Filosofía de la muerte

Top PDF Filosofía de la muerte:

Hegel: ¿muerte del arte o muerte de la filosofía?

Hegel: ¿muerte del arte o muerte de la filosofía?

Al saberse portadores del espíritu en sus más altas posibi- lidades, los hombres actúan en consecuencia elevándolo al pla- no de lo absoluto e incondicionado. Por lo tanto, el hombre dista de gozar de plena libertad cuando sus proyectos se encuentran mediatizados por lo sensible, cual es el caso del arte. La filosofía, en cambio, colmará con creces su deseo de ser autónomo y libre. Pero vayamos por partes. La primera fase del arte romántico en- cuentra en la pasión de Cristo su contenido sustantivo. Debido a la expresión del sufrimiento, el sacrificio y la muerte padecidos por el Señor, el arte pierde la serenidad y el equilibrio clásicos, hasta el grado de que lo bello deja de ser un ideal paradigmá- tico. A partir del Renacimiento, asistimos a la creación de formas artísticas cuyos protagonistas son individuos singulares: sus pasiones, sentimientos y tonos anímicos (alegrías, dolores, espe- ranzas); la necesidad de salir del anonimato medieval y de au- toexpresarse pasan a primer plano. Se crea un arte personal en el que las prerrogativas del libre arbitrio del espíritu campen a sus anchas, y en el que la presencia de la realidad circundante gana terreno. Poniendo en juego una furia creativa irreprimible, los artistas posmedievales rompen cánones: manifiestan su diferencia mediante formas artísticas inequívocamente personales.
Mostrar más

15 Lee mas

La filosofía y la muerte del anciano enfermo consciente

La filosofía y la muerte del anciano enfermo consciente

La vida orgánica no es “sagrada” ni es intangible. Hay que tener cuidado con el empleo metafórico o aproximado de tér- minos como éstos, porque dificultan la argumentación Bioética estrictamente racional. [3] El Cardenal Carlo María Martini, en sus recordadas cartas inter- cambiadas con Umberto Eco, dice clara- mente que la vida humana no es el valor supremo para los católicos; la vida que representa el valor supremo para los Evangelios, sostiene Martini, no es la vida física y ni siquiera la vida psicológica, sino la vida llamada a participar en la vida de Dios mismo. [4] De modo que la muerte no es algo que pueda ser triviali- zado ni es algo que no pueda ser enfren- tado con serenidad. La muerte no debe ser ocultada ni suprimida, ni tampoco naturalizada llanamente, ya que su reali- dad constituye un problema fundamen- tal en la consideración de la existencia humana.
Mostrar más

7 Lee mas

El sujeto y la muerte en la Filosofía Contemporánea (Tema Central)

El sujeto y la muerte en la Filosofía Contemporánea (Tema Central)

Pero hay algo más, algo que permite que ese mundo centrado en la cosa per- sista como el único real y posible. Ese algo es la seguridad. En el mundo de la consumación, cada acto buscaba la co- munión y con ello la posibilidad de que la muerte done tal comunión y permita la trascendencia; en cambio en el mundo del consumo, es decir de la cosa, prima la seguridad construida en la acu- mulación de stock y de capital. Hay re- servas, hay dinero, ¿qué más se necesita? Por eso el “preparar” para la muerte es la condición sine qua non de este sis- tema. La muerte es el consumo acele- rado y permanente que no deja lugar ni al deseo ni al goce ni a la libertad. La muerte es eso absolutamente externo, siempre presente y cotidiano, con lo cual nos habituamos para resistir la contra- dicción originaria que se marcó con la pregunta “¿cómo podría el hombre en- contrarse –o reencontrarse– si la acción, a la cual lo expone de cierta manera la
Mostrar más

12 Lee mas

La muerte de un filósofo

La muerte de un filósofo

Conocí a Emilio en los corredores de la vieja Escue- la de Filosofía pero sólo comencé a tratarlo durante el invierno de 1956. Yo estaba recién desembarcado en París y él volvía de Friburgo, donde había estudiado con He i d e g g e r. Vivía en la Casa de México de la Ciudad Universitaria y, con el apoyo de Jean Wahl, tramitaba la renovación de su beca francesa. Beca que podríamos llamar de reserva pues al mismo tiempo preparaba su vuelta a México. Decía que había agotado su expe- r i e ncia europea y, ciertamente, carecía de medios para mantener a su familia por esos rumbos.
Mostrar más

7 Lee mas

L  FERRY, Aprender a vivir  Filosofía para mentes jóvenes, Taurus, Madrid 2007, 322 pp , 13 x 21,5, ISBN 978 84 306 0627 6  IDEM, Vencer los miedos  La filosofía como amor a la sabiduría, Edaf, Madrid 2007, 248 pp , 20, ISBN 978  84 414 1904 9

