Historia del Arte

Top PDF Historia del Arte:

Programa Hernandez Celiz Historia del Arte y el Diseño I 2 2018

Programa Hernandez Celiz Historia del Arte y el Diseño I 2 2018

Historia del Arte y el Diseño I es una asignatura cuatrimestral del primer año de la Licenciatura en Diseño Artístico Audiovisual (Resol. ME n°812/2011). Sus contenidos, actividades y bibliografía se seleccionan teniendo en cuenta su calidad de asignatura introductoria tanto a la carrera como, en muchos casos, a la educación universitaria. Junto con su correlativa posterior (Historia del Arte y el Diseño II) aporta a los estudiantes un acercamiento a las imágenes producidas en diversos contextos socio-históricos y herramientas de reflexión respecto de dicha producción, posibilitando pensarse a sí mismos como productores de imágenes, en su propio contexto. El análisis de imágenes y contextos implican una progresiva apropiación de los saberes brindados por asignaturas cercanas en el mapa curricular: tanto específicas de la carrera, (Lenguaje Visual, Dibujo, Pintura, Diseño Gráfico) como generales (ILEA, Inglés), entre otras. Sus contenidos se relacionarán con asignaturas de años posteriores como Sociología del Arte y el Diseño, Guión, Lenguaje Audiovisual, Dirección de Arte e Historia Analítica de los Medios Audiovisuales, entre otras.
Mostrar más

10 Lee mas

De la Peña Gomez Historia del Arte General

De la Peña Gomez Historia del Arte General

Peter Paul Rubens (1577-1640) es el pintor más importante, con influencia en toda Euro- pa, principalmente en Italia, Inglaterra y España, debido a que combina su carrera artística con la diplomática, trabajando siempre para las monarquías y la Iglesia Católica. Su primera formación transcurre en Amberes, la capital de los Países Bajos españoles, y después se com- pleta en Italia, donde desde 1600 a 1608 se pone al servicio de Vicenzo Gonzaga, duque de Mantua (m. 1627), motivo por el cual realiza su primera visita a España (1603-1604). En estos ocho años asimila más que ningún otro artista del norte europeo el arte italiano, desde la escultura antigua hasta las obras del Renacimiento y las primeras del Barroco, como las de Caravaggio. Pero, tras esta estancia, regresa a Amberes, donde en 1609 es nombrado pintor de la corte por los archiduques Alberto e Isabel. Esto le exime de pagar los impuestos locales y de respetar las normas gremiales, por lo que en su gran taller acepta mayor número de alumnos, que en realidad se convierten en sus colaboradores, con lo que puede atender muchos encargos. Al mismo tiempo, es el artista predilecto de los gremios que recomponen las iglesias de Amberes, en lo que él participa nada más llegar (Descendimiento de la cruz). Desde 1626 a 1630 se dedica más a sus obligaciones diplomáticas que a la pintura, pues tiene que mediar entre España, Inglaterra y Francia, entonces en plena Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Por ello, va por segunda vez a Madrid (1628-1629), donde conoce a Diego de Velázquez y hace copias de Tiziano, y después visita Londres (1629-1630), donde se le concede el título de caballero. Pero al final renuncia a su carrera política para vivir en Ambe- res su última etapa, muy positiva en lo artístico y en lo personal (Elena Fourment con sus hijos). En cuanto a su aportación pictórica, Rubens realiza una síntesis entre lo italiano y lo fla- menco que le lleva a decantarse por la tendencia clasicista, pero dándole
Mostrar más

200 Lee mas

Texto 2 Menendez y ot – El Arte En La Prehistoria

Texto 2 Menendez y ot – El Arte En La Prehistoria

«Uno de los aspectos que más ha llamado la atención de estos momentos del Paleolítico final y comienzos del Epipaleolítico es la desaparición del arte parietal y naturalista que se había desarrollado durante casi todo el Paleolítico superior. Es cierto que el Magdale- niense final supone una recesión del arte de las cuevas, pero no la des- aparición del arte naturalista, que se mantiene en el arte mobiliar. El arte aziliense representa, en ambos aspectos, una ruptura total con los tiempos magdalenienses y, sin embargo, las cuevas no se abandonan —al menos en el primer momento— y, por otro lado, las tradiciones tecnológicas paleolíticas pesan aún sobre el mundo aziliense. Las razo- nes de esta desaparición son, en la práctica, imposibles de calibrar. Pudo haber un arte sobre pieles o cortezas, como el que encontramos en algunos de los pueblos primitivos actuales, pero este hecho resulta hipotético y completamente indemostrable. Por otra parte, no deja de ser significativo que los retazos de arte aziliense que conservamos estén tan alejados, prácticamente en el polo opuesto, del arte magda- leniense globalmente considerado. En estos momentos predominará, siguiendo la expresión de Jordá, un arte conceptual y racionalista (Jor- dá Cerdá, «Guijarro pintado de tipo aziliense de la cueva del Pindal», en Zephyrus, 8, Salamanca, 1957, p. 274), que ha sido considerado, a menudo, por la casi totalidad de los autores como una simple degene- ración del arte magdaleniense, lo que puede significar un error de perspectiva; pero sí es evidente que nos encontramos ante la desinte- gración de un modo de ver y representar la realidad, que no tiene por qué guiarse por consideraciones exclusivamente estéticas, como puede descubrirse en una simple mirada a la historia del arte.
Mostrar más

122 Lee mas

Historias de vida del Barroco

Historias de vida del Barroco

Recopilación de textos cortos que son resultado de investigaciones llevadas a cabo durante la cursada de Historia del arte y el Diseño II, de la Licenciatura en Diseño Artístico Audiovisual, carrera perteneciente a la Universidad Nacional de Río Negro (Sede Andina El Bolsón). La consigna proponía elegir un personaje presente en alguno de los muchos cuadros producidos durante el período Barroco e imaginar su biografía, aplicando un criterio de verosimilitud. El personaje debía ser secundario (poco conocido o totalmente desconocido) y su presencia en el cuadro podía tener cierto carácter enigmático que llevara a imaginar una posible –y ficcional- historia. Para cumplir con el verosímil narrativo fue necesario, entonces, reconstruir aspectos históricos, estéticos, económicos o sociales que ayudaran a reconstruir los escenarios por los que podrían haberse desarrollado sus historias de vida. Algunos de los siguientes personajes realmente existieron (aunque sus biografías fueron en gran parte imaginadas para este ejercicio). Otros sólo habitan en la imaginación de sus autores y cobran vida en las páginas que a continuación compartimos.
Mostrar más

42 Lee mas

Pernoud Régine  Para acabar con la Edad Media

Pernoud Régine Para acabar con la Edad Media

Sólo evocamos aquí la escultura, porque la pintura —o, diga- mos mejor, el color— horrorizaba hasta tal punto a los siglos clá- sicos que no se encontró otra solución que recubrir con enlucido los frescos románicos o góticos, o romper los vitrales para susti- tuirlos por cristales blancos. Es lo que ocurrió un poco en todas partes. Podemos considerar que en Chartes, Le Mans, Estrasbur- go o Bourges, sólo unos felices olvidos nos permiten hoy tener una idea de lo que fue el ornamento de color en la época; los rosetones del crucero de Notre-Dame de París sólo se conserva- ron —si prescindimos de los estragos de la época revoluciona- ria— porque se temía no poder, técnicamente, rehacerlos —lo que, entre nosotros, era rendir un bello homenaje a los construc- tores de la Edad Media—. El gran arte de los tiempos clásicos era la escultura, el alto relieve, que precisamente se da muy poco en los siglos medievales, y ello por toda clase de razones, pero sobre todo porque se prefiere animar una superficie a ejecutar un objeto de tres dimensiones. Por otra parte, una cuestión crucial para el historiador del arte de la Edad Media ha sido: ¿cómo los escultores pudieron «reaprender» a esculpir? Se partía del prin- cipio de que la escultura había sido un arte «olvidado». Todas las veces que se intenta practicar se queda en «ensayos inhábiles, dignos de un niño» (el término es de desdén y no de admiración, como sin duda sería el caso hoy). De ahí los juicios de valor emi- tidos por los historiadores del arte: estatua «de una fealdad sal- vaje» (se trata de la famosa Sainte-Foy del tesoro de Conques), «ilustraciones muy toscas» (se trata de la famosa Biblia de Amiens), «una hoiTorosa caricatura de la figura humana 4 »...
Mostrar más

173 Lee mas

Neoclásico y GOYA.pdf

Neoclásico y GOYA.pdf

De esta manera surge el Neoclasicismo unido a una clase social, la burguesía, como su manifestación estética y como bandera de sus reivindicaciones. Este será el lenguaje plástico de los revolucionarios empecinados en suprimir todo resto de Antiguo Régimen, con sus manifestaciones estéticas incluidas. Los representantes de la revolución ven en el Neoclasicismo la derrota de la aristocracia y sus salones. Así el arte Neoclásico se prolonga durante todo el periodo Napoleónico y se adapta a él con el "estilo imperio", el arte de los Césares y del Imperio Universal al que aspiraba Napoleón. El epicentro de este cambio es Francia pero sus consecuencias abarcan todo el mapa europeo y afecta a todas las artes, escultura y pintura también.
Mostrar más

6 Lee mas

Historia General del Arte  Cuadernillo 2do Cuatrim  2019

Historia General del Arte Cuadernillo 2do Cuatrim 2019

Conceptos y palabras claves: Código de construcción de la imagen. Periodización. Arte y religión, politeísmo y monoteismo. Grecia: período Arcaico, Clásico y Helenístico. Antropocentrismo, mesura y desmesura. Símbolo y mímesis, Naturalismo. Teatro: características principales (skene, orchestra, coro), relación con la religión. Catarsis. Autores. Contemporaneidad del teatro griego.

17 Lee mas

Cultura Caral  5000 AP moneda 158 11

Cultura Caral 5000 AP moneda 158 11

La precoz formación de la civilización Caral se debió a una visión integral de la realidad ecológica para el adecuado aprovechamiento de los recursos del territorio, que aplicaron mediante el trabajo organizado de los pobladores. Caracterizó a esta civilización la complementariedad económica entre agricultores y pescadores para acceder a una dieta alimenticia adecuada; la implementación de un sistema dual de autoridades civiles y políticas para el manejo de los recursos básicos, la tierra y el agua, respectivamente, un Estado funcional; la distribución de la población en centros urba- nos; la diferenciación social entre asentamientos y al interior de los centros urbanos, en cuanto a extensión del espacio ocupado y al volumen de los edificios construidos; la aplicación de un diseño compartido en la construcción arquitectónica de los centros poblados, por lo menos, un edificio público monumental con una plaza circular hun- dida anexa; la división del trabajo y la identifica- ción de especialistas que produjeran información y tecnologías para mejorar las condiciones de vida (en ingeniería, cultivo agrícola, pesquería, astro- nomía para el control del tiempo y de los cambios climáticos, plantas medicinales, en calidad y resis- tencia de fibras vegetales, en mecánica de fluidos, etc.); la implementación de una fuerte ideología, que sustentara la fuerza de trabajo organizada y la reproducción del sistema social, la religión fue institucionalizada como instrumento de cohesión y coerción; el tendido de redes de interacción e intercambio con otras poblaciones del área nor- central del Perú, relación que dinamizó la eco- nomía, en su beneficio, y promovió el desarrollo a nivel regional e interregional; la importancia que le dieron al arte y la música, en particular, los varios instrumentos creados fueron ejecutados en conjuntos de músicos organizados y preparados para determinadas ceremonias especiales.
Mostrar más

7 Lee mas

Duby Georges – Guerreros Y Campesinos

Duby Georges – Guerreros Y Campesinos

Hacia mediados del siglo XI, un perfeccionamiento capital había afectado a la fabricación de los tejidos de lana en Flandes (también en Champaña si se presta fe a cierto comentario del Talmud escrito por un rabino de Troyes, que es la fuente escrita más explícita sobre este punto). Como toda la historia de las técnicas, esta transformación está enmascarada bajo una espesa oscuridad que la sagacidad de los investigadores jamás conseguirá disipar. Al menos, pueden adivinarse sus bases. El telar vertical —un instrumento femenino usado en todos los «gineceos», del que hablan ya en el siglo XI los inventarios de dominios, y utilizado también en las chozas de los esclavos asentados, el instrumento con el que se fabricaban tejidos anchos y cortos, como esas palliae o «capas» llamadas frisonas que fueron objeto de un acuerdo entre Carlomagno y el rey de Mercia— fue sustituido por el telar horizontal con pedales. De éste, utilizado desde mucho antes, salían paños mucho más largos (la longitud normal de los panni era de quince a veinte metros, mientras que la de las palliae raramente era superior a tres), pero más estrechos. La innovación consistió en modificar el útil para que pudiese, accionado por dos personas, producir paños tan anchos como las palliae. Con esta modificación se convirtió en un útil masculino, como el arado, un útil profesional y, al igual que el arado, un útil de conquistador. Porque su primera ventaja era la de triplicar, quintuplicar la productividad del trabajo; su producto podía además prestarse mucho mejor a todas las prácticas del apresto y del tinte; por último, el producto era homogéneo, al igual que el de los talleres monetarios. Abundancia, regularidad: la producción del nuevo tejido respondía perfectamente a las necesidades del comercio, a la demanda creciente suscitada por el bienestar señorial. Todavía era necesario que la producción fuera de muy alta calidad
Mostrar más

184 Lee mas

Historia General del Arte  Cuadernillo 2

Historia General del Arte Cuadernillo 2

Historia de Vida: presentación del personaje elegido (narración de dos o tres páginas de extensión, con descripción de aspectos biográficos y materiales - puede ser en primera persona), contextualizándolo en su época, ambiente en el que se desarrolla su vida, intereses, formación, etc.).

17 Lee mas

Texto 3 Jardon y ot – Prehistoria y cine

Texto 3 Jardon y ot – Prehistoria y cine

En los 2000, junto a films como 10.000 BC (Roland Emmerich, 2008), típico ejemplo de película de aventuras de escasa originalidad en el argumento, atenta a la espectacularidad de los efectos especia- les digitales, cuya verosimilitud visual no redunda en una reconstrucción histórica plausible; se produ- cen interesantes propuestas en la estela de En busca del fuego, pero con menor éxito de público. En esta línea se inscribe Ao, le dernier néandertal (Jacques Malaterre, 2010), basada en la novela de Marc Klap- czynski, una epopeya sobre el destino de los últimos hombres de neandertal, especie que se extinguió misteriosamente hace unos 30.000 años, encarnados en el protagonista, Ao (Simon Paul Sutton), un nómada que vive en comunión con la naturaleza, y su largo viaje desde las estepas del este de Europa hasta las orillas del Mediterráneo. Malaterre también es el autor de L’Odyssée de l’espèce, una serie de ficciones documentales producidas por la televisión francesa, y cuenta en el film con el asesoramiento de Marylène Patou-Mathis, investigadora del CNRS en el Museo Nacional de Historia Natural de Pa- rís y gran especialista en el Homo neanderthalensis. Pero nos gustaría reseñar que uno de los primeros directores de cine que se interesó por realizar series televisivas de carácter didáctico y divulgativo de la historia fue Roberto Rossellini, en colaboración con su hijo Renzo. La edad del hierro (1964) supuso un abandono de la espectacularidad superflua típica de las reconstrucciones históricas hasta el momento, sin que eso fuera en detrimento de los presupuestos estéticos. Mientras en La lucha del hombre por la supervivencia (1967-1969), serie para la RAI sobre el desarrollo científico y tecnológico desde el Neolí-
Mostrar más

175 Lee mas

Manual de Historia Medieval  Siglos III al XV

Manual de Historia Medieval Siglos III al XV

Discípulo de Marrou y admirador de Momigliano, Peter Brown ofrece un complejo panorama socio-cultural, religioso y de mentalidad de la Antigüedad Tardía. Panorama en el que presenta y valora las continuidades y cambios que se darán entre los siglos II y VII: la fractura silenciosa en la sociedad romana tras la muerte de Marco Aurelio; la lenta renuncia a los valores clásicos y una crisis económica generalizada que consigue dividir el Imperio y dejarlo indefenso ante las sacudidas de una constante inmigración de pueblos bárbaros. En este contexto, surge un mundo nuevo, del cual serán herederos los tiempos medievales: para él, los siglos de la Antigüedad Tardía fueron calificados demasiado a menudo como un período de desintegración, de huida hacia el más allá. Nada más lejos de la realidad. No ha existido nunca otro período de la historia de Europa que haya legado a los siglos futuros tantas instituciones tan duraderas: los códigos de derecho romano, la consolidación de la estructura jerárquica de la Iglesia católica, el ideal de un Imperio cristiano, el monacato. Desde Escocia hasta Etiopía, desde Madrid hasta Moscú, son muchos los hombres que han vivido esta imponente herencia y no han cesado de referirse a estas creaciones para buscar en ellas la manera de organizar su vida en este mundo. El cristianismo —y no la Iglesia cristiana— se encuentra en el centro de sus estudios, por ello, sus investigaciones amplían nuestro conocimiento acerca del valor del cuerpo, el papel de los santos, las transformaciones de la moral cristiana, la deriva del paganismo, la función de los obispos como responsables de la Iglesia.
Mostrar más

333 Lee mas

Show all 10000 documents...