SALA DE LO CIVIL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA: San Salvador, a las once horas del cinco de noviembre de dos mil siete.

Texto completo

(1)

153-C-2006

Cámara la de lo Laboral XXIII/XIV

SALA DE LO CIVIL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA: San Salvador, a las once horas del cinco de noviembre de dos mil siete.

Vistos en casación, la sentencia definitiva pronunciada en Apelación por la Cámara Primera de lo Laboral, a las diez horas y veinte minutos del cuatro de julio de dos mil seis, la que resuelve la pronunciada por el Juez Primero de lo Laboral, a las nueve horas y cincuenta minutos del veintiocho de abril del mismo año, en el Juicio Individual Ordinario de Trabajo, promovido por el trabajador, señor MANUEL ALBERTO TURCIOS CÁCERES, en contra de la sociedad "ATENTO EL SALVADOR, SOCIEDAD ANÓNIMA DE CAPITAL VARIABLE", reclamándole el pago de indemnización por despido injusto y otras prestaciones laborales.

Han intervenido en ambas instancias y casación, el trabajador demandante por medio de su apoderado especial laboral licenciado Manuel Alberto Turcios Rivera; y el licenciado Eduardo Antonio Solórzano Martínez, en calidad de apoderado general judicial de la sociedad demandada.

VISTOS LOS AUTOS; Y, CONSIDERANDO:

I.- El fallo de Primera Instancia dice:'"POR TANTO: Atendiendo las razones antes expuestas, disposiciones legales citadas y a los Arts. 369, 416, 417, 418 y 419 C. Tr., a nombre de la República de El Salvador, FALLO: I) Declárase terminado el Contrato Individual de Trabajo, que ha vinculado al trabajador MANUEL ALBERTO TURCIOS CACERES, con la sociedad demandada; II) No ha lugar la excepción de ineptitud de la demanda, opuesta y alegada por el licenciado SOLÓRZANO MARTINEZ; III)

CONDENASE a la sociedad ATENTO EL SALVADOR SOCIEDAD ANÓNIMA DE CAPITAL VARIABLE, que puede abreviarse ATENTO EL SALVADOR S.A. DE C.V., representada legalmente por el señor PEDRO VILLAR IROUMÉ, a pagar al trabajador MANUEL ALBERTO TURCIOS CACERES, la cantidad de CUATRO MIL

DOSCIENTOS NOVENTA Y SIETE DOLARES CON DOS CENTAVOS DE DÓLAR; así: dos mil ochocientos ocho dólares con sesenta y siete centavos de dólar, como indemnización por despido injusto; ciento setenta y dos dólares con noventa y seis centavos de dólar, en concepto de aguinaldo proporcional; doscientos cincuenta y cinco dólares con cincuenta y nueve centavos de dólar, como vacación proporcional; y un mil cincuenta y nueve dolares con ochenta centavos de dólar, como salarios caídos de esta Instancia, HAGASE SABER.""""""

(2)

II.- La Cámara ad quem en su fallo resolvió:""""""POR TANTO, de conformidad a las razones expuestas y Arts. 417, 418, 419 y 584 del C. de T., a nombre de la República de El Salvador, la Cámara FALLA: Revócase la sentencia venida en apelación; y declárase inepta la demanda de mérito. NOTIFIQUESE.""""""""'

II.- Inconforme con el fallo de la Cámara sentenciadora, el licenciado Manuel Alberto Turcios Rivera, recurre en casación y manifiesta:`"Hago Referencia al incidente de

apelación promovido por el Licenciado Eduardo Antonio Solórzano Martínez, en su calidad de apoderado general judicial de la sociedad "ATENTO EL SALVADOR, SOCIEDAD ANÓNIMA DE CAPITAL VARIABLE", de la sentencia definitiva condenatoria que en su oportunidad pronunciara la señora Juez Primero de lo Laboral de esta ciudad, en el Juicio Individual Ordinario de Trabajo promovido por el trabajador MANUEL ALBERTO TURCIOS CÁCERES contra la mencionada empresa, reclamando el pago de

indemnización por despido injusto y otras prestaciones accesorias de ley. A vos

atentamente EXPONGO:----Que en el incidente referido esta Cámara proveyó sentencia a las diez horas y veinte minutos del día cuatro de julio de dos mil seis en cuyo fallo se lee literalmente: "REVOCASE LA SENTENCIA VENIDA EN APELACIÓN; Y

DECLARASE INEPTA LA DEMANDA DE MERITO", la que me fuera notificada a las diez horas y cincuenta minutos del día viernes siete de julio del corriente año.----Que no estoy de acuerdo con el fallo proveído por no estar apegado a derecho ni a la justicia y con base en los Artículos 586 y 591 del Código de Trabajo vengo a interponer el

correspondiente RECURSO DE CASACIÓN para la ante Honorable Sala de lo Civil de la Corte Suprema de Justicia, de la siguiente manera:----I- MOTIVO EN QUE SE FUNDA:----Arts. 587 N° 1°) y 588 N° 1°) del Código de Trabajo, o sea por infracción de ley cuando el fallo contenga violación de la misma.----II- PRECEPTO QUE

CONSIDERO INFRINGIDO: Art. 55 Inciso 3° del Código de Trabajo.---III-

CONCEPTO EN QUE HA SIDO INFRINGIDO: el motivo por el cual interpongo el presente recurso es porque considero que no se ha tomado en cuenta los efectos que produce una norma en el tiempo o en el espacio, esto es, la infracción de una norma por la falsa aplicación de otra. Constituyendo pues una infracción por violación de ley, ya que en el presente caso se aplicó únicamente el inciso segundo del Art. 55 del Código de

Trabajo, cuando debió haberse aplicado el inciso tercero del Art. 55 del Código de Trabajo en el cual literalmente regula que..."SE PRESUME LEGALMENTE QUE TODO DESPIDO DE HECHO ES SIN JUSTA CAUSA. ASIMISMO SE PRESUME LA EXISTENCIA DEL DESPIDO, CUANDO AL TRABAJADOR NO LE FUERE PERMITIDO EL INGRESO AL CENTRO DE TRABAJO DENTRO DEL

HORARIO CORRESPONDIENTE". De haberse aplicado este inciso citado esta Cámara no hubiera revocado la sentencia definitiva venida en apelación ni hubiera declarado inepta la demanda, sino que hubiera procedido a confirmarla en todas y cada una de sus partes, condenando al demandado al pago de la indemnización y demás prestaciones accesorias de ley ahí reclamadas.----Que en el Considerando VII de su sentencia esta Cámara soslaya el Contenido de lo argumentado por el abogado de la parte demandada en el escrito que presentó cuando se mostró parte apelante en segunda instancia, no obstante que en el Considerando VI hacen una transcripción literal del mismo, en cuya parte final literalmente se lee... "si bien es cierto, los precitados documentos no reúnen los requisitos establecidos en el Art. 402 del Código de Trabajo, estos le ampliaban el panorama al Juzgador y conforme a su lógica y experiencia debió aplicar conforme la

(3)

Ley le manda las reglas de la sana crítica al conjunto de pruebas presentadas por mi mandante y no fundamentar su sentencia únicamente en la presunción judicial establecida en el Art. 381 del C. Pr. Cv., la cual fue desvirtuada antes de la sentencia en el escrito presentado el seis de enero de dos mil seis." (sic).----Ante este panorama donde el mismo apelante reconoce que los documentos en que basó su excepción de ineptitud de la demanda impetrada, carecían de la fuerza legal para hacer prevalecer la excepción alegada y opuesta en Primera Instancia, esta Cámara de mutuo propio se abstiene de comentarlo pero sin dejar sentado el fundamento de tal abstención lo cual resulta curioso y enigmático, porque la obligación procesal era analizar lo alegado y pronunciarse al