L FERRY, Aprender a vivir Filosofía para mentes jóvenes, Taurus, Madrid 2007, 322 pp , 13 x 21,5, ISBN 978 84 306 0627 6 IDEM, Vencer los miedos La filosofía como amor a la sabiduría, Edaf, Madrid 2007, 248 pp , 20, ISBN 978 84 414 1904 9

El autor dedica el primer capítulo a exponer su comprensión de la filo- sofía. Se parte de un planteamiento antropológico: «partiremos de una consi- deración muy simple [...] el ser humano [...] es mortal o, por decirlo como los filósofos, es un ser “finito”, limitado en el espacio y en el tiempo. Pero, a dife- rencia de los animales, es el único ser que tiene conciencia de sus límites. Sabe que va a morir y que también morirán sus seres queridos. No puede evitar ha- cer preguntas ante una situación que, a priori, resulta inquietante, por no decir absurda o insoportable» (p. 23). Se trata de una comprensión que aproxima fi- losofía y religión: «¿Qué es lo que deseamos? No estar solos, ser comprendidos, amados, que no nos separen de nuestros seres queridos; resumiendo, no morir y que ellos tampoco mueran. Ahora bien, la vida real acaba frustrando un día u otro todas estas esperanzas» (p. 24). Pero esa comunión en el fin, sorpresiva- mente, convierte filosofía y religión en caminos antagónicos: «para los que dudan de la verdad de estas promesas [religiosas] el problema sigue ahí. Y es jus- tamente ahí donde la filosofía, por así decirlo, toma el relevo» (p. 24). La ex- plicación del propio autor reza así: «la filosofía también pretende salvarnos, si no de la muerte misma, al menos de la angustia que nos inspira, pero recu- rriendo sólo a nuestras propias fuerzas y con la sola ayuda de la razón [...] Al no lograr creer en un Dios salvador, el filósofo es, ante todo, aquel que cree que conociendo el mundo, comprendiéndose a sí mismo y a los demás en la medi- da que nos lo permite nuestra inteligencia, se puede llegar a superar los miedos, pero más que desde una fe ciega, desde la lucidez» (pp. 26-27).
Mostrar más

11 Lee mas

Hallazgos Autópsicos en la Tercera Edad. Estudio en 1055 autopsias. Provincia de Pinar del Río. 1996-2002, Cuba

Hallazgos Autópsicos en la Tercera Edad. Estudio en 1055 autopsias. Provincia de Pinar del Río. 1996-2002, Cuba

En el 2001, en Cuba, más de un millón 600 mil hombres y mujeres rebasaban los 60 años, y el 7 % de la población había cumplido 85 años o más. La expectativa de vida del varón cubano, a partir de los 60, es la más alta del mundo; y en la mujer ocupa el tercer lugar en el planeta. En el marco de la filosofía que: preocuparse por la muerte, es finalmente preocuparse por la vida; hemos querido estudiar los hallazgos anatomopatológicos en fallecidos de la Tercera Edad, de la provincia de Pinar del Río, entre los años 1994 al 2002, con el fin de contribuir al mejoramiento de su calidad de vida. Resultados: De 1.144 fallecidos, 1.055 (73%) pertenecen a la tercera edad, siendo la mortalidad más elevada en la octava década de la vida con 401 pacientes (27,8%).El paciente de menor edad tenía 15 años y del de mayor edad 102.Predominó el sexo masculino 577 (54,7%) sobre el femenino 477 (45,2%), encontrándose en razón de 1.21. La composición étnica fue en orden decreciente de frecuencia: blancos, negros, mestizos y amarillos. Las tres primeras Causas Directas de Muerte fueron: Bronconeumonía 171 casos (16,21%), Disnea y Otras anormalidades Respiratorias 156 (14,79), Choque sin mención de Trauma 127(12.4); las de Muerte Intermedia: Bronconeumonía 169 (16,02%), Infarto miocárdico Agudo 108(10.24) y Accidente Cerebro Vascular Oclusivo 93 (8,82). Los tres primeros lugares en las Causas Básicas de Muerte fueron: Aterosclerosis, Hipertensión Arterial Esencial y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Se concluye que es necesario continuar profundizando en los estudios autópsicos, como una de las formas de conocer la influencia del accionar social en la salud del anciano pinareño, así como de conocer el comportamiento de las enfermedades específicas para , a posteriori, emprender acciones de salud encaminadas a reducir el impacto de las mismas.
Mostrar más

11 Lee mas

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

Asistimos a una edad trágica, las declaraciones del nuevo presidente Estadounidense y la entrada a la Casa Blanca de la “Santa Alianza transnacional”, solo es comparable histórica- mente con la entrada de los nazis al Reichtag. Es un Momento de No Retorno de la civilización humana sobre el planeta. No es casual la insistencia de los intelectuales burgueses de todo grado y jerarquía, en retornar a Nietzsche, a Kierkegaard o a Heidegger. Negar la verdad histórica como fundamento de la realidad social. El universo de la filosofía neofascista encuentra en el egoísmo su fundamento individualista. El “súper hombre” es el alter ego del banquero de Wall Street, es el “burgués universal”. El relativismo culturalista y el misticismo son expresión de su fracaso como sistema.
Mostrar más

7 Lee mas

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

Eugene O’Neil teje una trama similar en Llega el hombre de hielo. Esta vez la escena transcurre en un sucio bar, la última parada para los que esperan la muerte. La clientela está esperando a que Hickey, tal como ha hecho durante muchos años, refresque sus quimeras y reafirme su adoración al alcohol. Hubo un tiempo en que cada uno de los personajes llevaba una vida de acción y aventura, pero ahora el bar se ha convertido por varias razones en un retiro para ellos y en una molienda para las viejas historias, las bromas desgastadas y las mofas. Pese a toda esa palabrería, el apoyo mutuo que se prestan sirve para conservar sus ilusiones en la vida. En lugar del alcohol Hickey les ofrece al final la salvación y la paz bajo la apariencia del conocimiento de sí mismo y del fin del autoengaño. En una escena de gran tensión que recuerda a ‘La última cena’, Hickey dice que les ayudará en su camino hacia esta meta, pero ahora Hickey habrá de superar la filosofía del absurdo que ha comenzado a cobrarse su precio en el hombre. Larry Slade, un intelectual ex-anarquista, ejemplifica esta posición: “¡Todo lo que sé es que estoy enfermo de la vida! ¡Estoy acabado! ¡Me he olvidado de mí mismo! Me he ahogado y contentado en el fondo de una botella. Honor o deshonor, fe o traición no son para mí sino opuestos de la misma estupidez que rige la
Mostrar más

6 Lee mas

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

La familia, la enfermedad, el dolor y la muerte en la obra pictórica de Edvard Munch

Con estas palabras resumía Edvard Munch el sentido de su pintura. Al igual que otros artistas, la enfermedad, el dolor y la muerte; marcaron de tal forma su vida que el pintor nunca pudo deshacerse del hombre que lo envolvía. “Yo no pinto lo que veo, sino lo que vi” decía Munch. Y lo que vio fue plasmado en su pintura como una percepción momentánea de una escena de la existencia humana. Quizás estemos acostumbrados al sufrimiento, al dolor en soledad. Podemos realizar el esfuerzo, ahora, durante apenas un instante, lo extremada- mente difícil que sería expresarnos desde cualquier técnica artística obviando el sufrimiento, la melan- colía y la soledad del dolor. Como un acto agóni- co, como el protagonista de una tragedia griega, Munch pintó lo que vio: un grito callado desde la cama, un marco inamovible de blancos radiantes, un soporte para la composición del lienzo y de su vida. Munch, el pintor de almohadas.
Mostrar más

7 Lee mas

Factores que influyen en la evolución de los injertos de donantes tras muerte cardiaca extrahospitalaria

Factores que influyen en la evolución de los injertos de donantes tras muerte cardiaca extrahospitalaria

El número total de donantes efectivos en nuestro es- tudio llega al 65%. A lo largo de los últimos años este porcentaje ha ido aumentado a medida que se han de- tectado más y mejor los donantes. En la mayor parte de las series se llega a un 70% de donantes utilizados, de entre los casos valorados para donación. Entre ese 35% de donantes potenciales que no llegaron a donar las causas son múltiples, lo más destacado es detectar alguna infección que descartaría la donación, como la infección por VIH, tumores no conocidos, etc. Aunque en nuestra serie la negativa familiar llega al 20%, esto no se corrobora en otros estudios previos en los que la negativa familiar no pasa del 7%, muy por debajo de la negativa en los casos de donación tras muerte encefáli- ca 11 . Otros motivos de exclusión del protocolo son me-
Mostrar más

6 Lee mas

La enseñanza de la filosofía de la ciencia en el Perú en la actualidad

La enseñanza de la filosofía de la ciencia en el Perú en la actualidad

Saber qué es la ciencia, sus funciones y su clasificación, diferenciar la ciencia de la filosofía, la religión y la pseudociencia, en qué consiste el método científico, una hipótesis, una teoría y una ley científica, entre otras cosas, es el propósito del curso universitario de Epistemología que, muchas veces, se llama Filosofía de la Ciencia (que abarca la ontología, gnoseología, la ética, etc. de la ciencia) en países de habla castellana como el nuestro. Es un conocimiento esencial que todo estudiante universitario y futuro profesional debe saber para interpretar la realidad de modo científico y saber diferenciar que es conocimiento científico y qué no lo es, qué es creencia, superstición o prejuicios. Hay diversas definiciones de lo que es y de lo que trata la filosofía de la ciencia:
Mostrar más

14 Lee mas

Muerte de un ciclista

Muerte de un ciclista

Muerte de un ciclista merece ser vista y discutida en términos sociales y cinematográficos. Analiza de forma colectiva la década de los años 50 en España, momento en que se sitúan el argumento y la realización de la película. La realidad de la cinta es una representación bastante fiel de la realidad del momento en que viven los protagonistas.

8 Lee mas

Cómo ayudar a una persona con síndrome de Down a afrontar la enfermedad terminal y la muerte de un ser querido

Cómo ayudar a una persona con síndrome de Down a afrontar la enfermedad terminal y la muerte de un ser querido

No existe ni un horario ni un calendario para el proceso de duelo de una persona. Tampoco existe “el duelo correcto”. Puede ser intenso, diferido, enmascarado, prolongado, visible, interiorizado. Los estilos varían según cómo sea el individuo, su sexo, su edad, sus convic- ciones religiosas, su ambiente cultural. Y exis- te duelo por causas que no sean la muerte, como la pérdida de un determinado modo de vivir, o la marcha de un ser querido fuera de casa, o el cambio de la persona que está a su cuidado por motivos de cambio de trabajo.

6 Lee mas

Muertes simbólicas, en cien años de soledad

Muertes simbólicas, en cien años de soledad

muerte vincula los hechos con más conceptos; por ejemplo, un vínculo se da con la ascensión de Remedios la Bella, a la cual no podría considerarse muerta sino ausente y habitante en otro lugar; al abandonar Macondo en cuerpo y alma ella se libera de las ataduras que pudieran constreñirla a la vida cotidiana, como el matrimonio. Los solteros son los solitarios de la vida cotidiana. Así que se hace posible pensar en el marco de este evento; dado que, entre las metáforas de uso, siguiendo la ruta del cognitivismo de Lakoff y Johnson (1995) para explicar las expresiones metafóricas, en la cultura de origen hispano mediterráneo que se traslada a la cultura de este continente se halla la que dice: el matrimonio y la mortaja del cielo bajan; en síntesis, los solos de Cien años de soledad son mayoría.
Mostrar más

7 Lee mas

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Diferencias de género en actitudes hacia la vida y la muerte y sucesos vitales estresantes en adolescentes según riesgo de suicidio

Objetivo: Investigar si existen diferencias de género en las actitudes hacia la vida y la muerte y determinar la importancia de sucesos estresantes en adolescentes distribuidos en tres rangos de riesgo suicida: alto, moderado y bajo. Método: Estudio transversal mediante cuestionarios a una muestra intencional de 636 adolescentes (46% varones y 54% mujeres) de 15 a 18 años. Los sujetos fueron evaluados usando el Inventario de Orientación Suicida (ISO-30) (King, Kowalchuk, 1994), la Escala de Autoanálisis de Sucesos de Vida (ASV) (Casullo, 1994) y la Escala Multiactitudinal de Tendencia Suicida (MAST) (Orbach et.al., 1991). Resultados: Se observaron diferencias significativas en las actitudes hacia la vida y la muerte según género y riesgo. PALABRAS CLAVE: actitudes hacia el suicidio, sucesos de vida estresantes, género, adolescentes
Mostrar más

13 Lee mas

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

Muerte pía : muerte eutanásica -- muerte por piedad -- muerte a petición

independientemente de las condiciones en que se encuentra el individuo, la muerte debe llegar por medios naturales. En la segunda, por el contrario, se admite que, en circunstancias extremas, el individuo pueda decidir si continúa o no viviendo, … En Colombia, a la luz de la Constitución de 1991, es preciso resolver esta cuestión desde una perspectiva secular y pluralista, que respete la autonomía moral del individuo y las libertades y derechos que inspiran nuestro ordenamiento superior.… En este sentido la Corte señaló: "El principio de dignidad no sería comprensible si el necesario proceso de socialización del individuo se entendiera como una forma de masificación y homogenización integral de su conducta, reductora de toda traza de originalidad y peculiaridad.(…)” … Por otra parte, el mismo artículo 1 de la Constitución, en concordancia con el artículo 95, consagra la solidaridad como uno de los postulados básicos del Estado Colombiano, principio que envuelve el deber positivo de todo ciudadano de socorrer a quien se encuentra en una situación de necesidad, con medidas humanitarias. Y no es difícil descubrir el móvil altruista y solidario de quien obra movido por el impulso de suprimir el sufrimiento ajeno, venciendo, seguramente, su propia inhibición y repugnancia frente a un acto encaminado a aniquilar una existencia cuya protección es justificativa de todo el ordenamiento, cuando las circunstancias que la dignifican la constituyen en el valor fundante de todas las demás. …debiendo el Estado limitarse a imponerle deberes, en principio, en función de los otros sujetos morales con quienes está avocado a convivir, y por tanto, si la manera en que los individuos ven la muerte refleja sus propias convicciones, ellos no pueden ser forzados a continuar viviendo cuando, por las circunstancias extremas en que se encuentran, no lo estiman deseable ni compatible con su propia dignidad, con el argumento inadmisible de que una mayoría lo juzga un imperativo religioso o moral.
Mostrar más

515 Lee mas

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

5. Advertencia: reflexionar sobre la muerte y el tránsito no es otra de las muchas distracciones y obsesiones del intelecto y de la mente con relación al futuro, sino algo imprescindible para perder tanto el miedo a la muerte como el miedo a la vida. Tomar consciencia acerca del significado y contenidos del tránsito permite vivir el aquí-ahora en libertad, que es la ausencia de miedos. 6. Esquema a seguir:

5 Lee mas

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

123 Es la extraña paradoja del tiempo y de sus límites en la que todos, quien más quien menos, andamos metidos y que se cuela en la memoria del poema, que es recuerdo y también conjetura. Las hipotéticas, de hecho, abundan en los poemas de Higueras Cortés, junto a algunas arriesgadas apuestas que nos dan pistas acerca del sentido que para el poeta entraña la paradoja; como en el tercer poema de esta primera parte (sea acaso la muerte un mediodía), donde la interrogación apunta a que la muerte «no será un futuro o un vacío/ descarnado de vida». O como en el nono poema, Al morir es del todo innecesario, donde se repudian
Mostrar más

8 Lee mas

La muerte en la literatura

La muerte en la literatura

(García Lorca, 2015, vol. II, p. 84) Todo el mundo es un espíritu, o un sueño, o va a con- vertirse en uno. El Romance de la luna, luna (García Lorca, 2015) es una muestra de ello. Es la historia de un niño gitano que se queda solo en la fragua una noche. De alguna forma se siente tentado por la luna, personi- ficada como mujer y bailarina, y que a la vez representa la muerte. El niño le dice a la luna que huya antes de que vuelvan los gitanos («Huye luna, luna, luna»), pero la luna le explica que cuando los gitanos vuelvan le encon- trarán «con los ojillos cerrados» (muerto). El poema se cierra con un lamento sobre el cuerpo del niño: «Dentro de la fragua lloran, / dando gritos, los gitanos. / El aire la vela, vela. / El aire la está velando.» La segunda vela puede ser la que ilumina o la vela de una embarcación, por lo que aporta matices tanto de una luz que parpadea como de la idea del niño y la luna navegando por el cielo. Por lo tanto, Lorca escribe de la muerte con tal sen- tido de misterio que la convierte en algo mucho más complejo.
Mostrar más

7 Lee mas

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

menos afi nes que comparte Ileana Diéguez, y que se destaca sobre la sombría perspec- tiva de Didi-Huberman (“la imagen arde y por tanto quema”) y de Agamben, “que per- cibe la oscuridad de su tiempo como algo que le incumbe y no cesa de interpelarlo” (apud Diéguez 2016: 267). Esta es la posición de los espectadores de las imágenes de la muerte no mediadas por el distanciamiento de la pantalla cinematográfi ca o del exquisito tra- bajo con el “material” del arte. Al diálogo fundador del objeto estético es necesario sumar la posición de los creadores, que pueden confesar que se trata de “ejercicios que tal vez sean triviales pero que son necesarios para nuestra propia supervivencia” (Alfredo Jaar, apud Didi-Huberman 2008: 49, apud Diéguez 2016: 266). Más claro no puede ser. Es en este territorio donde se rescata “la posibilidad del arte ante un mundo que se muestra cada vez más hostil y ante el cual muchas veces actuamos como si estuviésemos a salvo; como si no ver la tormenta nos salvara del naufragio” (Diéguez 2016: 267).
Mostrar más

13 Lee mas

Show all 10000 documents...