LA BATALLA DE GUADALAJARA

Texto completo

(1)

LA BATALLA DE GUADALAJARA 

 

La batalla de Guadalajara (marzo de 1937) supuso la primera derrota del fascismo internacional. En ella, las tropas  legionarias enviadas por Mussolini para ayudar a los generales golpistas fueron obligadas a retroceder sobre un  terreno que acababan de conquistar al ejército de la República.  Antecedentes    El fracaso del asalto a Madrid en noviembre de 1936 llevó a Franco a planear sucesivas operaciones de envolvimiento  de la capital por el oeste (batalla de la carretera de la Coruña; Diciembre 1936) y el sureste (batalla del Jarama; Febrero  1937) que produjeron la conquista de algunas porciones de territorio pero no el objetivo final de cercar la ciudad. Con  las fuerzas muy mermadas por los estériles esfuerzos, Franco dejó la iniciativa al cuerpo expedicionario italiano enviado  por Mussolini. El CTV (Cuerpo de Tropas Voluntarias) estaba  formado por tres divisiones de voluntarios fascistas (la 1ª,  “Dios lo quiere”, la 2ª, “Llamas negras”, y la 3ª, “Plumas negras”), al que se añadía la División Littorio, del ejército  regular italiano, completando un total de 40.000 hombres, a los que hay que añadir los 20.000 de la División Soria del  ejército rebelde mandada por el general Moscardó. El general Mario Roatta (“Manzini”), jefe de las fuerzas italianas en  España, quiso mostrar cómo se hacía una guerra moderna contando con equipos avanzados (artillería, aviación y  blindados) y unidades motorizadas. Así pues, la última tentativa rebelde de envolver Madrid se realizó en marzo de 1937  en la provincia de Guadalajara, en el entorno de la carretera de Aragón (actual A‐2), dando lugar a la que sería conocida  como “Batalla de Guadalajara”.   

1. OFENSIVA DEL EJÉRCITO ITALIANO 

8 de Marzo

  

Al  amanecer  del  8  de  marzo  la  artillería  italiana  abre  intenso fuego sobre las unidades republicanas situadas al  oeste y sur de Algora. Las tropas de la 2ª División "Llamas  negras" del general Coppi y sus carros blindados rompen  las  líneas  republicanas,  mientras  que  la  División  Soria  ataca con éxito por el flanco derecho tomando Mirabueno  y Castejón. 

El  tiempo  va  empeorando.  En  la  Cordillera  Ibérica  y  el  páramo  alcarreño,  una  fuerte  tormenta  de  aguanieve,  seguida  de  una  intensa  niebla,  impide  a  los  aviones  italianos  despegar  de  sus  aeródromos  de  Soria  para  apoyar  la  operación,  mientras  que  los  aviones  republicanos  pueden  operar  sin  problema  desde  los  aeródromos de Barajas y Alcalá de Henares. 

Al  final  de  la  jornada,  los  hombres  de  Coppi  avanzan  20  km  sobre  la  carretera  general  de  Aragón  y  la  comarcal  a  Cifuentes llegando hasta Hontanares y Alaminos. En Almadrones encuentran una fuerte resistencia por parte de unos  400 hombres que les impiden tomar el pueblo.  La respuesta del mando republicano es rápida y ese mismo día Líster y la  11 división reciben la orden de frenar el avance. 

9 de Marzo 

Tras tomar Almadrones, la 2ª División de Coppi se desvía por la carretera de Brihuega. La 3ª división “Plumas negras”  prosigue  el  avance  por  la  carretera  general  hasta  el  km  83,  en  el  cruce  de  la  carretera  de  Miralrío  a  Brihuega.      Las  fuerzas  motorizadas  italianas  intentan  aplicar  la  táctica  de  “guerra  célere”,  pero    hay  muchos  atascos  debidos  a  la  aglomeración de fuerzas y las malas condiciones atmosféricas y del terreno. Al atardecer se encuentran con la XI BI que  acaba de situarse ante el cruce del km 83, donde detiene el avance italiano. La 2ª división “Llamas negras” llega a las  puertas de Brihuega. 

(2)

Esquema de la batalla de Guadalajara según el General  Vicente Rojo en su libro Así fue la defensa de Madrid  (México, 1967) 

10 de Marzo 

Al amanecer del 10 de marzo, Brihuega es tomada por la 2ª división. Una pequeña unidad cruza el puente del Tajuña  para establecer una cabeza de puente, pero no ocupa las zonas altas, permitiendo que en los días posteriores Brihuega  quede batida por la artillería republicana. A mediodía, la XII BI llega a la zona y el Batallón Garibaldi avanza desde Torija  a Brihuega, sin saber que esta localidad ya había sido tomada por el CTV. El puesto de mando (PM) de la XII BI se sitúa  en el cruce a Fuentes de la Alcarria y la base de esta BI queda en el Palacio de Don Luis, desde donde continúan a pie  hasta entrar en contacto con las unidades de la 2ª división italiana. Al final del día, la XI y la XII BI consiguen el enlace de  sus unidades en el interior del bosque.  En la carretera general, la 3ª División italiana encuentra grandes dificultades. Un contraataque de la XI BI acompañada  de  tanques  contiene  su  avance,  pero  al  final  del  día  los  "Plumas  negras”  consiguen  llegar  hasta  el  km  80,  dos  km  al  nordeste de Trijueque. En su flanco derecho, las tropas de la División Soria continúan su avance tomando Jadraque y  Miralrío. 

11 de Marzo 

Bajo un intenso temporal de nieve, la 3ª división italiana, cuyas órdenes son de ocupar Torija, a duras penas consigue  tomar Trijueque, mientras que la XI BI, a costa de graves pérdidas, consigue frenar su avance en el km 77, al suroeste de  este pueblo. A su derecha, la División Soria sigue avanzando y consigue tomar Cogolludo.  

El  enfrentamiento  entre  italianos  de  ambos  bandos  se  produce  a  pocos  kilómetros  de  Brihuega,  en  la  zona  boscosa  situada junto al Palacio de Ibarra. Los garibaldinos lanzan propaganda impresa y usan grandes altavoces llamando a los  hombres del CTV a desertar, lo que algunos hacen. 

2. CONTENCIÓN DE LA OFENSIVA ITALIANA Y REORGANIZACIÓN REPUBLICANA 

12 de marzo 

El  general  Miaja,  jefe  del  Ejército  Republicano  del  Centro,  reorganiza  sus  fuerzas:  crea  el  IV  Cuerpo  de  Ejército  (CE)  bajo  las  órdenes  del  coronel  Jurado  y  compuesto por la división 12 (Lacalle), que se sitúa en  el  sector  izquierdo,  sobre  el  Henares,  la  división  11  (Líster), situada entre la carretera general de Aragón y  la  comarcal  de  Torija  a  Brihuega,  y  la  división  14  (Mera),  que  queda  situada  en  el  sector  derecho  a  lo  largo  del  margen  izquierdo  del  río  Tajuña.  El  PM  de  Jurado  (IV  CE)  y  de  Líster  (11  div.)  se  emplaza  en  el  castillo de Torija. 

La 2ª división italiana cruza la carretera de Brihuega a  Miralrío  y  consigue  apoderarse  del  Palacio  de  Ibarra.  Los combates son duros, pero más aún ante Trijueque.  La 9ª BM de Pando, en la que se encuadra el Batallón  Thaelmann,  no  consigue  recuperar  este  pueblo,  que  está  bien  defendido  por  los  italianos.  El  empleo  de  tanquetas  lanzallamas  produce  algunas  desbandadas  entre las tropas republicanas. La aviación republicana,  al bombardear las concentraciones de tropas del CTV,  produce  también  las  primeras  desbandadas  de  italianos. 

(3)

13 de marzo  

Se produce el relevo de las tropas italianas: la 1ª división ("Dios lo quiere") sustituye a la  2ª en Brihuega, y la división  Littorio (general Anibale Bergonzoli) sustituye a la 3ª en Trijueque. La 9ª BM y la XI BI, junto con los carros de Paulov,  rechazan  el  avance  de  la  División  Littorio  hacia  Torija.  Por  la  tarde,  esas  dos  brigadas  se  lanzan  al  contraataque  y  al  anochecer consiguen adentrarse en Trijueque. Ante la imposibilidad de defenderse, la Littorio se retira del pueblo por la  noche,  abandonando  gran  cantidad  de  material  y  equipo.  Machacadas  por  los  aviones  republicanos,  las  columnas  motorizadas italianas, confinadas a circular por carretera debido al barro y al terreno, convierten su retirada en derrota.    

14 de marzo 

El general Lukacs ordena a su XII BI tomar el Palacio de Ibarra. Los defensores del CTV resisten con fiereza hasta que un  dinamitero abre un boquete y los internacionales de la XII BI irrumpen con fuerza y desalojan a los fascistas italianos.  

15‐17 de marzo 

El  general  Roatta,  jefe  del  CTV,    pide  a  Franco  lanzar  una  ofensiva  en  el  frente  del  Jarama  con  el  objeto  de  aliviar  la  presión republicana sobre sus tropas; la acción se ejecuta, pero  con escasos resultados. Debido a ello, Roatta prepara el  repliegue de sus fuerzas a una línea que cree segura: la carretera que une Brihuega con el kilómetro 83 de la carretera  de Aragón.   El mando republicano se plantea la toma de Brihuega en una operación de conjunto. Mientras se reúnen las fuerzas que  permitan pasar al contraataque, se discuten diversos planes, triunfando finalmente el propuesto por Vicente Rojo, jefe  de Estado Mayor de Miaja: desplegadas en un frente de 3 kilómetros al oeste de Brihuega, la 70 BM (Sanz) y la 1ª BM  (Campesino),  atacarían  en  dirección  nordeste  para  luego  girar  hacia  el  este  y  envolver  a  lo  italianos  acantonados  en  Brihuega, cortando así el camino de su retirada. La XII BI iniciaría entonces un ataque frontal hacia Brihuega, mientras  que la 65 BM (Fernández Recio) de la 14 División (Mera) lo haría desde sus posiciones sobre el Tajuña. El resto de las  fuerzas fijarían a la División Littorio sobre la carretera general.  

3. CONTRAOFENSIVA REPUBLICANA Y DERROTA FASCISTA 

18 de marzo  

Al amanecer, un batallón de la 65 BM se apodera del vértice Cerro de la Horca, situado a la salida de Brihuega sobre la  carretera  que  se  dirige  a  Sigüenza.  A  las  14:00  horas,  la  aviación  y  la  artillería  republicanas  desencadenan  sucesivos  bombardeos.  La  70  BM  y  la  1ª  BM  inician  su  avance,  pero  son  contenidas  por  las  fuerzas  de  la  1ª  división  italiana 

Ataque del CTV italiano  sobre Trijueque y su  recuperación por la 11  División de Líster durante  la Batalla de Guadalajara.  Esquema de Alexander  Rodimtsev en su libro  "Bajo el cielo de España". 

(4)

Escuadrón de pilotos republicanos al mando de Andrés  García Lacalle durante la batalla de Guadalajara  situadas sobre la carretera de Brihuega al km 83 de la general.  A las 18:00 se  inicia un nuevo bombardeo de Brihuega  seguido por el vuelo rasante de los cazas que ametrallan las filas italianas. Desde la margen izquierda del Tajuña, el resto  de la 65 BM cruza el río y ataca Brihuega, haciendo lo mismo la XII BI desde sus posiciones al oeste de la ciudad. Rossi,  jefe de la 1ª división “Dios lo quiere”, ordena la retirada mientras sus tropas son batidas por el batallón situado sobre el  Cerro de la Horca. Con la caída de Brihuega, el flanco izquierdo de la división Littorio queda al descubierto. Faldella, jefe  provisional del CTV mientras Roatta está con Franco en Salamanca, ordena un repliegue general de las fuerzas hasta la  altura de Gajanejos. Los republicanos capturan unos 300 prisioneros y obtienen un numeroso botín en armas y equipos.  Los soldados italianos hechos prisioneros serán utilizados por el gobierno republicano como prueba de la intervención  directa del ejército de Mussolini en la contienda. 

19 de marzo  

Roatta ordena el repliegue del CTV hasta el kilómetro 97  de  la  carretera  general.  Desde  allí  establece  una  línea  defendida  por  la  división  Littorio  (hasta  el  Alto  del  Tenedero) y por la 2ª división en el tramo comprendido  entre el Alto del Tenedero y el vértice Tiricuende. El jefe  del  IV  CE  republicano,  Jurado,  no  cree  posible  una  persecución  a  fondo  teniendo  en  cuenta  el  cansancio  y  desgaste de sus fuerzas. En consecuencia, les ordena que  busquen el contacto con las unidades italianas y ocupen  los puntos intermedios. Así, toman Gajanejos, Ledanca y  Villaviciosa. 

20 de marzo 

La 70 BM alcanza el km 98 de la carretera de Aragón, la 65 BM toma Yela y la 72 BM toma Masegoso de Tajuña.  En el  flanco derecho del ataque de las fuerzas rebeldes, la resistencia de la División Soria es fuerte, rechazando el día 20 los  ataques republicanos sobre Padilla de Hita y Copernal. 

21‐22 de marzo 

El  21  los  republicanos  atacan  Cogollor,  defendida  por  la  2ª  División  del  CTV,  y  Hontanares,  defendida  por  la  División  Littorio;  ambas  rechazan  el  ataque.  El  22  hay  una  orden  general  de  ataque  en  todo  el  frente,  pero  las  tropas  republicanas manifiestan ya un total agotamiento tras aquellos días de intensa lucha. Al final del día, Jurado les ordena  pasar a la defensiva. Las bajas de ambos lados son similares: unos 2000 muertos y unos 4000 heridos en cada bando. A  ello hay que añadir los 300 prisioneros italianos que hace la República.  La Batalla de Guadalajara es la primera gran batalla ganada al fascismo en el mundo y también el último gran triunfo de  las fuerzas republicanas y antifascistas en España. Esta victoria fue posible gracias a las Brigadas Internacionales.  La camioneta de intendencia utilizada en la Batalla de  Guadalajara por el Escuadrón de  Caballería de la XII BI había sido  "tomada a la canalla facista" (sic).

 

(5)

Crónica de Ernest Hemingway publicada en el diario The New York Times del 29 de marzo de 1937

 

 

LA BATALLA DE BRIHUEGA ES EQUIPARADA POR HEMINGWAY A UNA 

VICTORIA A ESCALA DE GUERRA MUNDIAL 

MADRID,  28  de  marzo  ‐‐  Era  un  día  luminoso  y  claro  en  las  rojas  colinas  al  norte  de  Guadalajara,  cuando  llegamos  al  borde rocoso de una meseta, donde una carretera blanca bajaba serpenteante hacia un valle empinado, y mirábamos a  las  tropas  fascistas  en  una  meseta  que  subía  por  el  estrecho  valle.  "Allí  viene  uno  por  ese  sendero,"  dijo  un  oficial  español a mi lado. "Tienen un nido de ametralladoras allí. Mire, hay tres más. Mire allí, cinco más." 

Me senté con un par de prismáticos y conté más de 150 soldados moviéndose sobre la meseta y los senderos a lo largo  de  su  cara  escarpada.  "No  tienen  artillería  ahí,"  me  aseguró  el  oficial,  "y  están  demasiado  lejos  para  usar  las  ametralladoras contra nosotros." Los soldados fascistas, llevando uniformes del Ejército español regular, con un batir de  capotillos, trabajaban pausadamente para fortificar su posición a lo largo de la escarpada cuesta. 

Bajo nosotros en el valle estaban los castaños grupos de casas de los pueblos de Utande y Muduex. Al lado izquierdo  Hita, como un cuadro cubista contra la empinada colina en forma de cono. La blanca carretera a nuestros pies llevaba  hacia la meseta opuesta. Después de la batalla de Brihuega, el avance hasta más allá de Utande había forzado la retirada  fascista  al  menos  hasta  Jadraque.  Pero  en  su  retirada,  los  fascistas  destruyeron  la  carretera,  por  lo  que  las  fuerzas  gubernamentales decidieron permanecer en su excelente posición actual, en lugar de avanzar a lo largo de la carretera  principal de Aragón y prolongar su peligroso flanco izquierdo. 

Era el primer día caluroso de la primavera y las tropas se quitaban las camisas para tomar el sol y zurcirlas. Junto a un  comandante  de  brigada  que  había  luchado  en  Brihuega,  su  corresponsal  caminó  casi  un  kilómetro  a  lo  largo  de  la  carretera principal de Aragón. Mientras la meseta izquierda estaba en manos de tropas españolas rebeldes, la línea por  la carretera principal de Aragón, según los informes, estaba sostenida por italianos de una división que se mantuvo en la  reserva  y  no  se  usó  en  la  batalla  de  Brihuega.  Salvo  por  algunos  disparos  de  batería,  con  los  leales  usando  armas  italianas capturadas y obuses, el frente estaba completamente tranquilo, con expectativas de permanecer así hasta que  las tropas italianas hubieran tenido tiempo de reorganizarse. 

Este  corresponsal  duda  de  que  incluso  entonces  intenten  otro  ataque en el sector de Brihuega, ya que la posición gubernamental  está ahora totalmente reforzada y las posibilidades de defensa se  vieron  en  la  batalla,  mientras  que  las  señales  de  la  derrota  más  sangrienta  de  los  italianos  en  la  primera  batalla  de  esta  guerra  luchada  con  una  organización  a  escala  de  una  Guerra  Mundial  todavía cubren un campo de batalla de diez kilómetros de ancho. 

Es imposible no enfatizar la importancia de esta batalla, donde los  batallones  españoles,  compuestos  principalmente  de  muchachos  apenas  formados  el  último  noviembre,  no  sólo  lucharon  obstinadamente  en  defensa  junto  a  otras  tropas  mas  veteranas,  sino  que  atacaron  en  una  operación  militar  complicada  y  perfectamente  organizada,  sólo  comparable  a  las  mejores  de  la  Gran  Guerra.  Este  corresponsal,  que  ha  estado  estudiando  la  batalla  durante  cuatro  días,  revisando  las  posiciones  sobre  el  terreno  con  los  comandantes  que  la  dirigieron  y  los  oficiales  que  lucharon  en  ella,  y  siguiendo  las  huellas  de  los  tanques,  declara  rotundamente  que  Brihuega  tendrá  un  lugar  en  la  historia  militar  junto a otras batallas decisivas en el mundo. 

No hay nada tan terrible y siniestro como la huella de un tanque en acción. La huella de un huracán tropical deja una  guadaña caprichosa de destrucción completa, pero los dos surcos paralelos que deja el tanque en el barro rojo llevan a  escenas de muerte planeada peores que cualquiera dejada por un huracán. 

Los bosques de matorrales y encinas al nordeste del Palacio de Ibarra, cerca de un ángulo de la carretera de Brihuega a  Utande,  todavía  están  llenos  de  cadáveres  italianos  que  las  escuadras  de  enterradores  no  han  alcanzado  todavía.  El 

Ernest Hemingway (primero por la izquierda)  en el páramo alcarreño cercano a Brihuega, al  acabar la batalla de Guadalajara. 

(6)

rastro  de  los  tanques  lleva  a  donde  ellos  murieron,  no  como  cobardes  sino  defendiendo  nidos  de  ametralladora  hábilmente  construidos  y  posiciones  de  rifles  automáticos,  donde  los  tanques  los  encontraron  y  donde  todavía  permanecen. 

Los campos baldíos y los bosques de encinas son rocosos, y los italianos fueron obligados a construir parapetos rocosos  en lugar de intentar excavar la tierra donde una azada no cortaría, y el efecto horrible de los obuses disparados por los  cañones de los sesenta tanques que lucharon junto a la infantería en la batalla de Brihuega estallando en y contra éstas  pilas  de  rocas crearon una pesadilla  de  cadáveres.  Los  pequeños  tanques  italianos,  sólo  armados  con  ametralladoras,  estaban  tan  desvalidos  contra  los  tanques  gubernamentales  medianos,  armados  con  cañón  y  ametralladoras,  como  botes guardacostas contra cruceros blindados. 

Los  informes  que  aseguran  que  Brihuega  fue  simplemente  una  victoria  aérea,  con  las  columnas  huyendo  en  tropel  y  aterrorizadas sin luchar, se corrigen cuando se estudia el campo de batalla. Fue una batalla de siete días amargamente  luchada, la mayor parte del tiempo bajo una lluvia y nieve que hacían imposible el transporte mecanizado. 

En  el  ataque  final  bajo  el  que  los  italianos  rompieron  filas  y  huyeron,  el  día  era  propicio  para  volar,  y  120  aviones,  sesenta tanques y aproximadamente 10.000 soldados gubernamentales derrotaron a tres divisiones italianas de 5,000  hombres cada una. Fue la coordinación de esos aviones, tanques e infantería la que llevo esta guerra a una nueva fase.  Quizás no le guste y puede creer que es propaganda, pero yo he visto el campo de batalla, el botín, los prisioneros y los  muertos.         

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :