espiritualidad cristiana.

Top PDF espiritualidad cristiana.:

La violencia de pareja y su relación con el nivel de participación en la espiritualidad cristiana en adventistas del séptimo día

La violencia de pareja y su relación con el nivel de participación en la espiritualidad cristiana en adventistas del séptimo día

La espiritualidad cristiana “es la vivencia del Espíritu de Dios… que nos lleva a hacer del Evangelio de Jesús, una forma de vida, un estilo en la manera de vivir” (Mazariegos, 2006, p. 16). Para Illanes (1999), “es la dinámica propia de la vida espi- ritual de quien, al ser cristiano, se sabe incorporado a Cristo y, en Cristo llamado a la comunión con Dios” (p. 98). Es “la forma de vida que se deja guiar por el Espíritu de Cristo” (Estrada Díaz, 1994, p. 14). Es “aquella experiencia mediante la cual el cris- tiano entra en un proceso de relación con Dios y la posesión de su verdad” (Llorens Nuffez, 2007, párr. 8), con el propósito de “alcanzar la santidad a la que Dios nos llama desde la eternidad, y transmitirla a los demás con la palabra, el testimonio de vida y con el apostolado eficaz” (Rivero, 2010, párr. 1). Según Garrido (1996), la es- piritualidad cristiana nace y está atestiguada por la revelación: Dios se ha dado a co- nocer a través de los profetas y de su Hijo Jesús (Hebreos 1:1, 2). Para Pérez Millos (1998), es la expresión de Cristo en la vida del cristiano. La espiritualidad cristiana no solamente es un conocimiento teórico de Dios, sino que es una conducta, un com- portamiento, una acción que, según Besier (2003), implica una entrega del hombre a Dios y su reino.

264 Lee mas

La espiritualidad cristiana en el Concilio Vaticano II

La espiritualidad cristiana en el Concilio Vaticano II

– para los religiosos depende de la fidelidad a su consagración me- diante los consejos evangélicos: «Por los votos, o por otros sagrados vínculos análogos a ellos a su manera, se obliga el fiel cristiano a la prác- tica de los tres consejos evangélicos, entregándose totalmente al servicio de Dios sumamente amado, en una entrega que crea en él una especial relación con el servicio y la gloria de Dios» (Lumen gentium, n. 44). Pero el principio general que se recoge al final del número 41, se puede aplicar a todos. «Por tanto, todos los fieles cristianos, en las condiciones, ocu- paciones o circunstancias de su vida, y a través de todo eso, se santificarán más cada día si lo aceptan todo con fe de la mano del Padre celestial y colaboran con la voluntad divina, haciendo manifiesta a todos, incluso en su dedicación a las tareas temporales, la caridad con que Dios amó al mundo». La santidad se realiza «en las condiciones, ocupaciones o circunstancias de su vida» y «a través de todo eso», es decir, depende de la vocación y la misión del fiel cris- tiano laico, sacerdote, religioso. El ejercicio de la santidad, la espiritualidad, depende del lugar –del sitio– que ocupa cada fiel cristiano en la Iglesia y en el mundo: la vida cotidiana secular, el ministerio sacerdotal, la vida consagrada. Una vez modificado el esquema del «estado de perfección» como modelo para toda espiritualidad cristiana 39 , es necesario plantear el estudio de la existencia

32 Lee mas

Adicción a internet y participación de la espiritualidad cristiana en estudiantes de la Universidad de Montemorelos en el periodo académico 2010-2011

Adicción a internet y participación de la espiritualidad cristiana en estudiantes de la Universidad de Montemorelos en el periodo académico 2010-2011

Un aspecto de la espiritualidad cristiana es el servicio, que se refiere tanto a Dios como al prójimo. Moisés indicó al pueblo que el amor a Dios debería ocupar el primer lugar en sus vidas, tal como lo expresa Deuteronomio 6:13: “A Jehová tu Dios temerás, y a él solo servirás, y por su nombre jurarás”. Otro aspecto del servicio es el amor al prójimo, tal como lo declaró Jesús en Lucas 10:27: “Aquél, respondiendo, dijo: amarás al señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. El apóstol Pablo, al encontrarse en prisión domiciliaria, recibía la ayuda de algunos fieles que lo asistían. Así se declara en Hechos 24:23: “Y mandó al centurión que se custodiase a Pablo, pero que se le concediese alguna libertad, y que no impidiese a ninguno de los suyos servirle o venir a él”.

174 Lee mas

Factores de personalidad y su relación con la participación en la espiritualidad cristiana en estudiantes de teología

Factores de personalidad y su relación con la participación en la espiritualidad cristiana en estudiantes de teología

tiene que cualquier forma concreta de espiritualidad cristiana deber ser, necesaria- mente, cristocéntrica, es decir, que su origen y centro deben estar en Cristo. Por lo tanto, como indica Thayer (1996), es necesario regresar dos mil años atrás, hasta los días de Jesucristo como el fundador del Cristianismo, ver la manera como Él vivió y cómo quiso que sus seguidores vivieran. La Biblia presenta un registro bio- gráfico de Jesús hecho por sus primeros seguidores, y que de acuerdo a Arens (2006), tenía el propósito de guiar a los cristianos en su vivencia como discípulos de ese mismo Jesús. Estos registros tuvieron gran influencia en la vida de los cristianos y ayudaron a que muchos de ellos cambiaran su comportamiento llevándolos a practicar “un estilo y modo de vivir” diferentes, donde los “deseos, sentimientos, as- piraciones, acciones” estuvieran bajo el dominio de Jesús (Brusco y Pintor, 2001, p. 286). Sin embargo, el comportamiento de los cristianos fue cambiando durante el transcurso de los años, desde los tiempos de Jesús hasta la actualidad, dando co- mo resultado la existencia de diferentes tradiciones y movimientos cristianos, y en un ámbito general, la formación de la espiritualidad cristiana.

179 Lee mas

La espiritualidad cristiana en el hablante de Domingo Gómez Rojas

La espiritualidad cristiana en el hablante de Domingo Gómez Rojas

Esta nueva forma se abrió camino a través de su poesía de inspiración cristiana, donde el hablante recorre dos caminos principalmente. Por un lado, medita sobre la materia como un elemento degradante que oprime al hombre y afecta su capacidad de trascender. La única evasión posible ante la aplastante crueldad de ésta es refugiarse en el lugar más alto dentro del mundo: el espacio sideral. Aquí los astros se vuelven depositarios de valores trascendentes, denotando una marcada impronta panteísta en la poesía. En segundo lugar, el hablante se centra en la figura esen- cial de Cristo y exalta su relación directa con los hombres. Asimismo, el hablante mantiene una actitud de respeto hacia los signos sensibles de la gracia de Dios: los sacramentos. No obstante, debemos recordar que la dimensión ritualista de la religión no es para el hablante la única forma en que se hace presente la gracia divina. Lo más importante es la dimensión consecuencial, es decir, las acciones concretas que patentizan el mensaje religioso en la experiencia cotidiana.

14 Lee mas

Factores predominantes de la participación en la espiritualidad cristiana en dos grupos de docentes adventistas de la ciudad de Bogotá

Factores predominantes de la participación en la espiritualidad cristiana en dos grupos de docentes adventistas de la ciudad de Bogotá

Nuevos desafíos han aparecido para los colegios adventistas en la sociedad ac- tual. Muchos de estos tienen que ver con padres de familia que buscan las institucio- nes adventistas por la necesidad de llenar un vacío espiritual y en busca de calidad educativa. Sin embargo, algunos docentes han llegado a dirigir una materia sin tener preparación académica relacionada con el área que lideran, o aún peor, sin identifi- carse con la profesión de ser docente y sin un control psicológico sobre sus proble- mas de personalidad y espiritualidad que pueden afectar a su familia, sus compañe- ros de trabajo, sus estudiantes y al desarrollo espiritual de la institución. Por lo tanto, no se cumple con las expectativas espirituales y de calidad educativa.

101 Lee mas

Hacia una formación en una espiritualidad liberadora para los Laicos hoy

Hacia una formación en una espiritualidad liberadora para los Laicos hoy

Para lograr formular una espiritualidad liberadora fue necesario recurrir a una de las obras de Benjamín González Buelta: Caminar sobre la aguas. En ella, el autor comprende la espiritualidad cristiana desde dos categorías teológicas: ascética y mística. Articuladas a estas dos, están otras categorías teológicas tales como: el cosmos, el otro, la historia y la comunidad. A partir de su comprensión cristiana, se afirma una espiritualidad liberadora con unas características propias: integra la persona en sí mismas y en sus realidades; hace disponible al hombre para que acoja la propuesta de Dios; compromete al seguimiento de la Persona de Jesús y pone al servicio del Reino de Dios; lleva al encuentro de Dios y a la contemplación del mismo en la realidad y en el rostro de quienes no tienen rostro ni voz; concretiza el Espíritu de Jesús en la historia de los hombres; convierte en continuadores del Espíritu creador de Dios; finalmente, exige la solidaridad con aquellos con quienes se solidarizó Jesús de Nazaret.

94 Lee mas

Santiago, la planificación cristiana de la espiritualidad postexílica

Santiago, la planificación cristiana de la espiritualidad postexílica

Así, en las exigencias sintéticas y supremas del amor fraterno, Pablo halla la verdadera noción de libertad, que no dará lugar a los excesos paganos ni consentirá su espiritualidad individualista y “liberal”. Entonces, ya no son necesarias las obras de la ley, de las cuales hemos sido liberados, pero sí las obras del amor: el amor operante que brota de la fe (Gál 2,16; 5,6).

6 Lee mas

Informe del grupo de investigación y reflexión sobre cultura popular actual

Informe del grupo de investigación y reflexión sobre cultura popular actual

aportes de la “Nueva hermenéutica” de Fuchs y Ebeling, mejor siste- matizados por Gadamer, propuso “que una determinada experiencia de la vida, una determinada historia, un contexto peculiar, ofrecen una perspectiva determinada que permite captar mejor que otros determi- nados aspectos de la realidad y de la vida. Un contexto y una experien- cia despiertan ciertas categorías mentales y abren caminos de conoci- miento. Gadamer lo destaca más todavía cuando se trata de una situa- ción colectiva y prolongada en la historia, ya que “la comprensión no se entiende tanto como acción de un sujeto cuanto como el insertarse en la vida de un proceso de transmisión histórica”. El segundo argu- mento, más teológico, se apoyó en la acción del Espíritu. La Iglesia sos- tiene esa acción al referirse “a la necesidad de percibir los signos de la acción del Espíritu en las demás religiones” entonces “si esto se dice de los fieles de las demás religiones, obviamente no podemos negar que haya una acción del Espíritu en la cultura de los pobres, donde no está ausente la fe cristiana y católica”. A partir de allí desarrolló los modos de esa presencia y la sabiduría en la que esa presencia se manifiesta.

8 Lee mas

Espiritualidad y actividad : espiritualidad de la acción

Espiritualidad y actividad : espiritualidad de la acción

f. El sacerdote diocesano participa de un aspecto de la espiritualidad laical que es descubrir a Dios en la vida civil (secular), pero más precisamente en la sociedad concreta donde vive. El aspecto eclesial de su espiritualidad está marcado por el amor a la tierra, por un fuerte arraigo en un lugar vivido como don de Dios. Él es sacerdote “de la Iglesia local, de la Iglesia implantada en plena mundanidad” 117 . Este sentido íntimo y espiritual de pertenencia a un lugar se expresa en opciones concretas, en una defensa de la identidad cultural de su lugar y en iniciativas que se ordenan a penetrar con la luz de Cristo la sociedad donde vive. Por lo mismo, la dimensión fraterna de su espiritualidad estará referida fundamentalmente al Presbiterio de la propia diócesis: “El aquí y ahora de Dios, en esta diócesis y con este presbiterio, es donde se desvela la propia vocación y los rasgos de la propia fisonomía” 118 .

11 Lee mas

Espiritualidad del anuncio

Espiritualidad del anuncio

Esta convicción es activa y creativa. Implica ofrecerse como instrumento (Rom 12, 1), con todas las propias capacidades para que puedan ser utilizadas por Dios para una predicación "que sea sencilla, clara, directa, acomodada, profundamente enraizada en el Evangelio" (EN 43). La firme convicción ante el valor de la predicación supone valorar "la importancia de los métodos y medios de la evangelización" (EN 40) y entregarse con amor creativo a la preparación de la predicación. Ese amor lleno de convicción y de celo, que busca recursos para llegar al otro, es parte inseparable de la "espiritualidad" del predicador.

7 Lee mas

Ateísmo y espiritualidad

Ateísmo y espiritualidad

del dios nacional, de la divinidad guerrera y de la simbiosis religio- so nacionalista que marcó a Israel. El paso de la deidad nacional al monoteísmo, del culto politeísta a la monolatría, de la alianza par- ticular a la expectativa mesiánica universal marcan la historia reli- giosa de Israel. Pero la madurez de la fe judía tiene su origen en su momento de mayor fracaso, el exi- lio de Babilonia. Había que asegu- rar la identidad hebrea en el exilio; preservarla mediante la religión; rehacer y reformar las tradiciones y leyendas del pasado; crear una identidad histórica y enclavar en ella el significado teológico de las corrientes post-exílicas. La histo- ria dio su primacía a la teología y se elaboró un relato al servicio de la supervivencia hebrea amena- zada. La nueva hermenéutica crí- tica y el diálogo con las distintas ciencias reconstructivas del pasa- do, especialmente la arqueología, llevan a cuestionar la verdad his- tórica de los relatos bíblicos. Hay que replantear el viejo pronuncia- miento “y la Biblia tenía razón”. Hoy sabemos más sobre la ficción histórica al servicio de la religión. Aceptamos la Biblia como obra humana, aunque esté inspirada, que proyecta en el pasado plantea- mientos del exilio y del post-exilio. Verla como creación humana, fa- cilita a la fe cristiana identificarse con la fe en el Dios bíblico y supe- rar imágenes divinas que resultan inaceptables.

10 Lee mas

Itinerario del grupo de investigación y reflexión sobre cultura popular actual

Itinerario del grupo de investigación y reflexión sobre cultura popular actual

ponernos el camino recorrido hasta Aparecida, partiendo del hecho de que el Concilio Plenario latinoamericano, celebrado en Roma en 1899, y la Conferencia de Río de Janeiro, celebrada en 1955, no se habían ocupado del tema y deteniéndose en los grandes puertos de Medellín, San Miguel, Evangelii Nuntiandi, Puebla y Santo Domingo, aclaró los términos que se han usado para enunciar este “modo propio de vivir la fe” que tiene el pueblo pobre de Latinoamérica. Luego de desarro- llar la clave de este tema en Aparecida desde la comprensión de la “espiritualidad popular como una espiritualidad encarnada en la cul- tura de los sencillos” ofreció dos cuestiones abiertas para seguir pen- sando: Una es la reflexión sobre el sujeto de esta espiritualidad: el pue- blo. Y la otra es la propuesta de Aparecida acerca de “purificar la pie- dad popular buscando su crecimiento”.

10 Lee mas

El Saber Espiritual en Sentido Étnico - Perspectiva desde el pueblo yukpa en Colombia

El Saber Espiritual en Sentido Étnico - Perspectiva desde el pueblo yukpa en Colombia

Fornet habla de dos situaciones de la teología: inculturación e interculturalidad. Para la reflexión de la espiritualidad yukpa es importante considerar estas dos maneras debido a que en esa pregunta del cómo hacer el diálogo surgen las dos posibilidades de realizarlos. Fornet critica la realidad de la inculturación debido a que se presenta como un abandono por “el gusto de la pluralidad” (Fornet-Betancourt, 2007, p. 39) ya que la teología puede llegar a verse amenazada por otro sistema de interpretación del mundo o de la vida. Continua él con su crítica diciendo que la inculturación aunque tiene muchos de sus principios válidos con respecto a la evangelización todavía continua conservando el pensamiento de la superioridad, esto pone un punto de partida positivo debido a que es necesario reconsiderar las lógicas de interpretación de la teología, los conceptos que subyugan los saberes de los pueblos indígenas, los teóricos que deben ser obligatoriamente citados para hablar de la realidad de los “indios”. Ahora bien ¿qué de los teóricos del mismo pueblo? ¿O de las lógicas de un pensamiento yukpa? ¿Serán suficientes para hablar de sí mismos? Fornet insiste en que no se trata de una carrera de la polimorfización del cristianismo o en este caso de la teología, sino de aceptar otra realidad presente, otro sujeto que participa (Ibíd., 42).

123 Lee mas

Proyecto ACG 2014   A vino nuevo, odres nuevos

Proyecto ACG 2014 A vino nuevo, odres nuevos

Esta nueva configuración posibilita integrar en el proceso la dimensión familiar con mayor claridad. La familia es “Iglesia doméstica”, es decir, una manifestación del misterio y de la misión de la Iglesia. Parroquia y familia son dos manifestaciones concretas y visibles de la Iglesia de Cristo; las dos encarnan su maternidad espiritual, ofrecen la posibilidad de vivir la fraternidad cristiana y tienen la misión de transmitir el Evangelio con la palabra y el testi- monio. Y esta semejanza se debe vivir como complementariedad. Es un gozo que padres, hijos, e incluso, abuelos se encuadren dentro de un mismo proceso de fe y puedan compartir sus vivencias vinculados a sus parroquias. Por otro lado, cuando un hijo, un cónyuge, etc., se integra en un grupo parroquial, a menudo se produce un acercamiento a la Iglesia por parte de otros familiares. Una realidad flexible e integradora, que acoge en sí misma a personas de toda edad o proceso, facilita la adhesión e incorporación activa a la comunidad parroquial de estas personas.

48 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

Nishitani consideraba que el traspaso de los límites incluía una in- vitación a la inclusión en otros ámbitos, así, la filosofía podría conside- rar a la ciencia, la ciencia a la filosofía, y ambas a la espiritualidad. En palabras de Heisig, “el punto de vista científico (…) no debe replegarse en su propio campo, sino lanzarse en la noche oscura de su propia irre- levancia para resucitar en otra forma, más autoconsciente” (2002: 299). El procedimiento que la ciencia debía seguir con el advenimiento de la incertidumbre, de la penumbra, de la desesperación y la nebulosidad, no es diferente a lo que espera al hombre que nota, advierte y acepta el límite de sus respuestas y de las respuestas convencionales que ha apren- dido en la cultura sobre los aspectos más elementales de su existencia. La noche oscura, alusión clara a Juan de la Cruz, es un estado que an- tecede al despertar, al paso de la nihilidad hacia la vacuidad, el cual es una posible derivación de la actitud holística cuando ésta se funda en el rompimiento de paradigmas.

27 Lee mas

Cauces institucionales para una espiritualidad femenina : más allá de El Código Da Vinci y otros estímulos

Cauces institucionales para una espiritualidad femenina : más allá de El Código Da Vinci y otros estímulos

La necesaria encarnación de la espiritualidad en muchas modalidades personales e irrepetibles, nos exige tener en cuenta la mayor de las distinciones que se da en el seno de lo humano: varón-mujer. Es una diferencia no sólo biológica, anatómica, genital, sino también cultural y simbólica, anímica y psíquica. Según el "enfoque modular-transformacional" (H. Bleichmar), el psiquismo de cada mujer, si bien está ciertamente influenciado por sus peculiaridades biológicas, es "una estructura modular articulada que funciona transformacionalmente, en la que las diversas dimensiones que lo conforman –deseos, estados emocionales y angustias, el sistema defensivo– se van construyendo en el interjuego entre lo interno y la intersubjetividad". El fuerte peso de las relaciones intersubjetivas a lo largo de la historia de una persona, hoy claramente incorporado en la noción de "género" o de "orden simbólico", lleva a otorgar al género una prioridad por sobre el sexo (H. Bleichmar). Pero, si no queremos alimentar un nuevo dualismo, hemos de decir que una adecuada perspectiva del género debe incorporar de alguna manera las diferencias biológicas y genéticas.

10 Lee mas

CUIDAR A LA VERDAD ENTRE LA REYERTA DEL SABER Y EL CONOCER: EL “SPYCANALISIS”

CUIDAR A LA VERDAD ENTRE LA REYERTA DEL SABER Y EL CONOCER: EL “SPYCANALISIS”

Según expresa más adelante en el libro Allouch, la espiritualidad se sitúa en el significante; una de las grandes finalidades del cuidado de sí es el dominio de la palabra, pues esta es la mayor arma de poder y de castigo, la palabra nos nombra y la palabra nos dirige. Entonces, si la espiritualidad se encuentra en el significante hemos encontrado que solo a través de la palabra, eje motor de toda terapia, podemos reconocernos ya sea en el mundo griego o romano, como en los últimos doscientos años. La terapia que se carga de significantes en búsqueda de un significado, resulta un ejercicio espiritual donde, a través de la parrhesía, se llega a una verdad del sujeto que ahora tiene acceso a lo que los romanos llamaron cura sui.

14 Lee mas

¿Qué es una universidad cristiana? / Javier Borrego Gutiérrez

¿Qué es una universidad cristiana? / Javier Borrego Gutiérrez

Esto, puede decirse, choca con la libertad de cátedra, invento liberal para crear confusión en la Universidad cuando era Universidad cristiana. La libertad de cátedra es un derecho redundante en la actualidad, puesto que nuestra Constitución nos garantiza la libertad de expresión, en la cáte- dra y fuera de ella. Pero la libertad realmente es la capacidad que tenemos los humanos para hacer el bien, por eso para hacer el bien es preciso usar la libertad eligiendo a las personas que sean necesarias para vivir en comuni- dad y llevar a buen término el proyecto.

12 Lee mas

Conversión ecológica: llamada a una espiritualidad ecológica y una mística que nos anime

Conversión ecológica: llamada a una espiritualidad ecológica y una mística que nos anime

Por eso, no es de extrañar que la palabra “espiritualidad” aparezca diecisiete veces en la encíclica. Sin embargo, de ellas, con el adjetivo “ecológica” solo aparece una vez (LS 216), de donde hemos tomado el lema de este breve comentario. Es clara su relación con el propio concepto de conversión: no es posible cambiar de modo de vida sin una nueva y robusta interioridad, sin una auténtica nueva espiritualidad. Ya en el n. 63 se afirma que “es necesario acudir a las diversas riquezas culturales de los pueblos, al arte y a la poesía, a la vida interior y a la espiritualidad”. Y en el n. 111 se aboga por “un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance del paradigma tecnocrático”: es esta una idea fuerza que está muy presente en todo el documento; es patente que ese paradigma tec-

5 Lee mas

Show all 1028 documents...