Poderes colectivos en la Siria del Bronce Final

507 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)Tesis Doctoral PODERES COLECTIVOS EN LA SIRIA DEL BRONCE FINAL Autor. Soláns Gracia, Bárbara E. Director/es. Vita Barra, Juan Pablo. FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS Departamento de Ciencias de la Antigüedad 2011. Repositorio de la Universidad de Zaragoza – Zaguan http://zaguan.unizar.es.

(2) Poderes colectivos en la Siria del Bronce Final Pouvoirs collectifs dans la Syrie du Bronce Récent. Tesis presentada por. Bárbara E. Solans para la obtención del grado de Doctor por la Universidad de Zaragoza con la mención de «Doctor Europeo». Director: Dr. Juan Pablo Vita, Científico Titular del CSIC en el Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo del Centro de Ciencias Humanas y Sociales, Madrid Tutor: Prof. Dr. Francisco Marco Simón, Catedrático de Historia Antigua del Departamento de Ciencias de la Antigüedad, Universidad de Zaragoza Informes externos: Prof. Dra. Florence Malbran-Labat, Directeur de recherche au CNRS émérite Dra. Betina Faist, Akademische Rätin am Seminar r Sprachen und Kulturen des Vorderen Orients, Ruprecht-Karls-Universität Heidelberg. Universidad de Zaragoza 29 de Abril de 2011.

(3)

(4) Agradecimientos La presente Tesis Doctoral ha sido realizada gracias al apoyo financiero del Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad de la Diputación General de Aragón; la «Subvención destinada a la formación de personal investigador» que me concedió (ref. 2005/3231) me permitió trabajar entre enero de 2006 y diciembre de 2009 como becaria y contratada del Consejo Superior de Insvestigaciones Científicas (CSIC) adscrita al Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo (IEIOP, Centro Mixto de la Universidad de Zaragoza, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y las Cortes de Aragón). Asimismo he de agradecer al Departamento de Postgrado y Especialización del CSIC que me concediera una «Beca de introducción a la investigación» (septiembre-diciembre de 2005) que se aplicó en la Unidad de Próximo Oriente Antiguo del citado IEIOP y en cuyo contexto los Drs. Juan-Pablo Vita y José-Ángel Zamora me propusieron un tema de investigación del que emergería el trabajo aquí expuesto. Este centro ha sido el principal marco de elaboración de esta Tesis y me ha proporcionado toda la ayuda material y bibliográfica indispensable. Además, su Unidad de Próximo Oriente antiguo me subvencionó la asistencia a los ciclos de posgrado «Las culturas del Próximo Oriente Antiguo y su expansión mediterránea», organizados junto con el Centro de Estudios del Próximo Oriente (CEPO), entre 2005 y 200⒏ También he recibido el apoyo económico del Programa Europa XXI de Estancias de Investiación (financiado por la Caja de Ahorros de la Inmaculada), que me permitió realizar sendas estancias en el Institut r Altorientalistik de la Freie Universität (FU) de Berlín (octubre de 2007-febrero de 2008) y en el Laboratoire des Études sémitiques anciennes del Collège de France de París (febrero-junio de 2009). Finalmente, agradezco al Grupo de Investigación de Excelencia del Gobierno de Aragón «Hiberus» y a las Cortes de Aragón su ayuda para subvencionar distintos aspectos de la elaboración de este trabajo y mi asistencia a varios congresos y seminarios. Sobre todo, este trabajo ha sido posible gracias a la dedicación e infinita paciencia de mi director, Dr. Juan-Pablo Vita (CSIC, Madrid). Debo también mi agradecimiento a mi tutor de doctorado, el Prof. Dr. Francisco Marco (Departamento de Ciencias de la Antigüedad, Universidad de Zaragoza) por su disposición a ayudarme en todo momento. Igualmente estoy en deuda con una serie de especialistas que han puesto a mi disposición su tiempo y sus conocimientos a lo largo de estos años. El Prof. Dr. Herbert Niehr (Eberhard Karls Universität Tübingen) y el Dr. José-Ángel Zamora (CSIC, Madrid) estuvieron dispuestos a revisar y corregir varios capítulos de este trabajo. Asimismo agradezco sus valiosos comentarios a la Dra. Betina Faist (FU, Berlín), a la Prof. Dra. Eva Cancik-Kirschbaum (FU, Berlín), a la Prof. Dra. Sophie Demáre-Lafont (Ecole Pratique des Hautes Études [EPHE], París), al Dr. Robert Hawley (Collège de France, París) y a la Dr. Carole Roche (Centre National de la Recherche Scientifique [CNRS], París), y sus consejos bibliográficos al Prof. Dr. Bernard Bourdin (Université Paul Verlaine, Metz), al Prof. Dr. Eduardo Ferrer Albelda, a la Dra. Alice Mouton (CNRS, Strasbourg) y al Prof. Dr. Josef Wiesehöfer (Universität Kiel). La Dra. Maria Elena Balza, la Prof. Dra. Sophie Démare-Lafont, el Prof. Dr. Herbert Niehr y el Dr. Juan-Pablo Vita me hicieron accesibles sus trabajos en prensa. El Prof. Dr. Paolo Xella y el Dr. José-Ángel Zamora me permitieron acceder al banco de datos informatizado Corpus Inscriptionum Phoenicarum necnon Punicarum (CIP) / Phoenician Data Base (PhDB)..

(5) A la Prof. Dra. Florence Malbran-Labat (Directeur de recherche émérite, CNRS) le agradezco que me proveyera de una copia de los textos inéditos RS-94.2584 y RS-94.2788 y de su transliteración provisional en el marco del seminario «Les textes akkadiens de la ‘Maison d’Urtenu’» (16-19 de abril de 2007, Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo, Zaragoza). A la Prof. Dra. Eva Cancik-Kirschbaum (Institut r Altorientalistik, FU, Berlín), al Prof. Dr. Grégory Chambon (hoy Université de Bretagne Occidentale, Brest), al Prof. Dr. Christian Robin (Laboratoire des Études sémitiques anciennes, Collège de France, París), al Prof. Dr. Michael P. Streck y a la Dra. Cinzia Pappi (Altorientalisches Institut, Universität Leipzig) les agradezco la cordial acogida que me dispensaron en sus respectivos centros de investigación. La Prof. Dra. Ilse Wegner, el Prof. Dr. Grégory Chambon y la Dra. Betina Faist me permitieron amablemente asistir a sus seminarios en el Institut r Altorientalistik (FU, Berlín), como también hicieron el Prof. Dr. Rainer Voigt en el Institut r Semitistik und Arabistik de la misma Universidad, la Prof. Dra. Malbran-Labat y los Drs. Robert Hawley y Carole Roche en el Institut Catholique de Paris y la Prof. Dra. Sophie Démare-Lafont en la EPHE de Paris. Similarmente agradezco a los Drs. Juan-Pablo Vita y José-Ángel Zamora que desempeñasen su labor como profesores de varias lenguas antiguas también fuera del marco de los citados cursos de Postgrado organizados por el IEIOP y el CEPO. Estoy en deuda con todos los miembros del IEIOP (Zaragoza). La realización de este trabajo hubiera sido una tarea mucho más difícil sin su buen hacer y mucho más árida sin su compañía. En particular estoy agradecida a Silvia Bardají y Esther Fraile (Biblioteca), a Sofía Lausín y Eduardo Alcubierre (Informática), a Esther Checa (Asistencia a la Investigación) y a Luz Royo (Administración). Finalmente, agradezco su aliento y sus consejos a los Prof. Drs. Francisco Beltrán, Juan Oliva y Joaquín Sanmartín y a los Drs. Borja Díaz, Josué Justel y José-Ángel Zamora, así como a Fernando Andú, Ana Arroyo, Cristina Barés, Matthieu Fontaine, Andreas Gräff, Enrique Jiménez, Daniel Justel, Pablo Sanchez, Álvaro Santamaría e Ismail Sawan, que me han prestado su cariñoso respaldo y su ayuda incondicional..

(6) Índice general de contenidos (índice detallado al inicio de cada capítulo y al final del volumen). Abreviaturas y convenciones, vii. Introducción ………………………………………………………………………………………………………………………… 1 Primera parte. Siria en el Bronce Final ………………………………………………………………………………. 9 §1. Los archivos, 11 §2. El dominio de los imperios, 33 §3. Las entidades políticas, 47 Segunda parte. Colectivos extensos …………………………………………………………………………………. 107 §4. La asamblea (puḫru / pḫr, mpḫrt, mʿd, ʿdt, qbṣ), 109 §5. Los grandes y los pequeños (rabûtu u ṣiḫrūtu), 131 §6. La ciudad y el país (ālu/qrt, mātu), 151 §7. Los hijos y los hombres de NG (mārū, awīlū NG), 224 Tercera parte. Colectivos restringidos ……………………………………………………………………………… 281 §8. Los ancianos (šībūtu), 283 §9. Los grandes (rabûtu, adrm), 339 §10. Los señores (bēlū), 353 §11. Los hermanos (aḫḫū), 363 Síntesis y conclusiones/Synthèse et conclusions ……………………………………………………… 397/405 Anexo (Tablas 27-29), 413 Concordancias, 465 Bibliografía, 421 Índices alfabéticos, 467 Índice de contenidos, 491.

(7) Tablas 1: Archivos de T.-Atchana, 13 2: Archivos del palacio real de Ras Shamra, 15 3: Archivos extra-palaciegos de Ras Shamra, 17 4: Archivos de T.-Munbāqa, 20 5: Archivos de T.-Meskéné, 22 6: Archivos de T.-Hadidi, 27 7: Cartas de T.-el-ʿAmarna: distribución por procedencia, 30 8: pḫr y términos afines en los textos relativos a la Siria del Bronce Final, 110 9: rabûtu u ṣiḫrūtu y expresiones afines en los textos relativos a la Siria del Bronce Final, 132 10: ālu y mātu en los textos relativos a la Siria del Bronce Final, 153 11: ālu y mātu: acciones y estados según las cartas de Amarna, 163 12: Recuento de las ventas de NIN.URTA y Baʿlaka, 191 13: Ventas de inmuebles por las autoridades urbanas en Babilonia, primera mitad del II milenio, 195 15: Uso de los sellos de ND en el Medio Éuates, 210 14: Propiedades transferidas en las ventas de NIN.URTA y Baʿlaka en relación al resto de las compraventas, 197 16: awīlū y mārū NG de poblaciones sirias en los textos relativos a la Siria del Bronce Final, 229 17: Acuerdos karkemišitas sobre muerte y asalto de extranjeros: encabezamiento e hipotéticos damnificados, 250 18: Acuerdos karkemišitas sobre muerte y asalto de extranjeros: procedimientos y compensaciones, 252 19: Textos relacionados con la práctica de la responsabilidad colectiva, 254 20: šîbūt (NG) y términos afines en los textos relativos a la Siria del Bronce Final, 285 21: La fórmula de introducción ana pāni, 305 22: Variantes de la fórmula ana pāni šībūti en los textos de Ras Shamra, 307 23: rabûtu y adrm en los textos relativos a la Siria del Bronce Final, 340 24: Variaciones de la fórmula de introducción de los aḫḫū, 373 25: Sellos empleados en tanto kunuk aḫḫī en las tablillas de Ekalte, 381 26: Resumen del uso de aḫḫū en sentido traslaticio: en absoluto (-∅) y en relación genitival, 392 27: Desglose de las ventas de NIN.URTA y Baʿlaka, 414 28: Destinatarios de las multas en los textos jurídicos mesoeuáticos del Bronce Final, 416 29: aḫḫū en los textos del Medio Éuates, 418. Figuras 1: Siria en su contexto próximo-oriental, c. 1400 a. C., 35 2: Siria en su contexto próximo-oriental, c. 1300 a. C., 38 3: Siria en el Bronce Final. Principales ciudades, 50 4: Frescos de la tumba de Menkheperraseneb, 91 5: Impresión del sello Em-⒋E1a, 202 6: Impresión del sello Ek-⒊4559, 202.

(8) Abreviaturas y convenciones a) Textos y sellos AAM AASOR 16 AbB ABL ADD AKA AlT ANET3. Annual Accounts of Allocations of Metals (Ebla) «One Hundred New Selected Nuzi Texts» (Pfeiffer y Speiser 1936).. APM ARET ARM ASJ 6 ASJ 10 ASJ 13 ASJ 14 AuOr 5 Azû BAL. Altbabylonische Briefe in Umschrift und Übersetzung. Leiden 1964 y ss. Assyrian and Babylonian Letters, por R. F. Harper. London-Chicago 1892-19⒕ Assyrian Deeds and Documents, por C. H. W. Johns. Cambridge 1898-192⒊ The Annals of the Kings of Assyria, por L. W. King. London 190⒉ The Alalakh Tablets, por D. J. Wiseman. London 195⒊ Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament, ed. por J. B. Pritchard. Princeton 1969 (Third Edition with Supplement; primera edición: Princeton 1950). Antiquités Orientales du Musée du Louvre, número de inventario. Akkal-Oriente. Madrid 1990 y ss. (3: Bernabé y Álvarez-Pedrosa 2000; 8: Bernabé y Álvarez-Pedrosa 2004; 11: Oliva 2008b). Allard Pierson Museum, Universiteit van Amsterdam, número de inventario. Archivi reali di Ebla: Testi. Rome 1985 y ss. Archives Royales de Mari. Paris 1950 y ss. «Eine neue Urkunde des Tili-Šarruma, Sohn des Königs von Karkamiš» (Tsukimoto 1984) «Sieben spätbronzezeitliche Urkunden aus Syrien» (Tsukimoto 1988) «Six Fragments om the Middle Euphrates Region» (Tsukimoto 1991b). «An Akkadian Field Sale Document Privately Held in Tokio» (Tsukimoto 1992b). «La Syrie du moyen-Euphrate sous le protectorat hittite: contrats de droit privé» (Arnaud 1987). Textos de Tell Hadidi - Azû (Whiting s. d.). Babylonisch-Assyrische Lesestücke, por R. Borger. Roma 196⒊. BCH. «Recherches sur les Pheniciens dans le monde hellenistique» (Masson 1969).. BE 14 BDHP BIN BLMJ. The Babylonian Expedition of the University of Pennsylvania. Philadelphia 1893 y ss. Business Documents of the Hammurapi Period, por L. Watermann. London 19⒗ Babylonian Inscriptions in the Collection of J. B. Nies. New Haven 1917 y ss. Cuneiform Inscriptions in the Collection of the Bible Lands Museum Jerusalem: The Emar Tablets, por J. G. Westenholz. Groningen 2000 (CM 13). British Museum, número de inventario. Boǧazköy, número de inventario arqueológico. Cuneiform Digital Library Initiative, dirigido por R. K. Englund y P. Damerow, University of California y. AO AOr. BM Bo CDLI. Max Planck Institute for the History of Science. [http://cdli.ucla.edu/ y http://oracc.museum. upenn.edu/cdli/corpus] (última consulta: junio de 2010). CH CoS CT CTH. CTMMA DA DaM 1 dCCLT dPTH EA ED 2 Ek Ek 3 EH EL. Código de Ḫammurapi. The Context of Scripture (3 vol.), ed. por W. W. Hallo. New York et al. 1997-200⒉ Cuneiform Texts from Babylonian Tablets in the British Museum. London 1896 y ss. Catalogue des textes hittites, por E. Laroche. Paris 197⒈ Citado según la actualización de S. Košak y G. G. W. Müller disponible en Hethitologie Portal Mainz, «Catalogue des textes hittites (CTH)», [http:/ /www.hethport.uni-wuerzburg.de/CTH/], última actualización: diciembre de 2010 (consulta: 2005 -2010). Cuneiform Texts in the Metropolitan Museum of Art. Véase Postgate 1988. Aramaic Texts from Deir ʿAlla, por J. Hoijzer y G. Van Der Kooij. Leiden 197⒍ «Eine spätbronzezeitliche Keilschriurkunde aus Syrien» (Meyer y Wilhelm 1983). Digital Corpus of Cuneiform Lexical Texts, por N. Veldhuis (dir.) [http://oracc.museum.upenn.edu/dcclt], 2003 y ss. [Última consulta: octubre 2010]. Digitale Publikation von Texten der Hethiter, por G. Wilhelm et al. http://www.hethport.uniwuerzburg.de/TXTsvh/, s. d. (consulta: febrero 2009). Die El-Amarna-Tafeln, por J. A. Knudtzon. Leipzig 19⒖ Tell ed-Der II, por L. de Meyer. Leuven 197⒏ Ausgrabungen in Tall Munbāqa - Ekalte. II: Die Texte, por W. Mayer. Saarbrücken 2001 (WVDOG 102). Ausgrabungen in Tall Munbāqa - Ekalte. III: Die Glyptik, por P. Werner. Saarbrücken 2004 (WDOG 108).. Le sanctuaire punique d'El-Hofra à Constantine, por A. Berthier y R. Charlier. Paris 195⒌ Die altassyrischen Rechtsurkunden vom Kü ltepe, por E. Eisser y J. Lewy. Leipzig (MVAeG 33 y 35/3)..

(9) Em Em 4 ETU FsG FsK FsM FsMa FsP FsR HBM HDT Hir. MEE MHET. Emar VI. Textes sumériens et accadiens, por D. Arnaud. Paris 1986-198⒎ Emar IV. Les sceaux, por D. Beyer. Friburg 200⒈ Epistolary Texts from Ugarit, por S. Ahl. PhD. Brandeis University, 197⒊ «Pasûri-Dagan and Ini-Teššup’s Mother» (Owen 1995). «Seven Emar Tablets» (Sigrist 1993b; cf. Singer 1993). «Une orpheline d’Emar» (Cavigneaux y Beyer 2006). «Two Tablets om the Vicinity of Emar» (Di Filippo 2010). «Une alliance contre l’Élam et le rituel du lipit napištim» (Charpin 1990c). «Redemption of Houses in Assur and Sippar» (Veenhof 1999). Hethitische Briefe aus Maşat-Höyük, por S. Alp. Ankara 1991 (TTKY VI/35). Hittite Diplomatic Texts, por G. Beckman. Atlanta 199⒍ Akkadian Tablets in the Hirayama Collection: Hir 1-16 Tsukimoto 1990; Hir 17-42 Tsukimoto 1991a; Hir 43-50 Tsukimoto 1992a; Hir 51 Tsukimoto 1992a. Historical Sources in Translation: The Ancient Near East, ed. por M. W. Chavalas. Malden - Oxford 200⒍ «Ein mittelassyrisches Verwaltungsarchiv und andere Keilschritexte» (Kühne 1995). Inscriptions cunéiformes du Kultépé, por B. Hrozný y L. Matouš. Prag 1952-196⒉ Inscripción autobiográfica de Idrimi de Alalaḫ. Citada según Dietrich y Loretz 1981a. Inscriptiones Graecae. Berlin 1873-193⒉ Le iscrizioni di Hatra, por F. Vattioni. Napoli 1981 (AION Suppl. 28) Inscriptiones Judaicae Orientis (AA.VV. 2004). Museo de Iraq, Bagdad. Número de inventario. «Tablets om the vicinity of Emar and Elsewhere» (Dalley y Teissier 1992). «Miscellanea» (Sigrist 1982). «Three Tablets om the Vicinity of Emar» (Beckman 1988). «A Letter om Assurbanipal to the Elders of Elam» (Waters 2002). Kanaanäische und aramäische Inschriften, por H. Donner y W. Röllig. Wiesbaden 1986-200⒉ Keilschrifttexte aus Boghazköi. Leipzig - Berlin 1916 y ss. Die Korrespondenz der Hethiter, por A. Hagenbuchner. Heidelberg 198⒐ Kāmid el-Lōz, número de inventario arqueológico. «The Cappadocian Tablets in the University Museum of Pennsylvania Museum» (Stephens 1927). Keilschrifttexte in den Antiken-Museen zu Stambul 2, por V. Donbaz. Stuttgart 1989 (FAOSB 2). Die keilalphabetischen Texte aus Ugarit, por M. Dietrich, O. Loretz y J. Sanmartín. Neukirchen-Vluyn 197⒍ The Cuneiform Alphabetic Texts from Ugarit, Ras Ibn Hani and Other Places, por M. Dietrich, O. Loretz y J. Sanmartín. Münster 1995 (KTU second, enlarged Edition). Keilschrifturkunden aus Boghazköi. Berlin 1921-. Leyes mesoasirias. Littératures anciennes du Proche-Orient. Paris 1967 y ss. 14: Caquot et al. 1989; 16: Durand 1997; 17: Durand 1998; 18: Durand 2000; 19: Michel 2001; 20: Lackenbacher 2002. Leyes hititas. Citadas según Hoffner 1997b. The Land of Hana. Kings, Chronology and Scribal Tradition, por A. Podany. Bethesda 200⒉ Legends of the Kings of Agade, por J. G. Westenholz, Winona Lake 199⒎ «Ein Kaufvertrag mit einem noch nicht vollständig bekannten Datum Ammiditanas» (Figula 1929) Mémoires de la Délégation de Perse. Paris 1900 y ss. (14: Mémoires de la Mission archéologique de Susiane, 1913). Materiali epigrafici de Ebla. Napoli 1979-1982 (4: Pettinato 1982). Mesopotamian History and Environment III: Texts (II: Dekiere 1994).. MOu MSL. Manuel d’ougaritique. Vol. II: Choix de textes. Glossaire (Bordreuil y Pardee 2004) Materialen zum sumerischen Lexikon (5: Landsberger 1957).. MSH Msk NALK. Tell Mišrifeh, número de inventario arqueológico. Tell Meskéné, número de inventario arqueológico. Neo-Assyrian legal documents in the Kouyunjik Collection of the British Museum, por T. Kwasman. Roma 198⒏. NFT. Nouvelles fouilles de Tello, por G. Cros et al. Paris 19⒑. NSG Nin A OIP. Die neusumerischen Gerichtsurkunden (3 vol.), por A. Falkenstein. München 195⒍ Prisma A de Nínive (citado según Borger 1956). Oriental Institute Publications, University of Chicago. Chicago 1924 y ss. (99: Biggs 1947; 104: Gelb et al. 1991; 122: Weisberg 2003). Publications of the Babylonian Section, University of Pennsylvania. Philadelphia 1911 y ss. (1/2: Lutz 1919) Prima dell’alfabeto (Fales 1989). Le Palais royal d’Ugarit. Paris 1955-1970 (3: Nougayrol 1955; 4: Nougayrol 1956; 6: Nougayrol 1970). «Five Tablets om the Vicinity of Emar» (Huehnergard 1983). Texts from the Vicinity of Emar in the Collection of Jonathan Rosen, por G. Beckman. Padova 199⒍. HST Ḫuwēra ICK Idr IG IH IJO IM Iraq 54 JCS 34 JCS 40 JCS 54 KAI KBo KdH KL KTP KTS 2 KTU KTU2 KUB LmA LAPO LH LḪ LKA MAOG 4 MDP. PBS PdA PRU RA 77 RE. viii.

(10) RÉS RIH RIME RIMA RGK RS RSO Sa SAA. SAAo. Répertoire de l’Épigraphie Sémitique, publié par la Commission du Corpus Inscriptionum Semiticarum. Paris 1900-196⒏ Ras Ibn Hani (número de inventario arqueológico). The Royal Inscriptions of Mesopotamia: Early Periods. Toronto - Buffalo - Londres 1990 y ss. The Royal Inscriptions of Mesopotamia: Assyrian Periods. Toronto - Buffalo - Londres 1987 y ss. Römisch-Germanische Kommission, Frankfurt am Main. Número de inventario. Ras Shamra, número de inventario arqueológico. Ras Shamra-Ougarit. Paris 1983 y ss. Silbenvokabular A. State Archives of Assyria. Helsinki 1987 y ss.. State Archives of Assyria Online [http://oracc.museum.upenn.edu/saa/corpus], s. d. (última consulta: diciembre de 2010).. Sem 30 Sem 40 Sem 41-42 Sem 46. «Notes d’epigraphie nord-ouest sémitique» (Lemaire 1980). «Une lettre de Kamid el-Loz» (Kum 8) (Arnaud 1991d). «Le divorce du roi Ammistamru d’Ougarit: un document redécouvert» (Arnaud y Salvini 1991). «Mariage et remariage des femmes chez les syriens du Moyen-Euphrate, à l’âge du Bronze Récent d’après deux nouveaux documents» (Arnaud 1996b). SF Schultexte aus Fara, por A. Deimel, Berlin 1923 (Die Inschriften aus Fara II = WVDOG 43). Sf Inscripciones de Sfire (numeración según Lemaire y Durand 1984). ShA 1 The Shemshara Archives. 1: The Letters (Eidem y Laessoe 2001). SLTNi Sumerian Literary Texts from Nippur in the Museum of the Ancient Orient at Istanbul (Kramer 1944). SMEA 30 «Tablettes de genres divers des Moyen-Euphrate» (Arnaud 1992b). SMEA 45 «Les textes Hittites de Meskéné/Emar» (Salvini y Trémouille 2003). StAT Studien zu den Assur-Texten (2: Donbaz y Parpola 2001). TB Tell Brak, número de inventario arqueológico (Finkel 1985; Illingworth 1988). TC 1 Tablettes cappadociennes 1 (Contenau 1920). TIM Texts in the Iraq Museum. Baghdad/Wiesbaden 1964 y ss. TMH Texte und Materialien der Frau Professor Hilprecht Collection im Eigentum der Universität Jena. Leipzig 1932-193⒋ TS Textes syriens de l’âge du Bronze Récent, por D. Arnaud. Sabadell 1991 (AuOr Supp. 1). TUAT AF Texte aus der Umwelt des Alten Testaments (3 vol. y Ergänzungslieferung [citado como TUAT AF 4]), ed. por O. Kaiser. Gütersloh 1982-200⒈ TUAT Texte aus der Umwelt des Alten Testaments. Neue Folge (5 vols.), ed. por B. Janowski, G. Wilhelm y D. Schwemer. Gütersloh 2004-20⒑ UCP University of California Publications in Semitic Philology (9/1: Lutz 1927) UDB The Texts of the Ugaritic Data Bank, por J.-L. Cunchillos, J.-P. Vita y J.-Á. Zamora. New Jersey 2003 (BDFSN 9). UEM 1 «A Mittani-era tablet om Umm el-Marra» (Cooper et al. 2005). Ug Ugaritica. Paris 1939-1978 (3: Schaeffer 1956; 5: Nougayrol et al. 1968; 7: Schaeffer et al. 1978). UMBS University of Pennsylvania. The Museum Publications of the Babylonian Section. Philadephia 1911 y ss. (5: Poebel 1914). Urk IV Urkunden des aegyptischen Altertums: Urkunden der 18. Dynastie (fascículos 1-22 editados por K. Sethe y W. Helck entre 1906 y 1958, cf. http://www.egyptologyforum.org/EEFUrk.html). VAB Vorderasiatische Bibliothek. Leipzig 1907 y ss. (4: Langdon 1912). VAT Vorderasiatische Abteilung des Vorderasiatischen Museum, Berlin. Tontafeln. VS Vorderasiatische Schriftdenkmäler der (Königlichen) Museen zu Berlin. Berlin 1907 y ss. VTE The Vassal-Treaties of Esarhaddon, por D. J. Wiseman. London 1958 (Iraq 20). YOS Yale Oriental Series: Babylonian Texts. New Haven 1915-. ZA 82 «Two Old-Akkadian Letters Concerning the Offices of kalaʾum and narum» (Al-Rawi 1992) ZA 86 «A Byblos Letter, Probably om Kāmid el-Lōz» (Kum 9) (Huehnergard 1996). ZA 90 «Keilschritexte aus Münchener Sammlungen» (Streck 2000). ZA 96 «Schenkungen von Mittani-Königen an die Einwohner von Baṣīru. Die zwei Urkunden aus Tall Bazi am Mittleren Euphrat» (Sallaberger et al. 2006).. b) Obras de referencia AD AHw BDTNS CAD. Assyrian-English-Assyrian Dictionary, por S. Parpola et al. Helsinki 200⒎ Akkadisches Handwörterbuch, por W. von Soden. Wiesbaden 1965-198⒈ Base de datos de textos neosumerios / Database of Neo-Sumerian Texts, por M. Molina (dir). [http:/ /bdts.filol.csic.es/index.php], 2002 y ss. The Assyrian Dictionary of the University of Chicago, por A. L. Oppenheim et al. Chicago/Glückstadt 1956 y ss.. ix.

