darwinismo social

Top PDF darwinismo social:

El neoliberalismo y el Darwinismo social : reflexiones sobre la Gran paradoja del Siglo XXI

El neoliberalismo y el Darwinismo social : reflexiones sobre la Gran paradoja del Siglo XXI

No obstante, los recursos siguen siendo finitos pese al cambio de paradigma, y los Estados deben de luchar por ellos si quieren mantener su estatus-quo. Pero si no lo pueden hacer mediante guerras convencionales por ir en contra de las líneas básicas del nuevo paradigma social, ¿cómo hacerlo de manera que no levante tantas sospechas y que sea, en el peor de los casos, igual de rentable? Reformulando la pregunta de otra manera: ¿cómo sustituir el Darwinismo social por otro paradigma social que cumpla la misma función, y que lo haga de manera que su legitimación no se resienta? La respuesta es un término que hemos oído tantas veces en los medios, nos lo han naturalizado, instrumentalizado y legitimizado en tantísimas ocasiones, que forma parte ya del léxico inserto en nuestras estructuras cognitivas de pensamiento, y que del mismo modo que ocurre con paradigmas anteriores, algún día la humanidad se avergonzará de si misma por haberlo acunado durante parte de su histórico devenir: hablamos del neoliberalismo.

6 Lee mas

Presentacin. El darwinismo social de William Graham Sumner revisitado: contra la plutocracia, la democracia y el imperialismo.

Presentacin. El darwinismo social de William Graham Sumner revisitado: contra la plutocracia, la democracia y el imperialismo.

El credo de Sumner es una combinación casi perfecta entre la ética calvinista, la economía política y el darwinismo social. Para él, el hombre puritano que consigue el éxito es el mo- delo de los ejemplares mejor dotados de la especie, que se encuentra predestinado para la victoria en el proceso darwinista de selección natural con el mismo carácter inevitable que tiene la ley del mercado competitivo en la economía clásica: se trata de «una ley de la na- turaleza que no puede abolirse ni reformarse, al igual que sucede con la ley de la gravita- ción». Este credo caló profundamente en la mentalidad americana e inspiró de manera re- currente las políticas conservadoras de EE.UU. a lo largo de todo el siglo XX , hasta el punto de que su huella puede rastrearse en los principales rasgos del excepcionalismo norte- americano actual, analizado por Ignatieff.

11 Lee mas

El darwinismo social como clave constitutiva del campo de la actividad física educativa, recreativa y deportiva

El darwinismo social como clave constitutiva del campo de la actividad física educativa, recreativa y deportiva

al espacio iberoamericano (Ainsenstein y Scharagrodsky, 2006; Scharagrodsky, 2008). En esta tesitura, trataré aquí de mostrar que el darwinismo social, entendido en un sentido amplio, fue uno de los argumentos tácitos y explícitos más potentes en que se apoyó la tarea de evangelización en la nueva cultura corporal, hasta acabar fijándose como una de las claves constitutivas del campo. Por limitaciones de espacio, me he ceñido a fuentes primarias y secundarias de España y Estados Unidos. Los apartados en que está organizado el texto responden, primero, al intento de clarificar el sentido en el que utilizo la expresión darwinismo social para, en segundo lugar, ilustrar la fuerza de dicho discurso en los debates teóricos y políticos y en las iniciativas prácticas e institucionales del incipiente campo de la aFerd .

24 Lee mas

Presentacin. El darwinismo social. De Spencer a Bagehot.

Presentacin. El darwinismo social. De Spencer a Bagehot.

Bajo la forma que le dio Spencer, el darwinismo social constituye una teoría estrictamente metafísica —una ideología—, que incurre en el más abierto realismo metodológico, al no resultar refutable, como observaría Karl Popper. Sin embargo, no por ello perdió eficacia práctica. Además, a la larga, el paradigma experimentaría una profunda evolución —casi una mutación— hasta su propuesta sociológica definitiva elaborada por el último Talcott Parsons, formulándola bajo la forma de un criterio evolucionista universal para las ciencias sociales, bajo el cual los principios de adaptación, diferenciación y especialización funcio- nal terminarían incardinándose dentro de una teoría general en la que el hombre es el úni- co sujeto de la acción social y el protagonista de la historia, lo que resulta incompatible, per se, con la existencia de una ley natural determinista.