respecto y de igual manera lo que el suscrito en mi calidad de apelado expresara cuando me mostré parte en esta segunda instancia. Pero lo inaudito es que esta Cámara a continuación afirma que a su juicio la demanda es inepta y por lo tanto no entró a conocer el fondo de la controversia.----Esta Cámara basa su afirmación en hechos que nunca fueron alegados por la parte demandada en primera instancia, no obstante los hace propios como son: "de que el trabajador demandante no fundamentó el despido indirecto de que fue sujeto, ya que el mismo fue comunicado por persona distinta del patrono o de sus representantes patronales, en consecuencia no se produjo el efecto de dar por terminado el contrato de trabajo; y también porque dicha comunicación debió haber sido por escrito y firmada por el patrono o alguno de dichos representantes.( aunque no lo citan pero lógicamente se refieren al Art. 55 Inciso Segundo del Código de Trabajo). Agrega esta Cámara:... "que el trabajador no se consideró despedido y lejos de eso se continuó presentando al centro de trabajo" y basa tal afirmación en la expresión empleada por el trabajador cuando dice: "me fue imposible ingresar a dicho centro de trabajo desde aquella fecha hasta en la actualidad" (sic)... "esto desde el veintinueve de abril del año pasado fecha en que se dice ocurrió lo relatado, hasta el seis de mayo también del año pasado (fecha de la demanda). Lo que daba base para incoar otra acción." (sic).----Que estas afirmaciones esgrimidas de oficio, no tiene fundamento legal alguno y es parte del subjetivismo que en extremo se ha empleado, porque si esta Cámara hubiera entrado a conocer el fondo de la cuestión y hubiera analizado la declaración de los testigos presentados por la parte demandada que corren agregados de fs. 26 a fs. 29 de la pieza principal podría haberse enterado que el trabajador demandante nunca más se volvió a presentar a su centro de trabajo después de la fecha del despido ocurrida el veintinueve de abril de dos mil cinco."'"

IV.- Mediante auto de Fs. 13 de la pieza de casación, se admitió el recurso por la causa genérica de infracción de ley y por el sub-motivo de violación de ley, indicando como disposición infringida el inc. 3° del art. 55 del C.T.

En consecuencia, se ordenó que el proceso pasara a la Secretaría a fin de que las partes presentaran sus alegatos, lo que así fue cumplido, tal y como consta a fs. 16/19 y 24/25 de esta pieza.

V. ANÁLISIS DEL RECURSO

(4)

A juicio del recurrente, la Cámara declaró inepta la demanda impetrada, basándose en el Art. 55 inciso 2° C.T. (aunque no en forma expresa) que regula el despido de hecho, comunicado por persona distinta del patrono o de sus representantes patronales, figura que requiere de presupuestos diferentes a los invocados en la demanda, pues los hechos

alegados lo que configuran es el despido indirecto de que fue objeto el trabajador demandante, figura a la que hace referencia el inciso 3° de la citada disposición legal. Manifiesta, que si la Cámara hubiese aplicado el inciso 3° de la norma en comento, es decir, que se trata de un despido indirecto, no hubiese concluido que la demanda era inepta. La Cámara sentenciadora, por su parte, dijo que la demanda es inepta, pues al analizar lo alegado en la demanda por el trabajador, éste dijo que los guardias de seguridad le manifestaron que por instrucciones expresas de la Gerente de Recursos Humanos, señora Sandra Dinora Pinto de Castaneda, estaba terminantemente prohibido que ingresara a su oficina de trabajo y que por consiguiente estaba despedido de su trabajo. La Cámara se basa en esta última frase para decir: ""'carece totalmente de fundamento dado que el despido "comunicado por persona distinta del patrono o de sus representantes patronales, no

produce el efecto de dar por terminado el contrato de trabajo, salvo que dicha comunicación fuese por escrito y firmada por el patrono o alguno de dichos representantes"; y en el caso concreto vemos que la comunicación del caso fue verbal y ejecutada por quienes no son representantes patronales; (...)"""""""""""".