(11) CDA CDD CHD CUW DCH DNWSI DRS DUL eCHD eCTH ePSD HAL MEA MesZL REC TIE TWAT. A Concise Dictionary of Akkadian, por J. Black, A. George y N. Postgate. Wiesbaden 2000 (2nd., corrected printing). The Demotic Dictionary of the Oriental Institute of the University of Chicago, por J. H. Johnson (ed). (publicación preliminar; disponible en http://oi.uchicago.edu/research/pubs/catalog/cdd/). , Chicago 200⒈ The Hittite dictionary of the Oriental Institute of the University of Chicago, por H. G. Güterbock et al. Chicago 1980 y ss. A Concordance of Ugaritic Words. Versión española, por J.-L. Cunchillos et al. Madrid 200⒊ The Dictionary of Classical Hebrew, por D. J. Clines et. al. Sheffield 1993 y ss. Dictionary of the North-West Semitic Inscriptions, por J. Hoijzer y K. Jongeling. Leiden/New York/Köln 1995 (HdO 21). Dictionnaire des racines sémitiques ou attestées dans les langues sémitiques, por D. Cohen. Paris/Mouton/La Haye 1970 y ss. A Dictionary of the Ugaritic Language in the Alphabetic Tradition, por G. del Olmo Lete y J. Sanmartín, Leiden/Boston/Köln 2003 (HdO 67). Electronic Chicago Hittite Dictionary, por H. Güterbock, H. Hoffner, y T. van den Hout (eds.) [http:/ /ochre.lib.uchicago.edu/eCHD/], 1980 y ss. «Catalogue des textes hittites (CTH)», por S. Košak y G. G. W. Müller; disponible en Hethitologie Portal Mainz (véase más arriba sub CTH). The e-Pennsylvania Sumerian Dictionary, por S. Tinney et al. [http://psd.museum.upenn.edu/epsd/], 2006 y ss. Hebräisches und aramäisches Lexicon zum Alten Testament (⒊ Auflage), por L. Koheler y W. Baumgarten. Leiden 1967-199⒌ Manuel d’épigraphie akkadienne, por R. Labat. Paris 194⒏ Citado por la «Sixième édition augmentée d’addenda par Fl. Malbran-Labat». Paris 198⒏ Mesopotamisches Zeichenlexikon, por R. Borger. Münster 2004 (AOAT 305). Recherches sur l’origine de l'Écriture Cunéiforme, por F. Thureau-Dangin. Paris 1898 (Suppl. 1899). Thesaurus Inscriptionum Eblaicarum, por G. Pettinato y F. D’Agostino. Roma 1995-199⒏ Theologisches Wörterbuch zum Alten Testament, por G. J. Botterweck, H. Ringgren y H.-J. Fabry (eds). Stuttgart et al. 1970-199⒍. c) Otras abreviaturas y convenciones {} <> () / (…) [] || :: A ac. Adm alf. Am Ar ár. aram. At b.i/d. Ba Bei Bib Bo Dam e. p. ed. Eg ej. EpI EpL. enmienda de eliminación enmienda de introducción en transliteraciones, reconstrucción a partir de un duplicado en transliteraciones, cambio de línea en traducciones, pasaje no traducido reconstrucción de pasajes perdidos del texto línea horizontal en la tablilla Glossenkeil Amurru acadio textos administrativos y bullae alfabético T. el-ʿAmarna Arados árabe arameo T. Atchana borde izquierdo / derecho T. Bazi Beirut Biblos Boǧazköy Damasco en prensa edición Egipto por ejemplo textos epistolares internacionales textos epistolares locales. Esc esp. f NP Ge Jer gr. Ḫ Had heb. hit. hur. JurI JurL K lat. Lit log M mA mB Me ME Mes Misc Mu Mu nA nB ND. x. textos escolares, listas lexicales especialmente nombre personal femenino Gezer Jerusalén griego Ḫatti T. Hadidi hebreo hitita hurrita texto jurídicos locales texto jurídicos locales Karkemiš latín textos literarios logográfico Mittani mesoasirio mesobabilonio Megiddo Medio Éuates T. Meskéné textos de género diverso, incluyendo agmentos no identificables Mukiš T. Munbāqa neoasirio neobabilonio nombre de divinidad.

(12) NG NP NPn NR Nuḫ pA pAc Pal pB Qad Qaṭ Qil r/v Rit RS s. d. Sap. nombre geográfico nombre personal masculino lista de dos o más nombres personales nombre personal de rey Nuḫašše paleoasirio paleoacadio Palestina paleobabilonio Qadeš Qaṭna Qiltu recto / verso textos rituales, adivinatorios, mágicos, médicos Ras Shamra sin data Ṣapuma/na. sem. (nor-)occ. semítico (nor)occidental Sid Sidón sil. silábico Sir Siria sum. sumerio Ṭ Ṭubiḫu tB tardobabilonio Tir Tiro trad. traducción trans. transliteración Tu Tunip U Ušnatu Ug Ugarit ug. ugarítico Vot textos votivos. Otras convenciones: Las referencias de textos en cursiva (ej. RS-94.2174) son de textos inéditos o publicados parcialmente. Las referencias de textos subrayados (ej. Em 18) distinguen los textos siro-hititas del Medio Éuates. A la numeración tradicional de los textos de Alalaḫ (Wiseman) se adjunta entre corchetes la propuesta de reenumeración de Niedorf y Zeeb (Niedorf 1998 y 2008, Zeeb 1998). A la numeración por inventario arqueológico de los textos alfabéticos de Ras Shamra (RS o RIH) se adjunta entre corchetes la numeración según KTU2. Para la transcripción de los antropónimos sigo en general, y a menos que se indique lo contrario, a Pruzsinszky 2003 para el Medio Éuates; Von Dassow 2008 (Alalaḫ); Lackenbacher 2002 (Ugarit); Hess 1993 (Amarna) y Cantera e Iglesias 2003 (Biblia hebrea). Para la transcripción de los topónimos –antiguos y modernos– sigo en general las convenciones del RGTC (esp. Del Monte y Tischler 1978 y Belmonte 2001a), si bien para la toponimia del reino de Ugarit doy preferencia a Van Soldt 2005 (con la excepción del convencional «Ugarit» en lugar de «ʾUgarit»). Para los antropónimos y topónimos castellanizados por el uso empleo sus formas corrientes (ej. Asurbanipal, Isaías, Sidón, Babilonia).. xi.

