Actitud básica de emergencia ante una parada cardiorrespiratoria pediátrica

Texto completo

(1)

INTRODUCCIÓN

La parada cardiorrespiratoria (PCR) es la situación más grave que se puede presentar en una emergencia; se define

co-mo el cese de la actividad mecánica pulco-monar y cardíaca, confirmado por la ausencia de pulso detectable, inconsciencia y apnea; lo que conduce en pocos minutos a la muerte, de no ser revertido1.

Actitud básica de emergencia ante una parada

cardiorrespiratoria pediátrica

J. M.ª Rumbo Prieto, M. R. Pérez García, N. Loureiro Pérez, M. P. Darriba, M. P. Mosquera Estévez

SERVICIO DE URGENCIAS. COMPLEJOHOSPITALARIOA. MARCIDE-NOVOASANTOS DEFERROL. A CORUÑA.

O

bjetivos: Exponer qué tipo de cuidados son los que hay que tener en cuenta en la realización de las téc-nicas de soporte vital básico (SVB) en lactantes y/o niños, y elaborar un modelo gráfico sobre RCP que sirva de referencia para actuar con rapidez y eficacia ante la situa-ción de parada cardiorrespiratoria (PCR) infantil. La finalidad es adquirir conocimientos sobre el manejo práctico, racional y en secuencia de prioridades de una RCP-Básica pediátrica no instrumentalizada en el ámbito de la atención primaria. Métodos: Se ha procedido a una exhaustiva revisión biblio-gráfica sobre RCP teniéndose en cuenta los protocolos ela-borados por los integrantes del Comité Internacional Unifi-cado de Resucitación (ILCOR), las recomendaciones de la AMA, la SEMIUC, el Grupo Español de RCP Pediátrica y la WFSA, entre otros. El método consistió en unificar todas las recomendaciones revisadas mediante consenso entre el grupo investigador y un grupo de expertos. Resultados: Se elabora un protocolo de ocho fases de actuación urgente para realizar una RCP-Básica pediátrica. También se crea un algoritmo de actitud en el cual se recogen todas las circuns-tancias para retrasar y/o evitar una posible PCR y una tabla donde se resumen todas las características SVB pediátrico. Conclusiones: El conocer las características y cuidados del SVB infantil, así como unas adecuadas maniobras de reani-mación a través de un protocolo gráfico para pediatría y vá-lido en el ámbito de la Atención Primaria, hace que su pues-ta en práctica se convierpues-ta en un instrumento útil e indispensable, tanto para salvar vidas como para evitar se-cuelas en este tipo de pacientes.

O

bjectives: Explain what type of care must be taken in-to account in basic vital support (BVS) techniques in infants and/or children and elaborate a graphic mo-del in cardiorespiratory arrest (CRA) to serve as a reference to act rapidly and efficaciously in the situation of infantile CRA. The objective is to acquire knowledge on the practical and rational management and on the sequence of priorities of non-instrumentalized pediatric Basic CRA in the primary care area. Methods: An extensive bibliographic review was done on CRA, considering the protocols elaborated by the members of the Unified International Committee of Resusci-tation (ILCOR), the recommendations of the AMA, the SE-MIUC, the Spanish Group of pediatric CRA and the WFSA, among others. The method consisted in unifying all the re-commendations reviewed by general agreement between the investigating group and the expert’s group. Results: A protocol for eight phases of emergency intervention in a basic pediatric CRA was elaborated. In addition, an attitude algorithm which gathered all the circumstances to delay and/or avoid a possible CRA was created and a table made in which all of the pediatric BVS characteristics are summa-rized. Conclusions: Knowing the characteristics and care of the BVS in children and adequate reanimation maneuvers by means of a graphic protocol for pediatrics which is valid for the primary health care area results in it becoming a useful and essential instrument both to save lives and to avoid sequels in this type of patients when it is used.

Basic attitude in emergencies when faced with pediatric

cardiorespiratory arrest

RESUMEN

ABSTRACT

Palabras Clave: Parada Cardiorrespiratoria (PCR).

Reanimación Cardiopulmonar (RCP). Soporte vital básico (SVB). Pediatría. Urgencias pediátricas.

Correspondencia: JosŽ Mar’a Rumbo Prieto. C/ O Peteiro, n¼ 30 - 3¼ C. 15620 Mugardos. A Coru–a.

Fecha de recepción: 9-3-1999

Fecha de aceptación: 2-7-1999

Key Words: Cardiorespiratory arrest (CRA). Cardiopulmonary resuscitation (CPR). Basic vital support (BVS). Pediatrics. Pediatric emergencies.

(2)

En lactantes y niños la PCR de origen primario es poco frecuente, observándose casi exclusivamente en niños con car-diopatía congénita o adquirida, y preferentemente en el posto-peratorio cardiovascular; lo habitual es que sobrevenga por una hipoxia severa prolongada, casi siempre secundaria a: obstrucción de la vía aérea, infecciones (epiglotitis), ahoga-miento, traumatismos, intoxicaciones, muerte súbita, sepsis y enfermedades neurológicas2. Independiente de la causa que la

provoque, la ventilación inadecuada conduce a una hipoxia ti-sular y, a menos que se intervenga con prontitud, el niño de-sarrollará bradicardia, disminución del gasto cardíaco y por último asistolia. Es por ello esencial iniciar la ventilación lo antes posible, ya que las posibilidades de reanimación con éxito de aproximar al 50% en caso de parada respiratoria aisla-da y a menos del 10% una vez desarrollado el paro cardíaco3,4.

Con la reanimación cardiopulmonar básica (RCP-B) se con-sigue la detección de la PCR y la sustitución de la respiración y circulación espontáneas. Su objetivo es la oxigenación de emer-gencia, con lo cual, se garantiza un mínimo aporte de oxígeno a los órganos vitales, para evitar la anoxia tisular. Su aplicación no requiere de ningún tipo de equipamiento y cualquier persona puede realizarla siempre y cuando se encuentre capacitada para detectar el problema e intervenir. Para ello, se deben conocer las técnicas del soporte vital básico (SVB) definido como el conjun-to de maniobras esenciales dirigidas a evitar la PCR5. Aunque la

secuencia del SVB de reanimación pediátrico es idéntica a la del adulto, existen algunas características propias debidas al peso, tamaño, diferencias anatómicas y de elasticidad de los tejidos, que hacen que las maniobras de RCP-B en lactantes y niños sea particularmente complicada por la diversidad de las situaciones que se producen, debido a las edades del niño y al gran estrés que se deriva por la gravedad del caso6.

Los objetivos que nos planteamos en el presente estudio son: exponer qué tipo de cuidados son los que hay que tener en cuenta en la realización de las técnicas de soporte vital bá-sico en lactantes y/o niños, y elaborar un modelo de protocolo gráfico sobre RCP que sirva de referencia para actuar con ra-pidez y eficacia ante la situación de parada cardiorrespiratoria infantil. La finalidad es adquirir conocimientos sobre el mane-jo práctico, racional y en secuencia de prioridades de una RCP-Básica pediátrica no instrumentalizada en el ámbito de la Atención Primaria.

MÉTODOS

El presente trabajo se ha realizado durante los meses de noviembre y diciembre de 1998 y enero de 1999 en el Servi-cio de Urgencias del Hospital Arquitecto Marcide-Novoa

San-tos de Ferrol en colaboración con el Centro de Salud de As Pontes de García Rodríguez (A Coruña).

Previamente a la consecución de este trabajo hemos con-tado con el asesoramiento de la Unidad de Docencia de En-fermería, del Servicio de Biblioteca y la Unidad de Investiga-ción del citado hospital; así como por otros profesionales sanitarios, alguno de ellos expertos titulados en RCP.

Se ha procedido a una exhaustiva revisión bibliográfica sobre reanimación cardiopulmonar; teniéndose en cuenta las últimas recomendaciones científicas sobre RCP elaboradas y publicadas por el International Liaison Committee on Resus-citation (ILCOR): Asociación encargada de la reunificación Figura 1. Intervención de emergencia ante una PCR infantil.

Fase Actitud Técnica

– Sacudir nuevamente

– Pellizcar

– Hablar en voz alta

– Sacudir planta pie

– NO hiperextender cuello – Maniobra Frente-mentón niños > 1. – Triple-maniobra en niños < 1 año o por lesión cervical en > 1

– Sólo durante 5 sg.

– Observar tórax – Sentir respiración – Oír el aire espirado

– Lactantes: 5

– Lactantes: 5 veces boca-nariz o boca/boca-nariz – Niños > 1 año: 5 veces boca a boca

– Lactantes: palpar la arteria braquial o dedos por debajo de la apófisis xifoides – Neonatos: con los pulgares. Ritmo 3:1 – Lactantes: con dos dedos Ritmo 5:1 – Niños entre 1-8 años: talón mano, 5:1 – Niños > 8 años: igual que el adulto. 5:1

1

Apertura de la VÍA AÉREA

Comprobar PULSO

(3)

de los protocolos de RCP de la American Heart Association (AHA)7,8, European Resuscitation Council (ERC)9,

Resuscita-tion Council of South Africa, Australian ResuscitaResuscita-tion Council10, Heart and Stroke Foundation of Canada y

Resusci-tation Council of Latin America. Además, se revisaron otros protocolos editados por la American Medical Association (AMA)11, Comité Español de RCP de la SEMIUC12-14, Grupo

Español de RCP Pediátrica15, World Federation of Societies

of Anesthesiologist (WFSA)16, así como, manuales de RCP

de diversos autores17-30.

El método empleado consistió en unificar todas las reco-mendaciones revisadas mediante consenso en el grupo investi-gador. Se tomó como base principal, para la elaboración del modelo gráfico, los criterios y recomendaciones ERC y del grupo español de RCP pediátrica.

Finalmente, el trabajo resultante fue evaluado por nuestros asesores/colaboradores (personal de Atención Primaria, perso-nal de servicios de urgencia, técnicos expertos en RCP, pedia-tras y personal de transporte de urgencias médicas) con el fin de corregir defectos metodológicos y/o prácticos.

Figura 2. Actitud ante una parada cardio-respiratoria infantil.

Posible parada cardiorrespiratoria

Valorar respuesta a est’mulos

Responde a est’mulos

Activar sistema mŽdico de emergencias (061)

No responde a est’mulos

Abrir v’a aŽrea

Valorar ventilaci—n y pulso durante

5 segundos

No respira

Posible obstrucci—n de la v’a aŽrea

Obstrucci—n

TŽcnica de desobstrucci—n de

la v’a aŽrea

Ventilar

Valorar ventilaci—n y pulso durante

5 segundos

No ventila No pulso

Activar sistema mŽdico de emergencias (061)

Ventilar + masaje card’aco externo

No obstrucci—n

No ventila Si pulso Respira

Mantener v’a aŽrea permeable

Activar sistema mŽdico de emergencias (061)

(4)

RESULTADOS

El modelo de protocolo de RCP resultante de la revisión efectuada recoge en ocho pasos básicos como intervenir ante la emergencia de PCR en Pediatría (Figura 1). También se ha rea-lizado un plan de actuación básico en forma de algoritmo de actitudes, en el cual se recogen todas las circunstancias para re-trasar y/o evitar una posible PCR en lactantes y/o niños (Figura 2). De forma resumida, básicamente se dan cuatro supuestos:

1. Lactante y/o niño que está consciente, responde, tiene pulso y respira: la actitud básica observar y pedir ayuda.

2. Lactante y/o niño que está inconsciente, no responde, tiene pulso y respira: Traslado urgente.

3. Lactante y/o niño que está inconsciente, no responde, no respira pero tiene pulso (parada respiratoria): Apertura vía aérea, ventilación y pedir ayuda.

4. Lactante y/o niño que está inconsciente, no responde, no respira y no tiene pulso (PCR): Ventilar, pedir ayuda e ini-ciar masaje cardíaco (RCP-B).

Para tener una referencia sobre los cuidados básicos a tener en cuenta en la realización de una RCP-B en lactantes y/o ni-ños se ha elaborado un resumen de todas las características del SVB pediátrico (Tabla 1). Destacamos los siguientes cuidados y/o recomendaciones en la realización del SVB infantil:

A) En la apertura de la vía aérea, mucho cuidado debido a que la tráquea del lactante/niño < 8 años carece de resisten-cia cartilaginosa firme, una excesiva hiperextensión podría co-lapsar la tráquea. Tampoco, se deben apoyar los dedos sobre las partes blandas del cuello, por debajo del mentón, para no desplazar las mismas y obstruir la vía aérea.

B) Ante la obstrucción de la vía aérea en lactantes/niños conscientes con dificultad respiratoria, a menudo adoptan la postura en la que mejor pueden mantener su vía aérea libre. En estos casos el reanimador no deberá intentar modificarla; sólo se les debe estimular a toser fuerte sin realizar ninguna maniobra de desobstrucción y trasladarlo lo más rápidamente posible.

C) En lactantes inconscientes, la desobstrucción de la vía aérea consiste en dar golpes interescapulares con el talón de una mano seguido de empujes torácicos en mismo punto don-de se realizan las compresiones. La posición don-del lactante será en decúbito prono sobre el antebrazo del reanimador y éste a su vez sobre el muslo. Los empujes torácicos se realizarán en posición supina manteniéndolo sobre el antebrazo. La cabeza del lactante, en todo momento, será más baja que la del tron-co. Nunca se darán empujes en el abdomen con el fin de evi-tar lesiones viscerales.

D) Debido a las reducidas dimensiones de la cara del ni-ño < 1ani-ño y al relativo tamani-ño de su lengua, la entrada de

ai-re se produce fundamentalmente por vía nasal. No se debe pinzar la nariz, sino que la ventilación se hará abarcando la boca y nariz del lactante con la boca del reanimador. Las in-suflaciones serán suaves y lentas, de forma que no se produz-can altas presiones que favorezproduz-can el paso de aire al estómago produciendo distensión gástrica con el consiguiente riesgo de vómito y broncoaspiración, alteración de la distensibilidad pulmonar por elevación del diafragma o posibilidad de produ-cir un neumotórax. El volumen apropiado de aire será el que movilice adecuadamente el tórax.

E) En el lactante/niño menor de un año la valoración del pulso se hará preferentemente en la arteria braquial o femoral por ser más accesible en esta edad y no en la carotídea por los inconvenientes del punto (A).

F) La técnica de compresión torácica en el neonato se rea-liza rodeando el tórax con ambas manos colocando los pulga-res sobre el esternón (dos dedos por debajo de la línea intra-mamilar) y los otros dedos sobre la columna dorsal. La ventilación en el neonato/lactante la hará otro reanimador. En el lactante el punto de compresión será el mismo que en el neonato pero empujando con dos dedos y sujetando la cabeza. En niños de 1 a 8 años el punto de compresión es dos dedos por encima del apéndice xifoides en la línea medio esternal. Las compresiones se realizarán con el talón de una mano. La otra mano se sitúa sobre la frente del niño manteniendo la po-sición de la cabeza.

G) Cada dos minutos (dos ciclos) debe reevaluarse la situación: pulso y ventilación. En los niños es especialmente importante evitar la hipotermia durante el desarrollo de las maniobras, por ello, éstas deberán realizarse en la manera de lo posible en un ambiente cálido.

H) Generalmente las maniobras de RCP-B se mantienen más tiempo en el lactante y/o niño que en el adulto debido a su gran capacidad de recuperación.

DISCUSIÓN

Desde que Kouwenhoven, en 1960 practicase el primer masaje cardíaco a tórax cerrado en un paciente hospitaliza-do31,32, muchos han sido los estudios que han demostrado que

la utilidad de reanimar a pacientes con una PCR fuera del ám-bito hospitalario33,34puede llegar a conseguir la recuperación

de al menos un 33,3% de éstos35,36. Teniendo en cuenta que de

la actuación inmediata surgen los mejores resultados, un 43% de supervivencia, cuando se comienza la RCP-Básica antes de los cuatro minutos37-39.

(5)

por parte de todo el personal sanitario de Atención Primaria, así como, por el personal al cuidado de los niños41-43. Es en

1968, cuando P. Safar con la publicación de su manual "Resu-citación cardiopulmonar y cerebral" donde se hace mención sobre la gran utilidad de la RCP en el ámbito de la Atención Primaria44,45. De aquí empieza a surgir la necesidad del

conoci-miento por parte de la población de los primeros auxilios bá-sicos e indispensables tanto para salvar vidas como para evitar secuelas46-48.

Sin embargo, es paradójico que el personal sanitario, que es quién está en mejor disposición o ha recibido mayor formación en emergencias, siga mostrando deficiencias en la realización de maniobras básicas de reanimación49. Esto

supo-ne un contratiempo que incide directamente en el pronóstico de supervivencia de la víctima. Esta falta de destreza puede ser debida a la gran diversidad de protocolos de RCP50, sin

criterios unánimes, que suelen llevar a la confusión51-53. El

pro-blema consecuentemente se agrava si nos paramos a diferen-ciar entre una RCP de adultos y una RCP pediátrica. Aunque no hay datos estadísticos es lógico pensar en que las diferen-cias serían significativas por dos factores fundamentales: 1) En la RCP pediátrica se tiene en cuenta la edad, el peso, el

ta-maño, etc.; características fisiológicas y anatómicas que hacen que la intervención básica de emergencia en este tipo de pa-cientes sea particularmente complicada. 2) La actitud y apti-tud de la persona que debe enfrentarse en primera instancia, ante pacientes pediátricos en esta situación dramática, se ve influida por su autoconfianza54.

Aunque no es un hecho frecuente encontrarse en una si-tuación de PCR pediátrica, el 90% de las muertes por aspira-ción de cuerpo extraño se producen en menores de 5 años, y de éstas el 65% son en lactantes3. En virtud de la importancia

del tema, se concluye que de la actitud para ser capaz de asu-mir la responsabilidad, en caso necesario, y de intervenir con rapidez y eficacia para salvar la vida del paciente pediátrico en situación de PCR, dependerá no sólo de la supervivencia del paciente, sino además de la experiencia y conocimientos en la realización de las maniobras del resucitador55,56. El

cono-cer las características y cuidados del SVB, y unas adecuadas maniobras de resucitación a través de un modelo gráfico para Pediatría y válido en el ámbito de la Atención Primaria, hace que su puesta práctica se convierta en un instrumento útil para prevenir lesiones y, por tanto, conservar y/o recuperar el esta-do de vida del paciente en esta situación concreta.

TABLA 1. Características del Soporte Vital Básico Infantil

NEONATO < 1 AÑO 1-8 AÑOS > 8 AÑOS

APERTURA triple maniobra triple maniobra triple maniobra triple maniobra

VÍA AÉREA frente-ment—n frente-ment—n frente-ment—n

FRECUENCIA 30 veces/minuto 20 veces/minuto 15 veces /minuto 12 veces/minuto VENTILACIÓN

LIBERAR golpes espalda/ golpes espalda/ maniobra de maniobra de VÍA AÉREA empujes tor‡cicos empujes tor‡cicos Heimlich Heimlich

FORMA DE boca/boca-nariz boca/boca-nariz boca/boca boca/boca VENTILACIÓN boca/nariz boca/nariz

LOCALIZAR Braquial Braquial Car—tida Car—tida

PULSO Femoral Femoral

LOCALIZAR un dedo por debajo un dedo por debajo dos dedos por encima 2 dedos por encima COMPRESIÓN l’nea intramamilar l’nea intramamilar ap—fisis xifoides ap—fisis xifoides

FORMA DE con los pulgares con dos dedos tal—n de una mano tal—n ambas manos COMPRESIÓN

PROFUNDIDAD 1,5 cm a 2 cm 1,5 cm a 2,5 cm 2,5 cm a 3 cm 3 cm a 5 cm COMPRESIÓN

FRECUENCIA 120 veces/minuto 100-120 veces/m. 100 veces/minuto 80-100 veces/m. COMPRESIÓN

RITMO 3:1 (2 personas) 5:1 (1 persona) 5:1 (1 persona) 5:1 (2 personas)

(6)

1- Rosenberg A, Rosenberg M. Paro Card’aco. En: Loeb E, Klusek Hamilton, H, McVan BF, editores. Urgencias car-diopulmonares. Barcelona: Mosby/Doy-ma; 1994. p. 12-4.

2- Whayle LF, Wong DL. El ni–o con dis-funci—n respiratoria. En: Tratado de En-fermer’a Pedi‡trica. 2» ed. Madrid: Inte-ramericana-McGraw-Hill; 1989. p. 613-6.

3- Arraiza Don‡zar JM, Sesma S‡n-chez J, Ilundain Suqu’a JJ, Belzunegui Otano J, PŽrez Teller’a A, Sola Larraza A, editores. Reanimaci—n cardiopulmo-nar pedi‡trica. En: Gu’a Pr‡ctica de Reanimaci—n Cardiopulmonar. Pamplo-na: Depto. de Salud del Gobierno de Navarra; 1994. p. 39-46.

4- Suescœn Melo C. Urgencias pedi‡tri-cas. Paro cardiorrespiratorio (PCR). En: Malag—n-Londo–o C, editor. Manual In-tegral de Urgencias. Colombia: Editorial MŽdica Internacional; 1997. p. 94-8.

5- Nieman JJ. Current concepts: car-diopulmonary resucitation. N Eng J Med 1992;327:1075-80.

6- Garc’a Velasco S‡nchez Morago S, S‡nchez Coello MD. Caracter’sticas de la RCP infantil. Enferm Cient’f 1998; 190:43-6.

7- Pediatric Working Group of the Inter-national Liaison Committe On Resusci-tation. Pediatric ResusciResusci-tation. URL: http://americanheart.org/Scientific/state-ments/1997/049707.html [recuperado el 03/06/99].

8- Pediatric Working Group of the Inter-national Liaison Committe On Resusci-tation. Resuscitation of the Newly Born Infant. http://americanheart.org/Scienti-fic/statements/1999/049901.html [recu-perado el 03/06/99].

9- Basic Life Support working Group of the European Resucitation Council. The 1998 European Resuscitation Council Guidelines For Adult Single Rescuer Basic Life Support. BMJ 1998; 316:1870-6.

10- The advanced life support committe of the Australian Resuscitation Council. Paediatric advanced life support the Australian Resuscitation Council Guide-lines. Med J Aust 1996;165:199-206.

11- American Medical Association. Standars and guidelines for cardiopul-monary resucitation and emergency cardial care. JAMA 1992;268:2171-298.

12- Cantalapiedra JA, Perales N, Alted E, Samnart’n A, Garc’a Fuentes C. Avances en la ense–anza de la RCP: El plan nacional de RCP de la SEMIUC. An Cuid Intensivos 1991;6:99-113.

13- çlvarez JA, Perales N. ComitŽ es-pa–ol de RCP: Gu’a de resucitaci—n cardio-pulmonar b‡sica. Barcelona: Masson;1996.

14- Ruano Marco M, Tormo C, Soto JM. ComitŽ Espa–ol de RCP: Manual para la ense–anzade monitores de re-sucitaci—n cardiopulmonar b‡sica. Bar-celona: Masson;1997.

15- Grupo espa–ol de RCP pedi‡trica. La formaci—n en reanimaci—n cardiopul-monar pedi‡trica: Cursos de RCP b‡si-ca y avanzada pedi‡trib‡si-ca y neonatal. An Esp Pediatr 1996;44:2-6.

16- Safar P, Bircher NG, editores. Rea-nimaci—n cardiopulmonar pedi‡trica. En: Reanimaci—n cardiopulmonar y ce-rebral. 3» ed. Madrid: Interamericana-McGraw Hill; 1989. p. 303-16

17- Wright JL, Patterson MD. Resusci-tating the pediatric patient. Emerg Med Clin North Am 1996;14:219-31.

18- Nadkarni V, Hazinski MF, Zideman D, Kattwinkel J, Quan L, Bingham R, et al. Paediatric life support. Resuscitation 1997;34:115-24.

19- Perales Rodr’guez de Viguri N. Rea-nimaci—n cardiopulmonar. En: Muriel Vi-lloria A, editor. Urgencias MŽdicas. Ma-drid: Editorial ELA; 1992. p. 414-25.

20- Delgado Dom’nguez MA. ABC de la RCP pedi‡trica. Med Intensiva 1994; 18:277-81.

21- Zideman DA. Reanimaci—n de lac-tantes y ni–os. En: Evans TR, editor. ABC de la Reanimaci—n. Barcelona: Salvat; 1987. p. 46-51.

22- Calvo C, Delgado MA, Garc’a L. Normas de reanimaci—n cardiopulmo-nar b‡sica y avanzada en pediatr’a (I). An Esp Pediatr 1995;43:245-51.

23- Melker R. Reanimaci—n pedi‡trica. En: Shoemaker W, Thompson W, Hol-brook P, editores. Tratado de Medicina Cr’tica y Terapia Intensiva. Buenos Ai-res: Panamericana; 1985. p. 64-5.

24- Calvo C, Delgado MA, Garc’a L. Normas de reanimaci—n cardiopulmo-nar b‡sica y avanzada en pediatr’a (II). An Esp Pediatr 1995;43:323-34.

25- Azpiazu J. Recomendaciones en reanimaci—n cardiopulmonar b‡sica. Madrid: Ar‡n; 1996. p. 111-34.

26- Ochoa G—mez FJ. Recomendacio-nes en RCP. Emergencias 1996;8:45-6.

27- Salanova Gonz‡lez G. Actualiza-ciones en RCP b‡sica e instrumental orientadas a la Atenci—n Primaria. Ma-drid: çrea 1 de Atenci—n Primaria. In-salud; 1997.

28- D’az PŽrez FJ. Curso te—rico-pr‡c-tico sobre RCP b‡sica y avanzada en el medio extrahospitalario. 1» ed. Zara-goza: Asociaci—n de Transportes Sani-tarios de Arag—n y Rioja; 1996.

29- Arcos Gonz‡lez PI, Del Busto Pra-do F. Gu’as de actuaci—n en reanima-ci—n cardiopulmonar (RCP) b‡sica y avanzada. Oviedo: Serv. de publicacio-nes de la Universidad de Oviedo; 1997.

30- Willens JS, Carman Copel L. Rea-nimaci—n cardiopulmonar en ni–os. En: Jackson SL, Weidman Haughey C, edi-tores. Problemas esenciales en enfer-mer’a. 2» ed. Madrid: Mosby-Doyma; 1995. p. 269-70.

31- Duque F, Esguino JC, Casta–o E, JimenŽz O, Pav—n JM, Rubio JF, et al. Resucitaci—n cardiopulmonar en el ser-vicio de urgencias. Emergencias 1993; 5:239-40.

32- Su‡rez çlvarez JR. Resucitaci—n cardiopulmonar: enfermer’a y Žtica del cuidador [editorial]. Emergencias 1998; 10:358-9.

33- Larsen MP, Eisenberg MS, Cum-mins RO, Hallstrom AP. Predicting sur-vival from of hospital cardiac arrest: a graphic model. Ann Emerg Med 1993; 22:1652-8.

34- Serrano Moraza A, Pacheco Rodr’-guez A, PŽrez Belleboni A, Pe–a Alba A, Arranz Rementer’a C. Algunas reco-mendaciones para la aplicaci—n pr‡ctica de la resucitaci—n cardiopulmonar a do-micilio. [carta]. Emergencias 1997; 9:122-4.

35- Lucas Imbern—n FJ, Paya Berbegal JF, Pe–alver Pardines C, Gal‡n Traba A, PŽrez G—mez F. Paradas cardiorres-piratorias en un servicio de urgencias hospitalario. Emergencias 1996;8:310.

36- Rodr’guez LJ, Pacheco F, Corral E. Supervivencia inmediata en parada cardio-respiratoria extrahospitalaria. Emergencias 1993;5:184.

(7)

37- Garc’a Viada M, Freire Magari–os M, Garc’a Pondal J, çlvarez Garc’a A, L—pez de Ochoa Rodr’guez A, MenŽn-dez Fern‡nMenŽn-dez J. Formas de presenta-ci—n de situaciones de parada cardio-respiratoria en un centro coordinador de urgencias. Emergencias 1996;8: 254-5.

38- S‡nchez Vega P, Nu–ez M, G—nza-lez Ant—n JG, Carbajosa V, Garc’a J, Cervantes M. Reanimaci—n cardiopulmo-nar "in situ" a pacientes politraumatiza-dos en PCR. Emergencias 1996;8: 249.

39- Fern‡ndez Moreira C, Quintans Rodr’guez A, Mui–o M’guez A. Parada card’aca. Resultados en 102 pacientes con asistencia prehospitalaria y hospi-talaria. Emergencias 1996;8:159-60.

40- Airway, Breathing and Circulation are the prerequisites of life [editorial]. BMJ 1998;316:0.

41- Pascual-Ram’rez, J. Resucitaci—n cardiopulmonar prehospitalaria. Aten Primaria 1992;9:80-4.

42- Gonz‡lez L—pez E, Kloppe Villegas P, Mart’n-Rabadan Muro M, Mart’n Cuesta JA, Gonz‡lez-Anleo L—pez I, Calvo Garc’a E, et al. Resucitaci—n cardiopulmonar (RCP). À Es necesario su conocimiento en Atenci—n Primaria? Emergencias 1990;2:6-10.

43- Seminario Cuyas I, De la Pe–a Al-ba A. Cuidados de enfermer’a en la PCR prehospitalaria. Emergencias 1997;9:410.

44- Safar P. Reanimaci—n cardiopulmo-nar y cerebral. 1» ed. Madrid: Interame-ricana; 1982.

45- S‡nchez Alba MT, Luque Alba J, Bascu–ana PŽrez I, Rodr’guez Serrano MV. Ense–ar la resucitaci—n cardiopul-monar. Rev Rol Enferm 1993;171:30-4.

46- Corral Torres E, Alcalde Palacios V, Cicario Molinero J. Divulgaci—n escolar de la RCP. Emergencias 1989;1:22.

47- Sol’s Galera JA, Nieto PŽrez JM, PŽrez Hidalgo JI, Medrano Garc’a V, Castillo Blanco G. Educaci—n poblacio-nal (RCP): Resultados obtenidos en el plan INFOCA«90. Emergencias 1993; 5:213.

48- Carpintero Escudero FJ, Ochoa G—-mez FJ, Lisa Cat—n V, Marco Aguilar P, Saralegui Rota I. Parada cardiaca ex-trahospitalaria y maniobras de reanima-ci—n cardiopulmonar en un hospital ge-neral. Emergencias 1998; 10:16-8.

49- Nolan J, Gwinnult C. 1998 Euro-pean Guidelines on Resuscitation: simplifi-cations should make them easier to teach and implement. BMJ 1998; 316:1844-5.

50- Romero Ol—riz C, Alfaro Reina C. Recomendaciones para la reanimaci—n cardiopulmonar Àd—nde nos encontra-mos?. Emergencias 1999; 11:63-5.

51- Cantalapiedra JA, çlvarez JA, Gar-c’a Pondal J. Controversias en resuci-taci—n cardiopulmonar. Emergencias 1993;5:107-19.

52- Donnelly PD, Chamberlain P, Handley AJ, Assar D, Lester CA. Re-suscitation. BMJ 1997; 315:1308.

53- Sorribes del Castillo J, Sanz Ribera JA, Carri—n PŽrez C. Ventilaci—n v’a nasal para la resucitaci—n cardiopulmo-nar b‡sica en lactantes. Emergencias 1998;10:306-12.

54- Figueredo Gaspari E, Lacasa Mo-reno E, Canosa Ruiz L, Mart’n Gonz‡-lez M, Blanco Coronado JL. Actitud y aptitud del personal de enfermer’a en resucitaci—n cardiopulmonar. Enferm Cient’f 1997;184:4-8.

55- Vi–a Pena F. Nuevos mŽtodos en la RCP. Emergencias 1998;10:35-41.

56- Su‡rez Bustamante RM, Casado Fl—rez MI. Reanimaci—n cardiopulmo-nar extrahospitalaria en un reciŽn naci-do prematuro. Emergencias 1997; 9:111-3.

Nota de Redacción:

Figure

Figura 2. Actitud ante una parada cardio-respiratoria infantil.

Figura 2.

Actitud ante una parada cardio-respiratoria infantil. p.3
TABLA 1. Características del Soporte Vital Básico Infantil

TABLA 1.

Características del Soporte Vital Básico Infantil p.5

Referencias

Actualización...