DESARROLLO CAPITALISTA

Top PDF DESARROLLO CAPITALISTA:

La curva del desarrollo capitalista

La curva del desarrollo capitalista

Ya las oscilaciones de la coyuntura económica (auge-depresión-crisis) conforman las causas y efectos de impulsos periódicos que dan surgimiento a cambios, ora cuantitativos, ora cualitativos, y a nuevas formaciones en el campo político. Las rentas de las clases poseedoras, el presupuesto del estado, los salarios, el desempleo, la magnitud del comercio exterior, etc., están íntimamente ligados con la coyuntura económica, y a su turno, ejercen la más directa influencia sobre la política. Esto solo es suficiente para entender cuán importante y fructífero es seguir paso a paso la historia de los partidos políticos, las instituciones estatales, etc., en relación con los ciclos del desarrollo capitalista. Pero nosotros no podemos decir que estos ciclos explican todo: ello esta excluido por la sencilla razón que los ciclos mismos no son fenómenos económicos fundamentales, sino derivados. Ello se despliega sobre la base del desarrollo de las fuerzas productivas a través del mecanismo de las relaciones de mercado. Pero los ciclos explican una buena parte, formando como lo hacen a través de las pulsaciones automáticas, un indispensable resorte dialéctico en la mecánica de la sociedad capitalista. Los puntos de ruptura de la coyuntura comercial e industrial nos llevan a un contacto mucho más íntimo con los nudos críticos en la trama del desarrollo de las tendencias políticas, la legislación, y todas las formas de la ideología.
Mostrar más

7 Lee mas

Límites y contradicciones del postdesarrollismo como inspiración heterodoxa frente al desarrollo capitalista.

Límites y contradicciones del postdesarrollismo como inspiración heterodoxa frente al desarrollo capitalista.

La apelación a acciones y respuestas pluralistas, diversas y locales, propias de autores como Escobar (1992) o Latouche (2004), difícilmente podría constituir una alternativa suficientemente sólida al desafío del desarrollo capitalista a escala mundial. Así ocurre con propuestas como el consumo responsable o la concienciación recicladora. Sin cuestionar su valía como pautas rectoras de comportamientos individuales solidarios o sensibilizados, es necesario interrogarse sobre su verdadero alcance y virulencia anticapitalista. En efecto, los comportamientos individuales pueden ser un instrumento de presión en el mercado que lance señales a las empresas y las fuerce a atenuar algunos de sus comportamientos menos responsables, pero el ámbito mercantil sólo es una dimensión del sistema, y la respuesta del consumidor como agente social activo, pero individualizado, poco afecta al resto de dimensiones del capitalismo (producción, distribución). Difícilmente pueda suponer una alternativa holística y emancipatoria al capitalismo una estrategia de consumo responsable que no obstante siga conviviendo con una producción irresponsable, una distribución irresponsable o una financiación irresponsable. En última instancia, estrategias como el consumo responsable suponen una conversión de los trabajadores en ciudadanos con conciencia de consumidores (no de clase). En efecto, si los trabajadores aceptaran voluntariamente, como resultado de una práctica generalizada de consumo responsable, vivir austeramente con menos ingresos, el resultado podría ser una
Mostrar más

16 Lee mas

TEORÍAS DEL DESARROLLO CAPITALISTA: UNA EVALUACIÓN COMPARADA

TEORÍAS DEL DESARROLLO CAPITALISTA: UNA EVALUACIÓN COMPARADA

Resulta de sumo interés subrayar cómo durante el siglo xx las distintas teorías intentaron superarse unas a otras en el sentido que se remarcó en este trabajo. Rostow intentó poner en movimiento a la manera de una interpreta- ción de la Historia aquello que permanecía estático en Harrod-Domar, quienes a su vez intentaron dinamizar los modelos keynesianos. Germani y Medina Echavarría trataron de superar los límites del determinismo de Rostow profun- dizando en el esclarecimiento del componente político del fundamento de la modernidad capitalista. Hirschman y Myrdal explicitan un modelo que pone en movimiento las divergencias espaciales, formando así un piso común de análisis para todos los espacios, a pesar de que el propio Hirschman suponía que los “efectos de dispersión y polarización” constituían una ruptura con la economía ortodoxa. A ello aporta la Hipótesis Prebisch-Singer que destaca una condición histórica (la caída secular de los términos de intercambio) como un principio para interpretar la dinámica espacio temporal del desarrollo capitalista tratando se sobreponer el contenido a la forma, pero esta especificidad seguía aún sin problematizar los elementos fundamentales de la sociedad capitalista. Furtado ensaya así una reconstrucción con el explícito objetivo de darle un carácter his- tórico pero su inclinación por jerarquizar las relaciones de fuerza entre grupos de poder que enarbolan banderas ideológicas sobre el destino de las naciones lo aleja del sentido dialéctico que lleva impresa la sociedad moderna y se aproxima a formas de interpretación sociopolíticas también estáticas.
Mostrar más

21 Lee mas

Desarrollo capitalista y degradación ambiental: un enfoque marxista

Desarrollo capitalista y degradación ambiental: un enfoque marxista

El interés de Marx por analizar el modo de producción capitalista no puede desarrollarse dentro de este ámbito universal. Las diferencias entre los modos de producción se expresan exclusivamente en las relaciones sociales y por tanto no puede discriminarse entre sociedades sobre la base del valor de uso, que solo recoge la relación entre hombre naturaleza, condición de vida humana pero común a todas las formas sociales. Esto conduce a Marx a concentrarse en la forma social y relacional específica del capitalismo a la cual convierte en el objeto de su análisis y puesto que los diversos modos de producción solo se diferencian por las relaciones sociales, solo en ellas confluye y se representa la lógica interna del modo de producción capitalista. Las categorías de análisis de Marx representan relaciones sociales y el valor de uso, el contenido material del proceso de trabajo, representa una relación universal que el hombre tiene con la naturaleza. Las interrogante entonces son: ¿hace Marx completa abstracción del valor de uso para analizar la producción capitalista?, y una vez que avancemos sobre esa respuesta será posible preguntarnos: ¿hace abstracción de la naturaleza como fuente universal, vis à vis el trabajo, de la producción de riqueza?, ¿Desconoce los límites que la naturaleza impone al modo de producción capitalista?.
Mostrar más

11 Lee mas

Internacionalización del turismo y desarrollo capitalista en América Latina

Internacionalización del turismo y desarrollo capitalista en América Latina

prioritaria en sus economías y recibiendo a los capitales extranjeros interesados en invertir en esta esfera, lo cual suponía concederles ventajas fiscales y garantías (Lanfant, 1980). En consecuencia, un buen número de países del Tercer Mundo se lanzaron, de la mano de la asistencia financiera internacional, a la realización de grandes proyectos turísticos en el marco de un modelo de planificación dictado por los parámetros de la demanda de las poblaciones más ricas y sometido a las condiciones operacionales de la estructura funcional del turismo internacional (Jiménez, 1993). En la región latinoamericana, numerosos gobiernos orientaron sus esfuerzos al desarrollo del turismo receptivo a la espera de obtener los beneficios que generaría el modelo promovido. Sin embargo, en muchos casos la situación de dependencia vinculada a la participación de poderosas empresas transnacionales extranjeras en el manejo de los flujos turísticos y en la captación de divisas provocó una importante merma del derrame económico que se suponía proporcionaría este sector exportador. Con respecto al devenir de tales empresas, se ha señalado que solamente en México existían, en 1980, 63 corporaciones con participación extranjera entre operadores de viajes, hoteles y restaurantes, de las cuales aproximadamente las dos terceras partes (63 por ciento) contaban con capital extranjero superior al 40 por ciento 64 . En conexión con ello, es pertinente
Mostrar más

12 Lee mas

DESARROLLO CAPITALISTA, NEOLIBERALISMO Y AMBIENTE EN AMERICA LATINA: UNA BREVE SINOPSIS

DESARROLLO CAPITALISTA, NEOLIBERALISMO Y AMBIENTE EN AMERICA LATINA: UNA BREVE SINOPSIS

nes climáticas, entre otras, son expresiones del proceso de colo- nización que está teniendo lugar actualmente. En contra del dominio de este punto de vista, centrado en el mercado y legi- timado principalmente en el ámbito académico, y que Eric Hobsbawm (1999: 13) considera la peor característica del neoliberalismo, una gran diversidad de activistas y intelectuales de América Latina y de las demás regiones periféricas ha inten- tado desarrollar en los últimos años concepciones alternativas de la problemática ambiental que favorezcan una perspectiva integrada de la ecología y la economía y que vuelvan a situar el problema de la distribución ecológica en el centro de una «ecología política», que además de tener un marco analítico adecuado sirve también como visión decididamente distinta al neoliberalismo imperante. Esto es crucial, ya que es de suma importancia en el presente como en el futuro contrarrestar el discurso neoliberal por visiones alternativas de la relación so- ciedad-naturaleza. En este contexto, se ha desatado una polé- mica discursiva especial respecto al concepto de desarrollo sos- tenible. Este término, que captó la atención mundial a raíz del informe Brundtland de la Conferencia Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo (véase Hauff 1987) intenta sin- tetizar de forma prescriptiva al mismo tiempo que sin poner condiciones, los asuntos relacionados al ambiente y al desarro- llo dejando de lado mayormente sus contradicciones y aspec- tos conflictivos (con respecto a la crítica del discurso sobre de- sarrollo sostenible véase Raza/Novy 1997, Guimaraes 1999). Los neoliberales se apropiaron rápidamente de este concepto y lo reinterpretaron como la implementación a través del merca- do de una gestión ambiental extensa y eficiente. Al Estado y a las organizaciones internacionales se les asigna el papel, aparen- temente reducido pero en realidad central, de garantizar las re- gulaciones necesarias para establecer los nuevos mercados am- bientales, proceso político que actualmente se está realizando y que resulta interesante debido a la revalorización del plano po- lítico supranacional. Junto a las organizaciones y foros interna- cionales correspondientes (ONU, OMC/GATT, Conferencia de las Partes en la Convención Marco sobre el Cambio Climático y del Convenio sobre la Diversidad Biológica, CI- TES, etc.), las alianzas de integración (UE, TLC, MERCOSUR) desempeñan también un nuevo papel que asumen, por cierto, de modos muy distintos. Los conflictos ecológicos de distribu-
Mostrar más

13 Lee mas

¿De campesino a agricultor? La pequeña producción familiar en el marco del desarrollo capitalista

¿De campesino a agricultor? La pequeña producción familiar en el marco del desarrollo capitalista

Las argumentaciones en favor de la agricultura familiar del estilo ServolinVergopoulos no son, en fin, más que reformulaciones de la vieja tesis de la especificidad de la economía campes[r]

33 Lee mas

BASES DEL DESARROLLO CAPITALISTA Y FORMACION DEL ESTADO NACIONAL

BASES DEL DESARROLLO CAPITALISTA Y FORMACION DEL ESTADO NACIONAL

preocupación principal de los grupos políticos. Con el ascenso de los gobiernos liberales, la promulgación de la Constitución de 1857 y las posteriores Leyes de Reforma, [r]

86 Lee mas

Procesos de trabajo y desarrollo capitalista en la agricultura. La región pampeana, 1870-1940

Procesos de trabajo y desarrollo capitalista en la agricultura. La región pampeana, 1870-1940

La división del trabajo facilita el consumo productivo de la fuerza de trabajo, por su intensidad creciente (llenado de “poros”). El mismo proceso que opera con las personas opera con [r]

18 Lee mas

Desarrollo capitalista y diferenciación campesina en la costa ecuatoriana

Desarrollo capitalista y diferenciación campesina en la costa ecuatoriana

TENENCIA DE LA TIERRA Y DESARROLLO SOCIO- ECONOMICO VEL SECTOR AGRICOLA. cッュゥャセ InteJt- ameJúc.ano de[r]

48 Lee mas

El mundo capitalista ante el abismo

El mundo capitalista ante el abismo

organizado, alternativo al modelo de libre mercado anglosajón, ha compartido este análisis. Es así como Benedict Anderson sostiene que el boom asiático dependió crucialmente de condiciones políticas, en particular, el apoyo de EEUU a los regímenes autoritarios pro-occidentales durante la Guerra Fría, apoyo que ya no existe (“From Miracle to Crash”, London Review of Books, 16.4.98). Su hermano Perry escribió recientemente acerca del “triunfo mundial del capitalismo” desde 1989, y del “imparable avance del neo-liberalismo en el Tercer Mundo … un proceso ahora acercándose al último bastión de Asia Oriental” (The Origins of Postmodernity, London, 1998, p. 135-136). Robert Wade y Frank Veneroso defienden la idea de que el crac asiático ha sido explotado y fue, tal vez, motorizado por la clase dominante americana a fin de destruir un modelo rival de desarrollo capitalista (“The Asian Crisis: The High- Debt Model Versus the Wall Street-Treasury-IMF complex”, New Left Review, 228, 1998). Lo que este tipo de análisis ignora es el hecho que el capital productivo en Corea del Sur estaba ya en crisis mucho antes del comienzo del pánico financiero, a mediados de 1997. Y aún así, si como Wade y Veneroso sostienen sobre una evidencia tan tenue, el Tesoro americano impulsó el crac asiático (ver ibid., p. 20) la clase dominante americana enfrenta ahora, como el aprendiz de hechicero, las consecuencias de sus acciones, que amenazan con tragársela. Estas interpretaciones cuasi conspirativas sobreestiman el poder del imperialismo y no pueden ubicar las raíces de la crisis en la dinámica misma del modo de producción capitalista como una totalidad.
Mostrar más

54 Lee mas

Tensiones permanentes del sistema capitalista: gobernabilidad, desarrollo y equidad

Tensiones permanentes del sistema capitalista: gobernabilidad, desarrollo y equidad

Es una ley de la naturaleza que los peces grandes se coman a los peces chicos. Afortunadamente, ello no ocurre literalmente con los países-peces, aunque si mantenemos un lenguaje metafórico, es evidente que la relación de fuerzas implícita en el orden internacional vigente no es ajena al hecho de que haya países-peces que habitan el privilegiado “sub-cubo” superior derecho de nuestra imaginaria pecera y una inmensa mayoría que lo hace en los restantes “sub-cubos” menos favorecidos. Si los peces y cardúmenes fueran países y regiones reales, resultaría evidente que la gran mayoría no consigue acceder a ese espacio, donde se ha logrado poner en vigencia formas de capitalismo social y democrático comparativamente más plenas, donde desarrollo (capitalista), gobernabilidad (democrática) y equidad (distributiva o social) conviven con grados tolerables de tensión.
Mostrar más

12 Lee mas

La ilegalidad como orden. Hegemonía y política migratoria en la República Dominicana

La ilegalidad como orden. Hegemonía y política migratoria en la República Dominicana

En este sentido, Lozano (1998) examina la importancia histórica del trabajo de los braceros haitianos para el desarrollo capitalista dominicano, en un contexto en el que el [r]

22 Lee mas

Evolución y desarrollo crítico del sistema capitalista

Evolución y desarrollo crítico del sistema capitalista

En la misma Inglaterra será el "liberalismo" victoriano el que desarrolle la regulación centralizadora de la actividad económica, siguiendo un proceso que años antes, mediante la Bank Charter Act, de 1844, le dio al Banco de Inglaterra el monopolio virtual de la emisión de billetes, creando así un ins- trumento de intervención en la política monetaria, con el que la actividad eco- nómica se entronca con los aspectos políticos, sociales, territoriales, en defi- nitiva estratégicos del sistema. Todo al tiempo de la gran expansión imperia- lista, o lo que Cobden, defensor de las nuevas clases medias emergentes, lla- maba cosmopolitismo. La conversión de ese cosmopolitismo en un movimien- to de defensa del interés nacional-imperial no tardará ni medio siglo, no sin antes esas medidas de regulación monetaria y del trabajo colocar a Inglaterra en la vía del imperialismo y del primer gran desarrollo capitalista mundial.
Mostrar más

15 Lee mas

desde 060706 doc

desde 060706 doc

Sostenibilidad débil y sostenibilidad fuerte El modelo de desarrollo capitalista industrial ha funcionado durante dos siglos basado en la creencia de la inagotabilidad de los recursos naturales. Cuando esta creencia se derrumbó, los economistas neo-clásicos intentaron integrar el medioambiente en el modelo de equilibrio general walrasiano*. Enunciaron la regla de la compensación garantizando la equidad entre las generaciones actuales y las futuras. Las rentas deducidas a medida que los recursos se agotan, y que son iguales a la diferencia entre el precio y el costo marginal de los recursos, deben ser reinvertidas para producir un capital que substituya los recursos agotados; esas rentas crecen de período en período en una tasa igual a las tasas de actualización. Es la concepción de la sostenibilidad llamada débil en oposición a la sostenibilidad fuerte en la cual el mantenimiento del stock de recursos naturales es buscado, por el contrario, sin hacer referencia a la sustituibilidad. Por tanto, en la sostenibilidad débil se postula que el progreso técnico será siempre capaz de modificar los procesos productivos en un sentido cada vez menos contaminante. Como complemento de esta iniciativa, la integración del medioambiente al cálculo económico se basa sobre la consideración de las externalidades, es decir, sobre su internalización, cuyas modalidades principales son la tarificación y la emisión de derechos de contaminar. Según Ronald Coase, la internalización de los efectos externos puede ser obtenida sin otra intervención del Estado que la de establecer el derecho de propiedad, y mediante la mera negociación mercantil entre los contaminados y los contaminadores, sea cual sea el reparto inicial de los derechos entre ellos. Cada agente económico es incitado a procurarse derechos a contaminar mientras que su costo marginal permanece inferior al de las medidas de descontaminación. De esta manera se alcanzaría el óptimo social ya que el precio del derecho a contaminar subirá a medida que la violencia sobre el medioambiente se incrementa.
Mostrar más

12 Lee mas

El mundo según Braudel

El mundo según Braudel

especificidad, pero además genera una perspectiva desde la cual la formación de los mercados de factores de la producción deja de ser un elemento central en el desarrollo capitalista. Esto explica el tratamiento somero de estos temas - y en especial el dedicado a la formación del mercado de trabajo- dentro del amplio espacio concedido al estudio de los mercados. Ese capitalismo dominará el mundo sin penetrarlo totalmente. Su dominio permitirá la construcción de lo que Braudel -siguiendo a Wallenstein- llama "economía-mundo", ¿En qué consiste la economía-mundo? Para Wallenstein -quien se inspira a su vez en el Braudel de El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II- el cambio histórico se explica en el el contexto de la constitución de vastas unidades espaciales o sistemas-mundo cuyas lentas transformaciones hacen necesario estudiarlos en su "larga duración". La forma más simple y relativamente más efímera de este sistema es el imperio-mundo, en el que un particular Estado impone su hegemonía sobre un área periférica a través de formas políticas de dominación. Una forma diferente emerge emerge cuando esa dominación la ejercen varios estados, no ya uno solo, a partir de vínculos predominantemente económicos y de un centro geográfico común. Esta es la economía mundo que surge de la declinación del feudalismo en la Europa del siglo XVI. Su vitalidad se explica por su continua expansión geográfica, su capacidad para establecer métodos más eficientes de explotación de la periferia y semiperiferia -lo que implica el establecimiento de formas arcaicas de control de la mano de obra en esas áreas - y el desarrollo de fuertes maquinarias estatales en los estados centrales -3 .
Mostrar más

4 Lee mas

El modo de comunicación capitalista

El modo de comunicación capitalista

Las tradiciones académicas que estudian la estructuración social desde la perspectiva del conflicto afirman que las sociedades se organizan en forma vertical para la realización de sus actividades, con lo que el gasto de energía y la conducción se distribuyen de modo muy desigual. El ejercicio de la verticalidad obedece a las necesidades del poder: las decisiones son tomadas en las capas superiores y las órdenes son impartidas de forma descendente. Tanto en el Estado como en las organizaciones sociales –definidas a partir de la propiedad privada- y las instituciones morales como la familia, la verticalidad es una forma de ejercer el poder y de mantener el orden dentro de las sociedades. Apuntábamos el interés en los medios de comunicación tradicionales. A lo largo de su desarrollo, principalmente durante el siglo XX, los medios consolidaron la estructura vertical al convertirse en emisores de mensajes que llegaban a grandes audiencias. La sociedad fue receptora de los mensajes masificados sin la posibilidad en la mayoría de los casos, de retroalimentar (Horton y Hunt, 1992). La radio, la televisión, el cine y el periodismo escrito dominaron la comunicación vertical desde sus apariciones, proporcionando al espectador parámetros de interpretación (Wolf, 1987) así como formas estéticas, géneros, lenguajes y modos de consumo. La masificación de la comunicación posibilitó el establecimiento de mecanismos de control informativo mediante la verticalización de los contenidos sin posibilidades de contraemisión más allá de las que consistían en la entonces llamada comunicación alternativa, caracterizada por su presencia marginal y, con frecuencia, clandestina.
Mostrar más

16 Lee mas

Los factores psicosociales que influyen directamente, en el bienestar emocional de las personas mayores de los 65 años en adelante, institucionalizados en el Hogar de Ancianos Fray Rodrigo de la Cruz, La Antigua Guatemala, Sacatepéquez.

Los factores psicosociales que influyen directamente, en el bienestar emocional de las personas mayores de los 65 años en adelante, institucionalizados en el Hogar de Ancianos Fray Rodrigo de la Cruz, La Antigua Guatemala, Sacatepéquez.

El buen uso del tiempo libre, el desarrollo de actividades culturales, deportivas o de ocio, la posibilidad de viajar, participar en actividades asociativas, de voluntariado social, etc. son algunas de las posibilidades que se le presentan. Es preciso romper con los falsos mitos y estereotipos que la sociedad ha venido acuñando sobre la jubilación, imputando a la misma aparentes transformaciones en el jubilado que la mayoría de las veces tienen su origen en causas internas a la propia persona y no al hecho de haber puesto fin a su actividad laboral. Es cierto que la jubilación supone un cambio de actividad, pero es uno de los muchos cambios que la persona experimenta a lo largo de su ciclo vital que, sin lugar a duda, comporta riesgos pero asimismo oportunidades. El problema, mejor dicho, el reto que se le plantea al jubilado es el de adoptar una actitud positiva, decisiva para adaptarse de forma saludable a los cambios que conlleva la jubilación. Todos los estudios ponen de manifiesto la gran capacidad de adaptación a los cambios que tienen el hombre y la mujer, cuyos efectos tienen normalmente una limitación temporal -dos años-. No obstante, pueden adoptarse medidas para adaptarse mejor a la nueva situación y anticiparse a los cambios antes de que se produzcan: el conocimiento de uno mismo como recurso para afrontar el cambio, una mayor dedicación a la familia y a las relaciones sociales, la organización del tiempo libre, aprender a disfrutar del ocio, conocer las prestaciones sociales a las que se tiene derecho y acogerse a ellas, son algunas de dichas medidas. Si bien es cierto que la vejez está asociada a la edad, también es cierto que la edad no es el criterio para definirla. A pesar de ello, también existe el falso mito de que el envejecimiento comienza con la jubilación. El envejecimiento es un proceso natural inherente al ser humano que evoluciona de forma diferente en cada persona, que depende de su estado y de muchas circunstancias, y que se inicia, en la mayoría de los casos, a lo largo del período de jubilación.”
Mostrar más

75 Lee mas

ESTADO, DESARROLLO Y DEPENDENCIA. PERSPECTIVAS LATINO AMERICANAS FRENTE A LA CRISIS CAPITALISTA GLOBAL

ESTADO, DESARROLLO Y DEPENDENCIA. PERSPECTIVAS LATINO AMERICANAS FRENTE A LA CRISIS CAPITALISTA GLOBAL

Pero la CEPAL, en tanto institución de un organismo supra-nacional, sigue produciendo, aunque desplazando sus inquietudes y entramados conceptuales. Fuertemente vinculada a la preocupación por “la transición a la democracia”, la CEPAL va a dar lugar al denominado “neoestructuralismo”, con sus políticas de estabilización “heterodoxas”. Podríamos decir que, en la primera mitad de los 80, todo el pensamiento de la CEPAL está capturado por lo que en Ciencia Política se denominan “las teorías de la transición a la democracia”. Ya no se habla de modelos de desarrollo, sino de políticas de estabilización (de precios y balanza de pagos) que le garanticen a las noveles democracias “durar” y asentar la llamada “cultura democrática”. Será en esta época en que muchos autores latinoamericanos (como Faynzilber) se fascinen con la búsqueda de “copiar” los modelos de desarrollo del sudeste asiático. Es así como aparecen modelos donde, aparentemente, se podía “salir del subdesarrollo” sin necesidad de transitar el escabroso camino de romper con el orden económico internacional.
Mostrar más

30 Lee mas

– La subcontratación y la crisis capitalista

– La subcontratación y la crisis capitalista

Me arriesgué a sugerir que otro tipo de contrapartida se derivaría de la propia segmentación, característica del modelo de ciudadanía regulada, una segmentación que, aunque con base ocupacional, no reflejaba todavía las diferencias inherentes al proceso productivo, sino que expresaba un modo de legitimación política del Estado. Este tipo de ciudadanía, restringida, estableció el espectro de los derechos asociados al trabajo, fijó una canasta de beneficios asociados a un grupo restringido de elegibles. Consagró así, y en ese mismo movimiento, el valor simbólico no sólo de los beneficios otor- gados, sino: i). Del mecanismo para acceder a estos (el trabajo formalmente registrado), ii). De un símbolo, que sería el pasaporte para dicho acceso (el carnet de trabajo), iii). Y de un grupo de referencia, social y espacialmente circunscrito (los trabajadores de la industria y de los servicios, localizados en los centros urbanos). Ahí estaría, a mi juicio, la salida interpretativa para el desafío de entender esa particularidad (enigmática, se podría decir, dadas las herramientas teóricas entonces disponibles), a saber, la de mercados de trabajo que, siendo capitalistas, no generalizaban la norma capitalista de empleo.
Mostrar más

152 Lee mas

Show all 10000 documents...