constitución subjetiva

Top PDF constitución subjetiva:

Negatividad y constitución subjetiva

Negatividad y constitución subjetiva

El presente trabajo apunta a aportar precisión conceptual al motor de las transformaciones que se producen en la “constitución subjetiva”, en el marco de la clínica con niños. La pregunta consiste en ¿Cual es el motor del cambio, o los cambios, que se producen desde la posición de objeto en la que inicialmente se encuentra el niño al nacer, hasta la constitución subjetiva? Transformaciones que no se producen sin una comunicación dialéctica con un otro- sujeto.Para precisar el motor de dicha dialéctica, es necesario revisar los conceptos desde la tradición hegeliana. Propongo retomar la relectura que realizan Max Horkheimer y Theodor W. Adorno, filósofos de la escuela de Frankfurt; quienes subrayan la función de la “Negatividad” como el motor de la dialéctica intersubjetiva, en oposición a la relectura que comúnmente se trasmite de la teoría Hegeliana, reduciendo la dialéctica a los tres tiempos de “afirmación, negación y síntesis”. Plantean que lo que Hegel sostuvo son tres momentos : afirmación, negación y negación de la negación. Subrayando así el lugar preponderante de la negatividad.
Mostrar más

1 Lee mas

De la metafísica de ser a la metafísica del somos : la constitución subjetiva en la filosofía de Gabriel Marcel

De la metafísica de ser a la metafísica del somos : la constitución subjetiva en la filosofía de Gabriel Marcel

que hiela, agota y apaga la experiencia vital. Esta comprensión tiene lugar cuando se pretende interpretar la vida como una especie de espontaneidad pura. Cuando nos referimos a la categoría de espontaneidad, parecería que la vida se reduce a un conjunto de funciones que se hacen presentes en un individuo, funciones que son reguladas como una especie de máquina viviente, lo cual, para nuestro autor es inadmisible. Citando a Julián Marías, Marcel dice que para los animales el hecho de vivir encierra una serie de funciones biológicas como el respirar, digerir, etc.; en el caso del ser humano, a pesar de presuponer estas funciones, ellas no son suficientes. Un hombre, por ejemplo, que se encuentre secuestrado por mucho tiempo y desconozca la fecha final de su cautiverio, independientemente de que realice todas sus funciones biológicas, podrá afirmar que para él su existencia ya no es una vida. Otro ejemplo propuesto por Marcel es el de una madre que dice sentir que no vive mientras su hijo esté abordo de un avión; esto para demostrar que la vida humana muchas veces está centrada en cosas que van más allá de las funciones llamadas comúnmente vitales. 13 A partir de esta afirmación podría apelarse al carácter de objetividad ante lo que se denomina “vida”, es decir, que a pesar de que la madre y el secuestrado renegaran de lo que ellos llaman vida, ella seguiría siendo la misma en la medida en que sus funciones 14 estén presentes. La negación de la vida por parte de éstos sería una mala utilización del concepto o quizás una posición demasiado subjetiva y sin fundamento. Sin embargo, en la experiencia vital, aunque en las diferentes ciencias se tenga una concepción “x” o “y” de lo que podría significar vida, para el secuestrado y para esa madre la vida no estaría dada desde simples parámetros funcionales o de esquemas propios de la definición que pueda tener una ciencia, pues un concepto como éste siempre estará sujeto a la experiencia propia de quien lo profiere. No se podría reducir a una definición cualquiera, ni pretender que el sujeto se acomode a ella, pues cuando un sujeto expresa que vive, él mismo está implicado en su afirmación y su comprensión no se reduce a un simple ejercicio
Mostrar más

93 Lee mas

Jóvenes, escuela y constitución subjetiva en tiempos de fluidez – Fabbri – Cuevas

Jóvenes, escuela y constitución subjetiva en tiempos de fluidez – Fabbri – Cuevas

En este caso, los ‘otros’ aparecen como influencias negativas en la constitución del oficio de alumno. Transitar satisfactoriamente por la escuela supone desde la mirada de algunos jóvenes no dejarse influenciar por otros para no perder el ritmo escolar y finalmente recibirse. Estos otros son significados desde atributos negativos son ‘los malos alumnos’ que deben ser evitados para no contaminarse con su comportamiento. Es posible inferir un etiquetamiento de los pares estudiantes, que opera con criterio de clasificación -buenos alumnos- ‘los más parecidos a mí’ y los malos alumnos, ‘los otros a evitar’. De esta forma estos jóvenes se identifican positivamente con los parecidos a ellos, más estudiosos, responsables, y en contraposición sienten que deben alejarse de sus opuestos los malos alumnos.
Mostrar más

14 Lee mas

La locura hegeliano-lacaniana como momentos en la constitución subjetiva de detención en su movimiento de realización

La locura hegeliano-lacaniana como momentos en la constitución subjetiva de detención en su movimiento de realización

El presente trabajo forma parte de la investigación UBACYT P601 acerca de las variaciones del concepto de Locura en la obra de Lacan. Para pensar la doctrina de la locura en Lacan, es preciso ir a buscar a Hegel la lógica de esta noción. En principio entendemos que la Locura no es sinónimo de Psicosis, ya que su lógica de constitución es diferente. Las concepciones de la Locura en Lacan parecerían no responder al modo de constitución de las "estructuras freudianas” tal como Lacan gustaba de llamar a lo que había logrado aislar en su lectura de Freud. Sostenemos provisionalmente que las referencias a la locura no provienen al menos de la misma modalidad de la que depende la construcción de las estructuras clínicas Psicosis, Neurosis y Perversión. En el comienzo de su obra encontramos en Lacan una doctrina de la Locura que al menos se inicia muy cercana a ciertas nociones de la Fenomenología del Espíritu de Hegel. Por ese motivo consideramos esencial ir a la magistral obra del filósofo a aislar sus características y estructura fundamental. Lo que consideramos como la novedad hegeliana en la filosofía respecto de este término, es que en su infernal máquina de constitución de la autoconciencia, no deja fuera a la locura sino todo lo contrario, la hace corresponder a ciertos momentos particulares de “inmediatez” en los que la mediación de la otra autoconciencia queda olvidada.
Mostrar más

1 Lee mas

La creación en danza: operación de expresión y proyecto creativo . Una introducción al problema desde la fenomenología de Merleau-Ponty y la sociología de Pierre Bourdieu

La creación en danza: operación de expresión y proyecto creativo . Una introducción al problema desde la fenomenología de Merleau-Ponty y la sociología de Pierre Bourdieu

Asimismo, la elaboración del concepto de «reconocimiento» es central en la sociología de Pierre Bourdieu. En Meditaciones pascalianas, lo considera no sólo fundamental en la constitución subjetiva sino la «raíz antropológica» que explica las ulteriores inversiones del agente en el campo, incluso el artístico. En suma, el esfuerzo de Pierre Bourdieu por pensar las condiciones sociales en la constitución del «habitus» y el «reconocimiento» como matriz en la constitución subjetiva y por tanto en las inversiones de los agentes en los campos, así como su Teoría de los campos, creemos son aportes centrales para discutir la idea de «reasunción» en Merleau- Ponty, como una suerte de “reconocimiento no objetivado”, es decir que no objetiva las condiciones sociales de las disposiciones desde las cuales se «reasume», de la posición social del otro constitutivo de la obra de arte.
Mostrar más

9 Lee mas

Acerca de la subjetividad del ingresante a la Facultad de Psicología de la UNLP: un recorrido teórico

Acerca de la subjetividad del ingresante a la Facultad de Psicología de la UNLP: un recorrido teórico

Así, estos cambios en el contexto social han influido en la constitución subjetiva modificando las prioridades desde las cuales las personas ordenan sus vidas. Tomando los aportes de Ana María Fernández pensamos la “producción de subjetividad”, como un proceso que articula aspectos sociales y psíquicos, es decir, “que no es meramente mental o discursiva sino que engloba acciones y las prácticas, (…) que se produce en el entre con otros y que es, por lo tanto, un nudo de múltiples inscripciones deseantes, históricas, políticas, económicas, simbólicas, psíquicas” (Fernández, 2008; p.9).
Mostrar más

11 Lee mas

Consideraciones acerca del bienestar psicolgico

Consideraciones acerca del bienestar psicolgico

implican únicamente una calidad de vida inadecuada, sino que pueden conducir a la aparición de enfermedades. Tener salud en su concepción más amplia, no sólo implica sentirse bien físicamente, es además tener planes y proyectos futuros, involucrarse en ellos de manera activa para alcanzarlos y derivar de eso satisfacciones personales. El fracaso en el logro de esas satisfacciones puede convertirse en una fuente de estrés con implicación negativa para la salud considerada integralmente. La calidad de vida está estrechamente vinculada a las aspiraciones y el nivel de satisfacción con respecto a los dominios más importantes en que una persona desarrolla su vida. Existe una interacción entre lo social y lo psicológico, donde lo social influye en lo psicológico a través del sentido que tenga para el sujeto y lo psicológico influye en lo social de acuerdo a la postura que el individuo asume. Los niveles de satisfacción que el hombre alcanza, no sólo dependen de las condicionantes externas, sino también de las internas, es decir de su autovaloración y la jerarquía motivacional. En la estructura del área subjetiva de la calidad de vida tenemos, pues, como núcleo central, una dimensión psicológica la cual expresa el nivel de correspondencia entre las aspiraciones y expectativas trazadas por el sujeto y los logros que ha alcanzado o puede alcanzar a corto o mediano plazo. El bienestar tiene que ver con la valoración del resultado logrado con una determinada forma de haber vivido. Los indicadores de corte objetivo resultan necesarios pero requieren como complemento indispensable la valoración por parte del individuo. De aquí la importancia del estudio del bienestar psicológico como dimensión subjetiva de la calidad de vida (Victoria, 2003).
Mostrar más

40 Lee mas

La dimensión subjetiva de la política en América Latina

La dimensión subjetiva de la política en América Latina

Al seguir el hilo conductor con el que Lechner orienta nuestro estudio, veamos en qué consiste el mecanismo de confianza. Recordemos que en las páginas anteriores venimos diciendo que un orden debe ser construido colectivamente, lo que Lechner llamará en algunas ocasiones “dimensión subjetiva de la política”. Pues bien, el discurso político se vuelve agradable y por cierto apacible cuando se refiere a la construcción colectiva que indirectamente invoca la idea de hermandad, solidaridad, reciprocidad y compromiso cívico. No obstante, en la práctica el discurso pierde todo su sabor al afrontar el mundo subjetivo. En este contexto aparece la propuesta lechneriana de la confianza, como mecanismo de acción colectiva. Antes de profundizar el tema, acerquémonos de manera introductoria a cuestiones preliminares: ¿en qué consiste establecer vínculos de confianza? y ¿qué papel juega la confianza en las relaciones sociales y en la política? En un segundo momento estaremos abordando problemas de segunda dimensión: ¿cómo construir lazos de confianza a partir de la diversidad que encontramos en América Latina? y ¿en qué sentido la confianza garantiza un orden duradero? Estos son los problemas cruciales de nuestro continente, que hace dos décadas perdió la esperanza de un futuro promisorio y, consecuentemente perdió la confianza en “sí mismo” y en la posibilidad de construir un “nosotros” a través de la confianza. Desde ya aclaro que la intención no es formular una teoría que solucione todos nuestros problemas de desconfianza, sino más bien arrojar luces a esta problemática.
Mostrar más

127 Lee mas

Show all 4507 documents...