Delitos contra la intimidad

Top PDF Delitos contra la intimidad:

El principio de publicidad en audiencias penales, afecta el derecho a la intimidad y revictimización de familiares de víctimas de delitos de femicidio

El principio de publicidad en audiencias penales, afecta el derecho a la intimidad y revictimización de familiares de víctimas de delitos de femicidio

El delito de femicidio ha sido reconocido en instrumentos internacionales y tipificado dentro de nuestra normativa, es así que a partir de la publicación de la Constitución de la República del Ecuador y del Código Orgánico Integral Penal se reconoce este tipo de delitos con la finalidad de tutelar la integridad social, psicológica y física de la mujer; además, se ha reconocido como derecho de rango constitucional la protección a las víctimas y familiares de víctimas de infracciones penales, para que sean tratadas con un mínimo de garantías que no provoquen nuevamente una afectación por los presumibles hechos acaecidos en su contra, de este modo se puede señalar que con la aplicación del derecho a la intimidad y privacidad en las audiencias de los delitos de femicidio, se estaría evitando una doble victimización, pues han sido victimizadas en primer lugar cuando fue el objeto o cometimiento del delito; y, lo que se trata de evitar es que la víctima nuevamente sufra como consecuencia del maltrato de los funcionarios y dentro de un juicio oral y público, su declaración y audiencias deben ser de manera privada, eso significa excluyendo al público y a los medios de comunicación, y en algunos casos, excluyendo también al imputado cuando la presencia de este en la sala de audiencias pueda poner en peligro la versión que sus familiares pueda transmitir; ese es uno de los puntos en los que la jurisprudencia en diferentes países se encuentra a favor del imputado y en otros a favor de la víctima.

104 Lee mas

Los delitos contra la intimidad tras la reforma 1/2015 de 30 de marzo del Código Penal  Especial consideración al delito sexting

Los delitos contra la intimidad tras la reforma 1/2015 de 30 de marzo del Código Penal Especial consideración al delito sexting

supuestos de revelación de datos que afectan directamente a la intimidad personal, y el acceso a otros datos o informaciones que pueden afectar a la privacidad pero que no están referidos directamente a la intimidad personal: no es lo mismo el acceso al listado personal de contactos, que recabar datos relativos a la versión de software empleado o a la situación de los puertos de entrada a un sistema. Por ello, se opta por una tipificación separada y diferenciada del mero acceso a los sistemas informáticos. Con el mismo planteamiento, y de acuerdo con las exigencias de la Directiva, se incluye la tipificación de la interceptación de transmisiones entre sistemas, cuando no se trata de transmisiones personales: la interceptación de comunicaciones personales ya estaba tipificada en el Código Penal; ahora se trata de tipificar las transmisiones automáticas –no personales– entre equipos. Se tipifica la facilitación o la producción de programas informáticos o equipos específicamente diseñados o adaptados para la comisión de estos delitos. Se regulan separadamente, de un modo que permite ofrecer diferentes niveles de respuesta a la diferente gravedad de los hechos, los supuestos de daños informáticos y las interferencias en los sistemas de información. Finalmente, en estos delitos se prevé la responsabilidad de las personas jurídicas.

58 Lee mas

Delitos informáticos contra la intimidad (Entrevista)

Delitos informáticos contra la intimidad (Entrevista)

Todo esto termina significando una ruptura del con- cepto de privacidad. El uso que se le está dando a este medio deja entrever una falta de conciencia de los lími- tes del respeto a los derechos de privacidad e intimidad de las personas, los cuales se ven vulnerados. En muchos casos, el Internet se está utilizando como un mecanismo para aprovecharse de la inocencia o ingenuidad de los menores, y también como forma de violencia entre per- sonas adultas para cometer venganzas o distribuir públi- camente información privada. Ante esto, se debe tener en cuenta que cada avance tecnológico, si bien puede significar un gran progreso, también implica riesgos para los seres humanos, riesgos que vienen dados por su mala utilización, o por la utilización con fines de depredación o con fines fuera de la ética y el respeto a las personas.

2 Lee mas

LA SUSPENSIÓN DE PLAZOS PROCESALES Y LA PRESCRIPCIÓN DE LOS DELITOS LEVES

LA SUSPENSIÓN DE PLAZOS PROCESALES Y LA PRESCRIPCIÓN DE LOS DELITOS LEVES

En la tentativa de homicidio y en los delitos de aborto no consentido, lesiones, trata de seres humanos, contra la libertad, de torturas y contra la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, cuando la víctima fuere menor de edad, los términos se computarán desde el día en que ésta haya alcanzado la mayoría de edad, y si falleciere antes de alcanzarla, a partir de la fecha del fallecimiento.

29 Lee mas

La protección penal de datos como tutela de la intimidad de las personas. Intimidad y nuevas tecnologías

La protección penal de datos como tutela de la intimidad de las personas. Intimidad y nuevas tecnologías

Los supuestos del art. 197.2 pueden ser cometidos –en principio– por cualquiera, es decir, se trata de delitos co- munes, en cuanto al círculo posible de autores, puesto que el legislador nada determina ni restringe respecto a los po- sibles sujetos activos de los hechos. Pero en realidad las penas establecidas para los mismos están dirigidas a aque- llas personas que actúan desde fuera de la estructura de responsabilidad del fichero o banco de datos. La pena de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticua- tro meses es de aplicación a los sujetos externos al ámbi- to de decisión del fichero, archivo o registro. Y esta con- clusión resulta evidente tras una interpretación sistemática de la total regulación del art. 197, en el que existe una pre- visión específica para los hechos llevados a cabo “por las personas encargadas o responsables de los ficheros, so- portes informáticos, electrónicos o telemáticos, archivos o registros”. Si los sujetos que cometen las conductas del 197.2 (e incluso las del 197.1) resultan ser tales encarga- dos o responsables de los ficheros la pena se eleva hasta la prisión de tres a cinco años. Se configura así por el le- gislador un tipo agravado, si los autores actúan con la fa- cilidad que le proporciona su posición en la organización

19 Lee mas

Tres versiones de la intimidad

Tres versiones de la intimidad

la intimidad. La intimidad es el único contenido de la música. Por eso la música, que no habla de nada que me sea particularmente propio, me habla sin embargo solamente de mí, es para mí la experiencia sin atributos de mí mismo. Una experiencia sin atributos es una experiencia sin refugio. No hay refugio, ni mundo ni yo, en la intimidad de la música. La música es la forma de la intimidad.

9 Lee mas

La intimidad como Derecho Constitucional.

La intimidad como Derecho Constitucional.

Se precisó realizar como solución del conflicto un análisis jurídico, por cuanto todos los derechos tienen la misma jerarquía y obligatoriedad dentro de nuestra legislación, siendo de aplicabilidad directa. La implantación del derecho a la intimidad en la Constitución de la República del año 2008, amplio la protección jurídica de los derechos esenciales y sociales, equiparando al mismo con el acceso a la información pública se deriva de la potestad que se otorga al ciudadano de conocer la información que se encuentra contenida en los bancos de datos de las instituciones tanto públicas como privadas, información que es utilizada como herramienta para ocasionar ilícitos con el fin de atentar contra la integridad de las personas. Para validar la propuesta a plantearse se realizó encuestas y se analizan entrevistas, de las cuales se denota el grado de conocimiento, diferenciación y perspectivas, relacionadas al encuentro de estos derechos contenidos en la legislación ecuatoriana.

90 Lee mas

CONFIDENCIALIDAD: El derecho a la intimidad

CONFIDENCIALIDAD: El derecho a la intimidad

La consulta con múltiples profesionales (médico/enfermero/estudiante/residente...). Hay que pedir al paciente si tiene algún inconveniente por la presencia de otros profesionales. Y debemos dejar claro a las personas que están en la consulta que están obligadas a mantener el secreto profesional. No tenemos ningún derecho a obligar a un paciente a hacer un espectáculo de sus consultas: la intimidad es un derecho del paciente. En todo caso, si tras pedírselo educadamente, acepta la presencia de otro profesional, nos está haciendo un favor por el cual le tenemos que dar las gracias. Nos podría ayudar el hecho de que en el centro hubiera una nota explicativa sobre la existencia de personal en formación donde se recordara a los usuarios el derecho indiscutible a pedir visita reservada con su profesional. Habría que hacer pedagogía de esta necesidad con los alumnos de pre y posgrado de los centros y con los propios profesionales. Así lo reconoce la Carta de derechos y deberes de los ciudadanos.

21 Lee mas

Intimidad, confidencialidad y secreto

Intimidad, confidencialidad y secreto

El término intimidad tiene en nuestro idioma una historia muy curiosa. Apa- rece muy esporádicamente en la literatura clásica española de los siglos XVI y XVII, prácticamente siempre en textos de contenido religioso, en especial en obras de ascética y mística. Con la palabra intimidad se designa entonces el lugar más recón- dito del alma en que uno se comunica secretamente con Dios. Será en el siglo XVIII cuando el término adquiera sentido secular, aplicado generalmente a las relacio- nes amorosas o “íntimas”. Este es el sentido que se extiende a lo largo del siglo XIX. La intimidad como derecho humano es mucho más reciente. No aparece más que a lo largo del siglo XX, y en la legislación española no está contemplado como tal derecho más que a partir de la Constitución del año 1978. Con él intenta pro- tegerse todo aquello que forma parte del dominio privado e íntimo de las perso- nas, como la vida privada, el domicilio, la correspondencia, el honor, la reputación, etc. En cualquier caso, la intimidad es más fácil de describir que de definir. Lo que los seres humanos tienen derecho a considerar íntimo y personalísimo, y por tanto protegible mediante un derecho humano, es el mundo de sus valores propios, reli- giosos, culturales, políticos, económicos, etc.Tiene la condición de íntimo todo aque- llo que los seres humanos valoramos como íntimo, y que por ello consideramos que no tiene por qué estar expuesto al escrutinio público. El derecho a la intimi- dad es, pues, el derecho al control de los propios valores. En ese ámbito entran todos los datos referentes al cuerpo, a la sexualidad, a la salud y la enfermedad, a la vida y a la muerte de las personas.

143 Lee mas

←
				
											Volver a los detalles del artículo
									
				Fuero penal militar: una comparación internacional

← Volver a los detalles del artículo Fuero penal militar: una comparación internacional

Las Fuerzas Militares de Colombia podrían ser las únicas que en la historia universal han soportado la abolición del fuero militar en medio de una confrontación armada. Rescatar ese fuero es una de las urgencias del momento, pues se ha convertido es un asunto cru- cial para nuestra seguridad nacional. La Fuerza Pública padece en la actualidad una situación absolutamente inconstitucional, pues, aun cuando nuestra Constitución Política en su Artículo 221 establece claramente que todos los delitos cometidos por militares en servicio activo y en desarrollo de sus funciones serán conocidos y juzgados por tribunales militares, sin embargo en la actualidad, todas las acu- saciones de que son objeto los uniformados las conocen de oficio y en primera instancia los fiscales y los jueces. Esta jurisdicción or- dinaria genera entre las tropas una inmensa e insuperable descon- fianza pues, en muchos casos esos fiscales y jueces han demostrado que no tienen la imparcialidad, ni la objetividad, ni el conocimiento necesario para impartir justicia.

8 Lee mas

Intimidad, confidencialidad y secreto

Intimidad, confidencialidad y secreto

El término intimidad tiene en nuestro idioma una historia muy curiosa. Apa- rece muy esporádicamente en la literatura clásica española de los siglos XVI y XVII, prácticamente siempre en textos de contenido religioso, en especial en obras de ascética y mística. Con la palabra intimidad se designa entonces el lugar más recón- dito del alma en que uno se comunica secretamente con Dios. Será en el siglo XVIII cuando el término adquiera sentido secular, aplicado generalmente a las relacio- nes amorosas o “íntimas”. Este es el sentido que se extiende a lo largo del siglo XIX. La intimidad como derecho humano es mucho más reciente. No aparece más que a lo largo del siglo XX, y en la legislación española no está contemplado como tal derecho más que a partir de la Constitución del año 1978. Con él intenta pro- tegerse todo aquello que forma parte del dominio privado e íntimo de las perso- nas, como la vida privada, el domicilio, la correspondencia, el honor, la reputación, etc. En cualquier caso, la intimidad es más fácil de describir que de definir. Lo que los seres humanos tienen derecho a considerar íntimo y personalísimo, y por tanto protegible mediante un derecho humano, es el mundo de sus valores propios, reli- giosos, culturales, políticos, económicos, etc.Tiene la condición de íntimo todo aque- llo que los seres humanos valoramos como íntimo, y que por ello consideramos que no tiene por qué estar expuesto al escrutinio público. El derecho a la intimi- dad es, pues, el derecho al control de los propios valores. En ese ámbito entran todos los datos referentes al cuerpo, a la sexualidad, a la salud y la enfermedad, a la vida y a la muerte de las personas.

143 Lee mas

La intimidad y la experiencia en lo público

La intimidad y la experiencia en lo público

· Resumen: Esta investigación, de corte fenomenológico, se posiciona en los postulados de la fenomenología del mundo social desarrollada por Alfred Schütz; en este sentido se discute la categoría intimidad como experiencia subjetiva en la que se vivencia la configuración del yo y el tú, y en la que se producen y decantan significaciones esenciales para la relación con uno mismo o con una misma, y con los otros u otras, lo cual parece producir esquemas de actuación en lo público, entendido como el espacio físico y simbólico compartido con otros mediatos u otras mediatas. La información fue construida mediante entrevistas conversacionales en las que cuatro profesionales (tres mujeres y un hombre), vinculados a Organizaciones No Gubernamentales de la ciudad de Medellín con un fuerte trabajo en lo público, construyeron narrativas autobiográficas. La unidad de lectura de la información fue el relato –entendido como una historia con un principio, un desarrollo y un final–y el criterio de selección de relatos significativos fue el acontecimiento biográfico, entendido como un evento que produce un quiebre en la propia biografía, sea porque rompe algo o inaugura algo. Los acontecimientos seleccionados fueron aquellos que aportaban información pertinente para comprender la progresiva configuración de la experiencia íntima y su encadenamiento con una cierta forma de experienciar la actuación en lo público. Los resultados muestran que la intimidad es experiencia de posicionamiento en asuntos morales que están en la base de la actuación en lo público, así como también que en las relaciones íntimas –básicamente con los contemporáneos inmediatos como los amigos, las amigas y las parejas– se construyen experiencias como la confianza, el cuidado y el respeto, que son determinantes en la manera de transitar por la esfera pública.

16 Lee mas

La intimidad y la experiencia en lo público

La intimidad y la experiencia en lo público

“No solamente pasa en eso, pasa también en los pequeños actos de la vida, o sea, muchas parejas se quedan eternamente juntas por el miedo a la contradicción, a la imagen, pero yo en esencia, yo soy una mujer que me he experimentado mucho en las contradicciones o que he nadado mucho en las contradicciones y me lo he permitido yo creo, me he permitido esas contradicciones como gracias a esa autoexploración constante y gracias como a esa... a esa conexión profunda con mi intimidad, cierto, que... ah sí, es muy duro, ha sido muy duro renunciar a los radicalismos pero que mientras más ahondo en mí misma y mientras más me auto referencio o me auto reflexiono eh... más libre soy de ir de venir, de me equivoqué, de devolverme, de perdonarme, de avanzar y de retroceder y en esos avances y en esos retrocesos eh... pues, yo creo que está en esencia la vida, cierto, la posibilidad de explorarse y de explorar a otros y otras y eso en lo público si tiene una... una incidencia, por ejemplo con el asunto de la democracia porque en ese ejercicio consciente de cómo soy, o sea, en todo este ejercicio desde chiquita que me tocó (…) estar muy dentro de mí misma, ese ejercicio de estar muy dentro de mí misma me ha posibilitado también, en lo público, estarme siempre pensando mi rol ahí, el asunto del poder ahí, el asunto de la democracia, el asunto de los extremos y yo sí creo que difícilmente uno puede tener una... puede tener un relación con lo público eh... digamos pues democrática y justa, si cabe ese término, si no ha pasado primero por su propia intimidad y si no se ha repensado, reelaborado, casi que también torturado a veces con preguntas (…) Incluso, incluso yo no se si ese volver... si esas búsquedas de otras religiones, si esas búsquedas que tiene la modernidad han llevado a... a volver sobre sí mismo, a replegarse sobre sí mismo y eso se ve reflejado en otras formas de la democracia, en otras formas públicas, no es gratuito que se estén quebrando los radicalismos entre liberales y conservadores y aparezcan otros partidos que son términos medios o que representan otras cosas distintas de su extremo, o sea, que representan puntos medios, y las que somos de nuestra generación siempre hacemos la lectura desde que es que, por ejemplo, esta administración municipal perdió mucho porque es que está la empresa privada, porque es que están las ONG’s, porque es que están liberales, porque es que están conservadores, porque siempre tenemos el ojo puesto en que es que se tiene que ubicar en uno de los lados, cierto, en un extremo y como no se ubica en ningún extremo sino que está en la mitad y ahí cabe todo, todo el mundo (dice) que eso puede ser peligroso (…) pero que también yo creo que está reflejando una necesidad de quebrar esos extremos y que tal vez eso tenga que ver también con todo un movimiento que se ha venido generando de reflexividad y de volver hacia... hacia sí mismo”.

156 Lee mas

El respeto a la intimidad del paciente

El respeto a la intimidad del paciente

la mera vergüenza, más allá del ámbito corporal. El pudor, por ejemplo, inhibe la manifestación de emociones o circunstancias espirituales en privado o en público. Sólo se develan ciertas cosas o hechos a personas seleccionadas. El pudor, en expresión del mismo Choza, es: “el hábito y la tendencia a mantener la posesión de la propia intimidad desde la instancia más radical de la persona (el yo), y a mantener dicha intimidad en el estado de máxima perfección posible, con vistas a una entrega por la cual se trasciende la soledad y se autoperfecciona el sujeto” 10 .

6 Lee mas

La llamada “intimidad familiar” y las intromisiones ilegítimas en la intimidad del otro consorte

La llamada “intimidad familiar” y las intromisiones ilegítimas en la intimidad del otro consorte

hecho de contraer matrimonio, y que explícita y específicamente establece el secreto de las comunicaciones telefónicas como una de las manifestaciones más relevantes de la intimidad personal que se ampara constitucionalmente en el apartado primero del art. 18 de la Constitución con vocación de universalidad y sin otras excepciones que las expresamente contempladas en el precepto, que tiene su reflejo sancionador en el art. 197 C.P. Por ello mismo, resulta sencillamente inadmisible la alegación del recurrente de que, por tratarse de su esposa, el acusado está exento de la obligación constitucional y penal de respetar el bien jurídico protegido de su cónyuge bajo la excusa de cerciorarse y allegar pruebas de la infidelidad de la esposa. Porque la única excepción a la invasión ajena de esos espacios íntimos y exclusivos del ser humano, cuya impenetrabilidad por terceros se establece "erga omnes", la constituye la autorización judicial que, además, debe estar rigurosamente fundamentada, y motivada en graves y poderosas razones de interés público que justifiquen el sacrificio del derecho y la prevalencia del interés común, pero en ningún caso - como razona la sentencia impugnada- podrá dejarse la restricción del derecho fundamental al arbitrio de un particular y menos aún cuando se dirige a la satisfacción de un interés privado”.

24 Lee mas

Psicoterapia de grupo de padres: intervención en problemáticas de delitos contra la integridad sexual

Psicoterapia de grupo de padres: intervención en problemáticas de delitos contra la integridad sexual

En términos generales, al interior de los grupos, po- demos encontrar un predominio de madres que de- nominamos revictimizadas; es decir a la victimización sufrida en su propia historia vital –experiencias de abuso sexual, emocional y/o físico en su infancia–, se le suma una nueva, ahora con sus hijos. Es así que el abuso sexual infantil como otros delitos contra la in- tegridad sexual, refiere a una conflictiva compleja, que requiere de dispositivos específicos en su tratamiento y prevención. En nuestra experiencia clínica hemos observado múltiples ventajas en la implementación del diseño grupal para el abordaje de esta intrincada conflictiva.

9 Lee mas

No a la Ley antiterrorista Declaración Encuentro Memoria Verdad y Justicia Septiembre de 2007

No a la Ley antiterrorista Declaración Encuentro Memoria Verdad y Justicia Septiembre de 2007

Las organizaciones abajo firmantes repudian la sanción de la Ley Antiterrorista exigida por el gobierno de Bush e impulsada por el Poder Ejecutivo. Esta ley tiene como objetivo extender el poder de represión al movimiento popular, ampliando las atribuciones de organismos de inteligencia, fiscales y jueces. Se enmarca en la doctrina jurídica más retrograda y fascista, crea delitos que no penan hechos sino a quienes pertenezcan a una organización política, social, gremial o de DDHH, que arbitrariamente sea definida como “terrorista”.

5 Lee mas

Carlos Marzal: poesía de la experiencia y poesía del pensamiento

Carlos Marzal: poesía de la experiencia y poesía del pensamiento

Precisamente el poema “Las buenas intenciones” es un arte poética en la que el sujeto reflexiona sobre su oficio de escritor en clave similar a la que utilizaran otros representantes de la poesía de la experiencia: “Se me ocurre, además, que trato de dar cuenta/ de una vida moral, es decir, reflexiva,/ mediante un personaje que vive en los poemas” (57). El personaje poético que crea Marzal se aproxima con ironía (“¿Me estará agradecida la juventud del orbe,/ siempre desorientada y falta de modelos,/ y me idolatrarán los investigadores?”) a la figura del poeta que escribe limitándose a ordenar, otra vez al modo romántico, 4 “asuntos que una voz ignorada me dicta”, pero también por capricho, juego, aburrimiento y “...para obtener favores/ de algunas señoritas amigas de los libros”. Aspiración a la legibilidad, cuidado formal, búsqueda de complicidad con el lector a partir de un poema hecho con trazos de emoción y fragmentos de vida parecen ser los mismos pilares que sustentan toda la poesía española de los años 80 pero Marzal le imprime un giro más al denunciar que sólo se trata de “Buenas intenciones”: “Y para terminar, confieso que esta moda/ de componer poéticas resulta edificante./ Con ella se demuestra que son distintas cosas/ lo que se quiere hacer y lo que al fin se hace”. Esta lúcida conciencia de las facilidades y garantías que otorga el hecho de pertenecer (o haber sido adscripto) a una estética consagrada como la de la experiencia le permite al autor la suficiente distancia crítica como para equilibrar las ventajas y desventajas de “escribir a cubierto”, es decir, adscripto a una estética predefinida, por un lado, y la libertad de “escribir a la intemperie”, por el otro. La poesía de Marzal sobreimprime a la de la experiencia un cambio de tono. Los suyos son poemas reflexivos (y autorreflexivos) que indagan simultáneamente en la intimidad del sujeto poético (el planteo de la intimidad amorosa pero también -y con no menor peso- las problemáticas de corte filosófico existencial) desde los supuestos de lo que podríamos denominar “poesía de pensamiento” y lo hace ostentando una genealogía que lo vincula con Jaime Gil de Biedma y Francisco Brines, entre sus principales referentes.

5 Lee mas

Los espacios de la intimidad lectora

Los espacios de la intimidad lectora

Presentamos aquí una serie de imágenes en las que el libro transita como un objeto signo de su lugar en las prácticas culturales de fines del siglo XX y la primera década del siglo XX, un objeto que opera tanto como símbolo de una práctica lectora asociada a un estatus letrado o intelectual, como la marca de un territorio de la intimidad, individual o colectiva. Estas imágenes funcionan como espacios en sí mismos, su marco efectivamente instala una ventana que nos permite fisgonear, y hasta sorprender a quien lee y nos mira desde el cuadro. De entre ellos, es notable el óleo llamado precisamente La lectura de Cosme San Martín (1874) pues en él libro es la práctica de leer y no sólo el signo que denota otras cosas que no sea ese espacio físico, corporal y mental que nos lleva del libro al texto y del texto a la lectura. Es notable la belleza de un grupo familiar reunido en torno a la lectura en voz alta y más aún la posibilidad que esta imagen nos entrega de remitir a los diversos modos de recepción. Cada sujeto representa un modo particulación de vinculación con esa(s) lectura(s) que porta cada libro; desde la lectura atenta y vigilante del hombre mayor -quizás el padre de familia- hasta la fascinación atenta de una mujer joven que debora las palabras de otra mujer compañera de sus aventuras lectoras atrapada por el texto al punto de abandonar la obra de mano que –desde antiguas tradiciones religiosas femeninas- debía ser el objeto predominante del acto de escuchar la palabra del gran libro. Desde el joven escucha de pie junto a su madre o abuela que parece rumiar el mensaje que, por la actitud del conjunto, merece una detención o incluso una toma de posición frente a ellas, hasta una niña que integrada en el espacio de sus mayores dormita arrullada por los sonidos de una lectura prolongada al infinito por el poder de un lienzo.

18 Lee mas

Show all 10000 documents...