Freud, Sigmund.

Top PDF Freud, Sigmund.:

Lacan en la Argentina: Masotta y los Cuadernos Sigmund Freud

Lacan en la Argentina: Masotta y los Cuadernos Sigmund Freud

La recepción del lacanismo que opera Oscar Masotta está presidida por una operación que pretende preservar el carácter teórico de la praxis intelectual. Este movimiento se lleva a cabo en el pasaje entre el existencialismo y el estructuralismo que el propio autor transita: el abandono del sartrismo y su modelo de intelectual “comprometido” con las cuestiones seculares es ahora reemplazado por la figura de un intelectual especialista que, sin rechazar el vínculo con la política, intenta preservar la lógica inmanente de su experticia (y que por ende rechaza la idea del intelectual “total”). A su vez, la instalación de Masotta y su grupo en el campo del psicoanálisis supone conversión de un capital adquirido en un campo (el de la filosofía y la crítica literaria) a otro (el del psicoanálisis). El éxito que corona a las estrategias utilizadas a tal efecto (primordialmente el privilegio de la teoría sobre la clínica y en segundo lugar la difusión de un discurso antiinstitucional), así como también las condiciones desfavorables desde la que representantes encumbrados en la jerarquía del campo psicoanalítico aceptan debatir, testimonian la crisis de hegemonía por la que estaba atravesando el “mundo psi”. Sin embargo, las condiciones políticas de la Argentina de entonces, en particular el vínculo con el campo intelectual, del cual la política demandaba una alineación que terminaría, en algunos casos, por negar la especificidad del propio campo, tensionaron fuertemente este movimiento. Los intentos por mantener a raya a la política, evidenciados en las concepciones sobre el rol “teórico” del intelectual, sobre el papel del psicoanálisis en relación con la política, así como también en la propia “gramática” de Cuadernos Sigmund Freud, se desplomaron con la amenaza de muerte que Masotta recibe por
Mostrar más

9 Lee mas

←
				
											Volver a los detalles del artículo
									
				Suposiciones aléticas en la obra de Sigmund Freud

← Volver a los detalles del artículo Suposiciones aléticas en la obra de Sigmund Freud

El psicoanálisis suele ser considerado un terreno en el que cierta concep- ción tradicional de la verdad ha sido embestida de manera contundente. Sin embargo, en su interior reside un problema que se ramifica con el creci- miento de la disciplina y que no siempre se advierte: debido a que es escasa la revisión filosófica sobre el asunto de la verdad, existe un conjunto hete- rogéneo de presuposiciones que permanecen implícitas en los desarrollos teóricos, en las aplicaciones técnicas e incluso en la transmisión didáctica. Este carácter tácito de los acuerdos o digresiones respecto a qué entender por verdad se transfiere de manera implícita a toda una serie de problemas aledaños, como los de corroboración empírica, los relativos al valor de la modelización metapsicológica, los que atañen a los métodos de investigación y los inherentes a la posición del analista en los dispositivos, entre otros. En este escrito divulgamos algunos resultados de nuestro trabajo de elucida- ción sobre la noción de verdad utilizada por Sigmund Freud. Intentaremos brindar evidencia para apoyar la siguiente conjetura: Freud no adhiere exclu- sivamente a una concepción alética, sino que utiliza diferentes nociones de verdad en sus teorizaciones.
Mostrar más

12 Lee mas

A 150 años del nacimiento de Freud  Sigmund Freud, el psicoanálisis, la cirugía y el enfermo  ¿A caso se ha eclipsado la imagen de Freud?

A 150 años del nacimiento de Freud Sigmund Freud, el psicoanálisis, la cirugía y el enfermo ¿A caso se ha eclipsado la imagen de Freud?

