Intelectuales - Historia - Colombia - Siglo XX

Top PDF Intelectuales - Historia - Colombia - Siglo XX:

Colombia   Historia de la Violencia del Siglo XX

Colombia Historia de la Violencia del Siglo XX

El panorama social resultante de esa política criminal no ha podido ser más desolador: La descripción que de ello hace el investigador Colombiano Luis Alberto Matta Aldana es de un patentismo conmovedor: "Colombia por su tamaño- dice- es la cuarta nación de América Latina; su extensión equivale a Francia y España juntas, y es un país de fuertes y muy ricos contrastes geográficos. En la actualidad es una nación fundamentalmente urbana; un 70% de la población habita en las ciudades, mientras en la década de los treinta era a la inversa con una población mayoritariamente rural. El desalojo brutal que ha impuesto el latifundismo ha generado esta nueva realidad, que alcanza niveles sorprendentes de desplazamiento forzado; más de un millón trescientas mil personas han sido desplazadas violentamente de sus regiones en los últimos doce años ( es una apreciación escrita en 1999, por lo que la cifra es notablemente mayor en el 2004), víctimas de la contrarreforma agraria que adelanta la burguesía terrateniente y que ahora ha intensificado el narcotráfico con sus ejércitos privados de paramilitares, gozando de total impunidad por omisión de la autoridad civil y militar, cuando no de su protección, como se ha documentado en diversos casos conocidos por instancias defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales.... Más de 45 millones de hectáreas de tierra habilitada para la agricultura, en otra época maravillosas parcelas familiares y minifundios productivos, han sido paulatinamente arrebatados a los humildes campesinos en cinco décadas de despojo latifundista, con por lo menos un millón setecientas mil familias que viven ahora en las ciudades, añorando sus tierras." ( (Tomadas del Prólogo a "Colombia y las FARC-EP-Origen de la lucha guerrillera - Testimonio del comandante Guaraca"- Txalaparta-1999)
Mostrar más

14 Lee mas

Historia monetaria de Colombia en el siglo XX: grandes tendencias y episodios relevantes.

Historia monetaria de Colombia en el siglo XX: grandes tendencias y episodios relevantes.

La recesión económica de finales de siglo se dio en medio de una compleja situación macroeconómica. Por un lado, las situación fiscal se había venido deteriorando desde mediados de la década y para 1998 el déficit fiscal del Gobierno Central había sobrepasado el 6% uno de los más altos del siglo (Gráfico III.8). Al mismo tiempo el déficit de cuenta corriente se había mantenido a niveles cercanos al 5% del PIB desde 1993 y en 1998 alcanzó 6,1%. El déficit fue financiado con endeudamiento externo tanto público como privado e inversión extranjera. Bajo estas circunstancias el país incrementó notablemente su endeudamiento externo, en particular el sector privado cuya deuda externa aumentó de 5% al 18% del PIB entre 1991 y 1998. Los flujos de capitales a los mercados emergentes comenzaron a disminuirse a partir de las crisis cambiarias en los países asiáticos y la posterior “crisis rusa” en 1998 139 . Ante el drenaje de financiación externa y la tardía devaluación real del tipo de cambio 140 , el ajuste de la economía recayó en el sector real. Dicho de otra forma, la economía y en particular el sector privado tuvo que acomodarse a la restricción de financiación externa a través de un ajuste severo del gasto, en particular, del gasto privado. Así, la inversión y el consumo privados cayeron en 1999 -38,7% y -5,5%, respectivamente.
Mostrar más

124 Lee mas

Monseñor Pablo Cabrera : escritura de la historia y vínculos intelectuales a principios del siglo XX

Monseñor Pablo Cabrera : escritura de la historia y vínculos intelectuales a principios del siglo XX

Pero retornando, esta demanda por la construcción de una historia que inscribiera las tradiciones de nuestra nación argentina reafirmando las identidades del presente, surgió otra corriente que, teniendo en cuenta las lecturas del pasado colonial que realiza Cabrera, resulta clave desarrollar: la corriente hispanista. Se considera que esta comienza—como determinación cronológica— con la publicación de la obra de Enrique Rodó en 1900, “Ariel”, que es calificado como el hito de inicio de una corriente político-intelectual latinoamericana muy importante que marcaría la construcción del conocimiento de principios del Siglo XX. Esta obra sentaba las bases de un pensamiento con una identidad de carácter latinoamericano que reivindicaba la importancia de la cultura hispana en América, la cual debía ser resaltada como vínculo identitario común.
Mostrar más

