• No se han encontrado resultados

Eliseo Ferrer (Book) / Sacrificios Humanos, Canibalismo y Sexualidad Ritual en el Mundo Antiguo.

N/A
N/A
Eliseo Ferrer / Star Publishers (Author)

Academic year: 2024

Share "Eliseo Ferrer (Book) / Sacrificios Humanos, Canibalismo y Sexualidad Ritual en el Mundo Antiguo. "

Copied!
47
0
0

Texto completo

Lejos de una revelación sobrenatural y muy lejos también de un dios creador y todopoderoso, Ferrer sienta las bases de la creación del mundo y del nacimiento de las primeras instituciones sagradas en las relaciones de los distintos grupos humanos con el medio material circundante. Aunque parezca paradójico, la base de la construcción espiritualista (que se ha ido forjando desde el Paleolítico a través de la relación de los primeros pueblos con los sustantivos animales) se desarrolló en Queda prohibida cualquier reproducción, distribución, comunicación pública y procesamiento de esta obra sin el permiso de los titulares de la propiedad intelectual, salvo en los casos previstos por la ley.

Sobre procesos y contextos

P REÁMBULO

Precisiones en torno al cosmos, lo cósmico y la idea del mundo

Por su parte, los latinos mantuvieron criterios similares basados ​​en el término mundus; pero en San Isidoro de Sevilla, quien se propuso armonizar el creacionismo de la fe cristiana con el conocimiento mundano y el pensamiento clásico, lo encontramos. Me refiero a un conjunto de fenómenos mantenidos en una perspectiva antrópica, que nada tienen que ver (aclaro) ni con el principio cosmológico antrópico de Barrow ni con el "humanismo" de Protágoras, y cuya constancia y regularidad vinieron a sumarse a la experiencia paleolítica de lo cíclico. repetición del día y de la noche y la repetición en el cielo nocturno de las fases de la luna. Me refiero a los ciclos estacionales (primavera, verano, otoño e invierno) que son fundamentales en el nacimiento y desarrollo de la agricultura, y en las primeras nociones de tiempo circular; del descubrimiento de los movimientos del sol a partir del horizonte, en simbiosis con la regularidad de las estaciones; del descubrimiento y construcción de las constelaciones en el cielo nocturno, a las que dieron nombres a animales, etc., etc.

Estudio de la religión del Cercano Oriente en la antigüedad como integración de la sociedad y la naturaleza. 13 Mucho antes de que Plotino hablara de ello, en la antigua India después de los Vedas, alrededor del año 1700 a.C., la gente hablaba del Uno y de la unidad cósmica desde una perspectiva metafísica y extracósmica. Por supuesto, la materia aquí es plural y discontinua, idea básica que determinará toda la filosofía de Gustavo Bueno: desde su filosofía de la religión hasta la teoría del Cierre Categórico que construye la pluralidad de las ciencias.

En cualquier caso, y en lo que nos interesa, nos basta con entender el mundo como resultado de la intersección de los tres géneros de materialidad propuestos: 'El primer género (M1) incluye todas las entidades constitutivas de lo físico'. mundo. mundo.en el extranjero. El segundo tipo de materialidad (M2) implica todos los fenómenos de la vida interior etológica y psicológica.

Lo sagrado, la religión, lo numinoso, el fetichismo y lo santo

Desde mi punto de vista, ha habido cuatro referentes básicos que, más allá de la teología y el pensamiento cómplice de las iglesias (y más allá del gran aporte de Durkheim)18 intentaron llegar al núcleo y la causa última de los fenómenos religiosos. En su obra Das Heilige (Lo Santo),19 publicada por primera vez en 1917 y de gran repercusión en el último siglo, Rudolf Otto abordó el problema del origen de lo sagrado desde la originalidad de una investigación basada en la experiencia. que en principio desconocía las ideas y la religión de Dios. No es la relación entre los elementos racionales y no racionales de la religión lo que nos interesa, sino lo sagrado en su conjunto.

21 El libro mencionado de Durkheim se publicó en 1912, cinco años antes de la publicación del libro de Rudolf Otto. Para él, la búsqueda del origen de la religión requería una perspectiva más general, más allá de las civilizaciones individuales, que debía tener en cuenta el proceso de evolución humana dentro del proceso evolutivo más general de la vida. Sus ideas sobre la pluralidad y discontinuidad de la materia permiten al materialismo filosófico separarse de las filosofías monistas y dualistas, para hablar correctamente de la pluralidad categórica de la ciencia, que niega una ciencia unificada y universal.

38 Ernst Cassirer es considerado el padre de la antropología cultural porque presentó la cultura como un sistema de formas simbólicas. Es decir, el análisis científico de las especificaciones intragenéricas del género homo no nos introduce en el campo de la antropología estricta, tal como se desarrolla en el campo de la zoología, en la especificación de la antropología física.

Lo sagrado y la religión, al margen de lo divino y sobrenatural

En resumen, y yendo directo al grano, Bueno propuso una organización conceptual e ideacional de la diversidad de los fenómenos. Y los valores de lo sagrado referidos al eje angular (de relación con entidades personales no humanas) constituirían lo que llamamos lo numinoso:46 el fundamento y núcleo fundamental de la filosofía de la religión del materialismo filosófico. Todo ello permitió a Gustavo Bueno definir la religión como “el conjunto de relaciones, religatio, que los hombres mantienen con el numen o lo numinoso”; o lo que, desde el punto de vista de la definición genética de Spinoza, llevó al creador del materialismo filosófico a definirlo más precisamente como "la relación del hombre con el nomen de los animales".

Para Bueno, la esencia de la religión tenía que versar con el núcleo de la religión (que a su vez tenía que basarse en algo corpóreo), que también estaba envuelto en un cuerpo institucional (determinado por los contextos circundantes) y que estaba en desarrollo. en el transcurso del tiempo (la historia de la religión). Es decir, la religión se definiría como el culto al nomen, institucionalizado a lo largo de la historia humana y sostenido por una multitud envolvente de personas, cosas materiales y doctrinas. Una tarea que, desde mi punto de vista, Gustavo Bueno realizó dentro de la complejidad de una obra (La Divina Bestia) que planteaba la doble perspectiva epistemológica y ontológica religiosa, al tiempo que ofrecía un núcleo genético, una progresión diacrónica (prehistórica e histórica). ) y un cuerpo de elementos circundantes.

Por tanto, como hemos visto y repetido, dentro del materialismo filosófico hablamos de religiones primarias, religiones secundarias y religiones terciarias; terminología que, dada la descripción misma del "cuerpo de religión". Todo lo demás, si hablamos en términos fenomenales, desde la relación de las personas con el numen animal del Paleolítico hasta la aparición de la religión zoroástrica (y si excluimos la compleja religión filosófica de la tradición védica), en mi opinión, de vista Desde mi punto de vista, los cultos locales estaban abiertos a la diversidad y heterogeneidad de diversas percepciones de lo sagrado.

Sobre los contenidos de esta obra

Supongamos que todos estos fenómenos de lo sagrado (el culto a la diosa madre, el naturalismo cosmológico, el espiritualismo de las almas, la magia, el fetichismo, el totemismo, etc.) coexistieran dentro de un sistema de relaciones, a veces contradictorias, en la transición del Paleolítico al Paleolítico. Neolítico y mundo antiguo de la Edad de los Metales. Pues bien, lo cierto es que, fuera de la relación genética con el fascinante poder de los noúmenos animales corpóreos por parte de los pobladores paleolíticos, no existe una línea inequívoca y excluyente que explique la transición del misterio objetivo de la zoología en dirección a la la construcción más remota del concepto de lo sagrado. En consecuencia, incluyo el contenido de este trabajo en el contexto que estableció la transición entre los cultos paleolíticos ("religión primaria") y los cultos mitológicos del Neolítico ("religión secundaria"), en el momento en que se produjo la revolución agrícola. lugar, seguido de la revolución urbana de los primeros agricultores a lo largo de las grandes cuencas fluviales.

Contenidos que fueron parcialmente abordados en el "primer libro" de mi obra Sacrificio y Drama del Rey Sagrado, pero que aquí amplié, reconsideré y reformulé con el fin de proporcionar, entre otros objetivos, los elementos básicos para la elaboración de una teoría antropológica. de la construcción de lo sagrado; que nos permita conducirnos (si estamos interesados) a una teoría antropológica del cristianismo. Finalmente, el canibalismo ritual (el tercero de los capítulos) en el Neolítico continuó la institución de comunión mística que los cavernícolas del Paleolítico habían realizado durante el banquete de identidad con la fuerza y ​​el poder de los animales abatidos numens. sino en este nuevo contexto a través del banquete y la identidad con los restos corporales de dioses humanos sacrificados y sagrados. En el fondo, tanto la idea de la inmortalidad del alma como la escatología de la resurrección de los muertos tenían su base última en la concepción cósmica del retorno cíclico al punto de origen de cada una de las partes del universo; lo cual se reflejó en la regularidad de sus ciclos y movimientos.

Por tanto, creo que los cinco fenómenos socioculturales de la prehistoria y el mundo antiguo que presento en este trabajo están debidamente relacionados, de importancia decisiva no sólo para ahondar en los orígenes de lo sagrado y lo religioso, a partir de la hipoteca mutua. del hombre con los animales y con la materialidad del entorno que lo rodea. También son fundamentales para conocer uno de los primeros pasos en la construcción del mundo, la base del proceso de aculturación, en el que jugaron lo inmanifestado y lo sagrado (descubiertos como fenómenos objetivos en el interior y en la apariencia de los animales). un papel determinante en el plan de acción de los monstruos en proceso de convertirse en sujetos operativos en el camino de la civilización.

Bibliografía

Referencias

Documento similar