La Cuestión Del Otro

Top PDF La Cuestión Del Otro:

Estela Grassi – La cuestion social y la cuestion de la pobreza

La cuestión sociaL y La cuestión de La pobreza

Aunque algunos intentos de discutir las mediciones de la pobreza se habían dado con anterioridad, desde 2006, cuando se intervino sin discusión y sin medir las consecuencias la metodología para relevar la evolución de los precios, los datos brindados por el INDEC perdieron credibilidad, y la diversidad de índices producidos por instituciones más o menos oficia- listas o más o menos opositoras son francamente diversos e incomparables en muchos casos. No obstante, parece haber un acuerdo en el “alrededor del 21%” de la población en condicio- nes de pobreza, lo que de por sí constituye un indicador de una situación que exige el máximo esfuerzo para hallar alternativas de políticas que permitan quebrar lo que parece una situación inercial y estabilizada. Obviamente, saber cuántas son las personas y los hogares que viven bajo la línea de pobreza es una herramienta indispensable de análisis y de políticas. Conocer fehacientemente cuál es el indicador de esa línea (el mínimo de ingresos indispensable para no ser pobre) es parte del problema de la pobreza, amén de que hay otro tipo de datos cualitati- vos que contribuyen a comprender la profundidad del mismo. Pero además, un efecto indirecto grave de esta transgresión institucional es que la diversidad de mediciones da lugar a la banalización del debate político y especializado sobre el tema, al centrarlo en el valor del índice antes que en la cuestión social misma. Con esas limitaciones, a continuación tratamos de cen- trar ahí el problema.
Mostrar más

8 Lee mas

Escritura : estado de la cuestión

Escritura : estado de la cuestión

Considerando que el hablante (autor) configura su discurso a partir de los enunciados ajenos y los propios, el objeto del discurso ya ha sido un asunto discutido, valorado de distintas formas, en el cual se cruzan, convergen y bifurcan diferentes puntos de vista (Bajtín, 1999). Así, en la realidad los enunciados responden de algún modo a los enunciados ajenos precedentes. Resulta pertinente hacer énfasis en este asunto, ya que permite considerar que la producción académica sobre la escritura no sólo parte de lo que ya se ha producido alrededor de este objeto, sino que posiblemente se instaura desde alguna de las perspectivas teóricas que se han encargado del estudio de la escritura respecto a su comprensión, importancia y concepción. Entre dichas perspectivas se encuentran la psicolingüística, la sociocultural, la filosófica, entre otras, que en miras de dilucidar el asunto de la escritura probablemente obstaculizan tal esclarecimiento al generar cierta ambigüedad, pues se vuelve a la cuestión de que al tratarse de un objeto que no pertenece a un campo especifico, todos creen tener cabida para discutirlo.
Mostrar más

78 Lee mas

LA CUESTIÓN PALESTINA

LA CUESTIÓN PALESTINA

En compensación, Hamás se ha congratulado del triunfo electoral de los Hermanos Musulmanes en Egip- to (país fronterizo con Gaza y con el control de su paso por Rafah) y tam- bién se ha reconciliado con Jordania, donde vuelve a residir su dirección política en el exterior. Así, los cam- bios en el panorama político regional y en el de sus alianzas externas han forzado a su corriente más pragmá- tica a sellar un acuerdo de unidad nacional con Fatah (mayo de 2011). La nueva coyuntura política re- gional y el acuerdo de unidad nacio- nal dotaron a la iniciativa palestina de un renovado impulso. Esto surge después de dos décadas de reiterado fracaso del proceso de paz, a lo que se suma la inoperancia de Washing- ton como auspiciador y mediador para reflotarlo y su renuencia a pre- sionar al gobierno de Netanyahu para que cesara su escalada coloni- zadora en los TPO. Consciente de las dificultades de su objetivo (in- gresar como Estado miembro en la ONU) la OLP busca implicar a la sociedad internacional en el regreso de la cuestión palestina a la ONU, donde se originó. Incluso en el esce- nario más optimista, su admisión no se traduciría sobre el terreno como un Estado soberano, dada la persis- tente ocupación militar israelí. Pero le otorgaría mayor estatura política en la arena internacional para con- trarrestar su debilidad frente a Israel. Finalmente, se ha impuesto el es- cenario inverso. La presión ejercida por Estados Unidos surtió efecto. La petición palestina no pasó del Comi- té de Admisión del Consejo de Se- guridad (CS) ante la falta de acuer- do. Así se evitó su votación y que algunos de sus integrantes se retrata- ran ante la nueva coyuntura política árabe, con el reemplazo retórico de su tradicional discurso de apoyo a la estabilidad (autocracias) por el del cambio democrático. Semanas antes, Palestina había sido admitida como
Mostrar más

52 Lee mas

Cuestión de amor

Cuestión de amor

o había que engañarse con este hombre. Se lo veía caminar por los pasi- llos de nuestra Facultad alto, bien parecido, de traje y corbata elegantes y sonrisa persistente. Viéndolo, una especie de calma venía al ánimo. Y si el pasillo deparaba un instante de conversación, ésta resultaba amena y singu- larmente cortés. Tan singularmente cortés que la cortesía pudiera constituir- se en el rasgo definitorio de Luis Rius. Una cortesía ciertamente afable, pero capaz de mantener al interlocutor a distancia prudente sin hacerlo sentir mal. Había límites que Luis no cruzaba; de inmediato se constituían en límites que pedía a los otros no cruzar. Sin embargo había momentos, y no escasos, en los que Luis no obedecía su propia consigna. Esos momentos se llaman poesía y están en sus libros, el primero de los cuales fue Canciones de vela, de 1951. Lo siguieron otros cuatro y una antología titulada Cuestión de amor y otros poemas, publicada en 1984, año en el que Luis Rius decidió morir.
Mostrar más

4 Lee mas

Un río de sangre separa al pueblo argentino de los militares asesinos

Un río de sangre separa al pueblo argentino de los militares asesinos

Nosotros, –en plural porque se trata de describir acciones de guerra psicológica–, los HIJOS, o mejor dicho, solo los más generosos, los más humildes, los más lúcidos, los que crecieron con sus familias obreras, los que conocieron y entendieron a tiempo la verdadera historia de su vida y del país; hemos sido acusados reiteradamente por personas insignificantes y perversas de “olvidar a nuestros padres”, cuestión que cualquier hijo puede comprender... Lo cierto es que al menos los Nosotros que seguimos haciendo lo que siempre hacemos, nunca nos prestamos al juego del poder burgués; al contrabando ideológico, al tráfico de influencias, a la mentira y la manipulación. Nosotros somos herejes; profetas malditos; latinoamericanistas, indoamericanistas, Bolivarianos. Marxistas, Martianos. Zapatistas, Leninistas, Espartaquistas, Sandinistas, Guevaristas, Castristas, antifascistas, feminist@s y libertari@s. Y también están los del Hardcore, los del Hip Hop y los de la cumbia bailantera, eso y para no aburrir digamos que todavía mucho más.
Mostrar más

12 Lee mas

La infancia y la adolescencia entre la sociedad del conocimiento y la sociedad del riesgo

La infancia y la adolescencia entre la sociedad del conocimiento y la sociedad del riesgo

Siguiendo con el planteamiento de que el riesgo es un estilo de vida, socializarse en el riesgo es un mecanismo básico de la adaptación humana que guía el aprendizaje no sólo de la supervivencia sino de las relaciones con uno mismo y la sociedad. Esto quiere decir que no hay que igualar el riesgo con un comportamiento imprudente. Quien no emprende riesgos no tiene necesariamente más posibilidades de sobrevivir o vivir más seguro. La cuestión es cómo aprender a usar el riesgo, como entrenarse en el, para medirse mejor en circunstancias difíciles o peligrosas (1). Los niños y los adolescentes en cualquier cultura se arriesgan para aprender a conocerse, así como para controlar su entorno y circunstancia. Estos aprendizajes hacen referencia no sólo a qué límites los niños y niñas consideran infranqueables en sus acciones, sino a cómo se enfrentan y se entrenan en los riesgos, piden permiso para cometer una acción cuando ya la realizan habitualmente como, por ejemplo, cruzar la vía del tren y, también, negocian las situaciones de riesgo con los padres en cuya transacción concurren el reconocimiento de habilidades, la asignación de competencias, la presión del grupo de edad y la influencia de los medios de comunicación. Es relevante, pues, en la interacción tecnosocial tener en cuenta las características del imaginario infantil: el animismo y el realismo conceptual. No hay que olvidar que, siendo dones del imaginario, estas habilidades cognitivas no se borran y se prolongan a la manipulación de objetos y la realización de actividades. Entendido como un entrenamiento, el aprendizaje del riesgo se extiende a lo largo de la vida no sólo en referencia a aspectos físicos, deportes competitivos y de aventura, sino como la apertura hacia nuevos espacios de creatividad intelectual, artística y científica.
Mostrar más

10 Lee mas

Show all 10000 documents...