Consejo de Instrucción Pública

Top PDF Consejo de Instrucción Pública:

Las primeras maestras. Los orgenes del proceso de feminizacin docente en Espaa, Barcelona, Ariel, 1998

Las primeras maestras. Los orgenes del proceso de feminizacin docente en Espaa, Barcelona, Ariel, 1998

Pablo Montesino, como principal responsable de la enseñanza primaria en el Consejo de Instrucción Pública hasta mediados de siglo; los expertos de la política escolar liberal progresis- ta en general e incluso los inspectores que escriben los primeros manuales y guías prácticas sobre la educación femenina para las madres y maestras en los años cincuenta y sesenta, difunden esa concepción kantiana de la naturaleza de la mujer y de la edu- cación femenina, insistiendo en la necesidad de formar intelectualmente a la maestra y a la mujer como educa- doras de la infancia y como sostén moral del nuevo orden sociopolítico. Esa fórmula pedagógica resulta, ade- más, mucho más económica para los ayuntamientos, que tienen que finan- ciarla. No obstante, los desarrollos institucionales del «cuidado mater- nal» de la infancia por parte de la maestra como complemento femeni- no de la «autoridad profesional» del maestro van bastante por detrás de la propaganda político-educativa y de las iniciativas legales de los políticos liberales. Se crean escuelas de párvu- los, se amplían las competencias pro- fesionales de las maestras y se incluye a éstas en las escuelas de niños por primera vez, pero en principio no reciben ninguna formación académi- ca y se forman tan sólo en la práctica, ayudando al maestro en el aula.

35 Lee mas

Decreto y otras piezas sobre instrucción pública

Decreto y otras piezas sobre instrucción pública

En el seno del Conse10 se consiJeró atentamente este asunto. Algunos de sus miernbros opinaron porque se dispensase al solici­ tante de rendir al exámen mencionado, puesto que, manifestada la ,·oluntad del padre en el sentido de que su hijo no estudiara Fun­ damentos de la Fé, se cumplia con el mandato esencial del decreto del 73, que es el de respeta!' esa ,·oluntad. Agregaron que en el caso de que se trata no era posib!e cumplir al pié de la letra el t1·ámite que señala la forma en que el padre debe hacel' su declaracion, por­ que el decreto citado se refiere solo a los jóvenes que se incorpora . sen a un establecimiento en lo futuro i no a los que ya estaban in­ �orporados. Otros de los señores dd Consejo sostuvieron, por el con­ trario, que si era verdad que la disposicion fundamental del decreto del 7:3 era respetar la voluntad del padre, tambien era cierto que la manifestacion de esta voluntad se había sometido a determinadas condiciones, de las cuales el Consejo no podia prescindir; i c�nclu­ yeron por pedir que se elevase el asunto a la consideracion del Go­ bierno, a quien en realidad correspondía resolverlo.

70 Lee mas

Decretos y otras piezas sobre instrucción pública.

Decretos y otras piezas sobre instrucción pública.

11. De otra solicitud de don Eliseo Olaiza, director del colejio que, desde el 5 Je marzo último, tiene abierto en la ciudad de l\le· lipilla, en que éste pide le nombre el Consejo las comisiones que puP.dan recibir los exámenes de los ramos que se c:ursan en su esta­ blecimiento. Accediendo a esta solicitud, se acordó nombrar la si­ guiente comision:- Para los ramos de Jeogra/ía final e !tistoria sa­ grada com¡Jleta, a <lon ::l!anuel E. Ballesteros, al cura de la parro­ quia i al reverendo padre Chueca; suplente, don Pedro Roberto Ve­ ga; acordándose tambien comunicar estos nombramientos al señor Gobernador Je l\lelipilla para su intelijencia i fines consiguientes.

17 Lee mas

Proyecto de código de instrucción pública.

Proyecto de código de instrucción pública.

Entrando, ahora, en el análisis del Consejo general, que á la vez que Cuerpo consultivo de Ministerio del ramo es la más encumbrada autoridad eu la gerarquía del tren admi­ nistrativo docente; cúmpleme declarar, con la franqueza que reclama esta clase de verdades, que 1 1 considero como una pieza no sólo inútil en el mecanismo del gobierno de los ins­ titutos docente, sino perjudicial, por cuanto haciéndose de­ pender de él el despacho de muchos negocios de la mayor im­ portancia, la incuria y el abandono de sus obligaciones son un estorbo para que las demás partes funcionen con la regu­ laridad prevista por el legislador.

67 Lee mas

Voces usadas en Chile (1900) : las cartas de Aníbal Echeverría y Reyes a Rodolfo Lenz = Voces usadas en Chile (1900) : the letters written by Aníbal Echeverría y Reyes to Rodolfo Lenz

Voces usadas en Chile (1900) : las cartas de Aníbal Echeverría y Reyes a Rodolfo Lenz = Voces usadas en Chile (1900) : the letters written by Aníbal Echeverría y Reyes to Rodolfo Lenz

Sin embargo, esta es una influencia que Lenz ejerció más bien como modelo o referente en cuanto a la orientación des- criptivista que asume echeverría como propia. este es un tipo de influjo que pudo haber tenido incluso sin que el autor de Voces usadas en Chile solicitara su ayuda. en cambio, la parti- cipación efectiva y directa del filólogo alemán en el manuscrito de la obra, que era lo que con apariencia buscaba conseguir echeverría mediante sus continuas solicitudes, parece ha- berse limitado más bien a la etapa final de la preparación del texto, y se materializó antes que todo por medio de la entrega de indicaciones generales respecto de la obra. en las últimas revisiones, como señala el mismo echeverría, Lenz revisó solo los primeros capítulos (relativos a cuestiones gramaticales) en colaboración con Julio Philippi, quien es probable hiciera la parte más cuantiosa del trabajo, según se infiere del hecho de que Lenz más tarde le da el crédito exclusivo de tal revi- sión. en las cartas se hace referencia únicamente a un par de reuniones entre echeverría y Lenz, una de enero o febrero de 1897 y otra de octubre o noviembre de 1898, de las cuales solo sabemos a ciencia cierta que tuvo lugar la segunda. en cuanto al “Vocabulario”, Lenz debe haber tenido muy poca influencia efectiva, si no nula, como dejan ver las críticas que hará años más tarde a este apartado. Fueron Antonio Diez, coautor del informe al Consejo de instrucción Pública, y enrique Oportus quienes revisaron el repertorio léxico.

14 Lee mas

Memoria del secretario de instrucción pública al Congreso Ordinario de 1903.

Memoria del secretario de instrucción pública al Congreso Ordinario de 1903.

auxilio, se perturba por cualquier disposición que á ello se opo­ ne, tal cual sucede con la Ley de Patrodato, se digna insinuar, basado en el espíritu de concordia que, no siu razón, atribuye á nuestro Gobierno, la posibilidad de que los Sres. Polit y Eguiguren sean nombrados Administradores Apostólicos, con carácter episcopal, de las Diócesis de Cuenca y Loja, respecti­ vamente, según se convino en un principio. Constantes son, en verdad, las muestras que el Gobierno del Ecuador ha dado de su deseo de mantener relaciones de amistosa concordia con la autoridad eclesiástica, pues, sin contar las negociaciones en­ tabladas en época no remota, las cuales, si no dieron resultado definitivo, fue únicamente por la falta de conformidad de la opinión pública, representada por el Congreso, respecto de las conclusiones á que entonces se llegara, la misma suave y dis­ creta mesura con que viene procurando el cumplimiento de las Leyes sobre Patronato y Matrimonio Civil; la protección que acuerda, siempre en los límites legales, á los tnstitatos Re­ ligiosos docentes, etc., manifiestan, sin duda, ese ánimo de con­ cordia. Ahora mismo, defiriera de buen grado á la insinuación de S. Sría. lim a, y Rdma., si no resultase extemporánea; por­ que interviniendo ya un acto legislativo en ella — la designa­ ción, hecha por el Congreso, de los Sres. Polit y Eguiguren, para los Obispados en referencia, y la consiguiente presenta­ ción por parte del Ejecutivo, — no podría éste aceptar la for­ ma que ahora se le insinúa, sin desentenderse de aquel acto, que entraña el cumplimiento de la Ley de Patronato, y sin retrotraer las cosas á una situación ya definida legalmente. En lo que á él corresponde, ha dejado, pues, de serle potestativo al Gobierno la decisión directa é inmediata de este asunto, y así tiene de limitarse á someterlo al criterio de la próxima Legis­ latura, por muchos que sus deseos sean los de ver ocupadas cuanto antes esas Sedes episcopales, por sacerdotes de tanto mérito y virtudes como los designados. — Respondiendo así al estimado oficio, N.0 288, de ese Despacho, tengo á honra ofre­ cer al Sr. Ministro la expresión de mis atentas consideraciones. J ulio A n d r a d e .»

89 Lee mas

Los inicios de la república y el proceso pedagógico decimonónico (1830-1870)

Los inicios de la república y el proceso pedagógico decimonónico (1830-1870)

El artículo se organiza en tres partes: en primer lugar, se muestra un contexto general de la situación país entre los años 1830 y 1870; en segundo lugar se desarrolla una evidencia crítica de la evolución de la educación en estos años, ello a través de cuatro (4) grandes apartados: (a) Cronología educativa desde 1830 hasta 1870, (b) El Código de Instrucción Pública de 1843 y su influencia en la Educación Primaria, (c) Los Colegios Nacionales de la mano con el desarrollo de la Educación Superior; y (d) el Decreto de Instrucción Pública, Gratuita y Obligatoria de 1870. Seguidamente, en tercer lugar, se presenta un esbozo de las aproximaciones conceptuales realizadas por Mirla Alcibíades en su libro “La heroica aventura de construir una república: 1830- 1865” a manera de reflexión y/o conclusión; finalmente, se presentan las referencias bibliográficas que sustentan este artículo.

9 Lee mas

Observaciones sobre la importancia de la Instrucción pública II (Folleto).

Observaciones sobre la importancia de la Instrucción pública II (Folleto).

Si la juventud tom a este rum bo, no así, los pa­ dres de familia. A lg o de divino hay siem pre en su interés y su cariño. Y en tierras lejanas no rara v ez he visto el caso de padres de familia que en p ú b lico por palabra y escrito se vanagloriaban de su in cre­ dulidad é indiferentism o, mientras en casa para su& hijos exigían instrucción religiosa hasta el punto d e confiar tam bién la educación á com unidades religio­ sas.

13 Lee mas

Religión y ciencia en la escuela 1863   1930

Religión y ciencia en la escuela 1863 1930

En una de esas cartas, dirigida al Ilustrísimo y reverendísimo señor Arzobispo de la Arquidiócesis, y firmada por el Ministro de Instrucción Pública de la época 131 , se confesaba que tales ―disposiciones, tan ardientemente anheladas de tiempo atrás por el país‖, habían ―venido á resolver problemas de alta trascendencia para el porvenir‖, y que, el Estado seguía ―vivamente interesado en que ellas tengan inmediato, estricto y eficaz cumplimiento‖. Y es que había la necesidad de establecer, según se colegía del anhelo de la patria, la educación del país ―sobre la base que le es propia, el Evangelio‖. Para alcanzar lo propuesto nada más indicado que en el Concordato lo hubiesen señalado a usted, ―Su Señoría Ilustrísima‖, como el encargado de desempeñar variadas empresas. De tal manera, ―este Ministerio […] acatará del modo más completo, como que no adoptará sobre la materia medida de ninguna clase, sin oír antes las instrucciones é indicaciones que Su Señoría Ilustrísima tenga á bien comunicarle‖. También, este Ministerio deseaba solicitar, ―como en efecto solicita respetuosamente‖ que ―Su Señoría Ilustrísima‖ ayude en hacer realidad los artículos mencionados en el Concordato, con relación a la enseñanza católica, para ―uniformar‖ en estos asuntos a ―toda la República‖. Aunque —continuaba el funcionario— el Gobierno ya había actuado en favor de la instrucción católica, siendo ejemplos de ello el artículo 25 del Decreto 595 de 1886 o el 12 del Decreto 596 del mismo año, que

262 Lee mas

Ley orgánica de Instrucción Pública [Folleto].

Ley orgánica de Instrucción Pública [Folleto].

Art. 164. La importación de instrumentos, aparatos y más útiles para enseñanza que hicieren los establecimien­ tos, de instrucción pública, estará sujeta á lo que dispone á este respecto la Ley de Aduanas. Están exentos del uso de timbres, t,anto fijos como móviles, debiendo en conse­ cuencia actuar siempre de oficio y en papel común, ni po­ drán ser gravados con contribuciones directas ó impuestos municipales. .

37 Lee mas

Los "Anales de la Universidad de Chile", su numeración y sus serie1s

Los "Anales de la Universidad de Chile", su numeración y sus serie1s

de 120 años de existencia. En 1869 se dividieron dos secciones. Se publicaron en forma paraleia hasta el año para separarse definitiva- mente en esta fecha. La primera de estas secciones se llamó “Anales de la Universidad de Chile: Memorias Científicas y Literarias”. En ella se han publicado todas las colaboraciones de carácter científico y literario, bajo la de sus autores, generalmente miembros de la Universidad o personas intelectualmente, chilenas o extranjeras. Esta sección es la que constituye propiamente los “Anales de la Universidad de Chile”. La segunda sección, iniciada en 1869 y que dejó de en 1952, se llamó “Anales de la Universidad de Chile: Boletín del Consejo de Instrucción y contiene especialmente las actas de las sesiones del Consejo Universitario, los decretos y resoluciones del Rector, el movimiento administrativo de la Universidad, además de otros numero-

5 Lee mas

Decretos y otras piezas sobre instrucción pública.

Decretos y otras piezas sobre instrucción pública.

1\.rt. 6 • Ilabrá un jurado de tres académicos. elejidos cada mes por simple mayoría en volacion pública, o por la suerte en caso de empate, i el cual conceder.í o negará el pa»e, para ser leido en la Academia, a ludo enc:a) o escrito, segun éste diere o 1ió mérito a ello por su correccion gramutical,

11 Lee mas

Decretos y otras piezas sobre instrucción pública.

Decretos y otras piezas sobre instrucción pública.

�antiugn. octubre 10 rle 1876 -Señor }Iinistro: -�le consta que Jon Luis Z.!g .. rs, en\'iatl11 por el 'Supremc> Gubiel'llo a Europa con el ohjeto de qw� se pe1 fecciona;,e en el conol'imiento de los clecubrimien­ tos 111as moJ�rnos hecho:; en la f1.,ica i de su-, aplicaciones a los ra - mo'i de utilitlacl púulica, tlesP.111peñ-i con celo i entusia-,mo la comi · sion que se le h,l conferido. Conforme a la-., instrucciones que rcci- 1.,j¡'¡ del \l111ister1n de ln-;trucrion Pública, «igue cun puutualidad los cursos de la Escuela Po'itec11k1, del ColeJ1u de Franciai ele! Conser­ vatorio di: .Artes i Olh·ios et1 Parí;, .\.<lmiwlo a los gaui11etes i !a­

40 Lee mas

Show all 10000 documents...

Related subjects