Guerra justa

Top PDF Guerra justa:

Antropofagia, guerra justa y biopolítica. Una lectura agambeneana de la Conquista

Antropofagia, guerra justa y biopolítica. Una lectura agambeneana de la Conquista

Varios conceptos centrales en la política y el derecho actual, como los de guerra justa, derecho de la guerra o intervención humanitaria, no son construcciones propias del siglo XX sino que son deudoras de una larga tradición de Occidente. Así, filósofos como Carl Schmitt, Michael Walzer, Monique Canto-Sperber y Felipe Castañeda, por mencionar sólo algunos, han señalado – ya sea para defender su uso o para criticarlo – que provienen de elaboraciones realizadas desde la Antigüedad tardía y que han sufrido transformaciones desde la Edad Media hasta nuestros días. La pretensión del presente capítulo es poner en evidencia la deuda del concepto de guerra justa con la biopolítica que operó durante la Conquista de América. Para esto, será necesario mostrar la forma como el poder soberano (ubicado en Europa), al decidir sobre situaciones excepcionales, construyó a América como un espacio libre de derecho, susceptible de ser apropiado, y, simultáneamente, decidió sobre el momento y las características que permitieron que la vida de ciertos individuos dejara de ser políticamente relevante. Dos elementos en la política y el derecho vigentes durante la Conquista manifiestan esto: las rayas de división acordadas entre Portugal y España; y las líneas de amistad acordadas fundamentalmente entre Francia e Inglaterra pero también con España, que configuran biopolítica en la Conquista a nivel “inter - estatal”. Una vez comprendido este punto, será posible analizar, en el tercer capítulo, los discursos sobre la guerra justa de Sepúlveda, Las Casas y Vitoria como elementos que efectuaron y configuraron esa biopolítica a nivel “intra - imperial” (decisiones que se emiten desde España hacia y contra los nuevos territorios americanos y sus habitantes que son considerados como objetos de dominación).
Mostrar más

146 Lee mas

La teoría de la guerra justa en Francisco de Vitoria

La teoría de la guerra justa en Francisco de Vitoria

Santo Tomas quiso armonizar la filosofía aristotélica con las teorías de San Agustín. En su obra maestra, en concreto en la cuestión cuarenta de la segunda sección, de la segunda parte de la Suma teológica, aborda el tema de la guerra justa. El Doctor angélico afirma que una guerra no es siempre pecado, es decir, una guerra puede ser justa para Aquino si se cumplen tres requisitos: en primer lugar, solo el príncipe ostenta la competencia necesaria para ordenar un mandato de tal envergadura como es el de hacer la guerra pues es de sus competencias el cuidado y la defensa de los intereses publicos de su comunidad política. En segundo lugar, es preciso la existencia de una justa causa, por esta se entiende: la culpa de uno de los beligerantes por lo que la acción bélica solo debe utilizarse para reparar alguna injuria. El tercer requisito, que sea recta la intención de los combatientes. Con este último punto, lo que nos viene a decir el principal representante de la escolástica es que para que una guerra sea lícita debe tener como finalidad el bien y la prevalencia de este frente al mal. La teoría tomista sobre la licitud de la guerra habla también de la separación entre el ius ad bellum y el ius in bello, aunque no lo específica, se deja entrever de su tercer requisito. Esta división serviría de base para que el padre del derecho internacional desarrolle su teoría sobre la guerra justa.
Mostrar más