Lo curioso del caso es que pese a todo, todavía en nuestro tiempo nos seguimos preguntando: ¿Acaso ha- bremos abandonado, para siempre, a Sigmund Freud de nuestro pensamiento y sólo existirá arrinconado en uno de esos archiveros de historia? En los Estados Uni- dos, donde el psicoanálisis encontró uno de sus campos más fértiles —bien que, como decía el propio Freud, era de todos los países aquél donde menos se había pro f u n- dizado en su significado—, la idea de que los niños tienen sus primeras fantasías sexuales desde su más tierna infan- c i a encontró el rechazo de un setenta y seis por ciento de la población, en una encuesta hecha por la prensa entre esa puritana sociedad norteamericana, en la que c e rca de un veinte por ciento de la gente ha asistido a con- sulta con un analista al menos una vez en su vida; más de un cinco por ciento están en psicoterapia y, aprox i m a- damente, una quinta parte de sus habitantes gasta una buena pro p o rción de su presupuesto mensual en un me- dicamento antidepre s i vo, sin aludir a los tranquilizantes. Desde luego que como apunta James Hansell, profesor de psicología de la Universidad de Michigan, las dife- rentes escuelas que derivan del psicoanálisis coinciden,
Mostrar más

5 Lee mas

Aportes de Sigmund Freud al estudio de las perversiones

Aportes de Sigmund Freud al estudio de las perversiones

Con el estudio del psicoanálisis, Sigmund Freud iluminó nue- vos caminos para comprender la sexualidad. Uno de los múltiples aportes que derivan de ello es el haber propiciado una nueva perspectiva sobre la comprensión de las perversiones. Ya se ha di- cho que el psicoanálisis, desde sus inicios, las extrajo del campo de las patologías, reivindicando su importancia en el desarrollo sexual infantil, apuntando a demostrar que no hay objeto –que corresponda naturalmente– para la pulsión sexual (pulsiones y no instintos). Y con esto, también hizo público aquel “secreto a vo- ces” que la pluma de los médicos no se permitía escribir. Expuso lo absurdo de pensar a la sexualidad sólo a través de la noción de instinto sexual y cuya meta era la reproducción.
Mostrar más

38 Lee mas

Sigmund Freud - El Yo y El Ello

Sigmund Freud - El Yo y El Ello

El yo y el ello es la última de las grandes obras teóricas de Freud. Ofrece una descripción de la psique y su operación que a primera vista es nueva y aun revolucionaria; y, en verdad, todos los escritos psicoanalíticos posteriores a su publicación llevan su impronta inconfundible -al menos en lo tocante a la terminología-. Pero como tan a menudo sucede con Freud, es posible rastrear el origen de estas ideas y síntesis aparentemente novedosas en trabajos suyos anteriores, a veces incluso de mucho tiempo atrás. Precursores del cuadro general de la psique que aquí se presenta fueron, sucesivamente, el «Proyecto de psicología» de 1895 (Freud, 1950a), el capítulo VII de La interpretación de los sueños ( 1900a) y los trabajos metapsicológicos de 1915. En todos ellos se consideraron, inevitablemente, los problemas conexos del funcionamiento y la estructura de la psique, aunque con variable hincapié en uno u otro aspecto. La circunstancia histórica de que en sus orígenes el psicoanálisis estuvo vinculado al estudio de la histeria lo llevó de inmediato a formular la hipótesis de la represión (o, en términos más generales, la defensa) como función psíquica, y esto a su vez condujo a una hipótesis tópica: un esquema ~e la psique dividida en dos partes, una de las cuales era la reprimida y la otra la represora. A todas luces, íntimamente ligada a estas hipótesis estaba la cualidad de «conciencia»; y no era difícil equiparar la parte reprimida de la psique con lo «inconciente» y la represora con lo «conciente». Freud representó esta concepción en sus primeros diagramas del aparato psíquico, contenidos en La interpretación de los sueños (AE, 5, págs. 531-4) y en su carta a Fliess del 6 de diciembre de 1896 (Freud, 1950a,, Carta 52), AE, 1, págs. 274-8; y este esquema en apariencia simple fue el cimiento en que se asentaron todas sus ideas teóricas iniciales: desde el punto de vista funcional, una fuerza reprimida trataba de abrirse paso hacía la actividad pero era frenada por una fuerza represora; desde el punto de vista estructural, a un «inconciente» se oponía un «yo».
Mostrar más