La Sala, tomando en cuenta las argumentaciones tanto del recurrente como de la Cámara sentenciadora, hace las siguientes consideraciones:

La ineptitud, conforme a la doctrina y la jurisprudencia, únicamente procede en los siguientes casos: a) Cuando falta legítimo contradictor; b) Cuando el actor en el proceso carece de interés; y, c) Cuando existe error en la acción, es decir, cuando la vía utilizada para el ejercicio de la pretensión no es la correcta.

De lo expuesto por la Cámara se advierte que, no obstante que expresamente no citó el Inciso 2° del Art. 55 C.T. sí lo aplica en la sentencia, pues retorna su contenido en forma literal al decir que: ""el despido comunicado por persona distinta del patrono o de sus representantes patronales, no produce el efecto de dar por terminado el contrato de trabajo, salvo que dicha comunicación fuese por escrito y firmada por el patrono o alguno de dichos representantes'. Enmarca los hechos en este tipo de despido, concluyendo que no se

configuraba el despido indirecto alegado por lo que la acción a incoar era otra, dando lugar entonces a declarar inepta la demanda.

Esta Sala estima incorrecta la conclusión a la que arribaron los señores Magistrados, pues por un lado, y retomando la jurisprudencia emanada de este Tribunal en casos similares, lo trascendente en tales casos, es que se le impida el ingreso al trabajador, por lo que las palabras que se agreguen por el vigilante o guardia de seguridad de la sociedad demandada, únicamente deben tomarse como una justificación del motivo por el cual no se le permite el ingreso al mismo, a su centro de trabajo (Casación 489-2002). De ahí que, ciertamente la Cámara aplicó como fundamento de su fallo, una norma legal que no era la aplicable al caso concreto, pues de lo que acá se trata, es en efecto, de un despido indirecto, al cual se

(5)

refiere en el inciso 3° del citado precepto legal, no el 2°, ambos del Art. 55 C.T. tal cual lo consideró dicho Tribunal.

Pues bien, siendo que a juicio de este Tribunal, sí se cometió el vicio invocado por el

recurrente, es procedente casar la sentencia y dictar la que conforme a derecho corresponde. JUSTIFICACIÓN DE LA SENTENCIA

El actor alega que el veintidós de noviembre de dos mil ingresó a laborar para la empresa "ATENTO EL SALVADOR, S.A. DE C.V.", con el cargo de Analista de Selección y Capacitación. Que el veintinueve de abril de dos mil cinco, le fue impedido el ingreso a su oficina, por los guardias de seguridad destacados en la empresa, quienes le manifestaron que lo hacían por instrucciones de la Gerente de Recursos Humanos, señora Sandra Dinora Pinto de Castaneda.

Los medios de prueba aportados dentro del proceso son, prueba testimonial, instrumental y confesión ficta del representante legal de la sociedad demandada.

La existencia del contrato de trabajo se ha comprobado de forma presunta, así como la relación laboral que vinculó a las partes, con las declaraciones de los testigos presentados por la demandada, que corren agregadas a fs. 26, 27, 28 y 29 p.p., y con la confesión ficta del representante legal de la sociedad demandada. Además, debe señalarse, que la relación laboral alegada por el trabajador no fue controvertida por la parte demandada, más bien, fue admitida al basar su defensa en el hecho de que, según su dicho, el trabajador demandante renunció de su trabajo y, por lo tanto, no es titular del derecho que reclama, deviniendo, en inepta la demanda, por lo cual dicho extremo no requería de prueba en forma directa, sin embargo, también se estableció por los medios señalados.

En lo referente al despido, la parte actora aduce en su demanda, que el veintinueve de abril de dos mil cinco, no se le permitió el ingreso al centro de trabajo, lo cual a juicio de esta Sala, se enmarca en el denominado despido indirecto a que se refiere el Art. 55 inciso 3° C.T.

