Arte Y Esfera Pública

Top PDF Arte Y Esfera Pública:

Arte y esfera pública : análisis comunicacional del flashmob como dispositivo de intervención del espacio público propuesto por el Movimiento por la Ley Nacional de Danza

Arte y esfera pública : análisis comunicacional del flashmob como dispositivo de intervención del espacio público propuesto por el Movimiento por la Ley Nacional de Danza

En el extenso proceso del campo del arte como línea de fuga, son las vanguardias del siglo XX las que logran que el arte escape de los confines del museo y se cuestione la centralidad de las artes plásticas dentro de la historia del campo artístico occidental. Progresivamente aparecen en escena happenings, perfomances, instalaciones y otras múltiples creaciones artísticas que hacen converger espacios, objetos, imágenes y cuerpos para generar un acontecimiento público, un espacio-tiempo específico capaz de producir un estado de encuentro (Bourriaud, 2008) en donde el devenir-grupal atraviesa las múltiples intensidades de los intérpretes y receptores en pos de la producción colectiva de sentido estético. En este trayecto, el contexto posmoderno encuentra creaciones en múltiples y diferentes espacios de la ciudad -inclusive en las dimensiones virtuales de los dispositivos e interfaces actuales que los mediatizan- que permiten expandir la circulación de obras y la capacidad de generar proyectos. El modo en que las manifestaciones artísticas se apropian de las ventajas comunicacionales de las plataformas y redes virtuales para producir y re- producir el hecho artístico que se inscribe en la ciudad, pone en cuestionamiento las concepciones clásicas sobre la esfera pública hacia una noción que la aborda como espacio en donde se entraman distintos emplazamientos, entre ellas, las heterotopías digitales.
Mostrar más

79 Lee mas

Globalización y política : las posibilidades de una esfera pública global

Globalización y política : las posibilidades de una esfera pública global

De lo expuesto hasta ahora acerca de las teorías de Jameson y Haber- mas, se desprende la necesidad de hacer una corrección a ambos. Por un lado, como ya mencionamos, las cartografías cognitivas de Jameson, que tratan de ubicar los espacios y representaciones en el marco de la totalidad, recuperando la dimensión simbólica, no pueden sino hacer- se, como lo sostiene Habermas, a través de los lenguajes propios de la interacción cotidiana en el mundo de la vida; por el otro, es necesario señalar que, si bien al momento de elaborar la teoría de la acción co- municativa, el Estado de bienestar aún mantenía grandes márgenes de autonomía respecto del sistema económico y la diferenciación de esferas prolongaba su continuidad, a partir del momento en que se da el giro hacia un capitalismo global, el sistema económico ha ido subsumiendo la dimensión política, cultural y estética, dando lugar a una unidad desdiferenciada en la que las mercancías se truecan en signos y vicever- sa (Lash & Urry, 2000), duplicándose el fenómeno en relación con la política. El sistema económico global se expande espacialmente, inva- diendo cada rincón del planeta, e intensifica su presencia, invadiendo también la esfera de la cultura, el arte, la política y la ciencia, socavando la diferenciación de esferas de la que hablaba Max Weber.
Mostrar más

38 Lee mas

Editoriales cartoneras y esfera pública

Editoriales cartoneras y esfera pública

identidad oculta que deba ser rescatada más allá de la última identificación” (1999), estableciendo que las identidades (políticas, estéticas, sociales) no se constituyen como cercos, sino que las trayectorias y posibilidades determinan los rasgos identitarios de una manera no definitiva. Es así como los libros artesanales emitidos desde las editoriales cartoneras sugieren por sus características una estética precisa y rápidamente identificable (el cartón, el uso de colores saturados) pero también la posibilidad de ampliar la identidad del colectivo de los cartoneros, el cual deja de ser visto como un emergente propiciado por una sociedad en buena parte marginal, para ser entendido también como un actor con potencial injerencia en las disciplinas artísticas y en el campo cultural, lo cual lo testimonia no sólo la efectiva circulación de los libros cartoneros por canales alternativos, sino también la flamante llegada de estos a una institución legimitadora como es ArteBA, donde Eloísa Cartonera ha expuesto sus producciones el corriente año. Si bien es innegable para los mismos integrantes el vínculo inextricable entre los procederes técnicos utilizados y el grupo social compuesto por cartoneros que se sostienen como los inspiradores de estos procederes, la intención primera de la editorial no deja de ser ubicarse como una industria colectiva de difusión cultural y política, en el sentido de plantear una brecha estética y política. Arribar a esta complejización implica acceder entonces a pensar al colectivo de Eloísa Cartonera desde lo que sus propios integrantes pretenden decir, y fundamentalmente proponer, escapando a la inmediata estandarización que desencadenaría el entenderla como una simple manifestación más del binomio arte- pobreza.
Mostrar más

6 Lee mas

Comunicación masiva, esfera pública y poder simbólico

Comunicación masiva, esfera pública y poder simbólico

2. La estructura epistémica puede ser entendidas, siguiendo a Michel Foucault (1995), como el conjunto de relaciones que existen en una determinada época entre las diversas ciencias o diversos discursos, y que constituyen el entramado que hace posible las diversas ideas de una época. Se trata de un entramado inconsciente o de una estructura oculta que se refleja en los diferentes discursos. Toda ciencia, todo arte, toda tecnología y todo pensamiento se desarrolla dentro del marco de una estructura epistémica que supone lazos y relaciones entre los diversos campos que le son contemporáneos. De ahí que Foucault sentenciara que la formación histórica occidental “muestra dos grandes discontinuidades en la episteme de la cultura occidental: aquella con que se inaugura la época clásica (hacia mediados del siglo XVII) y aquella que, a principios del siglo XIX, se señala como el umbral de nuestra modernidad” (1995: 7).
Mostrar más

16 Lee mas

Cultura Digital, Esfera Pública e Educação

Cultura Digital, Esfera Pública e Educação

O elemento de distinção da nossa cultura é ser audiovisual. O meio dominante e emergente é o audiovisual. O meio de comunicação, de intercâmbio simbólico, de criação de outras realidades, para além da realidade imediata, já não é o oral como foi durante milhares de anos. Tão pouco a escrita, ainda que continue bastante presente. O que pude- mos observar ao longo do século XX, foi a emergência de uma cultura audiovisual e sua progressiva imposição. É a cultura (e a arte) de uma sociedade de massas e tecnificada. Quase 80 anos depois da publicação da “obra de arte na era de sua reprodutibilidade técnica de Benjamin”, as transformações não deixam de suceder-se, cada vez com mais potência e amplitude, direcionada a maioria da população, e não somente para uma minoria culta, para qual existia essa cultura. Com isso, temos final- mente, que a estética hoje, entendida como análise filosófica de âmbito poiético, é um bom instrumento para abordar o núcleo do que hoje é a Realidade (Cabot, 2007a, p.3)
Mostrar más

17 Lee mas

(De)construyendo la esfera pública Juventud y (la otra) cultura política

(De)construyendo la esfera pública Juventud y (la otra) cultura política

A mediados de la década de los ochenta, Lipovetsky (2009) dibujaba los contornos liminares de una nueva época, marcada sobre todo por una especie de evaporación de lo político. En esto que el citado autor definió como la era del vacío, se vislumbraba una sustitución del principio de convicción por el principio de seducción, de lo anónimo por lo personalizado, de la colectividad comprometida por el individuo hedonista; se instauraría pues el individualismo como estado histórico propio de las sociedades contemporáneas. Desde esta perspectiva, hoy ser joven se constituye en un ámbito de indecibilidad. Lo anterior coloca la construcción de los proyectos identitarios directamente en el centro del campo político. El estudio de ello requiere considerar una serie de interrogantes, que son las que dan cuerpo a esta intervención: ¿cómo se tematiza la relación entre la juventud y la esfera pública en la Zona Metropolitana de Guadalajara, Jalisco, México? ¿Cuáles son las imágenes culturales que dotan de visibilidad a los jóvenes en dicha zona y cómo éstas funcionan cual mecanismos de control por parte del Estado? ¿Qué tácticas despliegan los sujetos jóvenes tapatíos frente a ello? En este contexto, frente a la disolución de lo público, pareciera que la tendencia de los jóvenes y las jóvenes contemporáneos consiste en “estabilizar” la subjetividad a través de un retraimiento a la esfera privada. Para algunos analistas, lo anterior indicaría que los sujetos juveniles son apáticos “por naturaleza”, y que lo público les es completamente indiferente, ya que están inmersos en una especie de inmovilidad lúdica desde la que se repele cualquier intervención política significativa. Basta revisar algunas de las investigaciones hechas en el fértil campo de los estudios de juventud en México para poner de relieve el relativamente escaso involucramiento de este
Mostrar más

11 Lee mas

LA MISIÓN EN LA OTRA PLAZA Pistas para una pastoral en la esfera pública

LA MISIÓN EN LA OTRA PLAZA Pistas para una pastoral en la esfera pública

Cuando hablamos de incidir en la esfera pública, estamos refiriéndonos al modo como nos relacionamos y nos situamos en la comunidad y como incorporamos nuestro quehacer pastoral y misional en la agenda pública local, es decir como construimos nuestra identidad ciudadana. En ese sentido, el presente texto es un aporte para pensar estrategias de comunicación, de modo tal que nuestros esfuerzos, sea desde la iglesia o ministerios cristianos, no se queden entre nosotros, sino que estén conectados a otras redes en la comunidad, que incidan en lo público y produzcan cambios significativos, en la perspectiva de contribuir a la transformación de la sociedad desde los valores del Reino de Dios.
Mostrar más

6 Lee mas

El potencial social y democrático de internet como esfera pública

El potencial social y democrático de internet como esfera pública

De acordo com Marques (2006), a internet é tida por diversos autores como uma espécie de “ingrediente revigorante” da esfera pública argumentativa, primeiro por dar oportunidade de expressão para vozes marginais e segundo, por oferecer a possibilidade de surgirem novos discursos, e de ajudar a superar barreiras como espaço e tempo. Para o autor (2006, p. 167), a internet pode ser entendida como espaço argumentativo digital, o que faria do computador ou de outros dispositivos digitais, recursos diferenciados de comunicação, em termos políticos: “A partir do momento em que favorecem a troca de experiências e de conteúdo, redes telemáticas também atuam, pelo menos potencialmente, como um ambiente propício ao diálogo e entendimento”.
Mostrar más

18 Lee mas

Esfera pública y constitución psíquica en niños marginarizados

Esfera pública y constitución psíquica en niños marginarizados

Que los niños narren con una escritura en manuscrito; que los docentes la tipeen en computadoras con un formato que se asemeje a la escritura en letra de molde -como las de un libro, objeto cultural-; que les sea publicado en imprenta con el nombre del autor; que les sean devueltas las produc- ciones “en estado público” (expuestas en las pizarras del patio, difundidas por alguna FM a la que tenga acceso la escuela), constituyen los pasos sucesivos de un proceso de transformación de lo privado a lo público ¡que tantos años le llevó conseguir a la humanidad!; cobran un valor sin igual, ya que estos actos hablan de un otro adulto que “escucha” y devuelve, como representante social, un objeto que era privado en uno que fue convertido en un objeto de la cultura. Se trata de recuperar un “alguien” allí donde “un “nadie” produjo un objeto privado, al que se le devuelve su objeto transfor- mado en un objeto de la cultura/público. En este acto hay un reconocimiento de la existencia del ser del niño con baja autoestima por un representante del Otro Social, ¿primeras experiencias de reconocimiento de la existencia en la esfera pública?
Mostrar más

25 Lee mas

Ética en la esfera pública

Ética en la esfera pública

“Lo que se debe hacer” va mu- cho más allá del cumplimiento de obligaciones. Forma parte de una cultura ética que apela so- bre todo a la responsabilidad y al compromiso con lo público y, en último término, con la ciudada- nía. En la esfera pública, un sis- tema de integridad y la ética en su conjunto son de utilidad, apor- tan beneficios, aunque es posible que estos solo sean visibles pasa- do cierto tiempo. De todos mo- dos, serán estimables, valiosos, ya que en ese ámbito se cruzan intereses dispares y, en ocasio- nes, lesivos para el interés gene- ral. Las prácticas incorrectas y su coste son argumentos de peso para tomar en serio la ética apli- cada a la esfera pública. La me- jora de la confianza en lo público requiere siempre de una adecua- da administración de los recur- sos materiales y humanos y, sin duda, de actuaciones conformes al menos a los siete principios de ética: imparcialidad, integridad, objetividad, rendición de cuen- tas, transparencia, honradez y li- derazgo.
Mostrar más

14 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

En primer lugar, sostiene que el supuesto según el cual los interlocutores pueden poner entre paréntesis sus diferencias de posición y deliberar “como si” fueran iguales, supone que la igualdad social no es condición necesaria para la democracia política; al velar las desigualdades reales suponiendo que en la “esfera pública” los individuos son iguales y tienen igual estatus para participar, termina por sancionar las desigualdades reales en lugar de someterlas a discusión. Segundo, Fraser objeta un supuesto presente en la argumentación de Habermas según el cual es preferible una esfera pública única, en lugar de públicos diversos. Para Fraser, ello implica a una exclusión de voces que pueden hacerse oír en esferas públicas distintas a la burguesa que estudia Habermas. En tercer lugar, para Fraser resulta inaceptable el hecho de que el discurso en el espacio público deba restringirse a la deliberación sobre el bien común, así como el que el surgimiento de intereses y asuntos privados se considere siempre indeseable, pues a su juicio el punto de partida para la deliberación es definir aquello que se entiende por lo público y lo privado. Finalmente, para la filósofa norteamericana resulta problemático el supuesto de distin- ción tajante entre sociedad civil y Estado, puesto que de esa forma se sanciona también la existencia de públicos fuertes, aquellos que pueden adoptar decisiones vinculantes, y públicos débiles, los que no pueden hacerlo.
Mostrar más

18 Lee mas

Notas sobre la relación entre esfera pública y democracia deliberativa en Habermas

Notas sobre la relación entre esfera pública y democracia deliberativa en Habermas

eventualmente modificarlas. Es el espacio social de la transmisión cultural, la integración social y socialización. También es la esfera de la actuación del sujeto donde su voluntad y crítica pueden cobrar validez. La idea de sistema es de cierto modo una heredera de la “razón instrumental” (ver Horkheimer, 2007), una razón que Habermas explicita como autojustificada por las normas sociales y la optimización del cálculo con relación a fines [Zweckrationalität]. El sistema integra diversas actividades a través de la “regulación de consecuencias no pretendidas” (Lubenov, 2013, p. 168). La esfera sistémica funciona con base en imperativos que limitan el ámbito de las decisiones voluntarias; es como una red de mecanismos funcionales que regulan las consecuencias no intencionales de los actores sociales. “Los complejos de acción integrados sistémicamente imponen la lógica de la razón instrumental a prácticamente todas las esferas de validez” (ibid., p. 169). Como mecanismos de control, no están, sin embargo, sometidos a todo contenido normativo posible. La imposición de la lógica del sistema echa a perder, por ejemplo, la solidaridad social. La esfera sistémica gana autonomía gracias a una neutralización en relación a las estructuras simbólicas del mundo de la vida (Habermas, 1999). Si, por un lado, en el mundo de la vida prevalece la razón comunicativa y las normas sociales en sus distintos modos y alcances, por otro, la esfera sistémica tiende a “deslingüistizarse”, lo que hace que el marco normativo de las interacciones sociales se deteriore.
Mostrar más

7 Lee mas

Reflexiones sobre la presencia de la religión en la esfera pública plural y democrática

Reflexiones sobre la presencia de la religión en la esfera pública plural y democrática

hecho de que la religión se mantiene firme en un ambiente cada vez más laico y que la sociedad cuenta con que las comunidades religiosas se mantengan indefinidamente en el tiempo. Con el término "postsecular" no sólo quiere mostrarse pública aceptación a las comunidades religiosas por la contribución funcional en lo que se refiere a la reproducción de motivos y actitudes deseados. Más bien resulta que en la conciencia pública de una sociedad postsecular se refleja la comprensión normativa, que tiene consecuencias para el trato político entre ciudadanos no creyentes con ciudadanos creyentes. En la sociedad postsecular se impone la evidencia de que la "modernización de la conciencia pública" abarca desfasada tanto mentalidades religiosas como mundanas y las cambia reflexivamente. Ambas posturas, la religiosa y la laica, si conciben la secularización de la sociedad como un proceso de aprendizaje complementario, pueden tomar en serio mutuamente sus aportaciones en temas públicos controvertidos también entonces desde un punto de vista cognitivo. (...) La neutralidad cosmovisiva del poder estatal, que garantiza las mismas libertades éticas para todos los ciudadanos, es incompatible con la generalización política de una visión del mundo laicista. Los ciudadanos secularizados, en cuanto que actúan en su papel de ciudadanos del Estado, no pueden negar por principio a los conceptos religiosos su potencial de verdad, ni pueden negar a los conciudadanos creyentes su derecho a realizar aportaciones en lenguaje religioso a las discusiones públicas. Es más, una cultura liberal política puede incluso esperar de los ciudadanos secularizados que participen en los esfuerzos para traducir aportaciones importantes del lenguaje religioso a un lenguaje más asequible para el público general" (Habermas 2006b: 43s y 46s). Ahora bien, ¿cómo hay que comportarse con comunidades religiosas "que quieren seguir una agenda propia en la esfera pública política y quieren impedir políticas que niegan sus propias creencias; socavan con ello la separación Iglesia-Estado?" (Habermas 2006b: 6). Según Habermas, "depende de cómo estos actores religiosos comprendan y practiquen su papel. Si actúan como una suerte de "comunidad de interpretación" en el interior del marco constitucional, se limitarán a la propagación de argumentos comprensibles y plausibles universalmente, en vez de emplear argumentos de tipo dogmático. Preferirán, pues, invocar argumentos tales que apelen igualmente a las intuiciones morales tanto de los propios seguidores como de los no creyentes o de los creyentes en otras religiones" (Habermas 2006b: 6). ¿Y qué sucede cuando las iglesias o la jerarquía eclesiástica se dirigen expresamente sólo a sus creyentes?
Mostrar más

11 Lee mas

Reflexiones acerca de la esfera pública republicana  deliberativa y la gobernanza

Reflexiones acerca de la esfera pública republicana deliberativa y la gobernanza

La deliberación democrática, como se comentó, puede concretarse en mayor medida bajo un trasfon- do republicano donde la esfera pública sea construida bajo una concepción dialógica e incluyente para una ciudadanía dispuesta a discutir la agenda pública con el Estado en condiciones de igualdad y libertad, haciendo uso de su virtud cívica. Y como bien ha seña- lado Martí, el modelo republicano deliberativo sería el mejor sistema político de gobierno porque produce un esquema “[…] más igualitario, más respetuoso de una noción más densa de la libertad y más comprometido con los valores de la democracia participativa y en el que la política es vista como un asunto de todos, tal vez el más digno de ellos […]”. 25
Mostrar más

16 Lee mas

Comunicación, esfera pública y democracia en el gobierno de la "Revolución Ciudadana".

Comunicación, esfera pública y democracia en el gobierno de la "Revolución Ciudadana".

La crisis de Angostura es un ejemplo pedagógico muy ilustrativo sobre el manejo de una estrategia propagandística adecuada a una crisis político- militar. Este manejo, en líneas básicas, supone que un actor (un gobierno) de inicio a un tema. En el caso que analizamos, el tema es el bombardeo a Angostura y el hallazgo de computadoras comprometedoras para el “enemigo”. Seguidamente, ese actor/gobierno se apalanca en otros medios o intérpretes de prestigio, capaces de incidir en la opinión pública. El Hallazgo de las computadoras de alias Raúl Reyes mereció un completo despliegue del influyente diario español El País, el mismo que mantuvo una tónica que difícilmente podría calificarse como totalmente objetiva en el tratamiento del tema. El siguiente paso es reforzar por parte del actor-gobierno la justificación de su acción –en este caso, el bombardeo- en el factor que desde el inicio opera como comodín mediático –asumamos a este factor en las computadoras de Reyes-. Finalmente y siempre, con el apoyo de expertos, se provoca un efecto de repetición o eco mediático permanente y creciente, que impide un manejo investigativo debidamente contrastado por una prensa mayoritariamente pendiente de eventos coyunturales, declaraciones y noticias que llenan de titulares y planas un contexto en el cual la comunicación es territorio privilegiado para la imposición de una tesis política.
Mostrar más

137 Lee mas

Democracia algorítmica: consideraciones éticas sobre la dataficación de la esfera pública

Democracia algorítmica: consideraciones éticas sobre la dataficación de la esfera pública

Sin duda la alianza entre neurociencias e IoT está cambiando las formas de hacer las cosas (Celik, 2016). Como argumenta José Luis Orihuela (citado por Llavina, 2015), el enorme potencial predictivo que subyace al análisis computacional de los grandes bancos de datos “no sólo constituye un tesoro para el marketing, sino que tiene consecuencias que incluyen la detección precoz de enfermedades, el mapeo de epidemias, la logística del transporte en las ciudades, la prevención de delitos, el comportamiento de los mercados y, natu- ralmente, el estudio de la opinión pública más allá de las encuestas al uso”. Ahora bien, las consecuencias de estos cambios no siempre son buenas o aceptables para una gran parte de los afectados por el sistema (O’Neil, 2016). El neuromarketing político y económico, por ejemplo, puede utilizar los ecosistemas ciberfísicos para diseñar e implementar campañas altamente adictivas, capaces de modular y/o manipular la voluntad libre de los sujetos del sistema, así como de menguar o inhibir la capacidad crítica de votantes, gobernantes y clientes con el objetivo de maximizar el beneficio particular de unos pocos 11 . También, para que las instituciones y organizaciones
Mostrar más

26 Lee mas

Esfera pública y sociedad en red: El nuevo sujeto político

Esfera pública y sociedad en red: El nuevo sujeto político

Según Chomsky, el influyente periodista y teórico Walter Lippman estaba interesado particularmente en formular una teoría progresista sobre el pensamiento democrático liberal. Añade que Lippmann respaldó todo esto con una teoría bastante elaborada sobre la democracia progresiva, según la cual en una democracia con un funcionamiento adecuado hay distintas clases de ciudadanos. En primer lugar, los ciudadanos que asumen algún papel activo en cuestiones generales relativas al gobierno y la administración. Es la clase especializada, formada por personas que analizan, toman decisiones, ejecutan, controlan y dirigen los procesos que se dan en los sistemas ideológicos, económicos y políticos, y que constituyen, asimismo, un porcentaje pequeño de la población total. Por supuesto, todo aquel que ponga en circulación las ideas citadas es parte de este grupo selecto. Los otros, la mayoría de la población, constituyen lo que Lippmann describe —y Chomsky recoge— como el «rebaño desconcertado» contra el que el poder debe protegerse «cuando brama y pisotea». 42 Según esta teoría, se puede fabricar el consenso a través de una ingeniería de la propaganda y las relaciones públicas que utilizarán los medios como plataforma para llegar a la ciudadanía-masa. Estaban convencidos de que era necesaria una clase especializada de hombres responsables que entendiesen cuáles eran los verdaderos problemas comunes que la opinión pública no entendía. Tiene sentido, como dice Chomsky, pensar que la teoría democrática liberal y el marxismo- leninismo comparten algunos supuestos ideológicos como el anterior.
Mostrar más

271 Lee mas

Tres tipos de comercio  Tres maneras de influenciar la esfera pública de los barrios

Tres tipos de comercio Tres maneras de influenciar la esfera pública de los barrios

empíricos, en los que se ha puesto énfasis en la forma que el centro comercial es percibido por sus usuarios. Un estudio muy destacable al res- pecto es el llevado a cabo por Wehrheim, Siebel y Gestring que muestra cómo las percepciones acerca del centro comercial varían según la ex- periencia que las personas han tenido a lo largo de su vida con el espacio público (Wehrheim, 2009). Se evidencia que jóvenes que no han tenido la experiencia de vivir en la calle y se sienten inseguros en ella, evalúan el centro co- mercial como un espacio seguro, confortable y agradable. En cambio, personas de mayor edad que han vivido toda su vida en una estrecha relación con la calle, y se manejan de manera cotidiana con la otredad en la calle, se sienten más cómodos en la calle que en el centro comer- cial. En Chile, las investigaciones sobre el mall se formulan desde el discurso del espacio pú- blico como lugar de expresión de dominio y la apropiación del espacio por jóvenes en el mall, sus percepciones de este como un lugar menos cerrado y menos restrictivo a su forma de vida pública, de lo que se suponía (Simone, 2015; Pé- rez, Salcedo y Cáceres, 2012; Stillerman, 2006; Stillerman y Salcedo, 2012.
Mostrar más

34 Lee mas

Esfera pública y legitimidad del poder

Esfera pública y legitimidad del poder

Para Dewey, la esfera pública kantiana puede ser interpretada como el ámbito de regulación de las consecuencias de relaciones interpersonales que afectan a terceros. En el caso de Arendt, es entendida como el espacio donde se ejerza la deliberación sobre los asuntos públicos. En ambos casos, hay una constatación de la desaparición de lo público. La esfera pública parece invadida por la racionalidad instrumental que convierten las decisiones gubernamentales en asuntos técnico-económicos. El Estado democrático parece no estar cumpliendo su función como organización política del público. Las relaciones de dominación presentes en la sociedad terminan siendo justificadas por el Estado, cuando este adopta una perspectiva desarrollista que insiste en el crecimiento económico en detrimento del cumplimiento de los procedimientos democrático. Ante este diagnóstico sobre la desaparición de la política, la concepción de democracia de autores como Habermas y Forst nos permite comprender que un Estado democrático es aquel que vela por el cumplimiento de los procedimientos democráticos de obtención de leyes, y la justificación de las mismas ante los sujetos autónomos. Así, podemos hablar de democratización de las sociedades cuando ellas incorporan cada vez más los procedimientos democráticos. Para Habermas, la legitimidad del poder político consiste así en la protección de los derechos fundamentales que hagan posible la autonomía de todos los participantes y afectados en la deliberación pública.
Mostrar más

10 Lee mas

La religión en la esfera pública  Tareas para la teología

La religión en la esfera pública Tareas para la teología

2.3. En efecto, corresponde a la teología, sobre la base inestimable de la renovación realizada por el concilio, el empeño de articular la propuesta cris- tiana para la vida pública, como un discurso también racional que ofrece indi- caciones para la convivencia inspiradas en una tradición religiosa. Este discur- so no sólo reivindica de forma unilateral libertad para las iglesias, sino que, respetando la laicidad del Estado, puede contribuir a promover todas las li- bertades, en la medida en que se funda en el respeto por la dignidad de la per- sona y sus derechos fundamentales. Se trata de un empeño permanente de la teología, en el que sin embargo pueden señalarse algunas tareas más urgentes. a) Promover relaciones de colaboración entre la fe religiosa y la razón, de forma que ambas resulten provechosas y sirvan al progreso humano. Esto su- pone superar la mera oposición dialéctica entre la fe y la razón, o más concre- tamente, superar de un lado, la privatización de la religión, que la excluye a priori del ámbito público; de otra parte, su presencia patológica, el fundamen- talismo religioso entendido como aquel desafío a la laicidad del Estado que forma parte del proceso político y no como otras influencias religiosas exter- nas 24 . Por lo demás, no es preciso decir que las actitudes de tipo fanático pue-
Mostrar más

19 Lee mas

Show all 10000 documents...