63 Lee mas

Juan Ginés de Sepúlveda y la guerra justa en la conquista de América

Juan Ginés de Sepúlveda y la guerra justa en la conquista de América

La “subcontradicción” aflora y plantea problemas en el caso de la resistencia denoda- da a los españoles, cómo convertir en “cosas” a los indios sin negarles su humanidad. No obs- tante, Sepúlveda resuelve esta falacia moral de la esclavitud a partir de reunir el derecho del vencedor en guerra justa con la discreción en su aplicación, basada en el bien común. Si, por derecho natural, los españoles pueden escla- vizar y despojar de sus bienes a los indios que ofrezcan resistencia a su dominio, por buscar el bien de la comunidad este derecho debe ser aplicado con equidad y misericordia. En con- secuencia, aquellos indios que deban ser tra- tados como esclavos y dominados herilmente, lo serán por su desobediencia y resistencia, no porque hayan perdido su condición natural de hombres, y aun así se deberá hacer todo lo po- sible para que puedan mejorar su situación de barbarie, cambien sus costumbres y puedan recibir la fe cristiana.
Mostrar más

30 Lee mas

Algunas notas sobre la teoría de la “guerra justa” en Francisco Suárez

Algunas notas sobre la teoría de la “guerra justa” en Francisco Suárez

rece quizás por primera vez la idea de la unidad de los habitantes de la tierra […] unidos por la obligación de la recíproca benevolencia y por relaciones comerciales y políticas, y por tanto necesitados de regular la propia convivencia a través de la diplomacia y de normas compartidas sobre guerra y comercio. Sobre estas mismas bases, en un segundo mo- mento de su reflexión, el teólogo jesuita llegará a sostener que, justa- mente porque la guerra termina ineludiblemente por dañar al menos una parte de la unidad del género humano, ésta es en todo caso injusta. Pero, excepción hecha por el último Suárez, será precisamente la casuís- tica jesuita la que desmorone y cancele sin residuos la rigidez religiosa del mandamiento de no matar’. La lógica de la guerra justa será relan- zada no sólo en las guerras americanas, sino también en las combatidas contra el imperio otomano y en las guerras civiles de religión que entre Cinquecento y Seicento ensangrentarán Europa (Simoncini: 13; cf. tam- bién Prosperi, 2005, pp. 81-82).
Mostrar más

25 Lee mas

La guerra por el valor supremo.  El concepto de guerra justa en Carl Schmitt, de Cristina Andrea Sereni

La guerra por el valor supremo. El concepto de guerra justa en Carl Schmitt, de Cristina Andrea Sereni

La tesis finca específicamente sobre la noción de guerra justa en Carl Schmitt. Ahora bien, como sucede con cualquier estudioso del jurista renano, se hace necesario recorrer todo el corpus schmittiano para enfocarse en un único asunto. Porque Schmitt aborda muchos tópicos y los salpica en todas sus obras. Esta característica poliédrica de su pensamiento es un terrible reto para sus es- tudiosos pero una gran oportunidad para quienes desean acercarse a sus ideas, pues pueden hacerlo por el obligado rastrillaje que los investigadores deben hacer de todos sus libros. Esta exigencia particular se halla excelentemente satisfecha en la obra que se reseña. Sereni maneja las fuentes originales, no solo de las obras más conocidas sino también de artículos saltados del jurista de Plettenberg, algunos difíciles de encontrar. En esto la tesis es un ejemplo de riqueza que añade lo suyo al último antecedente editado en idioma castellano (me refiero al conocido trabajo de la filósofa navarra Montserrat Herrero López).
Mostrar más

5 Lee mas

Los desafíos del cambio climático en la teoría de la guerra justa

Los desafíos del cambio climático en la teoría de la guerra justa

En este sentido podría llegar a fundamentarse una intervención contra un Estado que, compartiendo el uso del río con otro, y constituyendo éste parte esencial del abastecimiento para ambos países, lo contaminase a la altura del primero, haciendo imbebible sus aguas para el segundo. Sin duda, situaciones que actualmente son resueltas diplomáticamente o a través de la mediación internacional podrían, en el probable contexto de una disminución elevada de los recursos alimentarios, suponer graves crisis para los Estados, y por tanto conducir a conflictos bélicos entre ellos. Es imprescindible para la teoría de la guerra justa, en definitiva, reconsiderar los posicionamientos básicos sobre los que sustentar las intervenciones, incorporando en ellos la protección de los recursos naturales frente a un uso insolidario o negligente. No obstante, sería inasumible limitar esta cuestión al ámbito bélico, pues en un contexto de carestía generalizada y repleto de nuevas situaciones no consideradas hasta el momento, correría el riesgo de multiplicar los conflictos bélicos entre Estados. Resulta necesario, en definitiva, estructurar sistemas de coordinación y solución pacífica de controversias que pongan fin a conflictos antes de que estos deban ser encauzados dentro de la teoría de la guerra justa.
Mostrar más

20 Lee mas

La guerra justa y la lucha contra el terrorismo en Michael Walker

La guerra justa y la lucha contra el terrorismo en Michael Walker

Según la teoría de la guerra justa son inocentes los no combatientes, es decir civiles, hombres y mujeres que no están implicados en el esfuerzo bélico. Pero se entiende que no solo son inocentes porque no están en capacitados para la guerra, o porque no han elegido ser de la milicia, sino también que esta presunción de la inocencia es sinónimo de no implicado, es decir las personas inocentes con independencia de lo que está haciendo su gobierno y su país y al margen de si están o no a favor de lo que se está llevando a cabo. Todo esto lo resume diciendo que los civiles no implicados son inocentes independientes de su posición moral y política. La posición de los civiles inmunes y no combatientes es totalmente distinta que la de los soldados, pues de acuerdo con las reglas del ius bello, una vez que ha comenzado el combate se entiende que es legítimo matar soldados de manera aleatoria, los soldados son con justicia objeto de ataques, siempre que estén en situación de riesgo, objetivos legítimos. Pero esta posición es distinta respecto los civiles. Pues, mientras los primeros han recibido instrucción para manejar las armas, se hallan vinculados a los servicios que proporcionan y utilizan las armas, su objetivo principal es la milicia y el reclutamiento, se les aísla, se les aloja en bases, campamentos, y el Estado atiende sus necesidades.
Mostrar más

59 Lee mas

La relevancia de la teoría de la guerra justa de Michael Walzer en el tema de las intervenciones humanitarias

La relevancia de la teoría de la guerra justa de Michael Walzer en el tema de las intervenciones humanitarias

perjuicios morales y materiales ocasionados a las víctimas, tales aspectos deberán ser designados por la autoridad competente. Pero este espacio, ha sido un ámbito de grandes dificultades por la carencia de mecanismos internacionales con suficiente fuerza y autoridad para juzgar y castigar a los Estados altamente militarizados, y más cuando se trata de potencias mundiales, como es el caso de Estados Unidos, Rusia, Inglaterra y otros. Frente a este tema, la teoría de la guerra justa se ha quedado corta, ya que los autores que han abordado el tema no han desarrollado suficientes argumentos que sirvan de base para la elaboración de una propuesta direccionada a la creación de organismos independientes y en los cuales los Estados no puedan ejercer ninguna clase de influencia. Por ello, se hace obligatorio que se abra un nuevo debate que invite a reflexiones que contribuyan a la reelaboración de la base argumental de la teoría de la guerra justa, a fin de que se adapte a las necesidades y circunstancias de la época actual. De igual manera, la concepción de cuándo es legítimo iniciar una acción bélica, así como los medios y métodos empleados en el desarrollo de los combates, deben someterse a una revisión constante.
Mostrar más

52 Lee mas

La intervención humanitaria en la tradición de la guerra justa

La intervención humanitaria en la tradición de la guerra justa

A lo largo de los siglos múltiples pensadores (tales como Cicerón, San Agustín, Santo Tomás de Aquino y Francisco Vitoria), han abordado el fenómeno de la guerra desde uno o ambos prismas, y sus juicios han quedado plasmados en la forma de requisitos, principios y reglas que habrán de regir el recurso a la guerra y su conducción. Esto no quiere decir que el discurso de la Guerra Justa se vea reducido a un cónclave en el cual una aristocracia doctrinaria debate acerca de la guerra. La lógica de la deliberación privada sobre la guerra que aplicaron los notables de Melos en la Guerra del Peloponeso no es aplicable a la tradición de la Guerra Justa. Como dice Walzer:
Mostrar más

56 Lee mas

El concepto de “guerra justa” en el pensamiento de Carl Schmitt : una introducción a su recepción actual

El concepto de “guerra justa” en el pensamiento de Carl Schmitt : una introducción a su recepción actual

La recepción de la obra schmittiana referida a las Relaciones Internacionales en Alemania sí está presente en trabajos influenciados por la corriente del realismo norte- americano, por citar un ejemplo: Weltordnungspolitik (La política del orden mundial), de Rüdiger Voigt, mencionado más arriba, aparecido en 2005. Este manual contextua- liza el pensamiento de nuestro autor y, siguiendo un esquema cronológico, expone de manera breve pero concisa los conceptos fundamentales necesarios para una compren- sión integral de la construcción teórica de Schmitt referido a la guerra, la guerra justa y la guerra discriminatoria, brindando herramientas clave para la comprensión de la realidad actual en el ámbito internacional. La obra de Voigt hace referencia a Schmitt especialmente en el capítulo segundo, dedicándole especial atención la pequeña pero no por ello menos significativa obra Land und meer (Tierra y mar). Utiliza también el concepto de raum (espacio) schmittiano tanto para tratar el tema de la guerra de ataque
Mostrar más

11 Lee mas

Guerra y guerra justa en los escritos de Rábano Mauro

Guerra y guerra justa en los escritos de Rábano Mauro

misma mirada acerca de la guerra, lo que se había modificado era la razón de fondo que hacía que la guerra fuera o no justa. Agustín expresó nuevamente esta última forma de comprender los conflictos militares en los capítulos XIX y XXII de su De civitate Dei, escritos cerca del final de su vida. En esta, su última visión acerca de la guerra, esta era -incluso siendo justificada- era uno de los males inevitables o incluso necesarios, con los que los cristianos deberían convivir en un mundo, que estaba irremediablemente corrompido. En efecto, la antropología agustina posterior a que el obispo elaborara su doctrina acerca de la gracia era bastante pesimista respecto de la naturaleza humana posterior al pecado original. El otro gran autor patrístico, que escribió un breve texto acerca de la guerra y en el cual se hace presente la idea de guerra justa, fue san Isidoro de Sevilla. El obispo visigodo realizó una breve definición y clasificación de las guerras en sus Etimologías. Como es bien sabido, este libro fue uno de los textos de referencia más importantes de la Edad Media. Isidoro sostenía que había cuatro tipos de guerra: justa, injusta, civil y plusquam civil. Según el obispo visigodo, la guerra justa debía estar precedida de una declaración y tenía como objetivo la recuperación de algo que se había perdido o se llevaba a cabo para expulsar a un enemigo. Por lo contrario, la guerra injusta era el producto de la ira y carecía de una razón legítima. Isidoro sostenía esas ideas citando explícitamente a Cicerón, quien era la fuente de las mismas. 10
Mostrar más

18 Lee mas

747. Si se da alguna causa que justifique la guerra contra los habitantes de este Nuevo Orbe. - Fray Alonso de la Veracruz. Sobre el dominio de los indios y la guerra justa. Cuestión XI

747. Si se da alguna causa que justifique la guerra contra los habitantes de este Nuevo Orbe. - Fray Alonso de la Veracruz. Sobre el dominio de los indios y la guerra justa. Cuestión XI

945. Concluyamos, pues, en que no hay razón justa para atacar a los infieles bárbaros recientemente descubiertos con base en que sean infieles, ni tampoco, con base en que por derecho sean súbditos del emperador, ni con base en que, si no quieren prestar obediencia ni someterse, deban ser compelidos. Esta razón, digo, no es suficiente; ya que, por derecho, no son súbditos, porque el emperador no es el señor de todo el orbe (como arriba se dijo); en esto, Miguel Ulzurrum de Pamplona se equivocó mucho en su tratado imperial cuando, en la [segunda] parte, cuestión principal 3, dice que es herético negar que el emperador es el señor del orbe; y también en otro lugar afirma más de una vez lo mismo. Es más, él mismo profiere una herejía, porque sostiene que es una proposición de fe y que, en consecuencia, ha sido revelada por Dios; ella no ha sido revelada, y propone y constituye que ello debe considerarse como un nuevo artículo de fe como él mismo dice; cuando, no obstante, la Iglesia no puede esto, como sostienen todos los teólogos. En efecto, la Iglesia no puede fundar un nuevo artículo de fe. Sin embargo, este moderno autor, hablando con demasiada libertad, a causa de ignorar los principios de las proposiciones de fe, determina que debe considerarse como un artículo de fe, que el emperador es el señor del orbe, de modo que ningún rey, ninguna provincia pueda sustraerse de su poder. Y a pesar de que pone a consideración trece argumentos para probarlo, deja la cuestión sin probar, aunque le parezca haberla demostrado.
Mostrar más

42 Lee mas

Guerra santa y guerra justa en el Cercano Oriente Antiguo (ca  1600 600 a C )

Guerra santa y guerra justa en el Cercano Oriente Antiguo (ca 1600 600 a C )

es explícito e inequívoco pero también general. En cada caso específico hace falta, sin embargo, comprobar que la voluntad divina sea, efectivamente, aquella que se presume. De hecho, la guerra que se emprende solo tendrá éxito si el apoyo divino pone a nuestro ejército en condiciones de superioridad sobre el enemigo. La constatación del apoyo divino tiene un evidente valor teológico, pero también tiene (a nivel práctico) el efecto de movilizar mentalmente a las tropas y a la población toda, demostrando que la guerra que se emprende es santa y justa y que, como consecuencia, será victoriosa. Sirve para calmar el miedo a morir, asegurando que será solo el enemigo quien morirá y sirve para aplacar el sentimiento de culpa relacionado con la acción de matar, tranquilizando ya que la culpa del crimen recaerá sobre el enemigo asesinado, impío y criminal y no sobre nosotros, asesinos, justos y santos (es la llamada “criminalización del enemigo”).
Mostrar más

30 Lee mas

Guerra justa del derecho internacional humanitario aplicado en el contexto del conflicto interno colombiano  Análisis desde la racionalidad hermenéutica

Guerra justa del derecho internacional humanitario aplicado en el contexto del conflicto interno colombiano Análisis desde la racionalidad hermenéutica

alusiones al canónico primer párrafo de El contrato social de Rousseau son fundamentales en la argumentación de El derecho de gentes y para el entendimiento de su noción de utopía realista, que cobra mayor relevancia tratándose de la guerra. En La justicia como equidad da otra justificación 7 : “Nos centramos en la teoría ideal porque el actual conflicto en el pensamiento democrático es en buena medida un conflicto sobre qué concepción de la justicia es la más apropiada para una sociedad democrática bajo condiciones razonablemente favorables”. Esto es, se trata de una sociedad cuyas institucionalidad, estructura social y tradición cultural favorecen una concepción política de la justicia, en tanto todos aceptan y se sabe que aceptan “los mismos principios de justicia”; la estructura básica de la sociedad “satisface esos principios de un modo público y notorio”, y, finalmente, en la que los ciudadanos “tienen un sentido de justicia normalmente efectivo”. A esto llamó Rawls desde 1971 una sociedad bien ordenada. Ahora, sólo en el 2001, y precisamente en la obra que explora sistemáticamente el derecho de guerra, Rawls remite la denominación sociedad bien ordenada a Bodin.
Mostrar más

79 Lee mas

606. Cuestión Décima: ¿Pudo el emperador o el rey de Castilla declarar una guerra justa a estos bárbaros? - Fray Alonso de la Veracruz. Sobre el dominio de los indios y la guerra justa. Cuestión X

606. Cuestión Décima: ¿Pudo el emperador o el rey de Castilla declarar una guerra justa a estos bárbaros? - Fray Alonso de la Veracruz. Sobre el dominio de los indios y la guerra justa. Cuestión X

666. Corolario segundo. En segundo lugar, síguese que si los habitantes del Nuevo Mundo hubieran sido en otra época súbditos del imperio romano, sería justo hacerles la guerra para someterlos de nuevo al imperio romano; del mismo modo que si en otro tiempo hubieran sido súbditos de los reyes de Castilla, podría ahora lícitamente reducírseles a dicha potestad, aunque se opusieran. Pero como, sin embargo, no consta en absoluto que hayan sido súbditos alguna vez, ni que exista un derecho de disponer de dicho territorio, la consecuencia es la de que no fue lícita la guerra que se les hizo por aquel motivo, ni por la misma razón puede el emperador gobernar en estos países, como tampoco puede justamente por esta causa imponer tributos ni reclamados ni recibidos, por lo que está obligado a la restitución de todo (lo que haya obtenido).
Mostrar más

22 Lee mas

Revolución e intervención en Libia  Una interpretación desde la teoría de la guerra justa

Revolución e intervención en Libia Una interpretación desde la teoría de la guerra justa

Los requisitos tradicionales del ius ad bellum establecen una serie de prin- cipios o directrices: se ha de contar con una autoridad competente (auctoritas principis) que es la que debe declarar la guerra por una causa justa (iusta causa); asimismo, la guerra debe de ser el último recurso (por lo que todas las opciones no violentas deben ser agotadas), y sus ventajas deben ser proporcionales a los males previstos; finalmente durante todo el proceso se debe tener recta inten- ción (recta intentio), buscando el objetivo de restablecer la paz (finis belli est pax). el ius in bello, por otra parte, supedita la legitimidad de la conducta en la guerra a que la fuerza empleada sea proporcional al daño recibido, por lo que queda prohibido excederse de lo estrictamente necesario para obtener los objetivos legítimos; y a que las armas utilizadas distingan entre combatientes y no combatientes, lo que implica que aquellos que no participan en la guerra no deben ser nunca objetivos directos de las acciones bélicas, y debe hacerse lo posible para proteger sus vidas.
Mostrar más

24 Lee mas

Contrainsurgencia y catolicismo intransigente: la sacralización de la “guerra contra la subversión” en la obra de Marcial Castro Castillo (1969-1976)

Contrainsurgencia y catolicismo intransigente: la sacralización de la “guerra contra la subversión” en la obra de Marcial Castro Castillo (1969-1976)

Con el objetivo de profundizar en este segundo bloque temático, el presente artículo estudia la elaboración de un conjunto de ideas para justificar la llamada “guerra contra la subversión” dentro de un espacio intelectual vinculado al catolicismo intransigente argentino durante la década del setenta. Más específicamente, se analiza la obra de Edmundo Gelonch Villarino (1940-), quien durante los primeros setentas era un joven discípulo del célebre pensador nacionalista católico Jordán Bruno Genta. Bajo el seudónimo de Marcial Castro Castillo, Villarino redactó el libro Fuerzas Armadas: ética y represión, publicado por la editorial Nuevo Orden en 1979 (Castro Castillo, 1979). Egresado de la carrera de Filosofía de la Universidad Nacional de Córdoba y residiendo desde 1958 en la capital de la provincia mediterránea, Villarino fue profesor en la Escuela Superior de Guerra Aérea y, en este sentido, su vínculo más fuerte lo estableció con la Fuerza Aérea aunque también se relacionó con oficiales del Ejército (2). El texto de su autoría que es el centro de atención de este artículo, escrito durante la turbulenta primera mitad de los años setenta, se caracteriza por abordar un conjunto de cuestiones vinculadas a la “guerra antisubversiva” a partir de una serie de fuentes que lejos de provenir solamente del campo militar se volcaban decididamente hacia la tradición cristiana de la guerra justa. Por consiguiente, interesa estudiar la argumentación que nuestro autor construye en su obra en un intento por exponer las características centrales de un discurso elaborado en torno a la temática analizada y que circuló durante aquellos años como un aporte más a la discusión sobre las formas que debía adoptar la eliminación de la “subversión”.
Mostrar más

17 Lee mas

La concepción de la guerra en Kelsen

La concepción de la guerra en Kelsen

Sexta: A la hora de la interpretación de la guerra, Kelsen sostiene una dualidad interpretativa de la misma. Por un lado, la guerra puede interpretarse como un comportamiento permitido por el derecho internacional, como un elemento de política exterior. Por otro lado, la guerra puede interpretarse como un comportamiento prohibido por el derecho internacional salvo que se acuda a ella como reacción. Esta segunda posibilidad interpretativa de la guerra como medida reaccionaria es imprescindible para conformar la doctrina kelseniana del “bellum justum” o guerra justa. El “bellum justum” kelseniano configura la guerra como un mecanismo de sanción frente a un comportamiento ilícito. La guerra justa no es ideal contemporáneo o kelseninano, sino que ha existido a lo largo de la historia y ha sido objeto de un largo proceso de evolución técnico-jurídico.
Mostrar más

63 Lee mas

Más allá de una "comunidad escolar justa"

Más allá de una "comunidad escolar justa"

La comunidad escolar justa es una propuesta de Kohlberg sobre educación moral que surge con la finalidad de favorecer el razo- namiento moral de los estudiantes en torno a las situaciones conflictivas de la vida escolar. Este artículo se centra en los plan- teamientos filosóficos y educativos presentes en la comunidad justa que se establecen como tales en una única dirección: el ra- zonamiento moral autónomo de los individuos. Los derechos humanos se incorporan en esta propuesta educativa como pun- tos referenciales para el logro de un consenso, que permita una relación de equilibrio entre individuo-sociedad, y una relación de equilibrio entre estudiantes y profesores, y de estudiantes en- tre sí, en el contexto escolar.
Mostrar más

10 Lee mas

Las bases morales de la intervención humanitaria armada

Las bases morales de la intervención humanitaria armada

La idea de la proporcionalidad es altamente compleja porque no se puede medir simplemente en términos de costos y beneficios materiales. Por ejemplo, un país intervinente que quiere derrocar a un tirano no puede perseguir permisiblemente ese fin justo a través de reunir y ejecutar a personas inocentes, aun si esa acción causase menos muertes que permitir al tirano continuar en el poder. Y sin embargo, toda guerra traerá aparejada la muerte de personas inocentes. Los teóricos de la guerra justa han respondido a esta objeción mediante la formulación de la doctrina del doble efecto (DDE). La DDE distingue los homicidios intencionales de aquellos meramente previstos. Es moralmente incorrecto dirigir deliberadamente un ataque contra personas inocentes. El comandante que, en nombre de una causa justa, apunta las armas contra una escuela para matar a niños y así desmoralizar al enemigo es culpable de homicidio porque quiere la muerte de esos niños. Esta inmoralidad no se “cura” por la justicia de la causa: deponer al régimen tiránico. Sin embargo, el comandante que tiene como objetivo atacar a los soldados enemigos y simplemente prevé que esta acción puede matar a niños inocentes, está en una situación moral diferente. La muerte de los niños no es esencial para la destrucción del enemigo; él dejaría que los niños viviesen si pudiera. Algunos autores dicen que en el primer caso el comandante trata a los niños como medios para su fin de ganar la guerra, mientras que en el segundo caso el comandante no trata a los niños como medios. Esta distinción basada en las intenciones es esencial para la DDE.
Mostrar más

17 Lee mas

Show all 4130 documents...