Lindsay Vance - Secuestrada Por Un Millonario 1-2-3

109 

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)
(2)

Lindsay Vance

Secuestrada por un millonario

(3)

ARGUMENTO

Un secuestrador tan seductor como hechizante. Una joven secuestrada por su propia seguridad. Una tórrida pasión que le hará perder el piso.

La linda Eva es raptada por Maxwell Hampton. Sólo que su rico y seductor secuestrador afirma haberlo hecho para salvarla de un peligro sobre el cual no quiere revelar nada. La joven, independiente y apegada a su libertad, va a revelarse contra este cautiverio forzado; pero su captor, dueño de un encanto hechizante es tan enigmático como persuasivo. Y Eva deberá luchar contra su propio deseo. Porque, ¿no dice el dicho que la mejor manera de vencer a la tentación es caer en ella?

Descubra rápido el primer episodio de Secuestrada por un millonario, una saga de la nueva escritora inédita Lindsay Vance.

Originaria de Canadá, Lindsay Vance no pensaba dedicarse a una cerrara literaria. Nacida en 1986 en una pequeña ciudad cerca de Toronto, esta apasionada de las películas de gángsters deja muy temprano su ciudad natal. Parte a descubrir el mundo antes de enamorarse de Nueva York y permanecer ahí indefinidamente. Primero periodista de moda y después cronista literaria, termina por descubrir una nueva pasión: la escritura de historias que combinan romance, suspenso y aventuras. Publicada en las ediciones Adictivas, Secuestrada por un millonario es su primera novela.

(4)

CAPITULO 1

El rapto

Cuando paso frente a la recepción, Jennifer, la anfitriona de Throwback Fitness, me saluda con la sonrisa que tiene reservada para los mejores clientes.

— Hola señora Hampton, ¿ya se va?

Le confirmo asintiendo con la cabeza y me escabullo. Hoy no tengo ganas de hablar con nadie. En el vestíbulo del décimo piso, la atmósfera es apenas menos avivada que en el gimnasio. La sesión de body-jam me permitió eliminar las toxinas y evacuar en parte el estrés que me perturba desde hace tiempo. Con un paso apresurado, recorro el pasillo hacia los ascensores que dan hacia la Quinta Avenida. Es ahí donde Tom, el chofer, debe recogerme con el Lincoln.

Me examino de reojo frente al gran espejo empotrado en la pared de la izquierda. Balance rápido. ¡Últimamente hago este tipo de balances muy seguido! Considerando mi imagen en el cristal, aparentemente nada está mal. Estoy joven, en buena forma, muchos me consideran bella, inteligente, simpática, mi trabajo me gusta y, la cereza del pastel; llevo un año casada con James Hampton, un multimillonario con un físico de ensueño. Entonces, ¿cuál es el problema?

No es necesario ir muy lejos: mi matrimonio, evidentemente. Sin embargo, todo había comenzado como un cuento de hadas. Mientras espero el ascensor, las imágenes vienen a mi mente...

***

Bonnie, mi mejor amiga, me llevó a Acapulco durante las vacaciones. Ella cree que en ese tipo de lugares es donde se encuentra la mayor parte de tipos adinerados. Ahora bien, Bonnie siempre ha soñado con casarse con un millonario. De preferencia que parezca dios griego. La quiero mucho, pero no comparto sus fantasías. Por mi parte, no busco ni un esposo rico ni a un dios griego, simplemente estoy de vacaciones con ella.

Llevamos dos días en Acapulco cuando por casualidad nos encontramos con un hombre que corresponde a la perfección con los sueños de Bonnie. Un físico de súper modelo y visiblemente cargado de dinero. Él bebe a sorbos un coctel en el bar del casino

Play City. Nuestra entrada llamó su atención. Después de algunos minutos, parece obvio

que se interesa en nosotras. Bonnie está emocionada.

— ¿Te diste cuenta, me dice al oído haciendo como si no lo viera, que lleva zapatos Edward Green y un reloj Boucheron? Qué clase, ¿no? Y además ¡es totalmente de mi tipo!

Yo no digo nada, pero también es de mi tipo. Debe ser difícil no encontrarlo seductor. ¡El resplandor de sus ojos cafés que nos miran mientras que él discute con el barman desprende un magnetismo increíble!

(5)

y viene hacia nuestra mesa para presentarse:

— Hola, me llamo James Hampton, ¿y ustedes?

Su sonrisa resalta voluntariamente su mentón y sus labios delgados revelan una dentadura perfecta. Congeniamos. Él es un poco más grande que yo y trabaja en Nueva York en el sector financiero. Desafortunadamente para Bonnie, no le gusta ella sino yo. Y no lo disimula. Se muestra enérgico, acostumbrado a dirigir, a obtener siempre todo lo que quiere. Siento que no le está hablando a nadie más que a mí.

Eso me halaga. ¡Sin tomar en cuenta que es tan apuesto como un dios! Cuando nuestras miradas se cruzan, siento una fascinación que nunca había experimentado. Al momento de dejarnos, dice:

— Pasaré mañana a su hotel.

Sin que sepamos si se dirige a Bonnie, a mí o a las dos. Con un tono de seguridad tal que ni siquiera pensamos en negarnos.

De hecho, se dirigía a mí. A continuación, todo sucedió como en un sueño.

Su soltura, su belleza y su determinación me subyugan. James hace todo para seducirme, dedicando su tiempo a organizar salidas y multiplicando los regalos. Así, cada mañana, enormes ramos de orquídeas esperan a que me despierte. Una pequeña nota las acompaña, indicando el programa del día. Por ejemplo, el sobrevuelo en helicóptero (rentando para la ocasión) de la bahía de Santa Lucía, paseos por las colinas del lugar o excursiones en su yate bautizado « The First » hacia las playas de la isla de la Roqueta.

No me da ni un segundo de descanso.

Por medio de Bonnie, quien la supo del jefe de nuestro hotel, me enteré que él hizo en algunos años una fortuna colosal gracias a varias hazañas maestras que marcaron un referente en la historia de Wall Street. El mundo de las finanzas lo acecha y le teme. No es su fortuna lo que me atrae: sino que un hombre de esa calidad se haya fijado en mí. ¡No lo puedo creer!

Una noche, durante una de nuestras cenas en el mejor restaurante de Acapulco, sobre una terraza que da hacia el Pacífico, me confiesa que quiere que yo sea su mujer. Que pondrá manos a la obra para lograrlo. Como prueba de su amor, me ofrece un pequeño estuche. En el interior, un anillo de Van Cleef & Arpels con el más grande solitario que uno pudiera soñar.

Parece serio, sinceramente deseoso de casarme conmigo. Lo que vivo es un verdadero cuento de hadas. Su energía me transporta. Los días que acaban de pasar me han aturdido. Todo va tan bien bajo su iniciativa. Él proclama su amor con una convicción tan comunicativa que creo amarlo también. La felicidad me llega de golpe sin preverlo. ¿Por qué habría de rechazarlo?

Al día siguiente de su declaración, le dije que sí. Y después de algunas horas, una vez respetado el plazo de ley, me convertí oficialmente en la señora James Hampton…

***

El ascensor que llega al piso del Throwback Fitness me regresa al presente. Lejos del cuento de hadas. La cabina está ya llena de gente, pero logro deslizarme hasta la pared del fondo para no ser molestada por la proximidad de los demás ocupantes. Todo el mundo se dedica a mirar al vacío. Eso me da oportunidad de volverme a hundir en mis pensamientos.

(6)

***

Entonces mi matrimonio fue la apoteosis de una semana de ensueño en Acapulco. De regreso a Nueva York, el sueño continuó por un tiempo. James es un personaje usual de la alta sociedad. Pasamos los fines de semana en su propiedad de Key West o en las Bahamas. Entre semana, casi diario, hay un evento en el cual debemos participar. Cocteles, inauguraciones y galas acontecen una tras otra a un ritmo desenfrenado. Al principio, la frecuentación de las premières en Broadway, los restaurantes de cuatro estrellas, las noches en clubes exclusivos me deslumbran. Pero poco a poco, me doy cuenta de que James sólo me lleva para aumentar su orgullo. Exhibiéndome a su lado, muestra su éxito frente a los ojos de todos.

Cuando quiero reducir un poco el ritmo de estas salidas, él lo toma mal. Es la primera desventaja de mi sueño. La vida de esposa de millonario como James la concibe para mí no me conviene. Mis gustos son más simples. Ya hemos tenido varias peleas en cuanto a esto, siendo el principio de las hostilidades nuestra primera discusión seria sobre mi trabajo en la despacho Hillerman Bros. En mi mente, es obvio que a pesar de la fortuna de mi marido, quiero conservar mi trabajo.

Primero para asegurarme un mínimo de autonomía financiera, y segundo porque mi trabajo me gusta y me hace sentir realizada. No quiero verme reducida a hacer el papel de accesorio, aun cuando este accesorio posee todo el lujo con el que pueda soñar. Mi independencia y mi libertad valen más para mí que una vida de apariencias eternas. Cuando se lo dije, mi marido entró en cólera. Me regañó con un tono glacial:

— ¿Quieres retomar tu trabajo? Pero no me casé contigo para que pierdas tu tiempo en estupideces...

