Agustín de Iturbide

Top PDF Agustín de Iturbide:

Las fiestas para el libertador y monarca de México Agustín de Iturbide, 1821-1823

Las fiestas para el libertador y monarca de México Agustín de Iturbide, 1821-1823

principales fueron “uniformadas de túnico y zapato blanco, banda y peinado trigarante, sable en mano y en el mejor orden”, que gustó tanto que repitieron su paseo a los ojos de todos unos días después. por su parte los habitantes de ciudad real (chiapas) informaron que hicieron dos veces la jura y de la ciudad de Guatemala manda- ron decir que costearon “vistosas perspectivas alegóricas”. también hubo pueblos distantes como el de santísima trinidad de ixtaco- mitán, limítrofe entre tabasco y chiapas, donde se enteraron muy tarde y no hicieron nada, justificando su actitud diciendo que estu- vieron en silencio “para no descomponer con sus voces la armoniosa consonancia que elegantes felicitaciones han hecho siempre melodía en el ánimo de su majestad imperial”. por su parte, los del pueblo de canatlán, de la provincia de nueva Vizcaya, subrayaron que todo se financió con donativos voluntarios y no dejaron de detallar la lista con los nombres. en Guadalajara los recursos permitieron a las au- toridades tirar más de 1 000 monedas de plata para la gente común, mientras acuñaron muchas de oro para corporaciones, autoridades y particulares distinguidos. por último, quien reseñó el festejo de la ciudad de durango expresó que iturbide no era de los que habían destruido a otros hombres ni los había “embelesado y divertido con prestigios” para ganar el corazón del pueblo mexicano. 46

39 Lee mas

La estabilidad política en los imperios de Agustín de Iturbide en México y Pedro I en Brasil

La estabilidad política en los imperios de Agustín de Iturbide en México y Pedro I en Brasil

En tercer lugar se analiza la influencia que tuvo el panorama internacional en la estabilidad de las monarquías. El argumento que se presenta es que la relación de fuerzas entre la metrópoli y la colonia en proceso de independencia fue uno de los principales determinantes de la estabilidad en los nuevos imperios. De esta forma, la estabilidad política se plantea como dependiente del poderío militar y de las alianzas estratégicas de las nuevas naciones. En el momento de su independencia, Brasil era aliado de los ingleses, quienes desincentivaron a Portugal y a las demás potencias en sus intentos de reconquista; de hecho, propiciaron el comercio, la estabilización y el reconocimiento de Brasil en el panorama internacional (Viotti da Costa, 1985, 20). La falta de apoyo que experimentó México y su lento reconocimiento internacional planteaba dudas al exterior y al interior del país sobre la legitimidad del grupo que, supuestamente, ostentaba el monopolio de la violencia (Vázquez, 2003, 261). Dada la situación internacional, los enemigos del Imperio de Iturbide vislumbraban una mayor probabilidad de éxito en caso de enfrentar al régimen que en el caso de Brasil.

35 Lee mas

Construyendo patria desde la iglesia. Un sermón religioso en Zacatecas a favor de Agustín I

Construyendo patria desde la iglesia. Un sermón religioso en Zacatecas a favor de Agustín I

La conducta de los habitantes de Zacatecas debe ser de acuerdo con las circunstancias. El agradecimiento o gratitud debe proyectarse por la calidad de deudores hacia Agustín de Iturbide. Es en esta parte donde el orador se maniiesta contra los trastornos políticos que se tuvieron debido al gobierno virreinal español, a sus decretos “antipolíticos y an- tieclesiásticos, dictados por la falsa ilosofía.” Y esa ilosofía, si acaso, se reiere a la de los últimos reyes borbones. Entonces, no todos los reyes, incluso los que no son atacados por los falsos ilósofos, no pueden ser buenos gobernantes. El uso de circunstancias políticas está a la deriva; y el orador hace uso del desprecio contra el dominio español, aun sin reparar si los reyes son justos o no. La calidad de soberanos no siempre es positiva, al menos en este caso para los americanos y desde el punto de vista de quien pronuncia el discurso.

16 Lee mas

La trigarancia: fuerzas armadas en la consumación de la independencia. Nueva España, 1820-1821

La trigarancia: fuerzas armadas en la consumación de la independencia. Nueva España, 1820-1821

En ese mismo tenor, he evitado el uso de términos que, lejos de explicar, nublan la comprensión de la complejidad de las fuerzas armadas del tiempo de las independencias, como “ejército realis- ta”, por una parte porque, como se verá, es difícil hablar de un único y monolítico “ejército” en la monarquía española e incluso en la Nueva España específicamente, y por otra parte, porque la voz “realista” alude, como también será explicado, a un tipo muy particular de contingentes milicianos y sólo con ese sentido fue utilizado el término en la época, rigor que debe ser recuperado en la historiografía contemporánea. Los vocablos “trigarante” y “trigarancia” fueron efectivamente empleados en 1821 y la pro- fusión con que fueron utilizados en este estudio responde más bien al sentido práctico de englobar con dichas denominaciones al movimiento independentista particular que surgió con el Plan de Independencia proclamado en Iguala. Es cierto, no obstante, que fueron de uso más corriente los calificativos de “imperiales” o “independientes” pero su uso podría generar evidentes confu- siones con otros periodos históricos, razón por la cual fueron privilegiados los primeros. Otro tanto podría decirse respecto a la forma en que se hizo referencia a Agustín de Iturbide: aunque antes del plan era en sentido estricto coronel miliciano, a partir de la rebelión y dado que rechazó en Iguala el grado de teniente general se hizo reconocer únicamente como Primer Jefe del Ejér- cito, aunque es verdad que algunos subordinados lo siguieron llamando coronel y otros pocos llegaron a referirlo como general. Consideré importante, en suma, mantener correspondencia del uso de los términos con el propio proceso histórico. También conviene aclarar que respeté la ortografía original en los casos de las citas textuales de los documentos de archivo.

436 Lee mas

El puerto de Veracruz: el último reducto español en territorio novohispano

El puerto de Veracruz: el último reducto español en territorio novohispano

Si el señor excelentísimo, el coronel don Agustín de Iturbide olvidándose de su honor y su fidelidad a la nación e infringiendo la constitución de la monarquía española que él juró con todos sus subordinados y separándose con la sección de tropa que tenía a su mando del gobierno legitimo, proclamó la independencia de la Nueva España en el pueblo de Iguala, y siguiendo su pernicioso ejemplo, que tanto influjo tienen en el corazón humano, han desertado de sus banderas muchos oficiales y tropas del país así de infantería como de caballería reunién- dose a su partido y engrosando sus divisiones, con las que han ocupado y hecho jurar la independencia en varias provincias, ciudades, villas y pueblos, entre los que se encuentran Orizaba, Córdoba, Jalapa, Alvarado, Tlacotalpan y todos los de esta intendencia exceptuándose únicamente Veracruz y Acayucan, y se han posesionándose de los puntos fortificados del camino que sale de esta plaza para interior del Reyno [Sic] 15 .

13 Lee mas

La convocatoria del Primer Congreso Constituyente Mexicano

La convocatoria del Primer Congreso Constituyente Mexicano

Cabe preguntarse por qué, si según los juicios hechos por algunos contemporáneos de este proceso y por la historiografía del periodo, Agustín de Iturbide deseaba un Congreso dividido en dos cámaras para favorecer sus ambiciones desmedidas de poder, no impuso la división una vez verificadas las elecciones e instalado el Congreso. ¿Por qué no lo hizo, sí además sabemos que contaba en esos meses –fines de 1821 y principios de 1822- con la opinión favorable de la población, quizá como ningún otro personaje en la historia de México, y con el respaldo incuestionable del Ejército Trigarante? ¿Por qué ni siquiera solicitó que se hiciera? Hasta donde sé no existe referencia documentada de alguna petición formal que Iturbide dirigiera al Congreso solicitando su división, ni siquiera cuando ya ceñía la corona de emperador. Si la división en cámaras fue una verdadera propuesta de Iturbide, ¿por qué no la exigió?, ¿por qué no solicitó se diera cumplimiento al decreto de convocatoria del Congreso? Si la división en cámaras era en opinión de muchos una pieza estratégica para los planes de Iturbide, el que nunca se realizara se suma a la larga lista de fracasos del generalísimo en torno al tema de la elaboración de la convocatoria del Congreso. Otra explicación sugiere que esta no era la intención que perseguía. La división en cámaras, en mi opinión, no era para Iturbide fundamental.

26 Lee mas

Heidegger y san Agustín

Heidegger y san Agustín

entrelaza las diversas fuentes agustinianas previas a Ser y tiempo, de don- de Heidegger extrajo su propia reflexión sobre el tiempo de la gran obra de 1927; von Hermann demuestra también cómo en la conferencia del 26 de octubre de 1930 en el monasterio de Beuron, Heidegger adelantó algunas tesis de la proyectada segunda parte de la magnus opus, de 1927, misma que no sería publicada ya en vida de Heidegger. Una breve referencia a todas estas cuestiones sobre la influencia de san Agustín en la génesis de Sein und Zeit, puede encontrarse en el último capítulo de mi libro Los profetas y el mesías. 10

6 Lee mas

Funcionamiento de la trigarancia

Funcionamiento de la trigarancia

documento, Iturbide, en la casa en que se alojaba en Iguala, pro- nunció un discurso en que expuso la inevitabilidad de la inde- pendencia, las divisiones partidistas y la única vía que podía tomarse para evitar los males: su plan de independencia. En su alocución, Iturbide hizo hincapié en los numerosos apoyos con que contaba, Guerrero incluido, y el hecho de que el virrey y las autoridades políticas y eclesiásticas estaban al tanto de la em- presa. Con ese marco, el hasta entonces comandante del sur, invitó a sus subordinados al proyecto dejándolos en libertad de acción “según su propia conciencia”. Finalizado el discurso, dice el acta, el capitán De la Portilla leyó en voz alta el plan, el oficio con que se le remitió éste al virrey y la lista de los individuos propuestos para integrar la junta de gobierno. Como era de es- perarse, el documento hace constar la patente felicidad de los testigos que reiteraron el compromiso a su jefe y proclamaron vivas a la religión, a la independencia, a la unión, a Iturbide y a cada uno de los vocales propuestos para la junta. Enseguida, Iturbide calmó los exaltados ánimos y pidió esperar la resolución del virrey. Semejante muestra de prudencia reconfortó aún más a la asamblea que irrumpió en felicitaciones mutuas por militar desde ese momento “bajo las banderas conquistadoras de la in- dependencia mejicana”. El acta relata que los jefes le pidieron a Iturbide que tomara la investidura de “teniente general”, a lo que se opuso alegando avanzada edad (contaba con 37 años cumpli- dos) y la naturaleza de la grande empresa planteada. A nuevas peticiones vinieron nuevos rechazos del comandante hasta que “convino precisamente en que se le titulase Primer Gefe del Egér- cito, sin perjuicio de los oficiales beneméritos que manifestaría a su tiempo”. La junta de oficiales concluyó con el acuerdo de que al día siguiente se efectuaría el juramento.

137 Lee mas

02 01 Portalie Vida de San Agustin de H

02 01 Portalie Vida de San Agustin de H

Una vez conquistado por esta secta, Agustín se dedicó a ella con toda la fuerza de su ser; leyó todos sus libros, aceptó y defendió todas sus opiniones. Su frenético proselitismo llevó al error a su amigo Alipio, y a Romaniano, el amigo de su padre que fue su mecenas en Tagaste y estaba sufragando los gastos de estudios de Agustín. Fue durante este período maniqueo cuando las facultades literarias de Agustín llegaron a su completo desarrollo, y todavía era estudiante en Cartago cuando abrazó el error. Dejó los estudios que, de haber continuado, lo habrían ingresado en el forum litigiosum, pero prefirió la carrera de letras, y Posidio nos cuenta que regresó a Tagaste a "enseñar gramática". El joven profesor cautivó a sus alumnos y uno de ellos, Alipio, apenas algo más joven que su maestro, sintiéndose reacio a abandonarlo lo siguió hasta el error; después recibió con él el bautismo en Milán, y más adelante llegó a ser obispo de Tagaste, su ciudad natal. Pero Mónica deploraba profundamente la herejía de Agustín y no lo habría aceptado ni en su casa ni en su mesa si no hubiera sido por el consejo de un santo obispo, quien declaró que "el hijo de tantas lágrimas no puede perecer". Poco después Agustín fue a Cartago, donde continuó enseñando retórica. En este escenario más amplio, su talento resplandeció aún más y alcanzó plena madurez en la búsqueda infatigable de las artes liberales. Se llevó el premio en un concurso poético en el que tomó parte, y el procónsul Vindiciano le confirió públicamente la corona

8 Lee mas

El discurso en Cienfuegos, 17 de agosto, novela epistolar de tema histórico.

El discurso en Cienfuegos, 17 de agosto, novela epistolar de tema histórico.

refina ya y, a pesar de las dificultades, saldaremos el año con buena disposición. Además he decidido sembrar en frío con un par de caballerías para adelantar al Lequeito (20-21). En sus cartas Agustín alude constantemente a los negros, a la negrada que profiere «insultos en lenguas no cristianas» (22), las revueltas en los barracones, los incendios en las plantaciones. A lo largo de la novela aparecen personajes reales y ficticios. Los reales son Agustín Goytisolo, su mujer Estanislaa Digat, sus hijos, Agustín que vive en Cienfuegos y Antonio que es el receptor de las cartas en Barcelona, la tía Telesfora, Fermina, la hermana de Estanislaa, algunos nombres de sirvientes y esclavos y otros avecindados en el lugar citados por Agustín en sus cartas como el mulato Cabrera, Pancho, Pastora, Elodia y Quesada, Plácida, el doctor Guzmán; también aparecen personajes que existieron realmente en Cuba y que dejaron huellas en la historia cubana como: Valmaseda, Pi y Margall, Moret, Garrigá, Carlos Manuel de Céspedes, Cisneros Betancourt; los ficticios son las primas Clara y Emilia, el tío Vicente, todos los pretendientes de Clara: Timothy Andrews, Duvergier, Araquistáin, Juan Velasco, el Capitán Madariaga, y algunos sirvientes y esclavos como Sara, Cecilio —su hijo—, Albertina.

15 Lee mas

LA AMISTAD EN SAN AGUSTÍN

LA AMISTAD EN SAN AGUSTÍN

no sólo las amistades falsas, que él llama amistades enemigas (las que llevaban a los que se consideraban 'amigos' a practicar el mal), sino también las incom- pletas, es decir, aquellas a las que, desde su visión cristiana de la existencia, les faltaba un elemento esencial, como era la presencia del Dios amigo. Definir, pues, la amistad como "amor recíproco" entre dos o más personas no basta para que a la amistad se la pueda calificar de verdadera (plena). Agustín, desde su fe cristiana, entiende que ese amor ha de estar abierto a Aquel que dijo: "vosotros sois mis amigos" y "amaos unos a otros como yo os he amado" (Juan 15,12-14); en otras palabras, los que dicen amarse mutuamente han de hacerlo como Él lo hizo; mejor aún, habrán de tenerlo a Él como primer amigo. No puede ser más explícito y elocuente el siguiente pasaje de Agustín:

8 Lee mas

Unas octavas de Cairasco sobre Agaete. ¿Censuradas? / A few octaves of Cairasco about Agaete. Censored?

Unas octavas de Cairasco sobre Agaete. ¿Censuradas? / A few octaves of Cairasco about Agaete. Censored?

Cf., sobre este episodio, PEDRO AGUSTÍN DEL CASTILLO, Descripción histórica y geográfica de la islas Canarias, edición crítica de Miguel Santiago, vol. I, Madrid 1950, pág. 214-17. Dicho autor reproduce las dos octavas precedidas por la nota siguiente: «Entre los papeles antiguos que logré para crédito de mi asunto, y que me vino (sic) de Lanzarote, más a de quarenta años (aunque no e sabido el autor), vinieron estas dos octavas». Las reproducen VIERA Y CLAVIJO, Historia de Canarias, libro VII, cap. 28 (vol. II, pág. 64) y CHIL Y NARANJO, Estudios históricos, vol. II, Las Palmas 1881, pág. 494, sin indicar autor alguno. Creemos se trata de dos octavas que corresponden al folio perdido del manuscrito de Cairasco, no solo por su forma y estilo, sino también porque encajan perfectamente en la narración truncada de dicho manuscrito». 19

14 Lee mas

Movimientos en masa desencadenados por eventos hidrometeorológicos en el Cañón Santa Rosa, Iturbide, Nuevo León, México

Movimientos en masa desencadenados por eventos hidrometeorológicos en el Cañón Santa Rosa, Iturbide, Nuevo León, México

Debido a su ubicación geográfica, la región del Cañón Santa Rosa en el municipio de Iturbide, Nuevo León, presenta precipitaciones anuales que oscilan entre los 600 a 700 mm (CONAGUA, 2015). Sin embargo, existen eventos hidrometeorológicos que afectan dicha región registrando cantidades de lluvia cercanas a la media anual en pocas horas y/o días, trayendo consigo afectaciones muy impo rtantes, principalmente en el tramo carretero No. 58 “Linares – San Roberto”, así como en comunidades rurales cerca a éste. Estas corresponden principalmente al desprendimiento de grandes bloques de rocas y/o flujos de materiales (ya sea suelo o roca), los cuales llegan a ocasionar el corte de las comunicaciones terrestres entre el centro y sur del estado. En el presente estudio a este tipo de fenómenos de desprendimiento se les denomina movimientos en masa (MM).

174 Lee mas

Ojos para soñar

Ojos para soñar

La tercera singularidad depende directamente de la an- terior: se trata de la necesidad del sacrificio y su contra- rio concadenado: la inesperada aparición. De la etapa que la dio a conocer al mundo entero, el estudio sobre Juchitán, Graciela Iturbide retuvo una lección que su mentor Manuel Álvarez Bravo le había anticipado. Qui- zá la experimentó en carne propia hasta descubrir ese mundo mítico y primordial, ajeno a su origen social y racial. Allí, entre las mujeres juchitecas, las iguanas y los travestis, Graciela descubrió la necesidad del sacrificio para penetrar una comunidad, ser aceptada por ella y volverse así invisible como antaño los antropólogos optaban por la “pasividad participativa” en sus explora- ciones de la Otredad. El sacrificio que sólo los grandes fotógrafos conocen y practican. Pensemos en la vulga- ridad de los enjambres de cámaras que cercan personas y escenas con tal de obtener una imagen negociable en el mercado de la prensa e incluso del arte. En cambio, Graciela recuerda acerca de los años vividos en Juchitán:

7 Lee mas

Caracoles terrestres (Mollusca: Gastropoda) de Iturbide, Nuevo León, México

Caracoles terrestres (Mollusca: Gastropoda) de Iturbide, Nuevo León, México

El principal componente zoogeográfico de las 14 especies de caracoles terrestres de Iturbide es el panamericano (6 especies). Haplotema sp. no fue considerada para este análisis. Le sigue en importancia el componente neotropical, en 4 es­ pecies. Al revisar el total de especies con distri­ bución en zonas tropicales se observa su presen­ cia en el 92.85% de la fauna. Esta influencia neo tropical es mayor a la indicada por Pilsbry (1903) para tres sitios cercanos al área de estu­ dio (El Diente y Monterrey, en Nuevo León, y Ciudad Victoria, en Tamaulipas) donde al me­ nos la mitad de las especies de caracoles terres­ tres se distribuyen más al Sur, principalmente hasta las zonas tropicales del Este de México. Esto es de particular importancia ya que el área de estudio se ubica zoogeográficamente en una zona de contacto faunístico neártico-neotropical.

6 Lee mas

Las reliquias y sus héroes

Las reliquias y sus héroes

Los frisones fueron montados por jefes del ejército, además de que la urna —que iba precisamente después del cabildo metro- politano y antes del comandante general — estaba custodiada por cadetes del Colegio Militar y por dos hileras de gastadores de In- fantería. También desfilaron muchos ministros y caballeros en sus coches con cubiertas de luto y destacó el vehículo en el que iba el presidente Bustamante. Eran ya las dos de la tarde cuando entraron los últimos a catedral, seguidos por la mirada de una enorme mu- chedumbre que, a pie, a caballo o en coche y en un absoluto silen- cio, pudo comparar el patetismo de ese día con la alegría que reinó en las mismas calles en 1821 cuando Iturbide las recorrió victorioso. En la tarde, tuvo lugar un pequeño acto fúnebre con misa, res- ponsos y una oración toda en latín pronunciada por el doctor Braulio Sagaceta. Las solemnes exequias fueron al día siguiente —27 de octubre— con la asistencia de las principales autoridades políticas del país. Lo más notable de este homenaje es que a cate- dral sólo pudieron entrar señoras con “saya y mantilla” y hombres “vestidos con decencia”, asegurando así la exclusividad y el “aspec- to imponente”. Hubo oración fúnebre, vigilia, vísperas y misa, ar- monizadas por la interpretación de más de 180 músicos de dos coros, que aceptaron además a unos treinta aficionados que pertenecían “a las familias más distinguidas”. En pocas palabras, lograron que, “desde que México existe”, ésa fuera la “ceremonia más suntuosa”. 48

74 Lee mas

El desarrollo comunitario y la Caja de Ahorro y Crédito San Agustín del Cajas

El desarrollo comunitario y la Caja de Ahorro y Crédito San Agustín del Cajas

Al examinar una experiencia positiva desarrollada por la “ Caja Solidaria de Ahorro y Crédito Randipurashun” Oyacachi, creada y legalizada en septiembre 2007 por CODENPE ubicada en la comuna Oyacachi yaku llakta “tierra del agua” , está situada en el cantón Chaco, provincia del Napo. Propietaria de 63.000 hectáreas dentro del Parque Nacional Cayambe- Coca, habita en la región más de 5 siglos. Está integrada aproximadamente por 650 personas (150 familias), pertenecientes al pueblo indígena Kichwa Oyacachi, que desarrollan actividades de: artesanías, turismo, ganadería, piscicultura, reconocido el lugar de mayor diversidad en aves a nivel mundial en bosque montaño alto. Al igual que la Caja de Ahorro San Agustín, ha crecido, llegando al 2013 con activos de US$ 351 mil, beneficiando a su comunidad con créditos y tasas que le ha permitido desarrollar sus actividades (Robayo, 2014)

126 Lee mas

Vista de Graciela Iturbide 55,  de Cuauhtémoc Medina
							| Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas

Vista de Graciela Iturbide 55, de Cuauhtémoc Medina | Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas

nudo de Alejandra, 1995 (p. 93 ); el retrato de su hijo el arquitecto Mauricio Rocha, 1996 (p. 95 ), y el del pintor Francisco Toledo, 1997 (p. 101 ), e incluso en el retrato que le hace su hijo en 1999 y en su autorretrato de 1989 (p. 65). A nivel de un lenguaje formal, Graciela no echa mano por completo de los cánones de una fotografía científica, fisono- mista, ni los repite; por el contrario, los sub- vierte (por lo menos éste es el caso en la se- lección que Graciela Iturbide y Cuauhtémoc Medina hicieron para Phaidon). Esta subver- sión es apreciable incluso cuando los sujetos están de frente o de perfil, ya que o están fuera de foco o “movidos”, como la mujer en Los pollos, 1979 (p. 25 ), que pasa de prisa de- lante de una pared salpicada, enfatizando el movimiento y resaltando la cualidad casi de expresionismo abstracto de la pared del fon- do (que sí está enfocada), o en María Félix ( 1979 ), donde el foco de atención no es el rostro sonriente de esta mujer que se en- cuentra bastante oculto por las sombras, sino el cuadrado que se forma al centro de la ima- gen entre las verticales de su cuerpo, la som- bra del bote que está en el agua a su derecha y las horizontales de la sombra de María y la línea que divide al mar del cielo; cuadrado inconcluso que nuestra mirada termina por cerrar. O, finalmente, por las múltiples foto- grafías de fragmentos de cuerpos y escenas cotidianas en el mercado de Juchitán, aquí sí con esa óptica moderna de ángulos extraños y ediciones obtusas, como en Mercado de Ju- chitán I, de 1984 (p. 35 ), con la escena prácti- camente dividida intencionalmente en dos registros separados por una raya en el pavi- mento: el superior, con las iguanas oscuras sobre el suelo, contrasta con el inferior, don- de un pie femenino, calzado con sandalia de tacón, está a punto de despegarse del suelo por debajo de una falda blanca en la esquina

8 Lee mas

Show all 10000 documents...