Desarrollo Urbano – Bogotá (Colombia) – Siglo XX

Top PDF Desarrollo Urbano – Bogotá (Colombia) – Siglo XX:

Aproximaciones al desarrollo urbano de Bogotá durante el siglo XX - entre planeación, gestión, política y derecho

Aproximaciones al desarrollo urbano de Bogotá durante el siglo XX - entre planeación, gestión, política y derecho

El funcionalismo, en términos sencillos, hacia referencia a las funciones que debía cumplir la ciudad. Inicialmente se señaló que eran: habitar, trabajar, recrearse y circular. Posteriormente, se introduce la importancia de los centros cívicos como corazones de la ciudad y surge la función de dirigir. Bajo estos preceptos entre 1948 y 1953 los urbanistas extranjeros trabajarán intensamente en los planes Piloto y Regulador de la ciudad. El primero será desarrollado por Le Corbusier, con los comentarios de Sert y Wiener. El segundo, será desarrollado por Sert y Wiener con los comentarios de Le Corbusier. Lo particular que tendrá la distribución del trabajo que se dio en Bogotá, y que se constituirá en un hito histórico, es que en los Planes de la ciudad convergieron dos de las más importantes vertientes del funcionalismo, que así como eran contradictorias en algunos aspectos, eran complementarios en otros. Entre el Plan Piloto de Le Corbusier y el Regulador de Sert y Wiener, existía un cambio en las visiones de la ciudad, consecuencia plausible del rumbo que tomaba el funcionalismo en los CIAM de la posguerra. Por una lado Le Corbusier representaba la ciudad de la Carta de Atenas con sus cuatro funciones básicas, y por el otro, en especial Sert, representará la ciudad de la posguerra, que aun manteniéndose dentro del funcionalismo, propende por el reencuentro del hombre con su espiritualidad, conectándose lo antiguo y lo nuevo, surgiendo los centros cívicos monumentales e imponentes, en conexión con la ciudad medieval.
Mostrar más

63 Lee mas

París y Bogotá vistas por sus pintores en el cambio de siglo (XIX - XX)

París y Bogotá vistas por sus pintores en el cambio de siglo (XIX - XX)

Durante el cambio de siglo, entre el diecinueve y el veinte, Bogotá no había dejado de ser la ciu- dad colonial, o sea, un poblado que apenas había desbordado los límites de su fundación: el río San Francisco al sur y el Vicachá al norte, además de un incipiente desarrollo urbano que actuaría en el futu- ro como polo de desarrollo: Chapinero (Martínez, 1976). Bogotá aún no entraba en la modernidad. Lo que algunos historiadores llaman la ciudad repu- blicana, no era ni republicana —pues no existía un estilo republicano en su arquitectura salvo contados edificios, como el Capitolio— ni era una “ciudad” —puesto que sus características urbanas la aseme- jaban más a un pueblo grande que a una ciudad—. Entre los años 1800 y 1900, es decir a lo largo de todo un siglo, el área urbanizada de Bogotá creció menos del doble. El número de viviendas se incre- mentó en 8,25 veces “en su mayoría producto de la subdivisión de casas […], y en menor proporción de la oferta de nueva vivienda” (Zambrano, 1988: 17). La gente se acomodó en las grandes casonas coloniales, ahora subdivididas.
Mostrar más

12 Lee mas

Desarrollo urbano de Bogotá en la década del 50

Desarrollo urbano de Bogotá en la década del 50

Bogotá empezó el siglo XX sin mayor gloria y con un desarrollo lento. Era una ciudad pequeña con 100.000 habitantes en comparación con Buenos Aires que en 1895 ya tenía 677.000 habitantes o Río de Janeiro con 550.000. La ciudad poseía escasos servicios públicos y de una cobertura mínima; la conexión con el resto del país era limitado y en su haber había una vida pública y social ligada a las salidas de campo, la tertulia y la religión; aunque la vida social de las clase alta se caracterizaba por "reunirse en casa en tertulias y fiestas, asistir a las ceremonias religiosas, asistir a los pocos eventos culturales preparados para la minoría educada de la ciudad... Los muy adinerados viajaban ocasionalmente a Europa y en especial a París, la metrópolis cultural de América Latina" (Saldarriaga, 2006, p. 97); "en cambio los bogotanos pobres tenían como único medio de entretenimiento el consumo de la chicha y si el lugar donde tomaban lo permitía se jugaba tejo"(Saldarriaga, 2006, p. 97). El país tenía una pequeña industria, su economía era altamente agrícola y poseía una sociedad bastante tradicionalista igual que sus dirigentes, por lo que cualquier idea de cambio e innovación era poco aceptada. Aunque fue el gobierno del general Rafael Reyes el que se interesó en modernizar la nación.
Mostrar más

76 Lee mas

Paradigmas educativos del siglo XX: Educación,  Desarrollo y TIC

Paradigmas educativos del siglo XX: Educación, Desarrollo y TIC

El estudio presenta una discusión teórica reflexiva desde la perspectiva kuhniana sobre las teorías de la educación que han permitido conformar paradigma s sobre teorías del conocimiento científico, revolucionarias para los lapsos donde han tenido vigencia. Se revisa sucintamente, las teorias que a lo largo del siglo XX estructuraron paradigmas influyentes en el ámbito educativo, asumiendo un cuerpo de reflexiones sobre la relación educación- desarrollo y uso de las TIC, utilizadas como plataforma para perfilar nuevos esquemas en respuesta a las exigencias del modelo histórico social actual. Metodológicamente, es una investigación documental de análisis. crítico, ~on nivel de conocimiento explicativo, acerca de las posibilidades que apertura el avance de la información y comunicación digitalizada, constituyéndose en la base para la transformación de los procesos de enseñanzaaprendizaje. Se concluye que los cambios científicos-tecnológicos han desplazado esquemas tradicionales del proceso enseñanzaaprendizaje, imponiendo paradigmas pedagógicos sustentados en la educación digitalizada.
Mostrar más

10 Lee mas

ARMUS, D  Un médico higienista buscando ordenar el mundo urbano argentino del siglo XX

ARMUS, D Un médico higienista buscando ordenar el mundo urbano argentino del siglo XX

Hacia 1920, sin embargo, el mundo urbano que intenta reformar Coni tiene otras urgencias. De algún modo la distancia que media entre 1880 y 1920 es la distancia entre una pré- dica básicamente centrada en la salubridad y el equipamiento sanitario y otra que, reconociendo su importancia, ya ha incorporado y jerarquizado la dimensión del asistencialismo. La trayectoria profesional de Coni da cuenta de esos cambios: en 1880 era un obstinado promotor de la expan- sión de redes de agua potable y en 1920 un incansable organizador de instituciones de asis- tencia, prevención, moralización y bonificación social (2,3). Así, La ciudad argentina ideal o del porvenir puede ser leída como el resultado de una visión que apuntaba a contener y acomodar los embates de la cuestión social y los problemas urbanos incubados en el marco de la expansión económica agroexportadora. Su prioridad fue asistir y moralizar a los sectores populares urba- nos que el aluvión inmigratorio había hecho cre- cer sin precedentes.
Mostrar más

11 Lee mas

Instituciones y Desarrollo Agrícola en Colombia a principios del siglo XX

Instituciones y Desarrollo Agrícola en Colombia a principios del siglo XX

Los derechos de propiedad sobre las tierras que pasaban del Estado a manos privadas fueron discriminatorios en cuanto la población campesina estaba desposeída de derechos políticos con que presionar por una inclusión más universal en su reparto. Esto dio lugar a una distribución muy desigual de la tierra en Colombia, con coeficientes de Gini que son uniformemente más altos de 0.8, lo que la hace parte del grupo de países de peor distribución en el mundo. (Binswanger y Deininger, 1997) 23. En nuestro caso, a diferencia de lo que afirman los autores reseñados, solo algunos de los rasgos básicos de la actual estructura agraria, en especial aquellos que se refieren a la concentración en la zona andina y caribe, encuentran sus orígenes en la localización de la población en la época precolombina. Los asentamientos de los españoles, se ubicaron en esas zonas donde se conseguía servidumbre, oro y cercanía a los ríos, las vías de transporte de la época, por donde transitaban incipientes embarcaciones. La tierra donde se implantó la propiedad de individuos e instituciones abarcaba apenas una pequeña proporción del territorio colombiano. A partir de la segunda mitad del siglo XIX los modelos de utilización de la tierra se modificaron profundamente.
Mostrar más

37 Lee mas

Análisis urbano y morfológico de Taxco de Alarcón, Gro. siglo XX marco teórico metodológico

Análisis urbano y morfológico de Taxco de Alarcón, Gro. siglo XX marco teórico metodológico

La imagen urbana de Taxco de Alarcón es un conjunto incomparable: un paisaje homogéneo y a la vez, marcado por la gran diversidad que presenta su arquitectura civil. La ciudad se distingue por su adaptación a un área con grandes desniveles y muestra características del arte colonial en integración con la arquitectura popular, lo que ofrece un panorama marcado por el predominio de construcciones escalonadas, con cubiertas de teja o terrazas, fachadas de color blanco con rodapiés a menudo azules o rojos, muros de mampostería, vanos pequeños y el arco como elemento muy difundido en puertas, ventanas y corredores. En este contexto, sobresale el monumental templo de Santa Prisca, construido durante el siglo XVIII por iniciativa de don José de la Borda, durante la bonanza que las minas
Mostrar más

38 Lee mas

Sellos entre escombrales. Las lozas en el registro urbano del Área Fundacional de Mendoza (siglo XIX y principios del siglo XX)

Sellos entre escombrales. Las lozas en el registro urbano del Área Fundacional de Mendoza (siglo XIX y principios del siglo XX)

La ciudad de Mendoza experimentó un desarrollo de 300 años que cerró con un terremoto para reco- menzar en un nuevo espacio. No obstante, muchos persistieron y la reconstruyeron pero como un barrio, “el de las ruinas”, el de las clases bajas. Así, el paisaje urbano se desarrolló, sucumbió en 1861, persistió y se relocalizó en un mismo movimiento pero con diferentes tiempos, el que derivó de las posibilidades económicas de sus habitantes y su adscripción a una clase social. Diferentes clases habitaron diferentes espacios a través del tiempo, y los consumos materiales lo reflejarán. Por esa razón hemos posicionado el estudio de un recorte de la basura urbana producida (las lozas), considerando su participación dentro de la vida social de Mendoza, asumiendo el rol activo que en ese sentido tuvo la materialidad en la confor- mación de identidades urbanas (aspecto que desborda a este trabajo).
Mostrar más

27 Lee mas

Tunjuelo - un río del sur : desigualdad urbana en Bogotá a mediados del siglo XX

Tunjuelo - un río del sur : desigualdad urbana en Bogotá a mediados del siglo XX

También agradezco a los profesores Shawn van Ausdal, Lise Sedrez y Germán Mejía por haber aceptado evaluar el trabajo y por las generosas críticas que le hicieron. Las tendré en cuenta para la transformación de la tesis en libro. En la maestría de geografía de la Universidad de los Andes le agradezco a Claudia Leal por haber confiado en mí para dictar el curso de Geografía Física, que fue la razón de llegar a la universidad y después decidirme a estudiar el doctorado en historia. Pero también le doy gracias por su amistad e interés en el desarrollo del proyecto, como también lo hizo Andrés Guhl y Luis Sánchez. En el departamento de Historia Mauricio Nieto y Hugo Fazio me convencieron para que entrara al doctorado y después, en sus cursos pude comprobar que había sido una decisión adecuada. Además en diferentes momentos me dieron luces sobre temas e intereses que, aunque no directamente vinculados con el proyecto, me permitieron entender mejor las relaciones entre historia y geografía, tiempo y espacio, “naturaleza” y “sociedad”, que constituyen parte de mis intereses académicos. Camilo Quintero, Decsi Arévalo y Catalina Muñoz también me apoyaron en diferentes aspectos, sobre todo en la posibilidad de dictar adecuadamente los cursos de Geografía e Historia de Colombia. Finalmente, Muriel Laurent y Jaime Borja, como profesores y directores de los posgrados, también me alentaron continuamente a terminar el proyecto y me prestaron su colaboración cuando lo necesité.
Mostrar más

315 Lee mas

Un médico higienista buscando ordenar el mundo urbano argentino de comienzos del siglo XX

