• No se han encontrado resultados

May 1, 2022 III Domingo de Pascua. Rito Introductorio

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "May 1, 2022 III Domingo de Pascua. Rito Introductorio"

Copied!
8
0
0

Texto completo

(1)

May 1, 2022 III Domingo de Pascua

Entrada: PEQUEÑO

1. Pequeño como brisa suave, sencillo como una sonrisa niña. Precioso tu nombre y tu corazón, eterno y profundo es tu amor. (bis)

2. Cristo Jesús, yo te adoro. Cristo Jesús, eterno y profundo es tu amor. (bis)

Letra: Eduardo Ortiz Tirado Kelly, n. 1960 Música: Eduardo Ortiz Tirado Kelly, n. 1960 © 1982, International Liturgy Publications.

Reproducido

Rito Introductorio Saludo

Acto Penitencial:

Yo confieso ante Dios todopoderoso, Y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho, De pensamiento, palabra, obra y omisión. Golpeándose el pecho, dicen:

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

Gloria:

(Coro)Gloria, Gloria, a Dios en el cielo,

Gloria, Gloria, a Dios en el cielo, Y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Te alabamos, bendecimos, adoramos, te glorificamos, Te damos gracias por tu inmensa Gloria Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todo Poderoso

Señor, Hijo Único, Jesucristo Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;

Tú que quitas el pecado del mundo, Ten piedad de nosotros;

Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros;

Porque sólo tú eres Santo, Sólo tú Señor, Sólo tú Altísimo, Jesucristo, Con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. (Coro)

Mass of St. Ann by Ed Bolduc música se reimprime con la licencia de One License # A-730386. Adaptación musical al idioma español por Juan B. Orozco

(2)

Liturgia de la Palabra

Primera Lectura: Hch 5, 27b-32, 40b-41

En aquellos días, el sumo sacerdote reprendió a los apóstoles y les dijo: “Les hemos prohibido enseñar en nombre de ese Jesús; sin embargo, ustedes han llenado a Jerusalén con sus enseñanzas y quieren hacernos responsables de la sangre de ese hombre”.

Pedro y los otros apóstoles replicaron: “Primero hay que obedecer a Dios y luego a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien ustedes dieron muerte colgándolo de la cruz. La mano de Dios lo exaltó y lo ha hecho jefe y Salvador, para dar a Israel la gracia de la conversión y el perdón de los pecados. Nosotros somos testigos de todo esto y también lo es el Espíritu Santo, que Dios ha dado a los que lo

obedecen”.

Los miembros del sanedrín mandaron azotar a los apóstoles, les prohibieron hablar en nombre de Jesús y los soltaron. Ellos se retiraron del sanedrín, felices de haber

padecido aquellos ultrajes por el nombre de Jesús.

Salmo Responsoria 29 :

Te alabaré, Señor, eternamente. Aleluya.

Te alabaré, Señor, pues no dejaste que se rieran de mí mis enemigos.

Tú, Señor, me salvaste de la muerte ya punto de morir, me reviviste.

Te alabaré, Señor, eternamente. Aleluya.

Alaban al Señor quienes lo aman, den gracias a su nombre, porque su ira dura un solo instante y su bondad, toda la vida.

El llanto nos visita por la tarde; por la mañana, el jubilo.

Te alabaré, Señor, eternamente. Aleluya.

(3)

Escúchame, Señor, y compadécete; Señor, ven en mi ayuda.

Convertiste mu duelo en alegría, te alabaré por eso eternamente.

Te alabaré, Señor, eternamente. Aleluya.

Segunda Lectura: Apoc 5,11-14

Yo, Juan, tuve una visión, en la cual oí alrededor del trono de los vivientes y los ancianos, la voz de millones y millones de ángeles, que cantaban con voz potente:

“Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder y la riqueza,

la sabiduría y la fuerza,

el honor, la gloria y la alabanza”.

Oí a todas las creaturas que hay en el cielo, en la tierra, debajo de la tierra y en el mar –todo cuanto existe–, que decían:

“Al que está sentado en el trono y al Cordero, la alabanza, el honor, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos”.

Y los cuatro vivientes respondían: “Amén”. Los veinticuatro ancianos se postraron en tierra y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

Aleluya

Ha resucitado Cristo, que creó todas las cosas y se compadeció del género humano.

Evangelio- Jn 21,1-19

En aquel tiempo, Jesús se les apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Se les apareció de esta manera:

(4)

Estaban juntos Simón Pedro, Tomás (llamado el Gemelo), Natanael (el de Caná de Galilea), los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos. Simón Pedro les dijo: “Voy a pescar”. Ellos le respondieron: “También nosotros vamos contigo”. Salieron y se embarcaron, pero aquella noche no pescaron nada.

Estaba amaneciendo, cuando Jesús se apareció en la orilla, pero los discípulos no lo reconocieron. Jesús les dijo: “Muchachos, ¿han pescado algo?” Ellos

contestaron: “No”. Entonces él les dijo: “Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán peces”. Así lo hicieron, y luego ya no podían jalar la red por tantos pescados.

Entonces el discípulo a quien amaba Jesús le dijo a Pedro: “Es el Señor”. Tan pronto como Simón Pedro oyó decir que era el Señor, se anudó a la cintura la túnica, pues se la había quitado, y se tiró al agua. Los otros discípulos llegaron en la barca, arrastrando la red con los pescados, pues no distaban de tierra más de cien metros.

Tan pronto como saltaron a tierra, vieron unas brasas y sobre ellas un pescado y pan. Jesús les dijo: “Traigan algunos pescados de los que acaban de pescar”.

Entonces Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red, repleta de pescados grandes. Eran ciento cincuenta y tres, y a pesar de que eran tantos, no se rompió la red. Luego les dijo Jesús: “Vengan a almorzar”. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ‘¿Quién eres?’, porque ya sabían que era el Señor. Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio y también el pescado. Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de resucitar de entre los muertos.

Después de almorzar le preguntó Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Él le contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos”. Por segunda vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan,

¿me amas?” Él le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo:

“Pastorea mis ovejas”. Por tercera vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería y le contestó: “Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero”.

Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas. Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”. Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo:

“Sígueme”.

Homilia

(5)

Profesión de Fe:

Creo en un solo Dios, Padre todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra, De todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo,

Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma

naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo,

En las palabras que siguen, hasta “se hizo hombre, ”todos se inclinan.

Y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;

y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue

sepultado , y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecho del padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.

Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Liturgia de la Eucaristía

Canto de Ofertorio: Padre Nuestro

Padre Nuestro que estás en el cielo Hoy tu nombre bendito será Y que venga a nosotros tu reino Y se cumpla así tu voluntad.

Danos hoy el pan de cada día. Hoy tu pan queremos compartir Y perdona todas nuestras culpas Perdonando nosotros sin fin.

Padre Nuestro, Padre Nuestro, Sabemos que eres amor Y los hombres somos hijos Hermanos de un corazón.

Padre Nuestro, Padre Nuestro, Sabemos que eres amor Y los hombres somos hijos Hermanos todos en Dios.

(6)

Padre Nuestro que estás en la tierra, No nos dejes en sombras caer, Padre Nuestro, amor para todos, Líbranos de los males, amen.

Padre Nuestro, Padre Nuestro, Sabemos que eres amor Y los hombres somos hijos Hermanos de un corazón.

Padre Nuestro, Padre Nuestro, Sabemos que eres amor Y los hombres somos hijos Hermanos todos en Dios…………

Used with permission from Fr Anthony Casado.

Oración Eucaristía

Santo

Santo, Santo, Santo es el Señor El Cielo y la Tierra están llenos de tu Gloria.

Hosanna en el Cielo. Hosanna en el Cielo Bendito el que viene en el nombre del Señor Hosanna, Hosanna en el Cielo Hosanna, Hosanna en el Cielo.

Mass of St. Ann by Ed Bolduc música se reimprime con la licencia de One License # A-730386. Adaptación musical al idioma spañol por Juan B. Orozco

Aclamación Memorial

Cada vez que comemos de este Pan. Y bebemos de este Cáliz, Anunciamos tu muerte Señor, hasta que vuelvas.

Mass of St. Ann by Ed Bolduc música se reimprime con la licencia de One License # A-730386.

Adaptación musical al idioma español por Juan B. Orozco

Amen

Mass of St. Ann by Ed Bolduc música se reimprime con la licencia de One License # A-730386. Adaptación musical al idioma español por Juan B. Orozco

El Rito de Comunión El Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre: Venga a nosotros tu reino; Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

(7)

Cordero De Dios

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Ten piedad de nosotros .Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Ten piedad de nosotros . Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo Danos la Paz .

Mass of St. Ann by Ed Bolduc música se reimprime con la licencia de One License # A-730386. Adaptación musical al idioma español por Juan B. Orozco

Canto de Comunión:

(8)

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes; Y tú, Príncipe de la milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Ritos Finales

Salida:

Referencias

Documento similar

ARMARIOS PUERTAS COCINAS CONSTRUCCIÓN CON MADERA REVESTIMIENTOS FERRETERÍA TABLEROS MADERA SUELOS

Hermanos aprovechen a sus hijos que son tierra fértil para sembrar el amor de Dios y de la Iglesia antes que el mundo les robe el deseo de tener a Dios en sus corazones, recuerden

Como creyentes necesitamos recibir a Dios no solo como Señor y Salvador, sino también como Padre, y aprender a vincularnos con Él como hijos.. La mejor manera de conocer a Dios

2.- EL ENCOLADO SE COMPLETA O SUSTITUYE CON APRESTO QUIMICO DE ALUMBRE, SE UTILIZAN PRODUCTOS CLORADOS. MANUAL, POR FUERZA HIDRAULICA,

Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo y Padre nuestro, acoge nuestra oración, que te presentamos por medio de Madre Elisea y Hermana Arcángela, Hermanas que supieron

Cabe recordar que el Gobierno de la provincia viene encarando un plan para el desarrollo de hidrógeno en Tie- rra del Fuego; una energía limpia que posiciona a la provincia en

¿Qué carga de significación tiene esta imagen de Dios como Padre (“mi padre”) y la pretensión de hacerse como él, como para ser causa de la condena a muerte de Jesús..

En 1975, en el marco del Año Internacional de la Mujer y a iniciativa de la Liga Femenina de El Salvador, se reconoció la participación en la independencia de una prócer: María