Historia del Presente

Top PDF Historia del Presente:

El paradigma de la seguridad democrática: un abordaje desde la ‘historia del presente’

El paradigma de la seguridad democrática: un abordaje desde la ‘historia del presente’

Este artículo busca contribuir a la realización de una historia del presente del Paradigma de Seguridad Democrática (PSD), inaugurado con la creación del Ministerio de Seguridad de Argentina en el año 2010. Para ello, se analiza un conjunto de prácticas discursivas que se elaboraron desde el campo académico y de la sociedad civil durante el período previo a su institucionalización (2003-2010), bajo la hipótesis que las mismas conformaron una nueva grilla a partir de la cual definir y comprender el problema securitario. Entre los ele- mentos que allí se anudan y que se analizan se encuentran: la gestión de la conflictividad social, el desgobierno de las fuerzas de seguridad, la violencia institucional y la moderni- zación policial. Dicho abordaje permite mostrar que la política de seguridad democráti- ca —iniciada desde el flamante ministerio— supuso la recuperación de una serie de deba- tes que se venían desarrollando en forma previa y que van a ser elementos considerables a la hora de explicar el agrietamiento del consenso punitivo reinante desde la década de los noventa.

20 Lee mas

Enseñar la historia del presente  Reflexiones sobre el papel de la memoria

Enseñar la historia del presente Reflexiones sobre el papel de la memoria

• Enseñar Historia del Presente en un tiempo marcado por la “cultura de las pantallas”, por las T.I.C., que todo lo responden de forma casi instantánea, por un ritmo de vida trepi- dante que hace que un acontecimiento pase a segundo plano, sustituido por otro y otro sucesivos, en un tiempo en el que la globa- lización lo inunda todo, también al conoci- miento histórico, es muy complejo, casi una “heroicidad” hacerlo a jóvenes saturados de estímulos multimedia y con posibilidades de acceder a una información (también histó- rica) ilimitada pero acrítica. Precisamente estos rasgos de la sociedad actual justifican la necesidad de enseñar el presente histó- ricamente, una enseñanza que, sin caer en el “presentismo”, destaque el valor de la reflexión, del análisis y la contrastación de diversas fuentes, entre ellas la Memoria de distintas generaciones, de la causalidad y la empatía, que permita “aprisionar” aconteci- mientos, “sujetar” el tiempo para poder com- prenderlo críticamente.

26 Lee mas

Historia del tiempo presente y su enseñanza: La historia del presente como matriz de una didáctica renovadora. Una interpretación de las propuestas de Julio Aróstegui

Historia del tiempo presente y su enseñanza: La historia del presente como matriz de una didáctica renovadora. Una interpretación de las propuestas de Julio Aróstegui

La Historia el Presente se cualifica a partir de la conciencia de que los modos tradicionales de la Historia Contemporánea, nacida con los grandes cambios que introducen las revoluciones liberales a fines del siglo XVIII, no sirven para explicar los cambios mundiales que van siendo evidentes después de las catástrofes del siglo XX. En definitiva, la Historia del Presente equivale a la coetaneidad. Como modo historiográfico peculiar es, sobre todo, una forma nueva de plantear un problema viejo y nunca resuelto del todo: el de conjugar la historicidad de todos los fenómenos sociales con la posibilidad de su análisis causal empírico con garantías de objetividad mientras sus consecuencias son aún operativas. No debe olvidarse que la historia del presente, por más precedentes que se quiera buscarle (como hizo el benemérito Koselleck), responde a la nece- sidad de explicar la gran catástrofe del siglo XX mediante la reinterpretación y ampliación de las fuentes históricas posibles. Pero, desde esta preocupación original, la historia del presente ha pasado a categorizarse como la historia que perciben los propios sujetos que la viven, una apreciación cuya primera formulación debemos a Pierre Nora. (2007)

16 Lee mas

La historia del presente y el conocimiento histórico

La historia del presente y el conocimiento histórico

¿Influyen las características del conocimiento histórico en el historiador del presente? La relación entre Conocimiento Histórico e Historia del Presente es directamente proporcional, una no puede existir sin la otra. En este caso las peculiaridades de la Historia del Presente cambian completamente las características del conocimiento histórico que de ella se produce. Javier Tusell planteaba que la historia más reciente es una historia en “libertad vigilada” por la presencia de los protagonistas, testigos o causantes de los hechos y también de sus descendientes en muchos casos. ¿Qué consecuencias pueden traer estas características de la historia del presente para el resultado final de los investigadores expresado en el conocimiento histórico que ellos producen? No solo Tusell se refería a este aspecto, Joseph Fontana agregaba que “…el estudio de la historia y en especial el de la historia más reciente es algo que los gobiernos consideran peligroso” 9 y ponía ejemplos relacionados con la dificultad para consultar la documentación oficial de determinados gobiernos y el plazo de años para hacer eso posible.

8 Lee mas

Historia del presente: estado de la cuestión y conceptualización

Historia del presente: estado de la cuestión y conceptualización

otra forma, de las propias creencias y concepciones historiográficas del momento" 95 . En este estudio, no se excluye la historia tradicional, sólo que es otra forma de hacer historia, que implica una formación distinta del historiador que ha de tener una clara perspectiva transdisciplinaria. Efectivamente, en el futuro se tendrá una situación de las fuentes muy distinta a la actual. Basta con pensar en aquel historiador que el 2055 escriba la historia de los primeros cincuenta años de nuestro siglo XXI. Si lo hace con las metodologías actuales, dejará fuera una buena parte de esa historia, por tanto, el desafío para quienes creemos en la historia del presente es -como se dijo en la presentación- ponernos a trabajar de manera que volquemos a la práctica nuestras reflexiones teóricas, pero al mismo tiempo participar activamente en la formación de las nuevas generaciones de historiadores que vendrán. Basta de formar historiadores leyendo libros de historia, entreguemos herramientas metodológicas, teóricas junto a una formación acorde con los tiempos que vivimos, sólo así, no sólo conseguiremos más aliados para la causa de la Historia del Presente, sino que también contribuiremos a rescatar el verdadero sentido de la historia misma: el hombre.

16 Lee mas

LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN EL ESCENARIO GLOBAL Comunidades interpretativas, historia del presente y experiencia intelectual

LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN EL ESCENARIO GLOBAL Comunidades interpretativas, historia del presente y experiencia intelectual

En ese discurso especializado, mirado retrospectivamente como corpus delimitado de estudios y publicaciones, se destacó el interés por los aspec- tos centrales identificados por Raymond Williams (1980) en todo proceso cultural: las tradiciones, las instituciones y las formaciones culturales. La tradición de la educación pública, las escuelas públicas y las normales, las universidades nacionales y los movimientos pedagógicos de distintos pe- riodos históricos (la cultura pedagógica normalista, la reforma universita- ria, el movimiento de la escuela nueva, entre otros) fueron objeto de análisis históricos interesados en identificar continuidades y rupturas; reconstruir genealogías; localizar instituciones y figuras paradigmáticas; establecer periodizaciones y cronologías locales, nacionales y regionales; y plantear estudios comparados con otros procesos nacionales. Sin embargo, estuvo ausente la dimensión cultural del proceso histórico-educativo, en buena medida por el escaso peso de las perspectivas socio-antropológicas en este campo, predominando enfoques centrados en la emergencia y derrotero de las ideas o en los acontecimientos pedagógicos y político-educativos. El balance historiográfico existente plantea que durante los años ochenta y noventa se abrieron distintos caminos analíticos y se produjo una amplia- ción de los estudios regionales y aquéllos sobre pedagogía y currículum y de la historia política de la educación, a la vez que cierto estancamiento de la historia social de la educación y una fuerte debilidad de la historia cul- tural (véase Ascolani, 2000; 2003; 2007).

23 Lee mas

EN EL ESPACIO LEEMOS EL TIEMPO. REFLEXIÓN HISTORIOGRÁFICA PARA UNA HISTORIA DEL PRESENTE

EN EL ESPACIO LEEMOS EL TIEMPO. REFLEXIÓN HISTORIOGRÁFICA PARA UNA HISTORIA DEL PRESENTE

Como sabemos, a lo largo del siglo XVIII, la teo- ría historiográfica moderna se fue decantando hacia un modelo teleológico y progresivo que, sintonizando con los ideales de la Ilustración, otorgaba al orden temporal unas cualidades de dinamismo que motivaron sustancialmente esa preponderancia del tiempo respecto al espacio. Con la llegada de la historiografía decimonónica y la gradual institucionalización y especializa- ción de la historia como disciplina académica esta división se ensanchó. La tradición rankeana consolidó la cronología como la materia prima de la representación histórica al considerar que la historia debía ocuparse de la ordenación de los acontecimientos mediante una representa- ción discursiva lineal, cronizada, en sintonía con la forma narrativa de la modernidad. Por su lado, el espacio se vio relegado a la mera condi- ción de escenario o decorado de las acciones y los hechos narrados. La dimensión espacial quedaba por lo tanto, mitigada y aplacada por el peso de una temporalización histórica. En las postrimerías del siglo XVIII debemos ubi- car también el origen moderno del concepto historia. En este sentido, no podemos desesti- mar las indagaciones que Koselleck efectuó sobre el nacimiento de un término que, a su entender, se encuentra estrechamente vincula-

13 Lee mas

Estudios curriculares y la historia del presente

Estudios curriculares y la historia del presente

La historia llega a ser “efectiva” en la medida en que introduzca lo discontinuo en nuestro propio ser. Dividirá nuestros sentimientos; dramatizará nuestros instintos; multiplicará nuestro cuerpo y lo opondrá a sí mismo. No dejará nada debajo de sí que tendría la estabilidad tranquilizante de la vida o de la naturaleza, no se dejará llevar por ninguna obstinación muda hacia un fin milenario. Cavará aquello sobre lo que se la quiere hacer descansar, y se encarnizará contra su pretendida continuidad. El saber no ha sido hecho para comprender, ha sido hecho para hacer tajos (Michel Foucault, 1971/1977: 154; p. 20 de edición castellana). El campo de la historia del currículum, así como más ampliamente el de la historia de la educación, está organizado por tradiciones de historia intelectual y social; antes más preocupado por la organización y el cambio en las ideas; más recientemente con las ideas como representación institucional y cambios sociales encontrados en la política y en los actuales desarrollos programáticos (ver, por ejemplo, Franklin, 2008). Típicamente, las narrativas históricas tratan sobre las esperanzas progresivas de democracia en la educación nacional y/o sus negaciones mediante el control social e injusticias estructurales.

16 Lee mas

Historia del Arte y Tiempo Presente: otra historiografía desde la contemporaneidad

Historia del Arte y Tiempo Presente: otra historiografía desde la contemporaneidad

Como en el caso de la Historia del tiempo presente, la Historia del Arte del presente no debería tratar de insertar los objetos artísticos en una sucesión evolutiva, en un relato teleológico. Su cometido sería más bien es- tudiar críticamente el objeto en cuestión teniendo en cuenta el presente, su presente, desde el ahora como tiempo de construcción de toda historia. Conscientes de lo convencional de la(s) Historia(s), debemos aceptar que, por más objetivo y distanciado que pretenda ser nuestro relato, el tiempo de los acontecimientos va a producir fisuras, grietas, pliegues en la superficie de la representación que, como historiadores, estamos construyendo. Toda re- presentación (y la Historia lo es) se basa en convenciones que guardan una tensa relación con la realidad. Dado que esa representación nunca lo podrá ser de una totalidad coherente y estática (el pasado es siempre móvil y escu- rridizo), el trabajo crítico del estudioso estará más próximo al del montador que al del relator. El tiempo expansivo de los objetos artísticos y los discursos que los envuelven tenderá a infiltrarse en otros tiempos, por lo que parece necesario aceptar y explotar los efectos anacrónicos que se producen cuando una época se infiltra en otra 19 . El trabajo del montador comienza por renun-

16 Lee mas

La escatología del presente: el significado de la historia según Collingwood

La escatología del presente: el significado de la historia según Collingwood

Ya vimos, en el capítulo anterior, cómo la fundamentación de Kant del conocimiento en la mera conciencia, imposibilitaba, según Hegel, el conocimiento absoluto, por lo cual este último propugnó por una construcción racional pura que reconciliara al mundo con la conciencia en la parusía del absoluto. Pese a que Dilthey rechaza esta concepción, es indudable que no puede ignorarla, pues, aunque apriorística y dogmática a sus ojos, había consolidado con mucha fuerza la idea de progresión necesaria y desarrollo de la historia universal, idea que constituyó una herencia de la que fue partícipe, aunque a veces vergonzante como en el caso de Ranke, la escuela histórica a la que perteneció el propio Dilthey. Ahora era necesario, pues, lidiar con la historicidad del mundo. De este modo surgió una situación paradójica: una vez descartada la metafísica como sistema unitario del orden interno universal, pero temeroso de las consecuencias relativistas de apelar únicamente a la subjetividad de la conciencia, el único camino practicable para resolver el problema del fundamento objetivo del conocimiento fue, para Dilthey, el de buscar una metodología que permitiera la primacía de la concien­ cia, pero sin rechazar la "realidad" plena del pasado. Esto supuso la formulación de un sistema que vinculara dialécticamente las vi­ vencias individuales con la tradición cultural a partir de la cual se alimentan. Esto significa que el pasado dejó de ser algo que está ahí, dado de antemano, esperando tranquilamente a ser descubier­ to, pero sin alcanzar el otro extremo: la vivencia subjetiva indivi­ dual. Ahora, el pasado existe en la conciencia, pero también en la tradición cultural de la cual dicha conciencia es partícipe, con lo

46 Lee mas

Alimentos: historia, presente y futuro

Alimentos: historia, presente y futuro

Los minerales y otros nutrientes, como hemos visto en apartados anteriores, se presentan en distintas formas químicas en los alimentos y esto puede influir en su BD. Un ejemplo clave es el hierro. Este elemento cumple diversas funciones biológicas en el ser humano principalmente porque forma parte de la hemoglo- bina y la mioglobina, proteínas que transportan y almacenan el oxígeno, además de actuar como cofactor de varias enzimas. El hierro está presente en los alimen- tos en dos formas: hierro hemo, que se encuentra en todas las carnes (vacuna, pollo, pescado, cerdo, cordero) y como hierro no-hemo o inorgánico presente en los granos y vegetales en general. El hierro hemo tiene una BD del 20% al 30%, mientras que en el hierro no -hemo es tan solo del 2 % al 10%. La BD además depende de la presencia de los inhibidores de la absorción (fitatos, polifenoles, calcio y fosfatos) y de los promotores de esta función (vitamina C, ácido cítrico, péptidos con cisteína, etanol y productos fermentados). (Badui, 2006). También depende de la interacción de los distintos componentes dietéticos en el momento de la absorción, así como del origen del hierro aportado con la dieta. Se estima que alrededor del 40% al 60% del hierro total de las carnes de vaca, pollo o pes- cado está presente como hierro hemo. La estructura del hemo protege al hierro de la interacción con otros nutrientes, por lo que su BD es elevada, y la absorción del mismo es independiente de la composición de la dieta. El hierro que aportan los suplementos dietarios utilizados en la fortificación de los alimentos en forma de sales ferrosas, es también una forma no hémica del mineral. El hierro no hemo presenta una BD muy inferior al del hemo y su máxima absorción tiene lugar en la porción superior del intestino delgado. El hierro no hémico se absorbe en su forma reducida, es decir, como hierro ferroso. Debido a que en los alimentos se encuentra como hierro férrico, es necesaria su reducción, proceso que es estimu- lado en el estómago por la acción del ácido clorhídrico. Varios ácidos orgánicos, como el ascórbico, cítrico, málico y tartárico, presentes en frutas y verduras, redu- cen al hierro por lo que estimulan su absorción. (Gómez, 2008).

102 Lee mas

Psicología en Chile: Análisis de su historia, presente y futuro

Psicología en Chile: Análisis de su historia, presente y futuro

El presente artículo realiza una revisión del desarrollo y estado actual de la psi- cología chilena. En 1946 se instaura formalmente la formación de psicólogos en Chile; en 1959 se oficializa la Asociación de Psicólogos de Chile y en 1968 se funda el Colegio de Psicólogos de Chile. Esto sitúa a Chile dentro de los pri- meros países de la región en el desarrollo formal de la disciplina. Actualmente, existen 139 programas de formación en psicología, impartidos en 49 univer- sidades; sumado a una creciente oferta de programas de magíster y doctorado en psicología. Con respecto al desarrollo científico de la disciplina, se aprecia un alza sostenida en el número de artículos publicados, destacando que desde el año 2011 se sobrepasan los 100 artículos por año, aunque esta producción está ligada a unas pocas instituciones y autores con alto protagonismo. Adi- cionalmente, se observa una baja colaboración entre investigadores chilenos y latinoamericanos en estudios y productividad científica, a pesar de compartir temáticas y problemas similares. Respecto a los desafíos futuros, es necesario aumentar los sistemas de aseguramiento de la calidad en pre y posgrados, así como la mayor influencia de los psicólogos y psicólogas en la sociedad. Palabras clave

18 Lee mas

Justicia de proximidad: pasado y presente, entre la historia y el derecho

Justicia de proximidad: pasado y presente, entre la historia y el derecho

Para cerrar, creo que es conveniente hacer explícita la carga de presente y la carga política del tema que trabajamos. En palabras de Bourdieu, ayuda a objetivar el sujeto objetivante y hace explícitas ciertas relaciones que trazamos entre nuestros intereses, el pasado y el presente. Hoy, la justicia de equidad se discute. Las soluciones no adversariales de conflictos judicializados (la liquidación de una controversia por medio conciliatorio antes de llegar a la sentencia) están contempladas incluso por miembros de la Suprema Corte de Justicia nacional no como una privatización de la justicia sino como parte del fortalecimiento del sistema judicial. 59 La tendencia señalada

8 Lee mas

T his article presents a comparative

T his article presents a comparative

Se ha remarcado la importancia del puerto de Veracruz como principal receptor y trasmisor de noticias. Sin embargo, uno de los principales factores para establecer una imprenta en Veracruz fue la importancia del comercio y la necesidad de crear órganos de difusión y especialización del mismo. Los primeros impresos veracruzanos giraban mayormente en torno a los negocios que ahí se realizaban, a diferencia de otras ciudades como Guadalaja- ra, donde éstos eran de carácter religioso. Ciertamente tienen el privilegio de iniciar la historia de la imprenta en Veracruz las Ala- banzas a San José citadas más arriba; sin embargo, junto con una Novena a San Efrén, de 1802, un Septenario en culto y alabanza de la preciosísima sangre de Nuestro señor Jesucristo de 1815, una Novena en honor y alabanza del Santo Cristo del Buen Viaje del mismo año, y una Oración fúnebre para Maria de Braganza de 1819, son los únicos impresos religiosos que se conservan de esta primera etapa. Por otro lado, los destinados al comercio y a los asuntos públicos, entre 1795 y 1821 pasan de 35, incluyendo tres periódicos dedicados al primero de estos temas. No se cono- cen muchos impresos veracruzanos del periodo, ya que la des- trucción de estos materiales fue masiva, tanto por las invasiones que sufrió el estado como por el clima poco propicio para la con- servación de este tipo de documentos y el descuido de las autori- dades al respecto.

24 Lee mas

Celia del Palacio Montiel

Celia del Palacio Montiel

artículo. Resultaría conveniente tomar en cuenta que el acervo de la Heme- roteca Nacional sigue siendo la referencia obligada para cualquier estudio histórico sobre prensa. Afortunadamente en dicho repositorio se conservó una buena parte de las publicaciones periódicas de los estados, en parte de- bido a que era obligatorio enviar un ejemplar a dicho archivo, además de los contenidos hemerográficos de los acervos que se han ido adquiriendo a través del tiempo. Gracias a los materiales contenidos en la Hemeroteca Nacional ha sido posible reconstruir la historia hemerográfica de muchas regiones, las cuales por diversas causas, entre ellas el descuido, los factores climatológi- cos, las guerras y las invasiones, por nombrar algunas, habían perdido parte importante de su memoria periodística. Existen además en el Distrito Federal otros repositorios de vital importancia, como el Archivo del Centro de Estu- dios Históricos de CONDUMEX y el Archivo General de la Nación, sin olvidar la Biblioteca del Museo Nacional de Antropología e Historia, que contiene algunos materiales hemerográficos.

24 Lee mas

La historia del tiempo presente en las escuelas de Argentina y Brasil

La historia del tiempo presente en las escuelas de Argentina y Brasil

Pero además, aún entre quienes sostienen que una htp es posible, la diversidad de denominaciones que utilizan para referirse ese campo de estudio - Historia del tiempo presente, Historia inmediata, Historia muy contemporánea, Historia reciente, Historia coetánea, etc. - encubre muchas veces perspectivas distintas sobre su objeto de estudio. Javier Tussell, por ejemplo, airma que uno de los motivos que validan a la htp como tal es la vuelta en la ciencia histórica a lo político, al acontecimiento, a la narración y al personaje. Para Tussell se debe hablar de “ ‘Historias de los Tiempos Presentes’, lo que englobaría a la vez a la htp y a la Historia inmediata. Esta segunda sería casi identiicable con el periodismo, ya que sería aquella que narra los acontecimientos al mismo tiempo que tienen lugar. La primera, en cambio, toma para sí el espacio de la vida humana entera y permite, por lo tanto, la consulta del material documental depositado en los archivos y tiene de común con la precedente ser el tiempo del acontecimiento, de la contingencia y de la última aceleración de la historia.” 2 Es de hacer notar

20 Lee mas

Escribir la Historia del tiempo presente o el imperio de las emociones

Escribir la Historia del tiempo presente o el imperio de las emociones

Los paroxismos, dicho de otra forma los “excesos” enmarcados en un imaginario de cariz religioso -si se entiende por religión un sistema de creencias y de prácticas- e incluso en un orden mágico-religioso, generador de creencias al uso y provecho del gobernante de turno, “justifican” de cierta manera las decisiones que los contrincantes vayan a tomar, y el hecho de que las elecciones se lleven a cabo en un contexto de enfrentamiento político permanente. La movilización ideológica, la justificación del “mal”, el denuncio del “enemigo” junto a la carga afectiva y emocional presente en el resentimiento en actos, se le contraponen al pensamiento mágico fundado en elementos tan diversos como la herencia religiosa indígena, española y africana, o las secuelas del colonialismo con su visión fatalista del mundo, y corre parejas con la aspiración a la salvación, la de antes y la de ahora (la corte de los libertadores, a semejanza del culto sincrético de María Lionza) y una marcada tendencia a la religiosidad trasladada al campo político. 15

10 Lee mas

El presente del pasado. Historia, memoria, literatura

El presente del pasado. Historia, memoria, literatura

Estas proposiciones de los fundadores de la escuela de los Annales pueden guiar todavía nuestras reflexiones. Pero debemos también medir la distancia que nos se- para de ellos. Hoy en día la obligación de los historiadores no consiste en recons- truir la disciplina histórica, tal como lo exigía en 1933 y 1950, un mundo dos veces en ruinas, ni tal vez seguir discutiendo tanto la operación como la institución his- tórica, sino en comprender mejor y aceptar que los historiadores no tienen en nues- tras sociedades el monopolio de las representaciones del pasado. Las insurreccio- nes de la memoria, así como las seducciones de la ficción son firmes competidoras. Hoy en día los historiadores saben que el conocimiento que producen no es más que una de las modalidades de la relación que las sociedades mantienen con el pa- sado. Las obras de ficción, al menos algunas de ellas, y la memoria, sea colectiva o individual, también dan una presencia al pasado, a veces o a menudo más poderosa que la que establecen los libros de historia.

14 Lee mas

El presente europeo como historia mundial

El presente europeo como historia mundial

n el artículo se analiza la sociedad europea desde una pers- pectiva comparativa global, viéndola como parte de la historia mundial. Al mismo tiempo, se procura enfocar el presente como historia, es decir, relacionando la situación actual con el pasado y, sobre todo, con el futuro. Se sitúa, entonces, a Europa en la historia de la Modernidad y en la dinámica de los diversos sis- temas mundiales, a saber, el ecosistema planetario, el sistema poblacional, el del poder y la inluencia, el sistema socio-económico y, inalmente, el cultural. Los futuros que se abren ante esa Europa oscilan entre una profundización de su relativa decadencia en términos mundiales y la búsqueda de una Segunda Modernidad.

12 Lee mas

Historia de los anticoagulantes y su uso clnico en el presente

Historia de los anticoagulantes y su uso clnico en el presente

nacimiento del primer medicamento anticoagulante, el cual yace en los años de las dos primeras décadas del siglo XX, y que, a pesar de haber cumplido más de 100 años de historia, es aún ampliamente usado como inhibidor de la vía común de la cascada de coagulación. El estudiante medicina, Jay McLean, trabajó en la Universidad de John Hopkins (Baltimore, EE.UU.) bajo la tutela de James Howell, cuando, el primero, fue encargado de realizar estudios sobre propiedades tromboplásticas de sustancias como cefalina, lecitina y esfingomielina, con el fin de describir actividades procoagulantes, sin embargo, dicha investigación sufrió un giro de 180º al encontrar actividad anticoagulante de las sustancias mencionadas. La campanada tomó lugar en febrero del año 1916, cuando Jay McLean halla que el heparanfosfátido, sustraido de hígado canino, pierde su capacidad procoagulante y se tornaba en una sustancia con actividad anticoagulante, dando paso a la heparina, nombre basado en la palabra griega "hepar" cuyo significado es hígado (1-4).

14 Lee mas

Show all 10000 documents...