El Dictador

Top PDF El Dictador:

Influencia de los medios de comunicación colombianos en la creación del imaginario colectivo “Chávez el dictador”.

Influencia de los medios de comunicación colombianos en la creación del imaginario colectivo “Chávez el dictador”.

“caudillo”. Según Casey (2005, p.89) este personaje del escenario político y líder de un país comparte los rasgos de quienes se convirtieron en modelos a seguir en otras épocas. Sobre todo, cuando el modelo neoliberal se encuentra en permanente y creciente crisis desde hace casi 10 años. Sus máximos defensores, realizan constantes campañas para deslegitimar las alternativas populares, que encuentran uno de sus faros de luz en el Proceso Bolivariano que se vive en la Venezuela Chavista. Es así como hasta el día de hoy basta con mirar, leer o escuchar noticias (relacionadas con Venezuela y su crisis) de los canales privados como RCN y CARACOL, para hacerse una idea al respecto de lo que pasa en ese país, sobre todo cuando el fenómeno del “chavismo” aún persiste. Por las razones expuestas, es que surge la necesidad de realizar esta monografía con la cual se pretende analizar acerca de la influencia de los medios de comunicación colombianos en la creación del imaginario de Chávez el dictador.

83 Lee mas

Los alegatos de un dictador  Análisis de los discursos de Navidad de Francisco Franco Bahamonde

Los alegatos de un dictador Análisis de los discursos de Navidad de Francisco Franco Bahamonde

Franco fue el principal protagonista del panorama político español durante los más de 30 años que duró su dictadura. Ese hecho le ha convertido en uno de los personajes más recurrentes en investigaciones vinculadas a su perfil comunicativo en diferentes medios por parte de autores como Rafael R. Tranche, Ricardo Martín de la Guardia, Salvador Gómez García, Araceli Rodríguez Mateos o Francisco Sevillano Calero, entre otros. El objeto que ocupa a este proyecto de fin de Grado es el de continuar la línea de trabajo establecida por los investigadores anteriormente mencionados sobre la forma en que el dictador se dirigía al pueblo español a través de los medios de comunicación. A lo largo de los siguientes capítulos se examinarán las disertaciones navideñas (en su versión escrita) que ofreció el caudillo durante su etapa al frente del Gobierno de Espa ña con la intención de descubrir los mecanismos de persuasión empleados por el dictador cuando se dirigía a la sociedad española en este contexto específico.

65 Lee mas

La madre del dictador. Otra lectura para El otoño del patriarca

La madre del dictador. Otra lectura para El otoño del patriarca

latente, se ha vertido y ha encontrado una concreción adecuada y coherente –de acuerdo con los principios que rigen el mundo del general– en la persona de esa mujer que además tenía todo el derecho de acceder “a la gloria de los altares por los méritos propios de su vocación de sacrificio y su modestia ejemplar” (144). Por lo demás, y como se sabe, el hecho de que el dictador se entere de que todo no es más que falacia, no impide que dicte el decreto de canonización. Esto significa que el personaje de Bendición Alvarado, por obra y gracia del poder de su hijo, adquiere una categoría similar a la poseída por las vírgenes mestizas. Se convierte en defensora y protectora del universo del Patriarca, será objeto de culto, sujeto de ritos, adquirirá nuevas potencialidades –explicables por la ironía subyacente en la narración de todo el proceso– e incluso reemplazará y se impondrá, al menos en el plano material y por cierto tiempo, a todas las exteriorizaciones de la Iglesia católica: haciéndose intérprete de la “voluntad popular”, el gobernante “proclamó la santidad civil de Bendición Alvarado por decisión suprema del pueblo libre y soberano, la nombró patrona de la nación, curadora de los enfermos y maestra de los pájaros y se declaró día de fiesta nacional el de la fecha de su nacimiento” (160); incluso, según el artículo cuarto, los bienes de la Iglesia “pasaban a formar parte del patrimonio póstumo de santa Bendición Alvarado de los pájaros para esplendor de su culto y grandeza de su memoria” (161).

23 Lee mas

Libertad bajo palabra: facetas del encierro en algunas novelas de dictador (Dossier literatura latinoamericana)

Libertad bajo palabra: facetas del encierro en algunas novelas de dictador (Dossier literatura latinoamericana)

capítulo no deja de repetir este estribillo: “—¡Hablen, sigan hablando, sigan hablando!” (p.202). Letanía, súplica, conjuro contra el miedo, pues sólo la palabra es capaz de disolver el terror de la incomunicación y del aislamiento en tanto único hilo que une los presos del calabozo a la vida y que los une entre ellos. Con ese mismo ruego, otra vez repetido, se termina el capítulo XXVIII, primer capítulo de la tercera y última parte de la novela, empañándola toda de su acuciante reclamo. Y es que el dictador no solo destruye los cuerpos sino que se ensaña contra las mentes y las almas. “Miguel Cara de Ángel (era bello y malo como Satán)”, su consejero y adulador más querido, ha sido redimido por la gracia del amor de Camila, hija del general Canales. Con maquiavelismo, el Presidente le ofrece un puesto en Washington que, de inmediato, representa para él la oportunidad de escapar de un país convertido en cárcel. Pero en el último momento, un sosia le reemplaza y él queda detenido en lo más oscuro de las mazmorras, solo sostenido por el recuerdo y la certeza del amor de Camila. El Presidente se encarga de apagar ese rescoldo de esperanza: en el último capítulo de la novela va incluido un parte dirigido al Presidente en que se exhibe la manipulación de la cual ha sido víctima Cara de Ángel. La trampa maquiavélica ha consistido en meter a un supuesto preso con él dentro de su inmundo calabozo. Supuesto preso cuyo único delito habría sido posar los ojos en una hermosa mujer de “ojos verdes”, señal distintiva de Camila en la novela:

30 Lee mas

La primera república en la consideración de los Novecentistas

La primera república en la consideración de los Novecentistas

celebración del 12 de octubre, pues más bien se le concedió importancia a la del descubrimiento de América, y muchas veces paso inadvertido en la opi- nión pública la recordación de la Proclamación de la República en el Paraguay. Evidentemente las consecuencias de la guerra finalizada en 1870, siguió afectando las mentes de los novecentistas en sus estudios, y la misma fue signo de influencia en la memoria colectiva. Por otra parte el proceso de indepen- dencia fue más bien prudente en el análisis, por el interés de justificar los as- pectos positivos o negativos del pueblo en la responsabilidad de una persona, el Dictador Francia. Esta deducción se basa en las afirmaciones realizadas por otro de los novecentistas, Ignacio A. Pane quien en 1902 aseveró: “El Paraguay hasta ahora es conocido solo como el siervo del doctor Francia, y el teatro de la Triple Alianza...” (Pane, 1902).

16 Lee mas

La caída del dictador en la novela El rey de las ratas de Ednodio Quintero

La caída del dictador en la novela El rey de las ratas de Ednodio Quintero

En las novelas anteriores a la década de los setenta, el dictador se percibía como una fuerza omnipotente, casi divina, que regía el tinglado de la sociedad sin aparecer en ella. Esto podemos verlo en la novela de Miguel Ángel Asturias El Señor Presidente y en La sombra del Caudillo de Martín Luis Guzmán. En ellas se construye un universo sin describir el núcleo alrededor del cual gira. En la década los setenta, la voz narrativa ya no se centró tanto en la sociedad, como en el dictador mismo. Por ejemplo, en 1974 Alejo Carpentier publica El recurso del método, dos meses después, Augusto Roa Bastos, Yo el supremo, y al año siguiente, Gabriel García Márquez, El otoño del patriarca. Estas tres novelas cambiaron la estructura formal de la novela de dictaduras, permitiendo, a su vez, un cambio en su contenido. Si en un inicio la soledad del dictador, creada por una perspectiva ajena a su discurso, lo convertía en un ser casi místico e inalcanzable, en las novelas que lo abordan como eje del discurso, el dictador se vuelve un ser humano falible y complejo. Ángel Rama escribe al respecto:

15 Lee mas

Rojas Pinilla ¿un dictador? de la dictadura positiva a la dictadura negativa

Rojas Pinilla ¿un dictador? de la dictadura positiva a la dictadura negativa

aceptación de la situación que hacía necesario el recurso a la dictadura. ¿Cuáles eran los motivos para activación del recurso dictatorial? La dictatura rei gerendae cause, la conducción de una guerra. O la dictatura seditionis sedandae et rei gerendae cause, la solución de una crisis interna. ¿Cuáles eran los poderes con los cuales se investía al dictador? El imperium maius, es decir, de la totalidad de los poderes civiles y militares: El ejercicio del pleno mando militar; la subordinación de los cónsules; sus actos no eran sometidos a la intercessio de los tribunos 4 ; gozaba del ius edicendi; sus decretos tenían valor de ley; contra sus sentencias penales el ciudadano no podía apelar. ¿Qué restricciones había al poder investido en el dictador? No podía abolir o cambiar la constitución; declarar la guerra; imponer nuevos impuestos fiscales a los ciudadanos romanos; y no tenía competencia en la jurisdicción civil; la dictadura estaba circunscrita dentro de límites temporales muy rígidos. ¿Cuánto duraba la dictadura? No podía durar más de seis meses 5 , o duraba aun menos toda

78 Lee mas

LA VIRGEN DE LOS SICARIOS

LA VIRGEN DE LOS SICARIOS

De esta serie de escritos no todos siguen la misma tendencia, destaco la novela sobre dictadores de Vargas Llosa La Fiesta del Chivo, donde nos narra la vida del dictador de República Dominicana Leónidas Trujillo, (también como Serrano destaca el último día de la vida del sátrapa) cuyo reino de violencia y arbitrariedades son aun objeto de terror, critica, asombro y hasta ejemplo e inspiración, se rememora un pasado reciente, un pasado próximo, algunos de los personajes en los actuales momentos ocupan un espacio en el mundo posmoderno. Caso similar ocurre con la Virgen de los Sicarios de Fernando Vallejo, en donde las historias del siglo XVI y de los albores del cristianismo no son objeto de redacción ni de preocupación para el autor.

5 Lee mas

Constructo figural del dictador y efectos de una lectura en El Seductor de la Patria

Constructo figural del dictador y efectos de una lectura en El Seductor de la Patria

En las “novelas de dictadura”, los personajes adoptan dos for- mas básicas en relación con sus referentes históricos: puede ocurrir que se configuren a modo de síntesis de varios dictadores latinoa- mericanos, como se aprecia en El recurso del método (1974) de Alejo Carpentier y El otoño del Patriarca (1975) de Gabriel García Márquez, o bien, que representen a un dictador específico como ocurre en Yo el supremo (1974) de Augusto Roa Bastos y en la novela que nos ocupa, El seductor de la patria (1999) del mexicano Enrique Serna.

9 Lee mas

El constructo figural del dictador en El seductor de la patria de Enrique Serna

El constructo figural del dictador en El seductor de la patria de Enrique Serna

Esto se observa en el discurso novelesco. En las epístolas sucede lo mismo, ya que la mayoría de las cartas se estructuran en dos partes que corresponden a dos tiempos en la trama de la novela: dentro de los del presente se narran asuntos personales y anímicos del dictador entre 1874 y 1875, se muestra cómo lo ve la gente, los problemas que tiene con su mujer Dolores Tosta, la relación con su secretario y los problemas de salud y de dinero; y dentro de los del pasado, se relata la actuación de Santa Anna en los sucesos políticos y se narra la forma en que escala a la esfera del poder, además de sus relaciones amorosas. Por lo tanto, en una misma carta se cuentan los acontecimientos ―presentes‖ anteriores al momento de la enunciación, los ocurridos simultáneamente al tiempo de la enunciación y, además, se traen al relato sucesos pasados, mediante las memorias de Santa Anna, Giménez y Manuel.

120 Lee mas

El artista como dictador social o el poltico como escengrafo

El artista como dictador social o el poltico como escengrafo

al genio y el culto al Führer pudieron intercambiar de manera intermitente su forma sin complicaciones. Con todo, tuvo que actuar el peculiar talento alemán para la autohipnosis para escenificar esa luna de miel entre idealismo y brutalidad que originó, en los embriagadores albores de la “Revolución Nacional” de 1933, ese clima de ilusión tan especial para las masas. Fue Thomas Mann quien supo expresar esta situación en términos de minoría de edad cuando él, en septiembre de 1939, ya dispuesto a emigrar a los Estados Unidos, realizó el diagnóstico de que los alemanes eran un pueblo que idolatraba la falta de formación y la barbarie”. Esta idolatría, no obstante, no era más que una forma de desvío del deseo de reconocimiento. Todo aquel que desde la distancia histórica pretenda comprender el efecto producido por Hitler, señala Sloterdijk 16 tiene que renunciar al intento de investigar al dictador como una figura dotada de una personalidad demoníaca.

18 Lee mas

Show all 4218 documents...

Related subjects