La medicina

Top PDF La medicina:

La medicina tradicional como medicina ecocultural

La medicina tradicional como medicina ecocultural

El antropólogo e historiador de las religiones, Mircea Eliade (2001) señala que la labor de los chamanes en las sociedades antiguas no sólo era la de curar, sino la de tratar de mantener la integridad de todo el grupo, salvaguardar la sociedad, su orden y el equilibrio en su relación con la naturaleza y con el cosmos. La salud, pues, en las culturas tradicionales mesoamericanas y amerindias, siberianas, chinas y coreanas no sólo se entiende como el bienestar del cuerpo, de la mente y del grupo sino como la vivencia conjunta y armónica de lo viejo y lo nuevo, del pasado y del presente, de lo que se ve y de lo que no se ve (llámense energías, llámense fuerzas espirituales, llámese Qi). Salud es, para ellos, prosperar en el plano del conocimiento, sentirse integrados en una naturaleza que se comparte, que se comprende como hermana, como madre, y se vive en armonía y respeto. Entienden que el ser humano depende de la naturaleza y que, dañada ésta, el mal le llega a él. En sus tradiciones nunca se escribió la frase de: "dominad la tierra". La agricultura tradicional se practicaba con una conciencia de préstamo. La tierra da, no hay que arrasarla, hay que devolverle algo a cambio. En China, desde la llegada del régimen maoísta, el positivismo político siempre chocó con la tradición. Aún hoy, a pesar de los años de "reeducación" (politicosocial) sigue habiendo un pensamiento dividido: tradición por un lado y revolución por otro. Esa división siempre existió, pese a la fina represión que se llevó a cabo en el pasado. En las áreas rurales y alejadas, el pensamiento tradicional se ha mantenido muchas veces oculto bajo las formas oficiales y las chaquetas y gorras de la revolución que le sirvieron de protección. Ese pensamiento (tradicional) que ahora fluye por todo el país se ha encontrado con pensamientos occidentales y está forjando una nueva vía de interculturalidad, hecho que se aprecia muy bien en las grandes ciudades como Sanghai o Beijing. El pensamiento tradicional como tal también se ha revitalizado. Los templos han adquirido auge. La medicina tradicional se enseña en las universidades como una carrera importante y difícil. La doble comprensión de la tierra da lugar a una práctica extensiva y productiva de la agricultura, desde los programas estatales; y a una práctica más equilibrada, que no pobre, más ecológica, en zonas de mayor influencia de las tradiciones (con riqueza natural y mercado). Hay regiones de práctica mínima, autosuficiente y pobre donde la política no ha conseguido doblegar a la tradición, pero ésta ya ha perdido su originalidad. El alejamiento , la confusión y la mala calidad de la tierra hacen el resto.
Mostrar más

10 Lee mas

Nociones prácticas para los estudiantes de medicina interesados en la Medicina de Urgencias y Emergencias en España

Nociones prácticas para los estudiantes de medicina interesados en la Medicina de Urgencias y Emergencias en España

El presente artículo pretende ser de ayuda para aquellos estudiantes de medicina interesados en la Medicina de Urgencias y Emergencias (MUE), para que tengan más información en el momento de su elección de la especialidad y prepararles para su examen de residencia. Los cuatro puntos si- guientes ayudarán a los estudiantes a la hora de elegir la futura especialidad de MUE en España: 1) Aprender qué es la MUE y por qué las personas eligen esta especialidad; 2) Entender la historia de la MUE; 3) Comprender el desarrollo internacional de la MUE y, en particular su contexto histórico en España; 4) Informar sobre lo que supone la MUE en un país como Estados Unidos (EE.UU.) donde ésta ha sido establecida.
Mostrar más

5 Lee mas

Situación de la medicina de la adolescencia en España

Situación de la medicina de la adolescencia en España

A principios de año 2013, el gobierno aprobó ampliar hasta los 18 años la edad en que los niños puede ser atendidos en las unidades pediátricas de los hospitales, como parte del Plan de Infancia y Adolescencia 2013-2016 (actualmente pendiente de salir en el BOE). Es deseable que progresivamente también se vaya implantando en atención primaria. Ello obedece a una demanda de muchos pediatras y sobre todo de las familias de los niños con enfermedades crónicas. No se entiende que un niño de 14 años, en una edad crítica, cuando aún no ha concluido su crecimiento y desarrollo, deba pasar de un cuidado pediátrico indi- vidualizado, supervisado, orientado en la familia y coordinado con la escuela y el entorno, a un cuidado de adulto, mucho más impersonal, que ofrece menos orientación, centrado en la salud-enfermedad y no en los aspectos del desarrollo. El cambio del cuidado pediátrico al mo- delo adulto conlleva una ruptura importante y hace que en ocasiones se pierda el seguimiento, la adherencia al tratamiento y también que aumente el número de ingresos del paciente. Esta opinión es coincidente con lo que dicen, desde hace años, organizaciones internacionales como UNICEF, Naciones Unidas, OMS, y como sucede en países de nuestro entorno, EE.UU. y Sudamérica. De esta forma se cumple con la Carta Europea de los Derechos del Niño (considera niño toda persona menor de 18 años) y con la Orden Ministerial SCO/3148/2006, de 20 de sep- tiembre, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de Pediatría y sus Áreas Específicas: “Pediatría es la medicina integral del periodo evolutivo de la existencia huma- na desde la concepción hasta el fin de la adolescencia, época cuya singularidad reside en el fenómeno del crecimiento, maduración y desarrollo biológico, fisiológico y social que, en cada momento, se liga a la íntima interdependencia entre el patrimonio heredado y el medio ambiente en el que el niño y el adolescente se desenvuelven.”
Mostrar más

5 Lee mas

Necesidad de la Medicina de Urgencia

Necesidad de la Medicina de Urgencia

mos de elaborar un «análisis conceptual» de lo que hoy en día representan las urgencias en medicina, para a continuación proponer tras una discusión de los «pros y contras» la nueva realidad de la «medicina de urgen­ cia» y su posible implantación en la práctica diaria. Igual que en otros campos de la medicina, han apa­ recido controversias acerca de su acotamiento por "nuevos especialistas», frente a otras posturas que tra­ tan de encontrar los adecuados cauces de organiza­ ción y lograr la actuación directa por diferentes espe­ cialidades, Los ejemplos de soluciones en países oc­ cidentales y socialistas demuestran una adaptación fle­ xible a las diferentes situaciones geográficas y políti­ cas, aunque con tres objetivos comunes a alcanzar: a) sacar de los lugares tradicionales de actuación "los hospitales, a personas y medios para un tratamiento adaptado a la calidad y gravedad de las mismas. b) Definir los standards mínimos de referencia que per­ mitan asegurar la calidad de los cuidados médicos, c) Poner en práctica programas a nivel comunitario pa­ ra vigilar el cumplimiento de los standards en la prác­ tica clínica,
Mostrar más

8 Lee mas

La medicina del dolor

La medicina del dolor

solo podía interpretarse como un des- orden que causaba una gran cantidad de sufrimiento al paciente, a su entorno familiar y a la sociedad en su conjunto, sin que su presencia pudiera justificarse por razonamiento clínico alguno (Bo- nica, 1976). Aunque el espacio material de esta nueva enfermedad comenzó a poblarse con rapidez, a través de divi- siones y subdivisiones de los síndromes lesivos, las primeras taxonomías tenían un carácter dicotómico. La medicina comenzó a distinguir entre el dolor útil y el sufrimiento inútil, entre el dolor de laboratorio y el sufrimiento clínico, en- tre el dolor periférico y el dolor central, entre el dolor de los miembros y el dolor de las vísceras. Algunas otras condicio- nes, como el sufrimiento asociado a la enfermedad incurable, adquirieron una
Mostrar más

10 Lee mas

La enseñanza de la Medicina de Urgencias y Emergencias en las facultades de medicina españolas: situación actual

La enseñanza de la Medicina de Urgencias y Emergencias en las facultades de medicina españolas: situación actual

De las 29 asignaturas contabilizadas, la mayoría son optativas o de libre elección (79%) y de dura- ción cuatrimestral (93%) (Tabla 2), por lo que, en general, no se cumple la recomendación de la SE- MES de dar la categoría de obligatoriedad a la asig- natura. La mediana de créditos ofrecidos si se supe- ra la asignatura es de 5 (mínimo 2, máximo 9) y en la mayoría de los casos es de 4,5, número similar al del resto de asignaturas optativas de las respectivas facultades y al de las asignaturas obligatorias de la misma duración, pero muy inferior a los 7 recomen- dados por la SEMES. El número de créditos teóricos es similar al número de créditos prácticos. Ni el nú- mero global ni el tipo de créditos ofrecidos (teóricos y prácticos) guardan ninguna relación con la obliga- Tabla 1. Resumen de las recomendaciones de la SEMES sobre la enseñanza de la medicina de urgencias durante la carrera
Mostrar más

7 Lee mas

La medicina homeopática presenta una eficacia similar al efecto placebo en comparación con la medicina convencional

La medicina homeopática presenta una eficacia similar al efecto placebo en comparación con la medicina convencional

Aplicabilidad en la práctica clínica: restringiendo exclusivamente a EC de buena calidad metodológica (EC doble ciego, aleatorizados y con ocultamiento de la secuencia de aleatorización) y de muestra grande, se constató la presencia de un efecto real de la intervención entre los EC realizados con MC y una ausencia del mismo entre los realizados con homeopatía. Se concluye que la homeopatía tiene un efecto similar al placebo en la muestra de EC seleccionada en esta RS. Conocer este dato es importante para el médico asistencial. Como recomendación general cabe decir que la homeopatía no puede ni debe ser un sustituto de la MC en la práctica clínica diaria. Algunos aspectos de la homeopatía, sin embargo, deben ser tenidos en cuenta e incluso incorporados a la práctica de la MC: los defensores de la medicina homeopática sostienen que tratan la persona y no la enfermedad 1 , en comparación a la
Mostrar más

5 Lee mas

La Medicina Basada en Pruebas (MBE, medicina basada en “la evidencia”) precisa más ciencia y menos ideología

La Medicina Basada en Pruebas (MBE, medicina basada en “la evidencia”) precisa más ciencia y menos ideología

En la primera mitad del siglo XX hubo un fuerte impulso para llevar a la práctica las ideas de la MBE,   de   desarrollar   experimentos   que   apoyasen   la   elección   de   los   mejores   tratamientos.   Por ejemplo, con el ensayo clínico previo a la introducción generalizada de la estreptomicina para la tuberculosis, publicado en 1948. Otro ejemplo, los estudios sobre variabilidad de la práctica clínica sin   sentido   clínico,   de   1973.   También   las   críticas   a   una   medicina   excesiva   que   se   estaba convirtiendo en peligrosa en su intervencionismo sin límites. 
Mostrar más

7 Lee mas

Importancia de la Medicina de la adolescencia: Situación actual de la atención al adolescente en el mundo

Importancia de la Medicina de la adolescencia: Situación actual de la atención al adolescente en el mundo

Fuente: Organización Mundial de la Salud. Competencias básicas en materia de salud y desarrollo de los adolescentes para los proveedores de atención primaria.. La primera causa de mor[r]

6 Lee mas

Medicina defensiva o medicina asertiva?

Medicina defensiva o medicina asertiva?

Se entiende por medicina defensiva como la práctica de la medicina, orientada a la solicitud de un número exagerado de análisis de laboratorio, de imagenología, de interconsultas, de referencia de pacientes, de mayor estancia hospitalaria, de prescripción innecesaria de medicamentos, de diferimiento de procedimientos qui- rúrgicos, de referencia a terceros niveles de atención médica o de alta especialidad, que el médico realiza consciente o inconscientemente, no con el propósito de benefi ciar al enfermo sino con el propósito explíci- to y la creencia de que ante la posibilidad de litigio o reclamación por parte del paciente o sus familiares, podrá justifi car ante el juez que se cumplieron y se rebasaron las obligaciones de medios, de diagnóstico y de seguimiento en el proceso de atención médica del paciente.
Mostrar más

6 Lee mas

Medicina perioperatoria ¿El futuro de la anestesiología?

Medicina perioperatoria ¿El futuro de la anestesiología?

estado de cosas. esto requiere tener la mente abierta, y la flexibilidad para adaptarse a la nueva realidad y tomar decisiones. en el caso de anestesiología, va a ser necesario salir de nuestra posición actual de co- modidad y ser más proactivos y así empujar la espe- cialidad hacia adelante, ampliando nuestro campo de acción hacia la medicina perioperatoria. en la prácti- ca, nos enfrentamos a una elección entre definiciones de tipo limitado o amplias respecto del alcance de nuestra práctica[50]. Por un lado, permanecer den- tro del quirófano, administrando anestesia de la más alta calidad, tiene el riesgo de limitarnos a un rol más bien técnico, eventualmente reemplazable. Como al- ternativa, podemos decidir expandir nuestra área de influencia como proveedores especializados en salud y convertirnos en los médicos del perioperatorio, ha- ciéndonos cargo de muchos de los aspectos no es- trictamente quirúrgicos que necesitan los pacientes sometidos a cirugía. esta podría ser nuestra nueva oferta de Valor para continuar aportando en forma positiva al cuidado de los pacientes y debiera comen-
Mostrar más

10 Lee mas

Orígenes de la Salud Pública

Orígenes de la Salud Pública

Hamlin muestra, en los dos primeros capítulos, cómo las grandes cuestiones sociales del perío- do -la reforma de la ley de pobres y de la administración penitenciaria, la reducción de la jornada laboral y la regulación del trabajo fabril infantil- fueron significativamente médicas y ofrece sufi- cientes evidencias para señalar cómo se buscó la opinión de médicos y cirujanos, quienes gozaban de una autoridad reconocida. No obstante, las grandes cuestiones sociales se habían convertido en políticas y el encaje de la economía moral de la medicina en la economía política resultó muy conflictivo. Ello, hasta el punto que la idea de salud pública que se configuró desde los años 1830 no surgió de aquella medicina, sino de la religión, la ley de pobres y la policía. En efecto, el trabajo de Hamlin destaca cómo la persistencia de una medicina del equilibrio, de una medicina omnicom- prensiva, en el conflictivo contexto entre una economía moral y una economía natural, se alejaba de la medicina de control que perseguía el estado. Hamlin recuerda que aquella medicina del equili- brio tenía un lugar en la economía moral, descrita por Edward P. Thompson, como complemento de la iglesia y de la justicia, ya que expresaba una tradición moral y una búsqueda del mantenimiento del equilibrio social. Sin embargo, se trataba de una medicina que no había cambiado de la misma forma que la sociedad y la ideología, haciendo así difícil su encaje en la sociedad de los años 1830. Este punto de partida permite a Hamlin centrar la atención en los largos debates sobre la reforma de la ley de pobres y la reducción progresiva de la jornada laboral fabril. Si bien, de forma aparente, el primer debate se dirimía entre la solución malthusiana de erradicación del problema a partir de la supresión de la asistencia y el mecanismo disuasivo del joven Chadwick, finalmente predominante, que convertía el «pauperismo» en un estigma más doloroso que la propia pobreza a partir de las severísimas condiciones de las diversas «workhouses», Hamlin señala la existencia de otros meca- nismos, que no necesariamente pasaban por crear un lugar insalubre. Por otra parte, la campaña por las diez horas se solapó con el movimiento contra la nueva ley de pobres y con el cartismo. Hamlin abunda aquí en la línea de trabajo apuntada por Robert Gray y analiza con rigor los comités médi- cos y los activistas médicos consultados por las autoridades desde 1816, destacando el conocido trabajo del cirujano de Leeds, Charles Turner Thackrah (1832) 20 .
Mostrar más

12 Lee mas

Saludenelmedievo

Saludenelmedievo

ter mira hacia atrás y realiza una tarea de recopilación y de síntesis de todos los trabajos publicados —muchos, de su propia autoría— relacionados con el tema que le ocupa, a los que pasa por el tamiz de lo que él ha aprendido y reflexionado a lo largo de muchos años. Eso le permite ofrecer- nos una visión completa y ponderada del mundo de la medicina en el medievo castellano: la teoría y la práctica médicas, los modelos de formación de los distintos sanadores, los diferentes grupos profesionales relacionados con la salud, etc. Es, pues, una obra de carácter enciclopédico y recapi- tulatorio. Pero, a pesar de ello, la curiosidad intelectual de su autor le lleva a mirar, desde ese punto medio donde se ha situado, también hacia delante y abrir numerosas vías para futuras investigacio- nes por medio de diversas preguntas que deja en el aire y de múltiples pistas que conducen al lector a través de senderos por los que nadie ha transitado. Es, por tanto, una obra que no está cerrada, sino que ofrece infinitas posibilidades para nuevos y sugerentes proyectos de investigación de los que se convierte en punto de partida obligado.
Mostrar más

5 Lee mas

Dictamen sobre la solicitud de modificación de la especialidad profesional en medicina de emergencia de la Universidad Nacional

Dictamen sobre la solicitud de modificación de la especialidad profesional en medicina de emergencia de la Universidad Nacional

• Autocontrol: En la práctica de la Medicina de Emergencias se requiere una persona con mucho control de las emociones, para enfrentar no solo las situaciones de estrés derivadas de la atención de emergencias, sino de los conflictos que surgen con los pacientes, familiares por desacuerdos o esperas prolongadas, y con el resto del personal. El residente debe entender que las emergencias generan estrés en personal y pacientes, puede ser firme en sus decisiones cuando así lo requiere, pero diplomático.

28 Lee mas

Mujeresenmedievo

Mujeresenmedievo

En mi experiencia, una de las primeras dificultades con las que nos encon- tramos a la hora de clasificar los textos hebreos conservados es, con frecuen- cia, la de definir el género al que pertenecen. Los primeros estudios los cata- logaron en conjunto como textos «ginecológicos», una definición que, a priori, parece adecuada, puesto que en su mayoría tratan sobre las incidencias que ocurren en los órganos sexuales femeninos. Sin embargo, he observado que los contenidos de algunas obras no «caben» bajo una etiqueta, ginecolo- gía, que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE) define como, «Parte de la medicina que trata de las enfermedades propias de la mujer». Este es el caso, por ejemplo, del Sefer ahabat nashim (Libro de amor de mujeres), una compilación anónima, compuesta hacia la segunda mitad del siglo XIII, que ofrece una variedad de remedios que atienden a un amplio abanico de preocupaciones pertenecientes a ámbitos tales como la magia (amorosa), la sexualidad, la conservación de la salud, el tratamiento de enfermedades y problemas ginecológicos, la obstetricia, la belleza y el adorno del cuerpo, y el bienestar general 28 . Evidentemente, la categoría «ginecolo- gía» no define ni incluye la variedad de conocimientos y prácticas que recoge el libro, ni tampoco explica los diferentes enfoques desde los que aborda las necesidades (parece que más que sanitarias) de las mujeres.
Mostrar más

25 Lee mas

saludyvidav1

saludyvidav1

Si bien, en nuestros primeros años de vida, nos esforzamos insistentemente por establecer nuestras señas particulares e hicimos énfasis en las diferencias con la medicina preventiva y la salud pública; con la ampliación de nuestro ob- jeto de estudio hacia la práctica de la salud y el compromiso con el cambio como eje permanen- te en nuestra proyección, nos fue posible identi- ficar recursos teóricos, metodológicos, técnicos, éticos, estéticos en múltiples disciplinas, prácti- cas sociales y funciones estatales, que podrían apoyar la comprensión y acción en nuestro cam- po. En otras palabras, aceptamos que los que laboramos bajo el manto de la medicina social, la salud colectiva y la salud pública alternativa podemos caminar juntos en la medida en que logremos establecer una propuesta similar de transformación de las prácticas de salud; es de- cir, podamos identificarnos en cuanto programa político de cambio que lucha por el derecho a la salud a ser construido con el aporte de volunta- des diversas y métodos consensuados. Ésa pare- ce ser la identidad de la medicina social y es la que nos habría facilitado hacer un uso crítico de las teorías, proponer aproximaciones metodoló- gicas distintas y utilizar diferentes técnicas en la medida en que todas ellas puedan dar cuen- ta de los compromisos del presente y de fines u objetivos amplios como la reforma sanitaria brasileña, o el gobierno en salud de la Ciudad de México, o el comando del Ministerio de Salud de Venezuela, o del Foro Salud del Perú; u objetivos más circunscritos relacionados con reivindica- ciones sociales dirigidas a la salud, o propuestas relacionadas con el avance de las instituciones públicas para el mejor desarrollo de las acciones de salud.
Mostrar más

118 Lee mas

HigieneenmadridXIX

HigieneenmadridXIX

A. (1999), st. pp. 103-109. S ANZ G IMENO , A. (1997). B ERNABEU -M ESTRE , J. (1994), pp. 61-77; B ERNA- BEU -M ESTRE , J. (1995), «Malaltia, cultura i població: factors culturals en l’anàlisi demogràfica i epide- miològica», en B ARONA , J. L. (ed), Malaltia i cultura, Vàlencia, Seminari d’Estudis sobre la Ciència, pp. 153-163; B ERNABEU M ESTRE , J. (1996), «Transición sanitaria y evolución de la Medicina (diagnóstico, profilaxis y terapéutica), 1885-1942», Secondo Convegno dei Giovani Studiosi dei Problemi di Popola- zione. Studi di Popolazione. Temi di Ricerca Nuova, 25-27 de junio, Roma, Università di Roma, pp. 131- 145; R ODRÍGUEZ O CAÑA , E. (1995), «La construcción de la salud infantil. Ciencia, medicina y educación en la transición de la mortalidad en España», IV Congreso de la Asociación de Demografía Histórica, 20- 22 de septiembre, Bilbao-San Sebastián (e.p.); C OHEN , A. (1996), «La mortalidad de los niños», y R O- DRÍGUEZ O CAÑA , E. (1996), «Una medicina para la infancia», ambos en B ORRÁS L LOP , J.M. (dir.), Historia de la infancia en la España contemporánea, 1834-1936, Madrid, Ministerio de Trabajo y Asun- tos Sociales-Fundación Germán Sánchez Ruipérez, pp. 109-148 y 149-192.
Mostrar más

32 Lee mas

CreacióndelInstitutodeVacunacióndelEstado1871-1877

CreacióndelInstitutodeVacunacióndelEstado1871-1877

ta se difundió gracias a la voluntad de los profesionales sanitarios y representantes de la bur- guesía, funcionarios del Estado, aristócratas y sacerdotes, movidos por la filantropía y también por intereses personales. O LAGÜE DE R OS , G. y A STRAIN G ALLART , M. (1995), «Propaganda y filantropismo: Los primeros textos sobre la vacuna Jenneriana en España». Medicina e Histo- ria. 56: I-XVI. Más allá de la mencionada Expedición de la Vacuna, el Estado no volvió a implicarse en su difusión. La única medida legislativa adoptada en este sentido, fue una Real Cédula de 1805 que obligaba a todos los hospitales a tener una sala de vacunación. En 1815, ante su reiterado incumplimiento se promulgó una Real Orden para que se cumpliera la Real Cédula. A este respecto véase: DIRECCIÓN GENERAL DE SANIDAD (1903), Datos histó- ricos acerca de la vacuna en España. Leyes y Decretos contra la viruela, Madrid, Imp. Católica, La prensa de Madrid; S ANTAMARÍA , E. (1990), «Las salas de vacunación en los hospitales penin- sulares a principios del siglo XIX», Dynamis, 10, 303-311. Sobre la introducción de la vacuna en España puede verse: R UMEU DE A RMAS , A. (1940), «La inoculación y la vacunación antivarióli- ca en España (Datos para la historia de la medicina española en los siglos XVIII y XIX)», Medi- cina Española, tomo IV, 19, 46-59; 20, 143-159; 21, 233-241, 22, 317-329; 392-410; O LAGÜE DE R OS , G.; A STRAIN , G ALLART , M. (1994), «Una carta inédita de Ignacio Ruiz de Luzuriaga
Mostrar más

31 Lee mas

DecretodeVacunaciónObligatoriadeVirueladelaño1903

DecretodeVacunaciónObligatoriadeVirueladelaño1903

La suma de todos los factores enunciados propició que el grado de cumpli- mento de la práctica de la vacunación y de la revacunación contra la viruela no fuera demasiado alto. A ello contribuyó también el miedo de la población hacia dicha medida, que recelaba de su efectividad y temía la transmisión de otras enfermedades conjuntamente con la linfa vacunal. Aunque desde la Medicina se relacionaba este estado de ánimo y actitud de la población con su incultura, conviene recordar que a él habían contribuido no sólo las autoridades políticas, sino también los propios médicos. De hecho, esas ideas fueron vertidas por los antivacunistas para apoyar sus posturas, pero también figuraron en algunos informes médicos como el dictamen del Consejo de Sanidad en respuesta a la comunicación mandada por el Ministro de la Gobernación con motivo de la epidemia variolosa registrada en las Islas Filipinas en 1855. En él, se aceptaba la «degeneración de la vacuna» y se explicaba por no ser el cow-pox una «en- fermedad humana» ni una «semilla humana» 28 . Consecuencia del escaso cum-
Mostrar más

24 Lee mas

LaExpediciondeBalmis

LaExpediciondeBalmis

La expedición trajo también otras muchas novedades, entre ellas la parti- cipación por primera vez en una expedi- ción científica y sanitaria de una mu- jer, Isabel Sendales, con un papel ver- daderamente protagonista, o la de ha- ber sido un proyecto científico, presen- tado, evaluado y sometido a financia- ción publica en competencia con otros. Pero estos hechos, con ser muy rele- vantes también para la época, quedan incluso algo ocultos ante los cuatro as- pectos comentados con anterioridad - adopción de medidas públicas, institu- cionalización, educación y cooperación- , absolutamente seminales en relación con la medicina y la sanidad de nues- tros días.
Mostrar más

6 Lee mas

Show all 10000 documents...