21 Lee mas

Colombia siglo XX : una historia a ritmo de ranchera

Colombia siglo XX : una historia a ritmo de ranchera

Manuel: Bueno, primero que todo hace 8 años nosotros organizamos a los compañeros, y creamo s a MOACO “Movimiento Artístico colombiano” con un objetivo fundamental, rescatar los valores de los músicos. Rescatar su idiosincrasia, rescatar su cultura y sobre todo obligar al estado a que cumpla con algo fundamental que es la educación musical. Yo estuve desde la edad de 12 años metido en la música. Es decir llevo 48 años en la música. En estos 48 años yo estuve metido en orquestas, tríos, mariachis. Llegué al mariachi por una necesidad económica. Ya. Por que desgraciadamente la influencia de la cultura mexicana en nuestro país es demasiado fuerte a través precisamente de las vivencias que vive cada canción. Es decir vemos que Pancho Villa fue un gran guerrero, asesinado por el mismo egoísmo de sus compañeros, de sus dirigentes políticos y cosas así por el estilo. Esto me llevó realmente desde hace 27 años a ser parte de los mariachis de Colombia.
Mostrar más

131 Lee mas

El currículo de Ciencias Naturales en Colombia, Segunda Mitad del Siglo XX: Transformaciones, Permanencias y Rupturas

El currículo de Ciencias Naturales en Colombia, Segunda Mitad del Siglo XX: Transformaciones, Permanencias y Rupturas

En 1955 surge el decreto número 0925 que planteó cuatro años de duración para el bachillerato básico. Se denota la aparición de las ciencias naturales a lo largo de este lapso, durante los dos primeros años permanece una intensidad baja de 2 horas semanales mientras que durante el tercer y cuarto año se cambia a una intensidad alta de 6 y 7 horas a la semana respectivamente. En el primer y segundo año las ciencias naturales bajo la forma de historia natural cuenta con dos horas semanales (con igual intensidad que educación física, superando a dibujo con una hora semanal; superada por religión, geografía e historia con tres horas semanales cada una; aritmética, castellano, inglés con cinco horas semanales cada una; y estudio dirigido con diez horas semanales). En el tercer año se incrementa la intensidad, historia natural conserva sus dos horas semanales (igual que educación física) pero se introduce física y química con cuatro horas semanales (compartida por castellano, inglés y algebra, supera a religión, geografía e historia con tres horas semanales cada una, y solo se ve superada por las diez horas semanales de estudio dirigido). En el cuarto y último año desaparece historia natural y surge en su lugar anatomía, fisiología e higiene que conserva la intensidad de dos horas a la semana (se iguala nuevamente con educación física y la recién surgida geometría), mientras tanto se incrementa a cinco horas semanales física y química (la mayor intensidad a parte de estudio dirigido que conserva diez horas a la semana, supera a castellano con cuatro horas semanales, a geografía e historia, inglés, álgebra con tres horas semanales cada una, y a religión con dos horas semanales) (MEN, 1955).
Mostrar más

63 Lee mas

Breve historia de los refugiados en Argentina durante el siglo XX

Breve historia de los refugiados en Argentina durante el siglo XX

luego de la caída del Gobierno de Imre Nagy. La comunidad húngara actual, estimada en unas cuarenta a cincuenta mil (40.000-50.000) personas, se formó con tres grandes olas migratorias. La mayoría de los que llegaron antes y después de la Primera Guerra Mundial huían de la miseria y se dedicaron aquí principalmente a la agricultura. Viven actualmente en el interior del país o en los suburbios industriales del sur del Gran Buenos Aires. La segunda ola llegó durante y después de la Segunda Guerra Mundial. En su mayoría eran intelectuales. En breve alcanzaron cargos directivos en las organizaciones húngaras locales. En su mayoría viven en la Capital Federal y en los suburbios residenciales al norte del Gran Buenos Aires. La tercera ola, que llegó después del aplastamiento de la Revolución de 1956, se componía principalmente de gente joven. Muchos de ellos se fueron luego a otros países, otros se integraron a la vida de nuestro país. Las tres cuartas partes de los húngaros, actualmente viven en Buenos Aires, con presencia además en Córdoba, en las regiones agropecuarias del Chaco y Misiones como asimismo en la localidad andina de San Carlos de Bariloche y en Rosario, donde refundaron su asociación en 1995 (además, cuentan con un Cónsul Honorario en funciones en esta ciudad) (Veronelli, 2001).
Mostrar más

13 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX – ERIC HOBSBAWN

HISTORIA DEL SIGLO XX – ERIC HOBSBAWN

con la que dedicaban sus vidas a la causa (véase el capítulo II), ayudaron a los comunistas a alcanzar una poáición preeminente en la resistencia. Gra- cias al primero pudieron movilizar a los hombres y mujeres más inclina- dos a responder a un llamamiento antifascista que a una causa patrióti- ca. Así ocurrió en Francia, donde los refugiados de la guerra civil española fueron el núcleo mayoritario de la resistencia armada en el suroeste del país —unos 12.000 miembros antes del día D (Pons Prades, 1975, p. 66)— y donde los refugiados y trabajadores inmigrantes de 17 naciones realizaron, bajo la sigla MOI (Main d'Oeuvre Immigrée), algunas de las acciones más arriesgadas que llevó a cabo el partido, como el ataque del grupo Manou- chian (armenios y judíos polacos) contra los oficiales alemanes en París. 11 El segundo de esos rasgos generó esa mezcla de valentía, espíritu de sacrificio y determinación implacable que impresionaba incluso a sus enemigos y que tan vividamente refleja ese compendio de sinceridad que es la obra del yugoslavo Milovan Djilas Tiempo de guerra (Djilas, 1977). Ajuicio de un historiador de talante político moderado, los comunistas se contaban «entre los más valientes de los valientes» (Foot, 1976, p. 86) y aunque su discipli- nada organización aumentaba sus posibilidades de supervivencia en las pri- siones y en los campos de concentración, sufrieron bajas muy cuantiosas. El recelo que suscitaba el Partido Comunista francés, cuya dirección era con- testada incluso por otros comunistas, no desmentía su afirmación de ser le partí des fusillés, con casi 15.000 militantes ejecutados por el enemigo (Jean Touchard, 1977, p. 258). No es sorprendente que tuviera una gran ascendencia sobre los hombres y mujeres más valientes, especialmente los jóvenes, y sobre todo en países como Francia o Checoslovaquia, en los que la resistencia activa no había encontrado un apoyo masivo. Ejercían también un fuerte atractivo sobre los intelectuales, el sector que más rápidamente se movilizó bajo el estandarte del antifascismo y que fue el núcleo central de las organizaciones de resistencia no partidistas, pero de izquierdas en un sentido amplio. Tanto la devoción de los intelectuales franceses hacia el marxismo como el dominio de la cultura italiana por personajes vinculados al Partido Comunista, que se prolongaron durante una generación, fueron un corolario de la resistencia. Todos los intelectuales, tanto los que participaron directamente en la resistencia (como Einaudi, el destacado editor del período de posguerra que afirma con orgullo que todos los miembros de su empresa lucharon como partisanos), como los que se hicieron simpatizantes de los comunistas porque ellos o sus familias no habían sido miembros de la resistencia —es posible incluso que hubieran pertenecido al bando opues- to—, sintieron una fuerte atracción hacia el partido.
Mostrar más

611 Lee mas

Los intelectuales antidemocráticos frente a lo popular: Argentina, primera mitad del siglo XX

Los intelectuales antidemocráticos frente a lo popular: Argentina, primera mitad del siglo XX

En el caso de Carlos Ibarguren, la democracia había venido a interrumpir una carrera política que, dentro del régimen liberal-conservador, le permitía suponer un posible futuro presidenciable. Por ello, y ante un sueño que se alejaba, reforzó sus esfuerzos por asimilar su propia historia personal y familiar a la del país. Decía expresarse desde las entrañas mismas de la patria y trazaba de manera casi natural un paralelo entre las etapas de la historia nacional con el devenir glorioso de sus antepasados En ese sentido, Ibarguren hacía aparecer a su calidad de pensador en una clara subordinación a su carácter de clase, o tal vez sea más preciso decir que para él, la autoridad cultural era un componente “natural” de las élites. En este sentido, no realizó un tratamiento especial sobre lo que significaba ser un intelectual o un pensador, sino que esa era una cualidad más de las muchas que tenía el patriciado y no requería de justificaciones o de argumentos que legitimaran ese dominio. Por lo tanto, no había una búsqueda de autonomía política para la élite letrada, ya que la reivindicación de la legitimidad del dominio era para toda su clase. Conforme y orgulloso de su posición social, cubrió sus planteos de contenidos morales basados en la dignidad de su linaje. Al tiempo que buena parte de sus críticas a los referentes de la democracia se fundamentaron en la misma lógica, es decir en la falta de un prestigio heredado, arraigado, inserto en la esencia misma de la nacionalidad. Es decir, resulta evidente que en su concepción, pensador o literato, en cierta forma, “se nacía”, ya que este talento era propio de las características culturales de un sector social privilegiado, “de un sector selecto de refinada expresión intelectual”. (Ibarguren, 1977 (1949): 153)
Mostrar más

25 Lee mas

la historia de la educación médica en la Universidad de Cartagena siglo XX  Apuntes para una historiográfia

la historia de la educación médica en la Universidad de Cartagena siglo XX Apuntes para una historiográfia

Toma auge en los últimos años, en Colombia, de la mano de las reformas en Educación, especialmente en Salud y para el caso de la Medicina, los problemas que sobrevienen luego de la puesta en ejecución de la Ley de Educación Superior en 1992 y de la Ley de Seguridad Social o Ley 100 de 1993, que cambia la forma de control por el Estado de la Educación Médica, la primera, y de práctica médica la segunda, y que por supuesto, tienen profundas repercusiones en la forma de enseñar la Medicina y el papel que los médicos cumplen en la Sociedad Colombiana. Durante los últimos 40 años en Colombia, hemos asistido al crecimiento numérico importante en las Facultades de Medicina, y al número de médicos, si partimos de las existentes para la mitad del Siglo xx: Universidad Nacional, Universidad de Antioquia, Universidad Javeriana, y Universidad de Cartagena, se crean Escuelas de Medicina en la Universidad del Cauca, en 1951, Universidad del Valle en 1951, Universidad de Caldas en 1952.
Mostrar más

17 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

Si, a esos niveles, había alguna motivación para que las mujeres casadas abandonaran el hogar era la demanda de libertad y autonomía: para la mujer casada, el derecho a ser una persona por sí misma y no un apéndice del marido y el hogar, alguien a quien el mundo juzgase como individuo, y no como miembro de una especie («simplemente una madre y un ama de casa»). El dinero estaba de por medio no porque fuera necesario, sino porque era algo que la mujer podía gastar o ahorrar sin tener que pedir antes permiso al marido. Por supuesto, a medida que los hogares de clase media con dos fuentes de ingresos fueron haciéndose más corrientes, el presupuesto familiar se fue calculando cada vez más en base a dos sueldos. De hecho, al unlversalizarse la enseñanza superior entre los hijos de la clase media, y verse obligados los padres a contribuir económicamente al mantenimiento de su prole hasta bien entrados los veinte años o más, el empleo remunerado dejó de ser sobre todo una declaración de independencia para las mujeres casadas de clase media, para convertirse en lo que era desde ya hacía tiempo para los pobres: una forma de llegar a fin de mes. No obstante, su componente emancipatoria no desapareció, como demuestra el incremento de los «matrimonios itinerantes». Y es que los costes (no sólo económicos) de los matrimonios en los que cada cónyuge trabajaba en lugares con frecuencia muy alejados eran altos, aunque la revolución del transporte y las comunicaciones lo convirtió en algo cada vez más común en profesiones como la académica, a partir de los años setenta. Sin embargo, mientras que antes las esposas de clase media (aunque no los hijos de más de cierta edad) habían seguido automáticamente a sus esposos dondequiera que el trabajo los llevase, ahora se convirtió en algo casi impensable, por lo menos en círculos intelectuales de clase media, el interrumpir la carrera de la mujer y su derecho a elegir dónde quería desarrollarla. Por fin, al parecer, hombres y mujeres se trataban de igual a igual en este aspecto. 127
Mostrar más

171 Lee mas

HISTORIA DEL SIGLO XX

HISTORIA DEL SIGLO XX

Parecía también evidente que los viejos centros artísticos europeos daban muestras de desfallecimiento, con la posible excepción de Italia, donde el sentimiento de liberación antifascista, bajo la dirección de los comunistas en buena medida, inspiró en torno a una década de renacimiento cultural cuyo mayor impacto internacional se produjo a través del «neorrealismo» cinematográfico. Las artes visuales francesas no mantuvieron la reputación de la escuela parisina de entreguerras, que en sí misma era poco más que una secuela de la etapa anterior a 1914. Las firmas más reputadas de escritores franceses de ficción pertenecían a intelectuales y no a creadores literarios: como inventores de artificios (el nouveau román de los años cincuenta y sesenta) o como escritores de ensayo (J. P. Sartre) y no por sus obras de creación. ¿Acaso había algún novelista «serio» francés posterior a 1945 que hubiera alcanzado reputación internacional en los años setenta? Probablemente no. El panorama artístico británico era mucho más vital, no sólo porque después de 1950 Londres se transformó en uno de los centros mundiales de espectáculos musicales y teatrales, sino porque produjo un puñado de arquitectos de vanguardia cuyos arriesgados proyectos les granjearon más fama en el exterior —en París o en Stuttgart— que en su propio país. Sin embargo, si tras !a segunda guerra mundial el Reino Unido ocupó un lugar menos marginal en las artes de la Europa occidental del que había ocupado en el período de entreguerras, no sucedía lo mismo en el campo donde siempre había destacado, el de la literatura. En poesía, los escritores de posguerra de la pequeña Irlanda salían más que airosos en comparación con los de Gran Bretaña. En cuanto a la República Federal de Alemania, el contraste entre los recursos del país y sus logros, así como entre el glorioso pasado de Weimar y el presente de Bonn, eran impresionantes y no podían explicarse sólo por los desastrosos efectos y secuelas de los doce años Hitlerianos. Resulta significativo al respecto que durante los cincuenta años de posguerra muchos de los mejores talentos activos en la literatura germano-occidental no fueran nativos sino emigrantes del Este (Celan, Grass y otros, llegados de la República Democrática Alemana).
Mostrar más

190 Lee mas

Las juventudes en la historia Colombiana del siglo XIX y XX

Las juventudes en la historia Colombiana del siglo XIX y XX

Fue allí donde Gonzalo Arango publicó por primera vez sus escritos. El principal exponente del nadaísmo cerró la última edición de la revista Mito en 1962, lo cual resultó tener un carácter simbólico frente a la transición generacional de los nuevos escritores. El movimiento nadaísta estuvo integrado por Gonzalo Arango, Amílcar Osorio (Amílcar U), Jaime Jaramillo Escobar (x-504), Eduardo Escobar J. Mario Arbeláez (J. Mario), Elmo Valencia, Humberto Navarro, Diego León Giraldo, Darío Lemus, Jaime Espinel, Alberto Escobar, Jorge Orlan y Moisés Melo entre otros. Se fundó a partir de la publicación del llamando Manifiesto Nadaísta, de Gonzalo Arango en el año de 1958. El folleto tenía 42 páginas y fue impreso en la tipografía “Amistad”. Fueron una especie de intelectuales negativos. Gonzalo Arango esgrimía en su mano derecha una calavera. El primer título fue Sonata Metafísica para que Bailen los Muertos escrito por Arango. Su objetivo fue el de no dejar una fe intacta ni un ídolo en su sitio. Se tomaron La bastilla, un café en Medellín, a punta de recitales, Quemaron la urbanidad de Carreño, la María de Isaac, la Vorágine de José Eustaquio Rivera y los versos de Silva y Valencia, así como las fórmulas para alcanza la vida eterna del Padre Gaspar Astete.
Mostrar más

18 Lee mas

Biografía e historia de los intelectuales. Balance y reflexiones

Biografía e historia de los intelectuales. Balance y reflexiones

La revisión de estos supuestos se vio beneficiada por varios frentes. Por un lado, en las últimas tres décadas se produjo en Argentina una re- visión sistemática y profunda sobre la historia de las élites del cambio de siglo. Como resultado, connotaciones que habían ritmado las interpreta- ciones respecto del pasaje del siglo XIX al XX, como «clase terrateniente», «generación del 80», «oligarquía», «aristocracia», «clase dominante» o «roquismo» fueron revisadas y puestas en jaque a la hora de explicar di- námicas políticas, sociales y económicas (Hora, 2002; Losada, 2008). De este modo, grupos de actores históricos que anteriormente eran vistos como bloques compactos y uniformes ideológica y socialmente, pasaron a ser evaluados en sus fracturas y tensiones. Se comenzaron a estudiar conjuntos menos homogéneos de políticos, actores sociales y económicos que no fueron protagonistas únicos ni excluyentes en el marco de un país en plena transformación. Más cerca del terreno de la vida intelectual y cultural, se comenzaron a utilizar rótulos como «liberales reformistas» (Zimmemann, 1995), «patriotas, cosmopolitas y nacionalistas» (Bertoni, 2001), «primeros modernos» (Malosetti Costa, 2001), representantes de la «cultura científica» (Terán, 2000) e «intelectuales y expertos» (Plotkin y Neirbug, 2004). Todas ellas, denominaciones que organizan seguimientos de elencos más pequeños de hombres públicos. Con todo, puede señalar- se que, de alguna forma, estos estudios redujeron la escala de observación en la historia política y cultural del período.
Mostrar más

18 Lee mas

El control de la administración pública en Colombia durante el siglo XIX y comienzos del XX

El control de la administración pública en Colombia durante el siglo XIX y comienzos del XX

title El control de la administración pública en Colombia durante el siglo XIX y comienzos del XX. subject derecho, administración pública, historia[r]

1 Lee mas

El notariado del Estado de México en el siglo XX : una historia por escribirse

El notariado del Estado de México en el siglo XX : una historia por escribirse

CAPÍTULO I ANTECEDENTES DEL NOTARIADO Para contar la historia del notariado en el Estado de México, durante el siglo XX, es fundamental, iniciar con una breve reseña, sobre cómo fue que [r]

79 Lee mas

“Historia Constitucional de la República del Ecuador del siglo XX”

“Historia Constitucional de la República del Ecuador del siglo XX”

Estado, los empleadores y los asegurados. Los fondos o reservas del Seguro Social, que son propios, distintos de los del Fisco, no se destinarán, a objeto diferente [r]

339 Lee mas

Bibliografía selectiva sobre la teoría y la historia de los ciclos y las crisis del capitalismo

Bibliografía selectiva sobre la teoría y la historia de los ciclos y las crisis del capitalismo

La IIa parte enumera unos cuantos trabajos sobre la historia de los ciclos y los movimientos sociales en Europa durante el siglo XIX y principios del siglo XX.. La III[r]

10 Lee mas

La administración siglo XX en Colombia y en el mundo

La administración siglo XX en Colombia y en el mundo

Carulla y Asociados, compañía de consultoría y asesoría en mercadeo, y su director desde 1989 hasta la fecha. Ha[r]

1 Lee mas

Vincent, John, Introducción a la Historia para gente inteligente, Madrid, Actas, 2013  223 pp  ISBN 978 84 9739 135 1  20€ (Edición original: Londres, Gerald Duckworth & Co , 1995, 2005)

Vincent, John, Introducción a la Historia para gente inteligente, Madrid, Actas, 2013 223 pp ISBN 978 84 9739 135 1 20€ (Edición original: Londres, Gerald Duckworth & Co , 1995, 2005)

Prólogo: «La parcialidad de los historiadores españoles» (Alfonso Bullón de Men- doza). I. Historia y documentos. II. Historia y significado: qué significa significado. III. La imaginación histórica: por qué importa Collingwood. IV. La historia y la moral. V. «Reyes y batallas»: la negación del holocausto y la escuela que entiende la His- toria como el legado cultural de una nación. VI. Las causas en la Historia. VII. La parcialidad en la Historia. VIII. La interpretación whigh de la Historia: por qué im- porta Butterfield. IX. La Historia como estructura: por qué importa Namier. X. Las teorías sobre el pasado. XI. La evolución de los estudios históricos: de Beda a Acton. XII. La historia económica. XIII. Las escuelas históricas modernas. Epílogo. Un año más tarde. Lecturas complementarias.
Mostrar más

6 Lee mas

John Lukacs: “Historia Mínima del Siglo XX”

John Lukacs: “Historia Mínima del Siglo XX”

No son escasas las enseñanzas que, para un lector no especialista, se desprenden de la obra aquí reseñada, ni tampoco las reflexiones que se suscitan para cualquier mente abierta. John Lukacs no se camufla para expresar posiciones tal vez no excesivamente “correctas” con arreglo a determinados influyentes cánones políticos. Probablemente, por ejemplo, su aseveración de que los términos “conservador” y “liberal” (en la acepción norteamericana) son denominaciones ideológicas del siglo XIX, y de que su uso es cada vez más impreciso, cuando no carente de sentido, no despierte demasiadas adhesiones inquebrantables. Pero, a nuestro juicio, sería una pena renunciar a compartir una serie de hechos e interpretaciones, aunque sea solo como meras referencias, por una posible exclusión frontal inicial. Ni siquiera su declaración de creencia en el “designio de Dios”, ciertamente llamativa y prescindible, en relación con el avance de la democracia, debería servir como excusa en tal sentido, y ello al margen de poder anhelar que tal designio estuviese realmente garantizado.
Mostrar más

6 Lee mas

Show all 10000 documents...