46 Lee mas

Sigmund Freud en su tiempo y en los inicios del siglo XXI

Sigmund Freud en su tiempo y en los inicios del siglo XXI

Siempre responsable, Freud no dejaba carta sin responder. Los destinatarios de sus misivas eran tanto grandes personalidades, entre ellas Romain Rolland (1866-1944), Thomas Mann (1875-1955) o Herbert George Wells (1866-1946), como también simples mortales. Famosa es la carta que dirige a una madre en la que le informa que la homosexualidad de su hijo en modo alguno es pecado ni motivo de vergüenza. Las cartas suyas transmiten algo de ese aire de dignidad y de grandeza que todos percibían en el trato personal con él. Como no podía ser de otra forma, también en ellas se ponían de manifiesto las aristas de su personalidad. El recurso al argumento sólido y al mismo tiempo imaginativo, así como la réplica puntual y casi siempre ajena a titubeos y concesiones en el plano doctrinario, la ironía decantada a lo largo de tantos años de atención a pacientes y enriquecida por su poderosa fuerza de observación, así como la imperturbabilidad que le era característica en materia de sus convicciones: todo esto se refleja en sus misivas.
Mostrar más

17 Lee mas

Entre el silencio y el rechazo. Sigmund Freud ante el arte de las vanguardias

Entre el silencio y el rechazo. Sigmund Freud ante el arte de las vanguardias

Algunos años después, en 1919, Freud volverá a servirse de un ejemplo literario para ilustrar su teoría. Nos referimos al texto “Lo siniestro” (Das Unheimlich). 159 El primero de un gran número de autores que valoró el artículo de Freud “Lo siniestro” fue Jacques Lacan en el Seminario X: la Angustia de 1962-63. 160 En su artículo Freud aborda una categoría estética hasta el momento poco estudiada: lo siniestro. En primer lugar, analiza el término Unheimlich en distintas lenguas y las diferentes acepciones del alemán. Para ello parte de su antónimo, Heimlich, y llega a la conclusión de que no tiene un sentido único, sino que pertenece a dos grupos de representaciones: lo familiar y confortable por un lado (derivado del alemán Heim, hogar), y lo oculto y disimulado por otro. Unheimlich se emplearía tan solo como antónimo del primero de los significados, no del segundo. A Freud le llama especialmente la atención la definición de Schelling del término en cuestión: “Se denomina Unheimlich todo lo que, debiendo permanecer secreto, oculto… no obstante, se ha manifestado.” 161 En segundo lugar, Freud se propone analizar todo lo que en las personas y en las cosas, en las impresiones sensoriales, vivencias y situaciones, producen el sentimiento de lo siniestro. Para ello parte de la obra Sobre la psicología de lo siniestro de E. Jentsch, publicada en 1906. En ella su autor considera, como caso por excelencia de lo siniestro, “la duda de que un ser aparentemente animado, sea en efecto viviente; y a la inversa: de que un objeto sin vida está de alguna forma animado”, refiriéndose en último término a las figuras de cera, las muñecas “sabias” y los autómatas. 162 Para ello, el propio Jentsch toma como ejemplo de escritor que provoca mejor que nadie los efectos siniestros a E.T.A. Hoffmann, especialmente, su cuento El arenero. Para Jentsch, el ejemplo de lo siniestro en esta obra sería el personaje de Olimpia, una muñeca creada por uno de los personajes. Sin
Mostrar más

372 Lee mas

Reflexiones sobre los aportes teóricos de Sigmund Freud y Wilfred Bion a la problemática del conocimiento

Reflexiones sobre los aportes teóricos de Sigmund Freud y Wilfred Bion a la problemática del conocimiento

En “El esclarecimiento sexual del niño” (1907) son significativas las conceptualizaciones sobre lo que Freud denomina pulsión de saber o investigar. Destaca que el interés intelectual del niño por los enigmas de la vida genésica, su ‘apetito de saber sexual’, se exterioriza en una época de la vida inesperadamente temprana. En sus escritos de este periodo, sostiene como regla que el problema del origen de los niños es el primero en despertar el interés de éstos. Sin embargo, en este artículo parece ubicarlo en segundo lugar detrás de la distinción anatómica entre los sexos. Menciona que el segundo gran problema que atarea el pensar de los niños, si bien a una edad un poco más tardía, es el del origen de los hijos, anudado la mayoría de las veces a la indeseada aparición de un hermanito. Aquí supone que ésta es la pregunta más antigua de la humanidad infantil. Afirma que las respuestas usuales en la crianza de los niños “…menoscaban su honesta pulsión de investigar” 1 . No aclara de modo explícito a qué se refiere con apetito de saber sexual y con pulsión de investigar, que parecen ser términos relacionados con la curiosidad y el conocimiento.
Mostrar más

9 Lee mas

Religiosidad: Una visión desde el psicoanálisis de Sigmund Freud

Religiosidad: Una visión desde el psicoanálisis de Sigmund Freud

Aquí, se hace necesario retomar los padecimientos infantiles, que permitieron claridad sobre el estudio de la figura tótem uno de estos, respecta a las fobias que el niño experimenta, que son descritas como un miedo a determinado animal. En este punto se ha de preguntar, ¿qué relación se halla en los temores de tipo fóbico animal con el complejo Edipico? y en especial ¿qué vínculo guardan con nuestro propósito central del tótem y la figura paterna? En respuesta, el niño en su infancia desarrolla sentimientos de tipo erótico hacia su madre, pero su padre le coarta la consecución de sus instintos, razón por lo que el infante presenta actitudes, sentimientos, e impulsos fuertes, simultáneos y contrapuestos es decir, lo odia por quitarle su primer objeto de amor (madre), pero, este progenitor también es percibido con estimación porque en momentos se presenta como un protector ante los peligros originándose sentimientos propios del complejo de Edipo. Al igual inspira temor porque puede inutilizar sus órganos genitales originándole castración. Como expresa Freud: “el padre era admirado como poseedor de órganos genitales de gran volumen, y temido al mismo tiempo como una amenaza para los órganos genitales del niño” 21
Mostrar más

60 Lee mas

BIOGRAFIA DE SIGMUND FREUD

BIOGRAFIA DE SIGMUND FREUD

anunciaven el futur. Des de la cultura grega amb els oracles o la cultura jueva amb els somnis d’inspiració divina, les persones han tingut un respecte sagrat pels somnis. Freud va donar una nova visió del sentit del somni a partir de la seva experiència clinica. Segons Freud, els somnis són manifestacions de l’inconscient i per tant són un camí privilegiat per conèixer l’inconscient de les persones. Sovint els somnis són desitjos de l’inconscient, de l’allò, que no poden ser acceptats pel jo o pel superjò. En aquesta senzilla estructura, els somnis són més complexos. Cal distingir entre dos aspectes dels somnis: el contingut manifest i el contingut latent. El contingut manifest és allò que recordem d’un somni: situacions estranyes, inconnexes, sense lògica, que poden ser agradables o desagradables. El contingut latent són realment els desitjos de la persona que volia manifestar en el somni. És a dir, que els somnis són manipulats, transformats o tal com es diu en psicoanàlisi censurats pel jo i el superjò. Allò que somiem, contingut manifest, és diferent d’allò que realment significa el somni, contingut latent. Aquesta circumstàncies fa que calgui interpretar els somnis per tal de conèixer què ens vol dir la persona amb aquest somni. Per poder interpretar un somni, cal conèixer en primer lloc la vida de la persona, quins fets importants ha viscut, quines persones l’envoltaven, etc... Aleshores el psicoanalista ha de relacionar el somni amb la vida de la persona i buscar-li un sentit. Una eina que pot ajudar el terapeuta és el fet que els somnis utilitzen símbols descriptius. Per exemple, una casa que representa el cos humà, els pares es presenten com a reis i reines, l’aigua que simbolitza el naixement, objectes que representen els òrgans sexuals masculins com pals, claus, ganivets, o els femenins com bosses, caixes, portes, etc... Molts d’aquests simbolismes són característics dels contes, la mitologia i el folklore i cal utilitzar-los amb molta prudència perquè sovint un mateix objecte o situació pot simbolitzar coses diferents. Al capdavall, la interpretació d’un somni es basa en la capacitat d’anàlisi del psicoanalista i en el coneixement que tingui de la biografia del pacient.
Mostrar más

10 Lee mas

Biografía médica de Sigmund Freud

Biografía médica de Sigmund Freud

Sig mund Freud na ció en Frei berg, Mo ra via, el 6 de mayo de 1856 en una fa mi lia ju día. Sus pa dres se tras la da ron a Vie na dos años des pués. Fue en esa ciu dad don de el jo ven Freud es tu dió Me di ci na, in cli nán do se en pri me ra ins tan cia, con Brüc ke, ha cia la in ves ti ga ción en neu ro lo gía. Su ma tri mo nio con Mart ha Ber nays lo de ci dió a ejer cer pri va da men te la psi - quia tría, lue go de fre cuen tar las clí ni cas de Mey nert, de Char - cot y de Breuer. Con este úl ti mo pu bli có La in ter pre ta ción de los sue ños en 1900. Entre las nu me ro sas en fer me da des que pa de ció, des ta ca mos ja que cas pul sá ti les, amig da li tis, oti tis, ri no si nu si tis, ti foi dea, vi rue la, arrit mia car día ca, neu mo nía, reu ma tis mo, ciá ti ca, co lon irri ta ble y pros ta tis mo. De siem pre fu ma dor de ci ga rros, el tu mor ma xi lar que lo lle vó a la muer te co men zó en 1923 y se de sa rro lló ine xo ra ble men te du ran te los si guien tes 16 años, mo ti van do la rea li za ción de 34 in ter - ven cio nes qui rúr gi cas y va ria das apli ca cio nes lo ca les de ra - dio, al igual que se sio nes de ra dio te ra pia ex ter na. Los me jo - res mé di cos eu ro peos de los co mien zos del si glo XX lo asis - tie ron en su tor tu ran te cal va rio. Una re vi sión mo der na de las pla cas his to pa to ló gi cas con ser va das en el Insti tu to Cu rie de Pa rís, permite afirmar que lo que Freud realmente tuvo fue un carcinoma verrugoso, entidad descrita por Lauren Ackerman, de St. Louis, Missouri, en 1948, es decir nueve años después de la muerte del genio.
Mostrar más

15 Lee mas

Una aproximación al concepto de sujeto en Sigmund Freud

Una aproximación al concepto de sujeto en Sigmund Freud

En cuarto lugar, Freud sostuvo que la agencia representante psíquica de una pulsión reprimida no es destruida ni olvidada tras el proceso de represión; por el contrario, mantiene plena efectividad psíquica en lo inconsciente: “la represión no impide a la agencia representante de pulsión seguir existiendo en lo inconsciente, continuar organizándose, formar retoños y anudar conexiones” (Freud, 1915, pág. 144). De tal modo, lo reprimido sigue ejerciendo una presión continua hacia lo consciente, buscando la forma de satisfacerse: “el psicoanálisis nos ha enseñado que la esencia del proceso de la represión no consiste en cancelar, en aniquilar una representación representante de la pulsión, sino en impedirle que devenga conciente” (Freud, 1915, pág. 161). Así pues, la represión no anula la energía psíquica pulsional reprimida; por lo tanto, ésta se mantiene y pugna por manifestarse a través de retoños psíquicos. Se puede decir que dichos retoños son formaciones de la agencia representante de pulsión, que han logrado sortear las barreras de la censura; así, de forma más o menos desfigurada, pueden devenir conscientes. Lo reprimido retorna en los sueños, en los lapsus, en los olvidos, en los actos fallidos o en los síntomas; a través de ellos, lo reprimido consigue una satisfacción sustitutiva.
Mostrar más

83 Lee mas

Sigmund Freud. Las fantasias histericas y su relacion con la

Sigmund Freud. Las fantasias histericas y su relacion con la

Destinado en un principio al Jahrbuch für sexuelle Zwischenstujen, que dirigía Hirschfeld, este artículo fue luego trasladado a otra revista cuya publicación acababa de iniciarse con el mismo director. La importancia de las fantasías como base de los síntomas histéricos ya había sido admitida por Freud alrededor de 1897, en relación con su autoanálisis. En ese momento comunicó sus hallazgos a Fliess (véanse, por ejemplo, sus cartas del 7 de julio y el 21 de setiembre de ese año (Freud, 1950a, Cartas 66 y 69), AE, 1, págs. 300-2), pero sólo los dio cabalmente a publicidad un par de años antes de escribir el presente trabajo (cf. «Mis tesis sobre el papel de la sexualidad en la etiología de las neurosis» (1906a), AE, 7, págs. 266-7 ).
Mostrar más

7 Lee mas

Análisis del concepto de deseo en Platón, Freud y Lacan frente a la crisis del sujeto contemporáneo

Análisis del concepto de deseo en Platón, Freud y Lacan frente a la crisis del sujeto contemporáneo

Analizaremos la noción de deseo presente en las obras de Platón, Sigmund Freud y Jacques Lacan. La hipótesis es que el planteamiento freudiano y lacaniano ofrece una respuesta viable al actual retorno al individuo y a lo humano en contraposición al saber universal que pretende someter el deseo esgrimiendo los argumentos de la normalidad y de lo patológico. De esta manera queremos actualizar tanto la noción de deseo en plena crisis del sujeto contemporáneo, como analizar su posible relación respecto al otro -es decir la alteridad en el ámbito social y político. El punto de partida ha sido el análisis de la dialéctica erótica platónica presente en el Simposio. Hemos desarrollado las críticas platónicas a la tradición oral, la sofística, la medicina, la comedia y la tragedia ya que le permiten vincular estrechamente política y conocimiento, buen gobierno y Verdad. Tras exponer las técnicas de control características de la época platónica -las enkrateia- hemos establecido una estrecha relación entre Platón y la noción contemporánea de biopolítica a partir de Foucault. También hemos desarrollado la concepción freudiana y lacaniana sobre la estructura lingüística del deseo, y del sujeto del inconsciente -en contraposición al sujeto clásico cartesiano-. Esto nos ha permitido establecer la diferencia entre deseo -como noción constitutiva del individuo- y la fábrica de deseos que es la sociedad de consumo -analizada desde los conceptos de fetiche y mercancía.
Mostrar más

413 Lee mas

Descargar
			
			
				Descargar PDF

Descargar Descargar PDF

desarrollo de su vida personal. En su desesperación buscan escapar de la situación a través de mecanismos de defensa como la negación, represión y proyección. Sigmund Freud, en su teoría Duelo y Melancolía, postula el duelo como la “pérdida del objeto amado” (Freud, 1917) se pudo observar que las familias están en un proceso consistente por la sobrecarga de los recuerdos y vínculos obtenidos con su familiar enfermo. En primera instancia, surgió una resistencia natural por parte de los miembros de la familia, estos invertían mucho tiempo y energía psíquica; es decir no aceptaban la enfermedad ni los cambios que se presentaron, mucho menos la muerte próxima de su ser querido. Luego se identificó que las familias al estar continuamente confrontado la situación abandonan la idea negativa de la enfermedad y aceptan la partida de su familiar, siempre manifestando emociones como la tristeza, pero en menor grado, al dejar de culpabilizar a otros o incluso a ellos mismos, de este modo, quedando más libre.
Mostrar más

6 Lee mas

Estrategias lúdicas para el aprendizaje en niños y niñas de la escuela normal superior de Cartagena

Estrategias lúdicas para el aprendizaje en niños y niñas de la escuela normal superior de Cartagena

Varios teóricos han analizado y señalado la importancia de la actividad lúdica en el desarrollo de los seres humanos; entre ellos tenemos a J. Piaget, S. Freud, y J. Huizinga, quienes señalan: Jean Piaget considera el juego como elemento importante para potenciar la lógica y la racionalidad. Los trabajos de Piaget valorizan el juego como instrumento de la evolución intelectual o del pensamiento, como instrumento de adaptación a la realidad natural y social. En ese sentido, el juego es una forma poderosa que tiene la actividad constructiva del niño y la niña, pero adicionalmente es importante para la vida social. Sigmund Freud, padre del Psicoanálisis, argumenta que el juego permite la sublimación de contenidos inconscientes, depositarios principalmente de la imposibilidad del cumplimiento de deseos sexuales, lo que conlleva un reconocimiento del niño como ser sexual y sexuado, y del juego como la forma de expresión de aquello que para la cultura es imposible. Es decir, que a través del juego se posibilita entre otras cosas, el acceso al inconsciente, y la sublimación, como la forma de dar a esos impulsos y
Mostrar más

64 Lee mas

ALGUNAS CONSIDERACIONES ACERCA DEL LENGUAJE EN EL PSICOANALISIS  BFUQUEN  doc

ALGUNAS CONSIDERACIONES ACERCA DEL LENGUAJE EN EL PSICOANALISIS BFUQUEN doc

manifiesto y lo latente, por lo cual, en primera instancia “la condensación onírica es una notable relación entre pensamientos oníricos y contenido del sueño” (Freud, 1901:302), ya que se evidencia, cómo una parte del contenido manifiesto del sueño puede advertir a partir de asociaciones que hace el soñante, un contenido más basto que se encuentra en el pensamiento latente del sueño, por tanto, la condensación se da, cuando “una representación única, representa por si sola varias cadenas asociativas” (Laplanche, 1987:76), es decir, una imagen del sueño advierte varias ideas o significados. Por otro lado, “cuando en un proceso psíquico de la vida normal hallamos que una representación ha sido privilegiada sobre otras, adquiriendo particular vivacidad para la conciencia, solemos ver en este resultado la prueba de que a la representación triunfante le corresponde una valencia psíquica particularmente elevada (un cierto grado de interés)” (Freud, 1901:312), quiere decir esto, que dicha representación que aparece como representante advierte un valor por si misma, sin embargo, no evidencia manifiestamente su sentido con el contenido latente, como si estuviera desprendido de su contexto y no tuviese nexo alguno con el real sentido del sueño, “por eso tales sueños nos dejan la justificada impresión de estar «desplazados» {Descentrados}” (Freud, 1901:311), no existe una línea vertical de sentido entre uno y el otro, por tanto, se desplaza el sentido a otros elementos, pudiendo aparecer en manifestaciones desapercibidas del sueño como representantes del contenido latente, por ello, lo que actúa, es el mecanismo del desplazamiento, ya que éste “consiste en que el acento, el interés, la intensidad, de una representación puede desprenderse de ésta para pasar a otras representaciones originalmente poco intensas, aunque ligadas a la primera por una cadena asociativa.” (Laplanche, 1987:98).
Mostrar más

14 Lee mas

Los Márgenes de la Metapsicología Freudiana: Afecto y Cuerpo

Los Márgenes de la Metapsicología Freudiana: Afecto y Cuerpo

Es la neurosis histérica la que hipervaloriza la estética del sufrimiento, el dolor y la posesa, ella lo ubica en el escenario y hace una mostración de la angustia, imagen y sensación se condensan, y ¿pone a hablar al cuerpo? Es precisamente el cuerpo el que viene a servir de soporte para el síntoma, donde mediante la anestesia la sensibilidad puede desaparecer, algo de lo corpóreo sufre un vaciamiento (astilla de la unidad) el displacer, el dolor por el órgano distrae del afecto angustioso. Freud dice que el síntoma en la histérica coincide con la formación sustitutiva y lleva las cosas más lejos. Afirma que el monto de afecto es sofocado, el resultado de la represión en esta afección es exitoso por eliminación de la angustia. Esta idea no puede sostenerse de la misma manera cuando el concepto de angustia es revisado en el texto Inhibición, síntoma y angustia. Allí la angustia no surge como resultado de la represión sino que es la que la causa. Este corrimiento conceptual le permite enunciar dos tipos de angustia, una automática y otra que funciona como señal.
Mostrar más

106 Lee mas

Show all 363 documents...