(13)

(14) Introducción Tema. El tema de la presente Tesis Doctoral es la posesión y el ejercicio del poder por parte de colectivos definidos políticamente. Su objetivo es, en primer lugar, analizar el modo en que esa posesión y ese ejercicio se manifiestan en los documentos escritos relativos a las sociedades sirias del Bronce Final. En segundo lugar persigue determinar en lo posible quiénes son sus depositarios sociales y cuáles su ámbito de autoridad, su grado de institucionalización y su relación con los poderes detentados y ejercidos de forma individual. Ello ha de permitir comprender mejor elemenos constitutivos y definitorios de esas sociedades como son las distintas fuentes de poder o los mecanismos generadores de legitimidad política y jurídica. El estudio de los poderes no monárquicos (o ejercidos por delegación del monarca) en el Próximo Oriente antiguo tiene un hito fundamental en los estudios pioneros de Jacobsen sobre la «democracia primitiva», que él entendía era la forma de gobierno prístina en Mesopotamia en los albores de la historia1. Desde entonces hasta hoy términos como «ciudadanía», «libertad», «asamblea», «democracia» o «gobierno colectivo» han pasado a ser ecuentes en la bibliografía especializada2 y se debate el papel que corresponde al Próximo Oriente antiguo en la historia de las instituciones políticas en la Antigüedad3. Esta revisión de la presentación monolítica del Próximo Oriente como un mundo de monarquías autocráticas bebe del desmontaje del concepto eurocéntrico del «despotismo oriental»4, y tiene su reflejo en la reevaluación histórica de las modernas «monarquías absolutistas»5. Entre los trabajos de Jacobsen y los estudios actuales interesados en los elementos «cívicos», «colectivos» o «no autoritarios» de las sociedades próximo-orientales se ha producido un cambio fundamental relativo al modelo postulado por Jacobsen, para quien la historia próximo-oriental era concebible como un decaimiento progresivo de los poderes colectivos determinantes de la ancestral «democracia primitiva» hasta llegar a las autocracias imperiales del I milenio. Hoy tiende a considerarse inválido ese discurso6 y se señala, por ejemplo, que precisamente las ciudades 1. Véanse principalmente Jacobsen 1943 y 1957. Para el uso del término «democracia» aplicado al Próximo Oriente antiguo véanse también Slousch 1913, Wolf 1947, Frankfort 1948, Artzi 1964, De Vaux 1964, Kramer 1964, Moscati 1966, Macdonald 1979, 54 y las críticas de Ehrenberg 1950, Diakonoff 1969b o Larsen 1976, 29⒏ Más recientemente véase el acercamiento a la problemática de Finet 1982a, Martin y Snell 2005 y Sigrist 2010. 2 Del que son muestra varios trabajos monográficos de la última década (entre ellos Allam 2002, Imparati 2002, Barjamovic 2004, Fleming 2004, Martin y Snell 2005, Seri 2005, Charpin 2007, Sigrist 2010) así como dos obras colectivas dedicadas a la rebelión en el Próximo Oriente (Heinz y Feldman 2007, Richardson 2010); véase también la monografia de Heinz 2008. 3 Véanse Vlassopoulos 2007, 101-122 y Wiesehöfer 2007 y 2009. De forma llamativa, sin embargo, en dos obras recientes dedicadas al legado histórico de la civilización próximo-oriental (Hallo 1996, Dalley 2005) faltan alusiones a las formas de poder no estrictamente monárquicas. 4 Véanse Liverani 1993; Van de Mieroop 1999, 143s; Bichler 2007. 5 «Anstelle der Sicht von oben, der rein statistischen Betrachtungsweise tritt nun das in den Mittelpunkt, was unterhalb der staatlichen Neuschöpfung lag und von ihr weithin unberührt geblieben ist: das Alte, die Provinzialstände, die regionalen Verbände, die lokalen Kräe, die Grund- und Stadtherrschaen, die pouvoirs intermédiaires (…) man forscht und agt heute stark nach dem Nichtabsolutistischen im Absolutismus, nach den autonomen Bezirken» (Oestreich 1969). Las consecuencias radicales de esta nueva perspectiva las extrajo Henshall 1992..

(15) 2. Poderes colectivos en la Siria del Bronce Final. mesopotámicas del I milenio y sus habitantes experimentaron un auge de sus derechos y privilegios7. Buena parte de las aproximaciones a las formas de poder no monocráticas en Mesopotamia y otras regiones han sido realizadas desde la perspectiva de los «poderes locales»8. Este tipo de acercamiento establece un contraste entre éstos –que cuentan con formas de poder tanto individuales como colectivas– y un «poder central» que tiene una característica forma monocrática. En la Siria del Bronce Final los trabajos de Heltzer y Liverani han acentuado sin embargo la distinción entre la organización política «comunitaria» y aquella «palatina». En la primera localizaban las estructuras políticas igualitarias, o al menos representativas, propias del mundo de las aldeas o del ámbito tribal, y en la segunda las estructuras monocráticas: el estado culminaba en una sola persona que de forma característica no disponía «ni de asambleas ni de consejeros responsables»9. En lugar de atender de forma prioritaria a las dicotomías «central/local» o «palaciego/ comunitario», este trabajo se aproxima al problema general de la distribución del poder atendiendo a la parte que corresponde –o que los escribas quisieron hacer corresponder– a grupos y no a individuos10. El paisaje político de la Siria del Bronce Final, en parte dominado por entidades políticas de tamaño cantonal o que apenas sobrepasan (al menos en el estado actual de nuestras fuentes) el marco de «la ciudad», no es un terreno idóneo para un acercamiento que subraye las diferencias entre poder central y local. Junto a ello, la existencia de determinadas entidades políticas en las que lo «palatino» está eclipsado por lo plural o incluso nos es perfectamente desconocido, desaconsejaba un acercamiento desde la dicotomía «palaciego/comunitario»11. Por ambos motivos este trabajo coloca en el punto de mira lo «colectivo» en un sentido similar al que lo hizo Fleming en su monografía sobre el universo político nor-mesopotámico según los archivos de Mari12. Ello significa que se interesa fundamentalmente por el papel que corresponde al poder 6. Fleming 2004, 237s; Seri 2005, 19⒊ Véase también §4.10a. Véanse en particular Van de Mieroop 1997, 133-138 y Barjamovic 2004, 51s. 8 Comenzando en particular con el coloquio dedicado en Bruselas, en 1980 a «Les pouvoirs locaux en Mésopotamie et dans les regions adjacentes» (Finet 1982b). Estas aproximaciones han sido especialmente uctíferas en relación a la Mesopotamia sometida a la primera dinastía de Babilonia (por ejemplo Seri 2005, Charpin 2010b), a la Anatolia bajo dominio hitita (1991, Imparati 2002), a Egipto (Cardoso 1986, Allam 2002) o a las áreas sometidas al imperio persa (por ejemplo Joannès 1990, Collombier 1991, Frei 1996, Elayi 1997). Uno de los temas preferentes de la Rencontre Assiriologique del 2007 fue la «administración de la ciudad» y generó un número de acercamientos a la figura del alcaldeḫazannu(m) y otras formas de poder local (Kogan et al. 2010). 9 Liverani 1975; Liverani 1976, 281-302 (cita: 299); Heltzer 1976, 75-86; véase también Zaccagnini 1981, esp. 2⒍ Véanse los resúmenes de sus propuestas realizados por Zamora (1997, esp. 51-67), Schloen (2001, 221) y ss y Vidal (2005, 139-143). Los dos últimos autores critican la validez del modelo bisectorial en lo que respecta a la organización política: el primero señala Emar como ejemplo de sociedad que no permite observar una dicotomía entre los sectores palaciego y rural (Schloen 2001, 309s, véase la discusión en §6.19b), el segundo subraya el carácter no igualitario de la organización política «comunitaria» en Ugarit (Vidal 2005, 155, véase §8.7). 10 No se trata por tanto del «poder colectivo» (definido como la colaboración de A y B para aumentar su poder sobre terceros o sobre la naturaleza) como opuesto al «poder distributivo» (para que B obtenga poder A tiene que ceder una parte del suyo), tal como lo distinguió Parsons (1960 apud Mann 1986, 6), ya que el aspecto distributivo del poder (donde A o B son un colectivo y no un individuo) es también uno de los intereses básicos de esta investigación. La distinción entre estas dos facetas del poder es útil, con todo, para valorar el objetivo perseguido por los escribas en determinados contextos en los que interesa fundamentalmente expresar el carácter abarcante (y por tanto vinculante) de una decisión, una obligación o un derecho. 11 Véanse en este sentido los trabajos dedicados a comparar la información disponible sobre las instituciones de Ugarit y Emar (Fleming 1992a, Heltzer 2001b). Cf. Schloen 2001, 309s (nota anterior). 7.

