Enfermo mental

Top PDF Enfermo mental:

El enfermo mental en el ámbito penitenciario

El enfermo mental en el ámbito penitenciario

Respecto a las características de la muestra, el Defensor del Pueblo Andaluz indicaba que se trataba de un núcleo de enfermos crónicos jóvenes, localizándose algunos casos significativos en personas mayores de 60 años. Por otro lado, las características sociales de este grupo de personas giraba en torno a cuatro consideraciones: se trataba de personas con un nivel cultural muy bajo, casi analfabeto; con un nivel económico muy bajo; cuya formación profesional era mínima; y en los que predominaban los supuestos en los que, además, concurría la ausencia de un apoyo familiar concreto, lo que, en definitiva, se puede resumir en un conjunto de individuos plenamente marginados o, como mínimo, en peligro de exclusión social, cuya enfermedad mental se suma al estigma de ser delincuentes. A toda esta situación se le suma la ausencia en aquel momento de cualquier tipo de mecanismo de reinserción social postpenitenciaria. En el ámbito del tratamiento médico en prisión, el Defensor del Pueblo Andaluz destacaba ya en 1998 la falta de profesionales en prisión especializados en psiquiatría; y, en el ámbito del tratamiento social del enfermo mental en prisión, indicaba que la atención social prestada a estas personas se basaba fundamentalmente en los contactos familiares. Sin embargo, con frecuencia esta relación familiar estaba dañada o quebrada para los enfermos mentales. De la misma manera, señalaba la ausencia de

17 Lee mas

Valor humano del enfermo mental

Valor humano del enfermo mental

cambio importante en cuanto al tipo de con- sultas atendidas en el campo psiquiátrico. Los psiquiatras que habían pasado del asilo del alienado al hospital del enfermo mental y del hospital a la comunidad de personas con sus derechos ciudadanos se encontraron trabajan- do cada vez más con patología mental menor y progresivamente, con casos de problemas no patológicos. En esta evolución, donde los conceptos psicoanalíticos jugaron un papel relevante, se fue minimizando la importancia y la necesidad del diagnóstico psiquiátrico, y el trabajo en el campo se fue desplazando de la enfermedad mental propiamente dicha a los conflictos y a los traumas, y de estos a las diversas formas del sufrimiento humano: po- breza, desempleo, violencia, discriminación, etc. Esa evolución determinó que el campo de trabajo psiquiátrico sufriera una doble inflación por consultas no patológicas. 1 Una inflación

14 Lee mas

El enfermo mental espera respeto del profesional. Varios ejemplos

El enfermo mental espera respeto del profesional. Varios ejemplos

El enfermo mental puede llegar a perder su "humanidad", como en algunos manicomios, o en otros lugares de encierro, pero también en la calle, cuando se convierte en vagabundo y corre peligro de muerte (de ser asesinado en nombre de ideologías de extrema derecha, o de simple orgía de violencia). Pero el paciente siempre es humano, siempre merece el trato cortés. Cortesía no implica distancia, y muchas veces el "usted" es mucho más democrático que el "tú". Preguntarle al paciente cómo quiere ser llamado no cuesta nada: Don Pepe, José, Sr. García, Pepito,...¿tanto cuesta dar ese gusto, hacerle ver al paciente que sigue mereciendo un trato digno y cortés? Lo cortés no quita lo valiente, dice el refrán, y lo cortés no impide el buen trabajo clínico. Las cosas se pueden pedir por favor con más persuasión que si se "mandan".

13 Lee mas

La construcción del enfermo mental en una institución psiquiátrica de Quito

La construcción del enfermo mental en una institución psiquiátrica de Quito

Es importante destacar que en muchos de los casos, los pacientes mentales no ingresan por su propia voluntad a estos hospicios; su realidad está circunscrita desde sus familiares, quienes endilgan a la institución psiquiátrica a su “enfermo mental”, ya que en su casa no es tolerado, sobretodo en sus fases agudas, en donde sus ideas delirantes y/o crisis causan angustia, desesperación, impotencia, etc. En algunos momentos, se podrá observar que tampoco es aceptado por los vecinos. Con este complejo proceso, se inaugura la posibilidad de internar al paciente en un centro hospitalario psiquiátrico. Otra de las vías en esta decisión para el ingreso, podría ocurrir a través de la derivación o sugerencia para la familia desde un médico u otro profesional de la salud o de la comunidad: trabajadoras sociales, sacerdotes, psicólogos, enfermeras, policías, etc. A través de estos caminos, se inicia este “vía crucis” 31 entre el paciente y su familia. Este término es utilizado ya que la internación puede generar instancias ambivalentes: la familia y/o allegados han vivido y están viviendo un clima muy tenso; a la par, pueden generarse esperanzas de alivio y curación.

88 Lee mas

“La asistencia al enfermo mental” de Luis Valenciano: la profesionalización del cuidado al enfermo mental durante la Segunda República Española

“La asistencia al enfermo mental” de Luis Valenciano: la profesionalización del cuidado al enfermo mental durante la Segunda República Española

book for the instruction of attendants on the insane, publicado por primera vez en 1885 por la Médico-Psychologique Association (Nolan, 1993). El psiquiatra español citó en la Bibliografía la edición de 1931, denominada Handbook for mental nurses, junto al ya refe- rido de Morgenthaler y Forel, el Manuel tech- nique de l’infirmier des Etablissements d’alienes de Mignot y Marchand (1931), cuya primera edición había sido publicada en 1912 y el tex- to Der seelisch kranke Mensch und seine Pflege [El enfermo mental y su cuidado] de 1925, obra finlandesa traducida al alemán por su propia autora, Neuman-Rahn, entre otras publicacio- nes. Durante su formación en Berlín, Viena, Múnich y Zúrich, Valenciano había conocido estos libros que habían sido impulsados por Sociedades médico-psicológicas y, en ocasio- nes, por “asociaciones de auxilio a pacientes mentales”, agrupaciones prácticamente desco- nocidas en España. De ese modo el psiquiatra murciano no tuvo pretensiones de originali- dad y afirmó que “hubiera sido injusto y aven- turado desdeñar la abundante literatura que so- bre este punto existe en países que han abordado con anterioridad a nosotros el problema de la formación de los enfermeros psiquiátricos, con tan excelentes resultados” (Valenciano:9).

12 Lee mas

Programa de Atención Integral al Enfermo Mental en las prisiones españolas (paiem ). Valoración tras cuatro años de funcionamiento

Programa de Atención Integral al Enfermo Mental en las prisiones españolas (paiem ). Valoración tras cuatro años de funcionamiento

El PAIEM consta de tres fases, una primera que persigue el diagnóstico y estabilización del enfermo, una segunda de rehabilitación psicosocial y la tercera que pretende una adecuada derivación y reinserción del enfermo mental a su salida de prisión. Está diri- gido específicamente a los enfermos mentales que se encuentran cumpliendo una pena de privación de li- bertad en un centro penitenciario ordinario, es decir, que fueron considerados responsables del delito que cometieron por el tribunal sentenciador. También son incluidos los internos que durante su estancia en un centro penitenciario sufren una enfermedad mental sobrevenida. Sin embargo, la situación clínica de es- tos enfermos no se corresponde con la que describe el artículo 60 del Código Penal, la de un enfermo men- tal que no es capaz de conocer el sentido de su reclu- sión y debe serle suspendida la ejecución de la misma. Estos enfermos a los que se aplica el PAIEM cum- plen condena, y aunque sufren un trastorno mental en ocasiones muy invalidante que condiciona su vida en prisión, su enfermedad no reúne los requisitos de aplicación del mencionado artículo, puesto que su trastorno no les desconecta de la realidad de manera permanente ni influye decisivamente en su capacidad de conocer y querer. Los enfermos mentales ya con- siderados inimputables en el momento del juicio y por tanto sentenciados a una medida de seguridad, se integran en otros programas específicos en las Unida- des Psiquiátricas Penitenciarias creadas al efecto.

12 Lee mas

Aterosclerosis cerebral y sus factores de riesgo en el enfermo mental  Aplicacin del sistema ateromtrico

Aterosclerosis cerebral y sus factores de riesgo en el enfermo mental Aplicacin del sistema ateromtrico

Introduction: The mental patients show a level of general mortality higher than the rest of the population and literature reports the cardiovascular diseases as the second cause of death preceded by suicide, meanwhile the Cuban reports placed suicide on the second place, without taking into consideration the physical self – aggression. The cardiovascular disease constitutes the third cause of death in the world, but it is not for the mental patients. Objective: To demonstrate the morphometric and pathomorphologic behavior of the atherosclerotic process that affects the brain arteries and to relate it with the Arterial Hypertension, the Diabetes Mellitus and smoke. Method: A retrospective, transversal, descriptive and observing study was done on 60 deceased patients during since 2008 to 2009 applying the Atherometric System to study the arteries. Statistical descriptive procedures such as the arithmetic media, the standard -comparative deviation and the Student “t” tests statistical test .were used. Results: In the analysis constituted by 60 deceased patients prevailed the masculine sex (42); 31 of them suffered from hypertension, 10 were diabetics, 51 of them used to smoke and 32 of the deceased were schizophrenic. In the circle of Willis prevailed adipose stria (X), only the grave plaque were statistical significant (p< 0.005) related to Diabetes Mellitus. Conclusions: The circle of Willis was a few affected vascular sector by the atherosclerosis process excepting its relation with the Diabetes Mellitus as an important risk of factor. Key words: atherosclerosis, mental patients, schizophrenia, risk of atherogenic factors, atherometric system.

10 Lee mas

Operación de Madlener (gastrectomía paliativa por úlcera) en cirugía gástrica

Operación de Madlener (gastrectomía paliativa por úlcera) en cirugía gástrica

lical. Gran espesor del panículo adiposo · que sangra abundante­ mente así como el peritoneo. La lesión gástrica consistía en un grueso cráte_r ulceroso por perforación del ulcus · en cuerpo de páncreas sin gran reacción de . parte de este último órgano. El cráter ocupaba Ja pai:te alta de la pequeña cúrva yuxta-car­ díaca y gran parte de cara ·posterior del cuerpo gástrico con gruesos ganglios de tipo inflamatorio que rodeaban la hoz de la coronaria y se extendían a lo largo de la pequeña· curvatúra, S�ccionado y cerrado el duodeno y una vez rebatido el estómago. hacia arriba y a la izquierda aparece la úlcera perforada en cuerpo de páncreas, casi en región yuxtacardíaca. Separamos la úlcera del páncreas quedando sli fondo adherido a este órgano y abriéndose una perforación circular de tamaño de una moneqa , de dos centésimos. Pretendemos pasar más arriba pero es impo­ sible, pues todo sangra en napa y al pretender liberar la corona­ ria se producen tres o cuatro hemorragias de regula'r importan­ cia. El anestesista se opone a una prolongación intratorácica de la incisión por el estado del enfermo; por otra parte habría que ir a una resección total o casi total que deseamos de todo punto de vista evitar. Por ello decidimos éerr.ar l.a perforación ulcerosa, lo que efectuamos en sentido transversal en un plano total y dos sero-serosos y efectuamos amplia gastrectomía total paliativa por debajo de la úlcera con restablecimiento de la continuidad

10 Lee mas

Memoria individual e historia sociocultural de la enfermedad

Memoria individual e historia sociocultural de la enfermedad

La atención y relevancia del registro personal de la experiencia no ha sido igualmente intensa a lo largo del siglo XX. Sin duda, se ha acentuado en las últimas décadas en que los medios de comunicación han avanzado con paso demoledor en la vida cotidiana. Sin embargo, la narración del enfermo no es la única fuente de conocimiento sobre la experiencia individual de la enfermedad. Darle a ese testimonio una relevancia mayor que a otros documentos parece por lo menos problemático, porque reconocería en el recuerdo personal de la experiencia de la enfermedad una condición superior de verdad. Con todo, es necesario notar que a medida que el enfermo o ex enfermo narra la historia de sí mismo, la historia que le dicta sus recuerdos, la narración que va tomando forma es el resultado de una trama que carga con todas aquellas otras narraciones que otros le han contado, que ha leído, que ha visto, con narraciones legas y con narraciones no especializadas. Así, el enfermo no recuerda en el vacío. Su relato está permeado por operaciones lingüísticas, discursivas, subjetivas y socioculturales donde cuentan ciertos modos narrativos de su experiencia como enfermo, de sus principios morales, de sus convicciones religiosas, del mayor o menor peso que en su vida han tenido ciertos saberes biomédicos y también saberes modelados en otras tradiciones que por distintas razones no lograron ser calificadas como científicas.

15 Lee mas

Un nio y su cuerpo enfermo

Un nio y su cuerpo enfermo

cuerpo enfermo en la vida mental de los niños”, es- tablece algunos efectos que sobre el desarrollo del Yo tiene una enfermedad y las consecuentes hospi- talizaciones. Si bien no resalta los efectos de una enfermedad crónica sobre el desarrollo infantil, sus contribuciones teóricas son muy importantes para pensar la infancia, el desarrollo y la enferme- dad psicosomática, sobre todo en lo que a la inter- vención terapéutica se refiere. Anna Freud sostie- ne, y con razón, que la adquisición gradual de habilidades, en lo que se refiere a las funciones corporales, son logros muy importantes en el de- sarrollo del yo infantil, pues tiene la significación de poseer un cuerpo propio diferente del cuerpo de la madre. La pérdida de estas habilidades por efecto de alguna enfermedad constituye una pérdi- da yoica que coloca al niño en un nivel más primi- tivo del desarrollo. Las restricciones del movi- miento y de la alimentación, las operaciones, se relacionan directamente con la angustia de castra- ción, que subyace en la fantasía infantil de ser ata- cado en la intervención quirúrgica, en donde, por ejemplo, se incremente la regresión a posiciones sádico-masoquistas.

5 Lee mas

El enfermo imaginario – Moliere

El enfermo imaginario – Moliere

día 26, una ayuda carminativa para expulsar las ventosidades del señor, siete reales." Tres, señor Fleurant. "ltem, la misma ayuda, repetida por la tarde, siete reales." Tres... "Item, el día 27, un preparado enérgico, para estimular la expulsión y limpiar de males humores al señor, doce reales." Doce... Celebro que hayáis razonado en esta ocasión. "Item, en el día 28, una toma de suero clarificado y azucarado, para dulcificar, lenificar, atemperar y refrescar la sangre del señor, veinte." Diez... "Item, una poción cordial y preservativa, compuesta de doce gramos de bezoar, jarabes de limón y granada y otras hierbas, según prescripción, veinte reales." ¡Poco a poco, señor Fleurant!... ¡Abusando de este mo- do, no habrá nadie que quiera estar enfermo!... Conformaos con doce reales... Tres y dos cinco, y cinco, diez, y diez, veinte... Doscientos veintitrés reales, cuarenta céntimos y treinta maravedises. Resulta, pues, que en el mes corriente he tomado... una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho y nueve medicinas; más una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once y doce lavativas; mientras que en el mes anterior fueron doce medicinas y veinte ayudas. ¡Ahora me expli- co por qué no me encuentro este mes tan bien como el pasado! Se lo diré a Purgon para que me regularice el tratamiento... ¡A ver! Que se lleven todo esto de aquí... ¿No hay nadie?... ¡Por más que digo, siem- pre me han de dejar solo!... ¡No hay manera de conseguir que estén en su puesto! (Toca una campanilla.) Ellos que no atienden, y esta cam- panilla que no suena bastante... (Vuelve a tocar.) ¡Nada! (Toca.) ¡Están sordos!... ¡Antonia! (Toca.) ¡Como si no llamara!... ¡Perros! ¡Granu- jas! (Toca de nuevo.) ¡Me da una rabia! (Deja la campanilla y grita.) ¡Tilín, tilín, tilín! ¡Pícaros de todos los diablos! ¿Es posible que aban- donen de este modo a un pobre enfermo? ¡Tilín, tilín, tilín!... ¡Cabe nada más lastimoso! ¡Tilín, tilín, tilín! ¡Dios mío, me dejan morir solo! ¡Tilín, tilín, tilín!

86 Lee mas

Sobre el problema de la evaluacin nutricional en los pacientes crticamente enfermos

Sobre el problema de la evaluacin nutricional en los pacientes crticamente enfermos

El puntaje SOFA es otro indicador del fisiopatologismo del paciente críticamente enfermo, construido en este caso para describir la probabilidad de que el enfermo progrese hacia una falla múltiple de órganos a partir del reconocimiento de elementos ya presentes de disfunción. 10 De forma similar a lo anotado antes con el puntaje APACHE II, la correcta utilización de los nutrientes solo puede ocurrir en un medio interno constate y estable provisto por células, tejidos, órganos y sistemas que funcionan al unísono y comunicándose entre sí constantemente. Toda disfunción orgánica implica entonces un metabolismo inefectivo, y por lo tanto, un riesgo de desnutrición.

6 Lee mas

Sndrome eutiroideo enfermo

Sndrome eutiroideo enfermo

El síndrome eutiroideo enfermo es una entidad de presenta- ción frecuente en pacientes hospitalizados, sobre todo en los críticamente enfermos. Desde su descripción en la década de los setenta, ha sido motivo de estudio, ya que su mecanismo fisiopatológico es complejo. Los cambios en el perfil tiroideo parecen ser secundarios al estado agudo de la enfermedad. En todos los casos, existen alteraciones en la actividad de la desionidasa tiroidea, la unión de hormonas tiroideas a proteí- nas plasmáticas, la transformación de hormonas tiroideas en tejidos periféricos, la actividad del receptor nuclear de hormo- nas tiroideas y la secreción de la hormona estimuladora de la tiroides (TSH) y de la hormona liberadora de tirotropina (TRH). Se sabe que su presentación y la disminución de T4 a cifras por debajo de 2 μg/dL aumenta hasta en 80% el riesgo de mortalidad en los pacientes en unidades de terapia intensiva. El tratamiento hormonal de sustitución tiroidea con T3 y/o T4 no ha demostrado un beneficio concreto, y su indicación es mo- tivo de polémica. Se realiza la revisión del tema, comprendida por las características del síndrome, su fisiopatología, cuadro clínico, terapéutica y diagnósticos diferenciales.

6 Lee mas

Concepcion social del enfermo

Concepcion social del enfermo

En los enfermos diabéticos, las dimensiones más representativas destacan que las relaciones familiares son generadoras de factores protectores y de riesgo, en los casos donde aparecen la sobreprotección y el abandono. En este grupo, las representaciones sociales siguen la lógica cotidiana del sentido común, revelando que al lado del pilar del enfoque terapeútico coexisten con el enfermo significados, actitudes y creencias que en definitiva ponen en circulación la permanente tendencia aceptación- negación, un continuo bipolar en la naturaleza humana del diabético.

49 Lee mas

Delirium en el enfermo grave.pdf

Delirium en el enfermo grave.pdf

El delirium tiene una elevada incidencia en los enfermos graves internados en unidades de terapia intensiva. Es un factor de riesgo inde- pendiente de: mortalidad, estancia y ventilación mecánica prolongada, y deterioro cognitivo a mediano y largo plazo. La falta de protocolos de diagnóstico de este padecimiento en las unidades de terapia intensiva para su diagnóstico temprano y atención oportuna, repercute negativamente en la evolución y pronóstico del enfermo grave. El objetivo de este trabajo es revisar los conceptos actuales relacionados con el delirium y proponer a la comunidad médica que atiende enfermos graves la necesidad de implantar protocolos para su diagnóstico y tratamiento con la finalidad de mejorar la calidad y seguridad de atención en las unidades de terapia intensiva.

10 Lee mas

Reforma psiquiátrica y cierre de manicomios ¿dónde están los pacientes?

Reforma psiquiátrica y cierre de manicomios ¿dónde están los pacientes?

Esto originó grandes cambios que llevarían a la Secretaria de la Comisión Ministerial a la realización de un Documento General para la reforma psiquiátrica y la atención a la salud mental, en 1985, donde propone la reforma profunda de la atención mediante el desarrollo y ampliación de la asistencia en nuevas estructuras(16). Estas estructuras estarían vinculadas con la propia comunidad estableciendo formas de actuación coordinadas con otras áreas y ministerios con responsabilidades que afectan a la salud, incluyendo la prevención y tareas de reinserción social dentro de asistencia y atención de salud mental, de forma que se integraría la salud mental en la atención sanitaria general.

31 Lee mas

Actitud del grupo médico hacia la enfermedad mental en el Hospital de Pediatría

Actitud del grupo médico hacia la enfermedad mental en el Hospital de Pediatría

Material y métodos: Estudio transversal descriptivo en el que se aplicó la Escala de Actitud Hacia la Enfermedad Mental a personal médico que labora en los diferentes turnos y servicios, en el Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional de Occidente, considerándose a los médicos de base, médicos eventuales y médicos de confianza. El instrumento de medición es una escala de 59 reactivos, tipo Likert de 5 puntos, va desde -2 totalmente en desacuerdo y +2 totalmente de acuerdo; los ítems evalúan conductas tanto positivas como negativas hacia la enfermedad mental. La calificación de la escala global fue de 51 de 100 en donde 100 representa una excelente actitud hacia la enfermedad mental y 60 o menos una mala actitud. Los datos recabados fueron capturados en el paquete estadístico: Statistical Package for Social Sciences para MAC (SPSS versión 21.0).

61 Lee mas

Factores asociados al uso de servicios sanitarios en personas con esquizofrenia y trastornos afines

Factores asociados al uso de servicios sanitarios en personas con esquizofrenia y trastornos afines

Salvador-Carulla et al. (2005) comparan los patrones de uso de servicios en Salud Mental en Italia y en España. Entre los factores que analizan están los sociodemográficos de los pacientes. Como hallazgo significativo y en contra de lo reportado en otros estudios del norte de Europa, Peen y Decker (2001) no encuentran relación entre los factores relacionados con la deprivación social y el uso de recursos hospitalarios. Esto al contrario que en otros países del norte, podría indicar una pérdida de equidad a la hora de acceder a los recursos, aunque también postulan que este hecho podría motivarse por la influencia de otras variables demográficas y culturales que modificasen la relación entre la pobreza y el desempleo con el uso de recursos de Salud Mental. Consideran que a pesar de la influencia de estos factores, los mayores niveles de soporte familiar, contrarrestarían el hecho de que este tipo de pacientes tuviera una mayor dificultad para acceder a los servicios sanitarios. Pero por otra parte existen autores que han considerado que muchas de las diferencias que se encuentran en el uso de servicios sanitarios de los pacientes con esquizofrenia pertenecientes a países distintos se podrían deber a los problemas que presentan ciertos sistemas sanitarios a la hora de garantizar el tratamiento de estos pacientes y no a diferencias culturales como a veces se sugiere. Estos aspectos serían por tanto susceptibles de mejora y no deberían ser encubiertos aduciendo las diferencias culturales o sociodemográficas de las zonas analizadas (Nordentoft, 2002).

264 Lee mas

El enfermo  mental y la enfermería a lo largo de la Historía

El enfermo mental y la enfermería a lo largo de la Historía

Respecto a la enfermedad mental, en las sociedades primitivas existía un pensamiento mágico, durante la edad media predominó el concepto mágico-religioso y posteriormente el cuidado se centró en el aislamiento. A partir del siglo XVII se impuso una visión manicomial del trastorno mental. La asistencia a los enfermos mentales en el mundo occidental comenzó a cambiar en el siglo de la Ilustración, siglo XVIII y comienzos del XIX, cuando Philippe Pinel introdujo el llamado Tratamiento Moral. Dichos cambios se habían ido introduciendo ya en España desde el siglo XV en el Hospital de Inocentes de Valencia y posteriormente en el de Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza. Sin embargo, las condiciones en España desde finales del siglo XVIII supusieron un retraso en la asistencia y tratamiento de los enfermos mentales. Durante muchos años la psiquiatría española y los enfermeros dedicados al cuidado de los enfermos mentales quedaron anclados en el manicomio. El gran avance vino de la mano de la Ley General de Sanidad en 1986 cuando los servicios de asistencia al enfermo mental se integran en el sistema sanitario general, rompiendo la marginación que durante tantos años sufrieron.

28 Lee mas

Desarrollo y perspectivas de la salud mental en Cuba

Desarrollo y perspectivas de la salud mental en Cuba

Se presenta el desarrollo de la salud mental en Cuba y los factores que han contribuido a este. Se propone articular un nuevo paradigma del proceso salud- enfermedad, poniendo su acento en un aspecto olvidado: la salud. Se pretende también hacer una nueva cultura humanista y hasta un nuevo modelo social para la protección de la salud de las personas. Se explica la propuesta del desarrollo de lo social en la salud mental cubana. Esta concepción social-sanitaria ha permitido que sistemáticamente se analice la problemática sectorial, en la que participen todos los factores en la comunidad, se identifiquen los problemas y se enfrente con valentía e inteligencia cualquier situación que entorpezca el logro de los pilares básicos del sistema y los servicios de salud mental; además que sus instituciones sean resolutivas y accesibles y que la población esté satisfecha con sus servicios de promoción, prevención, curación y rehabilitación. Se concluye que la propuesta del desarrollo de lo social en la salud mental cubana tiene en cuenta las exigencias y los fundamentos filosóficos, éticos y humanistas como la base fundamental para el desarrollo y su aplicación didáctica y práctica.

14 Lee mas

Show all 3425 documents...