Un médico higienista buscando ordenar el mundo urbano argentino de comienzos del siglo XX

La ciudad de Coni luce como un barrio obrero modelo, donde la vivienda higiénica, decente y moderna se realiza en una idea de ciu- dad reformada donde se asoman influencias muy variadas, tanto de la tradición del city beautiful movement como del pintoresquismo del barrio jardín, donde no se cuestiona la cuadrícula exis- tente y en donde una cierta monotonía en la edi- ficación parece querer condensar una fuerte vocación igualitarista. Es un mundo urbano habi- tado por casapropistas que habían asumido como propios los ritos de la higiene, la veneración de la vida hogareña, las ventajas de un huerto-jardín que suavizaría el ajuste de una población de ori- gen rural y ultramarino en un improvisado mundo urbano. No se trata de un mundo radical- mente utópico. En esos años muchos otros discu- tieron el casapropismo que se expandía al ritmo de la expansión de la cuadrícula urbana. El socia- lismo miró con reservas esa migración de inquili- nos hacia una periferia carente de servicios bási- cos e infraestructura y propugnaba construir gran- des casas colectivas de renta y más de un visitan- te extranjero en tiempos del Centenario repudió la cuadrícula como una evidencia casi retrógrada y totalmente incapaz de incorporar las noveda- des de la arquitectura pintoresquista entonces de moda. Pero para el reformismo público, encarna- do desde comienzos del siglo XX en las figuras de técnicos municipales como Domingo Selva, Francisco Cibils, Benito Carrasco y otros, el mer- cado estaba convirtiendo a los trabajadores en propietarios. Con esa interpretación sintonizaban bien el registro literario y periodístico de Manuel Gálvez y Enrique González Tuñón y también el reformismo higiénico, del que la imaginada ciu- dad de Emilio Coni es un acabado ejemplo. Todos ellos encontraron en el casapropismo la alternativa "privada" que permitía descomprimir los abigarrados modos de habitar de los sectores
Mostrar más

10 Lee mas

I DEL SIGLO XIX AL SIGLO XX

I DEL SIGLO XIX AL SIGLO XX

El sentido metafísico. Este influjo demoledor lo han ejercido de consuno en la edad moderna el historicismo, el empirismo, el positivismo, el cientifismo materialista y el materialismo filosófico. El pensamiento moderno, del que emanaron estas filosofías, ha rendido sin duda gran provecho para la esfera externa de la vida. Pero se quedó muy corto en cuanto a sentido metafísico, enterrando precisamente lo que da a la vida su verdadero valor, a saber, la plenitud de desarrollo y de sentido que una superior totalidad confiere a la vida misma. Ha hecho falta el derrumbamiento de la fe en el progreso puramente material y técnico, subsiguiente a las dos guerras mundiales, para que pueda el hombre dirigir de nuevo su mirada a aquellas totalidades ideales, desde las cuales y sólo desde ellas, le es dado llevar una auténtica y pura vida humana. «Hemos llegado hoy a un recodo histórico largo tiempo preparado, intentado ya por el romanticismo y el idealismo. Para comprender de raíz nuestro siglo hay que asentar, como decisivo, el hecho de que todos aquellos ideales de cultura están agotados en su origen y en su productividad histórica. Sin querer con esto silenciar el progreso de la técnica y del saber externo, lo cierto es que se han quebrado en su eficacia sobre el hombre interior. Éste se asemeja hoy al Ícaro de la fábula, que trató de volar al cielo utilizando unas alas pegadas con cera; llevado de su presunción, se acercó demasiado al sol, y al derretirse la cera, cayó precipitado al mar. Así pensó también el hombre levantarse hasta el cielo con las alas del progreso técnico.» Ahora, al fundirse la cera de su ilusión, ha aprendido de nuevo que los valores externos rozan sólo la periferia de la vida humana, como dijera Eckhart, de aquella verdad que fluye del corazón de Dios. Allí está finalmente el todo, que es antes y por encima de todas las partes.
Mostrar más

209 Lee mas

La probabilidad en el siglo XX

La probabilidad en el siglo XX

En 1933, Norbert Wiener y Arturo Rosenblueth (prestigiado fisi´o- logo mexicano que fue el fundador del Centro de Investigaci´on y de Estudios Avanzados del Instituto Polit´ecnico Nacional) iniciaron un se- minario interdisciplinario en la Escuela de Medicina de Harvard, donde relacionaban sistemas mec´anicos y sistemas fisiol´ogicos. Estos trabajos llevaron a Wiener a la invenci´on de la “cibern´etica”, cuyo desarrollo tuvo lugar en parte en el Instituto Nacional de Cardiolog´ıa de M´exico. Su libro “Cybernetics, or Control and Communication in the Animal and the Machine” (1948) est´a dedicado a A. Rosenblueth 1 .
Mostrar más

24 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

gradualmente se hizo patente que había comenzado un período de dificultades duraderas y los países capitalistas buscaron soluciones radicales, en muchos casos ateniéndose a los principios enunciados por los teólogos seculares del mercado libre sin restricción alguna, que rechazaban las políticas que habían dado tan buenos resultados a la economía mundial durante la edad de oro pero que ahora parecían no servir. Pero los defensores a ultranza del laissezfaire no tuvieron más éxito que los demás. En el decenio de 1980 y los primeros años del de 1990, el mundo capitalista comenzó de nuevo a tambalearse abrumado por los mismos problemas del período de entreguerras que la edad de oro parecía haber superado: el desempleo masivo, graves depresiones cíclicas y el enfrentamiento cada vez más encarnizado entre los mendigos sin hogar y las clases acomodadas, entre los ingresos limitados del estado y un gasto público sin límite. Los países socialistas, con unas economías débiles y vulnerables, se vieron abocados a una ruptura tan radical, o más, con el pasado y, ahora lo sabemos, al hundimiento. Ese hundimiento puede marcar el fin del corto siglo XX, de igual forma que la primera guerra mundial señala su comienzo. En este punto se interrumpe mi crónica histórica. Concluye —como corresponde a cualquier libro escrito al comenzar la década de 1990— con una mirada hacia la oscuridad. El derrumbamiento de una parte del mundo reveló el malestar existente en el resto. Cuando los años ochenta dejaron paso a los noventa se hizo patente que la crisis mundial no era sólo general en la esfera económica, sino también en el ámbito de la política. El colapso de los regímenes comunistas entre Istria y Vladivostok no sólo dejó tras de sí una ingente zona dominada por la incertidumbre política, la inestabilidad, el caos y la guerra civil, sino
Mostrar más

210 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

En primer lugar, la «juventud» pasó a verse no como una fase preparatoria para la vida adulta, sino, en cierto sentido, como la fase culminante del pleno desarrollo humano. Al igual que en el deporte, la actividad humana en la que la juventud lo es todo, y que ahora definía las aspiraciones de más seres humanos que ninguna otra, la vida iba claramente cuesta abajo a partir de los treinta años. Como máximo, después de esa edad ya era poco lo que tenía interés. El que esto no se correspondiese con una realidad social en la que (con la excepción del deporte, algunos tipos de espectáculo y tal vez las matemáticas puras) el poder, la influencia y el éxito, además de la riqueza, aumentaban con la edad, era una prueba más del modo insatisfactorio en que estaba organizado el mundo. Y es que, hasta los años setenta, el mundo de la posguerra estuvo gobernado por una gerontocracia en mucha mayor medida que en épocas pretéritas, en especial por hombres —apenas por mujeres, todavía— que ya eran adultos al final, o incluso al principio, de la primera guerra mundial. Esto valía tanto para el mundo capitalista (Adenauer, De Gaulle, Franco, Churchill) como para el comunista (Stalin y Kruschev, Mao, Ho Chi Minh, Tito), además de para los grandes estados poscoloniales (Gandhi, Nehru, Sukarno). Los dirigentes de menos de cuarenta años eran una rareza, incluso en regímenes revolucionarios surgidos de golpes militares, una clase de cambio político que solían llevar a cabo oficiales de rango relativamente bajo, por tener menos que perder que los de rango superior; de ahí gran parte del impacto de Fidel Castro, que se hizo con el poder a los treinta y dos años. No obstante, se hicieron algunas concesiones tácitas y acaso no siempre conscientes a los sectores juveniles de la sociedad, por parte de las clases dirigentes y sobre todo por parte de las florecientes industrias de los cosméticos, del cuidado del cabello y de la higiene íntima, que se beneficiaron desproporcionadamente de la riqueza acumulada en unos cuantos países desarrollados. 147 A partir de finales de los años sesenta hubo una tendencia a
Mostrar más

171 Lee mas

Arquitectas del Siglo XX

Arquitectas del Siglo XX

En arquitectura, el panorama a inicios del siglo XX es desolador: sola- mente Estados Unidos cuenta con algunas arquitectas en activo. El ingreso de la mujer en la arquitectura en Europa es algo posterior (con la honrosa excepción de Finlandia) y en España no tendremos a la primera arquitecta hasta 1936. Por lo que se refiere a instituciones de vanguardia relaciona- das con la arquitectura como la Bauhaus, a pesar de lo revolucionario e innovador de las materias impartidas en ella, en temas de igualdad fue bastante decepcionante. De hecho, si hoy en día nombres de profesores de la Bauhaus como Paul Klee, Wassily Kandinsky, Walter Gropius y Mies van der Rohe siguen siendo reconocidos, no podemos decir lo mismo de los nombres de mujer. Con la excepción de Gunta Stölzl, no encontramos mujeres entre sus profesoras (salvo el breve paso de Lilly Reich, compañera de Mies). Artistas y arquitectas importantes de la talla de Sonia Delaunay, Eileen Gray, Charlotte Perriand o Popova nunca fueron invitadas a impartir clases.
Mostrar más

15 Lee mas

ESQUEMAS SIGLO XX

ESQUEMAS SIGLO XX

POESÍA TRADICIONAL MIGUEL HERNÁNDEZ POESÍA VANGUARDISTA POESÍA “Iniciales” “Limbo” PURA SURREALISTA ANTROPOCÉNTRICA “La realidad y el deseo”. TEATRO “Poema del cante jondo” “Romancero gi[r]

12 Lee mas

TEATRO DEL SIGLO XX

TEATRO DEL SIGLO XX

En Alemania, Gerhart Hauptmann escribe Los tejedores; en Rusia, León Tolstoi, Antón Chéjov y Máximo Gorki evocan la situación de su patria anterior a la revolución de 1917; en Irlanda, J. M. Synge logra introducirse en las costumbres de su país mediante una síntesis de verismo y fantasía; en Hispanoamérica, el uruguayo Florencio Sánchez indaga aspectos de la vida urbana y rural y describe las relaciones del hombre nativo con el inmigrante; e inclusive en España, ya bien entrado el siglo XX, García Lorca desenvuelve un drama realista (pero intensamente poético) en obras como Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba.
Mostrar más

15 Lee mas

Impacto socioeconómico de los fenómenos El Niño y La Niña en la Sabana de Bogotá durante el siglo xx

Impacto socioeconómico de los fenómenos El Niño y La Niña en la Sabana de Bogotá durante el siglo xx

Dado que los procesos socioeconómicos y los ecosistemas de una región están influencia- dos en diferentes formas por el clima y su varia- bilidad, los primeros se ven alterados cuando se presentan anomalías climáticas. Es de sumo in- terés profundizar en el estudio de estos impac- tos socioeconómicos en la escala de la Sabana de Bogotá. No obstante, muy poco se ha estudiado el tema. Solo recientemente Torres (2003) explo- ró sobre los impactos del fenómeno de El Niño en el periodo 1940-1992, examinando solamen- te los eventos de EN 1941-1942, 1972-1973, 1982- 1983 y 1991-1992 de este fenómeno climático. Este trabajo se realizó en el marco del proyecto de Historial Ambiental de Colombia y América Latina (HACAL) para concursar en 2002 en el Proyecto PLEYADE, coordinado por la División de Investigaciones, sede Bogotá (DIB), y dirigi- do por el Departamento de Historia el Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Na- cional de Colombia, sede Bogotá.
Mostrar más

14 Lee mas

Mandrágora, siglo XX

Mandrágora, siglo XX

Una mirada basta y estoy en la soledad El ave se levanta entonces Con el oldo sangrando Por ver y olr el pajaro de la soleclad Una sombra se atraviesa entre mis dientes Fie1 como el insu[r]

34 Lee mas

Show all 10000 documents...