Filósofos presocráticos

Top PDF Filósofos presocráticos:

Los filósofos presocráticos: la naturaleza como fuente de experiencia abstracta

Los filósofos presocráticos: la naturaleza como fuente de experiencia abstracta

Antes que nada es necesario recordar que el escenario desde el cual se desarrolla el pensamiento griego es el Cosmos. Esta es la palabra que designa, incluso desde Homero, lo real. Más concretamente, el cosmos constituye el punto de partida para caracterizar la relación entre existencia y realidad en los griegos. La indagación sobre estos aspectos, que filosóficamente corresponde a una reflexión ontológica, constituye el rasgo fundamental del pensamiento griego. El pensar se cumple ante todo y sobre todo como experiencia. A su vez, esta experiencia sólo puede ser determinada de acuerdo a aquellos aspectos trascendentales, objeto de indagación. Podemos preguntarnos, por ejemplo, por el pensar de los filósofos presocráticos y caracterizar el tipo de interrogantes que ocupaban sus preocupaciones. La tradición les asigna el apelativo de naturalistas; hombres que buscaban en la naturaleza el arche: el principio. Sin embargo, ésta es una categoría bastante difusa y además la palabra en sí tiene en nuestro medio unas connotaciones muy especiales que nos alejan del contexto particular de estos lejanos hombres. Parece más afortunado el término physis, palabra emparentada con phyen. Physis es un sustantivo, mientras que phyen es una acción que involucra las connotaciones brotar, irrumpir, crecer y hacer crecer. Se entiende entonces, que el término proviene de la “sustantivación” de una acción; al igual que el correr, el hablar, etc., que provienen de acciones, pero con la categoría gramatical de sustantivos. Sin embargo no tiene una interpretación tan inmediata, pues para los griegos la palabra trasciende la categoría de mero signo lingüístico. Mediante la palabra se reúnen y se relacionan el decir y lo dicho; la palabra, más que un signo lingüístico, tiene una carga de significado; en ella cohabitan, en una tensión integral, el significado y el significante. En este sentido, la physis representa todo lo que es y puede ser observable, todo lo que conforma la realidad, es decir, el cosmos: los hombres, los dioses, las instituciones, la ciudad, los animales, las plantas, las montañas, los ríos, las sensaciones, los números y hasta lo soñado y lo imaginado.

13 Lee mas

Problemas aspectuales del aoristo y su aplicación a la lectura de los filósofos presocráticos

Problemas aspectuales del aoristo y su aplicación a la lectura de los filósofos presocráticos

temporal, criticando en particular la propuesta de Long, de acuerdo con la cual el proceso que se describe en el verso 5 es anterior al del verso 4. A partir de los datos que emergen de la composición de la obra, con sus numerosas reiteraciones, oposiciones y paralelismos, Graham sostiene que Empédocles sugiere mediante lo formal una conexión entre sus objetivos filosóficos y su poesía (“his poetic medium”), un detalle que los analistas en su mayoría pasan por alto por tratarse de algo muy diferente del resto de la evidencia, que de este modo ha llegado a ocupar un lugar de privilegio en los estudios sobre Empédocles y sobre los presocráticos en general. Conviene entonces preguntarse por el significado complementario que está impreso en la forma de estos textos. Graham sostiene que en la estructura literaria y retórica de algunos fragmentos hay más evidencia significativa que en la lógica de su argumento. En ese sentido, advierte sobre el prejuicio de la crítica tradicional ante la consideración de la arquitectura poética de una obra que fue concebida deliberadamente en una forma literaria, surgido acaso de un comentario de Aristóteles (Poética 1.1447b17-20) según el cual Homero y Empédocles no tienen otra cosa en común que el metro, y que deberíamos llamar poeta a aquel y filósofo natural a este.

273 Lee mas

La lectura contextual. Metodología para la lectura de fragmentos de los filósofos presocráticos aplicada a la tradición interpretativa platónica sobre Heráclito

La lectura contextual. Metodología para la lectura de fragmentos de los filósofos presocráticos aplicada a la tradición interpretativa platónica sobre Heráclito

Resumen: La lectura contextual es una metodología de estudio para estos testimonios fragmentarios que, aunque no deja de lado los aspectos microtextuales, se concentra en las estructuras argumentativas de los textos que portan los testimonios de los presocráticos (es decir, busca esclarecer a qué necesidades textuales responde el uso del fragmento), buscando detectar sesgos y elementos paradigmáticos que sean dicientes a la hora de una reconstrucción filosófica del pensamiento del autor en cuestión. En este caso me concentraré en el testimonio de Platón sobre Heráclito, particularmente en el Crátilo, para mostrar cómo una lectura contextual da luces sobre la construcción de una tradición interpretativa que ha resultado dominante en el caso de Heráclito: la doctrina del flujo perpetuo. Dado que dicha interpretación ha sido puesta en duda por muchos estudiosos de Heráclito, me propongo, como último paso, cotejarla con otra tradición interpretativa que nos muestre elementos en co- mún y nos permita hacer un uso global de los testimonios que conservamos sobre el filósofo de Éfeso.

12 Lee mas

Ensayo español de 2005: entre filosofía y literatura

Ensayo español de 2005: entre filosofía y literatura

en su relación con la tragedia, incapaz de esa distancia: “según esto, quizá la comedia reconoce aquello que la tragedia es; y, si es así, la comedia sería como el ‘levantar acta’ de aquello que, culminando en la tragedia, es el acontecer o la historia de los géneros” (40). La poética de la comedia desarrollada por Marzoa parte de esa distancia, de esa “lejanía como tal” (47), para seguir con las ideas de conciencia del marco y de ruptura. Lo que resulta más asombroso de este libro (y, en general, de todos los del autor, a quien debe uno sus rudi- mentos de los filósofos presocráticos, entre otras grandes deudas), es su capa- cidad de utilizar los muchos instrumentos a su alcance (la lengua griega, la retórica, la poética aristotélica, sus estudios del diálogo platónico, los tratados métricos de Snell o West, las obras de Aristófanes, Eurípides o Esquilo, el método filosófico de pensamiento), para re/crear un género cuyas referencias hemos perdido, entendiéndolo en su más que probable sentido real, historiza- do, en un empeño intelectual al alcance de pocos, porque se necesita para ello una mente capaz de superar descriptivismos para ahondar en una asimilación global de los fenómenos, diacrónica, rotunda, inclusiva de una ontología (defi- nitivamente no óntica, para la comedia), y de una pragmática del género, entendido como el procedimiento dramático que no busca el efecto subjetivo –persuasivo– de la catarsis tragedial, sino el más objetivo de “levantar acta” (91). En suma, un libro imprescindible para los interesados en el tema y, en general, para los aficionados al pensamiento documentado y serio sobre los orígenes de nuestra propia cultura.

24 Lee mas

[Naturaleza de la idea] : en el Corpus Hippocraticum y sus antecedentes históricos

[Naturaleza de la idea] : en el Corpus Hippocraticum y sus antecedentes históricos

Hom. El argumento de Taylor que distingue entre el uso que se hace de los términos en los tratados quirúrgicos y el de otros es un error, ya que los primeros usan los términos libremente y varias veces en un sentido clasificatorio. Si desean expresar la idea popular de “figura” usan εἶδος, tal como lo hace Mochl. en tres ocasiones: εἶδος κονδυλώδες (1.10); εἶδος ῥαιβοειδέστατον τῶν ζώων (1.30); ἀκρώμιον ἀποσπασθὲν͵ τὸ μὲν εἶδος φαίνεται (6.1). Asimismo, cuando el autor de Nat.Hom. o el de VM y algunos de los filósofos presocráticos utilizaron los vocablos para aplicarlos a los “cuerpos simples” usaron εἶδος o ἰδέα, lo mismo que cuando quisieron emplearlos para otra cosa. Por tanto el grupo de significados que se encuentra regularmente en tratados como Nat.Hom. o VM no es “técnico”, ya que el uso médico necesita de un vocablo para expresar la idea de “forma” en todos los tipos de contextos, y el desarrollo fue compartido por la medicina y la filosofía. Entonces hablar de un uso “técnico” y otro “popular” en la medicina, y también en la filosofía en ciertos casos, no es correcto. Además la frecuencia de adjetivos compuestos del tipo “θυμοειδής” en todos los períodos del lenguaje, desde Homero en adelante, muestra que la idea general de “forma” ya estaba presente en el pensamiento popular, sostiene Gillespie (1912: 199).

21 Lee mas

Las relaciones entre el mito y la filosofía en los primeros filósofos

Las relaciones entre el mito y la filosofía en los primeros filósofos

Todavía Kirk y Raven hablan con el lenguaje del siglo XIX en su libro Los filósofos presocráticos, a pesar de los lúcidos y desprejuiciados estudios del primero sobre el mito: “Se examinan, en este largo capítulo preliminar [Los precursores de la cosmogonía filosófica], algunas ideas que no son es- trictamente “filosóficas”, sino de un contexto mitológico más que racionalis- ta” (KIRK-RAVEN-SCHOFIELD, 1097: 21); “Estas visiones cuasi- racionalistas del mundo se interesan”… (KIRK-RAVEN-SCHOFIELD, 1987: 21). El lenguaje, de todas formas, parece buscar compensar lo que el libro mismo hace de manera inesperada: abrir un libro sobre filosofía pre- socrática con un “largo capítulo preliminar” en donde se revisan cosmogon- ías religiosas. Y en este sentido, seguía la perspectiva inaugura por Cornford en su enfrentamiento con Burnet y la idea del milagro griego.

11 Lee mas

“SON FILÓSOFOS QUIENES NO LE TEMEN A LOS TEMAS NI A LOS CAMBIOS”

“SON FILÓSOFOS QUIENES NO LE TEMEN A LOS TEMAS NI A LOS CAMBIOS”

La filosofía reúne las preguntas por el origen, por el bien y el mal, por la belleza y la fealdad, por el ser y el no ser, por la sensibilidad y por la inteligencia, por la pasión y la razón, cuando se critica al medioevo por un real exceso de religiosidad, sus pensadores ¿preguntan o solo responden? Si preguntan y cuestionan, si dudan y se angustian, si se sorprenden, entonces podemos decir que están en la búsqueda de esas verdades y esas explicaciones, y que esto es filosofía. También es un mito considerar que estos filósofos no aceptaban el uso de la razón, la usaban y mucha lógica porque tenían que demostrar lo indemostrable. Los siglos a los que nos referimos son profundamente filosóficos porque apuestan a la pregunta, al cuestionamiento y a la duda, y también al docto en duplicidades. En ellos encontramos actualidades como las dobles naturalezas, la actual cuestión del Doppelgänger, las fines del mundo, la esperanza en que todo acabe y acceder a una nueva arca de Noé, los cometas, incendios, tsunamis, vaticinando un futuro atroz, surgieron las consideraciones de oficios marginales y la inquisición de la que no hemos podido desprendernos; la destrucción de nuestra privacidad, el principio de individuación, el principio de identidad que descubre la ordenación de lo real para crearnos la ilusión del mundo en el que estamos…

11 Lee mas

La filosofía y los nacidos : ¿Por qué los filósofos olvidaron el nacimiento?

La filosofía y los nacidos : ¿Por qué los filósofos olvidaron el nacimiento?

nacimiento. De manera que, consecuentemente con la revelación heideggeriana del ser, la filosofía ha trabajado por su subsanar estas omisiones y fruto su esfuerzo han sido, por ejemplo, el descubrimiento de la universalidad lingüística y la vuelta rememorativa a la cosas mismas. Pero, sus intentos por recordar el nacimiento parecen haber sido débiles y aislados. Claro que no pueden dejar de reconocerse las afanosas tentativas que varios pensadores han realizado en torno a los factores del enunciado “nacimiento de la filosofía” con el objetivo de invertirlos y dar a luz a una “filosofía del nacimiento”. Ensayos como los de Stanislas Breton, María Zambrano, Hannah Arendt y más recientemente, Peter Sloterdijk muestran como una parte de pensamiento filosófico ha querido superar este particular olvido. Pero ¿por qué los filósofos, en general, han preferido hasta hoy en día meditar más sobre el ser para la muerte que sobre el nacimiento? Podríamos debatir si no es inherente a la filosofía un impulso tanático estructural que determina todas sus formas.

12 Lee mas

humanismo

humanismo

Aunque se dice que el humanismo tiene antecedentes remotos en los escritos de algunos filósofos griegos como Aristóteles, y de otros grandes filósofos posteriores como Santo Tomas de Aquino, Leibniz, Rousseau, Kierkegaard, Husserl y Sartre, puede argumentarse que como paradigma de la disciplina psicológica nació en Estados Unidos poco después de la mitad del siglo XX.

10 Lee mas

La nueva escuela del derecho natural

La nueva escuela del derecho natural

La NEDN se presenta como un rescate de la versión “auténtica” de Tomás de Aquino de la ley natural, por una reinterpretación de la misma, al entender que ella ha sido deformada por teólogos morales posteriores. En particular, entenderían que sus análisis del “primer principio de la razón práctica”, como evidente por sí mismo, pero sin proceder de un conocimiento metodológicamente antecedente de la naturaleza humana, ni de características metafísicas del mundo, no sería incompatible con la doctrina tomasiana de la ley natural. La NEDN ha suscitado diferentes reacciones no sólo entre los filósofos del derecho, sino también entre los filósofos morales (ya que el planteo lo es de toda la filosofía práctica). Por todo esto, si en la historia de la filosofía del derecho y de la filosofía moral en general, sobre todo a partir del s. XVIII, hemos asistido (y asistimos), a verdaderas pugnas entre “iuspositivistas” y “iusnaturalistas”, desde el surgir de la NEDN, nos encontramos con un entrecruzamiento dentro del “iusnaturalismo”, en especial, por el lugar y al papel asignado a la naturaleza y a la racionalidad práctica en la configuración de la “ley”.

10 Lee mas

Los economistas como filósofos mundanos

Los economistas como filósofos mundanos

4QDGTV*GKNDTQPGTGPNCUoRVKOC[ última edición de Filósofos mundanos, publicada en 1999, incluyó un capítulo H KPCNVKVWNCFQ³¡'NH KPFGNQUH KNxUQHQU O W P F C P Q U ! ´ * G K N D TQ P G T G Z R TG U x U W p re o c u p a c i ó n a c e rc a d e l a c re c i e n te focalización de la economía como una ³EKGPEKC´EQORCTCDNGCNCHsUKECQCNC biología, que busca descubrir las leyes que gobiernen los eventos económicos. Sin GODCTIQ*GKNDTQPGTEKVxNCCFXGTVGPEKC FG#NHTGF/CTUJCNNCEGTECFGSWG³NC economía no puede ser comparada con las ciencias físicas exactas porque trata con las fuerzas cambiantes y sutiles de NCPCVWTCNG\CJWOCPC´/CTUJCNN #UKOKUOQ*GKNDTQPGTOQUVTxSWGNC economía no puede ser una ciencia pura porque la vida social de los seres humanos es por naturaleza política.

12 Lee mas

1. CONTEXTO HISTÓRICO: S. IV a. de - TEMA 4 ARISTÓTELES

1. CONTEXTO HISTÓRICO: S. IV a. de - TEMA 4 ARISTÓTELES

El contexto filosófico más inmediato de la filosofía de Aristóteles es la de su maestro Platón, pero a través de su estancia en la Academia pudo conocer el desarrollo filosófico que había tenido la Filosofía desde los Presocráticos hasta el mismo Platón, incluyendo a los Sofistas y a Sócrates. Por ello, su propio pensamiento, tal como reflejan sus obras, toma conciencia del carácter histórico de muchos temas que él vuelve a repensar. En este sentido, nos centraremos de forma general en los Presocráticos, los Sofistas y Sócrates y en Platón.

20 Lee mas

Vida de los filósofos más ilustres

Vida de los filósofos más ilustres

carencia de dolor, y como que nos remueve de todas las turbaciones, al cual abrazó Epicuro, y lo llamó último fin. Estos filósofos opinan que este fin se diferencia de la vida feliz, pues dicen que el fin es un deleite particular, pero la vida feliz es un agregado de deleites particulares pasados y futuros. Que los deleites particulares se deben apete- cer por sí mismos, pero la vida feliz no por sí misma, sino por los deleites particulares. De que debemos tener -dicen- el deleite por último fin, puede servir de testimonio el que desde muchachos, y sin uso de razón, se nos adapta, y cuando lo disfrutamos, no buscamos otra cosa, ni la hay que naturalmente más huyamos que el dolor. Que el deleite es bueno, aun- que. proceda de las cosas más indecorosas -según refiere Hipoboto en el libro De las sectas-, pues aunque la acción sea indecente, se disfruta su delei- te, que es bueno.

895 Lee mas

V. DE FILÓSOFOS CERCANOS

V. DE FILÓSOFOS CERCANOS

Dicho esto, justo es también decir que tampoco en México, el país donde Nicol ha realizado prácticamente toda su obra desde que llegó a él como exiliado hace exactamente 50 años, ha obteni- do el merecido reconocimiento en el medio natural —el filosófi- co— en el que debía producirse. Creo que a ello han contribuido dos hechos. Uno: Nicol es un filósofo exiliado que llega a México con un bagaje filosófico propio todavía incipiente y que, por tanto, no recibe la atención que se concentra en los que llegan al exilio ya consagrados. Pero esta situación, comprensible al principio, marca con su huella, y se prolonga y persiste más allá de los limi- tes admisibles, sobre todo si se tiene en cuenta que Nicol no deja de producir desde los primeros años del exilio en que publica ya dos obr as impo rt antes: Psicología de las situaciones vitales y La idea del hombre. El otro hecho es el que comparte Nicol con los filósofos que publican en este mundo —¿el llamado Tercer Mun- do?— y que se encuentran en un plano de desigualdad con los que producen en los países desarrollados de Occidente. Mientras un filósofo «normal» —llamémoslo así— francés, inglés o alemán tie- ne asegurado en general el reconocimiento que implica ser tradu- cido a nuestro idioma, y no sólo él sino sus discípulos y, a veces, los discípulos de sus discípulos, una obra valiosa hecha en estas tierras difícilmente puede alcanzar fuera de ellas el elemental re- conocimiento que significa su traducción. Pero lo grave es que en nuestros medios intelectuales, en los sectores aún no descoloniza- dos, se regatea el reconocimiento debido, o no llega si no tiene el aval de Occidente.

86 Lee mas

Los presocráticos, con un guiño epicúreo y un epílogo homérico

Los presocráticos, con un guiño epicúreo y un epílogo homérico

en plena edad axial, Occidente se suma, mediante la palabra presocrática y el magisterio de Sócrates, que en puridad es el último presocrático, a la verdad que está siendo revelada en el Oriente medio por las Upanisad, a la doctrina del buda Sakyamuni y a la lección del Gita, a los textos taoístas del lejano Oriente y a la tradición hebrea, que veremos después. Sólo porque, intentando indicar que lo real está fuera del alcance de la teoría, recurren a la dialéctica en su más fina especie, prescinden de cualquier forma externa del culto e inauguran en nuestro tiempo histórico la eterna religión sin jerarquías eclesiásticas, hemos tomado a los presocráticos por nuestros primeros opinantes de prestigio. Más allá de sus influencias mutuas e independientemente de la presencia de fondo del orfismo y las ideas pitagóricas, los presocráticos alumbraron el alma enjuta en sí mismos y hablan por experiencia; son, pues, conocedores de la única ciencia exacta: la que desvela lo Inmediato desde su propia inmediatez. Sus fragmentos suponen y proponen una soteriología de signo apofático, puesto que anuncian la salvación en la unidad -aquella que trasciende el propio concepto de lo unitario- a través de un inspirado discernimiento, nos exhortan a la fe como espuela de arranque y fían en la humildad, entendida como desprecio de la razón propia, el método de progreso. Gran parte de los estudiosos del legado de parménides y Heráclito han focalizado sus análisis en las discrepancias que, según su manera de diseccionar el átomo, contraponen las conclusiones de estos dos sabios que fueron llamados a cantar lo Indivisible; y así, agavillando olas e ignorando mares, han terminado por enfrentarlos como si de antagonistas se tratara. Heráclito y parménides, tras su singular modo de expresar una sola vivencia de lo verdadero en lo verdadero, fueron uno, el uno, y lo tuvieron bien presente, ya que no encontraron ninguna réplica ni se dieron al despiece a la hora de atestiguar la naturaleza no-dual de la realidad. con todo, los hombres, mientras sigan contando por pares y centenas su corazón unánime, jamás llegarán a solazarse en la razón común.

14 Lee mas

DE FILÓSOFOS Y BESTIAS

DE FILÓSOFOS Y BESTIAS

La investigación de De Waal no es amiga de la vanidad humana. Siguiendo la ilustre tradición de Galileo y Darwin, De Waal provoca a aquellos que quieren trazar una clara línea entre los seres humanos y todo lo demás. No obstante, su mensaje es optimista: si la moral humana tiene raíces profundas en nuestro pasado evolutivo, entonces podemos albergar la esperanza de una mayor resistencia, de una menor propensión a las contingencias de la historia. Además, si se considera la moral bajo esta luz también se debilita la concepción de los seres humanos como seres inherentemente egoístas – una concepción que De Waal denomina la “teoría del barniz”. La moral, según esta teoría del barniz, no es más que una invención cultural reciente, una delgada capa que enmascara nuestra “verdadera” naturaleza animal: el egoísmo. Las críticas de De Waal a esta teoría son el tema de su obra más reciente, Primates y filósofos.

14 Lee mas

Los filósofos de la calidad

Los filósofos de la calidad

Se dará un vistazo a los escritos de 8 filósofos de la calidad para ver si podemos tener una idea de lo que quieren expresar cuando usan la palabra "calidad". No se sorprenda al aprender que, aún cuando estos filósofos concuerdan ampliamente en sus razonamientos, aún no haya un consenso sobre una definición específica. Y aunque a menudo usan la frase "ciencia de la calidad" para describir un conjunto de herramientas analíticas y técnicas de calidad, claramente no lo es, al menos, en el mismo sentido en que lo es la química, o la física, por ejemplo.

11 Lee mas

01. Los presocráticos..pdf

01. Los presocráticos..pdf

A tal fin los filósofos pluralistas: Empédocles, Anaxágoras y los atomistas Leucipo y Demócrito, afirmarán la existencia de varios arjés, aunque todos ellos materiales, para poder explicar esa enorme diversidad de seres que se ofrecen a través de la experiencia. El paso del ser al no ser, y viceversa, se negaría por imposible, como lo mostró Parménides, y se explicaría señalando que no era más que combinaciones fortuitas de una multiplicidad de arjés que son los únicos que merecen el nombre de existentes.

11 Lee mas

Show all 199 documents...

Related subjects