Dinastía nazarí

Top PDF Dinastía nazarí:

Muḥammad I al-Gālib bi-Llāh, fundador de la dinastía nazarí

Muḥammad I al-Gālib bi-Llāh, fundador de la dinastía nazarí

Consúltese asimismo al-Bištakī, Markaz, ms. de Berlín, I, fols. 146v-147r; al- Bunnāhī, Nuzha, págs. 111-7; Ibn Abī Zar‛, Rawḍ, pág. 360; tr. II, 527; Ibn ‛Iḏārī, Bayān (almohades), págs. 296, 330, 336, 342-3, 347, 349, 356-8; tr. I, 335-6, II, 83, 109-10, 122, 125, 142, 143; Ibn Jaldūn, ‛Ibar, IV, 218-20, VII, 251-3; tr. fr. Berbères, IV, 73-5; ‛Abd Allāh Ibn Ŷuzayy, Maṭla‛, págs. 23-4; [Muḥammad Ibn Ŷuzayy], Ta’rīj al-Andalus, págs. 267-9; al-Maqqarī, Nafḥ, I, 446-9; al-Qalqašandī, Ṣubḥ, VI, 260-1; tr. págs. 76-82. También E. de Garibay, Historia de los Reyes Moros de Granada, págs. 15-22 y 25-28; M. Casiri, BAHE, II, 265-6; J. de Mata Carriazo y Arroquia, "La Historia de la casa real de Granada", en MEAH, 6 (1957), págs. 15-7; E. Lafuente Alcántara, Inscripciones, págs. 21-6; E. Lévi-Provençal, Inscriptions, págs. 145-6 (nº 161); R. Arié, Naṣrides, págs. 49-68; F. Vidal Castro, “Muḥammad I”, en DBE, XXXVI, 2012, págs. 663-71; F. Vidal Castro, "Historia política", en Historia de España Menéndez Pidal, VIII/3, págs. 77-92; F. Vidal Castro, "Frontera, genealogía y religión en la gestación y nacimiento el reino nazarí de Granada. En torno a Ibn al-Aḥmar", en III Estudios de Frontera, págs. 793-810; F. Vidal Castro, "Emires, príncipes, princesas y arráeces: La casa real nazarí de Jaén", en RIEEI, 41 (2013), págs. 21-60; B. Boloix Gallardo, De la Taifa de Arjona al Reino Nazarí de Granada (1232-1246), Jaén, 2006; B. Boloix Gallardo, "«Yo soy el Ŷuhayna de sus noticias». Ibn al-Jaṭīb, historiador de la dinastía nazarí", en Ibn al-Jaṭīb y su tiempo, págs. 17-41; y B. Boloix Gallardo, Ibn al-Aḥmar. Vida y reinado del primer sultán de Granada (1195-1273), Granada, 2017. Debe consultarse asimismo la edición y traducción inglesa del ms. nº 205 de la Biblioteca de la Fundación del rey ‛Abd al- ‛Azīz en Casablanca de las A‛māl al-a‛lām de Ibn al-Jaṭīb que prepara Josef Ženka, de lo que él mismo da noticia en su artículo "Las terceras taifas en un nuevo manuscrito del A‛māl/I‛māl al-a‛lām de Ibn al-Jaṭīb", aparecido en Manuscritos árabes en Marruecos y en España: espacios compartidos, págs. 181-90, sin olvidar trabajos sobre los nazaríes en general, como los de ‛Inān, Ladero, Harvey, López de Coca, Peinado, etc.

42 Lee mas

Revelando nuevos vínculos familiares de la dinastía Nazarí en el siglo XIII: Amat al 'Aziz y los Banu Hundayr de Crevillente

Revelando nuevos vínculos familiares de la dinastía Nazarí en el siglo XIII: Amat al 'Aziz y los Banu Hundayr de Crevillente

Cuando las fuentes árabes mantienen un total silencio sobre algunos miembros, probablemente secundarios, de la dinastía nazarí, resulta todo un hallazgo encontrar un documento que revele inesperadas informaciones. Es el caso del acta de esponsa- les en el que se basa este trabajo y cuyo análisis detallado será ofrecido más adelante. La existencia de este contrato matrimonial supone nuevos datos de valor para la historia del reino de Granada, si consideramos la acusada escasez de documentación existente para el siglo XIII nazarí: en primer lugar, revela el desarrollo de una activi- dad cancilleresca desde los mismos comienzos del reino y que, por muy incipiente que fuese, es perfectamente indicativa de que en ya en tiempos del emir Mu hammad .

23 Lee mas

ISMĀ‛ĪL I AL-DĀ’IL, RESTAURADOR DE LA DINASTÍA NAZARÍ

ISMĀ‛ĪL I AL-DĀ’IL, RESTAURADOR DE LA DINASTÍA NAZARÍ

Con la historia personal y política de esta decena de reyes sale evi- dentemente un libro, cuya redacción, lo confieso, me tienta. Pero vol- vamos a la realidad y centrémonos ahora en la semblanza de cualquie- ra de ellos, como por ejemplo la de Abū l-Walīd Ismā‛īl I (r. 1314- 1325), quizá el más interesante de todos los sultanes granadinos, por motivos diferentes que el lector irá descubriendo a medida que se adentre en los pliegues de la difícil prosa jatibiana, a quien podríamos calificar de al-Dā’il, esto es, "el Restaurador de la dinastía", como certeramente lo llama Ibn al-Jaṭīb ( Iḥāṭa , I, 384, línea 16, y III, 340, línea 5). Sólo adelantaremos, en relación con este apelativo, que Ismā‛īl I hace el rey nº 5, por lo que ocupa un lugar central entre sus agnados descendientes y sus ascendientes cognados, sirviendo de goz- ne entre las dos ramas de la misma familia que ahorman la dinastía nazarí.

48 Lee mas

TítuloLa Alhambra: de ciudad palatina de la dinastía nazarí a Patrimonio de la Humanidad

TítuloLa Alhambra: de ciudad palatina de la dinastía nazarí a Patrimonio de la Humanidad

El nombre del Generalife viene del árabe Yinan al-Arif, cuyo significado Huer- ta o Jardín del Alarife (o del Arquitecto) se ajusta perfectamente a la realidad. El palacio ocupa la parte alta de una propiedad formada por varias huertas de labor y arbolado, organizadas en paratas creadas artificialmente gracias a gruesos muros de contención y cercadas por tapias. Afortunadamente todavía hoy, después de más de siete siglos de actividad continua, se mantienen estas huertas regadas por el mismo método original y produciendo las mismas hortalizas (alcachofas, habas, berenjenas) y frutas (granadas, higos, almendras) que se cultivaban para el suministro de la corte nazarí. Aunque esta actividad pasa casi desapercibida para la mayoría de los visitan- tes, asombrados por la espectacularidad de los Jardines Nuevos, es el único uso que se mantiene sin cambios en la Alhambra y su entorno desde la etapa andalusí.

24 Lee mas

Contribución al estudio de la violencia en la dinastía nazarí: El caso de Muḥammad III y Muḥammad V según Ibn al Jaṭīb

Contribución al estudio de la violencia en la dinastía nazarí: El caso de Muḥammad III y Muḥammad V según Ibn al Jaṭīb

Irrumpieron en la ciudad por la mañana, gritando a la gente que sus defensas habían sido atacadas y que el enemigo les había sorprendido; [el pueblo] se volvió y vio que [los asaltantes] estaban por detrás de ellos, que sus lanzas les apuntaban y que la rapi- dez de su ataque había permitido cercarlos, como si hubiesen caído del cielo o como si hubiesen salido de debajo de las piedras. Después, recorrieron las calles de la ciudad y sacaron chispas de los filos de sus espadas [como si fuesen] la luz de las luciérnagas, corriendo sobre las piedras del pavimento y metiéndose en el agua estancada. Luego se dirigieron a la residencia del jeque desahuciado ‘Alī b. ‘Alī 45 b. Naṣr, la escoria de la dinastía, el desecho de la gente, un hombre feo, que ceceaba, de aspecto sucio por su adicción al consumo de vino, del que se sospechaba que era muy mayor, de bajos pro- pósitos, un hombre sin religión ni decoro, que había llegado al límite extremo de la mezquindad en lo que avaricia se refiere, así como en la mentira y la calumnia. Tenía la vejiga estropeada, no podía dejar de mear y era incapaz de controlar su incontinen- cia. Lo hicieron salir, lo proclamaron califa y lo levantaron sobre el trono del imamato, agarrándolo con las manos pues no paraba de agitarse sobre el lomo del caballo. Lo eligieron para que protegiese la capital y la justicia en la comunidad musulmana (al-umma), y lo escogieron para que defendiese la ortodoxia musulmana. Subieron con él a una colina situada frente a nuestra fortaleza 46 , colocándose de espaldas al arrabal [del Albaicín], desde donde controlaba el palacio real. Asumió de manera provisional el puesto de visir [de ‘Alī b. Naṣr] su hombre de confianza, Ibn Baṭrūn, un hombre fa- mélico, que arrastraba los pies al caminar dejando marcas, malhumorado, ofensivo, el asno que [tira] de la muela del molino de la traición, el cordero del robo y el engaño, un judío de aspecto y religión. Se tañeron los tambores a su alrededor haciendo con ello exaltación de su indolente autoridad y su deshonrosa condición. Fue desplegado sobre él un estandarte que resultaba difícil de distinguir y cuyo propósito fue en vano.

28 Lee mas

MÁS SOBRE EL  ARRÁEZ MAYOR  ABŪ SA‛ĪD  FARAŶ IBN NAṢR, JEFE DE LA FAMILIA  REAL GRANADINA Y ESTANDARTE DE LA DINASTÍA

MÁS SOBRE EL ARRÁEZ MAYOR ABŪ SA‛ĪD FARAŶ IBN NAṢR, JEFE DE LA FAMILIA REAL GRANADINA Y ESTANDARTE DE LA DINASTÍA

sultán Muḥammad I, y que la princesa aludida sería una hija suya llamada Lubāb al- Mulk, pero esto a mi juicio es erróneo, pues quien nombró gobernador de Málaga a Abū Sa‛īd en febrero de 1279 fue Muḥammad II, por lo que su enlace con Fāṭima debió de producirse antes de esa fecha, y no después como sugiere el texto de la Iḥāṭa, ya que el príncipe Ismā‛īl, primer fruto del matrimonio, nació en marzo del mismo año, de todo lo cual se deduce que lubāb al-mulk no es el nombre propio de ninguna princesa, sino el título honorífico de Fāṭima. Tampoco debe compararse este título con el de nujbat al-mulk (flor y nata del reino), que parece atribuirse a la misma princesa Fāṭima en la biografía de su hijo Ismā‛īl I de la Iḥāṭa (I, 378, línea 12; tr. esp. de F. de Moya y Campos, "Ismā‛īl I al- Dā’il ", pág. 910, nota 13), pues contrariamente a lo que se ha entendido, en realidad describe al sultán Muḥammad II. Sobre Fāṭima, véase Mª. J. Rubiera Mata, "La princesa Fāṭima bint al-Aḥmar, la «María de Molina» de la dinastía nazarí", en Medievalismo, 6 (1996), págs. 183-9, así como B. Boloix, Las sultanas de la Alhambra, págs. 63, 152-3, 208 y 264.

22 Lee mas

Nuevos datos sobre la almunia nazarí: revisión de la descripción  de Granada Ibn Al-Jaṭīb. de

Nuevos datos sobre la almunia nazarí: revisión de la descripción de Granada Ibn Al-Jaṭīb. de

R ESUMEN : Con el fin de conocer en profundidad cómo eran las fincas de la élite en el Reino Nazarí, nuestro primer objetivo es revisar la descripción de Granada que realiza Ibn al-Jaṭīb en la Iḥāṭa, Lamḥa y Miʽyār. Se demuestra que las traducciones con las que han trabajado arabistas y medievalistas rela- tivas a las propiedades aristocráticas, conocidas comúnmente como ‘almu- nias’, han quedado obsoletas, a la luz de las nuevas investigaciones. Hay que volver a las fuentes con una nueva visión, poniendo el foco en los términos con los que los autores citan y describen estas fincas, ya que detrás de bustān, ŷanna, karm, qaṣr, dār, ḥušš, entre otras, no hay huertos, jardines, viñedos, alcázares o casas, sino propiedades con el mismo valor que munya. Se pre- senta un estudio de las almunias de Granada por su ubicación, ya que su establecimiento va a determinar algunas de sus especificidades, y se analizan desde un enfoque multidisciplinar, a través de fuentes histórico-geográficas, jurídicas y agrícolas.

52 Lee mas

El panegírico al servicio del gobernante en la Granada nazarí  Las bases de su contenido

El panegírico al servicio del gobernante en la Granada nazarí Las bases de su contenido

Resumen: El panegírico dedicado a los gobernantes ocupa un importante lugar en la produc- ción literaria de los poetas del periodo nazarí. Por medio del panegírico el poeta ensalza las virtudes y logros del sultán y también introduce ideas políticas que sirven al soberano para consolidar su poder. Este artículo versa sobre el contenido de este género poético y toma co- mo muestra uno de los poemas de Ibn al-ìayy~b en el que aparece no solo ese elogio sino también la base ideológica en el que se sustenta.

10 Lee mas

La Ceca nazarí: una propuesta teórica de la construcción y una función constatada

La Ceca nazarí: una propuesta teórica de la construcción y una función constatada

A tenor de lo expuesto hasta el momento, podría dar la impresión de que se han ubicado las cecas tanto geográfica como espacialmente dentro del entramado urbano (lo primero es posible, lo segundo no), y que se conocen sus características estructu- rales y funcionales (la tipología es inidentificable y la funcionalidad y uso se constata a través del producto: la moneda). A pesar de los constructos teóricos expuestos, na- die puede dar lo que no tiene, pero no es menos cierto que estos nos acercan hasta aquello que pudo ser —porque serlo, lo fue— aún sin certezas científicas. Los ha- llazgos documentales o de restos materiales pueden producirse y permitirían iluminar desde la experiencia lo que hoy solo es un ejercicio volitivo con valor aproximativo. No se puede decir lo mismo en cuanto al valor socio-económico que estas casas de la moneda tuvieron en el momento en que se encuentran insertas: el Reino Nazarí. Como ya se ha apuntado, poco se conoce en cuanto a su régimen administrativo y socio-económico, pero si es posible extraer ciertos datos relevantes como se verá seguidamente.

21 Lee mas

Noticias económicas y geohistóricas del antiguo Reino nazarí de Granada

Noticias económicas y geohistóricas del antiguo Reino nazarí de Granada

Los cultivos en la costa del reino nazarí vienen testimoniados por los mismos autores que hemos mencionado ; entre sus ciudades sobresale Salobreña como residencial real. Esta población era "hermana menor" de Almuñécar y poseía un hermoso castillo ; su territorio aparecía bien regado por numerosos arroyos. Su mayor riqueza la constituía la pesca : "los pescados eran más hermosos que la propia arena" (55). La ciudad de Almuñécar era hermsa aunque pequeña, con rica producción de frutales y ocupaba la mayor parte de su tierra la caña de azúcar y las pasas. Jete, hacia el interior y próximo a esta ciudad, era envidiable "por sus muchas pasas de color rojo".

19 Lee mas

El mediterráneo nazarí: diplomacia y piratería  Siglos XIII XIV

El mediterráneo nazarí: diplomacia y piratería Siglos XIII XIV

Los lugares de~asalto se efectúan próximos a la costa de Aguilas, Vera, Almería, Gata,'Adra, Car- tagena o Valencia. Los cautivos granadinos se llevan hacia Orihuela a la que culpan los nazaríes “de todos los daños sufridos por los musulmanes en las comarcas de Levante”, Alicante, Valencia desde donde se venden a Mallorca o Ibiza. Estos cautivos unos fueron rescatados, de otros no se vuelve a tener noticias como en el caso de dos mujeres y un niño apresados en el verano de 1323 por una “ca- rraca alicantina” cuando la “galeota” musulmana en la que viajaban se digiría hacia Alicante (23), en este puerto sufre el asalto perdiendo parte de la mercancía que transporta y un cautivo, a su re- greso a Almería de nuevo es asaltada por una “saetía” cristiana a la altura del cabo de Gata y pierde el resto de la mercancía y son hechos cautivos las dos mujeres y el niño citados, los cuales son condu- cidos a Alicante y de aquí llevados a Ibiza. Los liberados por rescate habían de pagar entre los 30 y 50 dinares de oro, y puede estimarse el peso de esta moneda entre 3’5 y 4’5 gramos. Es curioso advertir como el rescate de estos cautivos constituyó un negocio al margen de las negociaciones oficiales para su liberación (24). Es frecuente el que en el mismo lugar de cautiverio un cristiano, probablemente comerciante, paga el rescate a bajo precio y conduce al liberado a Granada o Almería, donde cobra el precio oficial que paga el Estado granadino; así por ejemplo, el súbdito nazarí Ahmad ibn Muhammad ibn Limar conducido desde Valencia a Almería por el cristiano valenciano Soler que cobra oficialmente 32 dinares de oro, debió ser rescatado por bajo precio (25).

12 Lee mas

Un “Patio Nazarí” en la Ciudad de La Plata, Argentina

Un “Patio Nazarí” en la Ciudad de La Plata, Argentina

El encantamiento producido por los elementos compositivos del conjunto de la Alhambra, que bien testimonian los registros fotográficos traídos por el fundador [Link 1], materializaron un Patio Nazarí al interior de una vivienda en cuya construcción se utilizaron materiales del todo convencionales para la época: mampostería de ladrillos cerámicos comunes asentados en mortero de cal y revocada con mortero ejecutado también con ligante cálcico, cubierta de chapa de hierro galvanizado sobre tirantería de madera, cielorrasos de yeso y pisos de tablas machihembradas y baldosas calcáreas, a los que en intervenciones posteriores se les agregaron baldosas graníticas.

16 Lee mas

Breve reseña sobre las etiquetas de aceite nḥḥ en la Dinastía XVIII

Breve reseña sobre las etiquetas de aceite nḥḥ en la Dinastía XVIII

para referirse a un área, territorio o propiedad bajo el control de algún miembro de la familia real. Por lo tanto, podría referirse a terrenos con plantaciones de olivos, áreas de procesado de aceite o, simplemente, al espacio o almacén donde estaban almacenadas estas jarras. El que exis- tieran este tipo de plantaciones puede apoyarse en los numerosos restos arqueobotánicos de Olea europaea atestiguados en este dinastía en nume- rosos yacimientos 63 . Desconocemos dónde pudieron estar situados estos

22 Lee mas

Los judíos de Castilla ante el cambio de dinastía

Los judíos de Castilla ante el cambio de dinastía

Por lo tanto, en orden a valorar convenientemente la trascendencia real que los acontecimientos vividos en torno al cambio de dinastía tuvieron en la evolución de la cuestión judía en la Castilla de la Baja Edad Media, es imprescin- dible retrotraerse a mediados del siglo XIII , momento a partir del que las rela- ciones entre cristianos y judíos conocieron cambios significativos en todo el Occidente europeo. Es también desde este momento cuando en el reino de Castilla estas relaciones comenzaron a ser reguladas con arreglo a unos nuevos principios jurídicos y legislativos, que podrían ser considerados ya como «pre- modernos».

21 Lee mas

Formación del ejército nazarí

Formación del ejército nazarí

Hasta 1257 parece ser que la primitiva organización militar del reino nazarí —según nos informa Cagigas (4)— la componían dos tipos de mi- licias: una de ellas "ŷundi mutadawwan" estaba inscrita en el registro militar o diwān, que percibía un salario y estaban armados permanente- mente. A ella pertenecía, y la formaban en su mayor parte, la nobleza andaluza y los linajes granadinos y eran acaudillados por el rey o un alto dignatario de la corte. La otra ("Muttawia" o "al-ŷunud wa-l-husūd") estaba formada por cuerpos especiales de mercenarios, que se reclutaban para expediciones determinadas de una manera temporal (basan), y en los que se alistaban guerreros de heterogénea condición social, granadinos o emigrados.

6 Lee mas

Grupo económico familiar los Goyeneche II Dinastía 1872   1950

Grupo económico familiar los Goyeneche II Dinastía 1872 1950

El protagonismo que cumplió la II dinastía de los Goyeneche en la sociedad arequipeña, en el tiempo que estuvieron presentes en la ciudad de Arequipa, se manifestó en la conservación de su estatus social respetable, en su relación con la Iglesia y los grupos de presión emergente; porque algunos miembros de la II dinastía como José Sebastián y Juan Mariano formarían parte de los directorios de empresas comerciales como Sumbay, Bancos la Providencia del Perú, Arequipa. Finalmente, porque en el lado político, de manera efímera, incursionaría Juan Mariano Goyeneche y Gamio en calidad de candidato a la Vice Presidencia en el primer civilismo, cuya cabeza visible fue Manuel Pardo. Segunda:

126 Lee mas

Ecuador. La dinastía Mastuerzo : Segundo (Folleto).

Ecuador. La dinastía Mastuerzo : Segundo (Folleto).

el comisionado de los llamados conservadores. Este don Plácido, es la misma persona que se hizo general por sí y ante sí y que renunció el generalato de igual manera. Identificados sus intereses con las as­ piraciones mastuerzinas, todo lo esperaba de la cábula: fué, pues, el obstáculo principal para arribar á un advenimiento, porque las cir­ cunstancias no se presentaban propicias para asegurar la preponde­ rancia de la famosa Dinastía. Cuando don Plácido se persuadió de que ninguno de los comisionados presentes podía ser benévolo á sus miras personales, echó á llorar á gritos, lamentándose do que no hu­ biera medios para llegará un arreglo: esperó, sin duda, que se comi­ dieran á consolarlo; pero cuando notó la actitud airada de los seño­ res Semblantes y Luis Eelipe Carbo, que contemplaban sorprendidos y avergonzados semejante espectáculo, puso término á su llanto des­ garrador. Incontinenti, como si su comisión hubiera sido ir á buscar víveres á bordo, se puso á averiguar si tenían pan fresco; y como lo había, pidió y le dieron varias piezas grandes, de las que llaman mi­ chas. Al regresar al campamento de Mapazingue, desembarcó llevan­ do las michas sueltas debajo del brazo, y jactándose de haberles quita­ do a los ingleses su repostería: regocijado, llamaba la atención á sua bolsillos llenos de las golosinas que se había hecho obsequiar á bordo, y que principió á repartir generosamente entre los suyos: todos de pió masticaban, escuchando al Enviado extraordinario, que preocupado de elojiar el gran temple de su alma, manifestaba que solo A impul­ so del mas puro patriotismo, pudo haber aceptado la comisión que acababa de desempeñar; y que estaba seguro, que Yeintemilla, apé- nas tuviera conocimiento de los enérjicos conceptos con qué se ha­ bían expresado en la última conferencia, por venganza le quitaría su casa, que era un palacio y que le había costado una injente suma, la que daba ya perdida, puesto que la destinaría para cuartel á fin de apresurar su destrucción por medio de la soldadesca: pero que esta*

43 Lee mas

Nuevos ejemplares del ajuar doméstico nazarí

Nuevos ejemplares del ajuar doméstico nazarí

Esta .pieza, a pesar de hallarse tan incompleta, sugirió ciertas ana­ logiías con otro fragmento conservado de antiguo en el Museo de la Al­ hambra bajo el n.º 1•223 (fig. 2). Es también de cerámica dorada y de­ coradón azul, sobre fondo blancc, por dentro. Su forma no se aseme­ jaba a la de ningún otro objeto o fragmento conocido, ni parecía con­ venir la disposición de las asas y el borde conservado con la correcta po­ sición del objeto, atestiguada por el escudo nazarí que ocupa el centro de la decoración. A cada lado de la inserción inferior de las asas tiene per,foraciones idénticas a las antes descritas, que hacían más inexplica­ ble la pieza, como tampoco era entonces eJq>resivo el extremo de tira de la parrilla, que es lo único •que le queda como testimonio de ella. Con­ serva también aigo del cueripü· inferior o cenieero, un poco más cilíndrico que el del fragmento anterior. Mide: Ali. 0,059 m., diám. 0,128 m.

11 Lee mas

LAS PUERTAS EN UNA CIUDAD NAZARÍ: MADĪNAT ARŠIDUNA

LAS PUERTAS EN UNA CIUDAD NAZARÍ: MADĪNAT ARŠIDUNA

En Archidona hemos visto el uso de puertas eminentemente fun- cionales que dejan en un segundo plano la vertiente decorativa. Para entender la entidad de las puertas de esta ciudad es necesario encua- drar su estudio dentro de una visión más amplia. Aunque cada núcleo de población amurallado configura sus puertas atendiendo a diferentes condiciones que determinan su fisionomía, existen características constantes en el Reino Nazarí, como son la disposición en recodo, y generalmente en doble, triple y hasta cuádruple recodo, como algunos ejemplos alhambreños. Esta solución defensiva alcanza su paroxismo durante la etapa nazarí, su composición a partir de varias puertas con patios intermedios, el uso de bóvedas de cañón entre aquellas o la utilización del ladrillo.

28 Lee mas

El Trabajo y la producción textil en la Tercera Dinastía de Ur

El Trabajo y la producción textil en la Tercera Dinastía de Ur

Disponemos de tres tipos de fuentes para el estudio del sector textil en el mundo antiguo: los restos materiales, las imágenes y las fuentes escritas. Habitualmente estas fuentes de estudio no se distribuyen uniformemente en todas partes y la disponibilidad de unas u otras conduce a que los estudios que se llevan a cabo sean muy diversos. En la Mesopotamia de la Tercera Dinastía de Ur las fuentes escritas son las más numerosas, por lo que en la presente tesis ellas conforman el núcleo de los materiales de trabajo. Sin embargo, consideramos que tener en cuenta todas las fuentes disponibles enriquece el análisis, por lo que a continuación presentaremos las particularidades de los distintos tipos de fuentes. Se trata, en palabras de Joaquín Sanmartín, de reconstruir la “gramática cultural” mesopotámica (Sanmartín 1998: 37-39) a partir de pistas, artefactos, sonidos, al igual que ordenaríamos los componentes de una lengua desconocida que intentáramos aprender, aprovechando toda la información posible. En el caso de las fuentes escritas, ofrecemos aquí una breve presentación de algunos signos cuneiformes directamente relacionados con los tejidos y los tipos de textos más pertinentes para el estudio de este sector, dejando los textos de Ur III propiamente dichos para ser analizados en detalle en la segunda parte de este trabajo. Para los restos materiales y las imágenes, en cambio, presentamos, además de la descripción general, algunos ejemplos que ilustran lo expuesto para cada uno de estos tipos de fuentes, ya que es en este capítulo donde las trataremos con más detalle, siendo sólo materiales de soporte citados esporádicamente en las siguientes secciones.

503 Lee mas

Show all 88 documents...