(16) Introducción. 3. colectivo en el conjunto de redes de poder definitorio de una sociedad, y que atiende a él también si se sitúan en el entorno inmediato del monarca. El título de «poderes colectivos» escogido para esta investigación evita la referencia a las «instituciones». El término «institución» es válido tomado en su sentido sociológico amplio13 y pertinente como forma abreviada de designar a las «instituciones jurídico-políticas» (las que el poder establece o reconoce), y como tal lo emplearé a lo largo del trabajo. Al tiempo, sin embargo, a menudo el vocablo conjura la imagen de una organización técnica y material –la de un parlamento, un ministerio, una asociación14. Como se verá, en el caso de la Siria del Bronce Final –y del Próximo Oriente antiguo en general– la definición institucional (en el sentido organizativo y técnico) de los colectivos políticos es en muchos casos el resultado de un esfuerzo interpretativo; de ahí la elección de un término que no incluye apriorismos sobre la formalidad de la expresión del poder15. La preferencia del calificativo «colectivo» sobre otros como «colegiado» o «corporativo» –estos últimos más indicativos que el primero sobre el grado de formalización institucional del grupo en cuestión16– se debe al mismo tipo de consideraciones. Nuestro desconocimiento de aspectos básicos de cualquier organización colectiva como son los criterios definitorios de la membresía –incluyendo el grado en que esta era fija17– o los procedimientos de toma de decisión lastran la definición institucional de los poderes colectivos en el Próximo Oriente. De forma característica las fuentes únicamente transmiten la decisión final e ignoran todo el proceso de negociación y obtención de quórum o de consenso18; así, la unanimidad es el valor fundamental y el origen de la legitimidad de las decisiones adoptadas colectivamente: kīma ištēn awīli, «como un solo hombre», actúan los países, las ciudades o sus representantes, del mismo modo que el dios Baʿlu exige a sus colegas, reunidos en asamblea (mʿd),. 12. Fleming 2004. Lo «colectivo» se ha convertido recientemente en foco de interés en los estudios sobre el Israel antiguo. Véanse por ejemplo Patrick 1995, Mol 2009 o Dietrich 2010, que elaboran desde distintos ángulos el concepto y la aplicación de la «responsabilidad colectiva». 13 Desde el punto de vista sociológico pueden definirse las instituciones como «modelos de relaciones humanas sobre las que se calcan relaciones concretas que adquieren por ello caracteres de estabilidad, de duración y de cohesión» (Duverger 1966, 97). O, con North, como «the humanly devised constraints that shape human interaction» (1990, 3). 14 Duverger 1966, 97, 10⒊ Para otra perspectiva en la relación entre «instituciones» y «organizaciones» véase North 1990, 4 y ss. 15 Talmon sumariza esta problemática en su crítica a la interpretación institucional de la expresión bíblica ʿam haʾareṣ, «pueblo del país», para él «not a institution at all, but a fairly loosely constituted power group» (Talmon 1977, 394s). 16 Como muestra la definición de Thiele de «principio colegial» (Kollegialprinzip o Kollegialitätsprinzip) y su referencia explícita a la «organización»; según él «Kollegialprinzip» es «ein (internes) horizontales Organisations- und Zuständigkeitsprinzip von Organen nach dem die Kompetenzen einem Kollegium und nicht wie beim monokratischen Prinzip einer Person zustehen» (Thiele 2008, 58). 17 Para el antropólogo Kupper (1971, 13), la membresía fija distingue a los «elite councils» (que se ven a sí mismos como un órgano de gobierno y son característicos de sistemas políticos con poder centralizado y roles políticos diferenciados) de los «arena councils» (que son percibidos como representantes de segmentos del público que se reúne para resolver conflictos). 18 El bilingüe hurro-hitita de la Liberación proporciona un raro ejemplo de debate en el seno de un colectivo con atribuciones políticas, en este caso el de los «ancianos» de Ebla (véase §8.24d). Otro indicio de la existencia de este género de debates es la idea de que la división de opiniones equivale al acaso de una reunión; así, en la apódosis de un texto adivinatorio tardobabilonio se dice que «la asamblea se escindirá ⒴ no tendrá éxito» (UNKIN AL.GAZ NU.SI.SÁ) (CT-3⒏33:14; véanse CAD E [1958] 356 y Bottéro 1975, 139, con otros ejemplos). Los reyes de época neosumeria se vanagloriaban de su posición en la asamblea: «In der Ratsversammlung (UNKIN) hört man auf mich» (Šulgi-Y:8; cf. también Šulgi-X:51 [ed. Klein 1981]; Ur-nammu-A:34,-C:71 [ed. Flückiger-Hawker 1999]; referencias en Wilcke 1974, 182s)..

(17) 4. Poderes colectivos en la Siria del Bronce Final. que contesten «a una» (aḥd) a los emisores de su enemigo Yammu19. En consecuencia, en la mayor parte de los casos no es posible responder a la pregunta fundamental de si el funcionamiento y la composición de estas instituciones se basaba en mecanismos formales o fácticos20. Metodología y estructura. El presente trabajo parte del análisis de una parte de los vestigios arqueológicos de las sociedades que son su objeto de estudio, concretamente de los documentos escritos en acadio y ugarítico. Junto a ello analiza aquellos documentos que, sin ser producto de las sociedades estudiadas, se refieren directamente a ellas –principalmente los textos emanados de los imperios a que estuvieron sometidas21. La elaboración del trabajo ha seguido un procedimiento filológico: de la palabra a la realidad que pretende designar. La presentación de los resultados no ha querido dejar en un segundo plano este procedimiento en favor de una sistematización acorde a categorías propias de la ciencia política moderna22. Sin duda, como señala Van Driel, «la comprensión de la terminología no asegura una comprensión absoluta de la realidad social», pero sin un examen preciso de la terminología las conclusiones de tipo histórico son extremadamente débiles23. El énfasis puesto en el fenómeno de la manifestación escrita de los poderes colectivos deriva del hecho de que nuestra comprensión de las estructuras de poder colectivo del Próximo Oriente Antiguo adolece en general de un conocimiento y una comprensión imperfectas de la terminología relacionada con ellas. La familiaridad con que los escribas, en situación y contexto, aluden a las formas de poder colectivas, así como la consecuente variación en el uso de ciertas expresiones – unas veces en sentido general, otras en sentido técnico24– dificulta enormemente el análisis moderno y obstaculiza cualquier acercamiento a ellas desde la literalidad del texto. Este género de problemas se hará patente en los capítulos 4 a 11 de este trabajo, cada uno dedicado a una de las ocho expresiones fundamentales empleadas en la Siria del Bronce Final para designar a los distintos poderes colectivos. La diferenciación general de estas expresiones entre las que aluden a colectivos «extensos» y las que se refieren a colectivos «restringidos» no es analítica sino descriptiva: sencillamente da cuenta de que la batería terminológica a disposición de los escribas del Bronce Final se componía de expresiones abarcantes y limitadoras, sin perjuicio de que el empleo de unas u otras viniese aconsejado, en cada caso, por tratarse de la actividad de grupos políticos más o menos extensos25.. 19. Véase §6.2 sobre Idr:37, p. 278 nota 336 sobre ARM-⒉75:8s como ejemplo mariota de la expresión; sobre la cadena aḥd ilm tʿny en RS-⒊367+:i.25-28-[⒈2], véase p. 116 nota 52. Basándose en la mitolgía sumeria, Jacobsen señalaba que el asentimiento de la asamblea se expresaba por aclamación (1943, 17168; 1957, 101 y nota 12). 20 Para la distinción entre instituciones («constraints») formales e informales véase North 1990, 36-53; para su aplicación en la definición de los sistemas políticos Merkel y Croissant 2000. 21 En el caso de los numerosos documentos en lengua hitita citados en el trabajo indico en cada caso la procedencia de la traducción, que nunca es propia. 22 Véanse los distintos criterios posibles para una clasificación de los «órganos colegiales» en Thiele 2008, 142-152 (posición entre las instituciones, competencias, funciones y número de miembros entre otros). 23 Van Driel 1970, 172-174 apud Radner 1997, 19⒍ 24 Barjamovic 2004, 55-5⒍ 25 No se trata por tanto de una distinción entre «asambleas» y «consejos», términos cuyo uso por los estudiosos del Próximo Oriente deriva en buena medida del universo familiar de la Antigüedad greco-romana. En la tradición política occidental tiende a reservarse el término «asamblea» para aquellas reuniones que acogen a una parte sustancial del grupo social del que emergen, mientras que vocablos como «consejo» (o «senado») sirven para denominar a las reuniones con membresía restringida. La coexistencia de ambos tipos de organizaciones políticas colectivas, una extensa y otra representativa, es un fenómeno común a diversas sociedades antiguas. En Atenas, Esparta o Roma la primera reunía a.

