filosofía de la cultura

Top PDF filosofía de la cultura:

Filosofía de la Cultura

Filosofía de la Cultura

El propósito primario: Una reforma del pensamiento, capaz de cambiar las mentalidades que dividen y abstraen las innitas mediaciones y vínculos en que deviene el todo complejo y contradictorio. Reforma, que asumida culturalmente exige transformar el saber educativo. La educación como formación humana, como instrucción del pensamiento. . . y dirección de los sentimientos, según la concepción de Martí, deviene cauce central ante la necesidad de dar respuesta a los desafíos del siglo XXI. Crear hombres con alta sensibilidad, que no den la espalda al drama humano, comprometidos con los destinos de nuestro plan- eta Tierra, desarrollar una cultura del ser, de resistencia y de lucha, capaz de enfrentar la globalización neoliberal, siendo, como sujeto, es una tarea que la Filosofía de la cultura, y su hija espiritual, la educación, no pueden soslayar. P. 11. Sin embargo, son pertinentes otras preguntas: ¾Está la edu- cación en condiciones de ser guía espiritual de la formación humana? ¾Los paradigmas en que se funda pueden modelar proyectos reales, con ímpetu cultural, humano, en función de la misión que le cor- responde cumplir? ¾Ella misma no está contaminada por el pen- samiento único, los reduccionismos de corte positivistas, el autori- tarismo en la ciencia y en la docencia, la intolerancia, el determinismo absoluto, los fundamentalismos estériles y otros lastres de la mod- ernidad que han quebrado por su inecacia heurística, metodológica y práctica?
Mostrar más

8 Lee mas

A propósito de territorios y fronteras en filosofía de la cultura

A propósito de territorios y fronteras en filosofía de la cultura

conceptual que Cassirer echaba de menos. El interés por cuestiones que hoy se ven convocadas por la filosofía de la cultura fue incrementándose en muy distintas latitudes, y así paulatinamente, este ámbito fue sentando reales como un campo con determinado recorte que pareciera dotarlo de cierta especificidad. Es sabido que desde aquel momento a nuestro días nuevas temáticas vie- nen incorporándose conforme se torna complejo el panorama sociocultural de nuestros días y la reflexión que a propósito de tal entramado se genera y es sabido también que no hemos dado con la unidad conceptual añorada por Cassi- rer, por el contrario, el enorme caudal de indagaciones en torno a lo cultural es de tal magnitud que incluso se vuelve inabordable para los interesados en este ámbito ya que la complejidad de nuestro presente anima a constantes y novedosas reflexiones en el marco de la filosofía de la cultura. Las indagaciones que hoy se enrolan en este horizonte se incrementan en los últimos tiempos habida cuenta del intencionado borramiento de peculiaridades culturales confor- me la pretensión uniformante y homogeneizante del escenario globalizado y así, algunos tópicos, como por ejemplo el de la diversidad en tanto signo del presente recibe un tratamiento privilegiado desde muchos ángulos y muy variados.
Mostrar más

17 Lee mas

Presupuestos para una posible filosofía de la cultura

Presupuestos para una posible filosofía de la cultura

Por supuesto que tal cuestionamiento dependerá mucho tam- bién de lo que se entienda por «cultura». Pero aun así habrá que tomar conciencia de que cualquier clasificación de especialida- des filosóficas, y subordinación jerárquica entre ellas, por justi- ficada que sea desde la perspectiva docente o investigativa al delimitar sus objetos respectivos de estudio, de algún modo aten- tará siempre contra el carácter integrador y de concepción teó- rica generalizadora y racional del mundo que el hombre le ha reservado a la actividad filosófica desde su gestación. No obs- tante estas atendibles consideraciones es posible plantearse, como se apreciará a continuación, algunos presupuestos para una posible filosofía de la cultura.
Mostrar más

27 Lee mas

Sobre la cultura según la filosofía contemporánea mexicana

Sobre la cultura según la filosofía contemporánea mexicana

...la filosofía... consta de dos grandes grupos de disciplinas, a saber: a) Las disciplinas fundamentales, b) Las disciplinas derivadas. La designación es correcta. El distingo no obedece a la importancia de unas frente a otras, sino a la secuencia metódica de unas respecto de otras. Las segundas, suponen para construirse, los principios de las primeras232. A su tumo, cada uno de estos núcleos que da subdividido en dos subgrupos: a) Disciplinas analíticas, b) Disciplinas sintéticas. Las primeras estudian sendos territorios de la cultura; las otras llevan su investigación a dos o más dominios en unidad inseparable. Las primeras, las analíticas, se preocupan por estudiar el ser y el valer de un térritorio cultural, por ejemplo, la estética, que estudia en especial el arte (su estructura y valores propios). Las disciplinas analíticas se ven obligadas a establecer relaciones con otras disciplinas, pero su meta es el estudio de un territorio autónomo de la cultura. Lgs disciplinas sintéticas, en cambio, hacen objeto de reflexión materias de conocimiento que comprenden diversos territorios. La filosofía de la historia, por ejemplo, considera toda la cultura humana en su
Mostrar más

197 Lee mas

CULTURA GENERAL - UN LUGAR PARA LA FILOSOFÍA

CULTURA GENERAL - UN LUGAR PARA LA FILOSOFÍA

Venimos sugiriendo que, si nos remitimos a exponentes del quehacer filosófico en la edad clásica, -nos hemos valido de un escrito platónico (¿o académico?) de juventud,- notamos que con ellos se produce un importante cambio de óptica. ¿Respecto de qué? Respecto del juicio a que se atienen representantes de un cierto estrato de “bien-pensantes” para quienes “cultura” equivale a “esteticismo”—y no hace falta agregar que esta última manera de pensar conserva su pesada vigencia. Con la Filosofía, ya no es cuestión de enfrentar simplemente profesión y cultura, especialización y humanismo, a costa de desechar la ocupación de alcance práctico, el servicio a la sociedad. Es cosa de descubrir, en el seno mismo de la vocación política, una necesidad fundadora de otro carácter: la reflexión crítica sobre los valores humanos primordiales (lo justo, lo verdadero…) y, consecuentemente, la jerarquía de los bienes que merecen ser cuidados con predilección.
Mostrar más

7 Lee mas

Políticas de la cultura: filosofía, historia y tradición desde Nuestra América

Políticas de la cultura: filosofía, historia y tradición desde Nuestra América

Los valores éticos y culturales, para ser reconocidos y universalizables, deben ser incluyentes de la diversidad humana, de otra manera su extensión es limitada. Y esto porque el bien cultural de hoy no ne- cesariamente fue el de ayer, y nada garantiza que sea el de mañana. Dentro del etnocentrismo el sujeto identifica – ingenuamente o de mala intención– sus valores como los valores, proyecta las caracterís- ticas de su grupo como la universalidad, y esto incluye a la cultura y la filosofía. En este sentido, es necesario insistir en que la concepción de “género humano” o de “humanidad” que hemos venido utilizan- do no es esencialista sino problematizadora e histórica, y esto en la medida en que no impone un modelo, y menos aún un proyecto de unificación del género humano al interior de un solo Estado. Si en ello existiese una universalidad, esta no debe entenderse como un concepto valorativo, de contenido fijo atemporal y ahistórico, sino como un proceso. Este debiera ser el horizonte común a los interlo- cutores del debate, si se quiere que este sirva para algo. El rasgo de lo universal no proviene del mundo empírico de la observación y del experimento, sino del avance del espíritu humano en la dialéctica y dialógica entre la practicidad y la teoría epistemológica. Así, lo universal adquiere un nuevo valor al convertirse en un instrumento de análisis que regula la confrontación fecunda de las diferencias, y en el que su contenido no es definitivo, ya que se encuentra sujeto a una revisión permanente. En este camino, lo humano no es reducible a tal o cual rasgo de una cultura, pues se ve influido por el contexto dentro del que viene al mundo, y este varía en el tiempo y en el espacio. Lo que todo ser humano debería tener en común, creemos, es el rechazo a las determinaciones absurdas, así como también la afirmación y la defensa del ejercicio de la libertad, la justicia, la equidad y la solidari- dad, características distintivas del género humano que son postulados positivos distintivos de la modernidad.
Mostrar más

25 Lee mas

Enseñanza de la Filosofía desde la cultura pop

Enseñanza de la Filosofía desde la cultura pop

Evitando pensar en los elementos tomados como entretenimiento o de carácter superfluo que constituyen parte del paradigma de nuestra sociedad, y son vistos como herramientas inadecuadas para educar, en esta investigación vamos a proponer actividades que tomen dichos elementos de esa cultura, de esa sociedad, y los incorpore a la educación de nuevos ciudadanos. La propia cultura adoctrina, en cierta manera, a los individuos que pertenecen a ella. De esta forma, como ocurre con el cine, buscamos relaciones amorosas que se parezcan a los romances de la gran pantalla, eludiendo la realidad e idealizando nuestros deseos sin condiciones reales. En otro nivel, en ese material audiovisual, en las noticias de nuestros periódicos, en los best-seller, en los dibujos animados, encontramos un bagaje cultural innegable con un potencial ilimitado. Así como el cine puede tratar de inculcar una moda o darnos un modelo de qué es lo que tenemos que hacer, qué es lo que se debe hacer, qué es lo deseable, también es fácil reconocer elementos propios de la filosofía en sus historias, en lo humano. Porque, a fin de cuentas, hablar de filosofía es hablar del ser humano, como la última de las preguntas de Kant en sus críticas: la última preocupación siempre será sobre el ser humano.
Mostrar más

123 Lee mas

Enrique Pallares,  Perfiles de la cultura contemporánea. Filosofía de la cultura

Enrique Pallares, Perfiles de la cultura contemporánea. Filosofía de la cultura

Los ideacionistas de la cultura, que en realidad son meros iedalistas empeder- nidos, deberían aceptar que desde su punto de vista el desciframiento de esos caracteres es un fenómeno imposible; porque si la cultura es información trans- mitida sólo socialmente, ¿cómo es que se ha podido recuperar dicha información?, ¿acaso los arqueolingüistas han recibido socialmente la información de cómo deben leerse esos caracteres? Por otra parte, si negamos que esos materiales no son cultura porque no contienen información, ¿a partir de qué se lleva a cabo el proceso de su desciframiento?, o, si ustedes prefieren, ¿qué es lo que se supone que desciframos? En cuanto al hecho relativo a los nuevos moradores de regiones ricas en vestigios culturales el asunto es otro, y, de acuerdo con lo que sabemos, no admite una res- puesta única y mucho menos en los términos presentados por Pallares y Mosterín. Los talibán, en Afganistán, han destruido los budas gigantes de la región de Bami- yán no porque hayan pensado que se trataba de simples rocas (aun cuando esto último hayan dicho para minimizar el efecto de su destrucción), sino porque habían identificado perfectamente en esas esculturas una cultura ajena y potencialmente peligrosa para la suya. Un ejemplo diametralmente opuesto es el de Teotihuacan, en el estado de México, cuya población se estima desapareció alrededor del siglo VI d.C., pero que a partir del siglo XV fue visitada una vez al año por los mexicas (quienes de hecho le dieron el nombre con el cual conocemos el lugar) con el fin de celebrar ahí sus ceremonias. Los mexicas, y muchos pobladores actuales de los alrededores, no recibieron la cultura teotihuacana por transmisión social ni conocieron sus rasgos más importantes (i.e., su lengua, su sistema de escritura, su ciencia), pero eso no les impidió reconocer en los restos de la ciudad una gran cultura ante la cual no podían más que sentir respeto y admiración. Desde luego, también hay casos en los cuales los nuevos moradores son indiferentes a los vestigios culturales, pero la explicación ideacionista que da cuenta de este hecho pierde de vista el quid del asunto, debido, me parece, a que parte de un mal uso del término ‘heredar’.
Mostrar más

5 Lee mas

Introducción a una filosofía de la cultura

Introducción a una filosofía de la cultura

Los discípulos y seguidores de Comte no estaban inclinados, sin embargo, a aceptar esta distinción. Negaron la diferencia entre fisiología y sociología, porque temían que reconocién- dola se verían conducidos a un dualismo metafísico; su ambi- ción se cifraba en establecer una teoría puramente naturalista del mundo social y cultural. A este fin consideraron necesario negar y destruir todas las barreras que parecen separar el mundo humano del animal. La teoría de la evolución ha bo- rrado evidentemente todas estas diferencias. Aun antes de Darwin, el progreso de la historia natural frustró todos los intentos de semejante diferenciación. En las primeras etapas de la observación empírica el científico podía mantener la esperanza de encontrar alguna vez un carácter anatómico re- servado al hombre; aun en el siglo XVIII se acepta general- mente una diferencia marcada y, en algunos aspectos, un rudo contraste entre la estructura anatómica del hombre y la de otros animales. Uno de los mayores méritos de Goethe en el campo de la anatomía comparada consistió en haber combati- do vigorosamente esas ideas. Pero había que demostrar la existencia de la misma homogeneidad no sólo en la estructura anatómica y fisiológica sino también en la psíquica. A este propósito, todos los ataques contra la vieja manera de pensar debían ser concentrados en un solo punto y probar que lo que llamamos inteligencia del hombre no es en modo alguno una facultad autónoma original. Los defensores de las teorías na- turalistas apelaban, como prueba, a los principios de psicolog- ía establecidos por las viejas escuelas sensualistas. Taine des- arrolló la base psicológica de su teoría general de la cultura humana en una obra sobre la inteligencia del hombre. 52 Según
Mostrar más

383 Lee mas

Beuchot Mauricio – Manual De Filosofia

Beuchot Mauricio – Manual De Filosofia

En el pragmatismo estuvieron Peirce, James y Dewey. En la fi­ losofía del proceso se situó Whitehead. Los neokantianos trataron de hacer científica a la filosofía, tanto la escuela de Badén, con Windelband y Rickert, como la de Marburgo, con Cohén, Natorp y Cassirer. En la primera se estudió sobre todo la epistemología y la metodología científica; en la segunda, la axiología o filosofía de los valores y la filosofía de la cultura. Husserl, creador de la feno­ menología desplegó su actividad en Friburgo. Lo siguió Heidegger quien, después de transitar por el neokantismo, en Marburgo, jun­ tó, en Friburgo, la fenomenología con la hermenéutica de Dilthey. El existencialismo se centró en la reflexión sobre problemas de la vida cotidiana (potencialidades del hombre, angustia, náusea, muerte y sinsentido); por eso tuvo mucha presencia y difusión. Contó con cultivadores como Jaspers, Marcel, Sartre y Camus. Se les suele asociar a Unamuno, que se preocupó mucho por la angustia ante la muerte. Ortega y Gasset fue raciovitalista y estuvo cercano a ellos. Entre los marxistas fueron importantes Engels, Gramsci, Lukacs, Garaudy y Althusser. Por otra parte, Frege, Moore, Russell y Wittgenstein iniciaron la filosofía analítica. Primero se presentó como atomismo lógico. Después se dio el neopositivismo o positi­ vismo lógico, con el Círculo de Viena (Schlick, Carnap, Neurath)
Mostrar más

209 Lee mas

El análisis cultural, ¿una nueva corriente filosófica?

El análisis cultural, ¿una nueva corriente filosófica?

Tras manifestar que no existe una filosofía de la cultura, sino múltiples filosofías de la cultura incompatibles entre sí por su método y por sus doctrinas, de forma sorprendente re[r]

15 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

LV. La filosofía de la cultura es una rama relativamente reciente, pero en la actualidad está en un primer lugar. ¿Por qué? Bueno, por razones obvias. En primer lugar, porque estamos viviendo un resurgimiento de las culturas loca- les, nacionales, étnicas, minoritarias. Estamos viviendo un proceso de búsque- da de la identidad de muchas culturas y de relación entre muchas culturas. En segundo lugar, el proceso de globalización que está sufriendo la humanidad en los últimos decenios nos lleva también a plantearnos el problema de las relaciones que debe haber entre distintas culturas: relaciones epistémicas, es decir, de conocimiento; relaciones morales; relaciones jurídicas; un orden in- ternacional entre las culturas. Por último, dentro de nuestras naciones que antes fueron colonizadas y que pasaron por una época que Samuel Ramos llamaba de “imitación cultural extralógica”, un elemento de reflexión impor- tante ha sido preguntarnos por la identidad que nos constituye, y esta pre- gunta por la identidad es una pregunta por nuestra cultura. Entonces yo creo que la reflexión sobre la cultura, la filosofía de la cultura concretamente, tiene una importancia grande en este momento histórico, tanto en el aspecto inter- nacional como en el aspecto nacional. ¿Qué somos? ¿Cuál es nuestra identi- dad?
Mostrar más

13 Lee mas

Filosofía, cultura y arte en el empresario

Filosofía, cultura y arte en el empresario

ciencia, de finanzas, de leyes y de tantas cosas como ha de captar necesariamente en su quehacer, que le incita a abrir la mente a horizontes siempre nuevos, con lo que normal- mente es un hombre al menos medianamente cultivado en bastantes campos y necesaria- mente muy cultivado en los suyos, que también forman parte de la cultura. Es más, de- beríamos recordar que el hombre fue primero produc- ción –de calor, de alimentos, de refugios— y, como nece- sidad de la producción, des- pués fue teoría y arte, por lo que la cultura debería apreciar más lo que uno recibe para la vida y no es naturaleza. En esa gran herencia va la técnica que nos ahorra esfuerzo, nos pro- porciona salud, confort, capa- cidad para movernos y para comunicarnos junto con innu- merables saberes y bienes fruto del trabajo de generaciones de científicos, técnicos, obreros y empresarios que nos han pre- cedido y dejado tantas maravi- llas que agradecer.
Mostrar más

15 Lee mas

Cultura y violencia, y crítica al Estado-nación

Cultura y violencia, y crítica al Estado-nación

E sta breve reseña de los textos mencionados en el título, pretende invitar al lector a que se acerque al libro Sujeto, construcción de identidades y cambio social coordinado por la doctora Mariflor Aguilar Rivero, como una buena muestra de la producción teórica de la Facultad de Filosofía y Letras de la unam . Los dos trabajos a los que se hará referencia se encuentran en este volumen colectivo de investigación. El presente trabajo sólo busca dar una probadita de los textos, y no exponerlos ni examinarlos exhaustivamente, de manera que se procura sólo exponer algunas de las tesis filosóficas más relevantes. Vale la pena mencionar que aun cuando se trata de dos textos que abordan temas distintos y desde tendencias filosóficas diferen- tes, ambos, desde mi perspectiva, responden a una realidad común, a saber: que vivimos tiempos violentos. Presenciamos una época en que la violencia es tan cotidiana que casi estamos acostumbrados a ella, y en muchos casos la consideramos “normal”. A continuación mostraremos lo que estos autores nos dicen al respecto.
Mostrar más

6 Lee mas

Liderazgo inclusivo: la importancia de los equipos directivos en el desarrollo de una cultura de la inclusión

Liderazgo inclusivo: la importancia de los equipos directivos en el desarrollo de una cultura de la inclusión

Desde esa lógica, la colegialidad es clave para instalar una filosofía de la in- clusión, ya que esta última debe envolver el sentido común de las personas que trabajan en una escuela. Según Michael (2010), el fortalecimiento de una cultura escolar mejora en función de si se refleja una filosofía inclusiva compartida por todos los colaboradores. Para ello, la filosofía del director sirve como brújula para orientar culturas escolares más inclusivas. La cultura institucional, las estructuras organizativas y las creencias del profesorado, entre otros aspectos, son clave para seguir avanzando hacia prácticas educativas más inclusivas (Darretxe, Goukoetxea y Fernández, 2013), y en ese camino, el equipo directivo es quien puede facilitar un ambiente cohesionado de trabajo. Siguiendo la misma pauta, Ossa et al. (2014) sostienen que la cultura y el liderazgo escolar son herramientas importantes para el desarrollo de una educación inclusiva, coincidiendo con el modelo de Booth y Ainscow (2015), en que la gestión escolar debe promover una cultura que permita dicha inclusión. Similares planteamientos comparten Lyons, Thompson y Timmons (2016), quienes mencionan que las prácticas de liderazgo efectivas son esenciales en la creación de una escuela inclusiva, siempre y cuando impliquen colaboración y visión compartida.
Mostrar más

16 Lee mas

Presentación de la línea de filosofía social del grupo de investigación Fray Bartolomé de las casas: estudios en pensamiento filosófico en Colombia y América Latina

Presentación de la línea de filosofía social del grupo de investigación Fray Bartolomé de las casas: estudios en pensamiento filosófico en Colombia y América Latina

A. Objetivo del trabajo: Específicamente en el objetivo general del trabajo se expone que la intención de la investigación es elaborar un análisis filosófico del dictador desde la narrativa latinoamericana, tomando como referentes a "El Señor Presidente" de Miguel Ángel Asturias, "La Fiesta del Chivo" de Mario Vargas Llosa, "El Apocalipsis de Solentiname" de Julio Cortazar y "El Otoño del Patriarca" de Gabriel García Márquez. B. Problema del trabajo: En el planteamiento del trabajo el autor expone como pregunta guía de la investigación: ¿Es posible comprender el ejercicio del poder del dictador latinoamericano? y esta la respalda al decir o explicar que son las relaciones de poder en los regímenes autoritarios las que dejaron como herencia la interiorización de la violencia, y fueron los artífices de políticas reformistas que beneficiaron a las élites políticas y económicas de la región, dejando a la mayoría, al pueblo, en una situación de desigualdad, que se acrecienta con la aplicación del neoliberalismo rampante, retrasando cualquier posibilidad de estado de derecho, todo esto legitimado en una cultura de dominación que se basa en la figura del patriarca, que en su poderío ha venido ejerciendo su desmesurada crueldad, desde hace tiempo.
Mostrar más

101 Lee mas

Dependencia y liberación en la filosofía latinoamericana

Dependencia y liberación en la filosofía latinoamericana

Res- pecto a esta filosofía latinoamericana dice Salazar Bondy: "Sostengo que la filosofía, como producto de expresión de una cultura, cuando se trata de una filosofía que se hace de[r]

17 Lee mas

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

Asistimos a una edad trágica, las declaraciones del nuevo presidente Estadounidense y la entrada a la Casa Blanca de la “Santa Alianza transnacional”, solo es comparable histórica- mente con la entrada de los nazis al Reichtag. Es un Momento de No Retorno de la civilización humana sobre el planeta. No es casual la insistencia de los intelectuales burgueses de todo grado y jerarquía, en retornar a Nietzsche, a Kierkegaard o a Heidegger. Negar la verdad histórica como fundamento de la realidad social. El universo de la filosofía neofascista encuentra en el egoísmo su fundamento individualista. El “súper hombre” es el alter ego del banquero de Wall Street, es el “burgués universal”. El relativismo culturalista y el misticismo son expresión de su fracaso como sistema.
Mostrar más

7 Lee mas

NACION WANKA

NACION WANKA

Los ayllus huancas practicaron el comercio con los reinos de Tarma y Chinchaycocha para proveerse de sal, Los productos utilizados para el trueque fueron el maíz, el charqui y la lana, t[r]

6 Lee mas

De la cultura de guerra a la cultura de la victoria: los vencedores y la construcción de la dictadura franquista (1936-1951)

De la cultura de guerra a la cultura de la victoria: los vencedores y la construcción de la dictadura franquista (1936-1951)

El presente artículo examina el papel de la experiencia de guerra en la conformación de la dictadura franquista a través del análisis de las actitudes y comportamientos de los vencedores y apoyos sociales del régimen durante la propia Guerra Civil y la pos- guerra. En concreto, se trata de examinar el modo en que la contienda –ya fuera en el frente o en la retaguardia– influyó a un amplio conjunto de individuos que acabaron por convertirse en los mayores defensores de una cultura cimentada sobre la victoria armada. Para ello, partiendo desde una perspectiva centrada en el plano local, se explo- ran las diferentes vías (sistema de recompensas, participación en las instituciones del régimen, colaboración en la persecución del enemigo o perpetuación de la memoria de los vencedores) a través de las cuales contribuyeron a la consolidación de la dictadura, al tiempo que propiciaron la exclusión social de los perdedores de la guerra.
Mostrar más

26 Lee mas

Show all 10000 documents...