13 Lee mas

EL darwinismo social en Spencer

EL darwinismo social en Spencer

lo sumo, la supervivencia de los más aptos podía interpretar favorablemente, legitimar y dar cuenta de la situación del patriciado agrario bien establecido, titular de mayores explotaciones, pero no de las nuevas oleadas de recién llegados ni de las capas medias urbanas o de los pequeños granjeros, crecientemente agobiados por las deudas. Sin embargo, mientras la organización económica se basó en la concurrencia entre una multitud de pequeñas actividades, coordinadas simplemente a través del mercado, la selección natural y la lucha por la supervivencia se admitió sin vacilación como interpretación “científica” de la realidad, como imperativo moral y como estímulo para la acción, porque resultaba plenamente funcional desde el punto de vista económico y social. Todo ello experimentaría una rápida evolución a medida que se fueran introduciendo las grandes corporaciones, en las que la imagen de la selección natural se desplazaría rápidamente, para hacer hueco al papel de los innovadores y los capitanes de industria en la obra de William James y en el Pragmatismo. Algo de esto aparecía ya en Bagehot, aunque se limitase a aplicar su idea de innovación a la aparición de variedades institucionales y políticas, de acuerdo con la lógica del imperialismo victoriano en Inglaterra.

21 Lee mas

La evolución en el currículo académico

La evolución en el currículo académico

El evolucionismo se convierte, así, en la concepción del mundo que adopta la sociedad liberal, en el último cuarto del siglo XIX. En el periódico Los lunes del Imparcial, Asís Pacheco defiende, de igual manera, la obra de Spencer, tradu- cida casi de forma inmediata y con grandes tiradas, cosa muy poco frecuente en España. En los Primeros principios, Spencer amplía enormemente el campo de la influencia de la teoría trasformista, dando una explicación totalizadora de la reali- dad que nunca Darwin había planteado. Pero el darwinismo social irrumpe, con un claro interés social, en la euforia científico-naturalista del momento. Una vez sentada la correspondencia entre el organismo natural y la sociedad, la sociología y la política de finales del siglo XIX tienen garantizado el pretendido status cientí- fico de las ciencias sociales. De esta forma, también queda al descubierto la carga ideológica del darwinismo social, que necesita buscar su confirmación científica. El resultado de este montaje es que la biología se convierta en el aval de la ideo- logía social dominante. En Francia es en el ámbito sociológico donde se puede observar una mayor influencia, ejercida por la obra de Spencer y Haeckel. Todo ello desvirtúa el sentido riguroso de la teoría científica, en el que Darwin siempre se había mostrado sumamente cauto; desde luego, mucho más que sus seguidores. El uso del darwinismo como ideología fue constante en el último tercio del siglo XIX, apadrinando el individualismo y el espíritu competitivo de la sociedad capitalista. De tal manera que incluso se produjeron ataques socialistas al uso burgués del darwinismo, que llegan a poner en duda el valor de la teoría científica calificándola de no ser más que una simple prolongación del maltusianismo.

17 Lee mas

Un cuento satírico en medio del debate sobre el darwinismo en México

Un cuento satírico en medio del debate sobre el darwinismo en México

Aunque las anteriores parecen líneas tomadas de un discurso de justificación imperialista —pudo adaptar su razonamiento de la obra de Frederick Jackson Turner, The Frontier in American History (Brading 22)—, Molina tejió con estas ideas el basamento de una teoría de la nacionalidad. La mezcla de razas en el territorio mexicano había sido el origen de los mestizos, los cuales lograron superar la condición de parias sociales y desheredados, hasta conquistar el dominio político gracias a su facilidad para adaptarse al medio ambiente local y a un proceso evolutivo exitoso a través de la selección natural. También gozaban de un tipo propio y una fuerza interna que prometía una adaptación continua en diferentes sociedades. Este autor no dudó en hablar entonces de “nuestro destino manifiesto” y en profetizar la inmigración masiva de mestizos hacia los Estados Unidos y un número de mexicanos en dicho país cercano a los 50 millones de habitantes a mediados del siglo XX (Molina 356). La mayoría de los intelectuales al servicio del gobierno nacional no desarrollaron la idea de Molina — la retomó más tarde, en cierto modo, José Vasconcelos, en su ensayo sobre La raza cósmica (1925)—; por el contrario, muchos de ellos hermanaron el darwinismo social con la eugenesia después de la Revolución mexicana (Súarez; Urías).

10 Lee mas

Editorial

Editorial

Hasta hace unos años parecía que la universidad constituía un mundo aparte: las más o menos crónicas penurias presupuestarias, con alguna aislada excepción, abarcaban a todas las universidades, a sus distintas facultades, carreras y profesores. Las políticas implementadas en los últimos cinco años han significado la puesta en marcha de un proceso de “struggle of life” digno del mejor darwinismo social y ya es posible avizorar que en el conjunto de las universidades, facultades, carreras y profesores ricos, o que al menos tendrán un buen pasar, y muchas universidades, facultades, carreras y profesores decididamente pobres.

3 Lee mas

La recepción del darwinismo en la universidad española (1939 1999)

La recepción del darwinismo en la universidad española (1939 1999)

El nuevo darwinismo de la teoría sintética surgió en un momento muy poco propicio para su aceptación en España ya que coincidió con nuestra Guerra Civil y la posguerra. El ideario que se impuso tras la contienda era radicalmente opuesto al pensamiento evolucio- nista, siendo considerado una herejía científica y sustituido por un creacionismo que inter- pretaba de forma literal los pasajes del Génesis, especialmente en el ámbito de la enseñanza preuniversitaria y en su divulgación a la sociedad. Las directrices para la ciencia en el nuevo estado sólo permitían una ciencia armonizada con la doctrina católica, así lo expresaba el pri- mer presidente del Consejo de Investigaciones Científicas en el discurso de inauguración:

14 Lee mas

De aquel Darwin tan singular al darwinismo universal: la problemática naturalización de las ciencias de la cultura

De aquel Darwin tan singular al darwinismo universal: la problemática naturalización de las ciencias de la cultura

ABSTRACT . After showing the semiotic and social nature of cultural sciences, this paper addresses the efforts to naturalize them following the so-called “Universal Darwinism”. This being settled, three initiatives of different depth and scope are analyzed. First, the proposal displayed by Mesoudi, Whiten, and Laland for the unification of the cultural sciences in parallel with the unification of biological sciences on the basis of the principles of variation, inheritance, and selection. Second, memetics as a theory of cultural selection with memes as its basic units and imitation as the process of cultural transmission. Third, Hodg- son’s and Knudsen’s program for an evolutionary economics brought forth by the interpretation of an abstract Darwinian ontology in terms of economic theory. The conclusion drawn is that the issue is still to a good extent open to ongoing research.

20 Lee mas

Respuestas Nueva Biología M Sandin Doc pdf

Respuestas Nueva Biología M Sandin Doc pdf

Los cimientos “científicos” y “objetivos” (y, especialmente, metodológicos) sobre los que se edificaron las bases conceptuales de “la” teoría de la evolución (del darwinismo, para ser exactos). Porque ésta no se elaboró a partir del estudio de la Naturaleza (lo que parecería, al menos, razonable) es decir, no se basó en observaciones de animales salvajes, ni en estudios anatómicos o embriológicos o, al menos, en lecturas de textos científicos. Tampoco fue el resultado directo (como se nos cuenta) de la famosa expedición del Beagle, de la que Darwin volvió sin ninguna idea concreta (más bien con dudas) sobre la evolución, a pesar de que había leído a Lamarck, como nos narra él mismo en su autobiografía.

18 Lee mas

¿QUÉ APORTA LA NUEVA BIOLOGÍA?

¿QUÉ APORTA LA NUEVA BIOLOGÍA?

científicos sobre estos riesgos congregaron a los máximos expertos en la materia. Erwin Chargaff, pionero en las investigaciones que condujeron al desciframiento del código genético, afirmó: Mi generación, o quizás la que me precede, ha sido la primera que ha librado, bajo el liderazgo de las ciencias exactas, una batalla destructiva y colonial contra la Naturaleza. El futuro nos maldecirá por ello (Grobstein, 77). Cuando se pronunciaba esta sentencia, que lleva camino de convertirse en premonitoria, la actividad científica todavía estaba concebida como una profundización en los conocimientos, cuyos avances debían ser compartidos por toda la comunidad científica y sus posibles aplicaciones prácticas por toda la Humanidad. Pero en los Estados Unidos ya se palpaba la inquietud por la posibilidad de que las prácticas de manipulación genética escaparan del control científico y social: Ha ido ganando terreno la idea de que es necesario dar inmediatamente una base legal a la regulación que se encuentra en las normas de los Institutos Nacionales de Salud. En particular, la regulación debe extenderse a las actividades no financiadas por organismos no federales, especialmente en el sector industrial. También eran contempladas con inquietud las posibles desviaciones de los científicos de la ética científica: Para estar sobre aviso desde el principio, es de especial importancia un sistema de control eficaz que siga las direcciones reales de la investigación del ADN recombinante. /.../ Es esencial que se sigan de manera sistemática los caminos que toman los intereses de los investigadores, desde los programas de ayudas económicas y las comunicaciones hasta la publicación del trabajo. Finalmente, una conferencia celebrada en Asilomar, California, en la que se discutió sobre los riesgos potenciales de la técnica del ADN recombinante, finalizó con la Declaración de Asilomar, en la que se proponía una moratoria en estas prácticas hasta que se estableciese una regulación.

58 Lee mas

El Vaticano y la evolución  La recepción del darwinismo en el Archivo del Índice

El Vaticano y la evolución La recepción del darwinismo en el Archivo del Índice

mósfera que rodeó el encuentro entre el darwinismo y la teología católica refle- ja la tensión que existió en la segunda mitad del siglo XIX entre ciencia y cris- tianismo. Los enormes avances de las ciencias naturales y los hallazgos arqueo- lógicos, que permitieron un mejor conocimiento de las culturas antiguas, se presentaban como una amenaza para el cristianismo, que durante siglos había gozado de una situación privilegiada en la cultura europea. La teología se veía amenazada por todas partes en nombre de la ciencia, aunque con frecuencia las dificultades que se planteaban no provenían realmente de la ciencia sino de doc- trinas (como el agnosticismo y el materialismo) que se presentaban como si es- tuvieran apoyadas por la ciencia. Se multiplicaban las publicaciones hostiles al cristianismo en general y a la Iglesia católica en particular. Es la época en la que John William Draper publicó su libro Historia del conflicto entre religión y cien- cia (1874), y Andrew Dickson White un libro mucho más amplio titulado Una historia de la guerra de la ciencia con la teología en la cristiandad (1896). Esos dos libros tuvieron una amplia difusión no sólo en los Estados Unidos, donde fue- ron publicados originalmente, sino en otros países. Su idea central era que exis- te un conflicto permanente e inevitable entre ciencia y teología.

21 Lee mas

La vigencia del darwinismo: hacia una integración biosemiótica

La vigencia del darwinismo: hacia una integración biosemiótica

La búsqueda de una teoría unificada ( TU ) de la evolución ha enfrentado dos obstáculos: 1) la individualidad, exclusividad y singularidad de los seres vivos, y 2) la autorreferencia, el cambio permanente y la autopoiesis, como propiedades invariantes de la vida. El darwinismo ha jugado el papel de una TU , pero considerando que la ley de selección natural se debe a una analogía con un proceso de selección consciente dirigida artificial- mente y con la supervivencia de los más aptos en la lucha por los recursos escasos, no puede equipararse a una ley determinista, sino a un principio explicativo más general carente de poder predictivo. La selección natural requiere de la prexistencia de variantes a nivel de la población, y de un mecanismo de herencia. Los tres principios: variación, herencia y selec- ción, dan fundamento al darwinismo, a pesar de los diferentes modos de percibir las causas de la variación, los mecanismos de herencia y el papel de la selección natural.

21 Lee mas

Darwinismo y ciencias sociales: una interpretación evolucionista de la cultura

Darwinismo y ciencias sociales: una interpretación evolucionista de la cultura

Según nuestra propuesta, los homínidos assessor (Homo suadens), de los que los humanos somos los únicos representantes vivos, tienen predisposicio- nes biológicas que condicionan, en buena medida, lo que puede ser aprendido y poseen, a través del sistema límbico-hipotalámico, criterios de valor para establecer qué conductas son favorables o desfavorables. Pero además, utilizan la aprobación y reprobación social para clasificar su conducta como apropiada o no. Esto supone el desarrollo de una nueva fuente de placer/displacer que no depende de manera directa del conte- nido de la conducta expresada, sino de la aceptación o el rechazo social que produce la misma. Por lo tanto, el individuo se encuentra ante dos fuentes de valor cuando pone a prueba una conducta, una biológica, derivada del placer o displacer directo que produce la misma, y otra social, derivada del placer o displacer que produce su aceptación o rechazo. Hume, Adam Smith, Darwin, y otros muchos pensadores, detectaron con claridad la presencia en la naturaleza humana de esa tendencia psicológica que nos permite disfrutar con el reconocimiento social. La eficacia del aprendizaje social assessor reside precisamente en la satisfacción emocio- nal que los individuos experimentan cuando hacen aquello que aprenden que deben hacer, con independencia de cuál sea el contenido concreto de ese deber. Dicha predisposición provoca el que los individuos assessor sientan placer cuando ajustan su conducta a lo que considera correcto su entorno social y, por el contrario, tengan sentimientos de culpa y malestar cuando no es así (Castro y Toro 1998; Castro, et al. 2008). La lógica subyacente a este proceso, que nosotros denominamos modus suadens, se puede esquematizar como sigue: si una conducta es aprobada, entonces es buena. El sistema funciona porque las creencias se construyen de manera similar a como aprendemos por ensayo y error: la aprobación produce placer y esta emoción se transfiere y se interpreta como una propiedad objetiva de la conducta.

26 Lee mas

La esencia del darwinismo y su incidencia en la historia de las ideas

La esencia del darwinismo y su incidencia en la historia de las ideas

La teoría de la selección natural que en un principio no convencía a nadie es una idea que se ha hecho con la interpretación mayoritaria del mundo en que vivimos donde, antropológicamente, la verdad y la ética han perdido la trascendencia que tenían otrora y que incluso tenían para el mismo Darwin. Esto quiere decir que los seres humanos perdemos el sentido de culpabilidad que siempre ha mitigado nuestras acciones contra terceros por lo que ‘mientras no te pesquen’ todo está permitido porque en los ‘dos días’ que uno va a vivir las privaciones de cualquier tipo en beneficio de dichos terceros carecen de sentido. Claro, este tipo de idea es ‘pan para hoy y hambre para mañana’ de manera que a falta de control político sobre esa base darwiniana las crisis irán a peor hasta que acaben con nosotros porque la extinción siempre está a la vuelta de la esquina bien sea por causas peculiarmente exógenas (extinción de los dinosaurios) o más concretamente endógenas (extinción del ciervo irlandés o del tigre de dientes de sable o del mamut o del mismo hombre de Neanderthal). En definitiva, se diría que, al menos en una primera aproximación, en el mundo en que vivimos sólo tendría ya sentido la tecnociencia porque es lo que produce bienestar a raudales ‘mientras no se meta uno con el otro’ lo que evidentemente es una falacia porque en una sociedad globalizada todo lo que hacemos influye en todo, de manera que, haciendo una proyección histórica tan breve como pertinente, de la razón socrática se habría pasado a la razón cristiana y de ahí a la razón pura kantiana que conduce a la razón social hegelo-marxiana, pero con el auge del darwinismo principalmente se ha pasado a la razón cínica que tan bien describe Sloterdijk en su espléndido libro Crítica de la Razón Cínica pero que yo mismo critico de un modo lo más constructivo posible en mi último libro La Darwinización del Mundo en la primera parte del último capítulo y es que el cinismo ilustrado al que hemos llegado en el Occidente más actual no se puede contrarrestar así como así: la interpretación darwiniana en el peor de los sentidos es como un ácido universal que corroe todo lo que no le es afín y claro no hay continente (contenedor) posible que lo contenga y ponga coto a su acción (ético-política) más corrosiva si ésta llega a ser el caso.

6 Lee mas

A los 150 años desde "El origen de las especies": ¿es darwinista la biología contemporánea?

A los 150 años desde "El origen de las especies": ¿es darwinista la biología contemporánea?

La idea de que el azar es la fuente de variabilidad primaria, ha contribuido de una manera significativa a desplazar el uso y consideración de las causas últimas, por las propias causas proximales en la biología. Ciertamente, esto distaba de ser una novedad dentro del escenario de las ciencias modernas pero, sin lugar a dudas, se trató de una de las rupturas que mayor repercusión tuvo en los últimos siglos. Esta alteración recién sería incorporada en la biología a partir de la recuperación de los trabajos de Mendel y de los posteriores estudios de la genética clásica en el siglo XX. Incluso, se suele presentar como una de las causas internas del “eclipse” que sufrió el darwinisimo entre aproximadamente 1880 y 1930, por su falta de un mecanismo aceptado de herencia y de origen de la variabilidad. Esta integración se hizo con notable éxito a partir de la década de 1930 y fue la denominada síntesis biológica entre la genética clásica y el darwinismo (Mayr 1980, Walton 1991, Bowler 1998). Ciertamente, esta consideración prioritaria de las causas próximas, ha sido compartida en los diferentes campos que componen el estudio de los seres vivos (Fig. 1), aún en aquellos en los que sus roles disciplinarios los hayan excluido dentro de su estudio, tal como es el caso de la sistemática (Rosenberg 1985, Folguera & di Pasquo 2009). En los últimos años, la aparición de algunas pseudoteorías como el “diseño inteligente” –impulsadas por sectores vinculados a corrientes religiosas– ha pretendido reinstalar la discusión sobre causas finales en la comunidad científica biológica. Sin embargo, y aun cuando resulta preocupante, esta arremetida no ha tenido arraigo (al menos hasta el momento).

8 Lee mas

El darwinismo y la religión de Gabriel Andrade

El darwinismo y la religión de Gabriel Andrade

Célebres personas de la ciencia y la filosofía han escrito acerca de Charles Darwin, por nombrar a algunos como Stephen Jay Gould (1977), Richard Dawkins (2003; 2008), Daniel Dennett (1996), Er- nst Mayr (1991; 2001), entre otros. De esta manera, nos encontra- mos con otro libro, El Darwinismo y la Religión escrito por Gabriel Andrade, publicado en el año 2009, año en cual Darwin cumplía 200 años y su libro El origen las especies 150 años. Un texto con una información fructífera, el cual es recomendable, para todo aquel que quiere aprender siempre un poco más.

6 Lee mas

La crisis lantente del Darwinismo

La crisis lantente del Darwinismo

Además del sistema de coagulación, Behe describe otros sistemas de enorme complejidad, organización y acción conjunta. La pregunta que él hace es: ¿Cómo es que este sistema puede haberse formado paso a paso gracias a pequeñas mutaciones aleatorias en el código genético, dirigidas por la selección natural, si su funcionalidad exige la acción de esas proteínas en conjunto? La probabilidad de una mutación conjunta al azar para generar un sistema complejo y funcional es prácticamente nula. Por lo tanto, a partir de estos datos, el darwinismo se encuentra realmente ante una ardua tarea. «Decir que la evolución darwinista no puede explicar todo en la naturaleza no equivale a decir que la evolución, las mutaciones aleatorias y la selección natural no ocurran. Éstas han sido observadas […] en diversas ocasiones […]. Estoy de acuerdo que la prueba confirma convincentemente la ascendencia común. Pero la pregunta fundamental permanece sin respuesta: ¿Qué es lo que impulsa a los sistemas complejos a formarse? Nunca se ha explicado de forma detallada, científica, cómo la mutación y la selección natural podrían construir las estructuras complejas, intrincadas, discutidas en este libro.» En base a sus reflexiones, Behe afirma categóricamente: «La evolución molecular no se basa en autoridades científicas. No hay publicación en la literatura científica […] que describa cómo la evolución molecular de cualquier sistema bioquímico real, complejo, ocurre o pudo haber ocurrido. Hay afirmaciones de que tal evolución ocurre, pero ninguna de ellas con base en experimentos o cálculos apropiados. Ya que nadie conoce la evolución molecular por experiencia directa, y al no haber autoridad sobre la cual alegar ese conocimiento, podemos decir con certeza que […] la afirmación de la existencia de la evolución molecular darwinista es simplemente una bazofia.» 22

37 Lee mas

La influencia del darwinismo en Iberoamérica

La influencia del darwinismo en Iberoamérica

A propósito de la celebración mundial del bicentenario del nacimiento de Charles Darwin y el sesquicentenario de su “teoría”, nos proponemos adentrarnos en un tema po- co conocido y mucho menos discutido, hablamos de la desaparición de los pueblos origi- narios de Iberoamérica justificados en el Darwinismo y sobre todo en la premisa de la Se- lección Natural. La sobrevivencia del más apto, el más fuerte –atributos que se han auto- asignado los de raza blanca– y la desaparición de los más “débiles” –las otras razas exis- tentes, principalmente, los denominados pueblos indígenas y los negros-–dio lugar a que se cometieran actos de barbarie sustentados en el mejoramiento de la raza: eliminación de pueblos originarios, creación y promoción de la eugenesia y la homicultura. Aunque no es la única causa, el Darwinismo, es en parte responsable de la poca población originaria que existe hoy en Iberoamérica, a mayor aceptación o puesta en práctica del darwinismo menos población originaria encontramos y a menor aceptación y divulgación mayor población originaria. En otras palabras, podemos decir que lo que hoy somos como razas en esta parte del mundo, es producto en parte, de la aplicación más aberrante del Darwi- nismo.

21 Lee mas

Show all 10000 documents...