Escenario de la muerte

Top PDF Escenario de la muerte:

Narcisismo y muerte de la alteridad  Universals Port Aventura como escenario de juego y seducción

Narcisismo y muerte de la alteridad Universals Port Aventura como escenario de juego y seducción

En este ensayo me centro básicamente en lo que denomino procesos de personalización, para ello reordeno el sentido social de la dicotomía ilustrada individuo / sociedad. La historia no puede ser narrada en tercera persona. Desaparece la distancia que necesita el antropólogo para conocer, para racionalizar, así como el respeto hacia un otro situado más allá, en la representación. El escenario y quienes lo animan no son los referentes que guían estos itinerarios consumistas, sino parte de un espectáculo que tiene como centro al cliente. El cliente es el protagonista, convirtiéndose en constructor y referente de un mundo construido a su medida. Quizás sorprenda el cuestionamiento implícito de los no lugares popularizados por Marc Augé. Frente a lo que considero que no es más que un salto hacia adelante de planteamientos ilustrados, sitúo mi centro de interés en un consumo vivencial, en donde es el consumo mismo, como motor y morfología de itinerarios fundamentados en la instantaneidad y la no continuidad, quien mejor sirve de metáfora de este experimentar. No hay ritualización predefinida y desaparece el significado que el mito, como condensador de sentido y finalidad, podía conferirle al movimiento. ¡La mano invisible una vez más! Éste es el hilo de Ariadna del que hay que tirar para llegar a alguna parte.

8 Lee mas

Factores que influyen en la evolución de los injertos de donantes tras muerte cardiaca extrahospitalaria

Factores que influyen en la evolución de los injertos de donantes tras muerte cardiaca extrahospitalaria

Las variables recogidas fueron: edad, sexo, hora de llamada (cuando se recibe el aviso de emergencia), tiempo de llegada (el transcurrido desde que se recibe la llamada y la unidad llega al escenario), hora de trasfe- rencia (momento de llegada al hospital), tiempo de lle- gada al hospital (el que trascurre desde la llamada y lle- gada al hospital), número total de órganos donados; tipo de órgano donado, y causa de la no donación (ne- gativa del paciente, negativa familiar, fallo de bomba, causa biológica y otros). La negativa del paciente se re- fiere a aquellos casos en los que se ha manifestado en vida su decisión contraria ante la donación de órganos. El fallo de bomba se refiere a la acción de canular al pa- ciente y someterlo a circulación extracorpórea, la causa biológica incluye causa médica que los excluye como donantes, en el apartado de otros se incluye la negativa judicial, problemas técnicos, tiempos sobrepasados o im- posibilidad de la canulación o el del helicóptero. Se re- cogió el fallo primario del injerto renal derecho o iz- quierdo, la concentración de creatinina del receptor del riñón derecho e izquierdo a los 12 meses, y la supervi- vencia del receptor hepático y pulmonar a los 12 meses. En cuanto al análisis estadístico empleado cabe decir que se trata de un estudio de serie de casos retrospecti- vo basado en la recogida de datos de las historias clíni- cas. El análisis estadístico se realizó con el software esta- dístico SPSS v.16.0. Las variables cuantitativas se representan como media, con desviación estándar (DE)

6 Lee mas

Muerte de un ciclista

Muerte de un ciclista

sin ilusión. La ciudad de Madrid en blanco y negro con sus barrios empobrecidos, corralas, poblados míseros y los sonidos de viejos coches y timbres de bicicletas en un país bajo vigilancia policial, son el escenario perfecto para un drama que se desarrolla en diálogos cortos y muy directos, con muchos primeros planos en los que el amor clandestino, pasa de ser un símbolo a convertirse en un dilema.

8 Lee mas

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

El carácter de la instalación, así como del performance, es necesariamente espu- rio, debido tanto a la precariedad y lo fortuito del escenario como al carácter perece- dero de los elementos que los constituyen. No obstante, hay también una serie de otras manifestaciones de carácter más permanente y algunas son explícitamente documen- tales y archivables, y con esta intención se realizan. Se trata de objetos, representacio- nes y eventos heterogéneos unidos sobre todo por su origen sociopolítico y por su fun- ción de rememoración y testimonio, y que se registran por medio de la tecnología actual. De cualquier manera, casi siempre se conceptúan a sí mismos en los terrenos de lo artís- tico y, a pesar de la repetibilidad del evento testimoniado, gracias a la cual vayan per- diendo la frescura periodística de la noticia, tienden a una simbolización propia del arte, aunque un arte realizado mediante los recursos espontáneos al alcance de la mano del autor, inusuales en un arte institucionalizado.

13 Lee mas

La escuela: un escenario de formación y socialización para la construcción de identidad moral

La escuela: un escenario de formación y socialización para la construcción de identidad moral

ausencia de una presencia fáctica, es usada para disponer significativamente los sucesos entre los que viven los hombres a fin de poder orientar su experiencia. Al nombrar a la escuela no es necesario tenerla en frente; pues a ella, como símbolo, se ligan un conjunto de significados socialmente sancionados. La escuela no es susceptible de cualquier significación sino que representa el lugar privilegiado para enseñar, aprender y socializar. “La escuela como todo significante no está sometida por completo al contenido que se supone expresa. Si bien el simbolismo no es totalmente libre sino que se aferra a lo histórico, tampoco está anclado a un sentido homogéneo” (Duschatzky, 1999, p. 21). Sólo una escuela que transverse desde el principio de la equidad, en su práctica misma, todos esos significados simbólicos, se construirá a sí misma como un escenario democrático donde sea posible el respeto a los diferentes estilos de aprendizaje, a la diversidad de expresiones y a la aparición de las múltiples identidades; pero para que esto acontezca deberá operar un criterio unificador, que, en mi parecer, es la pregunta por lo moral, lo ético y lo político, y no sólo una pregunta por las normas carentes de su contenido valorativo y moral; una recaída en este último tipo de pregunta representaría la muerte del espíritu del principio moral que por excelencia connota la normatividad y reduciría la discusión sobre la convivencia a lo ya establecido como código invariable, como recetario; en términos prácticos se estaría negando la posibilidad de la deliberación y se caería en la exclusión del otro, en tanto se niega la posibilidad que él tiene para contrargumentar y justificar su accionar. En esta perspectiva, la deliberación y la contrargumentación se alejarían del principio básico que convoca a la escuela al entendimiento y la responsabilidad solidaria. La argumentación sobre lo normativo, según Habermas (1999), se inicia con la pregunta sobre qué es fundamentar la moral. Al respecto, define:

26 Lee mas

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

Eugene O’Neil teje una trama similar en Llega el hombre de hielo. Esta vez la escena transcurre en un sucio bar, la última parada para los que esperan la muerte. La clientela está esperando a que Hickey, tal como ha hecho durante muchos años, refresque sus quimeras y reafirme su adoración al alcohol. Hubo un tiempo en que cada uno de los personajes llevaba una vida de acción y aventura, pero ahora el bar se ha convertido por varias razones en un retiro para ellos y en una molienda para las viejas historias, las bromas desgastadas y las mofas. Pese a toda esa palabrería, el apoyo mutuo que se prestan sirve para conservar sus ilusiones en la vida. En lugar del alcohol Hickey les ofrece al final la salvación y la paz bajo la apariencia del conocimiento de sí mismo y del fin del autoengaño. En una escena de gran tensión que recuerda a ‘La última cena’, Hickey dice que les ayudará en su camino hacia esta meta, pero ahora Hickey habrá de superar la filosofía del absurdo que ha comenzado a cobrarse su precio en el hombre. Larry Slade, un intelectual ex-anarquista, ejemplifica esta posición: “¡Todo lo que sé es que estoy enfermo de la vida! ¡Estoy acabado! ¡Me he olvidado de mí mismo! Me he ahogado y contentado en el fondo de una botella. Honor o deshonor, fe o traición no son para mí sino opuestos de la misma estupidez que rige la

6 Lee mas

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

independientemente de las condiciones en que se encuentra el individuo, la muerte debe llegar por medios naturales. En la segunda, por el contrario, se admite que, en circunstancias extremas, el individuo pueda decidir si continúa o no viviendo, … En Colombia, a la luz de la Constitución de 1991, es preciso resolver esta cuestión desde una perspectiva secular y pluralista, que respete la autonomía moral del individuo y las libertades y derechos que inspiran nuestro ordenamiento superior.… En este sentido la Corte señaló: "El principio de dignidad no sería comprensible si el necesario proceso de socialización del individuo se entendiera como una forma de masificación y homogenización integral de su conducta, reductora de toda traza de originalidad y peculiaridad.(…)” … Por otra parte, el mismo artículo 1 de la Constitución, en concordancia con el artículo 95, consagra la solidaridad como uno de los postulados básicos del Estado Colombiano, principio que envuelve el deber positivo de todo ciudadano de socorrer a quien se encuentra en una situación de necesidad, con medidas humanitarias. Y no es difícil descubrir el móvil altruista y solidario de quien obra movido por el impulso de suprimir el sufrimiento ajeno, venciendo, seguramente, su propia inhibición y repugnancia frente a un acto encaminado a aniquilar una existencia cuya protección es justificativa de todo el ordenamiento, cuando las circunstancias que la dignifican la constituyen en el valor fundante de todas las demás. …debiendo el Estado limitarse a imponerle deberes, en principio, en función de los otros sujetos morales con quienes está avocado a convivir, y por tanto, si la manera en que los individuos ven la muerte refleja sus propias convicciones, ellos no pueden ser forzados a continuar viviendo cuando, por las circunstancias extremas en que se encuentran, no lo estiman deseable ni compatible con su propia dignidad, con el argumento inadmisible de que una mayoría lo juzga un imperativo religioso o moral.

515 Lee mas

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

El artista se refugió en el alcohol y los fantas- mas de muerte y dolor se multiplicaron. En 1908 tuvo que ser internado en un instituto psiquiátrico en Copenhague durante varios meses donde fue sometido a descargas eléctricas para lograr su cura- ción. Cuando salió de la clínica decidió volver a Noruega. Estaba mucho más tranquilo y pero los autorretratos de esa época lo muestran agotado. Su pintura había perdido parte de ese trazo nervioso que lo había identificado. Igualmente, no perdió su genio tal como lo testimonian los murales del aula magna de la Universidad de Oslo y en las pinturas de los paisajes noruegos.

7 Lee mas

Cómo ayudar a una persona con síndrome de Down a afrontar la enfermedad terminal y la muerte de un ser querido

Cómo ayudar a una persona con síndrome de Down a afrontar la enfermedad terminal y la muerte de un ser querido

Presénteles al personal profesional que está atendiendo al paciente. Demuestren al personal, haciendo de modelo, que las personas con síndrome de Down forman parte vital de la familia que han de participar en la conversación y formar parte como miembros del equipo. Haga que el personal les explique (como a cualquiera de la familia) qué se puede esperar en el momento de la muerte. El conocimiento reduce el miedo. Y el reconocer los síntomas, como son la lenti- tud de la respiración, la pérdida gradual de la conciencia, el no poder hablar o responder, el no poderse mover, etc., asustarán menos si se conoce que van a aparecer. Incluso, el estar presen- tes en el momento de una muerte tranquila y pacífica se convierte en un momento precioso y reafirmante cuando es compartido por la familia.

6 Lee mas

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Las diferencias de género encontradas en este estudio brindarían fuerte apoyo a la noción de que el comportamiento suicida es genérico, tal como lo plantean la “Teoría de la socialización género-rol” (Langhinrichsen-Rohling et al., 1998; González-Forteza, 1999; Lewinsohn, et al. 2001), o las denominadas “psicopatologías de género” (Burín, Moncarz y Velázquez, en González-Forteza, 1999). Considerando ahora los niveles de riesgo, encontramos que tanto los varones como las mujeres de riesgo alto presentan diferencias significativas respecto de adolescentes de riesgo bajo, en que tienen menor atracción por la vida, mayor rechazo hacia la vida y atracción por la muerte. Estos resultados coinciden con los encontrados por Orbach et al. (1991). Este autor comparó adolescentes suicidas, psiquiátricos y no suicidas, en las cuatro actitudes, encontrando tres perfiles diferentes para cada uno de los grupos. Halló que el grupo suicida estaba bajo en atracción por la vida y alto en rechazo de la vida. La única diferencia que hemos encontrado respecto de lo referido por Orbach es con relación al “rechazo hacia la muerte”. Mientras en su estudio los tres grupos puntuaban con valores que se considera como “indiferencia”, los resultados de nuestro estudio indicarían una actitud de desacuerdo con temer a la muerte. Esto es, los jóvenes de la muestra manifiestan “no temerle a la muerte”. Los hallazgos de Orbach más cercanos a estos resultados son aquellos que muestran que los adolescentes suicidas internados presentaban menor temor a la muerte que los internados no suicidas.

13 Lee mas

Muertes simbólicas, en cien años de soledad

Muertes simbólicas, en cien años de soledad

La novela Cien años de soledad puede considerarse como un compendio de la cultura colombiana. En ella, posiblemente, se recogen numerosísimos elementos de esta cultura que comprende y, a la vez destaca, las fuentes caribes que llegaron hasta el autor por vía de la oralidad. También, esta situación va constituir los marcos conceptuales en los cuales se inscribe la temática de la muerte. El término muerte, con etimología del latín: mors, mortis significa la cesación de la vida, según la primera acepción de la palabra en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. El lema totaliza seis entradas, incluyendo la definición tradicional que indica el desprendimiento del alma del cuerpo; los sinónimos de destrucción, aniquilamiento y ruina; la figura del esqueleto humano provisto de una guadaña como símbolo de la muerte; también, se referencia el coloquialismo aplicado a cosa o persona enfadosa, molesta o insufrible. Además, el diccionario cita las frases con sus respectivas definiciones: buena muerte, muerte a mano airada, muerte chiquita, muerte civil, muerte natural, muerte senil, muerte súbita, muerte violenta, a muerte, a muerte o a vida, acusar a muerte, dar muerte, de mala muerte, de muerte, estar a la muerte, hasta la muerte y luchar con la muerte.

7 Lee mas

¿Qué piensan los adolescentes sobre la vida y la muerte? Análisis de contenido de grupos de discusión de adolescentes en riesgo suicida

¿Qué piensan los adolescentes sobre la vida y la muerte? Análisis de contenido de grupos de discusión de adolescentes en riesgo suicida

Estudios previos informan sobre la incidencia de los factores vitales estresantes en el comportamiento suicida (Cohen, 2000; Fergusson, D. et al., 2000; Fachinelli y cols, 2005) los cuales generalmente reflejan una actitud de rechazo hacia la vida en la medida en que no puedan ser afrontados exitosamente. Los cambios personales parecen ser los que más preocupan a los jóvenes que piensan en el suicidio como una solución a sus problemas. Por otra parte, se han observado diferencias en las actitudes hacia la vida y la muerte en adolescentes en distintos niveles de riesgo de suicidio. Aquellos que están en riesgo alto poseen menor “Atracción por la Vida”, mayor “Rechazo hacia la Vida” y “Atracción por la Muerte”. En investigaciones previas (Fachinelli y cols, 2005) concluimos que lo que distingue a un adolescente en riesgo de suicidio no es la falta de temor a la muerte sino el grado de satisfacción con la vida, el dolor y la frustración resultante de situaciones estresantes y la concepción de la muerte como alternativa de resolución de conflictos. Entonces, la posibilidad de generar espacios de diálogo con los adolescentes acerca de sus preocupaciones, intereses, opiniones y valoraciones acerca de la vida y la muerte es un elemento clave para la comprensión de sus necesidades y la promoción de conductas adaptativas.

10 Lee mas

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

La primera parte de las cuatro que componen el libro se titula como el libro mismo, Poemas de la muerte. Contiene 13 breves poemas (desde un único verso hasta unas pocas estrofas), el primero de ellos titulado para consuelo. Y así se empieza, tras el título, la dedicatoria (A Judit) y las tres citas proemiales a las que poco antes aludimos. Para consuelo. Y cuatro versos, nada más, precedidos por dos epígrafes: dos líneas de Tibulo y el dístico final del soneto 79 de William Shakespeare. Tanto los epígrafes como el íncipit del poema («Nunca lamentaré/ querida aquellas noches») nos introducen de lleno en lo que será un tema recurrente del libro: «este entrelazamiento/ de muerte y vida», acudiendo a los versos segundo y tercero de otro poema, el que abre la tercera parte (Quizá ya cese).

8 Lee mas

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

+Lo primero que se experiencia es una situación de gran desconcierto, confusión y turbación. Sin embargo, estas sensaciones van poco a poco diluyéndose para ser sustituidas por el deseo del fallecido de relacionarse con el mundo físico al que ya no pertenece, pero en el que consciencialmente quiere seguir estando y actuando. Es así, alentado por este deseo, como va adquiriendo una serie de “habilidades” para, desde el tránsito, incidir e intervenir en el plano material: mover objetos, esconder cosas, apagar y encender luces, provocar ruidos, interferir de maneras diversas en personas y un largo etcétera de situaciones y fenómenos que hoy se suelen englobar en el ámbito de la parapsicología. Numerosas historias de fantasmas, aparecidos e, incluso, posesiones, tienen también que ver con esto. (Nota importante: El contacto desde el más allá con los seres humanos y el mundo material también puede darse en desencarnados que no están en el purgatorio, es decir, que se han percatado de su muerte física, la han aceptado en consciencia y han entrado en el “plano de luz”. En este caso, el Amor -no la densidad consciencial, el apego, el sufrimiento…- es lo que motiva estas conexiones desde el más allá.).

5 Lee mas

La piedad del Greco (o la muerte de un hombre íntegro)

La piedad del Greco (o la muerte de un hombre íntegro)

En los últimos años de su vida le obsesionaba la idea de caer en manos de la tecnología sanitaria. Hasta sus 84 años se mantuvo alejado de médicos y hospitales. Y la verdad es que   no   tenía   diagnosticada   ninguna   enfermedad   cuando   murió.   Su   voluntad   y   su coherencia,   en   ese   y   otros   sentidos,   eran   de   piedra.   Tal   vez   por   eso,   cuando   las circunstancias   de   su   vida   habían   tensado   demasiado   la   cuerda   no   enfermaba   ni   se quejaba, se rompía. Algunas fracturas de huesos han jalonado pasajes importantes de la vida de mi padre y una fractura de cadera lo llevó al hospital cuarenta y dos días antes de su muerte.

5 Lee mas

La muerte en la literatura

La muerte en la literatura

(García Lorca, 2015, vol. II, p. 84) Todo el mundo es un espíritu, o un sueño, o va a con- vertirse en uno. El Romance de la luna, luna (García Lorca, 2015) es una muestra de ello. Es la historia de un niño gitano que se queda solo en la fragua una noche. De alguna forma se siente tentado por la luna, personi- ficada como mujer y bailarina, y que a la vez representa la muerte. El niño le dice a la luna que huya antes de que vuelvan los gitanos («Huye luna, luna, luna»), pero la luna le explica que cuando los gitanos vuelvan le encon- trarán «con los ojillos cerrados» (muerto). El poema se cierra con un lamento sobre el cuerpo del niño: «Dentro de la fragua lloran, / dando gritos, los gitanos. / El aire la vela, vela. / El aire la está velando.» La segunda vela puede ser la que ilumina o la vela de una embarcación, por lo que aporta matices tanto de una luz que parpadea como de la idea del niño y la luna navegando por el cielo. Por lo tanto, Lorca escribe de la muerte con tal sen- tido de misterio que la convierte en algo mucho más complejo.

7 Lee mas

De “caballeros de la muerte” a la “lucha por la vida”. Los arditi italianos, de la guerra a la militancia antifascista

De “caballeros de la muerte” a la “lucha por la vida”. Los arditi italianos, de la guerra a la militancia antifascista

Efectivamente, cada uno metabolizó el evento a su manera, pero la reali- dad no pudo ser vista a través del mismo cristal de antes, ya que todos, que- riendo o no, quedaron profundamente marcados por los ‘pesares’ y –en algu- nos casos– los ‘placeres’ de la guerra. Este último punto, el del indecible lega- do del placer, está dentro de los objetivos de nuestro discurso central. Incluso puede que esa sensación –seguramente no percibida por todos, ni con la misma intensidad– contribuyera a la agitación en las relaciones sociales y a la necesidad de una representación en clave épica de aquello que era indescrip- tible, incomprensible para quienes no tomaron parte del conflicto. Como obser- va Joanna Bourke, los hombres que han vivido la experiencia de la guerra la han disfrutado en cierto modo. De los placeres ‘comunitaristas’ de la camara- dería al placer ‘individualista’ de ejercer el poder sobre la vida y la muerte de las personas (la guerra como un equivalente masculino del parto), el conflic- to armado ha ‘seducido’ siempre a los hombres (sólo recientemente, también a las mujeres). Al desenlace del evento bélico, aquéllo se volvió en un proble- ma para el excombatiente: más allá de la interrupción de tal flujo de sensa- ciones (compensada por el retorno a la comunidad de origen), “¿Cómo expli- carlo a familiares y amigos? [...] Describir el combate como una experiencia placentera significaba admitir ser una bestia sedienta de sangre: reconocer que el alto el fuego definitivo provocaba la misma angustia que la pérdida de una gran amante no podía inspirar nada más que vergüenza” 19 .

25 Lee mas

Muerte de un Ciclista

Muerte de un Ciclista

Barden en 1955 pertenecía al jurado del Festival y “LA MUERTE DE UN CICLISTA” se presentó por tanto como exhibición “fuera de concurso” acreditando la coproducción con Italia. Recibió el Premio de la Crítica Internacional, en realidad un premio fuera de los oficiales del certamen. El premio del festival, la Palma de Oro fue para la americana “MARTY”. España estaba representada por “MARCELINO PAN Y VINO” que fue premiada con un “Premio Especial”

20 Lee mas

Show all 10000 documents...

Related subjects