(18) Introducción. 5. La organización del trabajo por expresiones responde a la exigencia del método crítico-formal de distinguir netamente entre «expresión» –una realización lingüística que aplica distintos signos en una relación concreta que por principio es polisémica– y «significado» –la reducción de dicha polisemia a un probable contenido unívoco. Entre los indicadores que ayudan a la concreción de este último –contexto arqueológico de los documentos, estructura interna del texto, etc.– he otorgado un papel protagonista al género textual al distribuir el análisis de las distintas expresiones en función de su ocurrencia en textos de tipo jurídico, epistolar (internacionales o locales), historiográfico, administrativo, ritual o literario, con la previsión de que expresiones idénticas puedan ser empleadas con distintos significados (y a la inversa: expresiones distintas para significados similares) en virtud de la situación en la vida de una sociedad o Sitz im Leben de que se trate en cado caso. En buena medida, la estructura del trabajo deja en un segundo plano los caracteres originales de las distintas entidades políticas sirias estudiadas. La primera parte de este trabajo está destinada a solventar al menos en parte en esta carencia: además de presentar la información disponible para reconstruir la historia de Siria en el Bronce Final y describir el contexto arqueológico de los textos que ha de servir de base al presente estudio, quiere oecer un panorama actualizado de las entidades políticas que son su objeto –su historia, geografía política y lo que conocemos sobre la organización y distribución del poder. Igualmente, al término del trabajo se recopila el material pertinente sobre el poder colectivo para cada una de las entidades políticas, con especial atención a la relación entre éste y el poder detentado o delegado por la monarquía. Límites geográficos y cronológicos. El marco geográfico del presente trabajo es la Siria antigua, es decir, la región comprendida entre Anatolia y los altos del Golán, el Mediterráneo y el Éuates. Corresponde a la provincia romana del mismo nombre, con inclusión del Líbano y de Hatay en la desembocadura del Orontes y excluyendo otras áreas (Jordania, Israel, Territorios Palestinos) de lo que desde la Edad Media sería denominado Bilād aš-Šām o «Gran Siria»26. Coincide a grandes rasgos con el horizonte político descrito en la evocatio hitita de los «dioses del cedro»27, a su vez reflejo del entorno inmediato que debía de vislumbrarse desde Alepo en el siglo XVII28: en ella se citan, después del «país de Mittani», los «países» de Qadeš, Tunip, Ugarit, Zinzira, Dunanapa, Yaruwatta, Qaṭna, Alalaḫ, [Can]aán, Amurru, Sidón, Zunzura, [Nuḫašš]e y Ukulzat29 (siempre. los hombres adultos libres (ekklēsia, en Esparta apella, en Roma curiae), la segunda a miembros destacados de la comunidad (basileús, patres), a menudo como asamblea de «ancianos» (gerusia, senatus) o antiguos oficiales del estado (aerópago, reunión de antiguos arcontes; cf. para la Grecia preclásica por ejemplo Ilí.-II.788s). Este modelo institucional ha inspirado a varios estudiosos de los poderes colectivos próximo-orientales. La posición extrema la representa Brown, para quien en la Antigüedad, «the mere fact that a city existed, and had managed to survive over the years, implied of itself that it was structured by a citizen assembly and a council of elders» (Brown 1995, 98). Véase infra §5.5-6. 26 Para la delimitación de esta «Siria» antigua véanse Klengel 1984, 5 y 2000b, 211. Kestemont (1978, 32) subraya el carácter onterizo del Nahr el-kebir de la Antigüedad hasta nuestros días. 27 KUB-⒖34:i.49-56 [CTH 48⒊A], conservado en varias versiones. Reeditado por Forlanini 1999, traduciones: ANET3, 351s [A. Goetze], García Trabazo 2002, 583-58⒌ 28 Para Forlanini (1999, 19) «possiamo supporre che le liste di evocazione risalgano ad un documento originariamente redatto in ambiente siriano (ad Aleppo?) forse già dal XVII sec. a. C., giunto a la cancelleria hittita presumibilmente attraverso il Kizzuwatna mittannico». Véanse también Na’aman 1974, 271 y Lebrun 1998, 156s. 29 Para las restauraciones de los topónimos [māt Kin]aḫḫi (Canaán) y [māt Nuḫašš]e véase Del Monte y Tischler 1978, 20⒏ Es improbable que la cadena i-ia-ru-kat!-ta / [i]-ia-ru-kat?-ta-az (CTH-48⒊I:54; CTH-7⒗I:28) identifique a Irqata y no a la Yaruwatta del país de Barga (Klengel 1970, 74; contra Belmonte 2001b, 273; sobre la ciudad véase infra p. 87 nota 299). Sobre las distintas entidades políticas véanse los parágrafos correspondientes a estas entidades en el.

(19) 6. Poderes colectivos en la Siria del Bronce Final. 30. KUR URU.NG). . Que se opte por una enumeración y no por una denominación geográfica amplia para la región es, por otro lado, indicativo de la agmentación política de Siria con posterioridad al siglo XVII. Hititas y egipcios aplicaban a esta región el calificativo étnico-cultural de «hurrita»31 y las designaciones geográficas de «Ḫurri» (hit. «países de Ḫurri») y luego «países de Amurru»32. Esta Siria antigua, que no conocerá una auténtica unidad política hasta época helenística, es por lo que respecta al periodo del Bronce Final (1550-1180 a. C.), ante todo, un objeto historiográfico. En época reciente la situación política de otros estados próximo-orientales –en particular la inaccesibilidad de Irán e Iraq– han convertido a esta zona en un foco principal de la investigación en el campo de la orientalística antigua. Junto a ello, la necesidad de intervenciones arqueológicas de urgencia en el medio Éuates debida a la construcción de diversas presas desde 1960 (primero la de Tabqa o Ṯawra, luego la de Tišrīn) ha beneficiado y beneficia nuestro conocimiento, entre otros, de los yacimientos de Balis-Meskéné, Tell Hadidi, o Tell Bazi. Otros dos factores han favorecido la delimitación historiográfica de una Siria del Bronce Final. En primer lugar, su carácter de «periferia» de las grandes potencias de la época –Egipto, Mittani, Ḫatti– ha privilegiado el estudio conjunto de las administraciones imperiales en los distintos estados sirios33. En segundo lugar, y es sin duda el elemento más importante, Siria se encuentra en una situación documentalmente privilegiada respecto a Palestina, región a la que a menudo se asocia en el estudio de los milenios III y II a. C. Por ejemplo, Tiro es el límite meridional de la correspondencia internacional mantenida por Ugarit en el siglo XIII a. C. El estudio de las entidades sociopolíticas de la Siria costera meridional presenta dos peculiaridades. Por un lado, si para entidades como Alalaḫ y Ugarit –capitales de estados territoriales de cierta amplitud cuya administración centralizaban– disponemos de archivos con documenos jurídicos, administrativos y económicos, la información documental sobre las instituciones de los estados «proto-fenicios» del sur, entre Arados y Tiro, se restringe casi completamente a la correspondencia internacional recibida por otros estados, en particular Egipto y Ugarit. Por otro lado, admitiendo que el universo «fenicio-cananeo» del I milenio es heredero de la cultura siria del II34, las cuestiones relativas a su organización política pueden y deben. capítuo 3; sobre Ukulzat, ciudad en el país de Nuḫašše, §3.32b; sobre Zunzura p. 79 nota 232. 30 A continuación se mencionan los países de Arrapḫi y Zunzur[ḫi]. Según Astour Arrapḫi debe tratarse de una ciudad siria y no de su homónima de la cuenca del Tigris (apud Del Monte y Tischler 1978, 29); la localización de Zunzurḫi es desconocida (Del Monte y Tischler 1978, 518). Tras una línea horizontal de separación, el texto enumera otros 27 topónimos (como los de nuestro pasaje invariablemente designados KUR URU.NG) referidos a Mesopotamia, Egipto, Chipre, Irán y Anatolia. 31 Véanse Vicentelli 1972; Hoffner 1992, 97 y, sobre el topónimo y etnónimo egipcio ḫ3rw, infra p. 34 nota 12. 32 Singer 1991b, esp. 7⒊ El topónimo «Canaán» era considerado un país extranjero desde la óptica de Alalaḫ y de Ugarit (véanse Hess 1998, 370 y 1999, 235 y, para la perspectiva egipcia, Helck 1980a y Hasel 1998, 257s); según Na’aman en el Bronce Final el topónimo tenía un contenido geopolítico concreto: Canaán era «the political-territorial name for the Egyptian province in Asia» (Na’aman 1999). 33 La presencia hitita, que no se extendió más allá del norte del actual Líbano, está mejor documentada y ha sido, en consecuencia, objeto de numerosos estudios (véase infra p. 43 nota 68). Sobre la administración egipcia, Hachmann 1982b se refiere al área de Siria en particular, con inclusión de las ciudades de la costa libanesa. 34 Xella 1995; Del Olmo 1996, esp. 7-14, Vita 2004a. Del Olmo (1996, 12 con nota 21) señala que el horizonte cultural «ugarítico-cananeo ‘constituye’ a lo fenicio-cananeo», y en el primero incluye principalmente a los elementos de la cultura ugarítica, pero también a los datos que aportan Amarna, Alalaḫ, Ebla, Mari y Emar, así como otros centros «menores» como Qadeš, Qaṭna o Kumidu. En diversos momentos, a lo largo de este trabajo, se evaluará en qué medida el parentesco cultural de ambos horizontes es también visible en el plano de la distribución del poder, o más concretamente, si los vestigios del I milenio relativos a los poderes colectivos –en primer lugar la epigrafía fenicia de.

