Crisis de la culpa

Top PDF Crisis de la culpa:

Vigorexia de la culpa

Vigorexia de la culpa

en una admiración u odio (el tránsito es, en el fondo, similar) por lo otro, lo extraño, lo exótico frente a la cual, en un sentido o en otro, Europa se identifica. Ello tal vez se evidencia más en estos tiempos de crisis, aquellos, en los que, al decir de Gramsci «lo nuevo no termina de nacer y lo viejo no termina de morir». 19 Tiempos en los que el pensamiento débil tras las catástrofes del siglo XX sueña con volver a la inocencia del buen salvaje rousseauniano, del mismo modo que el Dogma danés respecto al cine primitivo. Tiempos en los que la culpa misma evidencia una vigorexia, una asunción del poder y asimismo, de la enorme responsabilidad que Occidente y sobre todo de la vieja Europa han tenido en tanto protagonistas absolutos de la Historia. De hecho, y tal como señala Walter Benjamin, el capitalismo es probablemente el primer caso de un culto en toda su acepción que no es expiatorio sino culpabilizante. 20

14 Lee mas

11 el crac del 29

11 el crac del 29

El antecedente del proceso especulativo que llevó a la Crisis del 29 hay que buscarlo en el boom inmobiliario de Florida: la idea de confort se había apoderado de los norteamericanos en esta época de esplendor económico. Muchos inversores orientaron sus negocios hacia la especulación en terrenos de Florida, para construir urbanizaciones de recreo. Muchas de las parcelas se vendieron y compraron casi quincenalmente, con lo cual constantemente se elevaban los precios. Sin embargo, en 1926 un huracán provocó el descenso progresivo de los precios de la zona, al degradarse los terrenos, instalaciones, etc. Tras este suceso, los grupos de inversores se dedicaron a invertir en la bolsa de valores, puesto que el sistema norteamericano premiaba más al c apital que al trabajo. La gente creía que vivían una época de prosperidad general y de ganancias sin límites, lo que supuso una tendencia al alza constante en la bolsa. En realidad los inversores buscaban rentabilidad a corto plazo (los negocios boyantes y rápidos). Los pequeños ahorradores se dedicaron, por tanto, a invertir en negocios que no exigían una inversión a plazo fijo para recuperar el dinero (construcción, ferrocarriles), sino que especulaban en otro tipo de negocios que a la postre no eran verdaderamente productivos para el país. El dinero refugiado hasta entonces en Londres, volvía a la bolsa de Nueva York. La culpa de este crecimiento desmesurado de la bolsa norteamericana se debió a un funcionamiento incorrecto del Sistema de Reserva Federal de los EEUU, que permitió la concesión de créditos baratos, por lo que muchos inversores los pedían para especular en bolsa. Los europeos se quedaron en esta época sin posibilidad de adquirir créditos en Estados Unidos, puesto que los inversores buscaron la colocación del dinero en la bolsa de Nueva York.

9 Lee mas

Culpa colectiva

Culpa colectiva

En el caso Colombiano Arango (2013), analiza la crisis moral y política del conflicto con una posición de medición de responsabilidad colectiva con el fin de promover la transformación de dicha realidad. Sin embargo, sustenta tres causales fundamentales del conflicto social y político del país, primero, una crisis económica por el desempleo y las pocas relaciones de comercio; el segundo, la presencia de la violencia por parte de grupos al margen de la ley, y tercero el desplazamiento de los campesinos al campo, quedando claramente marcado que desde años anteriores hasta la actualidad son las mismas situaciones sociales y políticas las que promueven la presencia del criterio.

67 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

Estamos ante la dialéctica locus de control interno frente a externo como explicación del fracaso y del sufrimiento psicológico-vital. De acuerdo a las consideraciones culturales de Sullivan, se plantea que en las sociedades que saturan menos en cultura religiosa muchas personas tienden a interpretar el sufrimiento, sobre todo cuando este es inesperado (véase un accidente o un trauma), como causado por el otro humano o la fatalidad. Es decir, que la culpa en tiempos seculares-modernos se carga menos en la maltrecha mochila de la conciencia como se hacía antes, mientras tendería a proyectarse y a colgarse en la percha de la intencionalidad (las malas intenciones) del otro, a quién se considera ahora responsable de la desgracia vivida. La consecuencia inmediata será un alivio de la culpa que se paga con la vivencia de sentirse dañado o perjudicado por los otros (temor paranoide). En el otro extremo, si no se encuentra a nadie a quién cargar la culpa se corre el riesgo de caer en la indefensión, la fatalidad y acaso del estrés postraumático. El resultado es que cada vez es menos probable que el sujeto intente explicar el sufrimiento inesperado y los sucesos negativos de su vida como una consecuencia de una falta o culpa moral. Frente a la pérdida de densidad de la culpa en la regulación de la vida cotidiana, emerge la angustia, la desazón, la duda, la perplejidad, la preocupación, la inseguridad o la zozobra existencial (May, 2000). También las crisis de identidad (Berger y Luckmann, 1997).

21 Lee mas

Reflexiones sobre el sentido de la culpa

Reflexiones sobre el sentido de la culpa

La huida ante las situaciones limite de la existencia conducen al fracaso de la posibilidad de ser si mismo. La aparición de la culpa, que se manifiesta como crisis existencial, nos acusa de la deserción cometida. La irreversibilidad temporal y el horizonte de la muerte, dan sentido a la angustia ante la condenación que exige, perentoriamente, el arrepentimiento y la conversión a la autenticidad. El sentido de esta crisis define lo que denominamos culpa existencial. Un ejemplo ilustrará lo que acabo de expresar conceptualmente: en la Clínica Psiquiátrica y Neurológica de la Universidad de Heidelberg fue internado por su esposa un hombre, físicamente sano, por una intensa depresión. Lo asistí en 1960, quince años después de finalizada la guerra, en la que combatió desde su comienzo en 1939. En esa época se casó. Durante la guerra entabló divorcio por infidelidad de la esposa y finalizada la contienda, trabajó intensamente durante años muy duros y de tremendas privaciones. Alcanzó luego una excelente posición económica y volvió a casarse con una mujer joven para la que no tenía más que elogios y que le dio tres hijos. La adultez, con su horizonte de futuro limitado, reveló el magro balance de una vida comprometida en un solo fin: vivir mejor, desechando otros proyectos personales. El diagnóstico fue depresión de balance (Bilanz Depression). La culpa existencial fundamenta la culpa de hecho, experimentada cada vez que se opta por un acto de bajo valor o se transgrede una norma que establece un orden jerárquico estimado, objetivamente, valioso. Tal orden, que procede de nuestra interioridad, supone reconocer la responsabilidad ante la opción y la negatividad de la acción cometida. En cambio, la simple desobediencia o incumplimiento de una orden o norma que nos es impuesta desde afuera, solo puede despertar temor al castigo y es ajena, por completo, a la culpa existencial.

13 Lee mas

Una mirada al pasado, un reflejo del presente

Una mirada al pasado, un reflejo del presente

En un recorrido histórico coherente sigue el crecimiento y explosión de la burbuja inmobiliaria fruto de la titularización, la desregulación, el sometimiento de los créditos bancarios a la valoración de mercado y la materialización de los riesgos anteriormente descritos, pero que no es menester de esta disertación detallar. Aunque la mayor parte de la culpa, de la actual crisis, la tienen las instituciones y agentes actuantes de este mercado híbrido, no son los únicos. Ellos actuaron con conocimiento del gobierno y autoridades financieras que fueron cómplices en la creación de este tipo especial y altamente tóxico de préstamos tipo subprime.

5 Lee mas

29 1  Aportes feministas para superar la crisis

29 1 Aportes feministas para superar la crisis

continuidad de la sociedad patriarcal, es esencial para el desarrollo de la sociedad de mercado y de su lógica. La injusticia estructural de género es funcional al capitalismo. Por otra parte, con toda seguridad la crisis global agravará la crisis de los cuidados de varias maneras y en distintas dimensiones: la crisis aumentará la necesidad de ser cuidados y reducirá la posibilidad de mantener y ensanchar las posibilidades de ser cuidados a menos que se cambie el modelo civilizatorio. Uno de los primeros impactos de la crisis es el aumento de desempleo y la disponibilidad económica en los países receptores de trabajadoras de cuidados, con lo cual se reducirá la capacidad de recurrir al mercado para la provisión de cuidados. En particular en los hogares pobres y de renta media, las mujeres son llamadas a pasar más tiempo y esfuerzo en la prestación de no mercado sustitutos de los productos que comercializan sus familias ya no pueden permitirse el lujo de comprar. Esto redundará en el recargo de trabajo no remunerado en las mujeres de los países centrales y en la disminución de remesas para los países periféricos. Es decir, ya estamos viendo cómo las cadenas globales de cuidado empiezan a desintegrarse.

20 Lee mas

13 Mercosur el impacto de la crisis financiera internacional.pdf

13 Mercosur el impacto de la crisis financiera internacional.pdf

Otra muestra de las repercusiones de la crisis financiera que sufrieron las economías de la región es el “riesgo país”. Este indicador determina la diferencia en puntos básicos (100 unidades porcentuales) entre la rentabilidad de una inversión considerada sin riesgo, como los bonos de la Reserva Federal del Tesoro estadounidense (FED) a 30 años, y la tasa de rendimiento nominal de bonos emitidos por los gobiernos. En general, se recurre al EMBI (Emerging Markets Bonds Index o Indicador de Bonos de Mercados Emer- gentes), el cual es calculado por J.P. Morgan Chase sobre la base del comportamiento de la deuda externa emitida por cada país. En la medida en que el indicador aumenta, estaría mostrando que se le exige mayores rendimientos a estos bonos por los riesgos que supone la inversión correspondiente.

15 Lee mas

TítuloLa culpa como factor de atribución de responsabilidad  (Cénit, ocaso y resurgimiento de la culpa)

TítuloLa culpa como factor de atribución de responsabilidad (Cénit, ocaso y resurgimiento de la culpa)

evidentemente no podía aceptar la imposición de una condena indemnizatoria por un hecho distinto de la actuación voluntaria y deliberada del individuo. Por lo tanto si los racionalistas no podían aceptar que exis- tiera responsabilidad civil cuando no había voluntad o interés de dañar, o por lo menos imprevisión al oca- sionar un daño, no podían aceptar que se sancione a alguien si de su parte no había habido culpa. La idea de culpa, como factor de atribución de responsabilidad, termina de desarrollarse orgánicamente entonces con las elaboraciones de la escuela clásica del derecho natural, es decir el derecho natural racionalista. Este pro- ceso culmina con la aparición del libro de Hugo GROCIO titulado “Derecho de la Guerra y de la Paz, que establece expresamente el principio de que cada uno debe “reparar el daño cometido por su culpa” (Prolegómenos, § 8); la razón de ese criterio radica en la necesidad de moralizar las costumbres: la respon- sabilidad constituye una sanción a una conducta culpable (Cfr. NICOLAU, Noemí Lidia, Panorama de la responsababilidad civil en el derecho occidental: retrospectiva y tendencias, en “La responsabilidad. Homenaje al Prof. Dr. Isidoro Goldenberg”, cit, p. 48)..

33 Lee mas

La culpa en la acción penal

La culpa en la acción penal

67, fracción III, inciso a) (precepto que establece las reglas aplicables a los delitos culposos), sólo hace referencia aislada a que, cuando atendiendo a las circunstancias graves y especiales a que se refiere el artículo anterior, se advierta que la acción u omisión culposa es leve, el Ministerio Público, de oficio o a petición de parte ofendida, puede motivadamente prescindir del ejercicio de la acción penal. La doctrina, por su parte, tratándose de delitos culposos establece generalmente tres grados de culpa: levísima, leve y grave. Sin embargo, el análisis acucioso de los preceptos de mérito, permite constatar que en la legislación penal sonorense el grado mínimo de la gravedad de la culpa es el leve, llegándose al extremo de que, ante este grado, y actualizándose determinadas circunstancias previstas en el artículo 67, fracción III, del citado ordenamiento legal, el Ministerio Público puede prescindir, inclusive, del ejercicio de la acción penal. En este orden de ideas, resulta claro que en el código de que se trata se aceptan como extremos de la gravedad de la culpa el leve y el grave, y será de acuerdo a estos parámetros que el juzgador, al individualizar la pena, deba determinar el grado de la culpa del acusado. Sin que, por otra parte, deba suponerse que por debajo de la leve exista la culpa levísima, pues en tanto no se establece esta última en el Código Penal en estudio, no se puede acudir a dicho parámetro sin vulnerar la garantía de exacta aplicación de la ley prevista en el artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en detrimento de los intereses del peticionario de garantías. Cuarto tribunal Colegiado del Quinto Circuito.Tribunal colegiado del quinto circuito, Novena Época, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XXI, Junio de 2005, Página 809.”

81 Lee mas

Mercosur ls consecuencias de la crisis financiera.pdf

Mercosur ls consecuencias de la crisis financiera.pdf

El comercio regional, tanto el intra como el extra-MERCOSUR continuó aumentando durante 2008. Las exportaciones intra-regionales, no obstante, continúan rondando el 15% del valor de las exportaciones totales. Argentina, Paraguay y Uruguay son los países socios que tienen una mayor dependencia del comercio intra-bloque, especialmente Paraguay y Uruguay respecto de las importaciones. Ahora bien, en el comercio regional, las manufacturas continúan siendo un componente destacable del intercambio. En diciembre de 2008 se realizó en Salvador-Costa do Sauípe-Bahía (Brasil) la XXXVI Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común y Cumbre de Presidentes. El encuentro se llevó a cabo teniendo como telón de fondo la crisis internacional y sus consecuencias sobre la región. Durante el II semestre de 2008, el avance del proceso de integración, en términos de la profundización del mercado ampliado, no registró avances dignos de mención. De todos modos, se creó el Fondo de Garantías para las pequeñas y medianas empresas y se aprobó el Plan de Acción para la profundización del comercio de servicios en el MERCOSUR.

20 Lee mas

Mercosur impact de la crisis en la region.pdf

Mercosur impact de la crisis en la region.pdf

La producción industrial ha sido una de las actividades más afectada por la crisis. La producción industrial en Brasil cayó un 14,7% en el I Trimestre de 2009 respecto de igual período del año anterior. Si la compa- ración se realiza para el mes de abril de 2009 (respecto del mismo mes de 2008), la caída de la producción industrial alcanza al 14,8%. Sin embargo, parecería que la actividad estaría recuperándose ya que en abril, en términos desestacionalizados, habría aumentado 1,1% respecto de marzo 2009. El incremento de la actividad en ese mes alcanzó a dieciséis de los veintisiete sectores relevados. El de mayor importancia para el resultado global fue el 3,3% correspondiente a los vehículos automotores. Otros sectores que registran crecimiento en abril respecto de marzo son la metalurgia básica (5,1%), caucho y plástico (6,7%), máquinas y aparatos eléctricos (8,3%), productos de metal (6,8%) y material electrónico y equipos para comunicaciones (5,2%) (G.Molle, 2009).

21 Lee mas

Sobre La Teoría De La Ansiedad Y La Culpa

Sobre La Teoría De La Ansiedad Y La Culpa

Los aspectos contrastantes de los objetos y los conflictivos senti- mientos, impulsos y fantasías hacía ellos, se unen más en la mente del be- bé. Persiste la ansiedad persecutoria y juega su papel en la posición depre- siva, pero disminuye en cantidad y la ansiedad depresiva gana primacía sobre la ansiedad persecutoria. Ya que es una persona amada (internalizada y externa) la que se siente dañada por impulsos agresivos, el bebé sufre sentimientos depresivos intensificados, más duraderos que las fugaces ex- periencias de ansiedad depresiva y culpa del estadío anterior. El yo más integrado se enfrenta ahora cada vez más con una realidad psíquica muy dolorosa -las quejas y reproches que emanan de la madre y el padre inter- nalizados dañados que ahora son objetos totales, personas- y se siente compelido bajo la tensión de un mayor sufrimiento a habérselas con una realidad psíquica dolorosa. Esto lleva a la necesidad dominante de preser- var, reparar o revivir los objetos amados: la tendencia a la reparación. Co- mo método alternativo, probablemente simultáneo, de manejar estas ansie- dades, el yo recurre intensamente a la defensa maníaca 21 .

19 Lee mas

El Incompatibilismo y la Evitabilidad de la Culpa

El Incompatibilismo y la Evitabilidad de la Culpa

antedichos que Frankfurt ha sugerido –amenaza coercitiva, pócima o hipnosis o manipulación nerviosa directa-habrían sido suficientes para librar a Jones de culpa por lo que terminó haciendo 21 . Métodos menos invasivos para causar presión irresistible sobre Jones también habrían sido una excusa suficiente para él. Supóngase, por ejemplo, que, si hubiera sido evidente para Black que Jones estaba por decidir comportarse de cualquier manera menos mala, entones Black habría entrado en acción y tentado a Jones a hacer algo (que es al menos prima facie) incorrecto y que Jones no habría podido hacer otra cosa que sucumbir ante esta tentación 22 . Este puede parecer un caso en el que Black es capaz de asegurarse de que Jones actúe de manera merecedora de culpa. Pero esta apariencia es engañosa. Cuando uno dice que uno no podía evitar sucumbir a la tentación, uno típicamente está diciendo algo que no es verdadero, estrictamente hablando: esa tentación, sin importar cuán grande sea, es en raras ocasiones literalmente irresistible. Cuando la tentación no es literalmente irresistible, a menudo sostenemos que la persona es merecedora de culpa. Pero aquí la persona podría haber actuado de una manera por la que habría sido completamente inculpable, y por lo tanto el principio de culpa evitable no está cuestionado aquí. Sólo en casos totalmente extremos e inusuales es que la tentación a actuar incorrectamente es literalmente irresistible. Esos casos podrían, por ejemplo, involucrar la posibilidad de liberarse de un tormento insoportable 23 . Pero en estos casos la persona está disculpada como consecuencia de la severidad de la presión que tuvo que soportar 24 . Por consiguiente, deberíamos ser

19 Lee mas

La responsabilidad precontractual en el derecho de contratos en el código civil peruano y derecho comparado

La responsabilidad precontractual en el derecho de contratos en el código civil peruano y derecho comparado

conducta puede ser considerada negligente y por ende sancionada como tal si se encuentra relacionada con las tratativas de contrato, y en cambio, calificarse como normal y diligente si escapa a la órbita de las negociaciones preliminares. Para ilustrar esta diferencia de grado que existe entre ambas especies de culpa, ejemplifica con el caso siguiente: “si A invita a B a conversaciones sobre un negocio en perspectiva y en cumplimiento de tal proposición –que no es todavía oferta- B realiza ciertos gastos que A podía perfectamente prever, este último debe responder a la contraparte de tales erogaciones si, verbigracia, antes de entrevistarse con ella, cierra contrato sobre la misma materia con otra persona. En cambio, si A invita simplemente a B a ir a Buenos Aires, sin entrar en tratativas de contrato – diciéndole, por ejemplo, que desearía hablarlo personalmente por un asunto de su interés-, no responde civilmente por los gastos que realice este último con motivo de su viaje. El hecho en ambos supuestos es el mismo y, sin embargo, no surte los mismos efectos, debido a la diferencia que hemos anotado entre la culpa precontractual y aquiliana” 105 .

193 Lee mas

La Europa que emerge de la crisis

La Europa que emerge de la crisis

Se ha desarrollado una estrategia encaminada a socializar los costes de la crisis, haciendo que los soporte la mayoría social. Las políticas aplicadas durante estos años han beneficiado a los grandes acreedores y deudores, a las corporaciones transnacionales, a los grupos situados en la cúspide de la pirámide social, a los principales operadores financieros y a las economías del norte. Algunos ejemplos

28 Lee mas

Trabajo académico de aplicación en el ámbito laboral: Caso clínico: trastorno de síndrome post traumático

Trabajo académico de aplicación en el ámbito laboral: Caso clínico: trastorno de síndrome post traumático

En relación a su personalidad, se caracteriza, por rasgos de inseguridad, sobre todo cuando se enfrenta a situaciones de estrés elevado, mostrándose muy temeroso, indeciso, impulsivo, con sentimientos de culpa, reproche, y ocasiones estos síntomas se agudizan por las situaciones de riesgo atravesadas, en algunas oportunidades somatizándose, en dolores de cabeza, palmo sudoración, palpitaciones, insomnio, etc. sobre todo cuando se expone a situaciones similares de asaltos o agresiones recibidas. En relación a su autoestima, ésta presenta un nivel bajo, expresando también sentimientos de frustración y minusvalía, pensamientos pesimistas hacia el futuro, sentimientos de desánimo, culpabilidad y reproche y una disminución en la realización de sus actividades cotidianas, tanto laborales, sociales y familiares. Todos estos síntomas nos hace concluir la presencia de indicadores significativos de un Trastorno de Síndrome Post Traumático.

57 Lee mas

La narración autobiográfica de los adolescentes en crisis

La narración autobiográfica de los adolescentes en crisis

Mientras que en el adolescente sin problemas su na- rración autobiográfica, quizás trasladada al diario, es un modo de explorarse a sí mismo, crear y fijar el self que queda a pesar de estar continuamente en evolución, en el adolescente problemático la situación es del todo diferente. En la historia de estos pacientes, el vínculo con el recuerdo se pierde, queda oculto, mientras que la narración se convierte en expresión de sus defensas, de sus construcciones organizadas y fantasiosas. El hilo conductor a veces se interrumpe para dar paso a sal- tos lógicos, y los vacíos de memoria se sustituyen por fantasías que quitan la capacidad mental para elaborar. El tiempo es circular y repetitivo. Podemos encontrar el mismo esquema narrativo, la misma trama que se repite a lo largo del tiempo. Y, no obstante, sabemos que lo que el adolescente en crisis trata de hacer con la narración autobiográfica es un intento desesperado para encontrarse, para dar sentido a un self que se des- conoce, quizás disperso y confuso. En el conjunto de la narración, el analista puede descubrir el funcionamien- to actual de la mente y la manifestación enmascarada de antiguas memorias traumáticas que están en la base. Veamos qué le sucede a un adolescente que ha estado a punto de entrar en crisis.

12 Lee mas

La culpa en el duelo

La culpa en el duelo

En otros casos menos dramáticos puede ocurrir que la persona se castigue adquiriendo uno u otro síntoma físico de los que tenía el ser fallecido. Otro caso ilustra esta situación. Un hombre adulto pierde a su padre, con el cual primaba una relación de mucha hostilidad y rivalidad. Este joven empieza a sentir mucha culpa por esta muerte, aún sabiendo que las causas para nada lo involucraban, y empieza a sentir unas picadas en el pecho, síntoma pasajero similar al dolor de su padre antes de morir.

8 Lee mas

Culpa y expiación

Culpa y expiación

Así, los conceptos de “Crimen y Castigo” se disuelven en lo que comprendemos como culpa (sustancial) en relación a los fundamentos morales de nuestra comunidad. No es el lugar aquí para seguir desarrollando una idea del carácter de aquellos “fundamentos morales” que todavía parecen muy difusos y un tanto aleatorios, sujetos a las más diversas interpretaciones, desde una ética discursiva hasta una comprensión iusnaturalista (aunque la primera me parece más prometedora), pero aún así espero que sea posible ahora com- prender la relación entre castigo y política en un sentido más profundo de lo que permiti- ría la concepción mecánica del utilitarismo, que no toma en cuenta el carácter “triangula- do” de las identidades políticas: eros, agresión y letargia.

8 Lee mas

Show all 10000 documents...