Bíceps braquial

Top PDF Bíceps braquial:

Revisión bibliográfica. Lesiones en el deporte: bíceps braquial y voleibol

Revisión bibliográfica. Lesiones en el deporte: bíceps braquial y voleibol

discapacidad. Se producen cuando se realizan cambios de dirección o movimientos de bloqueo de pelota sobre la cabeza. Por eso, con el tiempo, algunos jugadores pueden acabar desarrollando dolor de espalda crónico. Los jugadores de voleibol muestran una elevada prevalencia de dolor lumbar (76%) durante el Campeonato de Voleibol. Las intensidades de dolor lumbar se encuentran en un rango bajo a moderado, tanto en hombres como en mujeres Una vez que se tiene una idea general de las lesiones, vamos a profundizar en la lesión del bíceps braquial, lesión por otro lado muy típica en el voleibol.
Mostrar más

25 Lee mas

←
				
											Volver a los detalles del artículo
									
									Luxación del tendón largo del bíceps braquial.

← Volver a los detalles del artículo Luxación del tendón largo del bíceps braquial.

palpación dolor difuso no puntual en cara an- terior de hombro (cabeza humeral, glenoides y apófisis coracoides); arcos de movilidad activos 50° de rotación interna, 40° rotación externa, 80° de flexión, 45° de extensión, 45° de abducción y 30° de aducción, movimientos pasivos igua- les a excepción de bloqueo en 80° de flexión y 45° de abducción, todo intento de movimiento despierta dolor tanto activo como pasivo, prue- bas positivas de Neer, Jobe, Patte, Apley, Belly Test, Yergason, Speed y supinación de antebra- zo con codo a 90°, siendo negativas las pruebas Hawkings, Yocum, Lift Off, cajón anterior, ca- jón posterior y aprehensión; flexo-extensión y prono-supinación de codo y antebrazo completa, al igual que resto de articulaciones de miembro superior derecho; el examen muscular mostró: deltoides en 4/5, trapecio 4/5, bíceps braquial 4/5, resto de musculatura en hombro no valora- ble por dolor, sensibilidad y llenado capilar de miembro superior derecho normal con califica- ción de 79 en escala de DASH (Disabilities of the Arm, Shoulder and Hand Score), dado que la mayoría de las pruebas a pesar de ser positivas no fueron concluyentes, se sospechó luxación del tendón largo del bíceps braquial. Se solici- tan radiografías AP verdadera, AP con rotación interna y externa, proyección axial y en Y, obser- vando imagen sugerente de lesión de Hill-Sachs sin presencia de fragmentos libres. Por lo que se solicitó resonancia magnética computarizada en la que se observó:
Mostrar más

5 Lee mas

Nuevo portal artroscópico para la realización de procedimientos de tenotomía/tenodesis del tendón de la cabeza larga del músculo bíceps braquial

Nuevo portal artroscópico para la realización de procedimientos de tenotomía/tenodesis del tendón de la cabeza larga del músculo bíceps braquial

El ligamento glenohumeral superior es visto en un 80 a 94% de los hombros y presenta la anatomía más constante de los tres ligamentos glenohumerales. Usualmente se origina a las 12 horas en el sistema de las manecillas del reloj respecto al tubérculo supraglenoideo, pero también puede originarse del tendón de la cabeza larga del músculo bíceps braquial o el labrum (rodete glenoideo). Este ligamento viaja paralelo al tendón de la cabeza larga del muúsculo bíceps braquial para insertarse en el borde medial del surco intertuberositario del húmero. Lateralmente, el ligamento glenohumeral superior se une al ligamento coracohumeral y junto con el contribuye a estabilizar el sistema de polea del músculo bíceps braquial, además de formar parte del intervalo rotador (Garstman et al., 2008). La visibilidad del ligamento glenohumeral superior durante la artroscopía de hombro es posible produciendo una aducción del hombro.
Mostrar más

124 Lee mas

Clasificacin ecogrfica de los desgarros musculares

Clasificacin ecogrfica de los desgarros musculares

Figura 11. Desgarro total del bíceps braquial. En estos casos la imagen extendida es muy útil para demostrar los extremos del músculo roto. En este paciente el extremo proximal del músculo se demuestra por el hematoma (flecha recta). En situación distal se ve el bíceps retraído (flecha curva) se pue- de definir su contorno, su estructura fibrilar y su ecogenici- dad que está aumentada. En estos casos la separación entre fragmentos llega a medir hasta 15 cm.

8 Lee mas

Lesiones del tendn del bceps, manejo actual

Lesiones del tendn del bceps, manejo actual

Dentro de la patología de hombro y codo que día a día se atiende en la consulta de Ortopedia, se encuentran las lesiones del bíceps braquial, tanto las del extremo proximal, correspondiente a la porción intraarticular del tendón largo del bíceps (TLB), como las del extremo distal en la inserción sobre la tuberosidad bicipital del radio. Las lesiones del extremo proximal son las que se presentan con más frecuencia representando hasta 90% de los casos. El diagnóstico se esta- blece con base en el cuadro clínico, la explora- ción física y las pruebas especiales, tanto para el extremo proximal como distal; estas últimas, sin embargo, son poco específi cas, sobre todo cuando se trata de lesiones parciales, por lo que es necesario soportar el diagnóstico con estu- dios de imagen como la resonancia magnética nuclear y el ultrasonido músculo-esquelético. Con relación al tratamiento, parece no haber ninguna controversia en el proceder ante una lesión distal; sin embargo, en los casos de lesión proximal la variante de opciones va desde el manejo sintomático no-quirúrgico hasta diversas técnicas de fi jación del tendón lesionado. Palabras clave: Hombro, codo, bíceps, tendón, lesiones.
Mostrar más

9 Lee mas

Parálisis braquial obstétrica  presentación de un caso y revisión del tratamiento

Parálisis braquial obstétrica presentación de un caso y revisión del tratamiento

J.P.M. comenzó a recibir rehabilitación a los 23 días de vida por la afectación de C5, C6 y C7. La paciente fue intervenida quirúrgicamente el día 8 de septiembre en el hospital Dexeus de Barcelona a los tres meses y medio ante la falta de recuperación del bíceps braquial mediante una reconstrucción quirúrgica desde las raíces del plexo braquial a tronco primario superior y medio mediante plastias libres del nervio sural y mediante neurotización selectiva de espinal a supraescapular, con una inmovilización de tres semanas (ver informe en anexo II). Tras la intervención presenta cicatrices en las piernas y en la parte lateral derecha del cuello.
Mostrar más

24 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

Fundamento: Problema reportado como poco común, y con complicaciones y secuelas. Comúnmente ocurre en la extremidad dominante en pacientes de mediana edad que realizaron un ejercicio excéntrico forzado y repetitivo. Se han descritos muchas técnicas de reparación e inclusive de manejo no quirúrgico ya que aún existe controversia en cuanto al tratamiento. Método: Se realizó un estudio retrospectivo de los resultados de 4 pacientes operados por rotura completa de la porción larga del proximal del bíceps, con técnica de reinserción abierta y fijación modificada del ojo de cerradura. La lesión se presentó al hacer un esfuerzo con el miembro superior en extensión parcial del codo y supinación. Resultados: Esta nueva técnica aplicada en 4 pacientes todos de sexo masculino entre 40 y 65 años, 2 fueron derecho y 2 fueron izquierdos. No se presentó ninguna complicación postoperatoria inmediata o mediata. Discusión: La técnica es sencilla, y la fijación con material no reabsorbible es muy estable porque se introduce a un canal óseo el tendón roto. Por otra parte, la reparación actual del tendón del bíceps con los nuevos materiales biodegradables cuenta con la ventaja de tener la suficiente capacidad de sujeción biomecánica en la biotenodesis, sin las «desventajas de los materiales metálicos e igualmente permite una recuperación más temprana por la movilización precoz activa del miembro afectado, lo cual promoverá la rehabilitación integral. Conclusión: La técnica quirúrgica abierta con una sola incisión ventral y fijación con material biodegradable del tendón es una opción simple y efectiva para este problema.
Mostrar más

22 Lee mas

Neurodinamia del plexo braquial en el cáncer de mama

Neurodinamia del plexo braquial en el cáncer de mama

nervios mediano, cubital, y radial (64) y se llaman tests neurodinámicos (149). Un test neurodinámico es una secuencia de movimientos dirigidos a valorar la mecánica y la fisiología de un nervio mediante la elongación de la longitud de la interfase neural y el incremento de presión en y alrededor del nervio (155). Los movimientos de depresión escapular, abducción de hombro, y extensión de codo, inducen movimiento especialmente en las raíces nerviosas de C5 y C6, y en los cordones laterales del plexo braquial (156, 157). El test que ha mostrado mayor fiabilidad para valorar la mecanosensibilidad del miembro superior es el test neurodinámico del nervio mediano (ULNT1) (141). Elvey diseñó el primer test para valorar la implicación del tejido neural del plexo braquial y sus raíces nerviosas en el dolor cervical y el dolor en miembro superior y lo denominó test de tensión del plexo braquial (158). Este test consistía en la aplicación de la siguiente secuencia de movimientos: depresión escapular, abducción glenohumeral (en el plano coronal), rotación externa glenohumeral, supinación del antebrazo, extensión de codo, y extensión de muñeca y dedos. Además, propuso añadir el parámetro de lateroflexión cervical contraleteral en la posición final del test para conseguir una mayor respuesta al test así como para confirmar que el tejido neural está involucrado en la reproducción de los síntomas (157-162).
Mostrar más

211 Lee mas

Tratamiento fisioterapéutico en parálisis braquial obstétrica

Tratamiento fisioterapéutico en parálisis braquial obstétrica

Como ya se comentó, la lesión pura de las raíces inferiores del plexo braquial (C7, C8), la denominada parálisis de klumpke, es muy rara, y constituye menos del 1% de las lesiones braquiales. En esta lesión la función del hombro no está alterada mientras que la función de la mano es muy pobre. Los músculos afectados son el tríceps braquial, los flexores y extensores de los dedos, y los intrínsecos de la mano. El síndrome de Horner es frecuente por la afectación de fibras simpáticas que acompañan a T1. La parálisis de los músculos distales de la extremidad superior con grave afectación de la mano condiciona una postura caracterizada por flexión de codo, supinación del antebrazo, e hiperextensión de las articulaciones metacarpofalángicas y flexión de los dedos (articulaciones interfalángicas) que da a la mano una configuración en garra. El reflejo tricipital puede estar ausente o disminuido, y además de la mano en garra, el dato clínico más llamativo es la ausencia del reflejo de prensión.
Mostrar más

137 Lee mas

Resonancia magntica de lesiones del plexo braquial

Resonancia magntica de lesiones del plexo braquial

Se realizó un estudio retrospectivo, observa- cional y descriptivo, que incluyó el expediente electrónico radiológico de 30 pacientes, hom- bres y mujeres, con alteraciones sensitivas o motoras del plexo braquial. Los criterios de inclusión fueron ser mayor de 18 años, sin definir límite de edad, y contar con protocolo para el estudio del plexo braquial, realizado en el Servicio de Resonancia Magnética, en el periodo comprendido de marzo del 2012 a mayo del 2016 (sin contar con estudios de imagen previos). Se excluyeron 5 pacientes cuyos estudios resultaron dentro de los pará- metros normales.
Mostrar más

10 Lee mas

Parlisis braquial obsttrica en el contexto de la rehabilitacin fsica temprana

Parlisis braquial obsttrica en el contexto de la rehabilitacin fsica temprana

El sistema de salud cubano promueve el estudio prenatal y el seguimiento del embarazo de manera temprana; a pesar de ello, la parálisis braquial obstétrica (PBO) continúa siendo una consecuencia desafortunada tras un parto difícil, y constituye uno de los traumatismos obstétricos más frecuentes. En Cuba existen muy pocos estudios sobre PBO, aunque existen datos recientes aportados por un estudio realizado en Villa Clara en el cual se analizaron 36 pacientes con diagnóstico de PBO durante el año 2012; además se hace énfasis en que la mayoría de los casos se presentan durante partos eutócicos, datos que deberían poner en alerta a los obstetras, pues esta es una afección de origen mayoritariamente iatrogénico. 4
Mostrar más

15 Lee mas

Las lesiones de plexo braquial  Cmo diagnosticarlas y cundo tratarlas

Las lesiones de plexo braquial Cmo diagnosticarlas y cundo tratarlas

No hay datos precisos sobre la incidencia estadística de las lesiones traumáti- cas de plexo braquial pero normalmente son consideradas raras. Sin embargo, siendo la mayor parte de los pacientes muy jóvenes e implicando estas lesiones a menudo una severa invalidez con grave peso social, resulta importante hacer un diagnóstico clínico correcto con el consiguiente tratamiento. Hasta fechas recientes, la reconstrucción quirúrgica del plexo braquial estuvo caracterizada por malos resultados y elevadas tasas de complicaciones pero hoy en día los grandes avances, tanto en el diagnóstico como en las técnicas quirúrgicas, han mejorado notablemente el pronóstico postquirúrgico de estas lesiones.
Mostrar más

10 Lee mas

Bloqueo continuo del plexo braquial: descripcin del abordaje transcostoclavicular

Bloqueo continuo del plexo braquial: descripcin del abordaje transcostoclavicular

Cuando la punta de la aguja está en la posición deseada del plexo braquial a nivel supraclavicular, se procede a avanzar el catéter cranealmente unos 3 a 5 cm. Si éste es estimulable, se puede hacer uso de esta propiedad para asegurar su correcta posición final. En caso de no serlo, la hidrodisección con suero glucosado puede ser de utilidad al proporcionar una imagen de distensión de estructuras por aplicación del líquido externo que coincide con la punta del catéter. La sensación dolorosa o

9 Lee mas

Bloqueo continuo del plexo braquial en el posoperatorio inmediato

Bloqueo continuo del plexo braquial en el posoperatorio inmediato

Con el fin de ofrecer una anestesia prolongada, las técnicas continuas de bloqueo del plexo braquial (BCPB) se introducen antes de disponerse de catéteres. El desarrollo de los anestésicos locales de mayor tiempo de duración redujo la necesidad de recurrir a las BCPB. Sin embargo, la aparición de las técnicas quirúrgicas microvasculares y reparadoras complicadas, así como su uso indiscutible en el tratamiento del dolor agudo posoperatorio y como método coadyuvante en la rehabilitación precoz del paciente quirúrgico han ido revirtiendo esta tendencia. 4

9 Lee mas

Variaciones anatómicas en la vascularización de la extremidad superior

Variaciones anatómicas en la vascularización de la extremidad superior

• Un caso en el que, además del origen proximal de las arterias, las extremidades superiores disecadas presentaban patrones inusuales arteriales en el lado derecho e izquierdo. En el lado derecho, la arteria subescapular daba lugar a la arteria cir- cunfleja humeral posterior, la toracodorsal y las arterias escapulares circunflejas. En el lado izquierdo, las arterias radial y ulnar surgían de la arteria braquial a nivel del brazo, con sus orígenes opuestos a los normales. Hay una anastomosis arcifor- me entre las arterias radial y ulnar y del arco resultante nace la arteria radial recu- rrente. El curso de ambas, radial y ulnar, era normal en la muñeca y la mano, ex- cepto por la ausencia de la primera arteria metacarpiana palmar y una bifurcación temprana de la segunda [31].
Mostrar más

23 Lee mas

Analgesia postoperatoria en la cirugía del hombro mediante el bloqueo interescalénico continuo con catéteres estimulables

Analgesia postoperatoria en la cirugía del hombro mediante el bloqueo interescalénico continuo con catéteres estimulables

Tal y como hemos podido observar en nuestra disección, el ápex pulmonar se sitúa no demasiado lejos del punto de entrada de la aguja para realizar el bloqueo interescalénico mediante el abordaje lateral de Hadzic (el ápex pulmonar estaba situado a unos 3-4 cm de distancia del plexo braquial en dirección medial e inferior). Por tanto, aunque clásicamente solo se comenta en los tratados de anestesia regional para el bloqueo supraclavicular, al realizar un bloqueo interescalénico debemos procurar no introducir excesivamente la aguja, especialmente en dirección medial e inferior. De hecho como varios estudios demuestran, el plexo en este abordaje lateral se halla a 2-3 cm de profundidad y por tanto no es necesario introducir más de 3 cm la aguja para localizarlo (38,40,64). Tal y como recomiendan autores como Brown, en caso de no obtener respuesta a una profundidad prudencial es preferible retirar la aguja y volver a entrar con la misma angulación pero un poco más externos o internos, según el caso, siempre en un plano perpendicular al surco interescalénico (parestesia seeking plane) (14).
Mostrar más

147 Lee mas

Ejercicio fisioterapéutico como pilar fundamental para el tratamiento del síndrome de pinzamiento subacromial y otras lesiones de los tejidos blandos del hombro

Ejercicio fisioterapéutico como pilar fundamental para el tratamiento del síndrome de pinzamiento subacromial y otras lesiones de los tejidos blandos del hombro

La escápula es una hoja delgada de hueso que funciona básicamente como sitio de inserción muscular. Es más voluminosa en los ángulos superior e inferior y en el borde lateral, donde se insertan algunos de los músculos más poderosos. También es más gruesa donde se forman sus proyecciones: la coracoides, la espina, el acromion y la glenoides. Puesto que protege a los tejidos blandos subyacentes, las fracturas casi siempre se producen en las apófisis por traumatismos indirectos. La superficie posterior de la escápula y la presencia de la espina crean las fosas supra e infraespinosa. Las tres apófisis, la espina, coracoides y glenoides crean dos incisuras en la escápula. La incisura supraescapular se localiza en la base de la coracoides y la espinoglenoidea, o incisura escapular, se sitúa en la base de la espina. El ligamento coracoacromial y el escapular transverso son dos ejemplos de ligamentos que se insertan a dos partes del mismo hueso. Los ligamentos principales que se originan en la escápula son el coracoclavicular, el coracoacromial, el acromioclavicular, el glenohumeral y el coracohumeral. La apófisis coracoides nace de la escápula en la base superior del cuello de la glenoides y cruza por la cara anterior antes de engancharse hacia una posición más lateral. Funciona como el origen de la cabeza corta del bíceps y los tendones coracobraquiales. También sirve como punto de inserción del músculo pectoral menor y el ligamento coracoacromial, coracohumeral y coracoclavicular.
Mostrar más

82 Lee mas

Lesiones de plexo braquial, un padecimiento poco conocido: Estudio epidemiolgico

Lesiones de plexo braquial, un padecimiento poco conocido: Estudio epidemiolgico

Los resultados fueron similares a los previamente referidos en la literatura, con algunas diferencias en los mecanismos de lesión, por lo que las lesiones asociadas también se vieron modificadas. Las lesiones de plexo braquial, son lesiones poco reconocidas de manera inicial, siendo el diagnóstico precoz uno de los factores determinantes para obtener un mejor pronóstico funcional. El modelo de paciente con este tipo de lesiones, es un paciente con un mecanismo de lesión de alta energía, hombres jóvenes, con lesiones asociadas principalmente craneoencefálicas, torácicas o de cintura escapular. Estudios con un mayor número de pacientes y mayor escala de tiempo son necesarios a fin de obtener prevalencias y variables de asociación.
Mostrar más

6 Lee mas

Lesiones del bceps en la insercin del reborde glenoideo superior

Lesiones del bceps en la insercin del reborde glenoideo superior

En las lesiones tipo III y IV, se realiza el desbri- damiento y la resección del asa de cubo, en el caso específico de la tipo IV se realiza reparación o tenodesis del bíceps en dependencia de la se- veridad de la afección. Las lesiones del tipo V a la VII se asocian a inestabilidad del hombro, la que debe ser tratada y luego realizar la repara- ción de la inserción superior. En caso de lesiones de los tipos de la VIII a la X, los desgarros del labrum deben ser reparados mediante suturas o uso de anclas. 48-50

9 Lee mas

Diagnòstic i tractament fisioterapèutic de la Síndrome Dolorosa Regional Complexa en l’extremitat superior

Diagnòstic i tractament fisioterapèutic de la Síndrome Dolorosa Regional Complexa en l’extremitat superior

Les caròtides van a irrigar el crani, coll, cara, encèfal i ulls. Mentre que la subclàvia passa entre els escalens anterior i mig dirigint-se cap a l‘axil·la per sota la clavícula. Un cop arribada a la zona de l‘axil·la passa a anomenar-se artèria axil·lar, la qual arriba fins la vora inferior del pectoral major i després continua amb el nom d‘artèria braquial, la qual és bifurca en l‘artèria cubital i l‘artèria radial a l‘alçada del colze. La radial descendeix pel costat radial de l‘avantbraç fins l‘arrel de la mà, i al seu pas pel canal del pols dóna la branca palmar superficial. Mentre que la cubital descendeix pel costat cubital i dóna la branca cubital profunda.
Mostrar más

45 Lee mas

Show all 99 documents...