El nombre de las cosas que olvidé

64 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)PROGRAMA DE LINGÜÍSTICA Y LITERATURA EVALUACIÓN DE TRABAJO DE GRADO ESTUDIANTE:. LAURENT MICHELL ARZUZA TORRES. TÍTULO:. “EL NOMBRE DE LAS COSAS QUE OLVIDÉ”. CALIFICACIÓN. APROBADO. RAYMUNDO GÓMEZ CASSERES Asesor. RÓMULO BUSTOS Jurado. Cartagena, Diciembre 11 de 2019.

(2) EL NOMBRE DE LAS COSAS QUE OLVIDÉ. LAURENT MICHELL ARZUZA TORRES. FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS PROGRAMA DE LINGÜÍSTICA Y LITERATURA UNIVERSIDAD DE CARTAGENA. CARTAGENA DE INDIAS D. T Y C. 2019.

(3) EL NOMBRE DE LAS COSAS QUE OLVIDÉ. LAURENT MICHELL ARZUZA TORRES. Trabajo en Creación Literaria para obtener el título de Profesional en Lingüística y Literatura de la Universidad de Cartagena. Asesor: Raymundo GómezCasseres V.. Facultad de Ciencias Humanas Programa de Lingüística y Literatura Universidad de Cartagena. Cartagena de Indias D. T y C. 2019.

(4)

(5) Agradecimientos A mi mamá y a mi familia por su fe ciega A Valentina por su insistencia casi molesta en la permanencia de mi escritura..

(6) Tabla de contenido Prólogo ................................................................................................................................. 10 Epílogo ........................................................................................................................................... 18. Referencias bibliográficas. ................................................................................................... 20 El nombre de las cosas que olvidé ........................................................................................ 22 I Los nombres ....................................................................................................................... 23 Tres poemas sin nombre ............................................................................................................... 24 Susurro .......................................................................................................................................... 26 Navegante ..................................................................................................................................... 27 Adán en el paraíso ......................................................................................................................... 29 Rutina ............................................................................................................................................ 30 La búsqueda .................................................................................................................................. 31 Julia................................................................................................................................................ 33 La ausente ..................................................................................................................................... 34 La curva del olvido......................................................................................................................... 35 El poeta.......................................................................................................................................... 36 Caracol........................................................................................................................................... 37 La mujer de Lot.............................................................................................................................. 38 Mi nombre..................................................................................................................................... 39. II El Silencio ......................................................................................................................... 40 Poemas del silencio ....................................................................................................................... 41 Arúspice ......................................................................................................................................... 44 Otoño ............................................................................................................................................ 45 Rosarios ......................................................................................................................................... 46 A la deriva...................................................................................................................................... 47 Camino .......................................................................................................................................... 48 El deber de dos gatos .................................................................................................................... 49 Silencio .......................................................................................................................................... 50. III Geografías ........................................................................................................................ 51 Sur ................................................................................................................................................. 52 Ciudad pecera................................................................................................................................ 52 Sin título ........................................................................................................................................ 54.

(7) Ruinas ............................................................................................................................................ 55 Migajas .......................................................................................................................................... 56 Interrupción................................................................................................................................... 57 Pasos.............................................................................................................................................. 58 Transeúntes ................................................................................................................................... 59 Caminante ..................................................................................................................................... 60 Aire fresco ..................................................................................................................................... 61 De geografías................................................................................................................................. 63.

(8) 8. Resumen. Esta propuesta pretende explicar cómo se materializa la creación literaria desde diferentes ángulos. Primero en la convención de que no se crea desde una sola línea, es decir, la creación no depende solamente de la inspiración divina ni del pensamiento separados, sino que ambos conviven hermanados a la hora de la creación, y en segundo lugar, intenta dar cuenta de las indagaciones terminológicas y sensibles que ayudaron a la construcción de este proyecto, como por ejemplo el tópico de la búsqueda del nombre de todas las cosas, el cual sólo se pueden encontrar por medio de la poesía o el silencio, con los cuales el poeta intenta habitara las palabras, y como sin quererlo se convierte en un agresor pasivo de estas. Palabras clave: nombre, creación, pensamiento, inspiración..