Fue hiriente y despectivo, sin escuchar mis argumentos. Tuve la impresión de encontrarme frente a un hombre distinto al que había conocido en México. Para él era más importante la imagen que daba que yo.

— ¿Pero que podrían pensar los demás cuando se enteren que la mujer de James Hampton trabaja como adjunta de prensa en un despacho jurídico de tercera? ¡Eres irresponsable, Deva! Tu nuevo papel no es ése...

Mi nuevo papel consiste en estar siempre a la disposición de mi señor y amo — es decir él — y dejarme exhibir en las fiestas banales, las cenas, las fiestas en las cuales participa. A cambio, está dispuesto a cubrirme de lujosos regalos. Es el único trato en el que puede pensar.

No cedí. A la mañana siguiente, estaba en mi puesto en Hillerman Bros. Después de un último intento tempestuoso para impedirme ir, James se fue a su oficina, pálido de rabia. Esa misma noche, un email me esperaba en mi bandeja de entrada.

De: James Hampton Para: Eva Hampton Asunto: Sin comentarios

Inspección de mis sucursales en Singapur y luego en Tokio después de una escala en Sídney. Ausencia de una decena de días. Lástima que no puedas venir conmigo ya que tienes trabajo.

James Es un nuevo aspecto de su personalidad. La maldad mezquina. El aura del príncipe de Acapulco se desvanece progresivamente. Quince días más tarde, cuando regresó a nuestro

(7)

loft de Park Avenue, lo recibí con la mayor naturalidad evitando hablar de temas que pudieran molestarle. Él no dijo nada.

Durante algunas semanas, hasta creí en la posibilidad de arreglar las cosas. Hice un esfuerzo. Por su parte, nada. Poco a poco, se mostró menos afectivo conmigo. Más crítico.

Ya no es solamente mi trabajo lo que le molesta, sino también mi forma de vestir, mis salidas, mis pasatiempos y más generalmente mis gustos en todos los ámbitos. De hecho, quiere manejar mi vida como maneja la de sus empleados.

Me rebelé. Hubo más peleas. Y entre más me sublevo contra su dominio, más me reprocha mi deseo de independencia. Eso es algo intolerable para él. Poco a poco, se alejó de mí. A pesar del poder que quiere ejercer sobre mí, se vuelve cada vez más un extraño para mí.

El segundo enfrentamiento significativo se produjo el día en que exigió que terminara toda relación con Bonnie y mis viejas amigas. A pesar de que tengo la esperanza de salvar nuestro matrimonio, no puedo aceptar esa exigencia. La pelea me llevó a evocar la posibilidad de una separación. James se negó categóricamente. Ya no sé ni qué pensar de su actitud.

Así llevamos varios meses. Una pareja caótica, condenada a permanecer unida por la incomprensible voluntad de mi esposo. Siento como si hubiera caído en una trampa. Una trampa de cual no puedo salir. Nadie, ni siquiera Bonnie que está al tanto de mis problemas, puede venir en mi ayuda. Yo misma tengo que encontrar la solución. Últimamente, mi depresión viene de ahí.

***

Al ascensor llega a la planta baja. Salgo después de los demás y me inmovilizo en medio del vestíbulo. Una nueva idea para convencer a James de separarnos, al menos por un tiempo, acaba de pasar por mi mente. Esta noche debemos participar en un coctel en el Waldorf Astoria. Tal vez el mejor momento para hablarle de eso sea cuando lleguemos.

Ni rastro de Tom, mi chofer, en el vestíbulo. Salgo a la calle. A esta hora, el tráfico en la Quinta Avenida es bastante pesado. Echo un vistazo a ambos lados. Tom y el Lincoln no están ahí. Es la primera vez que llega tarde. Camino por la banqueta, me alzo sobre la punta de los pies para buscar en el tráfico la limusina azul metálico. ¿Tal vez está del lado de Central Park? No, nadie.

¿Qué hago? Si Tom hubiera tenido un contratiempo de última hora, me habría avisado. Lo llamo a su celular. No hay respuesta. Qué extraño, él no es así. Y ahora el viento sopla más fuerte. Las borrascas se cuelan entre los edificios. La lluvia amenaza. No puedo quedarme esperándolo indefinidamente. Ni modo, tendré que regresar al loft a pie. Caminar quince minutos no me va a matar.

Para que Tom me vea en caso de que esté atrapado en el tráfico, camino por la orilla de la acera. El humo de los escapes se me mete a la garganta, el ruido de los motores me ensordece. Algunas gotas de lluvia comienzan a caer. De pronto, un gran Dodge frena justo al lado de mí. La portezuela se abre al vuelo y un hombre surge del interior. Intento apartarme, pero todo pasa tan rápido que ni siquiera tengo tiempo de dar un paso hacia atrás. El hombre ya me está tomando por la cintura. En el momento en el que voy a soltar un grito, su mano se aprieta contra mi boca y su otra mano me lanza hacia el interior del vehículo.

(8)

Ahí, otro hombre amortigua mi caída. A pesar del miedo que me paraliza, puedo ver a través de los vidrios empañados a los transeúntes que me rodeaban en la acera. Apenas si se dieron cuenta de lo que acaba de pasar. De pronto, el pánico se apodera de mí. Me retuerzo intentando liberarme.

— ¡Déjenme!, grito con una voz enloquecida. ¿Qué es lo que quieren? Intentando controlarme, un hombre me responde:

— No se preocupe, señora, no queremos hacerle daño...

El Dodge arranca secamente con un rechinido de llantas. Con la aceleración, mi cuerpo se pega más al asiento. El hombre repite:

— No se preocupe. Todo estará bien.

¡Seguro que sí!

Un terror indescriptible se instala en mi pecho. Aun así logro mascullar: — ¿Quién es usted?

No me dejan continuar. Mientras que uno de los dos hombres me bloquea el brazo, el otro me venda los ojos. Intento resistirme, pero es caso perdido. Además, la desesperación que me gana me deja sin medios. Durante mi corta lucha, la voz no ha dejado de repetir: « Vamos, cálmese, no tiene nada que temer, cálmese... » Mientras estoy inmovilizada, siento que me levantan la manga del suéter y me hunden una aguja en el brazo.

¡Oh no!... déjenme…

Comienzo a llorar. Estoy totalmente aterrada. Luego mi mente se nubla. Es el efecto de lo que me inyectaron. Intento resistirme, pero me adormezco muy rápidamente.

***

Cuando abro los ojos, me siento toda inflamada. Estoy acostada sobre una cama grande, toda vestida en una habitación inmensa que me es perfectamente desconocida. El único punto luminoso es una lámpara en la cabecera de la cama, aunque su luz es bastante tenue. La mayor parte de la habitación está en la penumbra. Me es imposible mover los brazos y las piernas, me pesan toneladas. Sin embargo, no las tengo atadas y, aparentemente, no estoy herida. De pie cerca de la cama, un hombre me mira.

¿Qué diablos es esto?

No lo puedo ver bien porque su pecho y su rostro están en la sombra. A pesar de todo, hay algo indefinible en su apariencia que me hace pensar en mi marido. Murmuro con una voz casi inaudible, aliviada de ponerle fin a la pesadilla:

— James, yo no... — No, yo no soy James.

Habló suavemente, apenas más fuerte que yo. Intento levantar mi cabeza, pero estoy demasiado débil. Lanzo un gemido.

— No se intente mover por ahora, retoma él, le dimos un sedante. Pero el efecto no va a durar mucho.

La voz no tiene nada que ver con la de James. Ésta es pausada, grave, llena de calma. Una voz tranquilizadora. Sin embargo, a medida que voy recobrando la consciencia, una cantidad inmensa de imágenes me llegan a la mente. Primeramente, vuelvo a ver la agresión, mi pánico, la angustia que me revuelve el estómago. Sucesión de recuerdos ultrarrápidos. La Quinta Avenida, el Dodge negro, los dos hombres, la venda en mis ojos. Se trata de un secuestro. No hay otra palabra. Fui secuestrada por unos desconocidos.

(9)

¿Pero por qué? ¿Con qué objetivo? ¿Dónde estoy? ¿Y quién es ese hombre?

Intento pensar calmadamente, pero demasiadas preguntas se acumulan en mi cabeza. Quisiera hacérselas, pero mi voz es demasiado débil. Después de todo, voy a seguir su consejo, esperaré a recuperar mis fuerzas. Inmóvil al lado de mí, él no dice nada. Me observa. Mis ojos recorren la habitación en busca de una ventana por la cual pueda ver algo del mundo exterior. Para encontrar algún indicio del lugar donde me encuentro. Imposible. Las ventanas han sido cuidadosamente cerradas.

Luego examino la habitación en sí. Al menos lo que logro distinguir en la penumbra. Pocos muebles la decoran, pero todos son de lo mejor. Diseño ultra fino. Hasta reconozco un sillón de Jasper Morrison por haberlo admirado en una foto de una revista.

¿Eso qué quiere decir? ¿Quiénes son estas personas que me secuestraron para llevarme a este apartamento de lujo?

¡Qué extraño!

Como no tengo ni la menor idea de cuánto tiempo duró mi sueño inducido, puedo tanto encontrarme en Nueva York como en Washington, en Baltimore o Filadelfia. Tal vez hasta más lejos. No se escucha ningún ruido exterior. Bruscamente, me doy cuenta de que mi garganta está tan seca que no puedo ni pasar saliva. Con trabajo logro articular:

— ¿Puedo tomar algo?

Inmediatamente, aquél a quien bauticé mi guardián — a falta de algo mejor — me sirve un gran vaso de agua fresca y me ayuda a beber sosteniéndome la cabeza. Sus gestos son diestros, precisos, tan eficaces como los de una enfermera. A la luz de la lámpara de cabecera, descubro su rostro, debe tener unos treinta años como mi marido. Efectivamente, se parece un poco a James. Mi primera impresión era razonable. La diferencia es que su cabello es negro como un cuervo mientras que mi marido tiene el cabello castaño, y que sus ojos son azules mientras que mi marido los tiene cafés. Un hermoso azul agua marina, hecho. Los ojos masculinos más bellos que haya visto.

¿Qué me hace pensar así? Una sonrisa se me escapa. Por supuesto que no es el momento de tener este tipo de pensamientos, pero si mi monólogo interior retoma su actividad, es una señal de mi estado mejora. Afortunadamente, demasiado ocupado dejando el vaso, mi guardián no vio mi sonrisa. Lo miro discretamente de reojo. Cuando lo miro con la luz, el falso parecido con James desaparece. Es inequívoco. Fue sólo una impresión, una ilusión. De hecho, él es todavía más guapo. De una belleza atormentada, angulosa, menos clásica tal vez, pero más interesante. En otras circunstancias, caería fácilmente bajo el hechizo de este tipo de belleza.

¡Estoy enloqueciendo!

Inconscientemente, frunzo el ceño.

— ¿Qué sucede?, se inquieta mi guardián. ¿Algo está mal? Si necesita algo más, dígame.

Su amabilidad me perturba. Tal vez sólo es una máscara. Una forma de ganarse mi confianza. ¿Pero para obtener qué? ¡No tengo ni la menor idea!

Sin embargo no es una pesadilla lo que estoy viviendo, es la realidad. Efectivamente estoy acostada sobre una cama en una habitación que no conozco, vigilada por un hombre que tampoco conozco. ¡Una situación loca! Y además sigo teniendo el miedo, clavado en mi vientre, listo para surgir.

Poco a poco, mi capacidad de razonar regresa a mí. Una cosa es clara, me han secuestrado. Y no se secuestra a alguien sin ninguna razón. Al contrario, la operación generalmente tiene el objetivo de sacar algo, casi siempre dinero. De pronto, la evidencia se

(10)

impone. Un escalofrío recorre mi columna vertebral. ¿Y si, simplemente, me estuvieran utilizando para obtener un rescate de mi marido? La angustia me invade. Después de todo, James es inmensamente rico. Deben creer que él podría pagar sin ningún problema.

Tengo un nudo en la garganta. Estoy en una situación más grave de lo que creía. Todo el mundo conoce las técnicas de los secuestradores. Casi siempre son brutales y rápidas. A veces torturan a sus víctimas para hacerlas hablar y luego las matan cuando ya obtuvieron lo que querían. Puedo verme desde ahora golpeada...torturada...violada... tal vez hasta asesinada.

(11)

CAPITULO 2

El secuestro

Las teorías más locas me vienen a la mente, Debo relajarme. Pensar detenidamente. Antes que nada, ni dejarme engañar por la cortesía y la amabilidad de mi secuestrador. Pero mi preocupación. Siento que un peso me oprime el pecho. Si no logro calmarme, creo que la hiperventilación me ganará en cualquier momento. Respirando profundamente, pausadamente, como me lo enseñaron en el gimnasio, logro superar esta crisis de nervios.

Con una voz intranquila, pregunto: — ¿Quién es usted?

Luego continúo rápidamente:

— ¿Qué quiere? ¿Por qué me secuestró?

Con una delicadeza casi felina, el hombre quita mi cabecera y se pone al pie de la cama. Tiene la elegancia y la gracia de una pantera. ¿Pero podría también ser peligroso? Sea como sea, así puedo verlo frente a frente. Su expresión no revela nada de lo que piensa. A pesar de la angustia que me paraliza, no puedo evitar ver en él una belleza que me quita el aliento. Si bien sus ojos no traicionan sus pensamientos, su mirada no tiene nada de hostil. Al contrario, parece benévola.

Con un gesto rápido, acomoda una mecha de su cabello para que le caiga sobre la frente. Sus manos son bellas, visiblemente cuidadas, los dedos largos, sutiles, delicados. Ni su apariencia ni su físico lo hacen parecer un malhechor. Aunque bien es cierto que los secuestradores no tienen un físico particular.

— Me llamo Maxwell... — ¿Maxwell qué?

Ignorando mi interrupción, continúa:

—…y si la traje a mi casa — tal vez no me crea, pero es la verdad - , si la traje a mi casa fue para protegerla de un peligro que pone su vida en riesgo.

Mis ojos se abren por completo a causa de la estupefacción. Me quedo fija. Durante unos pocos segundos, esa respuesta a la cual no me esperaba me impide cualquier reacción. Luego, con un movimiento brusco, me enderezo y me siento sobre la cama.

— ¿Qué está diciendo? ¡No es cualquier cosa!

Él hace una señal de que no, sin tomarse el tiempo de contradecirme abiertamente. ¡Había pensado en todo menos en eso! Pensé en las teorías más extravagantes habían pasado por mi mente, ¡pero nunca algo así! Que él me diga que me secuestró — porque ahora es seguro, no es cualquier guardián, es el líder — con el único objetivo de protegerme...

— ¿Cuál peligro? ¿Quién quiere matarme? Él se da cuenta de mi incredulidad.

— Le advertí que no me creería. Sin embargo, se lo repito, su vida corre peligro, tiene que creerme.

(12)

me las explican.

El hombre sacude la cabeza, afectando de nuevo a su mechón rebelde, el cual vuelve a poner en su lugar con el mismo gesto elegante y maquinal.

— Sería demasiado simple si le pudiera explicar. Desafortunadamente no puedo, el asunto es muy complicado. Si se lo dijera, creería que estoy loco.

¡Vamos mejorando!

No simplemente afirma que un peligro mortal me acecha para justificar mi secuestro, sino que además, afirma que no puede precisar la naturaleza de dicho peligro.

¿Estoy alucinando, o qué?

¡Y me saca eso como un mago saca un conejo de su sombrero! No tiene ningún sentido.

Justo en el instante en que voy a responder sin creer sus palabras, tiene una reacción que me desconcierta. Se pone en cuclillas al pie de la cama a fin de que nuestras caras se encuentren a la misma altura. Y, en esta posición, me mira intensamente, sin decir una palabra, como si quisiera hipnotizarme. De una forma inexplicable, esta reacción me calma inmediatamente. Me callo. Ya no sé ni qué pensar...

Nos miramos directamente a los ojos por un momento, sin hablar. Puede que me equivoque, pero creo poder ver una plegaria al fondo de su mirada. Como si me pidiera creer en esta historia insensata por ahora. Mis neuronas se activan a máxima velocidad.

Por una parte, tendría que ser una idiota para tragarme un cuento así, él no puede ignorar eso. Entonces, su historia no es un invento. Pero por otra parte, podría tratarse de una maniobra para jugar con mi mente. Considero desesperadamente ambas posibilidades. La duda crece en mí. Mi mirada refleja tan claramente mi indecisión que al fin vuelve a tomar la palabra.

— Confíe en mí. No quiero hacerle ningún daño...

Su voz sigue siendo grave, calmada, pausada. Su mirada luminosa.

¡Imposible, lo que me pasa es imposible!

Mi lucha interna llega a su punto máximo. Mi razón me grita que no le crea, que no confíe para nada en él. Sin embargo, una parte de mí no puede evitar pensar que tal vez mi razón se equivoca. Ese Maxwell no se comporta como un loco o un iluminado. De haberlo querido, pudo inventarse fácilmente una historia más creíble. ¿Entonces estará diciendo la verdad?

Para salir de este dilema, cambio de tema. Otra pregunta me llega inmediatamente a los labios.

— Pero... ¿mi marido sabe que estoy aquí? Si no le aviso, se va a preocupar y seguro llamará a la policía...

¡Aunque a juzgar por mi situación marital, ya no estaría tan segura!

— No se preocupe.

Viniendo de alguien más, este tipo de respuesta no me dejaría satisfecha. Ésta es simplemente una forma de ignorarme mandarme al diablo. Pero la manera en que la dijo emite una persuasión tal, que se lleva mi consentimiento aunque no lo quiera. Aun así insisto.

— ¿Y mis amigos? ¿Mi trabajo? Ellos también se van a preguntar dónde estoy. No es costumbre mía desparecer entre la naturaleza. Mi amiga Bonnie por ejemplo, hablamos por teléfono varias veces al día, ella va a...

— Le digo que no se preocupe. No hay ninguna razón para hacerlo. Tanto su amiga Bonnie como todos sus cercanos fueron avisados.

(13)

¿QUÉ? ¿Conoce a mi familia? ¿A mis amigos?

ME pregunto cómo los contactó, qué les pudo haber dicho. Mientras que él pronunciaba estas últimas palabras, su tono se volvió más vivo, más cortante. Visiblemente. Maxwell no aprecia que alguien pueda dudar lo que él afirma.

Maxwell… ¿al menos es su verdadero nombre?

Detrás de su cortesía, uno puede ver al hombre acostumbrado a dar órdenes. Definitivamente, es alguien difícil de entender. Constato con amargura:

— Resumiendo, soy su prisionera. — No, usted es mi invitada.

— ¿Entonces puedo llamar a Bonnie para tranquilizarla yo misma? Sacude la cabeza negativamente.

— Por su seguridad, es preferible que no se comunique con nadie hasta que el peligro haya pasado. De hecho mis hombres tomaron su teléfono. Con él, podrían localizarla fácilmente y eso es precisamente lo que hay que evitar.

¿Pero qué es todo esto?

— ¿Puedo saber qué está pasando?, le respondo enojada. Y antes que nada, ¿cómo conoce a mi familia y amigos? ¿Con qué derecho hurga entre mis cosas y se inmiscuye en mi vida privada como si fuera lo más natural del mundo?

Frente a mi expresión de furia, Maxwell se apresura a agregar:

— Lo siento, no podía hacer otra cosa. Pero tranquila, esto no durará mucho tiempo... Prudentemente, me abstengo de hacer muy evidente mi mal humor. De decirle a qué grado me enoja que me hayan robado mi teléfono. Ya que él es más fuerte por ahora, voy a seguirle el juego. Le haré creer que me he resignado pero sin ser demasiado dócil para evitar levantar sospechas. Y en cuanto tenga la oportunidad, llamaré a alguien.

Por más que diga que soy su invitada, es obvio que soy su prisionera. Por más que la jaula sea de oro, no deja de ser prisión. Además tengo horror de sentirme encerrada. No lo soporto. Buscando bien, tal vez logre encontrar una forma de escaparme.

Varios segundos pasan. Tomo mis zapatos. Es lo que traía puesto al salir del gimnasio, un par de viejos Repetto, y alguien me los quitó antes de acostarme sobre la cama. Me parecen lamentables en esta habitación tan lujosa. Eso me molesta. Adopto un tono agresivo para preguntar:

— ¿Puedo moverme o también está prohibido?

Él se tensa, un brillo de disgusto pasa por su mirada que se ensombrece hasta volverse casi violeta. Eso lo vuelve más seductor, pero siento que sería mejor que no juegue con él ya que no parece apreciar mi ironía. Aun así, retoma rápido el control y, con una sonrisa un poco forzada (al menos eso me parece) y un largo gesto del brazo, me anuncia:

— Claro que puede moverse. Todo el apartamento está a su disposición. De hecho, le daré un recorrido...

¡Eso es algo nuevo! La prisionera visita su calabozo con su verdugo...

Una vez que salimos de la habitación, recorremos un largo pasillo recubierto de una moqueta blanca tan blanda que siento como si caminara sobre una espuma tibia y suave.

El apartamento parece vacío, todas las puertas están cuidadosamente cerradas. Sobre los muros, grandes pinturas abstractas armonizan con los tapices antiguos. Llegamos a un gran vestíbulo con decoración moderna, cálida, sobrecargada en algunas partes y con un toque de clasicismo en otras. Justo lo que me gusta. Ningún efecto de pura apariencia como en el loft de James. Una entrada con dos puertas, de dimensiones imponentes da manifiestamente hacia el exterior.

(14)

Maxwell abre una segunda, más pequeña, que comunica la cabina con un ascensor interno. En pocos segundos, éste nos lleva hasta la cima del inmueble.

Allí, en lugar de la terraza tradicional que esperaba, llegamos en medio de un jardín lujoso con tres niveles. Cascadas en miniatura saltan de un nivel a otro por medio de pilas de mármol. Flores entre las cuales reconozco dalias, margaritas y claveles japoneses lanzan notas de colores al ambiente. Más lejos, encima de los arbustos, se erigen el One World Trade Center y las otras torres de Manhattan.

¡Una prisión de lujo!

Mi pánico inicial se convierte en una especie de expectación. Mis ideas se mezclan. ¿Dónde estoy? ¿Debo seguir teniendo miedo? En todo caso, mi carcelero tiene los modales de un hombre de mundo. ¿Ésa es una razón suficiente para que me sienta tan bien? De pronto, me doy cuenta de que no hemos dejado la Big Apple. ¡Estamos en Nueva York! Es irracional, lo sé, pero siento como si nada grave me pudiera pasar aquí. Estoy en mi casa.

Más allá de una sala de jardín de madera clara al lado de una impresionante parrilla, Maxwell me muestra una fila de bambús.

— Hay una cancha de tenis detrás de los arbustos. Usted podrá jugar ahí con Sheldon. — ¿Sheldon? ¿Quién es Sheldon?

— ¡Ah! Es cierto, todavía no lo ha visto. Él y su esposa Martha están a mi servicio. Ellos la acompañarán cuando yo tenga que ausentarme.

¿Tenga que ausentarme? ¿Acompañarme? ¿Piensa mantenerme aquí por mucho tiempo?

Bueno, al menos no me vigilará todo el tiempo. Y sin duda será más fácil engañar a sus empleados para poder llamar a alguien. Mi horizonte se aclara. Todavía no es el mejor de los climas, pero al menos se ilumina un poco. Me esfuerzo en no dejar ver mi satisfacción, pero Maxwell es observador.

— Se ve más relajada que hace poco, eso me alegra.

¿Lee mis pensamientos o qué?

— No, es simplemente que aprecio estar al aire libre.

Mi pequeña frase, pronunciada con el tono más huraño posible, no provoca ningún comentario de su parte. ¿Habrá entendido la indirecta? En todo caso, no demuestra nada.

Regresamos al ascensor deteniéndonos en cada uno de los pisos que nos separan de mi calabozo. Hay dos. ¡Esto no es un apartamento, es un palacio real!

Justo debajo de la terraza, una piscina con un spa linda con una sala deportiva. A ésta no le echamos más que un vistazo, pero me parece que está mejor equipada que la de

Throwback Fitness. Otra diferencia, el material parece nuevo y el equipo impecablemente

acomodado. De hecho, así también está la piscina. Todo aquí es del mayor lujo y parece salido de una revista de diseño o arquitectura. Maxwell me asegura que puedo ir y venir cuando quiera.

— La cancha de tenis, la piscina, la sala deportiva, ¿qué más podría faltar? No pretendo quedarme aquí una eternidad. ¿Cuánto tiempo piensa mantenerme prisionera?

Él me responde sin dudar:

— No como prisionera sino invitada, ya le había dicho. En cuanto a la duración, es difícil de precisar, eso depende de demasiadas cosas. Todavía me falta información y colocar un dispositivo que me permita neutralizar a quienes atentan contra su vida. Mis colaboradores trabajan en ello exhaustivamente, no hay lugar para ningún error. En algunos días sabré más…

(15)

desequilibrado mental, aunque no lo parezca. ¿Cómo saberlo? Mientras tanto, sigo entre la espada y la pared. ¿Debo creerle? ¿No creerle? Mi corazón no sabe qué hacer...

Una biblioteca y una sala de cine abarcan el piso de abajo. La sala de cine, de tamaño mediano, equipado de una veintena de sillones a la antigua artísticamente dispuestos, ofrece toda la comodidad que se pueda desear. No es necesario decir que también lo puedo utilizar, según agrega él. Como la decoración kitsch me recuerda a algo, Maxwell me confirma que está inspirada en la del Grauman’s Chinese Theater de Los Ángeles.

Al fin regresamos a nuestro punto de partida. El gran vestíbulo. Al salir del ascensor, mi secuestrador declara negligentemente que estamos en el sexagésimo piso.

¡Entonces es imposible saltar por la ventana!

Estoico, pone su mano sobre mi codo.

¿Qué significa este repentino acercamiento físico? ¿Será que...? Pero no, no es una familiaridad fuera de lugar. Es sólo para indicarme el camino. De todas formas este contacto me perturba. En lugar de ir hacia la habitación donde me desperté, atravesamos una parte del apartamento en dirección hacia el cuartel de los empleados. Mentalmente, noto la presencia de varias computadoras, pero ningún rastro de teléfono. En cuanto se vaya, si logro estar sola, quiero ir al exterior a toda costa. En todas las habitaciones reina una atmósfera de lujo discreto, muy alejado del agresivo modernismo al cual mi marido me ha acostumbrado. Es un apartamento donde se debe vivir bien.

¡Reflexión idiota! Como si me fuera a quedar aquí...

Pensar en el loft me regresó a James. ¿Se habrá dado cuenta de mi ausencia? Nada es menos seguro. Nuestra relación ha estado muy tensa últimamente. Se preocupará demasiado tarde, si es que acaso llega a preocuparse...

Sheldon y Martha están en la cocina. Una pareja de unos cuarenta años. El hombre se levanta cuando entramos, tiene el cabello muy corto, el rostro un poco arrugado y creo ver en sus ojos un destello de simpatía. Ella, una linda rusa en buena forma. Vestida con una blusa gris y un pantalón antracita, se seca rápidamente las manos con un trapo antes de recibirnos sonriendo. Una vez hechas las presentaciones, Maxwell reclama nuestra atención.

— Pongámonos bien de acuerdo. Éstas son las reglas que seguirán durante estos días...

Sin duda ya aleccionó a sus empleados puesto que se dirige esencialmente a mí. — Usted es libre de ir a donde quiera dentro del apartamento, incluyendo la terraza, y utilizar todo el equipo. Pero ni intente salir. Todas las salidas están bloqueadas y necesita un código para abrirlas.

Voltea hacia ellos.

— Por su parte, están a su servicio. Harán todo lo que esté en su poder para que su estancia sea agradable. Martha. Cuento contigo para prepararle los platillos que te salen tan bien. Y tú, Sheldon, vigilarás que todo esté bien. Pero bajo ninguna circunstancia debe comunicarse con el exterior, es extremadamente importante. ¿Comprendieron?

La pareja asiente. Yo me conformo con mirarlos sin decir ni una palabra esperando que mi silencio exprese claramente mi desaprobación. Pero muy a mi pesar, estoy impresionada. Las dimensiones de su apartamento, el lujo en él y sobre todo la manera en que parece haber previsto todo... Pareciera que en verdad se preocupa por mi comodidad.

En este instante, se escucha el timbre de un celular. Es el de Maxwell. Lo toma del bolsillo de su chaqueta, escucha tres segundos y corta la comunicación. Luego me lleva fuera de la cocina. En la sala que atravesamos al venir, se detiene y se planta frente a mí,

(16)

hablándome con un tono más familiar.

— Debo irme. Confía en mí, Eva, no intentes escapar ni comunicarte con nadie. Se trata de tu vida...

Con las últimas palabras, su voz adquiere un magnetismo oprimente. Luego se voltea y se va después de haberme lanzado una mirada intensa.

Por dos segundos, creí encontrar en su mirada la misma plegaria muda que percibí antes. Pero tal vez sólo sean ideas que me hago. Todavía presa de las mismas dudas, me siento sobre un sillón para al fin pensar. Desde que retomé la consciencia, no me ha dejado mucho tiempo. Algunos minutos más tarde, tocan a la puerta. Es Sheldon.

— Disculpe, señora, ¿a qué hora quiere cenar?

Su apariencia es un poco tensa, parece incómodo, pero su tono es respetuoso y su mirada me rehúye. Siento como si se estableciera una barrera entre nosotros. Una barrera impenetrable. Hago un gesto vago.

— No lo sé... Sólo necesito estar a solas un momento. Tengo que pensar en todo esto...

— Bien, señora. Será como usted desee. Sólo tiene que llamarnos.

¿Lo hace a propósito o qué?

¡No será muy fácil establecer un contacto con él si se comporta así! Tal vez tendré más suerte con su esposa. Él sale del salón cerrando la puerta sin hacer el menor ruido. Alzo los hombros y decido regresar a la habitación.

Para no perderme, tomo la ruta por donde vinimos. En el camino, había visto algunas computadoras. Como me imaginaba, hace falta un código para conectarse y no lo tengo. Me son inútiles. Al pasar por el vestíbulo, intento abrir la gran puerta doble que da hacia el exterior. A pesar de mis esfuerzos, permanece irremediablemente cerrada. Eso no me sorprende, pero tenía que intentarlo. Por primera vez, tengo el sentimiento físico de estar encerrada bajo llave. Totalmente aislada del mundo exterior.

No hay dudas, soy prisionera. Una prisionera privilegiada, debo admitirlo, pero aun así prisionera. ¿Cómo podré escapar? ¿O simplemente para avisarle a Bonnie? Debe haber un teléfono en algún lugar, Me enojo. Me siento como una niña pequeña castigada por algo que ignora.

La sala de baño al lado de la habitación es del mismo estilo del resto del apartamento. Desmesurada, lujosamente equipada, decorada con un gusto muy elegante. Encuentro una gran cantidad de productos de belleza y accesorios de higiene, visiblemente nuevos, sobre la bandeja y en los cajones de un tocador. Doblado sobre una silla, un kimono de terciopelo bordado parece esperarme. Pareciera que Maxwell pensó en todo. De repente, me doy cuenta a qué grado estoy fatigada. La idea de tomar un baño me anima. Abro las llaves y, algunos minutos más tarde, me hundo con voluptuosidad en la mini-piscina con hidromasaje.

Pero pronto, a pesar del bienestar producido por el baño, la soledad y el silencio que reinan despiertan mis preocupaciones. En verdad tengo que escuchar una voz familiar, amigable. Daría todo lo que tengo para hablar con Bonnie. Abrigada con el kimono, regreso a la habitación. Ahí, veo un sobre colocado encima de la mesa baja. Hasta ahora no lo había visto. Éste contiene una nota.

« Eva,

Hay ropa en los armarios. Son de tu talla. Espero que te gusten. Maxwell. »

(17)

pantalones, los vestidos y los leggings que abastecen los armarios de la habitación. Toda la ropa es de las mejores marcas. Mis favoritas. Es como si hubieran sido elegidas especialmente para mí. ¿Maxwell tendrá un sexto sentido? Inclusive hay, en una cajonera aparte, todo un surtido de ropa interior. Absorbida por mis pensamientos, no me doy cuenta de cómo pasa el tiempo. Tres golpes discretos en la puerta me regresan a la hora actual. Martha pasa su cabeza por la abertura.

— La cena está lista, señorita, pronuncia dulcemente. — Gracias, Martha, me cambio y voy.

Me pongo un vestido y voy con ellos al comedor. Muy en el fondo, su presencia aquí me tranquiliza. Sé que sólo están obedeciendo las órdenes de Maxwell y su actitud tan amable me reconforta un poco y tranquiliza mi angustia. Llena de esperanza, intento interrogar a Martha y Sheldon para descubrir quién es Maxwell, qué es lo que quiere de mí o para intentar obtener alguna información acerca del supuesto peligro que me acecha. Mis esfuerzos son en vano. Son muy corteses y hasta serviciales, me preguntan si no necesito nada más pero evitan cuidadosamente responder a mis preguntas. No puedo reprocharles nada por lo atentos que son, pero mi última esperanza se desvanece.

La comida, hay que admitir que estaba excelente, se termina en un ambiente triste. Frente a mi insistencia en querer hacerlos hablar, Martha y Sheldon permanecen educados pero firmes. Intentan tranquilizarme — el Sr. Maxwell no quiere hacerme daño, estoy en un lugar seguro -, pero rápidamente se vuelve obvio que no obtendré más información. Al momento del café, decepcionada por no haber obtenido resultados, les pregunto si puedo hacer una rápida llamada a mi mejor amiga. Ambos me miran con un aire apenado y Sheldon dice:

— Lo siento, señora, no podemos permitirle eso.

Después de la cena, enciendo la televisión en la sala. Evidentemente, nadie habla de mi caso en los noticieros. Me lo esperaba, pero más vale estar segura. Después, por más que intento buscar en todos los canales, nada me interesa. No tengo ganas de ver cualquier programa. Hacia las dos de la mañana, Maxwell, que ha regresado sin que escuchara el menor ruido me sorprende frente al aparato al cual le quité el sonido.

— ¿Todavía no te has dormido?

— ¿También quieres regular mis horarios?

Respondí con un tono seco, sarcástico, lleno de animosidad. Él levanta las manos para calmarme.

— No te enojes, no soy tu enemigo.

— ¿Qué prueba tengo de ello? ¡No me dices nada! ¡Ni quién eres, ni de qué estoy amenazada, ni cómo te enteraste de eso!

Él se sienta sobre el sillón al lado de mí. Para evitar su contacto, me alejo lo más que puedo. Es puramente instintivo puesto que debo reconocer que, hasta ahora, no ha tenido ninguna mala actitud conmigo. Voltea hacia mí:

— No seas tan negativa. Te aseguro que estoy haciendo todo lo posible para que esto sea lo menos difícil posible. Estoy consciente de que puede ser doloroso para ti, pero eso no durará mucho tiempo. Considéralo como un trago amargo que ya pasará.

— ¿Un trago amargo que ya pasará? En realidad, es una pesadilla. Soy una prisionera, peor que si estuviera esposada y tuviera los pies amarrados...

(18)

CAPITULO 3

Terreno peligroso

Al despertarme, después de una noche agitada, reflexiono acerca de mi situación. No es muy buena. Un desconocido de nombre Maxwell me tiene prisionera en su apartamento bajo el pretexto de que un peligro mortal me amenaza. Se niega a explicarme más. A pesar de que las condiciones de mi secuestro sean excelentes, este rechazo a decirme el origen y la naturaleza de la amenaza me inquietan profundamente. ¿Quién podría atentar contra mi vida? No creo tener enemigos. Es incomprensible... mi vida es plana. Como todo el mundo, tengo un trabajo, un marido, amigos. ¿Será que lo único que quieren de mí es el dinero de James?

Y lo peor de todo, ese el sentimiento de estar en prisión, de no poder controlar mis acciones. DE ser totalmente dependiente de mi secuestrador. No soporto que limiten mi libertad. Inclusive admitiendo que Maxwell no me mienta (una simple hipótesis), me parece inadmisible que me quiera apartar de mi propia suerte.

Ayer no dije nada. Estaba desorientada. El secuestro y toda esa información me habían sacudido. No estaba en mis cabales. Pero hoy estoy mejor. No me dejaré tan fácilmente, necesito una explicación.

Cuando Martha me trae mi desayuno, le pregunto negligentemente si mi carcelero ya se levantó.

— El señor fue muy temprano. — ¿Y a qué hora regresará? — No lo sé, señora.

¡Definitivamente, es una manía suya no decirle nada a nadie!

Después de una ducha express, me voy a la piscina. Algunas brazadas me harán bien. Al pasar por el vestíbulo, intento abrir la puerta que da hacia el exterior. Uno nunca sabe, tal vez el sistema de seguridad no fue activado cuando Maxwell salió. Un olvido le puede pasar a cualquiera. Pero los bloqueos están activados, la puerta no se abre. Regresándome para dirigirme hacia el ascensor, descubro a Martha observándome. Incómoda, busco una excusa plausible, pero ella se me adelanta:

— Es inútil, señora. Todas las salidas se bloquean automáticamente, me informa con una voz suave.

Después se va. Así, ella y su marido me vigilan permanentemente. Sin hacerse notar. Eso no me hará las cosas más fáciles. Tendré que ser prudente si quiero encontrar una forma de salir de aquí.

Después de una hora y media de natación, voy a la terraza. El sol de septiembre ilumina los techos de Manhattan. Desde la terraza, como me había dado cuenta el día anterior, no hay ninguna posibilidad de alertar a nadie. Como el ejercicio me dejó agotada, me derrumbo sobre un camastro cuando Sheldon sale del ascensor.

— ¿La señora prefiere pescado o carne para su comida?

(19)

Un poco más tarde, al dirigirme hacia la biblioteca, busco por los rincones con la esperanza de encontrar algo, lo que sea, que pueda darme laguna información sobre la identidad de mi secuestrador. Nada. Abro algunas puertas, echo un rápido vistazo. Las habitaciones están vacías, lujosamente amuebladas, siempre con ese mismo gusto delicado, pero pareciera como si nadie las ocupara.

A priori, no veo nada que me pueda ayudar. Sin embargo, no me atrevo a hurgar por culpa de Sheldon y Martha. Tal vez están en alguna parte por aquí. Espiando cada uno de mis movimientos. Las alfombras son tan espesas que no se escucha el ruido de los pasos. Además, el silencio que reina en el apartamento me pone incómoda.

En la comida, la suprema de faisán a la mantequilla de trufas es tan deliciosa que felicito a Martha. ¡Hasta exagero un poco para ganarme su simpatía, uno nunca sabe! Ella recibe mis cumplidos con una sonrisa educada, pero permanece igual de distante. Responde evasivamente a mis preguntas o se cierra como ostra en cuanto éstas se orientan hacia los temas más peligrosos. Por ejemplo cuánto tiempo va a durar mi estancia aquí o si lleva mucho tiempo trabajando para Maxwell. Ya no intentaré hacerla hablar. Es inútil.

Paso la tarde frente a una película de acción que me permite no pensar demasiado en mi situación tan extraña. Luego paso más de media hora en el gimnasio antes de tomar un baño. Igual que la noche anterior, ceno sola. Con Martha y Sheldon sólo hablo lo mínimo indispensable. Maxwell no ha regresado.

El silencio y la soledad comienzan a pesarme. Si hubiera regresado, tal vez habría podido hablar con él. Y además, debo confesármelo a mí misma, su presencia disminuye mi angustia. En mi cama, necesito mucho tiempo para encontrar el sueño. Mis preocupaciones regresan. Estoy segura de que Bonnie debe estar preocupada. Normalmente, no pasa ni un día sin que hable con ella. También en Hillerman Bros, Larry debe estarse preguntando qué pasó conmigo. Nunca había faltado al trabajo sin dar aviso personalmente.

Y las mismas preguntas se repiten una y otra vez. ¿Quién es Maxwell? Trabaja, parece rico, muy rico. Es imposible que quiera el dinero de James. ¿Entonces qué? ¿Qué está sucediendo? ¿De qué peligro pretende protegerme? No puedo quitarme esas preguntas de la cabeza. Me obsesionan. Como soy incapaz de encontrarles cualquier tipo de respuesta, siento cada vez más como si estuviera en una historia donde yo no soy más que una marioneta cuyos hilos son jalados por alguien más.

De hecho, ¿no soy más que un títere con James también? Sí, pero con mi secuestrador es diferente. Las formas no son las mismas.

Pero a pesar de su aparente equilibrio y de su encanto, ¿no podría ser un mitómano particularmente hábil? Eso explicaría que diga lo mínimo posible. Eso también explicaría la seducción que ejerce. Recuerdo haber leído en alguna parte que los mitómanos a menudo podían ser unos seductores temibles.

Al día siguiente, es Martha quien me despierta con el desayuno. A la primera pregunta que le hago, me responde que Maxwell todavía no ha regresado. ¡Diablos! Yo que esperaba poder sacarle información, me veo de nuevo sola, encerrada con mis dos guardianes.

¿Qué puedo hacer si no es recomenzar lo que hice ayer? A pesar de los recursos a mi disposición, éstos no son ilimitados. Y además, necesito lo esencial: la libertad. Entonces, brazadas en la piscina, lectura del último libro de Dan Brown en la biblioteca y desayuno servido por Sheldon. El tiempo pasa, minuto tras minuto, con una lentitud desesperante. No tengo ni la menor idea de cómo salir de aquí. Estoy condenada a esperar. James, Maxwell, ¿por qué los hombres que se cruzan conmigo tienen tantos problemas con mi libertad?

(20)

Después de la comida, holgazaneo en la terraza aburriéndome con mi inacción cuando la puerta del ascensor se abre. Es Maxwell. Una ráfaga de adrenalina me saca de la somnolencia en la cual estaba hundida.

Definitivamente, este hombre es increíble. ¡Demonios, no tengo remedio!

En lugar del estricto traje obscuro que siempre le he visto hasta ahora, lleva puesto un pantalón de mezclilla, una camisa a cuello abierto, una chaqueta de cuero y botas. El estilo casual le queda mejor que el traje Berluti. Le da un aire aventurero.

No me muevo del camastro y hasta me doy el lujo de tomar un sorbo de soda mirándolo de reojo. Él se queda por un instante inmóvil contemplándome de lejos. Como siempre, su rostro no deja ver nada de lo que piensa, comienzo a acostumbrarme a eso. Al fin suelta un « hola » que no lo compromete a nada, avanza y me ofrece una pequeña caja. Levanto los ojos hacia él.

— ¿Qué es eso? ¿Las llaves del apartamento?

¡Pum! ¡Toma ésa!

De hecho, vi perfectamente que se trata de un estuche con la marca Cartier. Ignorando mi ironía, él lo entreabre.

— Me di cuenta de que tu collar estaba huérfano así que me permití traerte un pequeño regalo...

¡No es cierto! ¡Una esmeralda sobre un medallón de platino! Espléndido. Y se había dado cuenta de que no llevaba ningún colgante en mi cadena. Disimulando mi emoción, pero con la garganta cerrada, acepto el estuche que pone en mi mano. Es el tipo de detalle que James nunca ha tenido.

— Muy lindo.

¡Magnífico!

— ¿Pero por qué este regalo?, continúo. ¿Tienes algo que quieras que te perdone? Por una milésima de segundo, siento que su mirada me fusila. Es sorprendente la velocidad con la cual sus ojos cambian de color según su estado de ánimo. Van del azul agua marina hasta el violeta obscuro. Sin embargo, su control de sí mismo es también impresionante. Él aprieta la mordida, quita el mechón rebelde de su frente mientras que un intento de sonrisa se dibuja sobre sus labios.

— Tal vez para disculparme por no haber venido más rápido. Temía que mi ausencia te hubiera preocupado...

¿Qué decir? Me quita todos los medios.

— Lo único que me preocupa en este momento es saber cuándo me vas a dejar salir. — Desafortunadamente, eso todavía no será posible. No tuve las buenas noticias que esperaba. Eso explica mi larga ausencia. Estoy tras un tipo muy astuto que no se deja atrapar fácilmente. Por ahora, ignora la trampa que le estamos preparando. Pero si por mala suerte lo presintiera, sería lo más difícil del mundo hacerlo caer...

— ¡Eso no me dice mucho!

— No tiene caso entrar en detalles de la operación. Toda la información que hay que verificar parte por parte para tender la trampa y...

— ¡Ahora estás tratando de darle vueltas al asunto! Puedo aceptar que no puedas decirme todo. Pero al menos podrías decirme quién eres y cómo llegaste a intervenir en mi vida.

— Al contrario. Todo está conectado. Sé que es difícil de creer, pero es esencial que actúe como lo hago. Te lo repito de nuevo, tu vida está en peligro a causa de una maquinación que no podrías ni imaginarte.

(21)

— ¡Justamente! Al menos dime cómo te enteraste.

— Imposible. Lo supe por la más grande de las casualidades y los eventos que siguieron me condujeron a secuestrarte para ponerte a salvo. Revelarte algo más preciso pondría todos mis planes en riesgo.

¡Casi podría convencerme!

— Pero en fin, ¡no veo cómo podría cambiar si me dijeras quién eres! — Eso cambia todo.

Nos quedamos en silencio por un largo momento. No estoy convencida, pero no encuentro ningún argumento para contradecirlo. Tiene una forma de mirarme a los ojos cuando me habla, una mirada directa, abierta, que me hace perder el hilo de mis ideas.

De repente, pregunta con una sonrisa de duda: — ¿No te gustó el colgante?

— Sí.

— ¿Entonces por qué no lo pones en tu cadena?

Saco la joya de su estuche, y por poco se me cae. Hago un gesto para atraparlo, Maxwell avanza su mano, nuestros dedos se rozan por una fracción de segundo. Sus ojos se cruzan con los míos. Mi corazón da un salto dentro de mi pecho. Rápidamente, aprieto la esmeralda en la palma de mi mano.

— ¡La tengo! No tengas miedo.

Y la cuelgo en mi cadena. Después de haber admirado el efecto del colgante alrededor de mi cuello, Maxwell consulta su reloj.

— Disculpa, debo irme...

En el instante en que voltea, agrega:

— La esmeralda es una piedra hecha para ti. ¡Es la única que deberías ponerte!

El cumplido me hace sonrojar. Antes de que pueda pronunciar una palabra, él se dirige hacia el ascensor cuya puerta se cierra. Este hombre es más rápido y más indomable que un felino. Ni siquiera tuve tiempo de agradecerle antes de que haya desaparecido. Pensativa, acaricio la esmeralda con la punta de los dedos. El atardecer la hace brillar como fuego. Siento una emoción que no logro definir con precisión.

Lo que resta del día pasa lentamente. No tengo ganas de leer ni de ver una película. Sólo me queda el gimnasio. Como dice el instructor: « Transpirar para no pensar. » Excepto que a veces, una no impide a la otra.

Efectuando a consciencia ejercicios de acondicionamiento, me reprocho no haber sido más firme. No haber insistido. Maxwell me manipuló como quiso con sus bellas palabras y yo me dejé. De acuerdo, estaba anonadad por su regalo, pero aun así, debí haberlo enfrentado.

Sí, pero ¿cómo resistirme a él? Cuando está frente a mí, siento sin quererlo una atracción tan fuerte que mi mente se nubla. En su ausencia, puedo tomar todas las decisiones que quiera, mas sólo basta con que aparezca y que me vea para que olvide la mitad de ellas. ¡Eso es algo que nunca he sentido con mi marido! ¡Ah! ¿James, qué haces? ¿Me estás buscando? Hay una confusión enorme en mi cabeza. Y encima de todo, Maxwell me ofrece este magnífico regalo... ¡Debo estar loca para haberlo aceptado!

¿Por qué me pone así el pensar en él? Sobre todo que no sólo está la esmeralda. También está la razón por la cual me la dio. Eso fue lo que más me afectó. Ya sabía que era elocuente, inclusive encantador cuando quiere. Pero descubrir de pronto que me pone la suficiente atención como para darse cuenta de que no llevo más que una simple cadena en el cuello, sin nada en ella, me corta el aliento.

(22)

¡Seguramente es otro truco para ganarse mi confianza! ¡Una manipulación sentimental!

Y vuelvo a pensar súbitamente en su mirada cuando casi dejo caer la esmeralda al suelo. Había en el fondo de sus ojos que no percibí en ese momento. Como un calor que nunca había notado. ¿Podría ser que yo le guste, que se sienta atraído hacia mí? La idea me toma tan desprevenida que me siento sonrojar.

¡En verdad pienso muchas locuras!

Es absurdo. La situación ya es lo suficientemente complicada como está como para que la complique más con mis fantasías sentimentales. De por sí es difícil saber dónde me encuentro. Normalmente, debería desconfiar de sus bellas palabras. Odiarlo. Pero en el fondo, una voz interna me aconseja confiar en él. No sé quién es y sin embargo me tranquiliza. Como si fuera un amigo que conozco desde siempre. Estoy en una situación intrincada. Por ahora sólo encuentro una solución: sudar.

Después del calentamiento, paso a la velocidad máxima. En mis audífonos, el hip hop remplaza a la música electrónica. Transpiro fuertemente. Sobre el Airex Balance-Pad, encadeno los movimientos.

Equilibrio y luego estabilidad vertical.

¿Maxwell es un manipulador? Buena pregunta. Ahora coordinación.

Y mi respuesta es: no lo sé. Cuando está conmigo, no siento como si me manipulara. ¿Puedo estar equivocada?

Más rápido el movimiento de las piernas.

¿Eso significa que es sincero? También es una buena pregunta. También me la hago. Más flexibilidad en la pelvis, los hombros relajados, los brazos muy tensos.

Tampoco lo sé.

Retomar el equilibrio. Pequeños pasos a los lados sin que mis pies dejen el suelo. No logro saber con certeza si es sincero.

Los músculos me arden. Sin aliento, empapada en sudor, me derrumbo sobre la alfombra. Necesito algunos minutos para recuperar la respiración. Estoy exhausta, pero avancé más que antes. El ritmo de mis latidos baja progresivamente. Por momentos, estoy convencida de que Maxwell me miente, que inventó todo eso del peligro que amenaza mi vida. A veces, su sinceridad parece indudable. Me odio por no haber reclamado más explicaciones enseguida.

Y ahora se ha ido. ¿Hasta cuándo?

La cena es tan sombría como ayer. A pesar de los esfuerzos de Martha para cocinar platillos dignos de un gran chef, como muy poco, con la mente en otra parte. Terminada la comida, previendo que tendré dificultades para dormirme, voy a la biblioteca a buscar un libro. El que sea, al azar. Pero no tengo ganas de leer, de ver la televisión y mucho menos de ver una película. De hecho, no tengo ganas de hacer nada.

Lo que me gustaría sería platicar con Bonnie, ambas recostadas sobre su cama en su estudio en Queens. Lo hemos hecho tantas veces ya que veo la escena como si estuviera allí. Al volver a pensar en lo preocupada que debe estar por mi brusca desaparición, una repentina tristeza me invade. Mi ánimo está por los suelos. Lanzo el libro que acabo de abrir. En ese mismo momento, alguien toca la puerta. Exasperada, respondo un poco brutalmente:

— ¿Qué es lo que quieren?

(23)

me arrepiento de mi brusco acceso de cólera contra los dos sirvientes que se muestran tan humanos conmigo a pesar de la situación. Pero para mi sorpresa es Maxwell quien entra.

— ¿Qué es lo que pasa? Pareces enojada...

Entonces, todo el rencor y toda la ira que llevo dos días acumulando se desbordan du un golpe.

— ¿Enojada? ¿Estás bromeando? ¡Ya no puedo más! ¿Cuánto tiempo más piensas tenerme así? Ya no puedo soportar esta situación, sin saber nada de nada. Ni por qué me secuestraste, ni quiénes son esas personas que me amenazan, ni quién eres. ¡Si esto continúa, voy a tener una crisis de nervios!

Maxwell me observa por un momento sin abrir la boca. Siento que un combate interior se libra en su mente. Bruscamente, me señala un sillón.

— Toma asiento, Eva, te voy a decir quién soy.

Él se queda de pie frente a mí y suelta de golpe con una voz neutra: — Soy Maxwell Hampton, el hermano de James.

(24)

CAPITULO 4

Al borde del precipicio

La enormidad de lo que Maxwell me acaba de decir me deja petrificada por dos segundos. Me quedo sin voz. Luego mi combatividad retoma el control.

— ¡Pero James no tiene hermanos! — Más bien nunca te ha hablado de mí.

— ¿Y por qué no me habría hablado de ti? ¿Porque te dedicas a secuestrar personas y se avergüenza de ti?

A pesar del sarcasmo de mi respuesta, su aplomo me desconcierta. Algo en el fondo de mí me dice que no está mintiendo. Es la verdad. Él es el hermano de James. De hecho, está sonriendo, con una sonrisa breve, pero todo en su expresión me indica que no está bromeando. Toma asiento frente a mí.

— No, no me dedico a secuestrar personas. Me dedico a las finanzas… — Como James, ¡qué práctico!

Él asiente silenciosamente y continúa sin parecer darse cuenta de mi sarcasmo.

— Te debo varias explicaciones. James no te ha hablado de mí porque siempre hemos tenido una relación difícil. ¡Mucho más que difícil, ambos somos muy diferentes! De hecho nuestra relación es tan mala que llevamos años ignorándonos. Nunca nos vemos...

— No te creo. Si eres su hermano, déjame llamarlo para... Maxwell sacude negativamente la cabeza.

— No, es imposible. Por razones que no puedo darte ahora, James de be permanecer fuera de todo esto. ¡No hay opción! Tengo que arreglar este problema solo, a mi manera.

¿Y yo no tengo nada que decir en todo esto?

Frente a mi mutismo, termina por sacar su permiso de conducir — efectivamente su nombre es Maxwell Hampton — y una vieja foto - no hay dudas, se trata de él y de James más jóvenes. Los comparo mentalmente. Obviamente, conozco menos a Maxwell que a mi marido. Pero tanto este último, después de nuestro matrimonio, reveló rápidamente su egoísmo, su necesidad de dominación y la tiranía que pretendía ejercer sobre mí, como Maxwell, a pesar de su deseo de controlar todo, se muestra atento a mis necesidades y a mi comodidad. Sigo reprochándole el haberme secuestrado y n comprendo de qué peligro cree protegerme, pero desde que estoy aquí, nunca ha sido agresivo, ni siquiera frente a mis sarcasmos. Mientras que mi marido me exhibe como un trofeo y denigra mis elecciones para vestirme que no son lo suficientemente vistosas como para tener un valor, Maxwell tiene atenciones conmigo y me ofrece un bello regalo. Él se muestra más generoso, más abierto. En una palabra, más gentil.

Y esta diferencia puede verse en su físico. A pesar de que tiene un aire de parentesco, no tienen nada en común. La innegable belleza de James es digna de una revista de moda, atrayente pero fría, casi congelada, agresiva y a veces inquietante. Maxwell posee más encanto, un magnetismo hechizante que lo vuelve misterioso, pero puede verse en él una calidez y una impresión de seguridad. Sus modales tampoco son los mismos. Mi marida

(25)

nunca se relaja, siempre está tenso, obsesionado con el autocontrol y su apariencia. Por el contrario, Maxwell es más natural, menos obnubilado por la imagen que da. Es evidente con el gesto que tiene constantemente de acomodarse el mechón rebelde de cabello que le cae sobre la frente. Ciertamente es sólo un detalle, pero es significativo.

En todo caso, lo que acaba de decirme cambia la situación. Sigo sin saber cuál es el peligro del que me quiere proteger, pero ahora comprendo mejor el interés que tiene hacia mí. De alguna forma somos de la misma familia. Aun si no nos conocíamos, no soy una completa extraña para él. Es mi cuñado.

Me parece que ni confiar totalmente en él (tendría que decirme más para lograrlo), desde ahora puedo darle más crédito. Eso me incita a considerarlo de forma diferente, ya no es un simple secuestrador.

Después de un momento de silencio, clava su mirada en la mía y agrega:

— Lo único que necesitas saber, es que te protejo y que aquí estás segura. Cuando ya no haya peligro, serás libre. ¿Ahora me crees?

— Sí, termino por decir perturbada por la intensidad de su voz.

¡Qué confuso! ¿Si me pregunta que si creo en Santa Claus, también diré que sí?

Sonríe ampliamente. Su mirada parece brillar. Continúo:

— Pero por favor, dame más detalles sobre tus problemas con James.

Él adopta una expresión distraída, se inclina hacia adelante, pasa una mano por su cabello, se muerde los labios.

¡Si continúa así, me voy a enamorar!

— No hubo un problema en particular. Más bien una incompatibilidad fundamental. Hay personas hacia quienes uno siente aversión y otras hacia quienes uno se siente naturalmente atraído...

Por la manera en que me mira al pronunciar las últimas dos palabras, adivino que están dirigidas especialmente a mí y mi corazón se detiene por un segundo.

— ¿Quieres decir una especie de instinto?

— Exactamente. Algo contra lo que es difícil luchar, dice bajando la voz. — Yo también lo siento, murmuro en un suspiro.

Nos observamos un momento en silencio, asustados de haber revelado tanto sobre nosotros mismos sin quererlo. La atmósfera ha cambiado, lo que leo en sus ojos me hace un nudo en la garganta y no me atrevo a moverme para no traicionar mi propia emoción. ¡Estoy casada, no tengo derecho a sentir esto!

Luego Maxwell se levanta bruscamente y dice: — Es tarde, deberíamos ir a acostarnos.

***

A partir del día siguiente, nuestra relación mejora. Maxwell se ausenta por menos tiempo. Pasa más tiempo conmigo. Me avisa cuando va a salir. Está más relajado, menos a la defensiva. También más natural. Sus atenciones conmigo aumentan. Seguido, me ofrece un regalo cuando regresa. No un colgante con una esmeralda como la primera vez. Joyas más modestas. A veces cosas simples, como un ramo de flores o el álbum G I R L de Pharrell Williams porque alguna vez le dije que me encantaba.

Paralelamente, comenzamos a hablar juntos. A hablar realmente. No como viejos amigos, pero al menos ya no como adversarios. Regularmente, aprovecho nuestras

(26)

conversaciones para intentar hacerlo decirme quién me amenaza. Pero en este punto, permanece inflexible. Esquiva todas mis trampas, no me dice nada nuevo.

A pesar de esta disimulación que me pesa, aprendo a apreciar un poco su presencia. Un día, él habla, con un humor que no le conocía, de sus brillantes años de estudiante en Princeton. Cada confidencia que me hace representa también para él una oportunidad para cuestionarme sobre mi vida, mis ocupaciones. Hemos hablado mucho de mi trabajo y su interés sincero me conmueve. No sé por qué, pero me es muy importante que comprenda que trabajar es esencial para mí. ¡En verdad se interesa en lo que hago, no como James que me ve como un accesorio que realza su imagen! Su humor igual, la mezcla de reserva y de amabilidad con la que me rodea. Es inútil tratar de negarlo, siento una especie de inclinación pro Maxwell. Y estoy segura de que por su parte, él no es insensible a mi encanto.

Así pasan dos días. Una noche, cuando se aparta para dejarme salir primero de la sala, me tropiezo. Para evitar que me caiga, él me detiene. Como es mucho más alto que yo, levanto la mirada.

— ¡Oh! perd…

No tengo tiempo de terminar, su boca ya está sobre la mía. Enloquecida, quiero empujarlo, pero mi cuerpo no me obedece. Mis músculos se tensan. Suavemente, sus labios rozan los míos, los presionan delicadamente. Una deliciosa sensación de vacío se instala en mi pecho. Respiro el aroma de su loción. Una fragancia almizclada con un toque de ámbar. Sus ojos están tan cerca de los míos que siento que me ahogaré en ellos.

¡No, no puedo hacer esto!

Pero su mirada hace que mi consciencia se calle. No me resisto. Entonces su boca se apodera de la mía. Sin que me oponga, nuestras lenguas se interrogan, se descubren con precaución. Entablan una lenta danza de aterciopelados movimientos que me aturden. Miles de sensaciones me asaltan, cada una más deliciosa que la anterior. El beso de Maxwell me embriaga. Mis músculos se relajan. Él me aprieta con más fuerza por los hombros, su gesto es suave, un escalofrío me recorre muy a mi pesar. Su contacto hace nacer en mí algo indescriptible. Quisiera que esto no se detuviera nunca...

Bruscamente, su boca me abandona. Él sacude la cabeza y murmura con una voz casi inaudible:

— Esto no es razonable.

Con mis ojos todavía clavados en los suyos, pareciendo esperar una respuesta, asiento con la cabeza.

Exacto. No es para nada razonable, ¡pero es tan bueno!

— Discúlpame, Eva, retoma, ¡no debí hacerlo! — No, no, fue mi culpa, yo...

Nos separamos.

Frente a mi habitación, me desea buenas noches. Por la abertura de la puerta, lo miro alejarse en el pasillo. Es la primera vez que un beso me pone así. Cierro la puerta, me recargo contra la pared. El sabor de sus labios me persigue. El olor a almizcle y ámbar me baña todavía. Aprieto mi cara con ambas manos. Una especie de rasgadura me atraviesa.

¿Qué significa lo que acaba de hacer? ¿Y yo por qué cedí tan fácilmente? ¿Fue una respuesta a la tensión que atormenta? ¿Una simple reacción física a nuestra promiscuidad de los últimos días? Sin embargo yo no soy así. No me reconozco. ¿Qué pensará de mí? Imposible quedarme en esta incertidumbre. Las cosas tienen que estar claras entre nosotros.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :