Historia de la Muerte

Top PDF Historia de la Muerte:

LA MUERTE DE LA HISTORIA COn LA EXPLOSIÓn DEL CAPITALISMO

LA MUERTE DE LA HISTORIA COn LA EXPLOSIÓn DEL CAPITALISMO

De todos ello será Karl Marx quien tomará las riendas de esta tesis y le dará un giro: el fin de la Historia ya no va de la mano de la libertad que emana del estado liberal y el idealismo político, sino de la eman- cipación de los hombres y la reacción contra cualquiera de las formas de opresión impuestas por los sistemas políticos que carecen de la in- tegración en sus instituciones de los propios ciudadanos. Dios des- aparece completamente del planteamiento filosófico y toma el relevo la economía como factor determinante de la conflictividad constante, que sólo se frenará cuando se alcance la igualdad económica y la so- ciedad sin clases. De Hegel toma la concepción del mundo como pro- ducto de la actividad de una conciencia suprahumana frente al espíritu universal que es el fundamento de todos los fenómenos de la naturaleza. Hace suyos los principios de la dialéctica hegeliana y ela- bora una crítica de la misma desde un punto de vista materialista. De Feuerbach toma la idea de que Dios ha sido creado por el hombre a su imagen y semejanza, dotándolo de un origen inmortal con el fin de tener un elemento de sujeción ante lo desconocido.
Mostrar más

14 Lee mas

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

NOTAS SOBRE “LA CULTURA DE LA MUERTE”

Se nos exige ahora, incluso públicamente, que reconozcamos “el heroísmo” de los soldados reclutas de un ejercito fascista, que practicaba un juego de guerra en las islas Malvinas. Al respecto, y como ejemplo decimos que se trata de una situación histórica comparable con otras: de tal modo que se puede afirmar que existían ex combatientes republicanos entre los soldados reclutados como miembros de la “División azul” del ejercito fascista de Francisco Franco, pero que sin embargo, eso no significa reconocer que los oficiales fascistas fueron, son o serán héroes de nada. ¿Héroes del fascismo?, la historia de los pueblos se encarga permanente- mente de poner en el lugar que se merece su triste y patético recuerdo.
Mostrar más

7 Lee mas

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

ESPERAR LA MUERTE: LA AGONÍA DE LA INACCIÓN

idea predominante de las tres obras que se abordan en este texto. Dovstoievski relata una historia, ‘El gran inquisidor’, a través de los ojos de Iván. El gran inquisidor es un viejo cardenal, un jefe de la Santa Inquisición que ha llegado a conocer la condición humana y actúa como velador. Cristo viene a la tierra del gran inquisidor para ofrecer esperanza y salvación a la gente, como había hecho hace muchos años a través de su muerte, pero los tiempos han cambiado. El inquisidor le explica que su verdad y pureza eran demasiado difíciles de seguir para el hombre común y que, en su lugar, (el cardenal) les ha ofrecido una vida que solo necesita satisfacer las necesidades, sueños y vicios diarios. El inquisidor le pregunta a Jesús: “¿Has olvidado que el hombre prefiere la paz, e incluso la muerte, antes que la libertad de elección en el conocimiento del bien y del mal? No hay nada que resulte más seductor que la libertad de conciencia para el hombre, aunque sea la mayor causa de sufrimiento”. 2
Mostrar más

6 Lee mas

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

1. Saludos y agradecimientos. 2. Fuentes y libro (Instituto Gallup: 5.000.000 USA) 3. La muerte no existe, es un imposible, un fantasma de la imaginación humana. Lo que llamas muerte no es sino una puerta que se abre para pasar de una habitación a otro de

2. La primera de ambas posibilidades conscienciales es la que viven la mayoría de los que llegan al “plano de luz” tras haber estado encarnados en el plano humano y realizar el tránsito. Supone, fundamentalmente, la visión de “uno mismo” como “alma”: un alma que no sólo ha estado encarnada en la última vida física, sino en otras muchas vidas –cadena de vida o reencarnaciones- que, además, pueden haberse desarrollado no sólo en el plano humano, sino, igualmente, en otros planos y mundos. Esto conlleva la percepción consciencial de una “historia personal” y, por tanto, una determinada identidad, resultado de la acumulación de experiencias por la citada cadena de vidas. Esta es la razón por la que diversas escuelas espirituales se refieren al alma como “alma- personalidad”.
Mostrar más

5 Lee mas

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

Acerca de Poemas de la muerte, de Lorenzo Higueras Cortés

122 creación, con reflexiones intercaladas acerca de la vida, el conocimiento y el amor (nociones que, de todas formas, puede que con la creación y la muerte algo tengan que ver). Las citas, decíamos, dirigen el sentido de la lectura. Siempre lo hacen. Sobre todo si son explícitas. Sobre todo si aparecen como epígrafes o títulos. Sobre todo si acompañan poemas no muchos más extensos que ellas mismas. Porque entonces se vuelve aún más patente cómo el sentido emerge del dueto entre la cita (y el mundo que esta trae a la mano) y el poema (y el mundo que este nos inventa).
Mostrar más

8 Lee mas

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA 2

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA 2

El racionalismo, para salvar la verdad, para posibilitar el conocimiento y la cultura, niega la vida. Los fenómenos vitales no encajan dentro de una concepción del mundo donde se identifica el ser con lo eterno e inmutable. Frente a la postura racionalista se ha dado a lo largo de la historia de la filosofía otra alternativa, conocida usualmente como relativismo (sofistas, Hume, Nietzsche, etc.). Consiste en que para salvar los fenómenos vitales, se niega todo tipo de verdad absoluta, haciendo de la verdad un problema subjetivo. Pero el relativismo conduce en último término al escepticismo. Ortega postula una alternativa conocida como perspectivismo. Tanto la estructura de la realidad como la del conocimiento son siempre manejables desde un “punto de vista”. La realidad no podrá ser vista siempre igual debido a su propia naturaleza, lo cual, por otra parte, no quiere decir que no exista un mundo que se pueda conocer, un mundo real, sino todo lo contrario: sería un mundo ilusorio aquél que fuese siempre el mismo cualquiera que fuese el sujeto o la época histórica que lo contemplase. Las perspectivas no se excluyen sino que se complementan. Esta nueva actitud queda formulada en la expresión “Yo soy yo y mi circunstancia”. “Circunstancia” es el mundo en el que vivo en tanto que me constituye, pero al mismo tiempo dicho mundo sólo es tal para mí. El yo y la circunstancia no son separables. No se puede indicar dónde acaba el mundo y dónde empieza el yo.
Mostrar más

84 Lee mas

EL OBJETO DE LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

EL OBJETO DE LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

Y, finalmente, el cuarto problema, quizá el más importante y el más controvertido. Formulémoslo rápida- mente desde el principio, planteando una pregunta categórica: ¿las innovaciones pedagógicas se relacionan con la revolución social o más bien con la utopía? La pregunta puede quizá sorprender, pero apunta al centro de la actividad pedagógica. ¿Qué pueden decirnos de este tema a nosotros, los pedagogos, los historiadores de la educa- ción? Podrían investigarse las consecuencias que las revoluciones han tenido en la historia de Europa, y quizá también de los restantes continentes, en el dominio educativo. ¿Tuvo consecuencias de éste tipo la revolución inglesa del XVII? ¿Transformó la revolución francesa del XVIII el sistema de enseñanza tan radicalmente como cambió la organización social y política? ¿La gran Revolución de Octubre, que en sus primeros años se interesó vivamente por la innovación pedagógica ha tenido consecuencias en el siglo XX? Es evidente que todas estas revoluciones sociales aceleraban, a veces incluso sensiblemente, el proceso de democratización de la educación; en ese campo la revolución de Octubre ha realizado una obra espectacular. ¿Pero han ejercido estas revoluciones una influencia más profunda, sobre el contenido y la orientación de la renovación pedagógica?.
Mostrar más

6 Lee mas

2001 Agustín Adúriz Bravo HACIA LA ESPECIFICIDAD DE LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN UN ABORDAJE TRANSDISCIPLINAR

2001 Agustín Adúriz Bravo HACIA LA ESPECIFICIDAD DE LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN UN ABORDAJE TRANSDISCIPLINAR

La historia de la educación viene reclamando desde hace tiem- po una autonomía y una especificidad más cercanas a las caracterís- ticas del discurso de la pedagogía que a los abordajes tradicionales de la historia social (Zuluaga Garcés y Martínez Boom, 1996). Conse- cuentemente, viene enriqueciendo su aparataje teórico con aportes transdisciplinares que incluyen el análisis del discurso, la didáctica general, las didácticas específicas de las áreas curriculares y la his- toria de las disciplinas escolares. Dentro de esta última línea teórica, por ejemplo, el francés André Chervel es uno de los primeros en desconstruir el axioma de que no hay movimientos relevantes desde adentro hacia afuera de la escuela. Devolviendo a la escuela su rol profundamente creativo, este autor afirma:
Mostrar más

11 Lee mas

La piedad del Greco (o la muerte de un hombre íntegro)

La piedad del Greco (o la muerte de un hombre íntegro)

En los últimos años de su vida le obsesionaba la idea de caer en manos de la tecnología sanitaria. Hasta sus 84 años se mantuvo alejado de médicos y hospitales. Y la verdad es que   no   tenía   diagnosticada   ninguna   enfermedad   cuando   murió.   Su   voluntad   y   su coherencia,   en   ese   y   otros   sentidos,   eran   de   piedra.   Tal   vez   por   eso,   cuando   las circunstancias   de   su   vida   habían   tensado   demasiado   la   cuerda   no   enfermaba   ni   se quejaba, se rompía. Algunas fracturas de huesos han jalonado pasajes importantes de la vida de mi padre y una fractura de cadera lo llevó al hospital cuarenta y dos días antes de su muerte.
Mostrar más

5 Lee mas

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

El nuevo teatro de la memoria: la representación del dolor y la muerte

menos afi nes que comparte Ileana Diéguez, y que se destaca sobre la sombría perspec- tiva de Didi-Huberman (“la imagen arde y por tanto quema”) y de Agamben, “que per- cibe la oscuridad de su tiempo como algo que le incumbe y no cesa de interpelarlo” (apud Diéguez 2016: 267). Esta es la posición de los espectadores de las imágenes de la muerte no mediadas por el distanciamiento de la pantalla cinematográfi ca o del exquisito tra- bajo con el “material” del arte. Al diálogo fundador del objeto estético es necesario sumar la posición de los creadores, que pueden confesar que se trata de “ejercicios que tal vez sean triviales pero que son necesarios para nuestra propia supervivencia” (Alfredo Jaar, apud Didi-Huberman 2008: 49, apud Diéguez 2016: 266). Más claro no puede ser. Es en este territorio donde se rescata “la posibilidad del arte ante un mundo que se muestra cada vez más hostil y ante el cual muchas veces actuamos como si estuviésemos a salvo; como si no ver la tormenta nos salvara del naufragio” (Diéguez 2016: 267).
Mostrar más

13 Lee mas

Historia de la enseñanza de Historia de la enfermería en Brasil

Historia de la enseñanza de Historia de la enfermería en Brasil

De fato, todos os acontecimentos do presente constituem um reflexo de situações do passado, recente ou remoto, assim como eles irão, de alguma forma, acarretar conseqüências ou influir no futuro. Há, pois, um encadeamento dos fatos, ligando o passado ao presente e este ao futuro. Daí a necessidade de desenvolver o interesse e curiosidade intelectual do aluno, assim como despertá-lo para a responsabilidade profissional que deverá assumir como integrante das futuras gerações de enfermeiros, que saibam compreender os fatos históricos e suas repercussões. O ensino de Historia da Enfermagem, relativamente ao conteúdo, não pode consistir numa sucessão de nomes de pessoas que exerceram atividades de enfermagem e relacionados aos quais simultaneamente, sejam citados fatos e acontecimentos sem que fosse apresentada uma compreensão integrada de todos esses elementos nos distintos cenários ao longo do tempo. Assim
Mostrar más

15 Lee mas

1. INTRODUCCIÓN PARA PREPARAR LA VISIÓN GLOBAL O TEMA 1.1. Marco histórico - TEMA 12: ORTEGA Y GASSET

1. INTRODUCCIÓN PARA PREPARAR LA VISIÓN GLOBAL O TEMA 1.1. Marco histórico - TEMA 12: ORTEGA Y GASSET

− Al examinar la construcción de la historia, Ortega dice que hay que tener en cuenta en primer lugar que el hombre constantemente hace mundo, forja horizonte. En segundo lugar, que todo cambio del mundo, del horizonte, trae consigo un cambio en la vida. La historia no se ocupa sólo de tal vida individual porque cada vida está sumergida en una determinada circunstancia de una vida colectiva. Y esta vida colectiva, anónima, con la cual se encuentra cada uno de nosotros tiene también su mundo, sus creencias colectivas con las que el individuo tiene que contar
Mostrar más

6 Lee mas

1.2. Marco filosófico - TEMA 10: NIETZSCHE

1.2. Marco filosófico - TEMA 10: NIETZSCHE

Nietzsche acusa a la cultura occidental de decadente al oponerse a la vida. La metáfora de la “muerte de Dios” designa el derrumbe de los valores fundamentales que sustentaban la cultura europea. Muchos identifican esta desmoronamiento con el nihilismo. Pero ¿cuál es el origen del nihilismo como negación de la vida que ha llevado a la decadencia actual? Nietzsche aplica su método genealógico para desenmascarar las actitudes vitales que subyacen a los conceptos fundamentales de la cultura occidental

6 Lee mas

H istoria en el B achillerato

H istoria en el B achillerato

Los viejos y aquellos que rebasaron la flor de la edad generalmente ostentan caracteres casi opuestos a los de los jóvenes; como vivieron muchos años y sufrieron muchos desengaños, y cometieron muchas faltas, y porque por regla general se fracasa en los negocios humanos, en todo avanzan con cautela y revelan menos fuerza de lo que deberían. Tienen opiniones pero nunca seguridades. Indecisos como son, nunca dejan de aumentar a lo que dicen: “tal vez”, “probablemente». Así se expresan siempre, no afirman nada de manera categórica. También tienen mal carácter, pues son desconfiados y fue la experiencia la que les inspiró esa desconfianza. Se muestran apáticos en sus afectos y odios, y eso por el mismo motivo; (...) aman como si un día debieran odiar y odian como si un día debieran amar. Son pusilánimes porque la vida los abatió; no desean nada grande o extraordinario, únicamente lo suficiente para vivir. Son mezquinos porque los bienes son indispensables para vivir, pero también porque la experiencia les enseñó todas las dificultades para adquirirlos y la facilidad con la que se pierden. Son tímidos y todo les da miedo porque sus ánimos son contrarios a los de los jóvenes; están como congelados por los años, al paso que los jóvenes son ardientes. Por eso la vejez abre el camino a la timidez, ya que el temor es una especie de resfriado. Están apegados a la vida, sobre todo cuando la muerte se aproxima porque el deseo incide en aquello que nos falta y lo que nos falta es justamente lo que más deseamos. Son excesivamente egoístas, lo cual es incluso señal de pusilanimidad. Viven buscando solamente lo útil no el bien, y en ello también dan pruebas de exceso debido a su egoísmo, ya que lo útil es relativamente el bien para nosotros mismos, y lo honesto, el bien en sí.
Mostrar más

171 Lee mas

Show all 10000 documents...