Cuando se trata del despido presunto o indirecto, lo que se debe establecer en el proceso, es la realización de acciones de parte del patrono o sus representantes, que de acuerdo a la ley constituyen hechos vejatorios en detrimento del trabajador, y que hagan presumir que su objetivo último es el despido del trabajador. En el caso que nos ocupa, el hecho que hace presumir el despido es el no haberle permitido el ingreso al centro de trabajo, al trabajador, durante su jornada laboral.

Ese hecho, el de negarle el ingreso al trabajador, no puede presumirse conforme al Art. 414 C.T., pues dicha presunción opera únicamente en los casos de despido de hecho, pero directo, no indirecto como en este caso; de ahí que debe ser demostrado en el proceso mediante prueba idónea y pertinente.

(6)

El actor presentó como prueba de tal hecho, las declaraciones de los testigos, Francisco Edgardo Apontes y José Roberto Cañas Peralta, agregadas a fs. 23, 24 y 25 p.p., los cuales no merecen fe en sus deposiciones, por manifestar ser testigos ocasionales y no aportar ningún elemento que induzca a considerar que tenían motivos razonables que aporten credibilidad para estar en ese lugar, el día y hora de los hechos, además de ser testigos de referencia en varios aspectos de las misma.

Consta en el pliego de posiciones presentado para su absolución al representante legal de la demandada, en la pregunta número 10, que literalmente reza: "Diga el señor Pedro Villar Iroumé, si es cierto como en verdad lo es, que la señora Sandra Dinora Pinto de Castaneda, mediante Memorando le informó a usted que ella había despedido al trabajador Manuel Alberto Turcios Cáceres a eso de las ocho horas y treinta minutos del día viernes veintinueve de abril del corriente ario y para ello había ordenado al personal de seguridad privada ahí destacado que impidieran el ingreso a su centro de trabajo al

susodicho trabajador?"""; sin embargo, no obstante la declaratoria de contumacia dictada en contra del señor Villar Iroumé, para que la confesión ficta sea valorada como plena prueba, el pliego de posiciones debe reunir los requisitos que exige la ley. Art. 380 Pr.C.; es decir, que las preguntas deben realizarse en términos precisos, no han de contener cada una más que un solo hecho, y éste ha de ser propio del que declara. Analizando la pregunta

relacionada anteriormente, se advierte que contiene más de un hecho, razón por la que no puede ser valorada por este Tribunal como prueba del hecho generador de la presunción relativa al despido indirecto de que se dice fue objeto el trabajador, extremo exigido por el Art. 55 inc.3° C.T.

La Sala estima pertinente señalar, que no obstante haberse casado la sentencia y resuelto sobre el fondo de la cuestión sometida al conocimiento de la justicia laboral, al no haberse establecido los extremos de la demanda, se procede dictar sentencia absolutoria a favor de la demandada.

POR TANTO: De acuerdo a las razones expuestas, disposiciones legales citadas y Arts. 427 Pr.C., 418, 419 y 592 C.T., y 18 de la Ley de Casación, a nombre de la República, esta Sala FALLA: a) Cásase la sentencia definitiva de que se ha hecho mérito; b) Absuélvese a la demandada "ATENTO, SOCIEDAD ANÓNIMA DE CAPITAL VARIABLE", que se abrevia "ATENTO, S.A DE C.V.", del domicilio de San Salvador, de la acción incoada en su contra por el trabajador, señor MANUEL ALBERTO TURCIOS CÁCERES; y, c) Devuélvanse los autos al tribunal remitente, con certificación de esta sentencia; y, líbrese la ejecutoria de ley. Hágase Saber.

M. E. VELASCO.---M. F. VALDIV.---PERLA J.---PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO SUSCRIBEN.---RUBRICADAS.---ILEGIBLE.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : Cinco de noviembre