(9) 9. ¿Pero por medio de qué nombres pudo aprender y encontrar las cosas […] si es imposible aprender o encontrar las cosas sino después de haber aprendido o encontrado por sí mismo la significación de los nombres?” (Platón, 360 A.C pág. 59.).

(10) 10. Prólogo. I.. Rozando el acto reflexivo y la inconciencia: algunas apreciaciones sobre la creación y la poesía.. “La poesía es el vocablo virgen de todo prejuicio; el verbo creado y creador, la palabra recién nacida. […] Y su rol es convertir las probabilidades en certeza. Su valor está marcado por la distancia que va de lo que vemos a lo que imaginamos. Para ella no hay pasado ni futuro.” (Huidobro, 1921). La creación literaria no es un ejercicio entregado plenamente a la inconsciencia. No es magia o éxtasis, no es un estado elevado en el que el ser se desvanece y “crea” una obra que no sabe explicar. No es una ciencia exacta y mucho menos es una operación matemática con fórmulas y pasos concretos que llevan a un resultado exitoso. No vamos a mentir, o al menos no tanto: la creación literaria –o de cualquier obra de arte– no deviene plenamente de la conciencia, de la inspiración o del impulso de la musa que mueve la mano al ritmo de los designios divinos. “Estamos ya más allá de poder venerar y adorar obras de arte como si fueran algo divino; la impresión que nos producen es de tipo reflexivo” (Hegel, 1989) Del mismo modo que la reflexión se hace presente en el arte a la hora de la observación y del gozo, también se manifiesta en la creación literaria. Casi todo lo creado por un autor.

(11) 11. contiene -en sí mismo- la certeza casi absoluta de lo que se quiere conseguir sin admitirlo. Primar la validez tanto de la inspiración como del uso de la reflexión y el pensamiento por separado sería despojar al autor de lo esencial, reducirlo a la nada lógica o a una elevación de la que no es consciente ni mucho menos dueño. Por tanto, la acción reflexiva y la pulsión que se acaba sublimando en la creación van de la mano a la hora de escribir, ya sea literatura en prosa o verso. No hay barreras en el tiempo ni momentos en que empieza una y termina otra; ambas, hermanadas, le dan contingencia al espacio en que se crea un texto artístico. La poesía, por ejemplo “es tanto conocimiento sensible como racional” (Tabares, 2012) con esta cita no intento definir ni apoyar una definición, en cuanto a eso, me uno a los que no se atreven a ello, como dice Tabares parafraseando a Whitman:. Walt Whitman […] dice que no quiere atreverse ni en su obra ni en ningún otro lugar, ni para sus fines ni para otros, a definir la poesía. Y a quienes pregunten qué es, no les podría responder. Pues para la religión, el amor, la naturaleza, tanto como para la poesía no hay ninguna definición de las que se han dado que encierre suficientemente su nombre. (Tabares, 2012). Pero en la poesía no existen fronteras geográficas, ni la violencia de los hombres con el puño cerrado, en ella cabe el mundo de lo sensible, el mundo de la razón, de la idea, del pensamiento. En ella se dieron los primeros rasgos del pensamiento filosófico en forma de reflexión y es por esto que separar a la creación poética del plano de la reflexión y el conocimiento, sería contradecir siglos de escritos que de alguna forma dejan constancia de.

(12) 12. ello. La poesía es aquello que circunda lo que sentimos y la vida real. Ella es el nexo entre el lenguaje y el mundo material de los objetos, que, si bien ya han sido nombrados de antemano, son renombrados por ella con la cercanía que tienen las cosas familiares a los sentidos. A estas alturas del siglo XXI y después de todas las variantes de la “modernidad” tenemos claro que la poesía no es pura inspiración o artificio. El poeta no es conocedor de los hechos ni de las verdades absolutas del pasado o del futuro, lo sagrado ha sido desprendido del ser poético, la inspiración desmitificada, rebajada y comparada con otros términos que, a partir de la modernidad, se volvieron sinónimos de esta, y en los cuales se la ha relegado a pura superstición, intentando invalidar su valor en la creación literaria, porque no pertenecía al mundo de la reflexión ni del conocimiento sino al de lo imaginario y el mito. Es por esto que el poeta que es un ser elevado, divinizado, controlado por la inspiración dada a voluntad por las deidades, el poeta Altazor, ya no existe. El poeta ya no lo sabe todo, dice la poeta Wisława Szymborska (1996) en su discurso del premio nobel de literatura: ““no sé” dos palabras pequeñas, pero con potentes alas. Que nos ensanchan los horizontes hacia territorios que se sitúan dentro de nosotros mismos y hacia extensiones en las que cuelga nuestra menguada tierra […] el poeta, si es un poeta de verdad, tiene que repetir sin descanso “no sé”” Es necesaria la duda. De la duda viene la reflexión y para crear hay que reflexionar antes. El germen de la duda pasa por la conciencia del poeta y se gesta hasta que la idea del poema aparece como una palabra, quizá una frase, una imagen. Entonces se piensa, se saborea y se busca. Dice Paz (1956) : “la creación consiste en sacar a la luz ciertas palabras inseparables.

(13) 13. de nuestro ser” (pag 45) la poesía del poema está, cómo dice Paz (1956), “hecha de palabras necesarias”. Palabras que no se pueden sustituir por otras porque su remplazo alteraría todo el significado del poema, sin embargo, para llegar a ellas antes hay que iniciar la búsqueda de esa palabra irremplazable y dadora de sentido, estas no se buscan en diccionarios o en vocablos inteligibles de otras lenguas, estas palabras ya están ahí, sólo que las hemos olvidado en el fondo y hay que hacerlas emerger dando vueltas alrededor del pensamiento, del germen que aparece. Entonces se busca el poema en la palabra olvidada, en la palabra escondida en el fondo, se busca la poesía en el poema, el poema en el lenguaje. Este (el lenguaje) está en el mundo real en forma de cosas y en el mundo del pensamiento en su forma plena y multidireccional, en la que una palabra que emerge de las profundidades, de uno mismo, contiene significaciones múltiples y sólo una es la que elige el poeta. Y al poeta sólo le hace falta buscar y encontrar la palabra, el nombre que nombra las cosas olvidadas.. II.. El Nombre “Socrates- nombrar es una parte de lo que llamamos hablar. Los que nombran, hablan (…) Luego nombrar es una acción, puesto que hablar es una acción, que se refiere a las cosas” (…).

(14) 14. “Sócrates. — Pero desde que alguno da un nombre a una cosa, ¿es verdaderamente el nombre de esta cosa?” (Platón. 360 AC. Pg 4). Algunas veces creo que nacemos sabiendo el nombre de los dioses y de las cosas, pero las olvidamos al crecer. Mientras aprendemos a usar la lengua materna olvidamos sólo para dar espacio a lo importante: el lenguaje con el que aprenderemos a designar el “mundo real”. “Lo primero que hace un hombre ante una realidad desconocida, es nombrarla, bautizarla” (Paz 1956) Nombramos lo que no conocemos del nuevo mundo y a medida que lo conocemos damos nombres: mamá, papá, casa, perro, sin saber que en esos primeros balbuceos empieza la búsqueda casi eterna de los nombres de todas las cosas. Sólo nombraremos las cosas a las que los sentidos y el sueño puedan llegar, los que el cuerpo y la mente pueden alcanzar. Este primer acercamiento que tenemos con el nombre se rige por el uso de las cosas, reproduce Platón lo dicho por Cratilo, en Cratilo o la exactitud de los nombres: quien usa la cosa es quien puede otorgar un nombre. Por lo tanto, los primeros nombres que aprendemos son los ya otorgados por alguien más desde el principio. A partir del primer nombre aprendido, empezamos a asociar, cognitivamente el nombre con la cosa nombrada, puesto que ahora la cosa se parece al nombre y el nombre suena a la cosa. En caso de que dicha cosa sea llamada por un nombre distinto nos resultará extraña y de inmediato pensaremos que no le corresponde porque no se le parece..

(15) 15. Pero ¿quién da el primer nombre a las cosas? en el texto, Socrates llama: “legislador”, al que da los nombres a las cosas conforme a su naturaleza, sin embargo, casi llegando al final del dialogo Crátilo dice que “un poder superior al hombre ha dado los primeros nombres a las cosas” y este poder superior puede ser el lenguaje o los dioses. Si usáramos el cristianismo para responder esta pregunta, la respuesta sería más sencilla, allí también existe un legislador, el primer habitante después de la luz, el primer hombre: Adán. Él es el dador de nombres, a él se le dio el poder de nombrar todas las cosas, es entonces el primer usuario del lenguaje, el primer nombrador. Dice Walter Benjamin (1972) “el hombre es el nombrador, en él se reconoce el lenguaje puro”. Él, por tanto, es el primer usuario de los nombres y de las cosas, dando un nombre no demasiado alejado del uso y de su naturaleza real, sin abstracciones. No busca más allá del uso conveniente ni de la naturaleza de las cosas. El lenguaje se crea a sí mismo, las cosas se crean en el lenguaje y viceversa. Entonces se podría decir que el segundo acercamiento se tiene a través del lenguaje, que en él se contienen las cosas, porque estas existen gracias a las representaciones mentales que el lenguaje nos ayuda a hacernos de ellas. El tercer acercamiento al nombre de las cosas se da después de pasar la etapa de la comprensión y asignación de los nombres. Ese acercamiento se tiene mediante la poesía, en este el poeta es artífice y protagonista, y se convierte en el segundo nombrador. El que busca los nombres más allá de los nombres, porque en los que conoce en los que ya ha aprendido y con los que ha nombrado cada parte, cosa y sentimiento del mundo que habita, sólo existe una sensación de desarraigo, un no pertenecer de las cosas con las cosas. “En todas las cosas hay una palabra interna, una palabra latente y que está debajo de la palabra que las designa”.

(16) 16. (Huidobro, 1921) , y es el poeta quien busca las palabras del poema, busca las palabras perdidas, los nombres olvidados en el fondo de nosotros y en el fondo de las cosas. Para olvidar sólo hay que dejar de usar lo aprendido. Pero el olvido no existe en su totalidad. Quien olvida no lo hace para siempre, sólo envía lo que ya sabe a un baúl en la memoria, donde se guarda todo lo que sabemos y no usamos. Hacer emerger las palabras olvidadas depende de un gran esfuerzo en el cual empezamos a sudarlas. Esa una de las funciones de la poesía: hallar el nombre de las cosas. La palabra es pues un artilugio de la poesía y nombrar, su finalidad. El poeta, por su parte, nombra las cosas alejándolas del nombre que se usa en la cotidianidad, mostrando así una realidad que emerge de sí mismo. No quiero decir con esto que el poeta es capaz de crear una realidad alterna, sino que intenta mostrar la realidad percibida por sus sentidos. Para esto, el poeta se sirve del nombre (las palabras): lo “arranca de sus conexiones y menesteres habituales: separando del mundo informe del habla, los vocablos se vuelven únicos, cómo si acabaran de nacer” (Paz 1956). La finalidad del poema es comunicar la existencia de la búsqueda. Él cree que las cosas y las palabras con que son nombrados no se pertenecen. El ejercicio creativo en la poesía trata de eso: buscar el nombre adecuado para comunicar lo que el silencio sólo puede decir..

(17) 17. III.. El poeta y el silencio “Una invasión de palabras trata de acorralar al silencio, pero, como siempre, fracasa. Intenta luego arrinconar a las cosas que habitan el silencio, pero tampoco lo consigue. Y va por fin a cercar a las palabras que conviven con el silencio, pero entonces se produce lo imprevisto: el silencio se convierte en palabra para proteger mejor a las palabras que conviven con él.” (Juarroz, 1982). Mientras busca el nombre de todas las cosas el poeta pasa por alto algunas obviedades: primero que el lenguaje “se habla a sí mismo”, y las cosas y este están en servicio constante entre sí, que la búsqueda que inicia puede ser casi eterna; y segundo, que los sonidos fonéticos que forman las palabras que busca para nombrar agreden al silencio, es por eso que el poeta que dice amar al silencio tampoco existe..

(18) 18. Él transgrede el silencio y al mismo tiempo lo habita. Mientras busca el nombre lo rompe. Y, aunque las palabras que el poeta emplea para su búsqueda no sean del todo dichas, que sólo sean un susurro mudo, un silencio que vive en una hoja, que sólo se rompe cuando es leído en voz alta, este inevitablemente termina con él. Por esto el silencio del poeta es un problema de termino, él lo profesa y al mismo tiempo se contradice, simplemente no sabe cómo respetarlo. Se convierte en el principal agresor del silencio, porque normalmente sus palabras son dichas por otros, y cuando son pronunciadas por él mismo, la confusión es lo único que lo habita. No hay silencio real en el poeta y sólo la poesía escrita puede ser silencio. El silencio de este proyecto sólo intenta ejemplificar el silencio en el que vive, sin remedio alguno, el poeta. Un silencio que quiere practicar, pero al mismo tiempo no sabe respetar. Él ha aprendido a no recibir las respuestas que necesita, siempre busca con esmero que el silencio le responda, que le dé una señal de que hay algo más allá de la súplica. Que alguien o algo le susurre el verdadero nombre de su poema.. Epílogo La mayoría de las veces, el final de toda reflexión es la producción. El producto es el suspiro final del que usa la cabeza. El inicio de la reflexión que hoy desemboca en este proyecto fue hace muchos años. En aquellos tiempos no habitaba mi ciudad natal y como todo exiliado físico, buscaba que la sensación de desarraigo desapareciera de alguna forma. Pasé algún tiempo pensando que eso desaparecería después de sentir el significado de la.

(19) 19. palabra Casa en toda su totalidad, no sólo en lo material sino también en lo subjetivo. Solía en ese entonces, con inocente desolación y sin entender tanto el por qué –todavía no lo hago del todo-, observar a las golondrinas. Lo hice desde mis primeros tres meses en Madrid, porque en un documental que pasaban por la televisión había escuchado que recorrían un largo camino desde África o América hasta Europa y otros lugares, solamente para poder poner sus nidos en el lugar donde nacieron. Después de eso empecé a buscarlas en todos lados, pues no había nada tan placentero como observarlas revolotear en el cielo en grandes bandadas negras o cerca de sus nidos. Al pasar los años el desarraigo nunca desapareció porque no estaba en las cosas y los lugares sino en las palabras. Hay una suerte de suave aceptación en las palabras con las que nombramos las cosas y de negación en las que nos nombran. Nos gusta nombrar pero no nos gusta ser nombrados por alguien más. A pesar de esto casi siempre, aceptamos como propio el nombre que nuestros padres nos dan al nacer. Reproducimos cada fonema como ellos lo dijeron y en caso de que seamos llamados con otro o que alguien se equivoque en su pronunciación nos resulta raro y lo corregimos de inmediato, o en el peor de los casos no respondemos al llamado Los afortunados son los que aceptan los nombres de las cosas. Para mí, no existe convicción alguna en que las cosas que se unen con las palabras son correctas; nunca la ha habido. Tampoco en mi nombre..

(20) 20. Referencias bibliográficas.. Benjamin, W. (1972). Sobre el lenguaje general y sobre el lenguaje de los humanos Recuperado de: https://direccionmultiple.files.wordpress.com/2012/03/sobre-ellenguaje-en-general-y-sobre-el-lenguaje-de-los-humanos.pdf Calise, S (2011) El problema del lenguaje de la filosia de Walter Benjamin, A parte Rei, Recuperado de : http://serbal.pntic.mec.es/AParteRei/calise73.pdf?fbclid=IwAR0F75YD14g8MxROgn HFLvR9t8VtzMDFhMS8PMujEL3bqim-0cZK1q8VoNk Hegel, G. W. F. (1989). Lecciones de estética, recuperado de https://www.ddooss.org/libros/HEGEL.pdf Huidobro (1921) la poesía, fragmento de una conferencia dada en el ateneo de Madrid Recuperado de https://www.vicentehuidobro.uchile.cl/manifiesto2.htm Juarroz, R. (1982). Poesía Vertical, 1–201 recuperado de http://elciruja.unlugar.com. Paz, O. (1956). El arco y la lira, 1986. México DF. Fondo de cultura economica. Platón. ( 360 A.C). Cratilo o de la exactitud de los nombres recuperado de www.philosophia.cl/.

(21) 21. Szymborska, W.M. (1996) El poeta y el mundo (pp. 2006–2008) recuperado de: https://proyectandoleyendo.files.wordpress.com/2011/01/el-poeta-y-el-mundo-wislawaszymborska.pdf?fbclid=IwAR2DlATOJiwGfwQm3VuG9KYFk6MZqAPMtMDqctTHvAr5IsDDybW0jofYz4. Tabares, O. J. Á. (2012). La Poesía, el poeta y el poema. (una aproximación a la poética como conocimiento), 21(46), 223–242 Recuperdo de http://www.scielo.org.co/pdf/esupb/v21n46/v21n46a09.pdf..

(22) 22. El nombre de las cosas que olvidé.

(23) 23. I Los nombres.

(24) 24. Tres poemas sin nombre I ¿Cuantas veces han destruido los dioses el mundo desde que todos los Adanes le dieron nombre al olvido?. III Intento nombrar mi último aliento pero desde aquí no conozco el lenguaje. No se salva del olvido quien no sabe ordenar vocales..

(25) 25. III Inscrita en este tiempo verde pesa más que los insultos es casi uno de ellos. Y tú eres el único ser que no debería que no tiene derecho a olvidar todos los colores..

(26) 26. Susurro En la mitad del camino hay un hombre de rodillas y en alguna parte alguien susurra: “dime ahora ¿cuál es el nombre de tu dios?” Y oscurece..

(27) 27. Navegante Si vuelves si navegas en pos de tu regreso tráeme pájaros con alas blancas hierba cortada orquídeas salvajes un libro usado en otro idioma con olor a manos sucias y tinta seca. Tráeme algo que colgar en la pared: un plato de porcelana una copa de vino vacía una botella con agua de mar o tráeme sal pero tráeme algo para recordar que estuviste aquí porque lo olvido.

(28) 28. y me quedo a solas con esta que se llama como yo pero que ya no sabe nombrarse..

(29) 29. Adán en el paraíso El día que llegué al paraíso en una lengua inentendible Adán le asignaba nombres a cada objeto y animal a su alrededor pues le había sido dado todo lo que poblaba la tierra. De una forma arbitraria nombró: flor, pájaros, árbol, roca, rio, serpiente nadie se quejó nada se pertenecía..

(30) 30. Rutina Después de ejercitar el olvido despierto de noche. Agitada busco en la oscuridad una voz que me diga el nombre que olvidé, con miedo repito una y otra vez los que aún sé: casa pared platos estrellas memorias encuentros lágrimas pérdidas rostro ojos Yo..

(31) 31. La búsqueda A Meryan Todos juntos entramos esperando encontrarte mudos como ratones sin lengua miramos las paredes y sobre la pintura fresca habitaban fotos afiches cuadros dibujos que nos decían que ahora tu habitación era un altar para que la brisa.

(32) 32. y el agua removieran las letras impronunciables de tu nombre..

(33) 33. Julia Los días pasan mientras cree que en Roma alguien todavía la espera. Julia se pudre en esa isla esperando un barco o un hombre algo que traiga con su nombre el regreso a casa..

(34) 34. La ausente Soy yo un fantasma Que aún puede encontrar su reflejo. Miro las cosas inmóviles de la casa y todas parecen juntar las letras fugitivas de mi nombre: los cuadros de mi madre un cuaderno viejo fotos de catedrales antiguas estantes libros un gato el polvo: la ausente..

(35) 35. La curva del olvido No me repito el tiempo va ganando terreno y si no lo digo en voz alta la curva crece. cada día es una letra menos que abandona este cuerpo que no se toca que no se siente que ya no encuentra vocales..

(36) 36. El poeta El poeta ha olvidado todas las palabras conocidas y entre tanto ruido busca una vocal errante que tenga el sonido de su deseo más profundo: escapar de la muerte para encontrarla..

(37) 37. Caracol Como un caracol que recorre su camino en el lomo de una liebre los días pasan. Olvido los números, los nombres de los días y en silencio espero, de la forma en la que los condenados esperan la redención divina, que no me traguen que no me saquen las entrañas por los ojos que no me olviden que no me olvides que no me olvide..

(38) 38. La mujer de Lot Huimos a otra ciudad Porque los hijos de Adán hacen lo que su dios dice y Lot es uno de ellos. En el camino me ordena que no mire atrás que dios nos lo ha pedido. Sé que debemos cumplir los designios divinos porque estos nos protegen de todo mal, pero pienso en mi deseo de ver arder la ciudad, mientras, avanzo hacía mi destino sin certezas, con pasos débiles porque camino a lo desconocido. Yo no confío en los hombres que profesan firmes sus convicciones y tampoco en un dios sin rostro ni nombre. Sé que daré la vuelta cuando Lot se descuide.

(39) 39. porque prefiero ser sal si así puedo conocer su verdadero rostro.. Mi nombre “No me contiene este nombre…” Rómulo Bustos Mi nombre: secuencia de signos que no me significan..

(40) 40. II El Silencio.

(41) 41. Poemas del silencio I Escuchas y los sonidos en medio de la noche parecen respuestas precisas: ¿Qué hay más allá del silencio?. II Todo se detiene. Las pausas dominan el camino: más allá del mundo está el mundo..

(42) 42. III Atrás estas tu estoy yo estamos todos los que esperamos respuestas del silencio.. IV Retrocedo miro hacia atrás y no hay respuestas nada llega de la nada nada parte de la nada..

(43) 43. V Un día apagaré la luz y el resto de las sombras se perderán en el exilio al que nos hemos condenado las que todavía guardamos silencio.. VI Llego de la nada a encontrarme: mi soledad es un sitio oscuro en el que ya nadie habla..

(44) 44. Arúspice Un pájaro ciego desmiente en cada vuelo el designio de los dioses. Arrastrando el ala llega hasta la puerta y el oráculo tiembla. Ya no hay predicciones..

(45) 45. Otoño Cuando llega el otoño me quedo sin voz. Cada hoja en el suelo es un tono menos y mientras camino por el parque los niños preguntan los nombres de las cosas. “Yo los conozco” intento decir pero una hoja cae y ya nadie escucha..

(46) 46. Rosarios De niña hacía rosarios. Me sentaba en la cama de mi tía abuela acariciaba las cuentas recitaba oraciones hacía promesas pedía milagros. Esperaba. No escuchaba nada no recibía milagros y poco a poco fui comprendiendo que el silencio me había sido regalado por un dios que callaba en las horas del llanto..

(47) 47. A la deriva En este mar los días se confunden con los años. Durante algún tiempo he buscado un lugar donde encallar, quiero pisar tierra firme para que mi voz suene porque aquí a la deriva las olas opacan todos mis tonos y me estoy quedando sin habla..

(48) 48. Camino Camino y en el silencio mis pasos oscurecen. Hay una luz varias luces a cada lado. Se agitan parpadean suben el brillo lo están pidiendo: quieren que me detenga, pero camino mirando al frente mientras sé que fuera del circulo de mis pies todo se ilumina..

(49) 49. El deber de dos gatos Le dijimos que no al pájaro que le sobraban plumas a sus alas, que debíamos quitárselas, que debía cambiar de rumbo y partir. Le dijimos que su canción no tenía sonidos que todo era silencio que el silencio atraía a los gatos Iguales a nosotros..

(50) 50. Silencio Llega la noche y con ella todos los sonidos ¿cuánto llanto hay en el canto de los grillos?.

(51) 51. III Geografías.

(52) 52. Sur En este lado del hemisferio el calor detiene el tiempo. Los hombres caminan lento como si el sudor les aguara la sangre como si su única opción fuera danzar haciendo círculos alrededor del sol.. Ciudad pecera La ciudad es una pecera más. Una pecera seca con peces voladores sin escamas y moscas rápidas que caminan. Cuando llueve se derriten sus alas se mueven dando saltos pequeños en el suelo.

(53) 53. por toda la ciudad. mientras esta se llena lamen sus patas compran escamas y viven por horas como si todo fuera normal como si supieran nadar y volar como si la ciudad seca no les asfixiara como si la ciudad mojada no les aguara el movimiento..

(54) 54. Sin título Dentro de mi escasa conciencia nocturna se apilan los placeres que tuve en mi vida pasada. Intento atraparlos pero se me escapan de las manos huyendo al rincón donde me como las uñas sin usarlas..

(55) 55. Ruinas Corro me escondo en los escombros de mi casa las ruinas me hablan de ti. Yo no quiero salvarte de la muerte pero soplo el polvo que te cae lo quito de tu voz para que puedas decir mi nombre y te marches con los restos de esta casa que no reconozco..

(56) 56. Migajas Un día le sigue a otro y ya no hay más caminos a casa. Desde el exilio la niña errante pregunta: ¿cómo encontrar el punto partida si los pájaros y los ratones se comieron las migajas que dejaste caer tras tus pasos?.

(57) 57. Interrupción Mi voz se detiene las vocales que componen mi nombre no suenan familiares inútilmente busco los sonidos que sin necesidad de acudir a la sangre me muestren el camino a casa..

(58) 58. Pasos Pisas blando como quien conoce la tierra minada. Olvidando que la tierra tiembla que todo explota..

(59) 59. Transeúntes En la calle angosta cada transeúnte camina mirando sus propios pies mientras estos tropiezan con los del otro, oyen el ruido de los carros, de vendedores de frutas que hablan con turistas pálidos que sonríen al sol, pero no escuchan porque tienen los oídos tapados con promesas que el tiempo y el calor constante se comieron antes de que aprendieran a decirlas..

(60) 60. Caminante Desde las puertas del reino el camino se hace largo. Las piedras masajean los pies del caminante hasta herir cada parte blanda. El equipaje presiona su peso contra el suelo y aun así no lo suelta. Camina con las manos ocupadas deja atrás las flores olvida los zapatos su voz y hasta los sonidos de su nombre pero nunca el equipaje..

(61) 61. Aire fresco De vez en cuando un poco de aire fresco que viene de otros lugares sopla frente mi ventana cerrada, busca grietas en la puerta y entra. Se pasea por la casa mueve los cuadros el mantel las flores falsas de la mesa quita el polvo a los estantes vacíos. Me busca. Me encuentra envuelta en flores blancas y tela verde, entonces se lo piensa. Sé que está ahí. Agita las fotos que cuelgan de la pared,.

(62) 62. el polvo, el peluche desahuciado que no regalé, hasta que descubra la coronilla, la frente los ojos la nariz. No, la nariz no. Sigo con los ojos cada cosa que se mueve, que se agita y se retuerce. Fuerte, cada vez más fuerte. Se descubren las uñas los dedos, el pie, el talón, las rodillas. No, las rodillas no..

(63) 63. De geografías I Lugar común: el lugar que habito para no encontrarme.. II Un mapa es una línea que trazada en cada cuerpo nos separa.. III Dejo piedrecillas con las manos limpias para poder ver el camino a casa..

(64) 64. IV El agua corre. Un rio es capaz de convertir cualquier cosa en una consonante.

(65)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...