EL ARTE GÓTICO. Cuando dos bóvedas de cañón se cruzan formando una x surge la denominada bóveda de arista que sería ésta:

14  Descargar (0)

Texto completo

(1)

EL ARTE GÓTICO

El Gótico es un arte que nacerá en Francia hacia el siglo XII, pero anteriormente existió el Románico, donde los autores anónimos realizaron edificios (normalmente monasterios e iglesias), de pequeñas dimensiones y oscuros en el interior. Esto fue debido por un lado a la utilización del arco de medio punto y por otro a la construcción de vanos (abertura de la pared, normalmente para colocar ventanas o puertas) muy pequeños, que no dejaban pasar la luz. Los elementos que eran utilizados normalmente durante el Románico fueron así:

Arco de medio punto Bóveda de cañón (formada a partir de arcos de medio punto)

Cuando dos bóvedas de cañón se cruzan formando una “x” surge la denominada bóveda de arista que sería ésta:

1. Características del arte Gótico

El Gótico fue un arte que poco a poco se fue extendiendo por Europa. En lugares como España o Inglaterra van a aceptar rápidamente estas nuevas formas.

Sin embargo Alemania lo tomará tarde, y en Italia apenas existirá. Es un movimiento

(2)

relegadas a los edificios. Los autores son normalmente anónimos, y va a ser la iglesia, sobre todo, la que encargue las obras. Las características principales de este arte son:

- Símbolo del templo cristiano. Los artistas de este movimiento buscan sobre todo realizar edificios altos, donde la luz entre por todos los sitios. La razón es que se busca un sitio espiritual, donde Dios ilumine a su pueblo, y a su vez el fiel se sienta más cerca de su Creador gracias a la altura del templo hacia el cielo. A partir de este momento los autores de movimientos posteriores siempre tendrán en cuenta estos dos elementos, fundamentales para la fe cristiana.

- Verticalidad. En las catedrales predominarán las líneas verticales sobre las horizontales. Así se estiran las columnas, y los vanos se hacen más largos.

- Vidrieras. Era necesario que la luz entrara en el templo. Pero además debían sorprender al fiel que entrara en los muros de este lugar santo. Por este motivo se va a utilizar el vidrio coloreado, denominado vidriera; que llenará la iglesia de un auténtico juego de luces. Existirán dos clases de vanos: Las ventanas en vertical, y las circulares (denominadas también Rosetón).

Rosetón

Rosetón y Vidriera de la Iglesia de la Santa Capilla en París

(3)

- Principales elementos constructivos. Se va a abandonar completamente la utilización del arco de medio punto y, por lo tanto, la bóveda de cañón. Esto es debido a que con dichos elementos no se podía conseguir la altura que se necesitaba. Por ello se inventará un nuevo tipo de arco:

Arco ojival o apuntado La bóveda formada por el arco ojival se denomina Bóveda ojival, y el cruce de ellas Bóveda de crucería

Además se va a añadir un nuevo elemento. Durante el Románico, para que los muros no se cayeran y por lo tanto se les diera mejor protección, se crearon los contrafuertes, unas pilastras (“pilares o columnas cuadradas”, pegadas a la pared):

Pero como este sistema constructivo le daba un aspecto demasiado compacto, se va a utilizar dos nuevos elementos: El arbotante es el primero, una especie de

“brazo” que pone en contacto el muro con el contrafuerte. El segundo es el pináculo, un remate para el contrafuerte en forma piramidal, y normalmente decorada. Si realizáramos un corte a una Catedral de la época, éste sería su esquema:

(4)

Vista de los Arbotantes, Contrafuertes y Pináculos de Notre-Dame

Igualmente se puede ver en este esquema que la iglesia constaba de varias naves, en este caso de tres. Normalmente la central era más alta que las laterales, pues era la que albergaba el altar mayor.

En la planta también se deben destacar dos elementos interesantes. El primero es la Girola o deambulatorio, un pasillo que rodea al altar mayor. Normalmente suele tener capillas en el otro lado del muro, rematando así la iglesia por su cabecera. El

(5)

otro elemento, que ya existía es el Crucero, lugar en el que se cruzan los “brazos” y el cuerpo de la Catedral, tal y como se muestra en este plano:

Este dibujo nos sirve además para indicar que las plantas que se realizarán en esta época son de Cruz Latina, es decir, que las naves forman la figura de la cruz de cristo, y por lo tanto tiene dos brazos, pies y cabecera.

Durante el Arte Bizantino, en el Crucero (un espacio de cuatro lados), los arquitectos encontraron la forma de colocar una cúpula (de planta circular), que resistiera el paso del tiempo sin caerse. Un ejemplo lo podemos encontrar en la Iglesia de Santa Sofía en Estambul (antigua Constantinopla). El método que lograron obtener para pasar de una planta cuadrada a una circular lo encontraron en unos elementos de forma triangular llamadas Pechinas.

Cúpula de la Iglesia de Santa Sofía

(6)

Sin embargo, durante el Gótico, los arquitectos no lograron el método exacto para poder colocar una cúpula sobre el Crucero. Por ello inventaron un nuevo elemento constructivo: El Cimborrio. Con él, en vez de utilizar una planta circular sobre un cuadrado, colocaron una figura poligonal (8, 10 ó 12 lados) en dicho cuadrado. Igualmente, las Pechinas desaparecieron, y a la nueva unión entre los dos tipos de plantas van a recibir el nombre de Trompas:

Trompa

Cimborrio con Trompas y arco ojival Para rematar el Cimborrio, algunas veces se coloca una torre alargada y decorada de gran altura (como un pináculo, pero más grande). A este elemento se le conoce como Aguja.

Iglesia de Notre-Dame (París)

Se observa la larga aguja que posee sobre el Cimborrio.

Además, en la cabecera se ven las vidrieras, los arbolan- tes, los pináculos y los contra- fuertes.

(7)

Aguja de la Catedral de Notre-Dame (detalle)

Un último elemento a destacar, que ya se utilizaba durante el Románico, es el que se colocaba en las portadas de las iglesias. En el Gótico se realizarán algunas fachadas con este elemento, para dar mayor profundidad a la puerta de entrada. El sistema constructivo en cuestión son las Arquivoltas, una sucesión de arcos de mayor a menor tamaño, colocados sobre la puerta. Al estar adosados en la pared, queda un espacio de muro sobre la portada que va a estar, normalmente, decorado con relieves. A este elemento se le denomina Tímpano:

En esta simulación se observa la utilización de un arco de medio punto.

Sin embargo en el Gótico se usará el arco apuntado.

(8)

2. Características del Gótico en España

Dos son los estilos que se van a dar en nuestro país durante los siglos XV y XVI. Por un lado triunfará el Mudéjar, un arte que imita los elementos que utilizaran los árabes en la antigua Al-Ándalus. Sin embargo va a estar realizado por los propios cristianos. Pero este tema será tratado en un tema posterior.

El que nos interesa para el estudio que nos corresponde es el otro estilo llamado Gótico Isabelino. En él además de los elementos vistos hasta ahora, podemos destacar otros dos que se utilizarán en la arquitectura española:

El arco de medio punto se alargará en sentido horizontal, creándose así más achatado que recibirá el nombre de Carpanel:

Arco Carpanel Capilla Real de Granada. Posee arcos carpaneles en la parte superior de su fachada

Igualmente aparecerá un nuevo estilo de arco en el Gótico español. Al de medio punto y al carpanel se le va a colocar un pequeño triángulo de bordes redondeados, formándose así el denominado Arco Conopial:

Forma que adopta el Arco Conopial

Arcos conopiales en el Palacio de la Aljafería. Zaragoza

(9)

3. Edificios principales del Gótico

3.1. Francia

Una de las primeras y principales manifestaciones del Gótico francés será la Catedral de Notre Dame en París. La construcción de esta catedral se inició hacia 1163. Se optó por una estructura simple: Cinco naves, con doble pasillo en la Girola.

En la fachada se colocarán dos torres, que enmarcan la forma cuadrada. Además posee tres puertas abiertas y un gran rosetón central. Evidentemente los arcos utilizados y otros elementos, son los señalados en el punto número 1.

Maqueta de Notre-Dame

(10)

El otro gran ejemplo de catedral Gótica en Francia es la de Amiens. Construida hacia 1220, es la culminación del estilo gótico en Francia. Consta de tres naves , por lo que es menor a la de Notre Dame. incluso en el crucero. Cada tramo de las naves está cubierto por bóvedas de crucería, debido a la disposición de sus arcos ojivales. Está muy iluminada gracias a las vidrieras que tiene el rosetón, y las numerosas ventanas.

La fachada es una de las más características del gótico, y la cabecera posee un auténtico “bosque” de arbotantes y pináculos.

3.2. España

La arquitectura va a ser el punto esencial en el que predomine el Gótico en nuestra Península. Sobre todo los edificios más importantes serán las Catedrales e iglesias. Pero van a existir otros ejemplos en la arquitectura civil:

La catedral gótica española por excelencia es la de Burgos. En 1222 se procedió a la colocación de la primera piedra. La iglesia posee tres naves y girola; e igualmente tres portadas de acceso: Dos en los brazos del crucero y una, la principal, en los pies. En lo concerniente a la fachada, posee los elementos típicos del Gótico:

Arcos ojivales, pináculos, dos agujas en cada torre, rosetón, etc… También es destacable el cimborrio, en el crucero de la Catedral. En el interior posee trompas que conectan la planta de la iglesia con dicho cimborrio. En el exterior tiene una serie de agujas que crean uno de los elementos más característicos del Gótico español.

Otra de las catedrales más importantes dentro de Castilla es la de León. La construcción comenzó bastante avanzado el siglo XIII. Su inicio debe situarse con posterioridad a 1255 y contó con el apoyo del rey Alfonso X. La planta es de tres naves y girola; al igual que la de Burgos. Para su alzado, en cambio, se recurrió a realizarlo al estilo de la de Amiens, y así en su parte posterior se observa un “bosque”

de arbotantes que sujetan los muros de la cabecera. En la fachada principal se distingue un cuerpo central, con tres puertas de entrada que poseen arcos ojivales, un gran rosetón, y finalmente un frontón triangular enmarcado entre dos pináculos. A los lados de este cuerpo central se sitúan dos torres que acaban en agujas.

En Cataluña va a ser una catedral la que más destaque de entre todas:

Barcelona; comenzada en 1298 y finalizada hacia 1420. Al igual que las dos anteriores, posee girola y la planta tiene tres naves, aunque todas de la misma altura.

La fachada principal y el cimborrio se terminaron de hacer en el siglo XIX, ya que hasta entonces no pudo realizarse. Aun así muestran las características del gótico:

Una portada con un gran arco ojival, en la que se ha colocado un gran rosetón y arquivoltas. Posee un cuerpo central con una gran torre, rematada por una aguja y pináculos. Está flanqueada por otras dos de menor tamaño.

Dentro de esta misma región tememos otro ejemplo en la Catedral de Gerona.

De ella debemos destacar sobre todo su interior, que con tres naves y una girola es la más ancha del mundo. En ella además pueden observarse los arcos ojivales, bóvedas de crucería y rosetones, junto a vidrieras que le dan luminosidad al interior.

El arte Gótico también tendrá influencia fuera de la Península. De este modo, en Mallorca, su Catedral se realizará en este estilo. La construcción comenzó en el siglo XIV. Situada sobre un montículo, posee una de las fachadas más inconfundibles, con contrafuertes sin apenas decoración, y arbotantes que se rematan en pináculos.

Igualmente una de las portadas principales la tiene en el lateral, y en la cabecera destaca un gran rosetón que permite la luminosidad en el interior. Los arcos ojivales, las bóvedas de crucería y la girola son los elementos góticos que, como en las anteriores, también caracterizan a esta iglesia.

(11)

En el centro de España tenemos otro de los grandes ejemplos de este arte: La catedral de Toledo. El inicio de las obras se sitúa en torno a 1222-1224. Se planteó una iglesia de cinco naves con doble girola, consiguiendo así una gran monumentalidad. En los últimos años del siglo XIII, la iglesia está aún por terminar y data del siglo XIV su conclusión definitiva. Se le atribuye el proyecto general de la obra al maestro Martín, quien construyó la girola, rodeada de pequeñas capillas.

En el sur de la Península se sitúa la mayor catedral gótica de España y la tercera del mundo (después de San Pedro del Vaticano y San Pablo en Londres), debido a su altura (el punto más alto está a 56 metros). Se trata de la Catedral de Sevilla. Comenzó a construirse en el año 1401 en el solar donde estuvo ubicada una mezquita almohade. El edificio tiene cinco naves, girola y capillas entre los contrafuertes (en los muros laterales). Su planta ha perdido los brazos de la cruz latina, y se ha convertido prácticamente en un rectángulo. Esto es debido a que el Gótico utilizado es tardío, está cercano ya al Renacimiento italiano. Además de todo esto, la catedral se caracteriza por poseer uno de los más ricos tesoros artísticos conservados en un ámbito eclesiástico de nuestro país.

Otro ejemplo importante es la Capilla Real de Granada. Situada en un lateral de la catedral, alberga en su interior las tumbas de los Reyes Católicos; de su hija Juana la Loca, junto a Felipe el Hermoso, y el Infante Don Miguel, nieto de Isabel y Fernando, que murió con dos años de edad. Fue construida entre 1505 y 1521 por Enrique Egas. Es la última iglesia gótica realizada en nuestro país. Está construida en una sola nave, y posee los elementos del Gótico Isabelino. De este modo se pueden observar en su fachada los arcos carpaneles, y contrafuertes que rematan en pináculos decorados, que intercalan escudos con las iniciales de los Reyes Católicos.

Completan el conjunto gárgolas y ventanas sin apenas adornos.

Además de los edificios religiosos, en nuestro país podemos destacar un ejemplo de arte gótico civil: La Lonja de la ciudad de Valencia. Fue construida a finales del siglo XV, para ser un lugar de contratación. En ella se recogió así varios departamentos relacionados con el mar: Institución del derecho marítimo, Consulado del mar, etc… En la fecha en la que fue construida, la ciudad de Valencia poseía riqueza y esplendor económico gracias al comercio marítimo. Por este motivo se hizo necesaria la realización de un edificio en el que se llevaran todos estos negocios.

Destaca su fachada, donde se pueden apreciar los arcos conopiales, característicos del llamado Estilo Isabelino.

4. Otros ejemplos del Gótico

Además de los edificios, en este estilo podemos destacar otras artes que también cobraron importancia en la época:

• Retablos. A partir del siglo XIII se comienza a difundir por Europa este nuevo elemento artístico. El retablo es una obra, normalmente en madera, que suele ir colocado detrás del altar mayor de una iglesia, para completar su decoración. En un principio fueron de pequeño tamaño, pero van a ir aumentando hasta llegar a ocupar toda la pared. Comúnmente se dividen en rectángulos de dimensiones reducidas, que tienen relieves y esculturas representando historias bíblicas (sobre todo de la vida de Cristo o la Virgen María); también se colocan figuras de santos. Al poseer varias casillas, y para saber localizarlas, el retablo se divide en pisos y calles:

(12)

Cuarto Piso o cuerpo (superior)

Tercer piso o cuerpo

Segundo piso o cuerpo

Primer piso o cuerpo

Calle Calles centrales Calle lateral lateral

En España podemos destacar dos retablos importantes, dentro del estilo Gótico:

Por un lado el de la Catedral de Toledo, el cual es un grandioso monumento de madera. Se ha realizado en él la técnica del estofado: Una vez tallada la figura o el retablo, en madera, se cubre de pan de oro (algo parecido al papel de aluminio).

Después se pinta encima, con varios colores (cuando es así se dice que la escultura está policromada), o se puede volver a dar una capa de pintura dorada. A continuación, con una especie de bisturí, se realizan pequeños cortes a la figura, para que se vea el pan de oro que lleva debajo. Esto da sensación de poseer una luz dorada.

Este retablo se ha pintado de dorado, lo que le da aún más sensación de brillantez. Las cinco calles principales poseen relieves del Antiguo y Nuevo Testamento. Su realización fue entre 1497 y 1504.

Otro ejemplo es el de la Catedral de Sevilla. Su retablo mayor está considerado como el más grande de toda la cristiandad (27 metros de altura). Es una obra que fue realizada en diversas fases, desde 1482 a 1564, y se contrataron a artistas españoles y flamencos para su ejecución. Las escenas que se representan son del Antiguo y Nuevo Testamento, poseyendo más de un millar de figuras. La principal corresponde a la Virgen de la Sede, una talla del siglo XIII. Posee siete calles y cinco pisos, donde se observa la utilización de la técnica del estofado. Abundan más los colores dorados que la policromía. En la parte superior tiene una especie de pequeño techo, muy decorado, que resguarda al retablo. A este elemento se le denomina Alero.

• Custodias. Dentro del arte de la orfebrería (fundición de metales para, posteriormente, fabricar toda clase de objetos decorativos), destacan en el mundo de la religión cristiana las Custodias. Suelen ser piezas de oro, plata u otro metal, en la que se expone el Santísimo Sacramento, para ser mostrado al fiel para su veneración.

Ésta obra se saca en procesión por las calles de las ciudades el día del Corpus Christi.

Podemos destacar en España dos Custodias importantes, que corresponden a las catedrales anteriormente citadas:

(13)

La de Toledo, está labrada en plata, y fue terminada hacia 1524. Su autor fue Enrique de Arfe, un artista alemán. Posee pequeños pináculos y arcos ojivales, por lo que su estilo es claramente Gótico.

El hijo de este autor, Juan de Arfe, labrará la de Sevilla. Fue realizada entre 1580 y 1587, y también en plata. El estilo ha cambiado, realizándose una obra renacentista, a modo de antiguo templete clásico, con pequeñas columnas de estilo jónico. Destaca la figurilla del giraldillo de la parte superior, que recuerda a la que posee la Giralda de la ciudad.

5. Pintura Gótica

En el siglo XV algunas ciudades de Flandes se convierten en sede de una extraordinaria escuela pictórica. Esta zona se convertirá en uno de los puntos más importantes para el comercio de Europa, por lo que llegarán de todas partes banqueros, vendedores, compradores… Y todos ellos con una “pequeña fortuna” en sus bolsillos. Al igual que la iglesia, que era la que compraba obras de arte; estos comerciantes decidieron encargar a los autores trabajos de pintura, arquitectura, etc…

Nacía un nuevo gusto por el coleccionismo, la burguesía pretendía así imitar a las clases altas de la sociedad.

De entre los autores más originales de esta época, destaca El Bosco. Sobre su vida no existen muchos datos, pero sí se tiene constancia de que fue uno de los artistas más solicitados de Holanda. En sus obras crea un mundo extraño, sus temas son casi siempre alegóricos (hacen referencia a un término abstracto, difícil de representar: Amor, primavera, España…), y están tratados con una ironía hasta entonces desconocidas. El Bosco no se limita a contemplar la naturaleza y reflejarla, sino que crea un mundo imaginario, de sueños fantásticos, que hacen de su pintura un antecedente del Surrealismo del siglo XX (Dalí fue el máximo representante de este movimiento artístico).

De entre sus obras destacan sobre todo dos importantes, las cuales se pueden contemplar en el Museo del Prado:

- El Carro de Heno. Se trata de un tríptico (composición de tres paneles, unidos normalmente mediante bisagras, que le permite cerrarse), pintado sobre tabla de madera. Esta obra es un auténtico símbolo de los placeres prohibidos, donde critica a toda la sociedad, desde las clases más altas, al pueblo llano.

En el lado izquierdo se representa el Pecado Original. El escenario se subdivide en cuatro partes: En la superior se muestra a Dios expulsando a los ángeles rebeldes, debajo de ella la Creación de Eva. A continuación el Pecado Original, donde la serpiente tienta llevando la manzana en su mano, y finalmente la expulsión del Paraíso. Destaca la utilización de los desnudos para las figuras de Adán y Eva, algo que en el Gótico era inusual, pues estos dos personajes se representaban más pudorosos al esconder más partes de su anatomía.

En la parte derecha se pintaron las Construcciones Infernales. Se representan así edificios del Infierno, además de los castigos que reciben los pecadores. De este modo podemos ver que el glotón es devorado por un monstruo con piernas humanas, en la parte inferior; o el envidioso es destrozado por perros.

Sobre ellos un diablo empuja a varias almas hacia una torre infernal, y al fondo se observa un incendio, que tiñe de color rojizo esta parte de la obra.

La zona central es la parte más importante de la obra, la que le da el título: El Carro de Heno. El carro es el símbolo de los bienes terrenales, el cual es arrastrado hacia el infierno por seres monstruosos con cabezas de animales. Un torbellino de gente de todas las clases sociales, acompañan la marcha. Así se sitúan a la izquierda

(14)

sexos, representando así la lujuria. En la parte inferior hay escenas de asesinato, engaños de dos adivinas, un monje gordo que bebe sentado ante una mesa, etc… Por encima de todos ellos se halla, entre nubes, la figura de Cristo; está observando los pecados de los seres humanos con los brazos levantados.

En definitiva, parece que El Bosco se ha inspirado en el proverbio flamenco que dice: “El mundo es un carro de heno, del cual cada uno toma lo que puede"; un heno carente de valor y por el cual diversos personajes pelean y se dan muerte.

- El Jardín de las Delicias. De nuevo nos encontramos ante otro tríptico pintado sobre madera. Se muestra una alegoría completa del mundo. Narra la historia de la creación y caída de la humanidad, sin posibilidad de redención. El Bosco puebla sus paisajes con monstruos, plantas antropomorfas y objetos imposibles. Los desnudos utilizados son aún menos pudorosos que en los de la obra anterior.

En la zona izquierda se representa El Paraíso Terrenal. En él se ve la creación de Adán y Eva. El primero está ya despierto, y el Creador le presenta a la mujer. En el centro de la composición se encuentra la Fuente de la Vida, de la que beben y salen algunos animales. En la parte superior viven libremente animales reales y fantásticos (un elefante, una jirafa, unicornios…). Muestra así el Paraíso bíblico en el que toda la naturaleza vivía en unión.

El lado derecho posee el título del Infierno Musical. Parece un pavoroso sueño del pintor, donde juega con los tonos claros sobre el fondo oscuro. Posee más de cincuenta símbolos, donde se desborda la fantasía del Bosco (figuras híbridas entre hombres y animales, tormentos musicales, luces misteriosas…). El arpa, el laúd y el órgano de este infierno se han convertido en instrumentos de tortura. Los rodean los condenados y diablos, símbolo del castigo para los pecados humanos. El monstruo sentado sobre el trono es el mismo Satanás, que devora a los perversos. En la parte superior vuelve a repetir el infierno del fuego.

De nuevo es el centro la parte principal, la que le da título a esta tabla: El Jardín de las Delicias. Se muestra gran cantidad de pequeñas figuras desnudas, de ambos sexos, donde también aparecen negros y negras. Se sitúan en grupo y por parejas, algunos encerrados dentro de elementos vegetales y otros extraños. En el centro de la composición se ha colocado la Fuente de la Eterna Juventud, donde se bañan varios de estos personajes. Al fondo se ha representado un estanque en el que flota un enorme globo azul grisáceo. A los lados hay cuatro extrañas torres habitadas por amantes.

Este enorme montón de símbolos, que envuelven a las figuras, muestran un estilo único en el Gótico.

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :