Antonio Gramsci

Top PDF Antonio Gramsci:

Interseções entre Antonio Gramsci e Paulo Freire

Interseções entre Antonio Gramsci e Paulo Freire

Antonio Gramsci, a partir de crí ticas contundentes acerca dos movimentos educacionais predominantes em sua e poca, defende arduamente a proposta de uma Escola Única, que supere a divisa o entre atividade intelectual (geral/abstrata) e manual (produtiva/profissional) e rompa com a tradiça o que perpetua a distinça o abissal entre dirigentes (governantes) e dirigidos (governados). No pensamento gramsciano, na o e possí vel conceber uma educaça o desvinculada da vida polí tica, mas sim que afirme o sujeito como capaz de intervir historicamente na realidade, influenciando e transformando o mundo.
Mostrar más

11 Lee mas

Antonio Gramsci y las relaciones de poder

Antonio Gramsci y las relaciones de poder

Antonio Gramsci intentó pensar la hegemonía en sociedades capitalistas complejas. No sólo para aquellas donde la burguesía domina a través de una dictadura salvaje. Sino también para aquellas otras donde los segmentos hegemónicos de las clases dominantes apelan a la forma más eficaz de

7 Lee mas

TítuloPolítica y educación en Antonio Gramsci

TítuloPolítica y educación en Antonio Gramsci

El 8 de noviembre de 1926, tras las medidas excepcionales adoptadas por el régimen fascista en desacato a la inmunidad parlamentaria, Antonio Gramsci fue arrestado. Así comenzó para él esa fase de aislamiento carcelario que terminará solo con la muerte. Separado de la política activa, trata desesperadamente de no perder el contacto con la vida: sobrevivir no sólo físicamente, sino sobre todo moral e intelectualmente. Las cartas (Lettere) que escribe ofrecen un testimonio humano altamente dramático de su vida en la cárcel, mientras que los cuadernos (Quaderni) constituyen el fruto más rico y maduro de sus escritos. En el aislamiento de la prisión Gramsci traza un programa de trabajo fur ewig, desinteresado, en el cual refleja una visión más amplia sobre sus experiencias políticas y las razones de los éxitos y fracasos del movimiento obrero en relación con el desarrollo y las posibilidades de la situación nacional 14 . En este programa de trabajo los temas de
Mostrar más

10 Lee mas

Antonio Gramsci: el consejo de fábrica, germen de la sociedad futura

Antonio Gramsci: el consejo de fábrica, germen de la sociedad futura

409 A los ojos de un Gramsci inmerso en un período de “ofensiva” y ascenso revolucionario de masas, el consejo de fábrica no solo reúne las condiciones organizativas necesarias para trascender los límites sindicales y atacar al capital en su eslabón fundamental, sino que en ese mismo actuar, la clase obrera se educa a sí misma, se reconoce como tal y vence las cadenas ilusorias, aunque reales en sus consecuencias, que la fetichizan como mera fuerza de trabajo intercambiable por su equivalente en dinero. La negación del carácter de vendedor “libre e igual” de la fuerza de trabajo implica, a su vez, la negación del régimen político burgués que se apropia de la soberanía y autonomía de los hombres, para enfrentarlos a ella a través del mito contractual fundante del Estado de derecho. El consejo de fábrica, entonces, se presenta como la piedra basal no solo de la emancipación política del trabajo, sino de la emancipación humana frente a ese rodeo que constituye el Estado moderno.
Mostrar más

11 Lee mas

Antonio Gramsci y las raíces lejanas del Eurocomunismo: el precedente olvidado

Antonio Gramsci y las raíces lejanas del Eurocomunismo: el precedente olvidado

En el origen de todas estas tendencias reconocemos a Gramsci, Lucasz, y el marxismo hegeliano, que reconocen la futilidad del determinismo: el convencimiento de que la sociedad capitalista está abocada a caer por sí sola. Así, mientras ellos llamaban a la acción para precipitar ese derrumbe, casi cincuenta años después los primeros comprendían al fin lo que Gramsci había expresado hablando sobre la guerra de posiciones: la acción no violenta, en el terreno cultural y educativo. Una lucha paciente y consistente, emparentada con la necesidad racional de avanzar como sociedad, y no con la emoción animal de destruir físicamente al llamado "enemigo de clase". En resumen: convencer para vencer. No faltaron las voces en ambos lados que, a la caída de la URSS, entonaron el socorrido cántico "Ya se veía venir". Aplicando el aforismo latino "Post hoc ergo propter hoc" ("Después de esto, por lo tanto, a consecuencia de esto") del mismo modo que quienes entonan el fracaso económico del comunismo cubano (olvidando convenientemente el papel desempeñado por el bloqueo estadounidense) al mismo tiempo proclaman su temor y reverencia al poder y las riquezas de China, omitiendo de forma aun más conveniente la naturaleza de su sistema social. Quienes entonaron este mantra olvidan asimismo el empeño de la administración Reagan, que comenzó una carrera de armamentos que en nada benefició a la economía norteamericana, con el exclusivo propósito de forzar a los soviéticos a seguirles, llevándoles al colapso financiero -algo de difícil encaje en un modelo de moneda no convertible-. Si algo se veía venir, era la reducida proporción de habitantes que lloraría a la Unión Soviética fuera, e incluso dentro de sus fronteras en caso de caer ésta. Y eso se debe, ni más ni menos, a la derrota en el combate por los corazones y las mentes que Moscú había desatendido. De los occidentales pero también de muchos rusos, ucranianos, etc… cuya experiencia vital y familiar les decía que, en el fondo, sonaba bien la perspectiva de que el Estado no estuviera tan presente en las vidas de los ciudadanos. La dictadura del proletariado se había convertido en la del Partido, al igual que en la democracia, el poder del pueblo, seguía siendo en mucha medida el poder de los políticos y los empresarios. (Ya hemos aludido a Reagan antes, en relación a sus opiniones sobre la socialización de la medicina. Unas opiniones que, si fueran ciertas, significarían que la
Mostrar más

23 Lee mas

LAS ANTINOMIAS DE ANTONIO GRAMSCI

LAS ANTINOMIAS DE ANTONIO GRAMSCI

La solución política para el futuro de la clase obrera occidental que Gramsci buscó en la cárcel, la eludió al final. La perspectiva de una guerra de posición era un punto muerto. En último análisis, la función de esta idea en el pensamiento de Gramsci parece haber sido la de una especie de metáfora moral: representaba un sentimiento de justificación estoica a la pérdida de cualquier esperanza inmediata de victoria en Occidente. Por una de aquellas misteriosas coincidencias que son la rúbrica de la época, el pensador marxista de Europa occidental cuyo destino fue el más cercano al de Gramsci en los años treinta reprodujo la misma idea en su muy diferente obra. Walter Benjamin, su compañero, víctima del fascismo, expresó su pesimismo político en el lema de una Ermattungstaktik –por el que su amigo Brecht le conmemoró, ignorando toda historia anterior, en su muerte (138). El registro poético del pensamiento de Benjamín nos dice algo sobre la posición científica de la fórmula de Gramsci. La deuda que todo marxista contemporáneo tiene con Gramsci sólo puede ser saldada justamente si se toman sus escritos con la seriedad de un verdadero espíritu crítico. En el laberinto de sus cuadernos, Gramsci se perdió. Contra su propia intención, de su trabajo pueden extraerse conclusiones formales que conducen lejos del socialismo revolucionario. ¿Es necesario añadir que Gramsci fue él mismo una prueba contra cualquier clase de reformismo? Las conclusiones parlamentaristas de la teoría estratégica de Kautsky le eran absolutamente extrañas: su obra está salpicada en cualquier otra parte de aseveraciones sobre la necesidad imperativa del derrocamiento revolucionario del estado capitalista. Ni siquiera tenemos que remontarnos a sus incontables afirmaciones antes de la cárcel y a la censura. En el documento que puede ser considerado como el testamento político real de Gramsci, su último consejo directo a los militantes de la clase obrera italiana, recogido por el «Athos Lisa Report », en el cual insistía, desafiando las doctrinas del tercer período, en la necesidad de objetivos populares intermedios – sobre todo, una asamblea constituyente– en la lucha contra el fascismo, tampoco dejó ninguna duda acerca de su compromiso con los objetivos últimos, como Marx y Lenin los hubieran considerado: «La conquista violenta del poder necesita la creación por é1 partido de la clase obrera de una organización de tipo militar, profundamente implantada en todas las ramas del aparato estatal burgués, y capaz de herirlo e infligirle fuertes golpes en el momento decisivo de la lucha» (139).
Mostrar más

68 Lee mas

54 • ANTONIO GRAMSCI: La actualidad de un pensamiento imprescindible

54 • ANTONIO GRAMSCI: La actualidad de un pensamiento imprescindible

In one of the letters written to his son, Delio, he says: "I feel a little tired and I can´t write much. You write me always and about everything that interests you in school. I think you like history, and I liked when I was your age, because it refers to living men, and all that relates to men, to as many people as possible, to all people of the world bind them as being in society and work and fight and improve themselves, you may not like more than anything else. But that's how it is? I hug you. Antonio" 1 , that Gramsci interest shown by history, is the trigger to raise what, how and how many of the conceptual tools proposed by him along "Prison Notebooks"and other works, enrich the analysis of historical processes and prospects future.
Mostrar más

11 Lee mas

Fernández de Buey, Fernando – Ética y política en la obra de Antonio Gramsci

Fernández de Buey, Fernando – Ética y política en la obra de Antonio Gramsci

¿Qué hacer mientras tanto? Mientras tanto, la tendencia del individuo comunista a la universalización de la propia conducta moral tendrá que cargar siempre con la cruz de la contradicción a la que le obliga la existencia de una sociedad dividida. Y es en ese punto donde se entrecruzan la lección ética que fue la vida del ciudadano llamado Gramsci con la reflexión teórica de los Cuadernos que se lleva a cabo simultáneamente. Como la comunión laica de los santos es imposible en este mundo y como mientras llega la reunificación de política y moral hay que actuar acordando medios y fines, el individuo comunista tiene que hacer ya su propia reforma moral e intelectual. El marco sociocultural para ello es para Gramsci el partido, el intelectual colectivo, el príncipe moderno. Pero en su seno, y en la batalla de ideas subsiguiente, hay, por así decirlo, una forma defendible de individualismo positivo que aspira a prefigurar un tipo de moralidad propio de la sociedad alterativa. El que Gramsci defiende no siempre es explícito, pero se puede explicitar a partir de lo que dejó dicho en muchas de las cartas contemporáneas de los Cuadernos. Este individualismo positivo consiste en prospectar y practicar una revolución de la vida cotidiana a partir de la reflexión (sólo esbozada) acerca de la relación entre el mundo de la política y el mundo de los afectos.
Mostrar más

9 Lee mas

Las sombras de Antonio Gramsci en las derivas pedagógicas de Juan José Hernández Arregui

Las sombras de Antonio Gramsci en las derivas pedagógicas de Juan José Hernández Arregui

reproductivismo”. De todos modos, el autor enfatizó que la posibilidad de un sistema educativo capaz de organizar y elevar a las masas debía ser efecto de la revolución y no la revolución efecto de la escuela. De allí que las intervenciones educativas transformadoras en el seno de las instituciones impregnadas por la oligarquía eran desechadas o suturadas. Al mismo tiempo, la tradición iluminista marcó parte de sus preocupaciones pedagógicas. Por ello, más allá de que citó en distintos pasajes la III° Tesis sobre Feuerbarch que contenía la clásica aseveración de que “el educador debe ser educado”, Hernández Arregui interpretó esa afirmación en términos de fomentar una educación capaz de elevar al pueblo desde sus realidades, no profundizando en la conformación de un vínculo integralmente democrático entre educador–educando, dirigente-dirigido. La faceta vincular de la educación revolucionaria no fue tematizada o profundizada por el autor, específicamente, la transformación de los propios educadores en su pretensión de transformar a los educandos. La dificultad para extraer el conjunto de consecuencias de esta III° Tesis sobre Feurbarch tantas veces comentada por el revolucionario sardo, ¿no es otra razón para concluir que Hernández Arregui no “eligió a Gramsci”?
Mostrar más

15 Lee mas

La teora del Estado y del poder en Antonio Gramsci: Claves para descifrar la dicotoma domincin-liberacin

La teora del Estado y del poder en Antonio Gramsci: Claves para descifrar la dicotoma domincin-liberacin

La pregunta que surge aquí será entonces, ¿Por qué la clase dirigente ya no obtiene el consenso?. Ésta deja de tenerlo cuando pierde el control de la producción cultural, cuando ya no puede hacer aparecer sus intereses como intereses generales, esto es, cuando la sociedad civil ya no actúa como espacio de socialización o sujeción sino como espació de rebelión, cuando aparecen en el si de la sociedad civil, en sus distintas instituciones sociales, proyectos concretos de organización-funcionamiento económico, participativo, etc. de tipo contra-hegemónico (con una dinámica interna y leyes de funcionamiento, finalidades, etc. transformada) que, al estar en contacto directo con el empleo del tiempo cotidiano, dispensando una normatividad-disciplina fruto de sus propios códigos autorreguladores, se integran de manera absolutamente anónima en la cotidianidad de los individuos y, por tanto, desarrollan y expanden en ellos lógicas, racionalidades, dinámicas sociales o reglas de civilidad específicas contradictorias con el orden socio-económico formal. La expansión y desarrollo progresivo de proyectos micro de este tipo tiene como consecuencia a largo plazo que, al confundirse y determinar la actividad práctica de los individuos en su interior y por lo tanto, prolongarse también después, transversalmente al conjunto de las relaciones sociales, crearía en la sociedad una situación de conflicto entre ordenes cultural- normativos, donde el orden económico, político y social formal no realizaría las aspiraciones sociales. 38 La disolución del bloque histórico sienta en consecuencia, la posibilidad de un nuevo bloque que va constituyéndose entorno a una hegemonía opuesta a la hegemonía que entra en crisis. La hegemonía de la clase dominante sólo puede destruirse si se instaura un nuevo modo de producción social, que permita una apropiación desajenante de la realidad. Es en este sentido que Gramsci afirma que la construcción de una nueva hegemonía liberadora implica la realización de una reforma 39 intelectual
Mostrar más

20 Lee mas

Antonio Gramsci: la cultura y los intelectuales

Antonio Gramsci: la cultura y los intelectuales

Pero lo que más repudiaba Gramsci, sobre todo el joven Gramsci, era el materialismo mecanicista y el positivismo del que, pensaba, el marxismo había sido una víctima propiciatoria. Para el pensador sardo, lo que Marx predica no es el materialismo, sino la acción de los hombres en la realidad y los hombres son, ante todo, seres espirituales, espíritu en acción. Todavía joven, llegó a escribir: “El comunismo crítico no tiene nada en común con el positivismo filosófico, metafísico y místico de la Evolución de la Naturaleza. El marxismo se funda sobre el idealismo filosófico, el cual, empero, no tiene nada en común con lo que ordinariamente se expresa con la palabra ‘idealismo’, o sea, el abandonarse a los sueños y a las quimeras caras al sentimiento, el tener siempre la cabeza entre las nubes, sin preocuparse de las necesidades y de las urgencias de la vida práctica. El idealismo filosófico es una doctrina del ser y del conocimiento, según la cual estos dos conceptos se identifican y la realidad es lo que se conoce teóricamente, nuestro mismo yo.” El joven Gramsci no reconoce en Marx a un filósofo: “Marx –escribía en efecto– no era un filósofo de profesión y, a veces, dormitaba él también” (Scritti giovanili. 1914-1918, Einaudi, Torino.)
Mostrar más

8 Lee mas

Antonio Gramsci  La actualidad de un pensamiento imprescindible

Antonio Gramsci La actualidad de un pensamiento imprescindible

2289 Así Gramsci sugiere "la escuela es el instrumento para la elaboración de los intelectuales de los diversos grados”, pero también que “la relación pedagógica no puede quedar limitada a las relaciones específicamente ‘escolares’ mediante las cuales nuevas generaciones entran en contacto con las anteriores, de las que extraen experiencias y valores históricos superiores. Estas relaciones existen en todo el complejo social, en los individuos entre sí, entre intelectuales y no intelectuales, gobernantes y gobernados, núcleos selectos y sus seguidores, dirigentes y dirigidos, entre vanguardias y cuerpos del ejército. Toda relación de hegemonía contiene una relación pedagógica” , implicando entonces, de especial relevancia, desentrañar como contribuye el papel de la educación y las formas en las que puede resultar en un cierto tipo de sentido común educativo en una educación, como la nuestra que fue destruida por la colonización cultural del enciclopedismo europeo de la mano del liberalismo económico en complicidad con el conservadurismo político, sobre todo en el tema de materias históricas y humanísticas, y colocar a la educación comoinstancia productora de conocimiento dentro de un modelo democrático 14 , esto es, una educación entendida como fenómeno político y comprender la relación dialéctica entre estructura social y acción humana, donde los hombres son productores de la historia con la capacidad de trascenderla.
Mostrar más

11 Lee mas

Omaggio a Gramsci

Omaggio a Gramsci

E’ questo un modo per cogliere uno dei più grandi insegnamenti morali di Antonio Gramsci: il rifiuto della doppia verità e del machiavellismo intellettuale. La verità è una: è l’uomo, con le sue sofferenze e le sue ambiguità; è l’uomo, proprio l’uomo. La verità è insieme un progetto di liberazione dell’uomo che coinvolge, senza alternativa di strumentalizzazione, chiunque crede nell’uomo. Il rifiuto della doppia verità, in tutto e per sempre, richiede non tanto una capacità filologica nei confronti del testo gramsciano —anche questa certamente è necessaria, ed è necessario che sia rigorosa— quanto invece un’attitudine interpretativa, ermeneutica, che sola può realizzare il miracolo della comprensione interpersonale, ma non si riduce ad una intimistica comunicazione fra le anime; essa può condurre invece ad un comune senso della vita e dell’esistenza profondamente condiviso.
Mostrar más

10 Lee mas

Los jacobinos negros de C. L. R. James: el debate raza/clase en las ciencias sociales caribeñas

Los jacobinos negros de C. L. R. James: el debate raza/clase en las ciencias sociales caribeñas

Abstract. This paper analyzes the way in which the Caribbean historian C. L. R. James articulated “race” and “class” perspectives in his book 7KH%ODFN-DFRELQV7RXVVDLQW/¶2XYHUWXUHDQGWKH+DLWLDQ Revolution, published in 1938. To achieve this, some conceptual details are developed from authors such as Stuart Hall, Antonio Gramsci y Franzt Fanon —among others— that reveal that these two dimensions are not antagonistic, but can converge and complement in a complex and multidimensional analytical matrix like the one built by James. This course is intended to demonstrate the originality and richness of thought of James, who in 1938 appeared to be in tune with many of the discussions that would take SODFHLQWKHODWHWZHQWLHWKFHQWXU\DQGHDUO\WZHQW\¿UVWLQWKH6RFLDO6FLHQFHV
Mostrar más

17 Lee mas

Daniel Bensaïd (2009). Marx intempestivo. Grandezas y miserias de una aventura crítica . Buenos Aires: Ediciones Herramienta. 539 páginas

Daniel Bensaïd (2009). Marx intempestivo. Grandezas y miserias de una aventura crítica . Buenos Aires: Ediciones Herramienta. 539 páginas

con mayúsculas que guíe a la humanidad hacia ningún destino preconigurado, sea éste el Día del Juicio Final o el Comunismo. En el segundo capítulo de esta primera parte establece una polémica con el denominado “marxismo analítico” o “de elección racional” que postula el individualismo metodológico, cuyos teóricos más destacados han sido John Roemer, Jon Elster, Eric Olin Wright y Robert Brenner. Mientras que en el tercer y último capítulo reconstruye una noción del tiempo y de la historia a través de una reinterpretación de la obra de Walter Benjamin y Antonio Gramsci.
Mostrar más

3 Lee mas

Teatro popular y la reconstrucción de espacios de participación a través de ciudadanías críticas

Teatro popular y la reconstrucción de espacios de participación a través de ciudadanías críticas

El concepto de subalterno, como lo entiende Antonio Gramsci (1985) 2 , es la relación entre dos fuerzas opuestas que conviven en un mismo medio, esto significa que hay una fuerza dominante y una que es dominada, pero que en la misma medida no pueden existir una sin la otra, en los gobiernos el concepto de subalternidad realza el lenguaje jerárquico que mantiene un orden y limita el poder en cada uno de sus miembros aunque dicho poder en última instancia recae sobre el sujeto que podemos llamar opresor como lo expresa Gramsci, pero para profundizar esto, Citlalin Castañeda de la Mora (2006) , quien realiza una serie de reflexiones en torno a la educación ciudadana, toma como ejemplo la socialización política que permite entender los cambios sociales partir de las visiones y mentalidades de los ciudadanos el cual genera una necesidad de impulsar a la ciudadanía, en marcos que se distancien de los jurídico o judicial y que por el contrario potencialicen las transformaciones, política, social y cultural en la que la gran mayoría de los ciudadanos participamos, a través de la construcción de identidades globales y de esta forma conformar un constructo cultural único y sólido, para fortalecer la toma de decisiones a través del conocimiento de mecanismos de resistencia, en este caso las Artes.
Mostrar más

49 Lee mas

Gramsci, Antonio – La cultura y el papel de los intelectuales

Gramsci, Antonio – La cultura y el papel de los intelectuales

Hegemonía. Este es un término introducido por Antonio Gramsci para describir cómo la dominación de una clase sobre otras se obtiene p o r u n a combinación de medios políticos e ideológicos. Aunque la fuerza política -la coerción- es siempre importante, el papel de la ideología para obtener el consentimiento de las clases dominadas puede ser incluso más importante. El equilibrio entre coerción y el consentimiento variará de una sociedad a otra, siendo el último más significativo en las sociedades capitalistas. Para Gramsci, el Estado era el principal instrumento de fuerza coercitiva, y la obtención del consentimiento por la dominación ideológica se lograba por medio de las instituciones de la sociedad civil, la familia, la Iglesia y los s i n d icatos, por ejemplo. De ahí que cuando más prominente sea la s o c i edad civil, más probable será que la hegemonía se logre por medios ideológicos.
Mostrar más

10 Lee mas

El buen vivir en la revolución ciudadana (2006-2011): ¿un nuevo paradigma de desarrollo para la construcción de una nueva hegemonía política?.

El buen vivir en la revolución ciudadana (2006-2011): ¿un nuevo paradigma de desarrollo para la construcción de una nueva hegemonía política?.

El análisis que busca revelar las condiciones detrás de las derrotas del proletariado en Europa occidental condujo a Gramsci a un estudio profundo de las estructuras estatales clasificando a los Estados como ―orientales‖ u ―occidentales‖, división que no responde a una diferenciación geográfica mecánica sino a los diferentes niveles de fortalecimiento de la sociedad civil, y de su relación con el aparato estatal. Lo que descubre acerca de las estructuras de los Estados es que existe una diferencia en composición y complejidad entre los Estados en Oriente (ej. Rusia) y en Occidente (ej. Italia); en el segundo el capitalismo habría llegado a un punto de maduración política que permitía que la dominación se ejerza no solo desde el Estado sino también desde la sociedad civil, y que se manifieste no solo como coerción sino también como liderazgo y consenso. Gramsci expone esta diferencia explicando que ―en Oriente el Estado era todo, la sociedad civil era primitiva y gelatinosa; en Occidente, entre Estado y sociedad civil existía una justa relación y bajo el temblor del estado se evidenciaba una robusta estructura de la sociedad civil‖ (1998: 340). El trabajo intelectual de Gramsci respondió a la necesidad de definir una nueva estrategia, distinta a la ―guerra de maniobra‖ utilizada por los bolcheviques y glorificada por muchos dentro del círculo la II Internacional Comunista.
Mostrar más

136 Lee mas

Show all 4743 documents...