran que se observan dificultades como la falta de permanencia junto al enfermo, percepción inadecuada de la importancia de su trabajo, falta de interés y exigencia, no adecuada concepción de la aplicación de los principios de asepsia y antisepsia, falta de profesionalidad y dificultad para establecer la comunicación efectiva con el paciente y la familia. Entre las sugerencias ofrecidas para contribuir al buen desempeño del licen2010, Horiz Enferm, 21, 2, 37-42.

(10) La enfermera pediátrica y desarrollo de la profesión ciado en enfermería, mencionan que este debe continuar superándose, que es necesario que se adquieran hábitos y habilidades que propicien un buen desempeño. Deben ser reforzados en ellos los valores humanos, la diferenciación de sus funciones del resto del personal que pertenece a la rama, mostrar un gran respeto a su profesión, ser investigador de los problemas inherentes a la Enfermería y permanecer al lado del paciente. De la encuesta aplicada a profesionales de enfermería: La Tabla 1 muestra los resultados obtenidos de los años de experiencias como Licenciados en Enfermería de los encuestados, evidenciándose que el 60% tiene experiencia entre uno a cinco años, seguidos de los que tienen entre seis y 10 años, con el 35% y solo un 5% tiene más de 10 años. La Tabla 2 refleja los criterios sobre la suficiente preparación para brindar atención de enfermería de calidad, observándose que el 10% manifestó que no brindan calidad en la atención, el 20% dijo que en ocasiones, y el 70% manifestó que sí ofrecen calidad en los cuidados. La Tabla 3 muestra los criterios que emitieron los encuestados sobre la preparación recibida en el pregrado para realizar un desempeño de calidad en la atención al paciente pediátrico, destacándose que solo el 5% considera que sí lo preparó, el 15% considera que para ocasiones, y el 80% que no lo preparó. En la Tabla 4 se observa que el 35% de los encuestados laboran en la unidad de cuidados intensivos y el resto prestan atención en las demás salas y servicios del hospital. CONCLUSIONES Teniendo en cuenta los objetivos se evidencia que la enfermera pediátrica ha desempeñado una labor destacada dentro del desarrollo de la profesión. Se logra relacionar los hechos y eventos más importantes del desarrollo de Enfermería Pediátrica en nuestra nación y se valoran fortalezas y debilidades del 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 37-42. enfermero pediátrico dentro de su profesión. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Barco, V. (2003). Propuesta Preliminar de un Diplomado sobre enfermedades crónicas no transmisibles. Tesis de Magíster no publicada. Facultad de Ciencias Médicas Julio Trigo López. La Habana. Bello, N., Fenton, M., & Yera, A. (1988). Proceso de Atención de Enfermería. Necesidad de cambio. Revista Cubana de Enfermería, 4(3), 11-27. Cruz M. (1994). Principios Básicos de Pediatría. En M. Cruz (Ed.). Tratado de Pediatría (7a ed.). Barcelona: Espaxs. Cruz, M. (1983). Tratado de Pediatría (5a ed.). Barcelona: Espaxs. Cuba, Ministerio de Salud Pública. (1987). Programa de estudio de Licenciatura de Enfermería. La Habana: ISCM-H. Cuba, Ministerio de Salud Pública. (2006a). Archivo Histórico de la Oficina del Historiador. Facultad de Salud Pública. Cuba, Ministerio de Salud Pública. (2006b). Proyecto de malla curricular para la carrera Licenciatura en Enfermería (20012002). La Habana: ISCMH. Delgado, G., & Pichardo, M. (2002). La Representación OPS/OMS en Cuba. Conmemorando 100 años de Salud. Cuba: Palcograf. Expósito, M. Y. (2004). Propuesta preliminar de un diseño de diplomado en promoción de salud para licenciados en enfermería. Tesis de Magíster no publicada. Centro Habana, La Habana. Fernández, J. A. (1999). Educación Médica Superior. Realidades y perspectivas a las puertas del nuevo siglo. La Habana: CENAPEM. Leonard, A. (2003). Programa de asignatura Enfermería Ginecobstétrica y Comunitaria. La Habana: ISCMH. Niebla, O., & Padilla, O. (2005). Programa perfeccionado de asignatura Enfermería Pediátrica y Comunitaria. La Habana ISCMH. Ruíz, M. D., Martínez, M. R., & González, P. (2000). Enfermería del niño y adolescente. Madrid: DAE. Unión de Universidades de América Latina. (1999). Opciones de estudios de postgrado en Enfermería en América Latina. OPS.. 41.

(11) Investigación. Morales J., et al.. Tabla 1. Distribución de los licenciados en enfermería según años de experiencia Años de experiencia. Número de encuestados. %. 1 a 5 años. 12. 60. 6 a 10 años. 7. 35. Más de 10 años. 1. 5. 20. 100.0. Total. Tabla 2. Criterios sobre preparación para brindar calidad en la atención al paciente pediátrico Criterios Sí. Número de encuestados. %. 14. 70. En ocasiones. 4. 20. No. 2. 10. 20. 100.0. Total. Tabla 3. Criterios sobre preparación del pregrado para la atención de calidad Criterios. Número de encuestados. %. Sí. 1. 5. En ocasiones. 3. 15. No. 16. 80. Total. 20. 100.0. Tabla 4. Distribución de los encuestados según el área de desempeño Servicio en que trabaja Terapia Intensiva. 42. Número de encuestados. %. 7. 35. Otros Servicios. 13. 65. Total. 20. 100.0. 2010, Horiz Enferm, 21, 2, 37-42.

(12)

Nuevo documento

Nosaltres hem elaborat la present proposta didàctica a partir d’una de les afirmacions que ja hem citat a l’estat de la qüestió, la qual pertany a Rocío Lineros.2 Així doncs, i

De hecho tanto en las fichas de campo como actividades previas y posteriores a la visita tienen como punto clave observar el estado de conservación de los diferentes elementos

Internet: Consumo bajo - medio, principal acceso vía HTTP y uso de correo electrónico no empresarial, promedio de 25 Kbps... Red Interna: Consumo mínimo, El día típico es menor a 2

RESUM Aquest treball té com a objectiu reflexionar sobre quina opinió tenen els docents respecte als alumnes amb altes capacitats intel·lectuals als estudis de formació professional,

CONCLUSIONS The Von Bertalanffy function with random effects, associated to asymptotic body weight, constant of integration and maturation rate, was the function that best fit the

Esto permitirá desarrollar con más claridad cómo se observa el tema, desde lo internacional a lo local, esto reforzará el análisis sistemático de literatura, el instrumento utilizado

Aquestes propostes, seran realitzades a partir de les idees dels alumnes i s’hauran de fonamentar, ja que quan s’exposin els cartells als visitants de l’exposició, la idea és que a

La información se obtendrá de diversas consultas documentales y bibliográficas y así mismo con encuetas diseñadas a una muestra de la población del sector farmacéutico en Santa Marta

a Para la consulta general, iniciamos la búsqueda de la información en los textos y libros de autores , entendiendo que en primer lugar debemos situarnos en el contexto del grado de

comportaven una reducció del nombre de sessions dedicades a l’ús de l’Scratch no es va poder realitzar una altra prova escrita al grup d’estudi, la qual incorporés el disseny d’un