Hermanos y hermanas en Cristo y en Don Bosco

Texto completo

(1)

Asociación de

Salesianos Cooperadores

Región Ibérica

Septiembre 2011

6.1.4.- Hermanos y hermanas en Cristo

y en Don Bosco

(2)

6.- Un Asociado

6.1.-

La

Asociación

de

Salesianos

Cooperadores.

6.1.1.-

Asociación

de

Salesianos

Cooperadores:

Asociación pública de fieles en la Iglesia.

6.1.2.-

Historia de la Asociación de Salesianos

Cooperadores

6.1.3.- Para hacerse Salesiano Cooperador

6.1.4.- Hermanos y hermanas en Cristo y en Don Bosco

6.1.5.- Corresponsabilidad en el crecimiento espiritual y

apostólico

6.1.6.- Diversos niveles de organización

6.1.7.- Sentido de pertenencia y solidaridad

6.1.8.- Ministerios y servicios de comunión

6.1.9.- La Promesa

6.1.10.- Ser Salesiano Cooperador: una opción para toda

la vida

(3)

Región Ibérica

TEMAS DE FORMACIÓN INICIAL 6.-UN ASOCIADO 6.1.-LA ASOCIACIÓN DE SALESIANOS COOPERADORES

6.1.4.-HERMANOS Y HERMANAS EN CRISTO Y EN DON BOSCO

6.1.4

Hermanos y hermanas en Cristo y en Don

Bosco

OBJETIVO

- Descubrir comocreyentes, la fuerza y eficacia de trabajar unidos, inspirándose en el Evangelio y en San Juan Bosco.

- Tener a San Juan Bosco como centro unificador, padre de una gran familia espiritual.

- Descubrir que Cristo Resucitado nos convoca a vivir la fe en el seno de la Iglesia.

REFERENCIAS

Biblicas

“Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que uno mismo. En la actividad no seáis descuidados; en el espíritu manteneos ardientes. Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración. Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no maldigáis. Con los que se ríen, estar alegres; con los que lloran, llorad”.

(Rm 12, 10-15) “Eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones. Todo el mundo estaba impresionado por los muchos prodigios y signos que los apóstoles hacían en Jerusalén. Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común, vendían posesiones y bienes y los repartían entre todos, según la necesidad de cada uno. A diario acudían al templo todos unidos, celebraban la fracción del pan en las casas y comían juntos alabando a Dios con alegría y de todo corazón; eran bien vistos de todo el pueblo y día tras día el Señor iba agregando al grupo los que se iban salvando”.

(Hch 2, 42-47)

Eclesiales

Constitución Pastoral Gaudium et Spes sobre la Iglesia en el mundo actual. Capítulo II la comunidad humana.

24. Dios, que cuida de todos con paterna solicitud, ha querido que los hombres constituyan una sola familia y se traten entre sí con espíritu de hermanos. Todos han sido creados a imagen y semejanza de Dios, quien hizo de uno todo el linaje humano y para

(4)

poblar toda la haz de la tierra (Act 17,26), y todos son llamados a un solo e idéntico fin, esto es, Dios mismo.

PVA

Estatuto Art. 27 Hermanos y hermanas en Don Bosco.

La vocación común y la pertenencia a la misma Asociación hacen a los Salesianos Cooperadores hermanos y hermanas espirituales. “Unidos en un solo corazón y una sola alma”, viven en comunión fraterna mediante los vínculos característicos del espíritu de Don Bosco.

Comparten con alegría la “vida de familia” de la Asociación, para conocerse e intercambiar experiencias y proyectos apostólicos y crecer juntos.

Reglamento Art. 6 Espíritu de familia.

Para hacer crecer el sentido de pertenencia a la Asociación, los Salesianos Cooperadores se apoyan recíprocamente, sobre todo con el intercambio de bienes espirituales.

Reglamento. Art. 10.1 Vínculos con los grupos de la Familia Salesiana.

Los salesianos Cooperadores, reconociendo la espiritualidad común y la misión que los une a los otros grupos de la Familia Salesiana, son solidarios para afrontar los retos pastorales de la misión salesiana.

DESARROLLO

Documento para la reflexión

La vocación y la vida que compartimos en nuestros centros, nos va modelando y haciéndonos conscientes de que somos hermanos, porque tenemos un mismo Padre y somos hermanos en Jesucristo. El principal lazo que nos une es el amor de Dios, que nos hace capaces de amar. Jesús nos enseña a ser hermanos y a tener una referencia más amplia, la comunidad. Ser hermanos es una experiencia comunitaria, El la vivió con sus discípulos. Una comunidad que cuida la unión con Cristo, va creciendo y madurando en la fe, va experimentando el proceso de transformación que provoca Cristo en su vida, va cambiando los criterios del mundo por los criterios del Reino de Dios.

Nuestra vocación específica nos hace vivir la fraternidad cristiana y salesiana, siguiendo a Don Bosco, viviendo nuestro ser cristianos con la espiritualidad salesiana; nos sentimos llamados a una misión concreta, el contribuir a la salvación de la juventud comprometiéndonos en la misma misión juvenil y popular de don Bosco.

El centro local es una pieza clave de experiencia comunitaria, promueve la maduración interior de la persona y la celebración comunitaria de la fe y de los sacramentos. En el compartimos nuestra vida reorientándola a la luz del Evangelio: nos conocemos en un clima de serenidad y gozosa cercanía salesiana; intercambiamos experiencias y proyectos apostólicos aportando sugerencias, creatividad, apoyo, ayuda y cuando es necesario consuelo; crecemos juntos humana, cristiana y salesianamente.

(5)

Región Ibérica

TEMAS DE FORMACIÓN INICIAL 6.-UN ASOCIADO 6.1.-LA ASOCIACIÓN DE SALESIANOS COOPERADORES

6.1.4.-HERMANOS Y HERMANAS EN CRISTO Y EN DON BOSCO

También el rezar juntos nos une de una forma especial, pues es una manera de hacer presente lo que hacemos y vivimos: las dificultades del día a día, los hermanos en situaciones difíciles, los hermanos difuntos y también para darle gracias a Dios por estar en nuestras vidas y por las cosas buenas que en ella acontecen. Debemos prestar especial atención a los hermanos que se encuentren en situaciones difíciles: paro, incertidumbre vocacional, problemas familiares, enfermedad, alejados,… y si no podemos dar soluciones si podemos acompañarles, estar con ellos, en la situación que se encuentran y apoyarlos con nuestra oración y afecto. La comunión con nuestros salesianos cooperadores difuntos debe ser un recuerdo que perdure vivo, las personas “siguen unidas” y el trabajo que los difuntos realizaron no desaparece con ellos, lo continuamos con fidelidad los hermanos y hermanas que aún peregrinamos en la tierra. Nuestra dimensión comunitaria debe alcanzar todos los ámbitos: local, provincial, regional y mundial, aportando nuestro carisma la Iglesia. Así mismo nuestras comunidades cristianas y salesianas han de sustentarse en cuatro pilares básicos: anuncio, comunión, celebración y servicio.

Ser hermanos y hermanas en Don Bosco va más allá de nuestra Asociación y nos lanza a ser corresponsables de la misión que compartimos con la Familia Salesiana. Nos invita a trabajar con todas las personas que lo hacen en el mundo de la juventud y en la promoción de los valores evangélicos. Ya nos lo decía Don Bosco en el Reglamento que escribió para los cooperadores salesianos; que era necesario que los cristianos nos uniéramos para hacer el bien: “las fuerzas débiles, cuando se unen, se hacen resistentes; y si una cuerdecilla sola se rompe fácilmente, es mucho más difícil romper tres unidas, es necesario que los cristianos se unan para hacer el bien”1.

La comunidad que reza y comparte la vida, sirve de timón a la vida personal de cada hermano, es el acompañamiento comunitario. En muchos casos, no se tratará de tener una varita mágica de las soluciones pero si del acompañamiento, del cariño, la oración, el sentirse querido, el no saber dar respuestas pero si orar juntos para que sea El, el que de luz a las oscuridades.

Pautas para la reflexión personal

- ¿Qué significa para ti hermanos y hermanas en Don Bosco?

- ¿Qué valores deberíamos vivir en nuestra relación de hermanos?

- ¿Qué tengo que potenciar de mí ser para construir comunidad?

Pautas para la reflexión en grupo

- ¿Es nuestro grupo comunidad cristiana que vive como hermanos?

- ¿En qué se manifiesta? ¿Qué aspectos que vivimos?

1

(6)

- ¿Somos signos de comunión evangélica en el ambiente en que vivimos?

- ¿Qué tenemos que potenciar en nuestro grupo para crecer como comunidad?

- ¿Cómo vivimos la fraternidad en la Familia Salesiana?

PARA DOCUMENTARSE – OTROS RECURSOS

Bibliografía

- Carta de identidad de la comunión.

- La Familia Salesiana cumple 25 años.

- Comentario oficial al RVA. Art 19 hermanos y hermanas en Don Bosco.

- Aguinaldo 2005 “Rejuvenecer el rostro de la Iglesia, que es la Madre de nuestra fe”.

- Constitución Pastoral Gaudium et Spes sobre la Iglesia en el mundo actual. Capítulo II la comunidad humana.

- La comunidad apostólica, casa de comunión. Actitudes comunitarias fundamentales en el NT. Jordi Latorre i Castillo.

- Encuentro de SSCC en Allariz: “Somos comunidad”.

- Corresponsables en una Asociación. Documento del IV Encuentro Nacional Cooperadores Salesianos.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :