conciencia morfológica

Top PDF conciencia morfológica:

La conciencia morfológica: tendencias de desarrollo y patrón evolutivo en Educación Infantil y Primaria

La conciencia morfológica: tendencias de desarrollo y patrón evolutivo en Educación Infantil y Primaria

Procedimiento Este estudio se encuadra dentro de una investigación más amplia sobre la infl uencia de la conciencia morfológica en el aprendizaje de la lectura y la escritura, estructurada en tres momentos de eva- luación, en los que también se administró el IECMO. Así, sesenta y nueve alumnos del último curso de Educación Infantil, y pertene- cientes a tres centros distintos, fueron evaluados en sesiones indivi- duales de unos 60 minutos en conciencia morfológica, conciencia fonológica y vocabulario. A comienzos del curso siguiente se llevó a cabo la segunda de las evaluaciones. En este momento la muestra se había reducido a un total de cincuenta y dos alumnos por mor- tandad experimental, los cuales se encontraban cursando primero de Educación Primaria. La evaluación se realizaba en sesiones in- dividuales de 90 minutos, evaluando en conciencia morfológica, conciencia fonológica, vocabulario, lectura y escritura. Finalmen- te, la última recogida de datos fue realizada en el último trimestre de ese mismo curso. En esta ocasión la muestra se había reducido de nuevo a cincuenta alumnos por mortandad experimental.
Mostrar más

6 Lee mas

La conciencia morfológica: tendencias de desarrollo y patrón evolutivo en Educación Infantil y Primaria

La conciencia morfológica: tendencias de desarrollo y patrón evolutivo en Educación Infantil y Primaria

Se decidió incluir una puntuación de errores ya que se consi- deró relevante el conocer el tipo de ítems con los que los niños podían tener más difi cultades, constituyendo éstos una fuente de información valiosa a la hora de determinar el tipo de estrategia que utiliza cada alumno. Se trata de un instrumento que puede considerarse, en su conjunto, como un medio fi able para evaluar la doble dimensión en la que es posible estructurar la conciencia morfológica, esto es, juicio morfológico y producción morfológi- ca. En el análisis de ítems realizado, se observa que el instrumento en ambas medidas muestra una notable sensibilidad. En el análisis de fi abilidad por consistencia interna con un α de Cronbach de 0,912, y en el análisis test-retest, en el que se observa una alta es- tabilidad de las medidas en los tres momentos distintos de aplica- ción, tal y como se observa en la tabla 3. Además, su validez queda refl ejada a través de seis factores que explican el 68,78% de la varianza total acumulada. El primero de ellos explica el 28,72% de la varianza total, correspondiendo al factor que podríamos deno- minar «producción morfológica». El segundo factor, denominado «juicio morfológico», explica el 12,08% de la varianza total. Por otra parte, los contenidos (validez de contenido) concretos evalua- dos recogen de forma representativa los relativos a la morfología básica del español, tanto de forma receptiva (juicio morfológico) como expresiva (producción morfológica), utilizando ejemplares y formas de presentación probadas previamente con muestras pilotos de alumnos de los cursos y edades estudiados.
Mostrar más

6 Lee mas

La conciencia morfológica: tendencias de desarrollo y patrón evolutivo en Educación Infantil y Primaria

La conciencia morfológica: tendencias de desarrollo y patrón evolutivo en Educación Infantil y Primaria

Así, la conciencia morfológica es defi nida como el plano cons- ciente de las estructuras morfémicas de las palabras, y la habilidad para manejar y manipular dichas estructuras (Carlisle, 1995). Di- cho tipo de conciencia se encuadraría dentro de lo que se considera como conciencia metalingüística, la cual se cree que se desarrolla de forma natural como consecuencia del aprendizaje del lenguaje, llegando a ser más evidente cuantas más competencias lingüísti- cas vaya adquiriendo el niño. Por otro lado, otras investigaciones sugieren que la conciencia lingüística del niño es desarrollada en fases o estados, las cuales podrían tener conexión con su desarrollo cognitivo y su acceso a experiencias facilitadoras tales como la en- señanza de la lectura o la escritura (Duncan, Casalis y Colé, 2008). De esta forma, existirían tres fases en la conciencia del lenguaje (Valtin, 1984). La primera de ellas sería la conciencia inconsciente o uso automático del lenguaje. La segunda, conciencia real, im- plicaría la idea de que el niño poco a poco es capaz de pensar en las propiedades del lenguaje, pero el conocimiento de las unidades del mismo aún es implícito. Finalmente, la conciencia consciente llevaría a creer que los niños podrían manipular deliberadamente las unidades del lenguaje. Esta última fase es dependiente de la instrucción recibida por parte del niño tanto en lectura como en escritura, la cual puede hacer que esta última fase se vea realzada (García y González, 2006).
Mostrar más

6 Lee mas

Contribución de la conciencia morfológica a la mejora de la ortografía. Un estudio evolutivo con niños de tercero a sexto de primaria

Contribución de la conciencia morfológica a la mejora de la ortografía. Un estudio evolutivo con niños de tercero a sexto de primaria

errores de este tipo frente a las demás confusiones gráficas de h o b y v en palabras como almohada, hormigas o navegado, podría indicar una evolución, no tanto en la conciencia morfológica en sí, sino en la capacidad del alumno para usarla como estrategia ortográfica. Como una base de la cual partir, los trabajos de Nunes et al. (1997) y Bryant et al. (2005) indican que los niños no desarrollan una conciencia morfológica suficiente para solucionar problemas ortográficas hasta los diez u once años. Estos autores proponen un primer estadio puramente fonológico en el que se buscan las correspondencias fonema-grafema, y estadios posteriores en los que entran en juego factores suprafonológicos como las restricciones grafotácticas, la sílaba o los morfemas. Treiman y Cassar (1996) y Rubin (1988), en cambio, encontraron un efecto facilitativo del conocimiento de los morfemas sobre la corrección ortográfica en niños de los primeros cursos de primaria, indicando que, aunque no fuera una ayuda sistemática, la conciencia morfológica entraba en juego en la resolución de dificultades gráficas desde los primeros años de desarrollo de la lecto-escritura.
Mostrar más

14 Lee mas

DIFERENCIAS EN CONCIENCIA MORFOLÓGICA ENTRE BUENOS LECTORES Y ALUMNOS CON DIFICULTADES EN LECTOESCRITURA

DIFERENCIAS EN CONCIENCIA MORFOLÓGICA ENTRE BUENOS LECTORES Y ALUMNOS CON DIFICULTADES EN LECTOESCRITURA

CONCLUSIONES Los jóvenes son mejores en las puntuaciones de conciencia fonológica y en tareas en las que se requiere el uso de la fonología; sin embargo los niños con DALE obtienen mejores puntuaciones en morfología, aunque son igual de lentos. Cabe destacar que los niños con DALE no sólo no muestran déficit en el conocimiento morfológico, comparados con niños jóvenes sin dificultades (Egan y Pring, 2004) sino que son significativamente mejores que ellos. Este dato es llamativo. Los jóvenes lectores tienen mejores puntuaciones en conciencia fonológica y peor en conciencia morfológica.Esto puede ser explicado porque la conciencia fonológica tiene una contribución más importante al inicio del aprendizaje de la lectoescritura y la morfológica con posterioridad. El hecho de que los jóvenes tengan significativamente menos errores naturales que los niños con DALE puede relacionarse con que los niños con DALE evaluados son en su mayoría disléxicos fonológicos.
Mostrar más

12 Lee mas

LA EVALUACIÓN DE LA CONCIENCIA MORFOLÓGICA PCM. SU PAPEL EN LA ADQUISICIÓN DE LA LECTURA

LA EVALUACIÓN DE LA CONCIENCIA MORFOLÓGICA PCM. SU PAPEL EN LA ADQUISICIÓN DE LA LECTURA

Prueba de Evaluación de la Conciencia Morfológica En ésta se evalúa la conciencia de los tres tipos de morfología: derivacional, inflexional, y palabras compuestas, de manera similar a las dimensiones evaluadas en trabajos previos como los de González y García (2007b; c; d; e). La morfología derivacional hace referencia a la construcción de nuevas palabras, mediante la adición de morfemas (afijos: sufijos o prefijos) que cambian el significado de un morfema de base o raíz. Por el contrario, en la morfología inflexional los morfemas añadidos no alteran el significado de la base o raíz, sino que únicamente marcan la relación sintáctica o semántica entre diferentes palabras en función por ejemplo del tiempo, el número, la persona, etc. Finalmente, en las palabras compuestas, al contrario que en las anteriores, no se une a una raíz un afijo, sino que se unen dos morfemas de raíz en una palabra, dando una nueva palabra con un significado nuevo más o menos transparente.
Mostrar más

10 Lee mas

Conciencia fonológica y morfológica y su relación con el aprendizaje de la escritura

Conciencia fonológica y morfológica y su relación con el aprendizaje de la escritura

2.8.1. Tipos de tareas que se suelen emplear en los estudios de conciencia morfológica y morfosintáctica Aunque los estudios sobre la conciencia morfológica y morfosintáctica son relativamente recientes, se pueden destacar algunas tareas empleadas para medir dicho concimiento. Hay autores que afirman que entre las tareas metalingüísticas aplicadas en estos estudios se destacan dos tipos de procedimientos de respuestas: el procedimiento que lleva a un uso real de análisis del lenguaje; y otro procedimiento en que el individuo no estaría, de hecho, realizando una reflexión sobre el lenguaje, sino dando respuestas basadas en sus conocimientos implícitos de la lengua (Bialystok y Ryan, 1985; Bialystoc 2001; Correa, 2005). Por lo tanto no estaría poniendo en juego el uso de una “conciencia metalingúística” al contestar las preguntas del experimentador. Por ejemplo, en tareas de conciencia morfológica, cuando los niños y niñas segmentan un morfema de una determinada palabra en tareas de segmentación, como es el caso de -ito en poquito, no significa necesariamente que realizan un trabajo consciente y analítico sobre el morfema. Podrían estar implicados otros conocimientos, como el uso frecuente de este morfema en las formas diminutivas de la lengua española. La frecuencia ayudaría a la familiaridad con tal morfema, y por consiguiente segmentarlo.
Mostrar más

169 Lee mas

ESTUDIO SOBRE LA CONCIENCIA

ESTUDIO SOBRE LA CONCIENCIA

Sin embargo, contra esta opinión se argumenta diciendo que estos fenómenos están relacionados con morbosidades nerviosas, y que los sujetos son personas histéricas y sobreexcitadas cuya condición vicia las experiencias. En primer lugar, esto no es siempre verdad. Los yoguis rajas orientales se distinguen por su calma y serenidad, y algunos casos de conversión se operaron en hombres de la mejor sociedad y excelente trato. Sin embargo, concedamos que la mayoría de las veces predomine la morbosidad nerviosa y el cerebro esté sobreexcitado ¿qué hay en ello? Nadie niega que la evolución del cerebro normal ha llegado ya al punto de responder a las vibraciones del mundo físico y recoger de los mundos astral y mental, por medio de los vehículos superiores, las vibraciones relacionada? con aquéllas; pero todavía no es capaz de recibir sin perturbación vibraciones muy violentas de los planos superiores ni de responder a todas las vibraciones levantadas en los vehículos sutiles por los fenómenos externos de sus respectivos planos. Las frecuentes y violentas emociones de gozo, dolor, pesar, terror, etc., ocasionan en el cerebro normal jaquecas, histeria y aun colapsos nerviosos. No es por lo tanto maravilla, que la violentísima emoción determinante de las llamadas conversiones suela ir acompañada de parecidos desórdenes nerviosos. Lo importante es que, luego de pasada la sobreexcitación nerviosa, perdure el cambio de conducta. Las perturbaciones nerviosas dimanan de la incapacidad del cerebro físico para soportar las rápidas y violentas vibraciones que lo conmueven, al paso que el permanente cambio de vida se debe a la constante presión de la conciencia suprafísica, y cuando ésta no es capaz de ejercer presión continua, el converso "pierde la gracia" en cuanto se apacigua la emoción. Ya dijimos que las visiones y otros fenómenos semejantes pueden ocurrir en cualquier modalidad de éxtasis: pero aparte cíe este estado, también ocurren cuando el cerebro se distiende por alguna causa temporánea o porque su evolución transciende el grado normal. Las violentas emociones pueden acrecentar la tensión nerviosa hasta el punto de ser posible la respuesta a directas vibraciones astrales, de modo que se vea u oiga un suceso astral. La reacción distensiva se manifestará entonces probablemente en perturbación nerviosa. Cuando el cerebro está más evolucionado que de ordinario y es por consiguiente más complicado y receptivo, cabe percibir constantemente los sucesos astrales y su distensión puede ser mucho mayor de la que el sistema nervioso alcance a soportar, aparte de los desgastes y deterioros causados por la moderna civilización. De aquí que la histeria y otras morbosidades nerviosas acompañen igualmente a las visiones.
Mostrar más

121 Lee mas

De los géneros de conciencia

De los géneros de conciencia

aparece a la vez como percepción y como recuerdo, a la vez como ficción tecnológica y como pasado cierto de la conciencia? Se solaparían la imaginación que recuerda y evoca con la percepción presente, en un choque que podría desvelar a la conciencia modos de su funcionamiento como flujo. En efecto, la conciencia al evocar un recuerdo puede ralentizarlo o acelerarlo, lo mismo que el cine con sus diferentes efectos. La conciencia puede ordenar las secuencias del recuerdo evocado diferente al original, lo mismo que el cine que puede montar una narración desordenando la supuesta cronología original. ¿No es posible que la lógica que rige esa libertad interna de la conciencia con los elementos de la memoria sea la misma que la lógica que rige la temporalidad de las ficciones tecnológicas, desde la tragedia griega hasta el videojuego actual? Si se pudiese decir algo así con cierto grado de verdad, afirmaríamos que la conciencia, ante el film en la pantalla, descubriría al menos un ejemplo de su funcionamiento interno. Además, en el caso de ver la misma película de la que ya se tenía un recuerdo, la percepción, la retención, se montaría sobre la protención del recuerdo de la misma película, en un encadenamiento de montajes en el cual sería cada vez más difícil distinguir la temporalidad del montaje de la imaginación y la temporalidad del objeto determinado temporalmente por la tecnología. Las consecuencias, por un lado, ponen en marcha una filosófica crítica en el caso de Stiegler 16 , pero también pueden retrotraerse a la
Mostrar más

13 Lee mas

ALTERACIONES DE LA CONCIENCIA

ALTERACIONES DE LA CONCIENCIA

Estado de conciencia mínima: Existe un grave trastorno de conciencia, pero puede demostrarse una mínima capacidad de conciencia auto y alopsíquica. Se diferencia del estado vegetativo por la presencia de las conductas que traducen contenido de la conciencia, sostenidas, reproducibles, y diferenciables de conductas reflejas, se efectúan en respuestas a estímulos específicos, por ejemplo, obedecer órdenes simples, responder sí o no verbal o gestualmente, comunicarse o responder verbalmente en forma inteligible. Los hallazgos no deben ser atribuibles a afasia, apraxia, agnosia o trastornos sensitivomotores vinculables.
Mostrar más

12 Lee mas

Desde la inocencia hasta la conciencia

Desde la inocencia hasta la conciencia

Creo importante que cada uno de los individuos tenga presente y entienda los conceptos con los que se puede mejorar la convivencia en la ciudad, tales como cultura, conciencia, ciudadanía. No son palabras a parte sino que están estrechamente relacionadas, donde la idea es comprender que realmente si pensamos en el otro no, la moral va a aumentar, los niveles de homicidios, y de discriminación van a disminuir (Instituto de Estudios Urbanos. 2008). Es de esta manera que queremos llegar a un estado de inocencia, entendido como un estado del alma limpia de culpa (RAE, 2001), donde cada uno de los individuos en su afán de vivir excusándose, puedan tomarse unos segundos de su tiempo y ser parte de actividades sencillas y disfrutarlas como niños, en su estado más puro y más inocente, siempre llevándose alguna lección. Desde la inocencia hasta la conciencia.
Mostrar más

90 Lee mas

Conciencia de la crisis

Conciencia de la crisis

taJista dividida en clases antagónicas. Espectacular- mente hay una porción de la crítica que al año de 1968, y como producto del movimiento estudiantil, atribuye al punto de inflexión h[r]

6 Lee mas

Conciencia (2013)

Conciencia (2013)

vectores y tensores no definidos en el eje del tiempo. En esta parte de la totalidad virtual se adjunta una parte de la totalidad real, representada por la conciencia del alma, como el centro de los ejes del espacio, del tiempo y de la energía. Se trata, obviamente, de un punto geométricamente dimensional. Además, desde el punto de vista geométrico, el alma puede superponerse sólo en parte con la mente y el espíritu, que poseen dominios geométricos definidos. El alma, por ejemplo, interactúa con la mente sólo sobre el eje del espacio, común a ambas, por tanto, enviar totalmente las informaciones a la triada es imposible, a menos que esta no se convierta en Conciencia Integrada, es decir, una conciencia suma de las tres conciencias de los tres componentes originales y de los tres ejes de espacio, tiempo y energía. La Conciencia Integrada es una conciencia que vive como un reflejo de la Conciencia Real, en la virtualidad. Es personal y única y mantiene su singularidad. La conciencia real, sin embargo, no tiene componentes virtuales.
Mostrar más

23 Lee mas

Conciencia y metacognición

Conciencia y metacognición

principales enfoques teóricos del siglo XX, a saber: la psicología genética de Jean Piaget y la escuela de Ginebra, la. psicología histórico-cultural de Lev Vygostki y sus colaboradores,[r]

1 Lee mas

Conciencia y Mismidad

Conciencia y Mismidad

a su mismidad, un cuestionamiento del mundo, cristalizado en el ser humano como conciencia. Los avances jalonados en el estudio de la mente, tanto a ni- vel científico (gracias a las neurociencias cognitivas) como filosófico (pensemos, por ejemplo, en la hondura desplegada por el tratamiento fenomenológico de la percepción), nos enseñan que la idea de un “yo consciente” hipostasiado, recono- cible como una unidad permanente (que se erige en polo antitético al mundo), dista mucho de la evidencia empírica disponible. Ese yo adquiere conciencia de sí mismo en su interacción con el mundo, en su corporalidad, en su mundani- dad (aunque, para ello, hayamos de suponer que atesora, implícita, la facultad de la conciencia, la “configuración” oportuna para percatarse de su individualidad). Sin embargo, estas consideraciones no pueden obviar el hecho de que, con el nacimiento de la especie Homo sapiens sapiens, es posible concebir, al menos como límite teórico (el cual quizás no acontezca, como tal, en la práctica), una oposi- ción al mundo, una conciencia en sentido estricto, una res cogitans cartesiana, un “para sí”. Pese a que semejante res cogitans no tome conciencia de sí misma si no es como “ser-en-el-mundo”, es innegable que, en el plano teórico, cabe concebir la conciencia, esto es, la pura reflexividad, el “volver hacia sí” que contradice la mismidad del mundo, al no someterse a esa vasta tela de mecanismos perentorios que enhebran el universo (armoniosa o caóticamente), para establecerse como instancia “contra” el mundo... Reiteramos que este enfrentamiento nunca devie- ne, en la realidad, absoluto, porque el sujeto nunca se desprende de su condición de objeto: si se despojara de ella, no lograría entenderse como sujeto; pero la mente humana concibe la subjetividad en cuanto tal, la idea de conciencia como puro y destilado “para-sí”, cuya autonomía no cede ante las presiones ejercidas por el “en sí” del mundo, sino que se alza como “centro” alternativo. Adolezca o no esta idea de rasgos “ilusorios”, se funde o no en la evidencia empírica, es posible como concepto, por lo que es ya real, evoca ya una posibilidad factible y sustanciada de la mente humana el concebir lo “para sí”.
Mostrar más

318 Lee mas

Conciencia y subjetividad

Conciencia y subjetividad

No se trata en efecto en la objeción de conciencia de la elevación de una pretensión privada al rango de un derecho universal igualmente válido para todos, sino del deber que le adviene al sujeto a su pesar en la forma de un mandato ante el cual se juega su autonomía y libertad. Se trata, ciertamente, de una situación excepcional, extra-ordinaria. Pero lo excepcional, lo extraordinario es precisamente lo que define lo humano en cuanto tal. Por lo tanto, la conciencia que objeta lo hace en tanto solidaria de la humanidad de lo humano, lo cual si bien requiere la normatividad jurídica, no se define ni agota en ella, sino que la trasciende. La desobediencia civil no puede constituir por esto mismo un derecho, puesto que no tiene «revés» posible. Esta situación única y difícil de contornear conceptualmente, está permanentemente presente influyendo activamente en la conformación del tejido social y político de nuestras sociedades contemporáneas. Negar su existencia es tarea fácil para el positivista y el realista político, pero su evidencia trastorna velis nolis el acontecer social sin que ese trastorno pueda convertirse en bandera partidista de ninguna facción en puja. Su efectividad, pues, no es apropiable, previsible ni controlable. Pues su sustancia no se compone de otra cosa que de la esperanza humana que ansía una convivencia social cada vez más justa, cada vez mejor.
Mostrar más

16 Lee mas

LA TEMPORALIDAD DE LA CONCIENCIA

LA TEMPORALIDAD DE LA CONCIENCIA

“Sin complicarnos con descripciones propias de la Fenomenología, debemos considerar ahora algunos tópicos estudiados exhaustivamente por ella. Así, decimos que, en vigilia, los campos de presencia y copresencia permiten ubicar los fenómenos en sucesión temporal, estableciéndose la relación de hechos desde el momento actual en el que estoy emplazado, con los momentos anteriores de los que proviene el fluir de mi conciencia y con los posteriores hacia los que se lanza ese fluir. En todo caso, el instante presente es la barrera de la temporalidad y si bien no puedo dar razón de él porque al pensarlo sólo cuento con la retención de lo ocurrido en la dinámica de mi conciencia, su aparente "fijeza" me permite ir hacia el "atrás" de los fenómenos que ya no son, o hacia el "adelante" de los fenómenos que todavía no son. Es en el horizonte de la temporalidad de la conciencia donde se inscribe todo acontecimiento. Y en el horizonte restringido que fija la presencia de actos y objetos, siempre estará actuando un campo de copresencia en el que se conectarán todos ellos.
Mostrar más

34 Lee mas

El Estado y la libertad de conciencia

El Estado y la libertad de conciencia

Dicho resguardo se reduce en sus alcances cuando la persona realiza acciones hacia terceros, tendientes a ajustar sus conductas a las propias ideas o convicciones. Así, aun cuando le está permitido actuar de acuerdo con el marco de sus representaciones intelectuales, principios o valores, ello no anula la capacidad de limitación o regulación jurídica. Puede afirmarse que en lo que se refiere a la vida interior esta es gobernada por la conciencia, empero la vida social queda a merced del derecho; el cual en principio admite las manifestaciones de la idea o convicciones personales. Sus limitaciones operan en vía de excepción.
Mostrar más

13 Lee mas

La objeción de conciencia

La objeción de conciencia

La objeción de conciencia en el ámbito farmacéutico se produce cuando el profesional muestra su negativa a vender medicamentos, como la Píldora del Día Después (PDD), que supongan un peligro para el desarrollo embrionario humano. El hecho de haber legalizado esta Píldora ha abierto un debate bioético en el ámbito farmacéutico, afectando al plano ético, jurídico y deontológico de los farmacéuticos, por este motivo se crea un conflicto ético personal, ya que bastantes farmacéuticos se preguntan si pueden acogerse al derecho de objeción de conciencia. Esta objeción es la negativa de la persona a someterse, por razones de conciencia, a un comportamiento exigido por leyes, reglamentos o autoridades, debe estar basado en motivos morales, es decir, de principios o de conciencia, así como en la no violencia y, ha de tratarse de un acto individual careciendo de influencia política, cumpliendo estos requisitos la objeción de conciencia se considera un derecho fundamental de la persona. Destaca el Código de Ética y Deontología de la Profesión Farmacéutica aprobado en 2001 por la Asamblea del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Dicho
Mostrar más

56 Lee mas

Conciencia y responsabilidad

Conciencia y responsabilidad

A partir de la reforma constitucional de 1994, las provincias argentinas delegaron en forma expresa a la Nación la facultad de establecer normas de pre s upuestos mínimos en [r]

19 Lee mas

Show all 2951 documents...