(20) Introducción. 7. contrastarse con la información del primer milenio. Liverani se hace eco de una opinión más o menos generalizada cuando señala que, siendo las ciudades-estado de principios de la edad de Hierro las herederas más directas de aquellas del Bronce Final, un cambio fundamental operó en el terreno de la distribución del poder: en el primer milenio el rey pasó a estar rodeado, «de una forma más efectiva», por los «ancianos» y la «asamblea» en tanto representantes de la comunidad35. La terminología arqueológica se ha impuesto para calificar cronológicamente la etapa de su historia que se extiende entre los siglos XVI y XII a. C. El límite inferior (c. 1180 a. C.) lo constituye una cesura política y social incuestionable: sin perjuicio de la continuidad cultural, el comienzo de la Edad de Hierro está marcado por fuertes movimientos poblacionales y por una reorganización del mapa político del Asia Anterior36. La demarcación superior del periodo está constituida por un evento trascendental: el asalto hitita a Yamḫad/Alepo en el siglo XVI abre paso a una serie de luchas entre grandes potencias por el control de Siria, de forma que la historia de esta región en el Bronce Final ha sido dividida entre una etapa de dominio egipcio-mittanio (c. 1600-1350) –consecuente a la efímera presencia hitita– y otra de señorío egipcio-hitita (c. 1350-1180) –que comienza con la «era de Amarna»37. Oriente y Occidente– pueden ayudar a la interpretación de aquellos del Bronce Final. 35 «City-states are the more direct heir of the ‘small kingdoms’ of the Late Bronze, with the difference that the king was sided in a more effective way by representatives of the local community: elders and assembly» (Liverani 2003b, 130; cf. en sentido similar Liverani 1993, 22s y 1996, 257). Sommer (1999, 239-266) resume la problemática, refiere los acercamientos precedentes y propone como modelo ideal: «wichtigste Neuschöpfung auf politischem und institutionellem Gebiet waren Magistraturen und kollektive Körperschaen als Vertretungen einer oligarchischen Machtelite. Neu war weiterhin, daß sich die Organe, statt wie bisher aus Tradition, nach funktionalen Prinzipen konstituierten» (p. 250; pero su presentación de la organización del poder en la Siria-Palestina del Bronce Final en p. 246 es contestable). Según Klengel también en las formaciones políticas hititas se atestigua una redistribución del poder en favor de «smaller economies of family households» y de «noble families with judicial responsibilities» [refiriéndose a los nuevos tarwani] (Klengel 2000b, 28). Para los cambios en el ámbito socioeconómico véanse entre otros Liverani 1987; Bondì 1995b, 344-347; Sommer 1999, 189-239; Klengel 2000b. 36 Sobre el fin del Bronce Final en la Siria del Éuates, véanse las distintas propuestas historiográficas resumidas en Otto 2006, 18ss. 37 Así Klengel 1997, 84-180..

(21)

(22) Primera parte. Siria en el Bronce Final.

(23)

(24) §1. Los archivos Introducción (1). 11. Archivos de Siria. 12. 2: Tell Atchana 3: Ras Shamra 4: Tall Munbāqa 5: Tell Meskéné 6: Tell Hadidi 7: Tell Bazi 8: Kāmid elLōz 9: Archivos inéditos: Tell Mišrifeh y Tell Fray. Archivos externos. 29. 10: Banu ʿAmran (Tell el-ʿAmarna) 11: Boǧazköy. Introducción §1.1. Los documentos en que se basa nuestra comprensión de la organización y distribución del poder en las sociedades sirias del Bronce Final son, en primer lugar, las tablillas cuneiformes producidas por esas sociedades y recuperadas en los yacimientos arqueológicos de la propia Siria1. Sobre el mapa, la distribución de los hallazgos de tablillas es muy dispar: dos conjuntos mayores en la zona noroeste (Tell Atchana y Ras Shamra), grupos de tamaño variable concentrados en la zona euática (los de T. Munbāqa, Meskéné, T. Hadidi, T. Fray y T. Bazi2, junto con los hallazgos aislados de T. al-Qiṭar3 y Umm-el-Marra4) y un vacío casi absoluto en el centro y el sur de la región sólo mitigado por los archivos aún inéditos de T.-Mišrifeh/Qaṭna. Esta heterogeneidad en la distribución de los documentos se atenúa gracias a dos archivos externos: el conjunto amarniense de cartas redactadas en Siria y Palestina y enviadas a Egipto y los documentos internacionales de Boǧazköy/Ḫattuša. De la problemática en torno a la definición y delimitación de los archivos próximo-orientales antiguos –centrada en los pares opuestos de archivo vs. biblioteca, archivo vivo vs. muerto, archivo administrativo vs. histórico–, quizá el aspecto más significativo para el presente trabajo sea el de la distinción entre archivos «estatales» o «públicos» y archivos «privados» o «familiares». La distinción, que se basa tanto en el contenido de los documentos como en las funciones del edificio que los alberga, ha demostrado ser inaplicable de forma neta a la situación revelada por la arqueología próximo-oriental. Si el carácter público de un archivo se define por el carácter de los textos –producidos, usados y preservados ex officio– y por su localización en edificios de tipo institucional –principalmente palacios y templos–, el hecho de que la administración del Estado descanse más sobre una red de relaciones personales que sobre una burocracia impersonal permite que documentos oficiales y privados convivan en contextos domésticos «privados» o en edificios de tipo institucional5.. 1. Véase una panorámica de los hallazgos en la sección dedicada a Siria en la página web Syrian Digital Library of Cuneiform (CDLI). 2 Sobre la situación de los estudios arqueológicos en el Éuates sirio véase en general Otto 2006, 13s. 3 Snell 1983; Archi 1993a. 4 Cooper et al. 2005. 5 Véanse en general Veenhof (ed.) 1986 o Lombardo 1996. Para Schloen, la ausencia de una distinción significativa entre las esferas de actividad «pública» y «privada» es uno de los elementos claves de la aplicación al Próximo Oriente del «Patrimonial Household Model» (PHM) weberiano (2001, 51, 262-267, con un resumen de la problemática)..

(25) 12 - §1.2. Poderes colectivos en la Siria del Bronce Final. Archivos de Siria §1.2. Tell Atchana (Alalaḫ) (a) Las excavaciones llevadas a cabo en Tell Atchana por L. Woolley durante la primera mitad del siglo XX sacaron a la luz dieciocho estratos de ocupación que iban desde la fundación de la ciudad hacia finales del III milenio hasta su abandono en torno al 1200 a. C.6 Los siete últimos estratos identificados por Woolley resultaron fértiles en documentos escritos. Se agrupaban especialmente en dos niveles: el VII, de época paleobabilonia tardía (XVII a. C.), y el IV, de la primera parte de la época mesobabilonia (primera mitad del s. XV)7. La publicación principal de los textos la realizó en 1953 D. J. Wiseman8; muchos otros documentos y agmentos, no catalogados por Wiseman, entraron en la colección del Museo Arqueológico de Hatay, en Antakya, y vienen siendo publicados por varios epigrafistas de Münster desde 19699. Varios grupos de estas tablillas de Antakya fueron publicados por F. Zeeb (tablillas de Alalaḫ-VII)10 y por M. Dietrich y O. Loretz (Alalaḫ IV)11. (b) La documentación de los archivos de Alalaḫ IV comprende tratados, cartas, actas judiciales, testamentos, contratos de adopción y matrimonio, de compraventa de propiedades, de préstamo y garantía, así como una enorme cantidad de textos administrativos de variada índole. Entre estos últimos puede diferenciarse un grupo particular, el de las listas de personas, que en el caso de Alalaḫ a menudo comparten las poco usuales características de contener una tipología de personas según sus clases socio-económicas o sus actividades profesionales y de aspirar a enumerar sistemáticamente a los súbditos libres de las distintas poblaciones del reino12. Estos documentos proporcionan la mejor información de que disponemos hasta ahora sobre la historia de Siria entre el 1550 y el 1350 a. C. Mas aún, sus textos iluminan un aspecto de la historia del Próximo Oriente pobremente cubierto por otros archivos: el momento de mayor expansión del imperio mittanio. En este sentido, los textos de Alalaḫ IV tienen su correlato documental en los textos de Nuzi (moderna Yorghan Tepe, Iraq), ciudad del reino de Arrapḫe situada en el extremo oriental del área dominada por Mittani. Se trata, en cualquier caso, de dos conjuntos de naturaleza distinta: a la orientación predominantemente estatal y administrativa de. 6. Las excavaciones fueron reemprendidas en el año 2000 bajo la dirección de A. Yener en el marco del programa Amuq Valley Regional Projects (AVRP, Chicago Oriental Institut). Véanse Homepage of the Alalakh Excavations (sub «The Annual Excavations. Reports 2000-2008) y Homepage of the Oriental Institute of the University of Chicago (sub «The Amuq Survey and Related Projects»). 7 En terminología arqueológica, el nivel VII corresponde al Bronce Medio y el IV al Bronce Final. Una treintena de tablillas proceden de otros niveles: cinco de los niveles V y VI –que muestran la continuidad administrativa de la ciudad en la fase posterior a la documentada por los archivos del nivel VII– y el resto de los niveles I-III –con un cierto protagonismo de textos escolares y redactados en lengua hitita (tres cartas, un oráculo y dos textos inéditos); otros agmentos escolares recuperados en las últimas campañas proceden probablemente de los niveles I-III. Niedorf 2008, 121; Von Dassow 2005, 29-3⒈ 8 Wiseman 1953 [AlT] reordenó 465 tablillas y agmentos, las catalogó por géneros y las publicó parcialmente‥ 9 Niedorf (1998) lista 330 textos no catalogados de los niveles IV y posteriores, incluyendo los 43 publicados por Dietrich y Loretz (véase la nota 11). Sobre los errores en la atribución de algunos de estos textos a los distintos niveles estratigráficos de T.-Atchana, o de su atribución problemática al yacimiento, véase Von Dassow 2005, 5 con nota 15 y 7-⒏ 10 Zeeb 2001 lista 116 textos no catalogados de este nivel, de los cuales publica 4⒎ 11 Dietrich y Loretz 1969a, 1969b, 1970 publicaron 43 nuevas tablillas y agmentos. Un índice completo puede verse en Von Dassow 2005, Apendix II. 12 Von Dassow 2008: xvi. Véase al respecto §3.5..

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :