DIP. VÍCTOR MANUEL SILVA TEJEDA PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA H. CONGRESO DEL ESTADO DE MICHOACÁN DE OCAMPO LXXII LEGISLATURA PRESENTE

Descargar (0)

Texto completo

(1)

DIP.VÍCTOR MANUEL SILVA TEJEDA PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA

H.CONGRESO DEL ESTADO DE MICHOACÁN DE OCAMPO LXXIILEGISLATURA

PRESENTE

Marco Trejo Pureco, Diputado integrante de la Septuagésima Segunda Legislatura del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, en ejercicio de la facultad que me confiere los artículos 36, fracción II, y 44, fracción I de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, así como los numerales 8, fracción II, 234 y 235 de la Ley Orgánica y de Procedimientos del Congreso del Estado de Michoacán de Ocampo, presento a esta Soberanía Iniciativa de Ley que Regula la Operación de Albergues Privados y Establecimientos Similares para Adultos Mayores del Estado de Michoacán de Ocampo, de conformidad con la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Con la finalidad de una mejor comprensión respecto del segmento de la sociedad a la cual tiende a proteger derechos la presente Iniciativa, es pertinente establecer que se considera como persona adulta mayor, según el artículo 3 fracción I de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, aquella que cuente con sesenta años o más de edad y que se encuentren domiciliadas o en tránsito en el territorio nacional.

A modo de antecedente, según cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística, Geografía, e Informática, (INEGI), el crecimiento de la población adulta mayor tiende a incrementarse cada año, y a futuro será proporcionalmente mayor el incremento de este segmento de la pirámide poblacional, por lo cual pasará a ser superior el porcentaje de adultos mayores que el fragmento de población joven, como sucede actualmente en países europeos. De esta forma se estima que para el año 2025, el país tendrá una cifra aproximada a los 12.5 millones de adultos mayores de sesenta y cinco años o más de edad y para el año 2050, uno de cada cuatro habitantes se encontrará dentro del rango de adultos mayores.

En esta etapa de la vida los adultos mayores presentan ciertas particularidades, como es el hecho que han dejado de trabajar y por tanto son pensionados o jubilados; o bien, se encuentran bajo el sustento y cuidado de sus descendientes; razones por las cuales el propio adulto mayor o sus familiares, optan en muchas ocasiones por ingresarse de mutuo propio, o por decisión familiar, a estancias de atención para adultos mayores. De igual forma es frecuente que por razón de la edad, requieren de cuidados especiales, no solamente de atención médica sino incluso psicológica y de convivencia social. Esta situación hace que las personas adultas mayores muchas veces sean consideradas como un estorbo para sus familias, lo cual implica un problema creciente en la sociedad actual; más aún cuando es frecuente que se encuentran en estado de abandono.

Para el cuidado y atención de los adultos mayores, funcionan establecimientos de carácter público y privado que de manera genérica puede considerárseles como asilos públicos o asilos privados. En ese entendido, puede considerarse como asilos públicos, aquellos que opera y administra el Estado para la atención y cuidado de los ancianos, mismos que conforme a la ley estén considerados dentro de sus programas. En estos establecimientos, los envejecientes disfrutan de múltiples beneficios de manera gratuita. Por otra parte, se pueden considerar como asilos privados, aquellos que no dependen totalmente de ayuda económica por parte del Estado, toda vez que funcionan con recursos y patrimonio propios o de carácter privado, los cuales en determinados casos pueden ser apoyados en parte con recursos públicos, por tratarse de Instituciones de Asistencia Privada.

Bajo ese contexto, conviene referir que se tiene conocimiento que en el Estado de Michoacán operan aproximadamente 35 establecimientos que funcionan como albergues o asilos para personas de la tercera edad, tanto de carácter público como privado, de los cuales más del

(2)

ochenta por ciento corresponde a establecimientos de carácter privado. Al respecto, no es óbice señalar que el dato anterior, no corresponde a una cifra oficial, toda vez que no se cuenta con registros oficiales confiables y precisos que permitan determinar con exactitud el número total de este tipo de establecimientos que funcionan dentro del territorio michoacano.

Derivado de las consideraciones antes señaladas, se estima necesario que el Estado de Michoacán, cuente con un ordenamiento que regule de mejor manera los establecimientos de carácter privado, tanto a los que actualmente prestan sus servicios como asilos o albergues para adultos mayores, como aquellos que a futuro se instalen, derivado del incremento de la población adulta mayor y por consecuencia de la demanda de este tipo de servicios.

Para esos efectos, la finalidad primordial de la presente Ley, es la de establecer los lineamientos que deben observar los establecimientos que prestan servicios como albergues privados para Adultos Mayores que operen dentro del territorio del Estado de Michoacán. En ese tenor, se contemplan las definiciones necesarias para su mejor comprensión y debida aplicación;

se determina la competencia y atribuciones de cada una de las autoridades responsables de su aplicación; los requisitos que deben de cumplirse para la instalación y operación de este tipo de establecimientos; la forma y términos en las que deberá prestarse el servicio por parte de los albergues y las obligaciones de sus titulares; siendo relevante destacar, el apartado en el cual se regulan los derechos y obligaciones, tanto del adulto mayor que en calidad de residente se encuentre en un albergue privado, como de sus familiares. Todo lo anterior, con la finalidad de otorgar certeza jurídica, tanto a los titulares de los establecimientos como a los usuarios de los mismos, respecto de la operación y prestación de los servicios que otorgan ese tipo estancias para adultos mayores; procurando también establecer en esta Ley, las disposiciones necesarias que permitan mantener y mejorar la calidad de vida de este segmento de la población que puede considerarse incluso como grupo vulnerable.

Por lo expuesto y fundado someto a consideración de este Honorable Congreso del Estado de Michoacán de Ocampo el siguiente proyecto de:

DECRETO

Único. Se aprueba la Ley que Regula la Operación de Albergues Privados y Establecimientos Similares para Adultos Mayores del Estado de Michoacán de Ocampo, para quedar como sigue:

Ley Que Regula La Operación De Albergues Privados Y Establecimientos Similares Para Adultos Mayores Del Estado De Michoacán De Ocampo

Capítulo I

De las Disposiciones Generales

Artículo 1. La presente Ley es de orden público e interés social y tiene por objeto establecer los lineamientos a los que deberá sujetárselo la operación de los establecimientos que prestan servicios como albergues privados para Adultos Mayores en el Estado de Michoacán de Ocampo.

Artículo 2. Para efectos de la presente Ley, se entiende por:

I. Adulto Mayor: Personas que cuenten con sesenta años o más de edad, en los términos de la legislación federal y local de la materia;

II. Albergue Privado: El asilo, estancia, casa hogar, o cualquier otro establecimiento similar con otra denominación que con recursos y patrimonio propios o de carácter privado, presta servicios de

(3)

estancia por día o alojamiento temporal o tiempo determinado, con alimentación, cuidado, asistencia médica, psicológica y otros afines, a adultos mayores en el Estado;

III. Autoridades Municipales: La Presidencia y dependencias de la Administración Pública de los municipios del Estado; corresponsables en la aplicación de la Ley;

IV. Ayuntamientos: Los Ayuntamientos del Estado de Michoacán de Ocampo;

V. DIF: El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia Michoacana;

VI. DIF Municipal: El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de cada municipio del Estado;

VII. Ejecutivo del Estado: Las Dependencias de la Administración Pública del Estado;

VIII. Estado: El Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo;

IX. Gobernador: El Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo;

X. Ley: La Ley que Regula la Operación de Albergues Privados y Establecimientos similares para Adultos Mayores del Estado de Michoacán;

XI. Ley de Salud: La Ley de Salud del Estado de Michoacán de Ocampo;

XII. Residente: El adulto mayor que recibe los servicios que presta el albergue privado, derivados del contrato celebrado entre dicho establecimiento y el adulto mayor o sus familiares.

XIII. Secretaría de Salud: La Secretaría de Salud del Gobierno del Estado;

XIV. Secretaría de Desarrollo Social: La Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Estado; y, XV. Titular del Albergue Privado: El propietario, administrador, representante legal o que cualquier otra denominación o figura jurídica, resulte ser el responsable de la administración o sujeto obligado de las contraprestaciones que otorga el Albergue Privado.

Artículo 3. Los albergues privados deberán prestar sus servicios sin distinción de genero, raza, etnia, credo, ideología o condición social y observar lo dispuesto por las leyes en materia de protección de los derechos, dignidad e integridad de los adultos mayores.

Capítulo II

De las Autoridades Responsables de la Aplicación de la Ley

Artículo 4. La aplicación de la presente Ley corresponde a:

I. El Gobernador;

II. Los Ayuntamientos del Estado;

III. La Secretaría de Salud;

IV. La Secretaría de Desarrollo Social;

V. DIF Estatal; y VI. DIF Municipal.

Artículo 5. Corresponde al Gobernador del Estado, el ejercicio de las atribuciones siguientes:

I. Vigilar en el ámbito de su competencia, el cumplimiento de la presente Ley;

II. Promover incentivos fiscales en beneficio de los albergues privados que presten sus servicios de manera gratuita o con pago preferente inferior, a los adultos mayores desprotegidos, en situación de abandono o desamparo, o de escasos recursos económicos.

III. Promover las acciones necesarias de coordinación entre los ayuntamientos y el Ejecutivo del Estado, para el cumplimiento de la presente Ley; y,

IV. Las demás que le establezcan otras disposiciones legales o reglamentarias aplicables.

Artículo 6. Corresponde a los Ayuntamientos, el ejercicio de las atribuciones siguientes:

I. Vigilar en el ámbito de su competencia, a través de las autoridades municipales, el cumplimiento de la presente Ley;

(4)

II. Expedir las Licencias o Permisos Municipales de funcionamiento a los establecimientos que operen como Albergues Privados, previo el cumplimiento de los requisitos que establece la presente Ley, la Ley de Salud, los ordenamientos municipales respectivos y demás disposiciones aplicables;

III. Vigilar que en los Albergues Privados se proporcione a los solicitantes de sus servicios, la información relativa a la cobertura y características de los servicios que prestan para los Adultos Mayores;

IV. Revocar las Licencias o Permisos de funcionamiento a que se refiere la fracción anterior, en los casos de incumplimiento a alguna de las disposiciones municipales aplicables; o las contempladas en la presente Ley; y,

V. Las demás que le establezcan otras disposiciones legales o reglamentarias aplicables.

Artículo 7. Corresponde a la Secretaría de Salud, el ejercicio de las atribuciones siguientes:

I. Expedir las Autorizaciones Sanitarias correspondientes a los establecimientos que operen como Albergues Privados, conforme a lo dispuesto por la Ley de Salud;

II. Vigilar el cumplimiento de la presente Ley; así como las disposiciones previstas en la Ley de Salud, en materia de vigilancia sanitaria y visitas de verificación que establece dicho ordenamiento;

III. Verificar que el Albergue Privado cuente con el personal profesional calificado necesario para la prestación del servicio, desde el momento que se solicite la Autorización Sanitaria y durante la operación del Albergue Privado, conforme a lo dispuesto por la Ley de Salud, y demás disposiciones aplicables;

IV. Verificar que los espacios físicos destinados al alojamiento, alimentación, aseo personal y demás relacionados con los servicios que presta el Albergue Privado, reúnan las condiciones de higiene necesarias para su debida operación;

V. Asesorar a los titulares de los Albergues Privados, con la finalidad de corregir las deficiencias que se detecten en las visitas de verificación que se realicen al establecimiento;

VI. Revocar las Autorizaciones Sanitarias otorgadas e imponer las demás sanciones previstas en la Ley de Salud, a los albergues privados que infrinjan las disposiciones establecidas en dicho ordenamiento y la presente Ley; y,

VII. Las demás que le establezcan otras disposiciones legales o reglamentarias aplicables.

Artículo 8. Corresponde a la Secretaría de Desarrollo Social, el ejercicio de las atribuciones siguientes:

I. Vigilar en el ámbito de su competencia, el cumplimiento de la presente Ley;

II. Promover las acciones necesarias para que los Adultos Mayores Residentes de los Albergues Privados, reciban servicios de atención y asistencia integral, así como aquellas que propicien una estancia digna y de sano esparcimiento, como son de manera enunciativa y no limitativa, la celebración de eventos culturales, deportivos, y de convivencia familiar; y,

III. Solicitar a la Secretaría de Salud y a la Autoridad Municipal, información respecto de los Albergues Privados autorizados, para efectos de conformar un Registro o Padrón Estatal de los mismos; y

IV. Las demás que le establezcan otras disposiciones legales o reglamentarias aplicables.

Artículo 9. Corresponde a los DIF Estatal y Municipal, el ejercicio de las atribuciones siguientes:

I. Vigilar en el ámbito de su respectiva competencia, el cumplimiento de la presente Ley;

II. En su caso, celebrar convenios de colaboración con albergues privados para apoyar la asistencia médica, psicológica y de cualquier otro tipo que contribuya a la atención y desarrollo integral de los Adultos Mayores Residentes durante su estancia en dichos establecimientos;

III. Atender quejas sobre presuntas violaciones a los derechos de los adultos mayores residentes, en caso de maltrato, lesiones, abuso físico, psíquico o sexual, abandono, descuido o negligencia, explotación y en general cualquier acto que resulte en perjuicio de los derechos de las Personas

(5)

Adultas Mayores Residentes; presentando y dando seguimiento a las denuncias correspondientes, ante las autoridades competentes; y,

IV. Las demás que le establezcan otras disposiciones legales o reglamentarias aplicables.

Capítulo III

De los Requisitos para la Apertura y Operación de los Albergues Privados

Artículo 10. Para su apertura y operación, el Albergue Privado deberá cumplir con los siguientes requisitos:

I. Contar con la Autorización Sanitaria correspondiente, en los términos de la Ley de Salud. Sin excepción, ninguna persona física o moral podrá operar un Albergue Privado, sin contar u obtener dicha Autorización;

II. Para los efectos de lo dispuesto en la fracción anterior, deberán acreditar que disponen del personal profesional calificado para la atención de los Residentes de acuerdo a sus condiciones personales, al nivel de cuidado y a los servicios que se le prestarán; y con áreas físicas separadas para cada nivel de atención, según los tipos de servicios que otorgue;

III. Obtener la Licencia Municipal de Funcionamiento correspondiente, previo cumplimiento de las normas de protección civil, desarrollo urbano y demás aplicables. En todo caso, los Ayuntamientos o la autoridad municipal, para otorgar la Licencia Municipal de referencia, deberán prever como requisito que el solicitante, cuente de manera previa con la Autorización Sanitaria señalada en la Fracción I del presente Artículo; y,

IV. Los demás que señalen las disposiciones legales o reglamentarias correspondientes.

Capítulo IV

De la Prestación del Servicio

Artículo 11. Para la prestación de los servicios correspondientes, deberá celebrarse un Contrato entre el Titular del Albergue Privado y el Adulto Mayor, quien en su caso, podrá ser representado legalmente en este acto, por su cónyuge u otros familiares; y en ausencia de éstos, por terceras personas que se constituyan como responsables de las obligaciones contenidas en el contrato de referencia.

En ningún caso podrá suscribirse el Contrato de Prestación de Servicios referido en el párrafo anterior, en el supuesto de que exista oposición expresa por parte del Adulto Mayor.

Artículo 12. El Contrato de Prestación de Servicios a que se refiere el artículo anterior, deberá contemplar por lo menos lo siguiente:

I. Las condiciones personales físicas o de salud en que se encuentra el Adulto Mayor, definiéndose claramente si es independiente, semidependiente, dependiente absoluto o si se encuentra en una situación de riesgo o desamparo;

II. Derivado de lo anterior, las medidas especiales de cuidado y atención que requiera el Adulto Mayor y que asume el Albergue Privado como obligación de proporcionárselas;

III. El costo económico que implica cada uno de los servicios, o bien el costo total de los servicios que de manera integral otorgue el Albergue Privado al Residente; la fecha de los pagos a realizarse, así como la persona que se obliga a cubrir los costos de los servicios otorgados; o en su caso, la gratuidad de los mismos;

IV. El régimen de visitas de familiares al Adulto Mayor Residente, que en todo caso, será por lo menos una vez al mes; y

V. Los demás derechos y obligaciones del Albergue Privado, de los Adultos Mayores Residentes durante su estancia en el mismo, así como los de sus familiares y visitantes.

(6)

Artículo 13. De manera previa a la suscripción del contrato que refiere los artículos anteriores, el Albergue Privado deberá practicar una valoración médica al Adulto Mayor, con la finalidad de determinar el estado de salud en que se encuentra y consecuentemente los servicios de atención médica, psicológica o de otro tipo que se le otorgarán.

Artículo 14. Al ingreso del Adulto Mayor Residente, el Albergue Privado deberá realizar un inventario de sus pertenencias, mismo que tendrá que mantenerse actualizado durante su estancia y que obrará en su expediente individual.

Artículo 15. Los albergues Privados deberán integrar y mantener actualizado un expediente personal por cada Residente, en el cual se harán constar por lo menos los datos siguientes:

I. Las condiciones personales físicas o de salud en que se encuentra el Adulto Mayor, y en correspondencia, los servicios que recibe por parte del Albergue Privado, particularmente a los servicios de atención relacionados a la salud, supervisión y protección que se le otorguen;

II. El nombre, dirección y teléfono de los médicos que en su caso le otorguen asistencia o tratamiento al Residente, así como los mismos datos relativos a la o las personas a las que se les dará aviso en el caso de urgencia, o cualquier otra situación que se presente y no sea materialmente atendible por parte del Albergue Privado;

En todo caso, los expedientes a que se refiere el presente artículo, podrán ser materia de consulta por parte de los propios residentes, sus familiares, sus médicos, y las autoridades competentes que los soliciten.

Artículo 16. Bajo ninguna circunstancia, podrá admitirse a un Adulto Mayor en calidad de Residente de un Albergue Privado, cuando padezca algún tipo de enfermedad gravemente contagiosa que implique poner en riesgo la salud de los demás residentes del Albergue; requiera de servicio de enfermería de 24 horas, enfermería especializada o cuidado hospitalario intermedio;

o, en el caso que derivado de sus condiciones de salud, requiera de hospitalización y cuidados médicos mayores.

Artículo 17. En todo caso, estando el Adulto Mayor en calidad de Residente en un Albergue Privado, tampoco podrá retenérsele en el mismo, cuando durante su estancia se ubique en alguno de los supuestos establecidos en el párrafo anterior.

Por tanto, las condiciones de salud tanto del aspirante a Residente, como del Residente, deberán ser valorados y dictaminadas por profesionales de la materia, los cuales determinarán si el Adulto Mayor, según el supuesto en que se encuentre, puede ser admitido en el Albergue Privado;

o bien, estando en calidad de Residente, no deba retenérsele o permanecer en el mismo, o requiera de traslado a un centro de atención especializada.

Artículo 18. En el supuesto de que el aspirante a Residente padezca algún tipo de enfermedad terminal diagnosticada por profesional especializado, el Albergue Privado solo podrá prestarle los servicios correspondientes si cuenta con el personal especializado y demás elementos necesarios para su debida atención; y en el supuesto de que se trate de Residentes, de no contar con los elementos antes señalados, deberá transferirlo a un lugar especializado para su atención.

Capitulo V

De las Obligaciones de los Titulares de los Albergues Privados

Artículo 19. Son obligaciones de los titulares de los Albergues Privados:

I. Supervisar que el personal del Albergue Privado a su cargo, otorgue los servicios correspondientes a todos los Residentes con respeto, profesionalismo, prontitud, esmero, cuidado, calidez y alto sentido humano, sin distingo alguno;

(7)

II. Vigilar que el personal del Albergue Privado a su cargo, guarde la reserva y discreción necesaria respecto a los asuntos, condiciones personales y estado físico y mental de los Residentes;

III. Contar con una base de datos que permitan la identificación y localización del personal que contrate en el Albergue Privado, la cual deberá guardar en sus archivos con la reserva debida, y en caso de ser necesario, poner de inmediato dicha información a disposición de la autoridad competente que se los requiera;

IV. Informará al Residente, sobre los servicios asistenciales que se encuentran a su alcance, para que pueda hacer uso de ellos cuando los requiera;

V. Hacer del conocimiento de los Residentes y familiares, las actividades, horarios, reglas, ubicación de los espacios físicos, visitas y todo lo que sea necesario para que el Adulto Mayor tenga una estancia adecuada en el mismo;

VI. Informar al Residente sobre y a sus familiares, sobre atención médica y terapéutica que se le proporcionará, así como sobre el suministro de medicamentos que en su caso recibirá, durante todo el tiempo que dure su estancia en el Albergue Privado;

VII. Mantener informados al Residente y sus familiares sobre las diversas actividades de estudio, trabajo, recreación y esparcimiento que se desarrollan en el Albergue Privado; y motivar al Residente a participar voluntariamente en ellas; salvo que por prescripción médica, no sea viable su participación en dichas actividades; y,

VIII. Las demás que le establezcan otros ordenamientos legales y reglamentarios de la materia.

Artículo 20. Además de las obligaciones contenidas en el artículo anterior, los titulares de los Albergues privados tienen la obligación de elaborar y hacer cumplir un Reglamento que regule la operación y funcionamiento interno del establecimiento, en el cual se deberá contemplar por lo menos los siguientes lineamientos:

I. La forma, procedimientos, horarios, personal, métodos, y demás disposiciones relativas a los servicios que otorga el Albergue Privado a los Residentes;

II. Los días y horarios de visita de los familiares y amigos de los residentes del Albergue Privado; y, III. Las demás disposiciones que estime necesarias para la sana convivencia de todas las personas que intervienen en la prestación y recepción de los servicios que otorga el Albergue Privado; con apego a las normas en materia de protección a los Adultos Mayores y demás disposiciones aplicables.

Artículo 21. El Titular del Albergue Privado deberá hacer del conocimiento de todas las personas que participan en la prestación y recepción de los servicios de dicho establecimiento, el reglamento interno que refiere el artículo anterior, así como las modificaciones que en su caso se realicen al mismo; entregándole una copia de dicho reglamento a cada uno de los interesados.

Capítulo VI

De los Derechos y Obligaciones de los Residentes y sus Familiares Artículo 22. Son derechos del Residente:

I. Recibir un trato digno y respetuoso durante su estancia en el Albergue Privado;

II. La prestación de manera eficiente de todos y cada uno de los servicios pactados en el Contrato de Prestación de Servicios celebrado con el Albergue Privado;

III. Ser visitado por sus familiares y amigos, en los términos del reglamento Interior del Albergue Privado respectivo;

IV. Se le proporcione una copia del Reglamento Interno del Albergue Privado, firmada autógrafamente por el administrador del mismo; y

V. Los demás que le establezca la presente Ley y otros ordenamientos legales y reglamentarios aplicables.

Artículo 23. Son derechos de los Familiares del Residente:

(8)

I. Visitar al Residente familiar, en los términos y condiciones establecidas por el Reglamento Interno del Albergue Privado;

II. Recibir por parte del Albergue Privado, toda la información relacionada al estado físico, emocional, y psicosocial del Residente familiar, así como sobre los servicios contratados y las necesidades que llegara a tener;

III. Convivir con el Residente familiar fuera de las instalaciones del Albergue Privado;

IV. Participar en las actividades de convivencia familiar que organice el Albergue Privado; y, V. Los demás que le establezca la presente Ley y otros ordenamientos legales y reglamentarios aplicables.

Artículo 24. Son Obligaciones de los Familiares del Residente:

I. Proveer al Residente de ropa, calzado, medicamentos y artículos de uso personal que requiera durante su estancia en el Albergue Privado;

II. Pagar puntualmente, según lo convenido en el Contrato de Prestación de Servicios celebrado con el Albergue Privado, la cuota o remuneración económica que corresponda en contraprestación a los servicios recibidos por el Residente;

III. Llevar al Residente al médico u hospital cuantas veces sea necesario, a fin de preservar su salud física y psicosocial; y el hecho de que el cuidado y la atención que requiere el Adulto Mayor, la otorgue el Albergue Privado, de ninguna manera coarta los derechos y exime las obligaciones que les corresponde a los familiares conforme a la legislación vigente;

IV. Observar las disposiciones contenidas en el Reglamento Interno del Albergue Privado; y

V. Las demás que le establezca la presente Ley y otros ordenamientos legales y reglamentarios aplicables.

Artículo 25. En el supuesto de que los familiares del Residente, sean omisos en cumplir con las obligaciones y atenciones que requiere el adulto mayor, dejándolo en estado de abandono y omisión de atención, por más de noventa días, es obligación del Titular del Albergue Privado, denunciar los hechos ante el Ministerio Público.

Capítulo VII

De las Sanciones y Recursos

Artículo 26. Las violaciones a las disposiciones contenidas en la presente Ley, serán sancionados por la autoridad estatal y municipal competente que se refieren en el presente ordenamiento; según el supuesto de infracción de que se trate y conforme a las normas aplicables en su respectivo ámbito de competencia; sin perjuicio de las responsabilidades penales, civiles, administrativas o de cualquier índole que se deriven o constituyan por incurrir en dichas faltas.

Artículo 27. En contra de las sanciones que impongan la autoridad estatal o municipal por infracciones a las disposiciones contenidas en la presente Ley; los sancionados podrán interponer el Recurso de Revisión en los términos establecidos por el Código de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán de Ocampo.

TRANSITORIOS

Primero. La presente Ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial del Gobierno Constitucional del Estado de Michoacán de Ocampo.

Segundo. Los Albergues Privados que a la fecha de entrada en vigor de la presente Ley se encuentren tramitando su apertura y funcionamiento, contarán con un plazo de noventa días hábiles contados a partir del siguiente al de la publicación de la presente Ley, para ajustarse a lo dispuesto por el presente ordenamiento.

(9)

Tercero. En un plazo de ciento ochenta días naturales contados a partir de la fecha de entrada en vigor de la presente Ley, los albergues privados que se encuentren en funcionamiento, deberán obtener la autorización sanitaria correspondiente y ajustarse a las disposiciones establecidas en el presente ordenamiento.

PALACIO DEL PODER LEGISLATIVO, a Lunes 15 de octubre de 2012.

Atentamente Dip. Marco Trejo Pureco

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :