Concepción de la locura

Top PDF Concepción de la locura:

“Una casa de reclusión para penados” Representación y medicalización de la locura. Manicomio de Concepción (1895-1922)

“Una casa de reclusión para penados” Representación y medicalización de la locura. Manicomio de Concepción (1895-1922)

Las concepciones filantrópicas estuvieron, más allá del aporte económico que otorgaba el Estado, por la beneficencia pública quienes componían la Junta Directiva de Santiago 138 . La idea beneficencia se planteaba en que los sujetos económicamente más favorecidos debían ayudar y cuidar a los pobres por medio de la caridad, esta concepción filantrópica fue cada vez más apoyada por elite chilena bajo un rol social activo, sin embargo, esta beneficencia persiguió un doble objetivo: sanar a los enfermos y prevenir la vagancia a través de sus hospitales y asilos 139 . La locura y cualquier tipo de enfermedad comienzan a ser un problema social, los hospitales fueron comúnmente ocupados por los pobres como asilo más que sanatorio, fueron profesionalizándose al ritmo de los avances de la medicina, la consolidación del cuerpo médico y la revitalización de los demás asilos. Lo pobres levemente enfermos fueron atendidos por una red de dispenserías instaladas en los barrios populares a cargo de la caridad privada, apoyada por el Estado, los fatuos y locos fueron traslados a la Casa de Orates mientras que los incurables, enfermos crónicos, viejos y moribundos al Hospicio 140 . Michel Foucault establece, para la realidad europea del siglo XVII, que la locura comienza a ser percibida en el horizonte de la pobreza, de la incapacidad de trabajar, de la imposibilidad de integrarse al grupo; el momento en que comienza a asimilarse a los problemas de la ciudad 141 , esta significación del enfermo y específicamente el enajenado para el caso chileno toma consideración al asumirse como

140 Lee mas

La locura en la novela Desde los blancos manicomios

La locura en la novela Desde los blancos manicomios

La obra, estructurada en cuarenta y un capítulos, cuenta la vida de Gelsomina o María Mercedes Pilar de la Concepción, mujer escritora que asiste a su pérdida de la cordura. Cada capítulo se distingue a través del paratexto o título particular. Estos, a su vez, adquieren un carácter isotópico que organiza la entrada de los cuatro personajes principales de la novela. La estructuración episódica de la novela, no garantiza su linealidad argumental, ya que la transmutación de voces narrativas va generando una trama fragmentada, acorde al deterioro de la psiquis del personaje. Un gran número de capítulos se agrupa bajo paratextos diversos (La isla fugitiva, La noche insular, La isla maldita, etc.). Estos describen la experiencia de Gelsomina en el manicomio a través del narrador omnisciente. Este narrador encarna la equisciencia en una trasmutación de voces narrativas con el propio personaje. En aquellos momentos en los que María Mercedes se desdobla en Gelsomina, el narrador perderá su tono omnisciente.

69 Lee mas

Capitalismo como locura: a crítica al sistema capitalista de G. K. Chesterton

Capitalismo como locura: a crítica al sistema capitalista de G. K. Chesterton

Ballesteros (2000: 43-49), por su parte, denuncia tres tipos de margina- ciones que se generan por la crisis de la Modernidad, de las cuales dos tienen que ver con la economía: por un lado, la marginación que realiza el homo oeconomicus para con los carentes de recursos que, por esa carencia, se ven ignorados y despreciados a causa de la concepción de la vida humana como algo que solo tiene sentido como proyecto para aumentar la fortuna. La otra marginación es la que realiza el homo labilis, y que desprecia a quienes no pueden ocuparse de sí mismos. Esta marginación nace también del economi- cismo, que reduce la dimensión carencial a la cuestión meramente económi- ca, y devalúa culturalmente el cuidado. En los incapaces y enfermos, además, se ve cuestionado el proyecto de vida hedonista (tan vinculado a la crema- tística, al enriquecimiento por el enriquecimiento), y por ello se repudia con horror la incapacidad y la enfermedad. Los dos grupos, los económica y los físicamente incapaces se ven privados de sus derechos, y desatendidos en sus necesidades: se ven, en definitiva, privados de poder y de la libertad efectiva para desarrollarse.

37 Lee mas

Historia de la locura en la época clásicaI

Historia de la locura en la época clásicaI

personajes y valores entre los cuales las culturas precedentes no habían percibido ninguna similitud. Imperceptiblemente, los ha encaminado hacia la locura, preparando una experiencia —la nuestra— en que se caracterizaran como ya integrados al dominio de pertenencia de la alienación mental. Para que se hicieran esos acercamientos, se ha requerido toda una organización del mundo ético, nuevos puntos de separación entre el bien y el mal, entre el reconocido y el condenado, y el establecimiento de nuevas normas en la integración social. El internamiento no es más que el fenómeno de ese trabajo, hecho en profundidad, que forma cuerpo con todo el conjunto de la cultura clásica. Hay, en efecto, ciertas experiencias que el siglo XVI había aceptado o rechazado, que había formulado o, por el contrario, dejado al margen y que, ahora, el siglo XVII va a retomar, agrupar y prohibir de un solo gesto, para enviarlas al exilio donde tendrán como vecina a la locura, formando así un mundo uniforme de la Sinrazón. Pueden resumirse esas experiencias diciendo que tocan, todas, sea a la sexualidad en sus relaciones con la organización de la familia burguesa, sea a la profanación en sus relaciones con la nueva concepción de lo sagrado y de los ritos religiosos, sea al "libertinaje", es decir, a las nuevas relaciones que están instaurándose entre el pensamiento libre y el sistema de las pasiones. Esos tres dominios de experiencia forman, con la locura, en el espacio del internado un mundo homogéneo que es donde la alienación mental tomará el sentido que nosotros conocemos. Al fin del siglo XVIII, será ya evidente —con una de esas evidencias no formuladas— que ciertas formas de pensamiento "libertino", como el de Sade, tienen algo que ver con el delirio y la locura; con la misma facilidad se admitirá que magia, alquimia, prácticas de profanación y aun ciertas formas de sexualidad están directamente emparentadas con la sinrazón y la enfermedad mental. Todo ello contará entre el número de los grandes signos de la locura, y ocupará un lugar entre sus manifestaciones más esenciales. Pero para que se constituyan esas unidades, significativas a nuestros ojos, ha sido necesaria esa inversión, lograda por el clasicismo, en las relaciones que sostiene la locura con todo el dominio de la experiencia ética.

243 Lee mas

La experiencia teatral de vivir con locura diagnósticada

La experiencia teatral de vivir con locura diagnósticada

La concepción de cuerpo y construcción de imágenes desde el juego permitió remitirse a la niñez, se lanzaban al suelo, se revolcaban, se arrastraban, corrían por el espacio, saltaban, las posturas siempre eran abiertas y grandes. El lenguaje corporal en ellos está muy marcado por la agresividad, golpes, movimientos de brazos, apretones. Son dominantes con el espacio abarcándolo en su completitud. Se comunican por gestos faciales y utilizan de sus extremidades más del tronco para arriba. A pesar de que tienen un lenguaje corporal más desarrollado que las mujeres, se les dificulta cambiar la perspectiva de los objetos, no varían la imagen. Esto permite visualizar menor sensibilidad que las mujeres, son simples en su psicología en comparación con ellas. Con la voz tuvieron problemas por la concepción machista de que “los mariquitas son los que cantan, y los hombres no están para eso” según un paciente. Un trauma de represión a la palabra no hable, quédese callado, no cante, su voz no me gusta, son prejuicios que desencadenan sensaciones negativas y se quedan para siempre en la cabeza.

82 Lee mas

Locura, esquizofrenia y sociedad  Reflexiones

Locura, esquizofrenia y sociedad Reflexiones

Es preciso reconocer, pues, que existen dos cla- ses de locura: una es la que sube de los infiernos cada vez que las furias lanzan sus serpientes para despertar en los hombres la fiebre de la guerra, la sed del oro, el crimen del incesto, los amores sacrí- legos, el parricidio y los demás horrores por el esti- lo, o para clavar en su conciencia la saeta del remor- dimiento. Y la otra, bien distinta por cierto, es la que emana de mí, y que todos ansían disfrutar como un gran bien. Esta locura se manifiesta gene- ralmente por un agradable extravío que libra al espí- ritu de sus preocupaciones y pesares y lo sumerge en un baño de delicias.

7 Lee mas

TítuloLa locura como crimen: imaginando locos en la novela negra contemporánea I; la novela nórdica

TítuloLa locura como crimen: imaginando locos en la novela negra contemporánea I; la novela nórdica

La víctimas y sus verdugos en la novela negra aquí analizada aparecen entrelazados en el imaginario del loco como causa o explicación del crimen. Las víctimas son imaginadas una y otra vez bajo el velo de la inocencia, repitiendo los arquetipos clásicos. De ahí que sean principalmente las mujeres las que aparecen como víctimas. En segundo lugar los ancianos y los niños. Tres son los perfiles más utilizados en estas noveles, entremezclados entre sí. En primer lugar los pedófilos, adultos con algún tipo de patología sexual agresores de menores de edad. En segundo lugar, aparecen psicópatas ficcionalmente reales o culpables narrativamente descritos como psicópatas como herramientas útiles para mantener la tensión y el entretenimiento. A medida que nos acercamos a novelas más recientes la presencia del psicópata aumenta, indicando quizá un cambio en la sociedad. Señala Pérez (Pérez 2006) El Quijote cervantino representa dos cosas: la aparición de la novela moderna al mismo tiempo que la irrupción de la locura como arquetipo tanto literario como clínico. Pérez coincide con Warkick (Warwick 2006) y Jarvis (Jarvis 2007) en apuntar las relaciones entre la clínica psiquiátrica y la ficción. La señalada en la literatura de sociología médica de la enfermedades mentales (Cockerham 1996) y la sociología en general (Cockerham 2006) como medicalización encontraría aquí su justificación en la semántica. Finalmente, la tercera categoría de culpables son los hombres violentos con mujeres. En la novela negra analizada estos son los mayoritarios. Todos vinculados al perfil del criminal violento medicalizado como enfermo mental o / y psicópata.

17 Lee mas

Locura y literatura: La otra mirada

Locura y literatura: La otra mirada

Más que presentar los hechos de la macro historia que caracterizó el lapso transcurrido desde el fin del Porfiriato hasta la Revolución Mexicana, la novela examina los eventos de la micro historia, la de los individuos marginados de la sociedad y su función en una época que marcó el inicio de la modernidad en la Ciudad de México. La historia del Hospital Psiquiá- trico de General de la Castañeda, recreado en la novela como uno de los temas centrales, acentúa la percepción de la época de utilizar el asilo como estra- tegia de segregación para proteger a la sociedad de la influencia o contagio de los vicios y las pertur- baciones mentales. Pero, al igual que señala Foucault, sin una línea definida para distinguir entre locura y cordura, dicha segregación fue utilizada como un mecanismo de control efectivo que permitía el aisla- miento de cualquiera que fuera considerado como un peligro potencial de tipo ideológico a la sociedad. Uno de los elementos más significativos de la obra de Rivera Garza es el mismo cuestionamiento plan-

9 Lee mas

Voces y rostros de la locura acercamientos a la esquizofrenia

Voces y rostros de la locura acercamientos a la esquizofrenia

ejemplo cuando se le calienta la nariz dice que ya alguien lo encontró que van a venir por él a matarlo o hacerlo sentir mal, todas las emociones que él tiene, todo lo relaciona con gente que quiere hacerle daño. Él maneja un taxi, y entonces a veces sale a trabajar y ve una placa, una moto y entonces los números son mensajes y las letras de las placas también…o cuando hay gente que se sube al taxi y están hablando entre la gente que está ahí, él escucha y también piensa que son mensajes que le quieren dar a él. En las noches, él tiene sueños y se levanta muy alterado muy sobresaltado. Los aparatos tecnológicos son para él como una peste dice, porque por ahí lo pueden controlar. Llega a la casa y le quita la batería al celular y dice que se siente mejor porque así no lo encuentran. Tengo miedo de que alguna vez pueda agredir a alguien. Casi no tiene amigos, él puede ser una persona muy amable al principio, pero luego digamos que el amigo dice algo entonces él ya lo toma como mensajes, como señales de que el amigo le quiere hacer daño, de que se unieron para que le hiciera algo o lo pudieran localizar”. Debemos imaginar a Raúl a partir de lo que ha accedido a contarnos su hija 13 , ya que a él no se le puede siquiera mencionar la palabra locura o esquizofrenia, menos aún sugerirle encontrarse con un extraño que bien podría ser parte del mismo engranaje persecutor. Imaginemos a Raúl, tal como lo cuenta su hija, recorriendo las calles de una ciudad en su taxi. Imaginémoslo, hasta donde podamos, siendo el único testigo de una danza macabra en la que los objetos cotidianos se transfiguran para comunicarle mensajes que sólo él puede descifrar. Miles de signos brotando de todas las esquinas, signos y números de oscura cabalística, vigilantes, acechando y hostigando, vaticinios en claves secretas que conforman un universo persecutor ineludible. ¿Cómo puede ocurrir esta trasfiguración amenazante de lo real? ¿Cómo

120 Lee mas

La locura en las formas de sexuación

La locura en las formas de sexuación

A partir de esta cita, la hipótesis que quisiera plantear es la siguiente: la locura clínica entendida como el efecto del intento de desconocer radicalmente la falta, a partir de sostener la creencia en la Relación sexual, en el encuentro con el A sin barrar, por ej. el Hombre que la identifique como La mujer, efecto que implicaría el encuentro descarnado con una falta sin mediación, produciendo a partir de lo Imaginario un cimbronazo en los otros registros. Esto me va a permitir ubicar:

1 Lee mas

Historia de la locura en la época clásica II

Historia de la locura en la época clásica II

Sin duda, este universo del calor y el frío, de la humedad y la sequedad, vuelve a recordar al pensamiento médico, ya en vísperas del positivismo, bajo qué cielo ha nacido la manía. Pero este conjunto de imágenes no es simplemente un recuerdo; constituye también un trabajo. Para formar la experiencia positiva de la manía y de la melancolía, ha sido preciso que exista, en este horizonte de imágenes, esta gravitación de las cualidades, atraídas las unas hacia las otras, por todo un sistema de relaciones sensibles y afectivas. Si la manía y la melancolía han tomado de allí en adelante la forma que les reconoce nuestro saber, no es porque hayamos aprendido con el transcurso de los siglos a "abrir los ojos" ante ciertas señales reales; es más bien porque hemos purificado nuestra percepción, hasta convertirla en transparente; es porque en la experiencia de la locura, se han integrado estos conceptos alrededor de ciertos temas cualitativos que les han dado su unidad y su coherencia significativa y, finalmente, los han hecho perceptibles. Se ha pasado de un juego de señales nocionales simples (furor sin fiebre, idea delirante y fija) a un campo cualitativo, aparentemente menos organizado, más fácil, con menor precisión en los límites; pero sólo en él se han podido constituir unas unidades sensibles, reconocibles, realmente presentes en la experiencia global de la locura. El espacio de observación de estas enfermedades ha sido establecido dentro de los paisajes que les han dado oscuramente su estilo y estructura. Por una parte, un mundo mojado, casi diluviano, donde el hombre está sordo, ciego y adormecido para todo aquello que no es su terror único; un mundo simplificado al extremo, desmesuradamente agrandado en un solo detalle. Del otro lado, un mundo ardiente y desértico, un mundo pánico donde todo es desorden, huida, estela instantánea. Es el rigor de estos temas en su forma cósmica —no en las aproximaciones de una prudencia observadora— el que ha organizado la experiencia (ya casi nuestra experiencia) de la manía y la melancolía.

145 Lee mas

Estado  Política  Locura: aproximaciones a la Nueva Ley de Salud Mental 26 657

Estado Política Locura: aproximaciones a la Nueva Ley de Salud Mental 26 657

Lo manicomial se expresa en una arquitectura panóptica, vigilante; en una práctica des-subjetivante y represiva, y eso ya es mucho. Pero se trata de algo más; es, como el Estado mismo, una relación social de dominación. El manicomio como institución podría dejar de existir, y la lógica manicomial perdurar a pesar de ello, subsistir como paradigma de atención y abordaje del problema de la locura. Por eso es necesario el quiebre: no alcanza con una “humanización” de los servicios de atención, en el sentido de mejoramiento, de maquillaje, sin trasto- camiento de fondo de la práctica en salud mental. Si una ley pretendiera limitarse a ello -la pasteurización del Hospital General, decía Foucault- no es una ley des- manicomializadora. En la letra de la ley 6.65 puede verse una combinación de definiciones que hacen al cambio gradual a que obliga una práctica arraigada por al menos dos siglos, con otras disposiciones que marcan, creemos, significa- tivas rupturas, al menos en la conformación de los marcos jurídico-legales donde opera dicha práctica. Esa combinatoria nos hace pensar, algo esperanzadamen- te, que las disposiciones más francamente progresistas pueden realizarse. Pero no porque confiamos en la ley, sino porque ella otorga el terreno de disputa; en todo caso, debemos confiar en nosotros mismos. La posibilidad de desmanico- mializar se ubica en el punto que combina la responsabilidad estatal en la tarea y la presencia protagónica de nuevos actores con capacidad de incidencia, para pensar una serie de políticas que transformen la potencia de la ley en actividad práctica y con arraigo material.

21 Lee mas

Un monográfico de la revista : La Locura. Arte & Literatura

Un monográfico de la revista : La Locura. Arte & Literatura

Este número ha sido coordinado por María Navarro, psicoanalista y escritora, con un objetivo: “… establecer una cartografía que recoja pensadores, poetas, escritores, músicos, pintores y cineastas que a lo largo de la historia han transitado por los escenarios de la locura, pues la creación, salvadora y desencadenante a la vez de los límites de la cordura, ha protagonizado muchas de las obras más fecundas de la historia”. Los editores de este monográfico consiguen ofrecer tanto la realidad trágica como el componente crítico, y lo consiguen en primer lugar con una iconografía deslumbrante que ya de por sí justifica la edición del mismo, que arranca con una inquietante portada de Lorenzo Saval titulada “Locura”, y a lo largo de sus páginas encontramos las obras de Natterer, Traylor, Fussli, Remedios Varo, Picasso, Schönberg, Schiele, Meidner, Beckmann, Pohl, Bacon, Dickinson, Brueghel el Viejo, Blake, Dalí, Warhol, Jung, El Bosco, Doré, Cézanne, Daumier, Chagall, Goya, Tony Robert-Fleury, Antonin Artaud, Thompson, Edvard Munch, Chiritiaan Tonnis, Gustav Courbet, Klimt, Dino Valls, Van Gogh, Frida Kahlo, Magritte, Manet, y un largo etcétera iconográfico que como decimos justifica la edición de esta revista/libro de 282 páginas. Solo la iconografía constituye una intensa fuente de reflexión y de admiración, que nos lleva por los caminos de la desolación, de la transgresión, de la tragedia y del análisis sobre la fina línea que separa la salud de la

6 Lee mas

Locura y responsabilidad

Locura y responsabilidad

En el marco del proyecto de investigación 2010-2012: “Transformaciones del concepto de pasaje al acto en el período de la obra de J. Lacan comprendido entre 1963 y 1980. Similitudes y diferencias con los conceptos de acto y acting out”, este trabajo se propone revisar la estructura de los fenómenos de pasaje al acto, acting-out y acto a partir del uso que Lacan hace del término de locura. Entendiéndola como un efecto inherente de la incidencia del lenguaje sobre el hablanteser, muchas veces puede tomar la forma de alguna de aquellas modalidades de la acción humana. La conjunción conceptual planteada habilita una reflexión sobre lo que se ha dado en llamar “responsabilidad subjetiva” y permite esclarecer una tendencia muy difundida en el psicoanálisis lacaniano que termina por producir el efecto contrario al convertirla en un mandato superyoico alienante, con efectos perniciosos en la dirección de la cura.

1 Lee mas

La locura y su lugar en el mundo desde la perspectiva de Emil Cioran y Cornelius Castoriadis

La locura y su lugar en el mundo desde la perspectiva de Emil Cioran y Cornelius Castoriadis

Por otro lado, en Castoriadis la locura humana se encuentra expresado en su racionalidad, podríamos vernos tentados a decir que si bien la razón es un producto de la locura, entonces, en todas las organizaciones ensidicas la locura se encuentra ahí presente. Sin embargo, no podemos admitir lo anterior pues la razón, paradójicamente, rechaza a la locura o la intenta subyugar como una forma bajo su poder. Empero, el hombre no es sólo razón sino también imaginación desfuncionalizada, por lo tanto, en esas creaciones de la imaginación radical podríamos reconocerlas como locura, en cuanto que no se puede conceptualizar, definir y racionalizar. El hecho es que las instituciones históricas-sociales para poder erguir una sociedad determinada deben de recurrir a mecanismo de exclusión, donde obviamente se rechaza la locura, entonces, la locura se encuentra en ese espacio marginal que crea residualmente los parámetros de las instituciones históricas y sociales. En suma, la locura estaría en un espacio negativo, es decir, fuera de las cercas que establecen los dictámenes de las instituciones histórico-sociales. A pesar de que la medicina y la psiquiatría han intentado reconocerla, es decir, no mantenerla en los márgenes y estudiarla, aun así siguen viéndola como una anomalía, fenómeno negativo y percibiéndola desde una ventanilla de vidrio ¿qué quiero decir con esto? Simplemente que no han profundizado en la locura, la ven como objeto no como lo que es: un modo de ser con su propia vida 30 .

65 Lee mas

Show all 10000 documents...